Hoja suelta-Decreto, Guatemala, Guatemala, 1 de septiembre 1825 [Digital Version]

Bibliographic Information

Arce, Manuel José, 1786-1847, Hoja suelta-Decreto, Guatemala, Guatemala, 1 de septiembre 1825 (Guatemala: Union, a cargo de J.J. de Arevalo, September 1, 1825)

File description (Bibliographic Info)Encoding description (Editorial Principles)Profile description (Subject Terms)
Title: Hoja suelta-Decreto, Guatemala, Guatemala, 1 de septiembre 1825 [Digital Version]
Alternate Title: El Presidente de la Republica a los Centro-Americanos
Funding from: Funding for the creation of this digitized text is provided by a grant from the Institute of Museum and Library Services.
Author: Arce, Manuel José, 1786-1847
Statements of responsibility:
  • Creation of digital images: Center for Digital Scholarship, Rice University
  • Creation of transcription: Lorena Gauthereau-Bryson, Americas Studies Researcher, Humanities Research Center
  • Conversion to TEI-conformant markup: Rice University
  • Parsing and proofing: Humanities Research Center and Fondren Library, Rice University
  • Subject analysis and assignment of taxonomy terms: Robert Estep
Publisher: Rice University, Houston, Texas
Publication date: 2010-06-07
Identifier: aa00244
Availability: This digital text is publicly available via the Americas Digital Archive through the following Creative Commons attribution license: “You are free: to copy, distribute, display, and perform the work; to make derivative works; to make commercial use of the work. Under the following conditions: By Attribution. You must give the original author credit. For any reuse or distribution, you must make clear to others the license terms of this work. Any of these conditions can be waived if you get permission from the copyright holder. Your fair use and other rights are in no way affected by the above.”
Notes:
Digitization: Page images of the original document are included. Images exist as archived TIFF files, JPEG versions for general use, and thumbnail GIFs.
Provenance: The Humanities Research Center at Rice University, under the direction of Dr. Caroline Levander, purchased this material from a manuscripts dealer in 2005. The Gilder Foundation funded the development of the physical archive. Original materials are housed at the Woodson Research Center, Rice University.
Description: Quarto 7 pp.
Source(s): Arce, Manuel José, 1786-1847, Hoja suelta-Decreto, Guatemala, Guatemala, 1 de septiembre 1825 (Guatemala: Union, a cargo de J.J. de Arevalo, September 1, 1825)
Source Identifier: Americas collection, 1811-1920, MS 518, Box 2 folder 9 Item 15, Woodson Research Center, Fondren Library, Rice University. Contact info: woodson@rice.edu
Description of the project: This digitized text is part of the Our Americas Archive Partnership (OAAP) project.
Editorial practices
This text has been encoded based on recommendations from Level 4 of the TEI in Libraries Guidelines. Any comments on editorial decisions for this document are included in footnotes within the document with the author of the note indicated. All digitized texts have been verified against the original document. Quotation marks have been retained. For printed documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. No corrections or normalizations have been made, except that hyphenated, non-compound words that appear at the end of lines have been closed up to facilitate searching and retrieval. For manuscript documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. We have recorded normalizations using the reg element to facilitate searchability, but these normalizations may not be visible in the reading version of this electronic text
Languages used in the text: Spanish
Text classification
Keywords: Getty Art & Architecture Thesaurus
  • Broadsides
Keywords: Library of Congress Subject Headings
  • Central America (Federal Republic: 1823-1840)
  • Federal government--Philosophy
  • Central America--History--1821-1951
Keywords: Getty Thesaurus of Geographic Names
  • Central America (general region)

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
A LOS CENTRO-AMERICANOS.

CONCIUDADANOS:

Acaban de fixarse para siempre los destinos de
dos millones de hombres: ha sido solemnemente aceptada
por el Congreso federal la Constitucion de la República de
Centro-américa; y los Centro-americanos, mostrandose
dignos de la libertad que conquistaron, han fixado tambien
la opinion del mundo politico sobre la suerte de un
pueblo que no era conocido: han terminado la mas feliz
de las revoluciones, alcanzando por la sabiduría lo que
comunmente solo se obtiene del tiempo, ò de experiencias
costosas y sangrientas; y, descorriendo el velo con que
por tres siglos los ocultaron sus dominadores, se presentan
à las naciones con una carta fundamental que
afianza los derechos del hombre y establece sus deberes.

