Los Estados Unidos: notas y episodios de viaje [Digital Version]

Bibliographic Information

Lombardo, Alberto, Los Estados Unidos: notas y episodios de viaje (Mexico: Escuela Nacional de Artes y Oficios, 1884)

File description (Bibliographic Info)Encoding description (Editorial Principles)Profile description (Subject Terms)
Title: Los Estados Unidos: notas y episodios de viaje [Digital Version]
Author: Lombardo, Alberto
Statements of responsibility:
  • Creation of digital images: Instituto de Investigaciones Jose Maria Luis Mora
  • Conversion to TEI-conformant markup: Tricom
  • Parsing and proofing: Humanities Research Center and Fondren Library, Rice University
  • Subject analysis and assignment of taxonomy terms: Robert Estep
Publisher: Instituto de Investigaciones Jose Maria Luis Mora, Houston, Texas
Publication date: 2010
Identifier: m012
Availability: This digital text is publicly available via the Americas Digital Archive through the following Creative Commons attribution license: “You are free: to copy, distribute, display, and perform the work; to make derivative works; to make commercial use of the work. Under the following conditions: By Attribution. You must give the original author credit. For any reuse or distribution, you must make clear to others the license terms of this work. Any of these conditions can be waived if you get permission from the copyright holder. Your fair use and other rights are in no way affected by the above.”
Notes:
Digitization: Page images of the original document are included. Images exist as archived TIFF files, JPEG versions for general use, and thumbnail GIFs.
Description: [2], 242, [2], iii p., 22 cm.
Abstract: In the late 1880s Alberto Lombardo traveled by train and steamboat through much of the United States, noting the natural features of the countryside, the architecture of the cities and towns, and the customs and social behavior of the Americans he encountered. Setting out from Mexico City and traveling to Veracruz, Lombardo began his American journey in Galveston, Texas, and proceeded through Louisiana, Mississippi, Ohio, West Virginia, Pennsylvania, New York, Illinois, Nebraska, Wyoming, Utah, Nevada, Arizona, and California. Along the way he remarked on both the landmarks he visited and those political or social connections which interested him, from the carnival in New Orleans to the Mormons in Salt Lake City, and from the prevalence of public libraries, discovered during a daytrip to Brooklyn, to the treatment of Chinese immigrants in the western states and the astonishing and exotic vitality of San Francisco’s Chinatown.
Source(s): Lombardo, Alberto, Los Estados Unidos: notas y episodios de viaje (Mexico: Escuela Nacional de Artes y Oficios, 1884)
Source Identifier: Fondo Antiguo Biblioteca Ernesto de la Torre Villar
Description of the project: This digitized text is part of the Our Americas Archive Partnership (OAAP) project.
Editorial practices
This text has been encoded based on recommendations from Level 4 of the TEI in Libraries Guidelines. Any comments on editorial decisions for this document are included in footnotes within the document with the author of the note indicated. All digitized texts have been verified against the original document. Quotation marks have been retained. For printed documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. No corrections or normalizations have been made, except that hyphenated, non-compound words that appear at the end of lines have been closed up to facilitate searching and retrieval. For manuscript documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. We have recorded normalizations using the reg element to facilitate searchability, but these normalizations may not be visible in the reading version of this electronic text
Languages used in the text: Spanish
Text classification
Keywords: Getty Art & Architecture Thesaurus
  • Books
  • Travel literature
  • Memoirs
Keywords: Library of Congress Subject Headings
  • Mexico City (Mexico)--Description and travel
  • Railroad stations--Mexico--Mexico City
  • Veracruz-Llave (Mexico : State)--Description and travel
  • Veracruz (Veracruz-Llave, Mexico)--Description and travel
  • Whitney (Steamboat)
  • Galveston (Tex.)--Description and travel
  • Customs inspection--Texas--Galveston
  • Atchafalaya Bay (La.)--Description and travel
  • Morgan City (La.)--Description and travel
  • New Orleans (La.)--Description and travel
  • Canal Street (New Orleans, La.)
  • Grunewald's Music House (New Orleans, La.)
  • Carnival--Louisiana--New Orleans
  • Pontchartrain, Lake (La.)
  • United States--Politics and government--19th century
  • United States--Social conditions--19th century
  • United States--Social life and customs--19th century
  • Mississippi--Description and travel
  • United States--History--Civil War, 1861-1865
  • Cincinnati (Ohio)--Description and travel
  • Allegheny Mountains
  • Harpers Ferry (W. Va.)--Description and travel
  • Philadelphia (Pa.)--Description and travel
  • United States. Constitution
  • New York City (N.Y.)--Description and travel
  • Women--United States--Social life and customs--19th century
  • Green-Wood Cemetery (New York, N.Y.)
  • Patti, Adelina, 1843-1919
  • High Bridge (N.J.)
  • Central Park (New York, N.Y.)
  • Brooklyn Bridge (New York, N.Y.)
  • Public libraries--United States
  • American literature--19th century
  • Water-supply--New York--New York
  • New York City (N.Y.)--History
  • Fifth Avenue (New York, N.Y.)
  • United States Military Academy
  • Niagara Falls (N.Y. and Ont.)
  • Great Lakes (North America)
  • Chicago (Ill.)--Description and travel
  • Omaha (Neb.)--Description and travel
  • Cheyenne (Wyo.)--Description and travel
  • Great Salt Lake (Utah)
  • Mormons
  • Salt Lake City (Utah)--Description and travel
  • Sierra Nevada (Calif. and Nev.)
  • Sacramento (Calif.)--Description and travel
  • San Francisco (Calif.)--Description and travel
  • San Diego (Calif.)--History
  • Chinatown (San Francisco, Calif.)
  • California--Politics and government--19th century
  • Southwestern States--Description and travel
  • Tucson (Ariz.)--Description and travel
  • Cliff House (San Francisco, Calif.)
Keywords: Getty Thesaurus of Geographic Names
  • United States (nation)
  • Mexico (nation)

Contents



LOS
ESTADOS-UNIDOS
(NOTAS Y EPISODIOS DE VIAJE.)
AUTOR
ALBERTO LOMBARDO
MEXICO
IMPRENTA Y FOTOLITOGRAFIA DE LA ESCUELA NACIONAL DE ARTES Y OFICIOS.
Calle de la Estampa de san Lorenzo
1884



LOS ESTADOS-UNIDOS
(NOTAS Y EPISODIOS DE VIAJE.)



LOS
ESTADOS-UNIDOS
(NOTAS Y EPISODIOS DE VIAJE.)
MEXICO
IMPRENTA Y FOTOLITOGRAFIA DE LA ESCUELA NACIONAL DE ARTES Y OFICIOS.
Calle de la Estampa de san Lorenzo
1884

Esta obra es propiedad del antor y
no se puede reimprimir sin su consentimiento.

OBRAS CONSULTADAS, AL ESCRIBIR LA PRESENTE.

  • Philarète Chasles.—Estudio sobre los anglo-americanos.
  • Bigelow.—Estados-Unidos.
  • Ampère.—Paseo en América.
  • Frignet.—California.
  • Taine.—Literatura inglesa.
  • Taylor.—Entre las puertas.
  • Carlier.—Historia del pueblo americano.



PARTE PRIMERA
DE MÉXICO Á NUEVA-ORLEANS.

CAPITULO I.
PROCUL AB URBE.

Ustedes, lectores, los que hayan estado en la ciudad de
México á principios del año de 1882, recordarán el aspecto
que presentaba el despacho de la estacion de Buenavista
en los momentos en que el tren para Veracruz
se disponia á partir.

Los expendedores de boletos hacian caer con precipitacion
sobre la blanca faz de estos el sello negro de la
Empresa. Los baúles eran colocados sobre el mostrador
y esperaban allí, pacientes y silenciosos, que les llegase
el turno de ser trasportados á la romana, miéntras que
sus dueños formaban á su alrededor una confusion que
aturdia.

—Necesito que pesen pronto mi equipaje.

—Es á mí á quien corresponde el turno.

—Yo estoy aquí desde las ocho y media......


2

Mas si no habia necesidad de tomar parte en este alboroto,
por haberse mandado con anticipacion las maletas,
fácilmente ocurrian al espíritu singulares meditaciones.
Esos cofres que se amontonan unos sobre otros y
que con tan poca consideracion son trasladados á la caja
portátil que debe conducirlos, contienen sin duda multitud
de objetos, y misterios de sentimiento se ocultan tal
vez bajo sus cubiertas claveteadas! Las cartas de las antiguas
dueñas de los pensamientos, los retratos de las
diversas mujeres que se han amado, ¡con qué dolor se
separarán de México, lugar donde nacieron! ¡cómo se
han de estremecer y revolotear á los recuerdos de la pasada
terneza! ¡y con cuánto pesar dirán adios á aquellas
lindas manos, de las que han recibido esos renglones que
aún conmueven......!

Pero la campana del tren agitaba su lengua metálica.
La locomotora empezaba á arrojar penachos de humo y
á hacer oir sus silbidos penetrantes. En marcha: tan solo
habia tiempo para dar un último abrazo á la familia y
para apretar la mano, desde la ventanilla del carruaje, á
los numerosos amigos que se acercaban.

Pronto el tren se ponia en movimiento. Adelante; quedando
atras esa ciudad tan llena de recuerdos. Adelante;
bajo la sombra de los árboles que dejaban pasar la
luz de la luna por intermitencias. Adelante; al traves de
esas extensas llanuras, sobre las cuales el lago de Texcoco
parecia un inmenso espejo tendido. Las dos constelaciones,
la Osa Mayor y Menor, acompañaban á los
coches en su rápida marcha, como para indicarles el rumbo;
y la sombra del tren, que devoraba el espacio, formaba


3

contraste con la de las encinas, que no se movia
y con la de los álamos frondosos, á la que el viento hacia
juguetear en torno de ellos.

El sueño y el frio se hacian al fin sentir. Las bellezas
naturales dejaban de observarse; las ventanillas se cerraban
y todos trataban de entregarse al reposo.

CAPITULO II.
COMPAÑEROS DE VIAJE.

Los wagones del ferrocarril de Veracruz nunca han sido
los carros Pullman. Para dormir era preciso cubrir con
el sombrero la lámpara de en medio, que esparcia una luz
impertinente; arrojar al suelo los cojines del asiento; formar
de la maleta ó el sobretodo una almohada; y extender
los rendidos miembros sobre el angosto piso. Todo
esto, siempre que no se tuviesen compañeros de viaje.

Mas si los habia, los trabajos se multiplicaban. Podian
encontrarse jóvenes conocidos de México y olvidarse en
su compañía las molestias del camino. Mas podia tambien
ser invadido el carruaje por americanos, que se apoderasen
de él como por derecho de conquista, dejando
apénas lugar para ocupar el propio sitio. El saco de noche
era entónces preciso colocarlo sobre la red superior
y permitir que desde allí amenazase, cual una roca sin
base en un monte, próximo á desplomarse sobre el
occipucio.

La lámpara tenia que quedar descubierta. Ala luz amarillenta


4

y triste del aceite, contemplábanse los nuevos tipos
con cuyo conocimiento protegia el destino. A mí me
tocaron en suerte, una vieja lady que viajaba con su esposo,
á quien presumí no habia de hacer muy feliz; un individuo
de gorro encarnado y de horribles chinelas en las
que reconocí el corte del calzado de los Estados-Unidos;
otro de semblante austero, de quien supe despues era médico
en el Arkansas...... Todas estas figuras se agitaban
sobre sus puestos, con los ojos semicerrados, y oian sin duda,
como yo, gritar entre la somnolencia los nombres de
las estaciones de Huamantla, San Márcos y San Andrés.

No era posible dormir tranquilamente. Los bagajes
de mis vecinos, desconociendo la ley de la impenetrabilidad,
se obstinaban en luchar con el pié para ocupar el
mismo espacio. Ya era un saco de noche del color de un
lobo marino; ya una cesta de lunch en la que entre sardinas,
queso y ternera seca, aparecian botellas con delgado
cuello, cual el de María Reina de Escocia, y teteras
con nariz impudente… Al fin aquella noche tuvo su término,
y al amanecer nos hallábamos en Boca del Monte.

Al tinte alegre de la luz de la mañana comenzamos á
disfrutar del hermoso espectáculo que ofrecian las Cumbres
en su descenso. Selvas pobladas de pinos, arbustos
que se disputaban los costados de la montaña, puentes
irguiéndose atrevidos con sus piés en el abismo, túneles
multiplicados queriendo descubrir los secretos de
aquellas masas de granito y pórfido; y más allá las casas
de Maltrata, que desde la altura parecian microscópicas
y el pico de Orizaba que se levantaba orgulloso hácia el
cielo con la frente cubierta de su eterna diadema de brillantes.


5

El convoy del ferrocarril corria por aquellos declives,
como una inmensa serpiente que se enroscase entre
las peñas. La máquina Fairly tenia á cada momento
que detenerlo. En aquel extenso plano inclinado, una
altura de más de cuatro mil piés se salva en corto tiempo;
y el aire, que poco ántes estaba enrarecido, llena el
pulmon con fuerza, y la vegetacion, que minutos anteriores
era la de Europa, se encuentra per un golpe mágico
convertida en la lujosa del trópico.

Allí estaban ya esos campos de tabaco, esas plantas
enanas con anchas hojas derramando oxígeno; más allá
las plantaciones de azúcar, con su ejército de cañas que
esperaban la siega, como un batallon de soldados aguarda
impasible la metralla; los cafetales, que exigen contra
el sol la proteccion de sus hermanos mayores los plátanos.
Las torres de Orizaba se distinguian entre la niebla
como dos brillantes cometas: el Cerro del Borrego mostraba
aún las sangrientas huellas de uno de nuestros
grandes desastres de la guerra de intervencion. Mas el
vapor acababa de lanzar sus rugidos. Nos acercábamos
á la capital del Estado de Veracruz. Mis compañeros de
viaje, absortos hasta entónces en las delicias del paisaje,
se prepararon para almorzar y continuar su camino, y
únicamente Mr. Johnson, el médico del Arkansas, se decidió
á quedarse conmigo en Orizaba, á admirar las galas
espléndidas con que la naturaleza ha enriquecido á esa
ciudad privilegiada.


6

CAPITULO III.
ORIZABA.

Si se consulta una obra de geografía, se sabrá que
Orizaba es una poblacion, noventa kilómetros al Sudoeste
de Veracruz; que tiene tabaco, paños y cotonadas;
que el número de sus habitantes asciende á treinta y dos
mil; que en sus inmediaciones existe un pico volcánico de
5,275 metros de altura; que sus calles son hermosas, en
especial la mayor; y aún se mencionarán la parroquia,
las iglesias de Santa María y San Juan de Dios, y una
imágen milagrosa en honor de la cual se hacen peregrinaciones
desde largas distancias.

Pero la geografía, más que en los libros, es necesario
aprenderla en el gran mapa del mundo. Ningun autor
intentará describir ese valle precioso sobre el que la ciudad
está situada, ni las corrientes de agua que por todas
partes la surcan, ni esa atmósfera diáfana que descansa
sobre las montañas como un fanal trasparente. No se dirá
que las plazas parecen las glorietas de algun parque,
y que sentado en ellas se respira ambiente purísimo que
hace bien á los nervios y al corazon.

La naturaleza, en efecto, ha derramado allí cristales
puros y verdes brillantes. Hay una alfombra de varias leguas,
que se extiende entre el mar y las montañas, sobre
la que el viento ama juguetear. La ciudad, con sus casas
blanqueadas, parece una isla en un mar de vegetacion.


7

A veces el volcan cercano, cual si fuese un sacerdote de
Diana, intenta arrojar un velo sobre cada planta; pero
pronto los rayos del sol lo hacen pedazos, y aquellas hojas
reciben calor benéfico, y las nieves derretidas del
coloso que las guarda vienen á darles vida y á refrescar
las sedientas raíces.

Orizaba celebraba en aquellos dias una exposicion,
percibiéndose desde léjos un gran palacio de madera con
el pabellon tricolor ondeando en su torre de en medio.
Despues de una subida un poco larga, se podia llegar
por fin al edificio. Veíanse en él reunidos los productos
de varios Estados de la República y algunos extranjeros.
Los tabacos de San Andrés Tuxtla, las azúcares de
las haciendas cercanas á Cuernavaca, las maderas de los
bosques veracruzanos, hallábanse al lado de los efectos
de loza y lencería confeccionados en Chicago. Y es que
el trabajo todo lo hermana: las diferencias de nacion y
de raza desaparecen ante el gran nivel del comercio, y
la industria, en su justicia distributiva, no reconoce esas
líneas de puntos trazadas con tanta precision en los atlas.

Para que nada faltase en la exposicion, habia en ella
un mono y un caiman. El primero jugaba con todos los
chiquillos que se le acercaban. El segundo no estaba de
tan buen humor; permanecia echado en su cárcel de madera,
con la boca en el agua, los ojos entreabiertos, é
insensible á todos los insultos que se le prodigaban: parecia
la representacion de la ferocidad abatida.

Al salir de la exposicion se visitaba la alameda, pedazo
de tierra donde la naturaleza ha hecho mucho y los
hombres no han hecho nada. Allí me encontré á Mr.