Mientras que la fiilosofia, desenvolviendo en otros
pueblos los gérmenes de una regeneracion polìtica, trabajaba
en la destruccion de todas las tiranías, el pueblo
de Centro-amèrica sufria, se instruia en sus derechos,
y reclutaba fuerzas de opinion para destruir con ellas
el imperio de los usurpadores y el de las preocupaciones.

Toda la américa que fué española sostenia la lucha
de la libertad contra el poder usurpado, y el Centro


2

no era un espectador pasivo en esta lucha. Desde 1811
hacia esfuerzos que si los ignorantes osaron en su delirio
llamar facciones, el patriotismo y el suceso los
colocaron despues al lado de las acciones heroicas,
Proclamando en 1821 su absoluta independencia, se
manifestó todo poderoso por la fuerza de su opinion,
y obligó con ella à sus mismos opresores à confesar
su justicia.

Una revolucion que tuvo orìgen en el conocimiento
de los derechos del pueblo à su independencia,
no podia tener otro objeto; y el primer pronunciamiento
fué acompañado del voto unànime de consituir
el Centro sobre las bases de la libertad, la igualdad y
la justicia. Pero acontecimientos desgraciados dieron lugar
à un nuevo pacto de dependencia y de opresion
que no formó la voluntad del pueblo, y que le volvió
à unas cadenas tanto mas pesadas, cuanto que el hàbito
no las aliviaba. Las luces y la opinion desvanecieron
en dos dias el plan rudo y quimerico de un imperio
fundado sobre los mas falsos cimientos; y al undirse el
trono bajo los pies del usurpador dos naciones recobraron
su libertad y la afianzaron para siempre. La
nuestra que bajo el déspota habia reclamado su independencia
y combatido por ella, recobró en un dia independencia
y libertad.

Desde entonces pudo seguir sin obstaculos la
senda que indicó el patriotismo en la acta memorable
de 15 de septiembre de 1821. se reunió la Asambléa
nacional: pronunció la absoluta independencia de la


3

República; y se ocupó toda del importante objeto de
constituirla.

Resultado feliz de sus combinaciones es la ley
fundamental que diò en 22 de noviembre de 1824 y
que acaba de sancionar el Congreso federal en su decreto
de 1.o del que rige. La Asambléa la decretò despues
de haber exâminado las circunstancias en que se
hallaba la República, y en ella asegurò los derechos de
todos sus habitantes y abriò las fuentes de su prosperidad.
Pero penetrada de aquella desconfianza que turba
siempre la quietud de un legislador sàbio cuando và
à decidir de los destinos de su Patria, quiso que las
lecciones de la experiencia, una meditacion mas detenida
y un conocimiento mas claro y determinado de la voluntad
de los pueblos, manifestasen las conveniencias del
sistema adoptado en ella; y por eso reservò al primer
congreso ordinario la facultad de darle el caracter de
la perpetuidad. El Congreso ha puesto el sello à esta
obra grande: ha sancionado la Constitucion; y ha pronunciado
de este modo en favor suyo la voluntad nacional.

No resta sino que sea fiel y exactamente cumplida
en la República. Al presentarla à los pueblos con la
sancion de sus representantes, me siento estimulado à
recodar à los amigos de la libertad: que la reunion
de los votos, de los sentimentos y de los esfuerzos de
los ciudadanos, y su sumision à las leyes, es la firmeza
de la Constitucion: que ella, asegurando los derechos de
todos los habitantes de la República, es la pertenencia


4

de la universalidad, y no una propiedad exclusiva; es el
punto donde terminan y se pierden las divergencias de
los partidos: que si las opiniones fueron libres antes de
la aceptacion solemne de este còdigo, hoy deben imponerse
silencio las voluntades particulares sacrificandose
al voto público y al interes nacional.

Sin duda que este tiene un derecho sobre las
opiniones particulares, aun en el supuesto de que la
Constitucion no fuese la mejor posible; mas cuando establece
la forma mas conveniente de gobierno: cuando
concilia las prerrogativas respetables de las autoridades
federales con los derechos de los Estados de la union: cuando
combina la seguridad de la República con la independencia
de los Estados: cuando desata las ligaduras del
pensamiento y de la palabra, y ofrece todas las garantìas
que pueden imaginarse en la vida social; es un doble deber
su religiosa observancia.