8

Johnson. Buscaba no sé qué yerba que le hacia falta en
su coleccion botánica. Desde por la mañana habia recorrido
las inmediaciones de la poblacion, examinando to
do género de plantas. Era un famoso adorador del reino
vegetal. No pensaba sino en fanerógamas y criptógamas,
en monocotiledóneas y dicotiledóneas. Luego que me
reuní á él, quiso enumerarme siete mil especies de vegetales
conocidos en Europa y cuatro mil en América.
¿A qué se debia esta desigualdad, siendo América un
país más extenso y con todas las ventajas que el trópico
le proporciona? Unicamente á que Europa ha sido mejor
explorada; pero esto no debia continuar más tiempo.
Pasó despues á explicarme la visibilidad de la flor en las
plantas, lo que en ella se llama Ióbulo...... Mas á la verdad,
esta conversacion sostenida en inglés, sobre una
ciencia tan complicada como la botánica, me dejaba sin
comprender la mitad de ella, y la otra parte me costaba
esfuerzos intelectuales comparados tan solo á los que
hago cuando juego ajedrez. Dije, pues, á Mr. Johnson,
que la cena nos aguardaba, y de esta manera conseguí
llevármelo para el hotel; no sin que en el camino dejase
de hablarme de Studel, de Humboldt y de Brown, y de
manifestarme que, miéntras no saliese el vapor, se ocuparia
en Veracruz en el estudio de las plantas marinas;
género hasta ahora poco conocido, sobre el que los naturalistas
no poseen sino datos incompletos.


9

CAPITULO IV.
EN CAMINO.

La mañana siguiente, al tomar el tren para Veracruz,
temeroso de que Mr. Johnson tratara de describirme todos
los árboles del camino, cuide de promoverle conversacion
sobre algun punto enteramente extraño á la ciencia
de los vegetales.

—Habrá vd. leido á Lord Byron, ¿qué juicio se ha
formado vd. acerca de él? fué lo primero que se me ocurrió
preguntarle.

Es, me contestó, el más grande y el más inglés de
los poetas de su nacion; tan grande y tan inglés, que él
solo nos hace conocer sobre su país y sobre su tiempo más
verdades que todos los otros juntos.

—No fué ese el juicio de sus contemporáneos, y aún
despues de su muerte su genio se ha tratado de denigrar:
las críticas no han faltado.

—Combatió toda su vida contra el mundo de que habia
salido, y esto le atrajo resentimientos y repugnancias.

—¿Cuál de sus poemas prefiere vd.?

—Childe Harold; por más que de él haya dicho Walter
Scott que no da buena idea del corazon y de la moral
del escritor.

—El vicio, en efecto, debiera ser más modesto.

—Byron, al pintarse en sus héroes, no lo hacia sino con


10

negros colores, presentándose peor de lo que en realidad
era.

De Byron pasamos á Tennyson; de Tennyson retrocedimos
á Swift. Ibamos tal vez á dar una vuelta por
toda la literatuta inglesa, cuando el wagon paró en Córdoba,
y allí encontró Mr. Johnson una familia americana
con la que continuó el viaje. Sentí verme privado
de una compañía que comenzaba ya á agradarme.

En aquellos momentos una música se hacia oir en la
estacion. La música, cuando uno se halla solo, es singularmente
apta para despertar los recuerdos, y estos están
bien recientes á los principios de un viaje. ¡Quién no ha
dejado alguna linda jóven, de la que ha tenido que separarse
enjugando sus lágrimas, despues de haberle dado
el último beso de despedida! ¡Quién no se imagina estarse
aún paseando con ella por las calles hermosas de algun
jardin, y que juntos ascienden las avenidas, admiran
los prados bordados de flores y se detienen en las enramadas,
al través de cuyas apretadas hojas no pasa el
viento sino suave é imperceptible! ¡Pasion llena de encantos,
la del amor! ¡el hilo de la vida seria bien sombrío,
si tú no entretejieses ahí tus colores brillantes!

Mas los recuerdos matan; las heridas aún están vivas;
se experimenta la necesidad de aire; se hace bajar por
la ranura el cristal de la ventana, y se busca en la naturaleza
algo que quite el peso que se siente en el alma.

El país que se extiende entre Córdoba y Veracruz es
hermoso: mas es la una de la tarde, y la atmósfera se encuentra
pesada. El conocimiento que se tiene de lo malsano
de esos lugares les comunica cierto velo de tristeza:


11

parece que va uno á morir asfixiado por aquellos
perfumes...... Es preciso, no obstante, quitar de la imaginacion
lo que desagrada.... Aprovecho una detencion
para reunirme con una familia conocida y hacerme temporalmente
miembro de ella. Continuamos corriendo. A las
pocas horas hemos llegado á Veracruz. Amigos vienen
á recibirnos á la estacion. Entreguémonos á ese sentimento,
comparado por un poeta al sol de la tarde, el cual
hace sus rayos más extensos y dilatados á medida que
avanza.

Présent des dieux, doux charme des humains,
O divine amitié, viens pénétrer nos âmes.

CAPITULO V.
VERACRUZ.

Veracruz es una poblacion que ha adelantado mucho
en veinte años. Cuando la guerra civil inundaba de sangre
nuestro suelo; cuando no pensábamos en el país sino
en destruirnos unos á otros; cuando la muralla oprimia
la ciudad como una poderosa cinta de acero, Veracruz
podia condecorarse con los títulos de valiente y
heróica, pero su poblacion no pasaba de ocho á nueve
mil habitantes, su aspecto era triste, sus calles silenciosas,
y algunos marineros y traficantes representaban todo
su movimiento mercantil.

Hoy Veracruz tiene algo que vale un poco más que el
humo de los combates. Tiene los navíos de Europa y


12

de América que, adornados con sus vistosos pabellones,
vienen á visitar aquellas aguas, cual si fuesen otros
tantos cortesanos en el cuarto de recepcion de algun
príncipe. El número de habitantes ha aumentado en
más del doble; la ciudad ha echado abajo sus antiguas
murallas, como un rio que sale de madre; un nuevo
muelle se levanta frente al antiguo, como un rival que
le disputa el triunfo; y la locomotora, al venir de México,
se pasea por los arrabales en otro tiempo desiertos,
turbando con sus alaridos el silencio de aquellas soledades,
y derramando la animacion y la vida en aquellas
playas de tempestades, de tostadas arenas y de clima
mortífero.

Se tiene apénas tiempo para bajar del tren, y ya se encamina
uno hácia el mar. ¡Monstruo pavoroso de la naturaleza!
¡masa enorme que llegas en golpes repetidos
sobre esa pequeña banda de tierra que no parece capaz
de resistirte un solo momento! Se perciben ya á las
nubes, esas grises é informes hijas del aire, aspirando
en tu seno, con sus largos picos de nieblas, el agua que
arrastrarán á gran pena y vendrán despues á devolverte;
trabajo inútil y fastidioso que pudieran muy bien pasar
por alto. Desde lo apartado de tus dominios nos traerás
muy pronto á visitarnos al famoso viento norte, viejo
gruñon que vendrá á hacernos oir su voz cavernosa y á
repetir sus hazañas acostumbradas: se entretendrá en
mover las arenas, en obstruir de escollos la costa, en destrozar
algun barco y en formar de los pantalones de los
transeuntes una especie de velas para acelerar ó retardar
su marcha. Con razon la Holanda es un país tan triste:


13

no vive sino mediante su lucha constante con el Océano;
¡y no puede haber lugar sino á pensamientos siniestros y
melancólicos cuando se tiene en presencia esa béstia
feroz, ese enemigo que no descansa, esa inmensa sábana
azul que amenaza á cada instante sepultarnos entre
sus pliegues caprichosos!

Un capitan habla de la pérdida de su buque: otro individuo
describe una tormenta en alta mar. Por todas
partes presagios funestos. Mas hay que arrojar las supersticiones
como un peso inútil; no tener fé en las doctrinas
de los antiguos romanos sobre augurios; y desde
ahora proponerse que, áun si se recibe un golpe en la cabeza
el dia del casamiento, no por eso se dejará de ir al
altar.

CAPITULO IV.
EL "WHITNEY."

Han pasado veinticuatro horas, y el viento hincha ya
las olas: burbujas cada vez más considerables se levantan
de la superficie líquida, con bordes cubiertos de espuma
rizada. Un marinero ha venido á urgirnos para que nos
embarquemos pronto, pues dentro de una hora no será
posible llegar al vapor, y los baúles han sido trasladados
precipitadamente á la proa de un bote, miéntras que varios
pasajeros hemos tomado asiento en la parte de atras.

No hay encanto comparable al que produce la rapidez.
La vela latina de nuestra embarcacion la pone completamente


14

de costado y la hace tomar alguna agua; pero al
mismo tiempo la hace rasgar las olas, como un cuchillo
cortante, y volar entre torbellinos de ligera lluvia, cual
si fuese un ave que sacudiera sus alas humedecidas. Los
marineros que nos conducen son gente diestra. Han
aprovechado el viento, y en algunos instantes nos hemos
encontrado en el vapor.

El "Whitney," en el que debemos hacer la travesía
para Nueva–Orleans, es un barco de ruedas destinado en
otro tiempo á viajar por los rios de los Estados–Unidos,
y que se resiente de su origen. Cala muy poco: se levanta
mucho por encima del agua. Esto le da un movimiento
insoportable. A los pocos instantes de haber llegado,
cuando el norte arrecia, puede creerse que el ancla va
á dejar su lecho de arena, y desde las ventanas del comedor
distinguimos á la ciudad de Veracruz y á los buques
que nos rodean en una oscilacion que marca un
arco de muchos grados. Pocos son los que dejan de
marearse á bordo: yo, sin embargo, puedo batirme con
el mal de mar. Por de pronto vamos á la mesa: las cinco
de la tarde: la campana ha sonado: volvamos á hacer
conocimiento con los guisos americanos.

Sopa de cola de buey con currie es lo primero que
hay anunciado en el bill of fare.

El currie es un picante usado en el país vecino para
toda especie de salsas. Parece que procede de la India,
y puede ser un alimento muy sano, pero para el que se
necesita un paladar á propósito.

Las carnes, el buey, el pavo y el puerco, son bastante
aceptables: mas existen clasificadas entre las legumbres


15

[vegetables] el maíz y el arroz hervido, y estos sí jamas he
podido pasarlos.

De postres tenmos un pudding con miel de limon y
otro con miel de canela; pasteles de mince; cakes; naranjas
fritas, avellanas y almendras, que por fortuna no se
les ha ocurrido cocer junto con las patatas.

No por eso hay que quedarse sin comer. El aire del
mar ejerce benéfica influencia sobre el estómago. Si no
se yace abatido en el camarote sin querer pensar en alimentos,
se cae en el extremo opuesto; no se separa uno de
la mesa sino hasta el oscurecer, y á las ocho y media se
vuelve á pensar en algo que conforte.

Al entrar á acostarse hay que fijarse en una larga lista
de advertencias y prevenciones. "Salva–vidas se ha
llarán bajo la cabecera de cada cama." "En caso de urgencia,
las puertas y persianas, desprendidas de las visagras,
pueden servir de preservadores." A la verdad, vale
más no pensar en tales acontecimientos. Un baño de
agua fria á media noche siempre ha sido desagradable;
pero si el agua es salada y el estanque se llama Golfo de
México, es preferible no refrescarse, aunque se tenga que
privar á los peces del gusto que tendrian en que alguno
llegara á formar parte de su personalidad interesante.


16

CAPITULO VII.
LA TRAVESIA.

En la tarde del dia siguiente, las anclas se levantan; el
vapor está ya en presion; pronto va á comunicarse el movimiento
á las ruedas. Desde la cubierta del buque damos
el último adios á Veracruz: distinguimos toda la ciudad;
la Casa de matanza y la Casa-Mata, la Alameda, San
Agustin, la Aduana y el muelle ingles. Con el anteojo se
pueden leer los rótulos del Hotel de México y del Cambio
de moneda; percibir la gente que se agrupa en el muelle
para vernos salir; y dirígiéndolo sobre San Juan de
Ulúa, se puede contemplar el faro, el caballero alto y
aquel lugar lleno de cruces donde varios mexicanos fueron
inmolados por el ejército frances.

La costa se va perdiendo poco á poco y el mar comienza
á presentar su inmenso círculo azul, interrumpido
apénas por la raya blanca que deja la estela del navío
y por la línea negra que el humo de la chimenea extiende
hasta los límites del horizonte. El sol acaba de
ocultarse entre cortinajes carmesíes y la noche se aproxima
arrojando su crespon fúnebre. Es la hora de la meditacion
y de los pensamientos sombríos. El firmamento
se va cubriendo de nubes: no es ese el cielo que un
amante haria brillar sobre la almohada de aquella á quien
adora. El oleaje espumoso se hincha cada vez más: no


17

semeja los felices suspiros que el arrobamiento produce.
Una voz solemne parece escucharse, que habla del peligro,
de la posibilidad de dormir mañana con los muertos
en la profundidad fria; allí, donde ni las palpitaciones del
placer ni las lágrimas del dolor despertarán el corazon ni
el ojo, sino que todo será preciso que esté en descanso.
Para algunos ese lecho será un tesoro; para los que han
agotado la copa de felicidad y á quienes una gota de miel
no les queda por verter. Que no se llore por ellos; reposan
en calma.

Mr. Johnson aprovechaba los últimos destellos de la
tarde en examinar con una especie de microscopio las
plantas de que venia provisto. Mr. Knight (otro de mis
compañeros de ferrocarril), se dedicaba con su esposa
á leer la historia del ejército del Sur durante la guerra de
separacion americana, y llego á creer que pasará todos
los dias que dure el viaje entre el humo de aquellas batallas
memorables.

Rodriguez, un comerciante español establecido en Veracruz,
viene muy enfadado con los criados (negros en
la mayor parte) porque no le entienden su magnífico
castellano.

—Son unos bárbaros, dice, ¡no comprender el lenguaje
más sonoro del universo!

Esto hace recordar aquello de Julio Verne: la lengua
española está compuesta como las campanas, de 78 partes
de cobre por 22 de estaño.

Aparece una señora acompañada de un jóven jorobado,


18

á quien llama Rigoletto (primero creí era un apodo,
mas despues me dijeron era su nombre de bautismo); un
Sr. Corona de Rosas, judío aleman, cuyo apellido me tomo
la libertad de traducir; y Mr. Delisle, un frances con
residencia en Hautusco.

—¿Saben vdes. cómo se hacen los fósforos? nos pregunta
Corona de Rosas.

La pregunta nos sorprende.

—Estos americanos, agrega, no usan sino palitos que
para nada sirven: yo voy á introducir en New–York los
cerillos: estoy seguro de hacer un gran negocio.

Y para probarnos la bondad de su efecto, saca del bolsillo
cuatro cajas de fósforos; mas en aquel momento su
mercancía, que sin duda no es de las mejores, se incendia
y le quema una parte de la levita, viéndonos obligados
á apagar aquellos fuegos artificiales de nueva especie.

Iban tambien en el mismo vapor dos lindas jóvenes
americanas con sus respectivas familias.

A una de ellas la conocia ya. Acababa de estar en
México; habia sido allí objeto de adoraciones y causa
de desafíos. Mas si sus apasionados hubiesen podido
contemplarla en esa descomposicion de semblante que
produce el mareo, con los botines sin abrochar, con un
traje lleno de arrugas que pretendia ser de cazadora, en
el que la única novedad consistia en hebillas y presillas
de cuero para cerrarlo, cual si fuese una maleta; todo eso
terminado por un sombrero fieltro y un gran ramillete
sobre el estómago; dudo mucho que sus ilusiones se hubieran
conservado, si es que las reglas de la estética
eran para ellos algo atendibles.


19

Los pocos momentos que el mareo la dejaba libre
los dedicaba esta jóven á dividir sus caricias entre un
perro, dos loros y una ardilla, que sin duda habia sido
cogida en la Huasteca Veracruzana. ¡Ah! me habia
olvidado de un americano, especie de atleta, á quien la
referida señorita acostumbraba abandonar su pié á la hora
de la comida. Aquel botin, que no por estar sin abrochar
dejaba de ser elegante, al traves de cuyas aberturas
distinguíase una media gris que provocaba á tocarla,
perdíase entre las anchas botas del favorecido amante.
¡Oh señores de México! ¡tomad alguna experiencia de
lo que es la fidelidad en el bello sexo!

No era así la otra jóven, si hemos de juzgar por las
apariencias. Sus grandes ojos azules en los que siempre
se encontraba una mirada lánguida y modesta; su
severidad contínua; su boca casi inmóvil; su porte irreprochable,
hacian comprender que aún entre las americanas
existen esos tipos ideales y poéticos, que son
siempre nuestro encanto. La familia de ella participaba
de su aspecto simpático. El padre era un anciano de cara
redonda, patillas grises y de lente de oro: la madre, una
señora llena de distincion, en cuyo semblante se observaba
el mismo tinte melancólico que en la hija.

Así entre esas personas, conversando, leyendo y tomando
notas, se pasaron dos dias y algunas horas de navegacion.


20

CAPITULO VIII.
COMO SE RECIBE AL EXTRANJERO EN TEXAS.

Las costas de Texas se distinguen á lo léjos con el
anteojo; multitud de gaviotas rodean nuestra casa flotante,
y algunas embarcaciones con sus velas desplegadas
interrumpen la línea del horizonte.

Estamos cerca de Galveston. La tierra de Texas produce
cierto amargo sentimiento en el corazon de un mexicano.
No es posible borrar los recuerdos de 1836; no
es posible olvidar que ahí, en esos lugares, comenzó á
desgarrarse el seno de la patria, pagando con ingratitud
algunos colonos la hospitalidad que se les habia ofrecido.

Era preciso quitarse esos recuerdos observando el
puerto.

El vapor avanzaba rápidamente por un canal marcado
con boyas. A la derecha, un faro: á la izquierda, una
construccion redonda, que dicen es otro faro. En el fondo,
anclados unos cuarenta barcos de todas dimensiones
y formas. Hemos dejado atrás otros veinte, á la entrada
de la rada. El buque llega hasta el muelle. No hay más
que pasar por una tabla y se está en la ciudad. Rodriguez
me ha invitado á que lo acompañe.

Recorremos juntos algunas de las calles de Galveston.
Hay buenos establecimientos mercantiles, algun movimiento,
casas de ladrillo de dos ó tres pisos con ventanas
que anuncian cierto rigor en el invierno. Nos llaman


21

la atencion unas grandes ruedas de cuatro metros de
diámetro, unidas por un eje, que suponemos sirven para
trasportar palos de buque. Entramos á un restaurant,
donde nos dan pescado, cangrejos y beefsteak; donde no
nos dan vino, porque solo se expende allí cerveza. Hacemos
gasto de este líquido tan consumido en la Union
Americana. Volvemos al buque, y nos encontramos con
el registro de nuestros equipajes.

Los tres empleados de la Aduana, que tenemos delante,
son lo más brutal que puede conocerse en materia de
dependientes fiscales. Pertenecen, sin duda, al rough people
americano, pues tienen suprimida por completo la
educacion, como si fuera artículo de contrabando. A su
porte grosero y desagradable, agregan una escrupulosidad
en las funciones de su empleo, que no es creible esté
prevenida por las leyes de los Estados-Unidos. Los
tabacos que traemos para nuestro uso personal nos son
arrebatados, sin duda, porque el aduanero ha descubierto
que proceden de buena fábrica. Nosotros se los hubiéramos
regalado; pero que no desarreglen tan bruscamente
los objetos todos de nuestras maletas. Los libros
revueltos y confundidos; la ropa blanca tocando con sus
bordes el filo de un bote de pomada; las corbatas queriéndose
introducir en los secretos de las cajas de esencias......
Todo es obra del aduanero. ¡Mas qué veo! ¡los
corsés, que por encargo llevo á una de las mujeres más
estimables de San Francisco, profanados por aquella tosca
mano! Eh, señor dependiente del fisco, ¿qué estais haciendo?
¿no sabeis que esas son fortificaciones que jamas
se toman? ¿que las plazas que resguardan, se entregan las
más veces, pero que nunca es permitido asaltarlas?


22

La cólera empieza á hacerse sentir en mis nervios: me
vuelvo hácia otro lado y encuentro á Rodriguez renegando,
á Corona de Rosas enseñando pacíficamente una serie
de fistoles y de cajas de fósforos, detallando todos sus
usos, lo que no impide que le sean decomisados. Despues
de un registro de cuatro horas para unos cuantos baúles,
la bodega se ve al fin libre de aquella plaga. Pero Rodriguez
no está satisfecho. Grita que los americanos son
unos bárbaros, y en su deseo de vengar en los bienes de
algun ciudadano de la Union unos cuantos cigarros que
ha perdido, arroja al mar por la ventana del camarote los
vasos, la botella, la aljofaina y la jarra, y no hace lo mismo
con las colchas de la cama, porque teme que en la noche
haga frio y no tenga con que cubrirse.

CAPITULO IX.
LOS PRIMEROS PASOS EN LA LUISIANA.

—¿Estamos ya anclados? pregunté el dia siguiente á
Mr. Delisle, al entrar este á mi camarote.

—No: me contestó. ¿No oye vd. el movimiento de las
ruedas?

—¿Por qué, pues, los silbidos de la máquina?

—Tenemos una espesa niebla.

—¿Dónde nos encontramos?

—Estamos en el Atchafalaya.


23

Me levanté y ví en efecto las riberas de esa corriente
de agua, que comenzaban á distinguirse al irse disipando
la neblina. Ya eran arboledas impenetrables, ya campos
cubiertos con yerba seca, que al principio tomé por plantaciones
de trigo. Nuestro vapor venia seguido por otro,
que podia considerarse su imágen surgida de las aguas;
tanto así se le parecia. Descubríanse tambien pequeños
botes entregados al blando empuje de sus velas semi-infladas.
Al cabo de media hora, llegamos á Morgan City.

—¿Qué le parece á vd. esta pequeña poblacion de la
Luisiana? me preguntó Mr. Johnson.

—Tiene pocos habitantes; pero su movimiento parece
ser de alguna consideracion.

—En efecto, se siente aquí varias veces al dia la trepidacion
que producen los trenes.

—Y un puente de fierro se está construyendo sobre el
rio, y aun los letreros indican actividad de tráfico: "Money
exchange," "Meals at all hours," "Boarding and lodging
house."

—Mucho es debido al empeño que la casa Morgan ha
tenido por proteger este lugar.

—Lo creo.

—Mas de este empeño nosotros somos las víctimas;
tendrémos que esperar aquí algun tiempo para continuar
el viaje.

—Esto servirá para que vd. me dé algunos pormenores
sobre este país tan interesante.

—¿Conoce vd. su historia?

—Sé que la Luisiana fué francesa y española ántes de
ser americana: mas ahí llegan todos mis conocimientos.


24

—En efecto, el primer establecimiento colonial en este
país fué fundado por Iberville en 1698.

—Perdonad; he oido hablar ántes de La Salle.

—Su expedicion no tuvo éxito: naufragó en el Golfo
de México. El jefe, despues de haber escapado con algunos
de los suyos, fué asesinado por ellos, á causa de supuestos
agravios.

—¡Es todo un drama!

—Mas despues, bajo el gobierno de Bienville, la colonia
comenzó á prosperar. En 1718 fué descubierto el
lugar donde hoy existe Nueva-Orleans, aunque la ciudad
no llegó verdaderamente á fundarse sino cuatro años despues.
En 1733 una partida de emigrantes alemanes, que
bajaban el rio, fué detenida por concesiones de terrenos
en las orillas, siendo este el principio del elemento germánico
en la poblacion. Los padres Jesuitas llegaron en
1727.......

—Siendo á su vez expulsados en 1763 por decreto de
Clemente XIII.

—Sí, pero entonces tenian ya un millon ochocientos
mil pesos, en cuya suma fueron vendidas sus propiedades.

—Siguió despues la dominacion española.

—Exactamente. La Luisiana fué cedida á España en
1769 y su primer gobernador fué el general Alejandro
O'Reilly.

—¿En ese mismo año apareció por primera vez la fiebre
amarilla?

—Fué importada en un buque inglés que venia de
Africa con esclavos.

—La Luisiana fué por último devuelta á Francia en
1801


25

—Pero solo la conservó Napoleon dos años para venderla
á los Estados–Unidos en diez y seis millones de
pesos.

—¡Ruinoso negocio!

—La Luisiana no producia entónces sino 300 libras
de añil, 20,000 balas de algodon y 5,000 barricas de azúcar.

—¡Buena diferencia con lo que es hoy!

En aquel momento fué hora de tomar el tren y la conversacion
quedó interrumpida.

CAPITULO X.
DE MORGAN CITY A NUEVA–ORLEANS.

Bien habia yo dicho que Napoleon hizo un mal negocio
al vender la Luisiana á los americanos en diez y seis
millones de pesos. Esas tierras vírgenes cubiertas de
cipreses, esas anchas cintas de agua, esa atmósfera pura,
esa vegetacion espléndida, no pueden ser apreciadas en
dinero. La locomotora nos conduce al traves de compactos
bosques semi-inundados, en los que los árboles reflejan
en las aguas su imágen y los cocodrilos vienen á dormir
sobre los troncos caidos; selvas impenetrables donde
el hacha ha efectuado algunas aberturas, bien para
formar campos de caña, bien para tender en todas direcciones
rieles. Pequeñas barracas indican las habitaciones


26

de los negros; casas de madera los bar rooms y restaurants
del camino; grandes construcciones de piedra con chimeneas
que constantemente despiden humo, los edificios
destinados á la elaboracion de la azúcar. Y más allá sigue
la interminable valla de cipreses, como si aquella tierra,
de respiracion titánica, no supiese sino producir troncos
monstruosos.

Tal es el camino de Morgan City á Nueva-Orleans.
Ochenta millas que se recorren en cuatro horas. El vapor
en ese trayecto no tiene la velocidad que en express
europeos. Se arrastra con cautela sobre durmientes
no siempre fijos, permitiendo al viajero contemplar á
toda su satisfaccion la hermosura del paisaje.

A las ocho de la noche llegamos á Algiers, un barrio
de Nueva-Orleans. Solamente el Mississipi nos separaba
de la poblacion. Luces eléctricas colocadas del otro
lado del rio, dejaban caer sus rayos sobre la superficie
de las aguas, y aquellas ondas, de brillante seno, eran
rasgadas por la quilla de las embarcaciones, rizándolas
suavemente el viento y la corriente que desde una larga
distancia venian empujándolas.

El vapor de rio se acercó á la orilla en que estábamos.
Colocóse en el centro el wagon de correo y equipajes por
rieles establecidos allí con ese fin; los pasajeros ocupamos
los departamentos laterales: la rueda del barco comenzó
á moverse, y nos deslizamos tranquilamente dejando
á nuestra espalda un camino real de burbujas plateadas
y teniendo á nuestro frente las iluminaciones de
la ciudad.

Rodriguez habia puesto de Morgan City un telégrama


27

para que dos amigos suyos nos tomasen una habitacion.
Nos los encontramos al desembarcar, con un carruaje
listo para conducirnos. Llamábanse Luis Muñoz
y Raoul Delavigne. Fuí presentado á ellos. Subimos al
coche.

—¡Que ancho es el Mississipi! se me ocurrió decir.

—El Mississipi, replicó Muñoz, en quien creí reconocer
cierto acento andaluz, es tan ancho como el mar.

—¡Como el mar!

—Sí, como el mar que pudiera caber entre Nueva-Orleans
y Algiers, agregó sonriéndose Rodriguez.

Se promovió despues conversacion sobre las mujeres
hermosas.

—Las de aquí son inmejorables, expresó Delavigne.

—¿Y son fáciles las conquistas? se aventuró á preguntar
Rodriguez.

—Yo he hecho en un dia más de diez. Estoy aburrido.

A ser cierto lo dicho, era envidiable la suerte de nuestro interlocutor.

Atravesamos calles y más calles. Mas aunque intenté
formarme una idea de la poblacion, no pude verificarlo.
Cuando se penetra por primera vez á un lugar, es como
cuando se empieza á aprender un idioma. Así como en
este último caso la diversidad de voces que nunca se han
oido hace que se mezclen unas con otras y que solo se escuche
un ruido confuso, cual si una rueda se moviera en
la oreja, así en el primero, lo que se ha visto tiende á sobreponerse,
y casas, calles, carruajes y edificios públicos,
no forman en la imaginacion sino un todo equívoco y
confuso.


28

Al fin llegamos á nuestra morada, donde tuvimos todo
lo que puede necesitar un viajero. Deseamos ir á hacer
conocimiento con los restaurants: mas nuestros vestidos
empolvados no nos permitieron dirigirnos á los de primera
clase, y nos vimos obligados á ocurrir á uno donde
poco bueno nos dieron, mas en cambio nos hicieron esperar
mucho. La noche la pasamos recorriendo la ciudad;
pero á la verdad estábamos fatigados y ambicionábamos
el descanso. Volvimos á la habitacion, acompañados de
nuestros amigos, y mientras yo, entre sábanas, comenzaba
á tomar el sueño, Muñoz referia á Rodriguez la historia
de un andaluz que se confesaba.

—¿Cuántos Dioses hay? le decia el sacerdote.

—Creo que habrá veinte.

—¡Tonto! no hay más que uno.

El penitente prorumpió en sollozos á causa del estado
á que la familia habia quedado reducida.

CAPITULO XI.
LA BOLSA DE ALGODON.

Nueva-Orleans, una de la ciudades más importantes
de los Estados–Unidos, es sin duda la primera del país,
y aun puede decirse del mundo, para el comercio del algodon.
Estamos en la Bolsa, lugar donde un comerciante
amigo acaba de introducirnos, y nos asombramos ante
el número de datos que hay allí reunidos sobre el importante


29

artículo de que aquel gran edificio es el principal
mercado. Mapas con toda la zona algodonera de los
Estados-Unidos: en Mobila hay buen tiempo; en Atlanta
el dia está nublado; en San Luis llueve: en Chattanooga
el viento sopla fuerte con tal ó cual direccion. Todo
esto se sabe allí, casi momento por momento, con señales
sobre la carta, que se cambian ó continúan segun los
diversos telégramas continuamente recibidos. Y hay que
notar que esos datos son muy interesantes, sobre todo
en la época de la cosecha, cuyo producto puede alterar
la variacion del tiempo.

¿Y esos grandes Pizarrones que se distinguen en las
paredes? Uno de ellos marca la cantidad de algodon
existente en el país. Más allá están las cosechas de la
India y del Egipto. Tal número de balas es el total que
hay en el mundo. El precio varía. Esa mañana el mercado
se habia abierto alto y en pocas horas habia bajado
cincuenta puntos [50 diezmilésimos de dollar]. Cinco
casas de comercio habian quebrado, y una anunciaba en
aquellos momentos que no podia cubrir su déficit. Pánico
en la Bolsa. Pero se tenia fé en el alza futura del artículo,
y mientras el algodon entregable en el acto (Febrero)
se realizaba á 11 11/100, tenia un precio de 11 71/100 el
entregable en Agosto y Setiembre.

El individuo que nos habia presentado conversaba con
Rodriguez sobre algunos detalles interesantes.

—Puede asegurarse, le decia, que este establecimiento
ha sido uno de los de mejor éxito en su género. Inaugurado
con el propósito de reunir los elementos diseminados
del comercio del algodon, así como para hacer efectivas


30

las reglas que fueren necesarias para la proteccion
de todos los que especulan con esta mercancía, se halla
bajo la administracion de personas capaces y cuenta con
la cordial cooperacion de todos los que se interesan en
el comercio de buena fé.

—¿Y es mucho el número de socios?

—Se comenzó en 1871 con una lista de cien miembros
que despues ha subido á trescientos. A cien pesos por
año cada uno, reunen treinta mil pesos gastados en la conservacion
del establecimiento.

—Se tienen, pues, por cien pesos, informes por valor
de treinta mil.

—Esas son las ventajas de la asociacion.

Mas mientras mis compañeros continúan hablando, yo
admiro la fiebre de negocios que hay en aquella Bolsa.
La sacra aurri fames del buen Horacio produce allí su
efecto. Todo es movimiento y agitacion. En verdad es
esto preferible á la inercia nuestra; á esos ricos de México
que esperan tranquilos que algun necesitado venga á
hipotecarles su casa ó su hacienda. Y aun los que son
activos entre nosotros solo sirven para explotar la nacion.
Allí sí encuentran el génio que les falta para otras empresas.


31

CAPITULO XII.
LA CALLE DEL CANAL.

La calle del Canal es la principal arteria de Nueva-Orleans.
Su anchura es próximamente de sesenta varas: su
longitud de algunos kilómetros. Al acercarse la vía á su
término; al recibir las corrientes de las calles Bourbon,
Carondelet, Royal, Saint Charles, Chartres, Camp y
otras varias, los establecimientos mercantiles se multiplican,
las casas ofrecen aspectos monumentales y una multitud,
que á cada instante se renueva, inunda las largas
galerías que en varios parajes cubren las aceras en aquella
grande avenida.

Para el extranjero que llega por primera vez á la ciudad,
la calle del Canal viene á ser un ameno caleidoscopio.
Por una parte, telas de variados colores, alhajas de
todas formas, objetos de porcelana y de cristal brillante,
cintas, sombreros, abanicos, encajes...... atrayendo las
miradas desde sus cárceles de cristal, y cubiertos en la noche
con esa palidez intensa que los focos de luz eléctrica
esparcen sobre ellos.

Más allá puestos de frutas donde parece que Pomona
preside. Rubíes de ciruelas y de cerezas; manzanas con
piel suave y sonrosada, cual el fino cútis de una mujer
hermosa; peras, duraznos, albaricoques, naranjas y esas
liliputienses entre los limones, las limas; fresas que se
derriten al toque de la lengua é higos frescos semejando


32

pequeñas bolsas de cuero negro llenas de semilla y almíbar.
Se tiene que hacer alto, aunque no se tenga hambre,
porque se ha llegado á saber que la mayor belleza no
está siempre en la flor. Se extraña la ausencia de nuestras
frutas del trópico, y se pregunta uno por qué estando
tan cerca no vienen á competir en hermosura con sus hermanas
y á superarlas en lo agradable.