Los Estados que deben su exîstencia à esta ley
fundamental, llenarán sin duda las obligaciones que les
impone: arreglarán por ella sus derechos: respetarán la
porcion de libertad que cedieron en el pacto; guardarán
el equilibrio que establece; y conciliarán la independencia
de su administracion interior con la unidad
constitucional necesaria à la exîstencia de la federacion.
Sin su concurrencia à los gastos generales y à la defenza
nacional, en vano se habría decretado la mejor
de las constituciones; en vano seríamos idòlatras de estos
principios luminosos y consoladores que aseguran la
independencia y afianzan la libertad. Si las instituciones


5

que establescan no son conformes al pacto federativo
este no serà duradero, no serà la última forma de
gobierno que ensaye la República; y la obra de la sabidurìa
y del patriotismo permancerà solamente como
un monumento histórico en los anales de nuestra legislacion.

Pero ella serà la ley que, perfeccionandose cada
dia, rija à las generaciones futuras, si el patriota juicioso
que debe à la sociedad hasta el sacrificio de su opinion,
se somete à ella con una obediencia ciega: si los que la
formaron y los que la han puesto el sello de la sancion,
mostrandose cosntantemente dignos de la confianza que
se depositó en sus manos, al volver à sus hogares,
enseñan con el exemplo, que no puede exîstir la libertad
sin el respeto debido à la Constitucion y à las autoridades
constituidas: si los gefes, si los cuerpos administrativos,
los tríbunales y los jueces no se penetraran de la dignidad
y de la importancia de sus funciones, para llenarlas
con rectitud y desempeñarla con zelosa imparcialidad
superiores al espiritu de partido, à la lisonja y à las
maquinaciones sordas y simuladas de los que no ven la
prosperidad del pueblo sino en su personal fortuna: subsistirá
en fin este régimen de libertad, si el ciudadano
armado en su defenza no olvida jamas que le armó la
Patria para mantener la ley, proteger la seguridad de
sus conciudadanos y sus propiedades.

El concurso de todas las voluntades; la uniformidad,
ò el sacrificio de la opinion; la ausencia de toda idéa de
intolerancia y de persecucion contra los que creen obedecer


6

à su conciencia siguiendo opiniones diversas, que no hieren
el órden, ni atacan el régimen establecido; el desempeño
de todos los funcionarios y su zelo activo por la observancia
de la ley fundamental, hé aqui lo que la harà
firme y perpetua.

Nada habríamos hecho con separarnos de la
antigua y de la nueva españa para formar nacion
soberana é independiente, si cuando hemos llegado à
conseguirlo y hemos podido darnos una Constitucion la
mas liberal, no tubiesemos la prudencia y el juicio necesarios
para plantearla y arreglar à ella nuestra conducta.
Empeñese la generacion actual en perfeccionar su obra,
y dejará por herencia à las generaciones succesivas una
patria libre y feliz; empero no olvidemos que la única
libertad positiva, sólida y duradera és la que se funda en
la sumisiou à la ley.

Yo me lisonjéo con la esperanza fundada de que
un pueblo que ha dado tantas pruebas de su amor al
òrden, como de adhesion al sistema que lo rige; tantos
testimonios de generosidad, como de firmeza en los peligros,
constancia en sus deseos y prudencia en su execucion,
se presentará tambien como modelo de virtudes
cívicas, y como exemplo único de una completa regeneracion
politica obrada por la fuerza de la razon, sostenida
por la prudencia y terminada sin turbaciones ni
inquietudes. El gobierno ha jurado ser fiel à la Constitucion
y emplear en mantenerla todo el poder que le
confiaron los pueblos. Vosotros habeis escuchado sus
juramentos, y sereis testigos de su observancia, Pueda


7

ella hacer la dicha y la prosperidad de Centro-américá!
y al placer puro de presidir la grande y memorable
época en que se constituye, añada yo la ventura de
transmitir el Poder executivo depositado en mis manos,
dejando completamente enraizado el àrbol de la libertad.

Palacio nacional de Guatemala septiembre 1.o de
1825.–5.o–3.o Manuel José Arce. UNION. A CARGO DE J. J. DE AREVALO.




Rice University
Date: 2010-06-07
Available through the Creative Commons Attribution license