Ese país es el paraíso de los limpiabotas. A cada instante
se distinguen esos artistas sobre cuero colocados á
lo largo de las aceras, provistos de sillas cómodas y de
descansa piés, y armados con cepillos y betun para hacer
del calzado un espejo.

El medio de la calle está recorrido constantemente por
carruajes y ferrocarriles. Los faetones, semejantcs á cunas
movedizas, alternan con los coches de peso El suelo
se halla emparrillado con rastros. Un negro ha recibido
sobre un eje con ruedas, un gran sombrero alto de hoja de
lata y, colocándose sobre la parte superior, hace correr
al caballo, anunciando el establecimiento á que todo
aquello pertenece. El General Button, vestido en traje
de gala, expende botones de un género especial, cuyo
mecanismo explica detalladamente. Un confeccionador
de muffins aprovecha los momentos de mayor concurrencia
para subirse sobre un carro y venir á realizar su mercancía
en medio de la calle. Por todas partes se ven esos
vendedores ambulantes; ya es un apache, ya otro que lleva
un molino movido por perros; ya, en fin, un tercero
que habla mucho y hace reir, y sobre el cual no se llega
á saber la utilidad que aquello puede producirle.

¡La estátua de Henry Clay! ¡Bella obra de bronce!


33

Fué inaugurada en 1856. En la base de ella tuvo lugar,
el 14 de Setiembre de 1874, una manifestacion popular
enérgica.

Dirigiendo la vista por la calle de San Cárlos, se distingue
el magnífico hotel del mismo nombre. Al acercarse
á la calle Camp, la hermosa Plaza Lafayette aparece
á lo léjos: allí está la estátua de Franklin y el Palacio
Municipal de columnas majestuosas. Por la esquina
de la calle Magazine se ve el Hotel "Saint James'
y despues, dando la vuelta y subiendo otra vez la calle,
se encuentra la "Iglesia de Cristo," construccion de ladrillo
estucado y pintado imitando piedra, y un teatro, el
principal de la ciudad.

Las señoras es el producto más maravilloso de aquella
tierra. Se comprende á los partidarios de la poligamia.
¡Los poetas y pintores, escultores y músicos, podrian levantar
un Panteon á las artes y á las musas, con la seguridad
de que no habian de faltarles fuentes de inspiracion!

Los hombres corren :odos á sus negocios. No se hallan
esos jóvenes elegantes, tan conocidos entre nosotros
bajo diversas denominaciones, que solo se ocupan en estar
expuestos al sol en las calles principales dirigiendo á
las señoras que pasan galanterías de mal gusto. Esa raza
de fainéants es, por fortuna para los americanos, desconocida
entre ellos. Se diria que absorbian sin provecho
la electricidad positiva de la nacion. Se les desterraria
como perniciosos.

Alguna gente de color se advierte en la calle reunida
con la blanca. Los recuerdos de la guerra concluida en


34

65 vienen naturalmente al espíritu. Antes de ella, el Sur
de los Estados-Unidos, teniendo por una parte la riqueza
altanera y por otra la miseria injuriada, debe haber semejado
una inmensa botella de Leyde con Auidos amontonados
de cualidades opuestas! ¡El dedo de un niño podia
ponerlos en contacto! Lo que los negros habian de
hacer, lo efectuaron los hombres del Norte: mas desgraciadamente
¡siemprc fueron necesarios lagos de sangre!

CAPITULO XIII.
UN CONVITE.—GRUNEWALD HALL.

Todos los que han estado en un puerto han comido á
bordo de un buque. Así nada nuevo cuento al decir que
un capitan de marina españela me invitó á comer en su
barco, y que yo acepté como debia una proposicion tan
atenta.

La comida se pasó en la conversacion general en estos
casos, los viajes. Despues subimos sobre cubierta á contemplar
el Mississipi.

Este gran rio es una ancha cinta de agua, uno de cuyos
lados está en Nueva-Orleans cubierto de mástiles
de toda clase, y el otro de chimeneas de vapores. Como
vía comercial es sin duda de las más concurridas
y contribuye tanto al movimiento de los Estados—Unidos
como pueden hacerlo sus múltiples caminos de
hierro. Del lugar donde nos encontrábamos el rio


35

recorre 120 millas para llegar al Golfo de México, viniendo
desde el Lago de Itasca ó Labiche, á los 47o 10′
latitud Norte, y recogiendo en su curso la mayor parte de
las aguas orientales y occidentales del territorio americano.

Eliseo Reclus es uno de los que mejor han caracterizado
esta inmensa corriente. "Es, ha dicho, el tipo más
sencillo de todos los grandes rios. Su orígen no lo toma
en los ventisqueros de alguna alta cadena de montañas,
como la mayor parte de los cursos de agua de Europa ó
Asia; no riega como el Eufrates, el Nilo ó el Rhin, campos
que los acontecimientos hayan repetidas veces hecho
célebres; no debe mucho á la historia ó á la fábula; no depende
más que de él mismo. Su importancia la toma de
la influencia que ha tenido en el desarrollo de las comarcas
que recorre; porque en efecto, entre la red hidrográfica
de un rio y la historia de un país existe siempre la relacion
íntima que puede haber entre el sistema sanguíneo
de un animal y sus costumbres."

El capitan del buque español me invitó á un concierto
que se daba en Grunewald Hall. Cruzamos varias
calles, llegandb por fin al edificio. Una espaciosa escalera
de fácil ascenso nos condujo al vestíbulo y al salon
principal. Es este de extensas proporciones: cien piés
de largo por cincuenta y cuatro de ancho. Soberbios
frescos y retratos de los principales músicos del mundo
cubren las paredes. Hay allí capacidad para mil personas
y las condiciones acústicas son inmejorables.

Varias composiciones de Beethoven y de Gottschalk
se ejecutaron en el piano. Oimos cantar la cavatina de


36

"Lucia" y una aria de "Favorita." Cuando las notas que
acostumbrábamos amar en los dias de infancia vuelven
á encontrar nuestro oido, se despiertan pensamientos
que habian huido ha largo tiempo y las primeras sonrisas
se asoman otra vez á nuestros labios.

Un poeta ha comparado el canto escuchado en dias
felices al viento que ha recorrido los lechos perfumados
de flores orientales. Se aspira siempre lleno de bálsamo,
aunque las flores hace tiempo hayan muerto. Así; aun
cuando los sueños felices hayan pasado, el acento de la
música los hace revivir en la memoria!

Uno de los concurrentes nos dió algunos detalles sobre
el lugar donde estábamos.

Este edificio, nos dijo, fué fundado en 1873 Por Mr.
Grunewald.

—¿Quién es Mr. Grunewald? pregunté.

—Un aleman venido á Nueva-Orleans en 1852, dedicado
al expendio de pianos y de otros instruments
músicos de viento y cuerda.

—¿Nos encontramos, pues, en un emporio de flautas y
de guitarras?

—Y de acordiones y órganos, de clarinetes y aún de
tambores. Pero todo esto no se halla sino en el piso bajo.
Allí puede vd. encontrar los famosos pianos de Steinway
y de Pleyel y un gran surtido de libros y de pliegos
con composiciones músicas de toda clase.

—Es este un verdadero templo de Euterpe.

—Y algunas veces tambien de Terpsícore. Se dan aquí
bailes: en aquella galería alta se coloca la orquesta y en
ese salon adyacente se sirve la cena.


37

Realmente aquel local presentaba comodidades. Daban
ganas de visitarlo detenidamente. Mas era ya tarde
y la fiesta habia concluido. Nos retiramos, por lo
mismo, tomando precauciones para no encontrarnos en
la puerta con un instrumento músico de nueva especie,
el llamado comunmente catarro.

CAPITULO XIV.
FUEGO.

Rodriguez se habia empeñado en ver Nueva-Orleans
en llamas. No pensaba sino en fuego, y nada lo entusiasmaba,
ni nada lo conmovia, sino la campana que lo
anunciaba.

Yo presumí que su gusto no habia de tardar mucho
en verse satisfecho. En efecto, esa misma noche, cuando
ya comenzaba á dormirme teniendo aún en la cabezá los
pianos de Mr. Grunewald, él saltó de la cama precipitadamente.

—Es fuego, me dijo, fuego, aquí cerca. Y sin poderse
contener más, tomó sus botines, sus pantalones y su saco,
abrió la puerta y se lanzó á la calle como un loco.

A los pocos momentos volvió, para que yo lo acompañase.
No era egoista y no queria gozar solo de un espectáculo
tan hermoso.

Salimos, y á los primeros pasos descubrimos una gran
claridad sobre el horizonte. Parecia una aurora boreal.


38

Los edificios estaban teñidos de rojo más ó ménos desvanecido
segun la distancia, cual si fuesen formados con
cristal de colores. Empecé á reconciliarme con el gusto
de Rodriguez y aún fuí comprendiendo que Neron
por amor al arte mandase quemar Roma. Las bombas
se anunciaban con sus campanas por todas partes: los
caballos iban al galope; nada respetaban y habrian atropellado,
sin importarles un bledo, cualquier transeunte
á quien hubiesen tomado descuidado. Afortunadamente
eso no era fácil en aquel momento en que la ciudad
se hallaba entregada al sueño. Rodriguez me urgia para
que apretara el paso; temia llegar tarde, y él deseaba
tomar en aquella funcion un sillon de orquesta. Pero
desgraciadamente no habia un coche ni un wagon en
aquellas altas horas; y cuando llegamos las bombas ya
no funcionaban, el elemento destructor habia sido vencido!

Rodriguez se enfureció como si hubiera ocurrido en
balde á la cita de una mujer hermosa. Dijo que no se iria
de Nueva-Orleans hasta que no la viera reducida á cenizas.
Dimos la vuelta á la manzana y la hallamos rodeada
de bombas y escaleras, del carro donde se enreda
el largo tubo de cautchuc, en fin, de todos los elementos
necesarios para luchar con el incendio.

Los caballos descansaban de la carrera, sacudiendo sus
crines y haciendo oir sobre el empedrado su calzado de
fierro. Parecia que tenian la conciencia de haber sido
ellos los vencedores, segun el orgullo con que veian á los
que se les acercaban. Sobre el carruaje que habian trasportado
estaban colocadas las bombas, de cabeza dorada,


39

y arrojando aún el calor al través de sus cuerpos de
acero, cual una persona á quien sofocase la circulacion
de su sangre encendida. Las escaleras no habian llegado
á extenderse; pcrmanecian agazapadas dentro de las
ruedas, semejantes al pulpo que no ha podido hacer uso
de sus antenas apresadoras. El largo tubo, que habia
sido llevado hasta el fuego, se hallaba ya enredado cual
una inmensa culebra...... Poco á poco toda esta procesion
de nuevo género fué desfilando tranquilamente, haciendo
esto contraste con la precipitacion con que acudió
á aquel lugar á los llamamientos urgentes del bronce
que anunciaba el peligro.

Es verdaderamente notable lo bien arreglado que se
encuentra este ramo de administracion en los Estados–Unidos.
Hay que fijarse en multitud de particularidades.
Los toques designan con toda claridad el lugar donde
es el incendio. Todas las manzanas tienen un número y
aún los altos guarismos pueden ser percibidos fácilmente,
Se trata, por ejemplo, del número 635: se dan primero
seis campanadas, despues tres, despues cinco. Hay telégrafos
en casi todas las calles para avisar el desastre á
los bomberos de guardia. Estos se hallan siempre en su
puesto: los caballos están guarnecidos, y hay algunos tan
bien enseñados, que van por sí solos á colocarse cerca
de la bomba á los primeros anuncios de fuego Los bomberos
no son pagados; hacen el servicio gratuitamente y
esto se considera cargo honorífico! Con semejantes costumbres
fácilmente se comprende que propósitos como
los de Rodriguez tardarán mucho en cumplirse, y que
para que arda Nueva-Orleans será preciso que, como en


40

otro tiempo en aquellas ciudades de que habla la Biblia,
caiga fuego del cielo.

CAPITULO XV.
LOS PRINCIPIOS DEL CARNAVAL.

Nos acercábamos al carnaval: estábamos en el juéves
que lo precede. Los periódicos insertaban todos los
dias una gran lista de las muchas personas que llegaban
á los diversos hoteles: el Ayuntamiento apuntalaba los
anchos corredores situados sobre las galerías de las calles
mas céntricas, para que no se desplomasen con el
peso de los que iban allí á presenciar las procesiones, y
la ciudad toda presentaba un movimiento que hacia comprender
que, cual si fuera una bolsa elástica, se introducia
en ella constantemente algo mayor que su contenido
ordinario.

Las fiestas en Nueva-Orleans anteceden al carnaval
en vez de seguirlo. Ese dia se repartian invitaciones
para un baile en Opera-house en elegantes cubiertas
con figuras de hoja de parra; y el "Times-democrat" hacia
una descripcion pormenorizada de la procesion que
iba á salir aquella noche, para la cual se habia escogido
un pasaje tornado del Ramayana.

Habia que dejar para más adelante la explicacion que
daba el periódico. En tres largas columnas hablaba de
los Vedas y de la poesía oriental, y no satisfecho con


41

esto, dedicaba otro tanto á hacer la historia del carnaval
en Nueva–Orleans. En cuanto á las invitaciones, abierto
el sobre, se encontraba un polígono en cuyo fondo estaba
el dios Momo meciéndose en el mar sobre una flor
desconocida, y adentro una tarjeta con el nombre de la
persona á quien iba dirigida.

Al dios no habia de valerle su orígen divino si un
viento fuerte le soplaba en una embarcacion tan frágil.
Mas dejando aparte esto, era preciso pensar ante todo
en prepararse para las fiestas.

Los restaurants de Nueva-Orleans, entre los cuales
hay algunos de primer órden, no podian contener el número
de parroquianos. Un paseo por los principales de
ellos, el de "Moreau," el "Cosmopolitan" ó el de "John,"
hubiese dado á un dispéptico deseos de ahorcarse. Todo
lo comible que nada, corre ó vuela, estaba allí. Los
productos de las huertas de las inmediaciones se hallaban
representados por una variedad considerable de legumbres
y de frutas. Los vinos en sus recipientes de
cristal imitaban topacios de colores diversos...... mas,
concluida la comida, lo principal era obtener un buen
sitio para distinguir el desfile de los carros.

Venian estos precedidos de policías á caballo y á pié
y rodeados de negros con hachones encendidos. Se presentaba
primeramente á la vista el templo de Indra.
A pesar de ser todo de carton, habia que temer aplastase
á algun espectador, si se le caia encima en el momento
que pasaba agitándose sobre el empedrado.—Seguia
despues Valmiki en el momento en que el dios de
tres cabezas le concede el don de la poesía. Lo más notable


42

en este carro eran los cuatro caballos que lo tiraban:
cubiertos con camisas encarnadas y no con gran conocimiento
de la divinidad que conducian, segun lo mucho
que la hacian vacilar sobre el trono.—Rishasring arrancado
con seducciones de su ermita. No habia que envidiarlo;
porque las mujeres que se lo llevaban no eran las
lindas jóvenes de Nueva-Orleans, sino hombres disfrazados,
las colas de cuyos fracs se trasparentaban bajo sus
vestidos un poco ligeros salpicados con adornos dorados.
—El sacrificio del caballo blanco. ¡Pobre animal! tenia
que compadecerse.—El consejo de los dioses. Consideré
que el jóven que iba sobre el águila llegaria á su casa
un poco maltratado con el trote que el ave habia tomado
al ser colocada sobre un vehículo de no muy buen movimiento.
—Casamiento de Rama.—Destierro del mismo.
¡Qué pronto acaba la dicha!—El crímen de Desaratha.
—Rapto de Sita.—Coronacion de Sugriva.—Sita aprisionada
en la isla de Lanka.—Rama invocando el Océano.
—Combate de Rama y de Ravana.—La purificacion
de Sita.—Su descendencia. Hé aquí lo que pasó á la vista:
algunos de los enmascarados saludaban á las señoras
con sus cinturones de serpientes, y aún uno de los asistentes
al matrimonio de Rama se entusiasmó y bailó una
polka: la cosa merecia la pena.

Todo aquel desfile habia tenido lugar entre aplausos
y manifestaciones de alegria. De sesenta á ochenta mil
personas, á no dudarlo, concurrieron al espectáculo. La
calle del Canal pareció estrecha. Pero áun no estaba terminada
la fiesta: la orquesta se hacia oir en Opera-House.
Habia que tomar el vestido de baile y procurar
que la noche tuviera un fin digno del principio.


43

CAPITULO XVI.
CONTINUACION DEL ANTERIOR.

Opera-House es un teatro situado en la esquina de
las calles Bourbon y Toulouse, teniendo una elegante fachada
sobre la primera de ellas, y es considerado como
uno de los buenos edificios de su género en los Estados-Unidos.

A las once de la noche de aquel dia todo lo aristocrático
de Nueva-Orleans se dirigia á ese lugar. Subiendo
la escalera, se entregaban las invitaciones y los abrigos
y se penetraba en la sala. Antes de conseguir esto último,
era necesario permanecer de pié algun tiempo en
la puerta, por encontrarse en esta agrupadas multitud
de personas. Si esto es incómodo en todas partes, lo es
más en una ciudad de los Estados-Unidos, porque los
americanos se permiten empujar cuando intentan abrirse
paso y ni siquiera usan el "Vd. perdone" que entre nosotros
tiene que decirse. Nuestra raza no está acostumbrada
á sufrir semejantes faltas, y así, para evitar un disgusto
en aquella sociedad extraña, lo más conveniente
era procurarse un asiento en alguno de los palcos.

Desde allí podia gozarse de un magnífico golpe de
vista. El teatro, bien iluminado, hacia reflejar su luz sobre
los trajes multicoloros de las señoritas y los disfraces
dorados de los máscaras. El telon estaba levantado: el


44

piso del patio habia sido nivelado con el del escenario:
la orquesta aparecia en el fondo. Los sacerdotes y guerreros
orientales y aun las divinidades indias, entre ellas
el dios Brahama, habian descendido de sus carros relucientes
para mezclarse con las young-ladies, y á la verdad,
no obstante su elevada estirpe, habian ganado mucho
en esa comunicacion profana. Pero lo que del bello
sexo se hallaba en el salon de baile no era la mayor parte:
en el dress-circle y en los palcos asomaban por todas
partes cabezas encantadoras.

¿Esos jardines de la belleza estaban guardados, como
en Inglaterra, por los dragones de la gazmoñería? ¿acostumbraban
los corazones, como en Francia, hacerse á la
vela, á probar fortuna en el océano del matrimonio, rehusando
el amor ir muy léjos en barcos tan frágiles? Para
el extranjero, la resolucion de estas cuestiones debia
preocuparle poco. No se podia tener la pretension de encontrar
en una noche labios que amasen verdaderamente
y habria que conformarse con los que estuviesen cerca.
El corazon es como la madreselva; se adhiere á la plan
ta que más se le aproxima. La pluma del amor, semejante
á la del pavo real, se tiñe de matices diversos segun
los rayos de luz que recibe.

Hechas estas refiexiones, podia ya descenderse de la
posicion elevada en los pisos superiores y tomar en el
baile activo participio. Se tocaba un wals. Estas notas
entusiastas jamas se oyen en vano. Pero cuando se lleva
el compás con toda regularidad; cuando no se convierte
la pieza en galopa, como se acostumbra algunas
veces entre nosotfos; cuando se estrecha un talle esbelto


45

y elegante y el aire nos hace aspirar perfumes embriagadores
y multitud de bellos ojos brillan sobre nuestra
cabeza, cual estrellas en el cielo; el placer adquiere
entónces el máximum de intensidad y la sangre marca
un grado bien alto en el termómetro del corazon.

Siguieron despues lanceros, punta y talon, variedades
y racquet. Ante estos nombres tenia que confesarse
ignorancia. Las variedades es un precioso baile, que
parece tener orígen frances. Personas que se mezclan,
paso de wals, chassés, polka, señoras que aprisionan á
un jóven, molinetes, alas...... La imaginacion tiene que
estar ocupada constantemente con tales combinaciones:
la pieza se llega á creer inventada por un celoso, para
que su adorada no tenga tiempo de escuchar del compañero
una sola palabra de admiracion, ni aun de cortesía.

El racquet es tal vez derivado de la palabra racket
que significa confusion. Sin embargo, no es sino una galopa
con paso algo cambiado. La confusion no viene sino
cuando no se sabe bailarlo; lo cual no es raro, ni aun
en los Estados-Unidos.

Recorrido el salon principal, se subia á los destinados
á los refrescos y á los licores. Los lábios delgados
de las copas convidaban á besarlos. No tan suaves como
los de una mujer, son en compensacion más sinceros.
Con el néctar que en ellos se liba se alumbra muchas
veces nuestro oscuro camino; desaparece de la frente
el ceño, el dolor queda ahogado y el corazon se hace
jóven. Con razon todos los poetas se han dedicado á
las anacreónticas, celebrando en ellas ese dios recibido
al nacer por Ino, educado por las musas y por Sileno
y del cual fluyen todos los sueños de trasporte......


46

En medio de los placeres las horas pronto pasan. Eran
ya las tres de la mañana. Varias familias habian dejado
el salon. Los últimos acordes de la orquesta se
hacian oir. Se tenia que tomar el sombrero y el sobretodo.

Una vez en la calle, acompañaban los recuerdos de la
alegría pasada. A los goces reales sucedian los de memoria.
La imaginacion se empeñaba en seguir todos los
detalles de la fiesta. ¡Habia desaparecido el vaso en que
estaban las rosas, pero el perfume de ellas continuaba
haciéndose sentir!

CAPITULO XVII.
LA ADUANA DE NUEVA–ORLEANS.

La Aduana de Nueva Orleans es una vasta construccion
de piedra situada sobre la calle del Canal. Su parte
exterior no presenta mucho notable. Los americanos
tienen generalmente un gusto depravado respecto á edificios.
Unas veces fabrican mezclando todos los órdenes
de arquitectura: otras ejecutan obras que no pertenecen
á estilo alguno. De estas últimas es la Aduana de Nueva—Orleans.

La comodidad y el ornato interiores suplen, sin embargo,
las más veces esta falta de belleza en las fachadas.
Bajo este punto de vista el edificio de que tratamos
no admite rival. Dividido en varios pisos, cada uno de
ellos presenta amplios corredores á cuyo lado se distinguen


47

oficinas para los diversos empleados del Gobierno
Federal. Todos los ramos que corresponden á las diferentes
Secretarías de Estado aparecen allí reunidos
Los juzgados de distrito, las cortes de circuito, el despacho
para los negocios de baldíos, están al lado de la administracion
de rentas y de los locales para los numerosos
dependientes de la Aduana, desde el administrador
hasta los celadores.

Los tribunales de justicia, amueblados con seriedad y
elegancia, se hallan situados en espaciosos salones. El
hombre debe hacer grande todo lo que lo empequeñece:
tal vez esta máxima se ha tenido presente. Mas lo que no
admite duda es que la buena representacion exterior contribuye
mucho á los fines de la justicia, y que al penetrar
en una gran sala se experimenta una sensacion de respeto
y recogimiento, que es imposible en juzgados colocados
en locales estrechos y con un mueblaje adecuado á
las escaseces del presupuesto. Los mexicanos deberiamos
comprender esto y ser un poco menos económicos
en los gastos indispensables al bien social.

Lo principal de la Aduana es el patio central del edificio,
donde está lo que se llama bussiness room, es decir,
el despacho de aquellas oficinas con que el público tiene
más continuo contacto. Deputy collector, Cashier, Deputy
Surveyor, Ware house clerk, Ware-house book-keeper,
Deputy naval officer, etc:
tales son los letreros que se ven
en las diversas vidrieras, las cuales separan el local de los
empleados del destinado á uso comun. El patio, como he
indicada antes, es magnífico. Sobre un piso de losas cuadradas
de mármol negro y blanco se levantan catorce


48

imponentes columnas, órden corintio con bases áticas:
los chapiteles de estas permiten dibujos indicativos á los
propósitos de aquel lugar: bajo—relieves representan á
Juno y á Mercurio. Las columnas sostienen un techo
de fierro con tragaluces cerrados por cristales de color
azul intercalado con blanco. Las dimensiones, especialmente
la altura, son considerables. Todo aquello viene
á ser un triunfo del arte y del genio del hombre. Hay
que verlo para poder apreciarlo bien. Por más que el
secreto de la felicidad consista en no admirar nada, esta
regla de Horacio, reproducida por Pope, tiene que olvidarse
en ocasiones determinadas.

Abajo del patio central y de los corredores se encuentra
el correo, el lugar para el calorífero y algunos almacenes.

Recorridos los diversos departamentos, si el conserje
lo permite, se puede hacer una excursion á la azotea. La
vista goza entonces de un espléndido panorama. Aquel
gigante de piedra domina por completo la poblacion.
El rio aparece circundando la ciudad en forma de media
luna ó de arco, cual si quisiera apretarla entre sus brazos.
Más allá de la corriente están los barrios de Algiers
y de Gretna. La calle del Canal extiende su ancho
tapete de los cementerios al Mississipi: á su izquierda,
un conjunto de casas de ladrillo con tejados puntiagudos:
á su derecha, almacenes y despues casas y palacios de
piedra y fierro. Los campos hermosos de la Luisiana limitan
el horizonte. Allí está, como dice Longfellow, la
selva primitiva. Se cree ver al abeto moverse dulcemente
y á los líquenes verdosos balancearse suspendidos á


49

los troncos. Se cree escuchar á las encinas seculares, lamentándose
sobre sus arpas sonoras, y al Océano, á lo
léjos, respondiendo con voz mugidora á las quejas de los
bosques. Las Melodias Irlandesas vienen á la memoria
y se exclama como Moore en el valle de Avoca:

Oh! the last rays of feeling and life must depart
Ere the bloom of that valley shall fade from my heart.

CAPITULO XVIII.
UNA REPRESEANTACION ESCÉNICA.

He hablado ya de un compañero de viaje, Mr. Delisle.
Establecido en el Estado de Veracruz hacia muchos años,
habia conseguido hacerse rico vendiendo algunos productos
de la industria francesa; pero al mismo tiempo
tambien se habia hecho viejo, y en aquellos momentos estaba
próximo á celebrar el septuagésimo aniversario de su
venida al mundo.

Mr. Delisle habia ido á los Estados-Unidos con el exclusivo
objeto de encontrar mujer.—Estoy solo, decia;
quiero tener algo que me nalague la vista. Mi casa, mis
muebles, no me satisfacen. Necesito una compañera,
á quien daré comodidades en cambio de un poco de
cariño.

En vano habia sido repecirle los sabios consejos de
Breton de los Herreros. Mr. Delisle, insistiendo en su
idea, habia buscado en Nueva-Orleans agentes para su
empresa, y acababa de fijarse en la principal actriz del
teatro de San Cárlos.


50

Aquella noche se representaba allí "La Mascotte,"
y él, deseoso de que todos sus conocidos admirasemos su
conquista en proyecto, fué á invitarnos, á Rodriguez y
á mí, para que lo acompañásemos al teatro.

Si las representaciones escénicas instruyen ó moralizan,
es una cuestion sobre la que hay variadas opiniones.
Pero en lo que casi todos están conformes es en que el
teatro distrae. Alfonso Karr, al consignar esta idea, no
ha hecho sino expresar una verdad que no necesita ciertamente
muchas demostraciones.

Habia por lo mismo que aprovechar la invitacion de
nuestro amigo. A las ocho de la noche atravesamos la calle
de San Cárlos. Dejamos á un lado ese hotel de gruesas
columnas, de numerosas ventanas y de imponente cornisa,
el mejor de la ciudad. Pasamos, sin fijar nuestra vista,
ante esas tiendas elegantes de relojes y atha as que
casi rivalizan con las de la calle del Canal. Nos detuvimos
un momento en las puertas de la Academia de Música,
teatro perteneciente á Mr. David Bidwell. Por último,
entramos en la sala escénica á la cual habiamos dirigido
nuestros pasos.

El teatro de San Cárlos es un teatro como cualquier
otro. Sus asientos no son cómodos; sus decoraciones no
son atractivas ni elegantes; las compañías, que en él trabajan
no son las mejores...... Pero no sigamos hablando
de sus cualidades negativas. Digamos más bien que sobre
un parterrc con bancas se levanta un anfiteatro con dora
dos y sobre este una galería superior que sostiene un techo
con algunas pinturas.

Cuando nosotros llegamos, la representacion habia ya


51

comenzado, y la pretendida de Mr. Delisle se encontraba
en escena. Habia que hacer justicia al gusto de nuestro
anciano amigo. En general con la edad se desarrolla la
ambicion. El hombre es siempre un sediento de hermosura:
mas en los años juveniles bastan cuatro quilates,
mientras que despues se exige una ley superior á la de
las más finas alhajas.

Mas si las actrices eran bellas, si los coros femeninos
no presentaban, como entre nosotros, esa serie de figuras
arrancadas á las peores tapicerías, en cambio el bajo
era un animal, que no sabia más que bramar, y el tenor,
en los trozos apasionados, á falta de corazon, enseñaba
los dientes.

El que desempeñaba el papel del principe Lorenzo
hacia recordar las compañías con las que el empresario
Moreno acostumbra deleitar al público de México. Se observaba,
no obstante, una diferencia á favor de lo que en
aquellos instantes se tenia á la vista. Lo que Moreno
exhibe son payasos propios para volantines; mientras que
aquel era un clown de circo.

Nuestros amigos Muñoz y Delavigne se hallaban en el
espectáculo, y pronto se reunieron á nosotros, emprendiendo
conversacion con Mr. Delisle sobre la que era objeto
de los pensamientos de este último.

—Debe vd prescindir, le dijeron. Esta actriz está en
relaciones con un jóven rico que le da todo lo que necesita
y á quien ella ama.

—Imposible, contestó Delisle. Le he enviado una carta
y me ha hecho concebir grandes esperanzas.

—No es ella: son los agentes de vd. los que en cambio
de dinero le dan ilusiones.


52

—¿Pero están vdes seguros de que ella lima á ese jóven?

—Vd. se convencerá pronto.

Una sombra negra pasó por la frente del anciano.
En el cielo del amor habia encontrado pronto el infierno
de los celos. Comenzaba á devorarlo ese fuego de una
noche sin fin, ese fuego que quema y no da luz, en el
cual se encuentran todos los tormentos!

Hicimos una seña á nuestros amigos para que no continuasen
la conversacion.

Mientras tan to la Mascotte continuaba entre una serie
de bufonerías. Al terminar el segundo acto, cuando
el príncipe Lorenzo quiere detener á Betina, ésta lo hacia
rodar desde lo alto de una escalera al menos de cuatro
metros. La cancion del orangutan era acompañada
por un instrumento músico que hacia un ruido atronador.
Las invitaciones á Pippo para que entrase en el
cuarto de su amada pasaban la línea de lo permitido en
el teatro...... Por fin el telon cayó, y empezamos entonces
á tratar de concluir la noche en un baile que tenia lugar
en Odd-fellows Hall.

Casi habiamos convencido á Mr. Delisle para que nos
acompañara cuando, al dar algunos pasos en la calle, vimos
á la hermosa actriz con el caballero de quien antes se
habia hablado. Nuestro amigo no pudo sufrir aquel golpe.
Quiso retirarse y nosotros respetamos la profundidad
de su pena. El teatro es un lugar resbaloso para
una jóven, ha dicho Rigaud. ¡Ah! ¡por desgracia lo es
tambien para un anciano!


53

CAPITULO XIX.
UN BAILE.—LOS CEMENTERIOS.—EL LAGO PONTCHARTRAIN.

Un baile cursi es lo mismo en todas las partes del
mundo. Esta reflexion hice al entrar al salon de Odd-fellows.

Los tipos parecian copiados. Las mismas mujeres,
con ridiculeces en vez de adornos, y los mismos hombres
con fracs cuyas colas parecian gallardetes, y con sacos
abrochados en los cuales la grasa hacia reflejar la luz, cual
si fuesen espejos.

Con esta sociedad de medio tono podia uno atreverse
á ensayar los bailes ingleses. ¡Santo Dios! ¿qué es
eso que disloca las piernas? Es el pendulum racquet. ¿Y
esa vieja lady que parece un tonel? Me va á arrebatar
entre sus brazos en la primera figura de lanceros. ¡Dios
mio! para qué me coloqué en frente de ella. En compensacion,
al tocarse las Variedades, formamos un grupo en
el que solo aparecen mujeres bonitas; pero algunas copas
de cognac nos han trastornado un poco, y esto,
unido al inglés y á las vueltas de wals, nos marea de tal
suerte, que hemos acabado por echar todo á perder.

Lo anterior no nos ha impedido encontrar novia. Rodriguez,
que no hablaba sino español, se arregló con una
señorita que conocia este idioma; Delavigne con una inglesa;
yo me quedé con una simpática francesa; y solo
nos faltó una alemana para acabar de conquistar el
mundo.


54

Rodriguez se ha impresionado en la reunion. Piensa ir
al dia siguiente á pasear bajo los balcones de la novia y
aun tiene intencion de pedírsela al papá. En cuanto á
Delavigne, es otra cosa. Está envejecido, segun él dice,
en empresas amorosas, y lo que no ha obtenido podrá
alcanzarlo en la primera hora que, sin testigos incómodos,
pueda conversar con la señorita.

Las cuatro de la mañana nos sorprendieron bailando.
El salon era magnífico, la orquesta espléndida: solo faltaba
algo que verdaderamente impresionase el corazon......

Al dia siguiente habia que dormir hasta las dos de al
tarde. Con el dolor de cabeza proveniente de la desvelada,
¿qué cosa mejor podia hacerse que tomar un carruaje
y dirigirse á West End á tomar aire?

El camino para el lago Pontchartrain pasa junto á
los cementerios. La sensibilidad nerviosa excitada por
la vigilia encuentra cierto melancólico encanto al contemplar
un conjunto de tumbas. Sombreadas las que estaban
á la vista por álamos que lloraban y por pinos que
se conservaban verdes á pesar del invierno, convidaban
á bajar, como en "Roberto el Diablo," al país de los sepulcros;
á detenerse á leer esas inscripciones, últimos gritos
del dolor de las familias; y aún la fantasía avanzaba
hasta querer tocar las calaveras descarnadas, los huesos
frios, los cuerpos en disolucion que dormian bajo aquellos
monumentos blanqueados! Entremos á los dominios del
verdadero rey de la creacion, el gusano. ¡Tú, hombre, todo
lo devoras; pero ese pequeño animal se encarga de la revancha!
Con razon la mano suicida de Hamlet se detuvo


55

ante la consideracion de las pesadillas de ultra-tumba;
porque, en efecto, ¡qué sueños más terribles que los que,
con motivo de esos roedores incansables, asaltaban á Durandarte!

Lo que principalmente llamaba la atencion en el campo
santo era el monumento confederado erigido por las
señoras de Nueva—Orleans. A la memorial de los valientes
que combatieron y caysron.
¡Magnífica obra de afecto,
que el escultor ayudó con sus esfuerzos! Los gigantescos
combates de la guerra civil venian á la memoria.
Ya no estamos felizmente en aquellos tiempos, de que
habla Isócrates, cuando á Adrastro, rey de Argos, le era
preciso ir á rogar á Tesco no sufriese que los cuerpos
de tantos valientes permaneciesen sin sepultura, teniendo
el rey de Atenas que enviar embajadores á Tebas
para que se dejasen enterrar los cadáveres. La civilizacion
ha introducido otras costumbres, y ha quedado solamente
para los versos de Virgilio el anatema aquel:

Non te optima mater
Cundet humi, patriove onerabit membra sepulcro;
Alitibus linquere feris......

Despues de los cementerios, el camino seguia bordeando
un canal. Al otro lado de éste; distinguíase la locomotora
con su largo séquito de carros, reproduciéndose
en el agua sus imágenes invertidas. Volvíase á admirar
esa notable vegetacion de la Luisiana, formada en su mayor
parte de cipreses. Habia que detenerse á pagar peaje.
Por último, despues de quince ó veinte minutos, llegábase
al lago.


56

El que, yendo de México, creyese encontrar algo semejante
á la laguna de Texcoco, se engañaria completamente.
Aquella preciosa extension de agua cubre muchas
leguas. En ella paséanse pailebots y aún vapores.
Los muelles extienden hácia las aguas sus postes de
madera. Un jardin, qne forma el encanto de los niños
de la ciudad, adorna una parte de la orilla; y en la otra
se elevan restaurants de madera y audaces miradores que
pretenden dominar aquel horizonte.

Aquellos son sitios propios para la meditacion. En
esas ondas tranquilas, en esos botes que se descubren,
¡bello seria pasearse al lado de una mujer amada! Mas
el que ha nacido con mala estrella, cuando se mece entre
las aguas, tiene que hacerlo solo, y frecuentemente
con los vientos agitados del mar bravío!

Esta palabra solo es terrible. En vano quiere uno entregarse
al excepticismo; en vano se busca entre las impresiones
de los viajes algo que calme la fiebre del alma.
No se encuentra consuelo; y semejante al que está herido
de muerte, cuando se llega á creer sano un momento,
es para sentir más punzantes los dardos de la enfermedad!

Pero el matrimonio ¿no es tambien un problema de
difícil solucion? ¿Las antorchas del himeneo no apagan
pronto los fuegos del amor? ¿Es acaso fácil la comunidad
de sentimientos y de ideas? El lazo de flores puede
perder todo su encanto al convertirse en una cadena.

Por donde quiera hondos abismos. ¡Maldicion! exclamaba
Lord Byron, no se puede vivir con las mujeres y
tampoco se puede vivir sin ellas. Esta es la realidad


57

Pero cuando ménos al observar los espectáculos de la
naturaleza, su presencia es preferible. Ellas los animan;
y ll go a creer que el Paraíso era bien monótono ántes
de que apareciese Eva.

CAPITULO XX.
LA IGUALDAD Y LA LIBERTAD EN LOS ESTADOS-UNIDOS.

La igualdad es una planta dificil de aclimatar en el
mundo. No se ha encontrado todavía invernadero donde
ella subsista. Los sacerdotes orientales la extirparon
con el establecimiento de la casta. Los griegos y romanos
admitieron en su oposicion la esclavitud. El mundo
germánico trajo el feudalismo; y aun despues de los
progresos de la civilizacion y de las avanzadas ideas del
siglo XVIII, los títulos de nobleza existen en casi toda
Europa, y la diferencia de fortunas ha levantado en
todas partes barreras mayores que las del nacimiento.

Inútilmente se han hecho esfuerzos para minorar la
desigualdad y se ha venido suavizándola, convirtiéndola
de casta en esclavitud, de esclavitud en feudalismo. Inútilmente
los grandes pensadores han clamado de continuo
contra las injusticias sociales. La perfeccion es difícil
obtenerla, y se pasarán muchos siglos ántes que se resuelva
un problema que parece ser de complicada solucion.

No son los títulos de nobleza los que tardarán en desaparecer.
Si el Lord Largas Orejas, como decia Tackeray,
es un asno; si siéndolo debe ir de embajador á


58

Constantinopla; si su hijo mayor está seguro de un lugar
en el Parlamento; si sus hijos más jóvenes se dignarán
consentir en ser nombrados capitanes ó tenientes
coroneles; los demás, que valen tanto como Largas Orejas
y que pueden razonar mejor que él, no querrán tenerlo
por amo, ni consentirán más tiempo en acepillarle
las botas.

El principal obstáculo consiste en la desigualdad producida
por las riquezas. Esta diferencia es una consecuencia
necesaria del principio de propiedad, y este principio
es indispensable para la subsistencia de las sociedades;
es el elemento vital que las constituye. El nivel
completo es imposible. Mas ¿no se pueden dulcificar los
efectos de esta desigualdad necesaria? ¿no se puede,
conservando ileso el principio, encontrar un medio de
hacer ménos sensible esa diferencia que necesariamente
tiene que existir entre los favorecidos por la fortuna y
los que han sido abandonados por esta diosa inconstante?

Los Estados-Unidos es el país del mundo que ha dado
más pasos en esta senda llena de tropiezos.

La igualdad ha llegado allí favorecida por la historia
y por el carácter especial de aquel pueblo. Los puritanos,
arrojados de Inglaterra, no se encontraron, como los
españoles en las otras partes de América, una raza conquistada
de la que poder servirse. Tuvieron que labrar
ellos mismos sus tierras, que no tomar posesion sino de
lo que podian cultivar, que entregarse á constantes fatigas
para su subsistencia. Entre estos colonos no era posible
que tomasen increments ideas aristócraticas y todos


59

ellos se hallaron iguales en derechos como lo eran
tambien en el trabajo.

Sin duda las colonias del Sur las dos Carolinas,
Georgia y Virginia, no se desarrollaron bajo circunstancias
tan favorables. Pero vino la separacion de la madre
patria y con ella la adquisicion de extensos territories
que á nadie pertenecian y que el Gobierno fué enajenando
por pequeñas fracciones. La propiedad territorial
se encontró así dividida, y el nivel arrojado entre la
clase más numerosa de pobladores.

La guerra de 65 añadió nuevos elementos á la igualdad.
La industria, el comercio y la minería, en su rápido
incremento, han creado en verdad cuantiosísimas riquezas.
Pero la laboriosidad, comun á todos, ha atenuado
las consecuencias de la acumulacion, y el equilibrio
imposible ha sido compensado por el carácter que el
desarrollo histórico, anteriormente indicado, ha desenvuelto
en las clases.

El rico, en efecto, en los Estados—Unidos, no es ese
sér inútil de quien habla Carlyle, que profesa como principales
artículos de fé que los pantalones deben estar
ajustados á las caderas y que es permitido á la humanidad,
bajo ciertas restricciones, usar chalecos blancos. No
es ese monje del monte Athos que á fuerza de observar
con toda su atencion su ombligo acaba por descubrir ahí
el verdadero apocalipsis de la naturaleza y el cielo revelado.
El rico es una persona que va todos los dias á
trabajar á su despacho; á quien los negocios lo hacen
mezclarse continuamente con hombres de todas condiciones
y necesitar más ó menos de ellos; á quien las ocupaciones


60

no dejan tiempo para hacer gran ostentacion de sus
riquezas; y que por lo mismo no puede afectar separatismo,
ni distinguirse por traje propio, ni dedicarse al
culto de sí mismo, ni constituirse, en fin en un sér aparte,
provocando poco las simpatías por el orgullo y por la
jactancia.

Mas si alguno no reuniese estas condiciones, se encontraria
en los Estados-Unidos con circunstancias poco favorables.
¿Llegaba á creerse un sér superior? nadie le
haria caso; ¿trataba de dominar? no lo dejarian; ¿empleaba
el tiempo únicamente en pasearse por las calles, luciendo
sus vestidos ó exhibiendo sus carruajes? la sociedad
lo desecharia como un ocioso. No hay en aquel país
la corrupcion que en los pequeños produce generalmente
el contacto con los poderosos No se encuentran fácilmente
individuos arreglados al tipo del mayor Pendennis.
No se hace consistir la felicidad en saludar á un
potentado; ni se tiene necesidad de ser tratado con esa
condescendencia humillante con que los grandes abruman
á sus inferiores. El trabajo es demasiado activo para
atender á tales frivolidades.

De aquí proviene que en todos los lugares, en los
hoteles, en los restaurants, en los teatros, se note en los
Estados-Unidos cierta igualdad imposible de hallar en
otra nacion. Puede uno estar junto á un millonario sin
sospecharlo; y aprovechándose las riquezas para todas
las comodidades de la vida, pocas veces se hace de ellas
un instrumento de vanidad.

En cuanto á la libertad, baste recordar que los primeros
colonos llevaron á América las libertades británicas:


61

y que desde entónces han florecido echando raíces profundas.

Ariosto simboliza la libertad en una hada que por una
ley misteriosa de la naturaleza está condenada á aparecer
en ciertas ocasiones bajo la forma de una serpiente
venenosa. Muchos engañados por este disfraz, dice el
poeta, llenos de disgusto, tratan de aplastarla. Pocos son
los que se apiadan de ella y la protegen á pesar de su
aspecto repelente. A estos últimos, más felices, se les
aparece despues bajo la forma bella y celeste que le es
propia, acompañando sus pasos de venturas y de riquezas.

El escritor italiano no sospechaba que habria un pueblo
al que la diosa se presentaria sin metamórfosis alguna.

No hay necesidad de entrar en el exámen complicado
de la organizacion pública para comprender la libertad
existente en los Estados—Unidos. Basta fijarse en
los primeros hechos que ocurran en la calle.

Se oye una música: se ven soldados con trajes pintorescos.
¿Es acaso una parte del ejército? No. Son los
italianos que se han organizado en una compañía armada
y que salen á lucir armas y vestidos. Lo mismo hacen
los españoles, franceses, alemanes y podrian hacerlo los
demas extranjeros.

Una cuarentena de individuos, con uniforme negro y
vivos encarnados, marcha tambien por las calles con
una banda de música á la cabeza. Es la sociedad Odd-Fellows,
que celebra el aniversario de su fundacion.

Por cualquier motivo se improvisan manifestaciones


62

ruidosas, sin que estén sujetas á restriccion de ningun
género.

El militarismo jamas ha podido entronizarse en los
Estados-Unidos. Washington tuvo en su mano todos
los elementos para una dictadura vitalicia: mas prefirió
la felicidad de su país, y al retirarse por primera vez á la
vida privada, escribia á los gobernadores de los Estados:
"La libertad es el cimiento de nuestro edificio: cualquiera
que ose profanarla debe ser considerado como
traidor y castigado severamente por el pueblo ultrajado."

Las libertades de conciencia y cultos, de la palabra,
de la prensa, de reunion y peticion, y en suma, todas las
garantías individuales, han sido siempre una verdad en
el país vecino. Finalmente, para exponer bien hasta
dónde llega este espíritu de libertad, citarémos el caso
ocurrido con motivo del veto impuesto al bill que prohibió
la admision de chinos. El Presidente Arthur fué
ahorcado en efigie en varias poblaciones, sin que nadie
se opusiese á esta manifestacion.

CAPITULO XXI.
EN LA CATEDRAL.

No se tienen generalmente grandes deseos de visitar
iglesias. Se recuerdan los dias de infancia en los que,
en las mañanas de verano, cuando las flores, los árboles
y los pájaros hubieran de buena gana ocupado el pensamiento,


63

era uno llevado al templo por una mano femenina
y allí cocido, como una patata, en la no ventilada atmósfera
de un edificio que el sol bañaba con sus más brillantes
rayos y que la multitud ocupaba tan por completo
que apenas quedaba para cada concurrente el reducido
espacio de un pié cuadrado. Recuerda uno la misa
cantada oida en aquella incómoda prensa y el sermon
en el que no era posible quedar con los ojos abiertos.
Aún se tiene en la imaginacion la cara redonda del predicador;
su manga, que parecia un telescopio dirigido
hácia el público; su voz arrulladora, cual el zumbido de
un trompo que poco á poco iba cayendo en tierra, hasta
que se apercibia que el que estaba próximo á caer era
uno mismo, si continuaba dormitando. Todo esto y mucho
más viene á la memoria. Dejemos la oracion para
cuando verdaderamente se tenga el espíritu dispuesto.

Pero ¿nos irémos de Nueva Orleans sin conocer las
iglesias? ¿no asistirémos á esas prácticas devotas que
forman una buena parte de la vida de un pueblo? Los
viajeros deben proponerse observar lo más que puedan.
Hay que concurrir á los templos.

Tales fueron los propósitos que Rodriguez y yo hicimos.
Pero la dificultad consistia en la eleccion. Se encuentran
iglesias católicas, episcopales, congregacionalistas,
presbiterianas, anabaptistas y hasta sinagogas.
Hagamos á un lado á estas últimas: ya pensaremos más
tarde seriamente si nos circuncidamos ó no. Por ahora
dirijámonos á cualquier templo cristiano. Que el acaso
nos guíe.

Eran las diez de la mañana. Distinguimos, al salir de


64

nuestra habitacion, á una señora con un traje color de
yerbas y un gran libro de oraciones en la mano. Es acaso
una viuda á quien el luto empieza á ser molesto. Sigámosla,
entre otras razones, porque ha de ser difícil
perderla de vista.

Ella nos conduce á los hermosos jardines de la Plaza
Jackson. Aquellas avenidas culebrean entre prados
sembrados de césped, naranjos con frutos de oro, magnolias
elegantes que se levantan ufanas, y plátanos con
anchas hojas propias para parasoles. Al frente se distingue
la catedral católica, la iglesia de San Luis por otro
nombre, con su vasto cuerpo de piedra, en el que se reconoce
la construccion española, y campanarios puntiagudos
que se elevan en el aire. Dos edificios adyacentes
á sus costados parece que estuvieron en un tiempo
destinados á los sacerdotes que la servian. La estátua
del general Jackson, libertador de Nueva-Orleans en
1815, representando á este con el caballo encabritado y
el sombrero en la mano cual si saludase á la catedral,
se admira en medio de los jardines colocada sobre un
pedestal de granito y protegida por una verja de hierro.
Pero la señora del vestido verde ha entrado ya á la iglesia
y es tiempo de cesar en nuestras observaciones.

El interior del templo se halla bajo una luz suave que
dejan pasar los vidrios de colores. Un sacerdore con túnica
morada lee la epístola en el altar mayor, mientras
que otro se prepara á subir al púlpito. Diversas columnas
sostienen una galería sobre la cual, lo mismo que
en los asientos de abajo, se admiran esas mujeres hermosas
que tanto abundan en Nueva-Orleans. La vista


65

se fija en un fresco colocado sobre el altar mayor que
representa á San Luis aconsejando á los primeros cruzados.
Además del altar principal hay otros dos. El piso
es de madera y mármol. Abrimos la puerta de un banco
de familia y nos instalamos en él cómodamente. Si hubiéramos
sido capaces de ocupar tres más que están á
nuestra espalda, lo podriamos haber hecho. El sermon
en frances comienza y con él tambien la divagacion de
mi espíritu.

Tengo enfrente una tumba. ¿De quién es? Puedo al
fin leer: D. Andrés Almonester y Rojas.—¿Poro quién
fué ese caballero que yace ahí tan bien acomodado?—
Coronel de las tropas provinciales españolas.—No es
bastante.—Fundador de esta iglesia.—Ahora sí comprendo
el motivo. La catedral, destruida por un incendio,
fué reedificada merced á la piadosa liberalidad de
este individuo. Han hecho bien en enterrarlo suntuosamente.
Ya por este sepulcro recordaré la iglesia; como
me acuerdo de la catedral de Sevilla por la tumba de
San Fernando, y del templo principal de Tours por la
de San Martin.

Mas percibo que un poco de polvo se me ha introducido.
Toso. Rodriguez tose y estornuda. ¿Si será el polvo
de las tumbas? Si aquellos buenos ciudadanos que allí
duermen se habrán propuesto distraernos de nuestras
meditaciones piadosas, convirtiéndose en rapé que no
es de nuestro gusto? En aquellos momentos suena
el órgano. Sin duda que tambien tiene polvo en sus fuelles,
á juzgar por su voz fuera de tono. No hay remedio;
los muertos han invadido la iglesia y se encuentran


66

sobre los bancos, las paredes y el piso, convertidos en
átomos impalpables.

Pero he olvidado que el sermon ha concluido y que
se está entonando el credo. Hago entónces esfuerzos
para volver mi atencion hacia la ceremonia. Creia ya
haberlo conseguido cuando, al volver la cara, encuentro
á la dama que habia sido nuestra estrella conductora.
Su libro de oraciones, de pasta nacarada, tiene dos
grandes iniciales: J. C. ¿Cómo se llamará esta señora? ¿Tendrá
por nombre Juana? ¿Le regalaria ese libro su difunto
esposo? Estas y otras cuestiones que nada me interesan,
ocupan mis pensamientos de tal modo, que no
he observado que el sacerdote va á dar la bendicion.
Recibimos esa señal que nos despide, de donde la misa
ha tomado su nombre latino. Rodriguez se apresura á
tomar la puerta; yo lo sigo; y el órgano expresa su
alegría, tal cual puede hacerlo en su reumático estado.

No había que pensar en concurrir á otras iglesias.
Nuestras plegarias estaban léjos de ser granos puros de
sal, como dice Sainte-Beuve. Preferible era comprar
una guía de forasteros y conocer por ella lo notable que
contenian los templos de la ciudad.


67

CAPITULO XXII.
EL REY.

Cañonazos, músicas en las calles, soldados que forman
valla, muchedumbre que se agolpa, animacion extraordinaria......
¿pero qué pasa? ¿por qué tanto alboroto?
Es que ha llegado el rey y que todos se aprestan
á recibirlo.

¡Pero rey en una ciudad americana! ¡descendientes de
Washington que lo admitan con júbilo! Recordemos
que estamos en lúnes de Carnaval y preparémonos á
nuevas sorpresas.

No es solamente un rey el que se presenta; es el pasado
todo que resucita ante nuestros ojos. El rey es Su
Majestad Enrique III, monarca frances en los buenos
años de 1574 á 1588. Los soldados que le preceden, si
se pudieran eliminar las banderas alemana y de las
estrellas, podrian pasar por las guardias francesas y por
los suizos. ¿Y esos de sombrero de tres picos con vestidos
amarillos y azules que vienen cerca de Su Majestad?
Son tal vez los que forman la gran guardia de
los Cuarenta y cinco; aquellos que hicieron á su
soberano
el inmenso servicio de librarlo del Duque de Guisa.
El servicio costó la vida á Enrique, extinguiéndose con
él la raza de los Valois; pero en cambio pudo creerse
rey de Francia por un momento, y tuvo la satisfaccion
de tocar con el tacon de su bota sobre la cabeza de su
primo muerto!


68

Mas no nos adelantemos á lo que tenemos á la vista.
Los episodios tempestuosos del final del reinado aún no
deben haber ocurrido, á juzgar por la fisonomía del rey,
(trasiadada al carton) que representa un jóven de 28 á
30 años. Los que han organizado la exhibicion lo conocen
bien. Lo han rodeado de favoritos, frailes y animales.
Allí van con elegantes trajes multitud de individuos
que supongo que representarán á Cailus, Entragues
y Livarot, muertos en desafío por la espada de los
partidarios de Guisa, ó á los dos Joinville y D'Epernon,
si queremos fijarnos en época posterior. En el carro de
los equipajes un perro intenta saltar, pero no se atreve:
con las orejas levantadas y los ojos fijos en el suelo,
procura en algunos momentos comunicar á sus músculos
el movimiento de su voluntad; pero pronto el estremecimiento
el carro sobre el empedrado lo hace comenzar
á perder el equilibrio, y comprende que lo que se propone
no es fácil. Loros tambien se conducen: ¿pero loros
en tiempo de Enrique III? ¡Ah! sí, ya recuerdo que
estos interesantes animales fueron conocidos cuando el
descubrimiento de América, y que un andaluz que se
acercó á uno de los primeros que se llevaron á España,
al ver que el pájaro se enojaba y gritaba, se quitó el
sombrero y le dijo: "Usted dispense, caballero; no sabia
fuese usted hombre."

El rey se va á pasear por todas las calles de la
ciudad; va á concurrir al besa–manos; asistirá á todos
los teatros y bailes; y es tanto el trabajo que tiene,
que mañana ya no podrá más y entregará la corona á


69

otro individuo que desempeñe tan importantes atribuciones.

CAPITULO XXIII.
PROCESIONES Y BAILES.

El lúnes y mártes de Carnaval están destinados en
Nueva-Orleans á las procesiones y á los bailes.

En vez de los santos que en otras épocas acostumbrábamos
en México pasear por las calles, se exhiben
allí las teogonías del Oriente; y se reemplazan las esculturas
de madera por jóvenes enmascarados que toman
parte en aquellas representaciones.

Hemos hablado ya de un desfile de carros en el cual
el Ramayana hizo el gasto. Despues le tocó su turno al
Egipto. Proteo, Ra, Isis, Apis, Serapis, el juicio de
Osiris, pasaron sucesivamente ante la vista. a las pocas
horas las fiestas del año se presentaban de bulto en
una larga serie: seguian las diversiones todas de la humanidad.
Era para dar jaqueca. Pero ¿no se cansan
aquellas gentes? Se consumen en estos entretenimientos
el dinero y las fuerzas.

El Carnaval no tiene para Nueva–Orleans un fin meramente
recreativo. Esas exhibiciones lujosas de carros
y trajes atraen á la ciudad buen número de gente del
campo y de las otras ciudades de los Estados–Unidos.
Se divierte á los forasteros; pero ellos, en cambio, se


70

ven obligados á hacer algun consumo. De este modo
la poblacion recibe decuplado lo que de pronto ha tenido
que gastar.

Tal es el secreto, y por eso se ve á los negociantes
más formales tomar parte en la farsa. ¿Qué hacia en el
coche del rey aquel comerciante en tejidos de algodon
á quien siempre se encuentra en su almacen grave y
serio, dedicado por completo á sus asuntos?. Representaba
un duque, y lo que es peor, la representacion le
cuesta algunos cientos de dollars anuales.

El mártes de Carnaval el rey habia cambiado. Ya no
era Enrique III el que daba la ley; era el Emperador
del Japon, el Mikado, el que acabó con el poder del
Taikun. A la verdad era sensible no tener á la vista la
historia de la interesante lucha japonesa durante los
años de 68 á 69: habia que conformarse con ver desfilar
á los hijos del Asia con sus sombreros puntiagudos
y sus parasoles de color.

La procesion principal es la famosa del Mistick Krewe
of Comus.
Los trajes son más escogidos; los adornos
más brillantes. El objeto elegido aquel año era las
adoraciones de la humanidad; todo lo que esta ha en
algun tiempo venerado. Aparecian las tres virtudes, de
las cuales la caridad es la mayor: el templo de Belo de
los Asirios; las ceremonias del Sol de los Sud–Americanos;
el toro sagrado de los Egipcios; el sacrificio de
Ifigenia de los Griegos; las vestales romanas; el paraíso
de los musulmanes; el templo peruano de Cuzco,
y aun el culto de los nuevo-zelandeses, entre banquetes
de carne hnmana. Los miembros del "Mistick


71

Krewe" fueron á descansar de sus fatigas á un suntuoso
baile, que tenia lugar al mismo tiempo que el del rey.

Habia yo sido convidado á ambos. Los americanos
conocen las leyes de la hospitalidad. Han leido la fábula
de Filemon y Baucis; no quieren exponerse á la
multa de tres sueldos de la ley de los Borgoñones;
aceptan los consejos de los capitulares de Carlo Magno.
Y así, aunque era yo extranjero, aun cuando apenas hacia
unos dias que habia llegado á la ciudad y no tuviese
grandes conocimientos, recibí, sin embargo, invitaciones
para todas las fiestas del Carnaval.

Preciso era corresponder y presentarse en ellas, ya
que no se tenia el poder que en la leyenda oriental tuvo
el ángel Gabriel para recompensar la buena acogida
de aquella familia que le ofreció el plato de los siete corazones.

Los salones del "Mistick Krewe" estaban concurridos
por la aristocracia de la ciudad. Lo más notable
estaba allí. Fuí presentado a algunas familias, y á
la verdad no encontré en ellas esa tirantez de modales,
esa seriedad y circunspeccion extremas, esa altivez inmotivada
que frecuentemente se observan en nuestros
altos círculos.

Nuestra clase elevada tiene ciertas ideas de aislamiento
y orgullo. El extranjero no es recibido sino
cuando viene muy recomendado á alguno de los dioses
de ese olimpo ó trae las llaves de oro que abren todas
las puertas. Aun con los naturales del país acostumbran
darse importancia, y no son raros los tipos como el de
Mme. Punto, la que á apesar de creer que el Dante se


72

llamaba Alighieri porque era de Argel, sostenia que una
familia como la suya no podia recibir al hombre de ley,
ni á la mujer é hijos del doctor, ni á los vecinos, ni al
comerciante retirado, en suma, casi á nadie, y preferia
bostezar sola durante seis meses á arrojar estas preocupaciones
ridículas.

La "Feria de Vanidades" y otras preciosas novelas
de Thackeray, deberian haberse escrito en México......
Mas separémonos de estas reflexiones sérias y volvamos
á los bailes.

El del rey no correspondia á su nombre. Salvo el
magnífico salon del edificio donde tenia lugar
(Exposition building) sala de 170 piés de largo por 81 de ancho,
lo demás presentaba pocos atractivos. Allí encontré
á Muñoz con dos señoras entradas en años que
le habian venido recomendadas de Laredo; á Delavigne
haciéndose la ilusion de que todas las mujeres lo amaban;
y á Rodriguez con gran sentimiento de haber gastado
treinta pesos en un frac para asistir á una reunion
á la que podia haber concurrido de levita.

Dije á Muñoz y á Rodriguez que abandonasen el mal
humor. Era preciso divertirse, bailar, estar alegres,
aprovechando por completo el consejo de Horacio:
"Hay que cortar las rosas y que beber el vino en copas
de oro, porque la vida es breve."


73

CAPITULO XXIV.
DATOS ESTADÍSTICOS.

La estadística es el fuerte del país vecino. La extension
de los Estados, su poblacion, la longitud de los
rios, la altura de las montañas, producciones, climas,
riquezas públicas y particulares, edificios, monumentos,
etc.; todo lo tienen allí reducido á guarismos precisos y
exactos. Si se quisieran reunir en un libro la multitud
de datos relativos diseminados en diversas publicaciones,
seria preciso una obra como aquella del Dr. Nares,
de que habla Macaulay, que pesaba sesenta libras y
ocupaba en volúmen mil quinientas pulgadas cúbicas.
Los lectores podrian decir que tal masa prodigiosa de
papel habria sido, ántes del diluvio, una lectura cómoda
para Hilpa ó Shalum; pero que no siendo hoy desgraciádamente
la vida. del hombre más que de setenta años,
no se debe pedirles una gran parte de tan corta existencia.

Naturalmente al recorrer datos estadísticos tan considerables,
vienen al espíritu las comparaciones. Sabemos
así que Texas es el Estado más extenso de la Union
Americana, tan grande como el Imperio de Austria y
mayor que Francia; que el Estado más pequeño es
Rhode Island, y todavía lo es más el distrito de Columbia.
Nueva–York es el que tiene más poblacion, cinco
y medio millones de almas; Wyoming el que tiene ménos,


74

20,700 habitantes. Illinois el que sobresale en agricultura;
en ganadería California: Nevada, el más pobre,
Pensilvania ocupa el primer lugar en carbon, petróleo,
fierro y acero; Nueva–York en imprentas y publicaciones;
Ohio en lanas; Illinois en millas de ferrccarril; California
en oro y azogue; Colorado en plata. El principal
producto de los Estados–Unidos son los granos:
siguen despues la avena y el heno; y la cosecha de algodon,
que parece tan rica, no ocupa sino el sexto lugar
despues del centeno y el tabaco.

Para formarse una idea en numerario de estas inmensas
producciones, no hay más que indicar que la Luisiana
tenia hace cinco años un monto anual de 46 millones
de pesos, y no es sino el 16.o de los Estados en
materia de riqueza. Nueva–York produjo en el mismo
año 131 millones.

La estadística no se limita á estos conocimientos generales.
Penetra al interior de las casas analiza el bolsillo
de los particulares y aun los menores detalles de
la vida quedan sujetos á su estilo severo. Como aquel
Tomás Grándgrind, que pone en escena. Dickens quien
con una regla, balanzas y una tabla de multiplicacion
en el bolsillo, estaba siempre dispuesto á medir
cualquiera fragmento de la naturaleza humana, y á decir
exactamente lo que se podia sacar de él; así los americanos,
todo lo convierten en cifras. ¿Veis un edificio?
Un libro se encargará de deciros cuántos piés tiene de
altura y el número de escalones que hay que subir para
tocar su último piso ¿Acabais de conocer á un individuo?
Cualquier otro papel impreso os indicará en sumas


75

redondas el dinero que tiene y lo que vale su crédito.
Por supuesto que con relacion á los comerciantes
é industriales notables de las ciudades importantes, la
noticia no queda en eso. Se describe su almaccn ó su
fábrica; se hace un balance exacto de todas sus operaciones;
se expresa que tal sugeto llegó pobre al país,
que puso una negociacion en tal calle, que se mudó á
tal otra en virtud de haber prosperado, y así sucesivamente
se tiene del capital de aquella persona una historia
minuciosa.

Gran parte de estos datos pueden ser útiles á la
industria y al comercio, y de allí proviene sin duda el
furor de escribir sobre ellos. Mientras tanto los altos
trabajos del espíritu yacen en un abandono relativo.
Visítanse las librerías y se convence uno que el pueblo
americano se ilustra y entretiene sus ócios con obras
de los talentos extranjeros. Al lado de Dickens, Carlyle,
Shakespeare ó Lord Byron, casi solo se encuentran
traducciones inglesas de Dumas, About ú otros escritores
parisienses. La literatura nacional cuenta apenas
algunos representantes.

En aquel pueblo se presta más atencion á lo útil que
á lo bello. a cada momento se puede hacer esta observacion.
Mas la materia es demasiado extensa, y nos
llevaria fuera de los límites de este capítulo.


76

CAPITULO XXV.
SPANISH FORT.

Próximo á dejar Nueva–Orleans, Mr. Johnson vino
á hacerme una visita de despedida.

—¿Ha ido vd. á "Fuerte Española? me preguntó.

—No: no he tenido tiempo.

—No debe vd. dejar de ir, agregó; son unos bellos
jardines situados á orillas del Lago Pontchartrain.

Este nombre me hizo desear ir. Habia yo visto una
vez en West End aquella magnífica obra de la naturaleza,
y deseaba volver á contemplarla, sobre todo si algun
otro sitio ofrecia nuevos atractivos.

Supliqué á Mr. Johnson me acompañara, y ambos
tomamos el tren.

Mi amigo comenzó á decir algo sobre el camino de
hierro que recorriamos. Se estaba rápidamente destruyendo,
cuando fué libertado de la ruina por el espíritu
de empresa de los Sres. Schwartz Brothers. Pero yo
no empezé á tomar interés en la conversacion, sino
cuando llegamos al lugar de nuestro destino y los recuerdos
históricos vinieron á la mente.

—Ahí tiene vd. el fuerte, me dijo Mr. Johnson, señalando
una construccion de ladrillo sobre la que se ha
levantado un edificio de madera. Esos dos viejos cañones
son restos en este país de la España de Cárlos III.
Fueron sin duda formidables en su época, y hoy los niños
juegan sobre ellos!


77

—Así son todas las cosas del mundo, contesté. Mas
sírvase vd. indicarme ¿cuál es esa corriente de agua que
siguió Bienville cuando fundó Nueva-Orleans en 1718?

—Aquella es, respondió, marcando á lo léjos una especie
de hilo de plata tendido entre la selva. Era precisamente
el tiempo que vd. expresa. La Luisiana pertenecia
á la Francia. Bienville acababa de volver á ser
nombrado gobernador, y su primer acto fué buscar un
lugar más a propósito para el principal establecimiento
de la provincia. Navegaba por el lago Pontchartrain, y
acereándose la noche descubrió un pequeño arroyo cuyo
curso siguió hasta encontrar un lugar alto donde estableció
su campo. Allí se fundó Nueva-Orleans.

En aquel momento llegamos á un pequeño estanque.
Algunos lagartos estaban tendidos perezosamente sobre
el lodo. Estos animales, teniendo agua y tierra húmeda,
lo demás poco les interesa. Vimos despues una jaua
con osos, no más diligentes que sus vecinos del estanque,
y otras varias con tigres, comedores de hormigas
(ant-eaters), águilas, zorras y varios tejones. Terminado
nuestro saludo á la historia natural, fuimos á
almorzar, subiendo despues á un alto mirador á contemplar
el lago.

Volvieron allí á asaltarme idénticas reflexiones á las
que ya habia tenido en otro punto elevado, del cual no
estaba muy distante. Me encontraba acompañado; no
podia entregarme á los sueños de la imaginacion, y sin
embargo, no sé qué efecto producia en mí aquella lujosa
vegetacion desarrollándose por un lado y por otro esa
sábana blanca de agua entre cuyas rizadas ondulaciones


78

se mecian los pequeños barcos empujados cariñosamente
por el viento, cual si fuese un amigo que quisiese libertarlos
del abismo!

La expedicion duró cerca. de tres horas, al cabo de
las cuales la locomotora nos aguardaba. Tuvimos que
apresurar el paso para poder tomar nuestro asiento. 'El
inmenso vientre comenzaba á imprimir movimiento á
aquel cuerpo de acero. Hacíase ya sentir el impulso,
cual si fuese un mónstruo que se despertase de un sueño.
Pronto salvamos la distancia ante el esfuerzo enérgico
de la musculacion de hierro, y poco despues bajábamos
en la estacion correspondiente, esquina de la calle
del Canal.

CAPITULO XXVI.
EL JOCKEY CLUB.

El establecimiento del Jockey Club en Nueva-Orleans
está situado sobre la calle de la Esplanada. Tiene
500 piés de frente, 2,300 de fondo, y comprende una
área de cerca de treinta acres. Lo primero que se
descubre, penetrando por la puerta de reja de hierro que
cubre el frente, son dos estátuas, á las cuales no hay
que confundir con señoras, como lo hacia aquel viejo
duque de "La Hija del Tambor Mayor." Despues debe
uno detenerse á observar bien el jardin. Al lado de
arbustos á los que se ha dejado su crecimiento natural,


79

están los que han recibido del arte formas rigurosamente
geométricas; prismas rectangulares, conos, pirámides;
más allá medias esferas. Puede hacerse allí un curso de
una de las partes más importantes de las matemáticas,
con tanto provecho como aquel muchacho que pretendió
estudiar geografía sobre el inflado vientre del señor
su papá.

Un edificio se levanta en medio del parque. En el
primer piso, comedor, cuarto con una romana que sirve
tal vez para que se pesen los jockeys, salones. En
el segundo, billares: los tacos esperan amontonados y
las bolas duermen en sus respectivos cajones. Un mirador
lo termina. El arquitecto no conoció aquella
regla que Fenimore Cooper pone en boca del primo
de Mamaduke: "el techo es la parte que los antiguos
siempre procuraban ocultar, por ser una excrecencia
tolerada solamente en vista de su utilidad." Tal vez
por eso no llamó la pintura en su ayuda, ni usó el
azul celeste para confundirlo con el firmamento, ni el
color de ceniza para que se le tomase por una niebla, ni
el verde diluido para que se creyera que la vegetacion
del jardin habia subido hasta aquel punto elevado y dominador.

A un costado de la casa está la calzada circular, la
cerca de madera, los árboles pintados de blanco, todo
lo que constituye el hipódromo. Esa es la parte interesante;
el sitio de las carreras. Ahí los caballos fuera de
aliento intentan alcanzar el premio; ahí se producen las
emociones de las apuestas y sumas considerables se
versan sobre cálculos de ligereza.


80

En estos casos, una álgebra especial es necesaría. Si
la mecánica indica que la velocidad está en razon inversa
del tiempo, el que anticipadamente descubre éste, con
un reloj en la ma no, puede apostar con toda confianza.
Así se hace: mas despues se averigua que el caballo
más veloz tuvo las pezuñas quemadas; que los dos corredores
pertenecian á un mismo dueño y se dió órden
á los jockeys de que perdiera el más ligero; que el juez
no supo su deber, y dada ya la señal de partida permitió
que la carrera volviese á empezar. Todas estas son
incógnitas que no se han tornado en cuenta, y de este
modo resulta que las reglas inquebrantables de la más
exacta de las ciencias han tenido un resultado por completo
contraproducente.

Era preciso salir del Jockey Club para arreglar la
maleta de viaje. El gran camino de Jackson era el que
habia yo elegido. Dicha línea corre paralela al Mississippi,
hasta Jackson; se dirige despues hácia el rio,
pasando el Ohio en el Cairo; vuelve á tomar, en fin, su
desviacion hasta Odin, donde se encuentra el camino
para Cincinnati. Se atraviesa en ella la porcion de Nortel
–América situada entre los Alleghanies y las Montañas
Rocallosas, que ha dado lugar á tantas ingeniosas
teorías. En todo esa considerable superficie apenas hay
elevaciones que puedan ser llamadas montañas: aun las
colinas no son comunes. Razones hay para creer que
la mayor parte de estos terrenes yacian anteriormente
bajo el agua, pues el suelo tiene la apariencia de un depósito
aluvial, y la naturaleza y situaciones de las rocas


81

indican que fueron trasladadas á sus lechos actuales por
los hielos flotantes.

Rodriguez me esperaba para despedirse: él tambien
iba á partir, tomando el ferrocarril para Mobila. Estreché
entre mis brazos á aquel buen amigo, deseándole
prosperidades y esperando verlo pronto en la ciudad
de su residencia.



PARTE SEGUNDA
DE NUEVA-ORLEANS A NUEVA-YORK.

CAPITULO I.
EL GRAN CAMINO DE JACKSON.

I.

Nueva–Orleans me despidió con una lluvia fria. Entré
á un wagon á las cinco de la tarde. Mis compañeros
de viaje estaban ya presentes. Una lady que hacia lucir
sus robustas piernas cubiertas con una media azul;
un matrimonio que se entregaba á todas las delicias de
la luna de miel; un individuo lampiño y bien acondicio
nado, ministro, sin duda, de algun culto; otro de barbas
rubias sobre las que el sol reflejaba, cual si fueran espejos;
dos madres con sus niños (cuadro el más poético,
pero tambien el más incómodo á los vecinos); dos
jóvenes alegres; un periodista del Wisconsin; varios comerciantes;
un industrial de 350 libras de peso: aquel
hombre habria tenido que pagar dos asientos en una


84

diligencia, y hubiera sido insufrible para una mula de
carga.

II.

La locomotora pronto nos alejó de la ciudad. A las
siete y media estábamos ya en Hammond, á 53 millas.
El tren se detuvo algunos minutos para que tomásemos
una ligera cena. Aquello fué una especie de sálvese el
que pueda.
Los vasos de leche, las tazas de café, los
bizcochos y mantequilla desaparecian ante aquellos estómagos
necesitados, como en un abismo sin fondo.
Era preciso concluir pronto. La campana se hacia oir
y el convoy empezaba á ponerse otra vez en movimiento.

III.

Volvimos á colocarnos junto á las ventanillas. Las
selvas de la Luisiana iban desfilando ante nosotros, cual
si una mano invisible empujase esa mole inmensa de
árboles gigantescos. Ya pasábamos corrientes de agua;
ya distinguiamos la luz de algunas casas, como si fuesen
luciérnagas perdidas entre los bosques; ya llegábamos
á una estacion, pequeño grupo de barracas, donde
únicamente algunos empleados de la líne: aparecian con
sus linternas.

IV.

Al través de las tinieblas podia descubrirse algo de
la vegetacion de los terrenos que recorriamos. Mr.
Johnson me habia dado, pocos dias antes, algunas noticias
sobre las provincias en que los botánicos han dividido


85

los Estados–Unidos. No teniamos que ver la region
de las acacias, que se extiende á lo largo de los
Grandes Lagos y del San Lorenzo. El camino cruzaba
la zona apalachina, la cual comprende todos los Estados
del Atlántico, al Sur del 43o grado de latitud, y se
prolonga al Este hasta el límite de las pradcras.

V.

Cerca del Mississipi existen más bien grandes bosques
de esencias particulares, que variedades en gran
número. El algodonero abunda cerca de los cursos de
agua; el ciprés se encuentra en los pantanos; en los terrenos
bajos crece la magnolia grandiflora. Las esencias
más notables de las selvas son el catalpa, el plátano
y el ciruelo, hallándose tambien con abundancia el
naranjo, el limonero y la higuera. Entre las plantas
trepadoras la viña Catawba es la que merece especial
mencion.

VI.

Pero la region del Mississipi, me habia dicho Mr.
Johnson, no es sino una de las subdivisiones de la zona
de los Apalaches. Más adelante, cerca del Ohio, hallará
usted meniantos, oxiacantas, un arce dulce, la achicoria
septentrional y la morera roja; y al acercarse á los Alleghanies,
observará usfed que los árboles verdes son raros,
que no hay más que tres especies de pinos y un
abeto, que los característicos de esa region son la encina,
el castaño, la haya y el nogal, y que entre los arbustos
dos especies de zumaques son los principales.


86

VII.

Una llave que se abria encima de mi cabeza interrumpióme
en este repaso de mi leccion de botánica.
Las camas iban á prepararse. De una especie de alacena
establecida en la parte superior del wagon, se extraian
sábanas, colchas, cobertores y almohadas. Los
sofás recibian nuevas tablas con cojines, que los convertian
en cómodos lechos. Un criado arreglaba todo cuidadosamente.
Pero ¡qué es lo que veo! el americano,
cuyo peso he calculado tan escrupulosamente, va d dormir
en la tabla de arriba. Voy a morir aplastado. Tentado
estoy de proponerle un cambio.

VIII.

La cortina nos cubre y me encuentro al fin solo. !Qué
dulce es ese estado que precede al sueño! La tierra natal
viene á la memoria. Distingo México. ¡Oh patria
querida! ¡qué tu imagen sea la última que se borre de
mi alma!

CAPITULO II.
CONTINUACTON DEL ANTERIOR.

I.

¿Es acaso una ilusion de óptica lo que tengo á mi
vista al despertar? Preciosas casas de campo, tierras que
comienzan á labrarse despues de haber arrojado de su


87

seno una cosecha abundante, bosques poetizados por un
cielo triste y ceniciento, pequeños negros que admiran
el tren desde la puerta de sus chozas, campos hechos
color de esmeralda por el trigo naciente, animales que
corren escondiéndose entre los matorrales...... Estamos
en el Estado del Mississippi: la noche nos ha hecho salvar
la distancia y nos hallamos ya á 380 millas de nuestro
punto de partida.

II.

El almuerzo tiene lugar en Grand Junction y la comida
en Milan. Se diria que se trata de un viaje por el
antiguo continente. Granada, Milan; pronto vamos á
llegar al Cairo. Pero, ¿y esa inundacion? No es la del
Nilo. El padre de los rios se ha acordado de su nombre
y cansado de su lecho de arcilla dura viene á buscar
en la campiña sitio más cómodo.

III.

Enorme corriente de agua dispuesta por la naturaleza
para regar el valle, al traspasar sus límites naturales,
¡cuántos desastres ocasiona! Por donde quiera troncos
arrancados, casas destruidas en las que ha llegado el agua
hasta el techo y de las que se sacan los muebles en botes.
Apenas se ve el ramaje de los árboles y la cabeza
coronada de aisladores de los postes de los telégrafos.
La misma via sobre que caminamos, no obstante su altura
sobre el nivel del suelo, no está exenta de peligro,
y los durmientes chapalean en el lodo crugiendo bajo el


88

peso, y la tierra reblandecida amenaza á cada momento
hundirnos.

IV.

Al fin no es posible continuar sino embarcándonos.
Un pequeño buque nos vicne á recibir. Empezamos á
cruzar las aguas, dejando el Cairo á alguna distancia, y
dirigiéndonos sin tener más puntos de mira que las florestas
retratadas fielmente en el rio, cual si los antípodas
se hubiesen adherido á nuestras plantas.

V.

Esos lugares fueron, en los años de 61 y 62, teatro de
memorables sucesos. Los confederados del Sur ocupaban
al principio todo el Bajo Mississipi, desde la desembocadura
hasta cerca del Cairo: pronto comenzaron á
perderlo. El 1o de Marzo de 1862 Columbus fué evacuado
á consecuencia de los triunfos de los unionistas
en Mill-Spring y Fuerte Donelson. Nuevo-Madrid fué
tomado por el general Pope el 14 del mismo mes, y la
flotilla del Comodoro Foote atacó la isla núm. 10, el 16.
Las obras de defensa eran considerables. Las cañoneras,
colocadas en lugar donde la corriente es rápida, no
podian atacar las baterías en posicion conveniente. El
general Pope, detenido por la inundacron que cubria el
país, estaba imposibilitado de apoyar por tierra el ataque
de la escuadrilla. A pesar de esto, la isla capituló
en la noche del 7 al 8 de Abril: los federales hicieron
6,000 prisioneros y se apoderaron de 124 cañones.


89

VI.

Casi al mismo tiempo el cuerpo principal del ejército
de Oeste, bajo las órdenes del General Grant, avanzó
contra la posicion confederada de Corinto. A algunos
kilómetros de esta plaza tuvo efecto la famosa batalla
contra Bauregard y Johnson, en la cual este último fué
muerto. Corinto no fué evacuado sino hasta el 30 de
Mayo. Mas antes el Comodoro Farragut habia ocupado
Nueva-Orleans, rompiendo la cadena arrojada entre
los fuertes Jackson y San Felipe, y Menfis era amenazada
por la flotilla al mando del capitan Davis.

VII.

Baton Rouge habia sido ya tómado. Menfis capituló
en Junio. Wicksburg fué la plaza que resistió más tiempo.
Bajo sus cañones fué á anclar el "Arkansas," despues
del triunfo que obtuvo cerca de la confluencia del Mississipi
y el Yazoo.

VIII.

Habiamos tocado la tierra del Illinois y nos dirigiamos
con toda precipitacion hácia Odin y Cincinnati.
El agua nos habia dejado sin cena.—Pero esto no es
posible, me decia mi compañero de seccion (el de las 350
libras); estoy con hambre y este maldecido tren no se
detiene.

IX.

Al tiempo que esto me indicaba, un gran estruendo
de platos, vasos y botellas, se oia en el sleeping-car inmediato.


90

Familias precavidas, que marchaban con un
buen abastecimiento de provisions, se entregaban allí
á todos los placeres de la mesa, y los pollos y jamones
eran devorados en abundancia.

X.

A la verdad, tener hambre en el centro de Asia ó
Africa no seria extraño; pero en el centro de los Estados–Unidos.........
No se habia querido gastar algunos
minutos en la cena de los pasajeros, y habíanse perdido
horas enteras en otros incidentes de viaje. A la mañana
siguiente estábamos en Cincinnati.

CAPITCLO III.
LA CIUDAD PRINCIPAL DE OHIO.

I.

Cincinnati es color de humo, así como Cádiz es color
de plata y Granada color de esmeralda. Las poblaciones
dejan á primera vista cierta impresion imborrable
en el espíritu. Cincinnati deja la marca de las nubes
que la cubren, producidas por las chimeneas de sus fábricas
y barcos, así como se ha dicho que Munich toma
el azul claro de la myosotis y que Cartago se colora con
el matiz falso y pálido de sus arenas.


91

II.

En medio de aquella atmósfera ennegrecida se extiende
un ancho cinturon de plata. Es el Ohio. Viene
desde Pittsburgo, donde ha recibido las aguas del Alleghany
y del Monongohela. Las montañas que lo han
acompañado en su curso se retiran allí en semicírculo
para formar el valle en medio del que la ciudad está construida,
la cual queda así rodeada de alturas cubiertas
de arboles y viñas, constituyendo un espléndido anfiteatro.
El rio da desarrollo á un comercio activo. La importacion
de granos y harinas es considerable. Las
fábricas de sus orillas manufacturan los productos de las
selvas y de las minas, para distribuirlos despues en el
interior, y cargamentos de jabon, velas de cera y estearina,
zapatos, albayalde, colores, aceites, puerco salado
y cerveza, se embarcan constantemente en aquellas
agues ó toman la direccion de los muchos ferrocarriles
de que aquella ciudad es el centro.

III.

Parece increible el incremento prodigioso que ha tenido
esta poblacion. En 1787 era casi un desierto, cuando
el juez Symmes, su fundador, compró una vasta extension
de terreno en una comarca habitada únicamente
por indios. A principios del siglo, el número de habitantes
no pasaba de 400; en 1820, subia á 9,600; en 1840
á 46,500; y á 200,000 en 1860.


92

IV.

Dos de mis compañeros de ferrocarril se habian detenido
conmigo; Charles, un jóven de Nueva-York y
Mr. Cohn, un comerciante de Baltimore. Charles tomó
á su cargo el programa: la peluquería, el almuerzo, recorrer
la ciudad, ir al puente; todo lo arregló en un momento.
Disputó con el cantinero sobre la calidad de la
cerveza y con el dueño del restaurant sobre el sabor del
pescado. Nos habló de un observatorio establecido por
el astrónomo Mitchell sobre el monte Auburn. Quiso
que visitásemos las iglesias que la ciudad tiene, varias
bibliotecas, dos escuelas de teología y seis de medicina,
un hotel que igualaba, segun él decia, el palacio de un
príncipe y, por último, que en la noche concurtiésemos
á cuatro teatros ingleses y un aleman.

V.

Mr. Cohn no estaba dispuesto á aceptar este programa.
Preferia atender á un perro, que llevaba siempre
consigo, y referir las hazañas y muestras de inteligencta
de este animal sagaz, valeroso y fiel. Todas las cualidades
tenia Robert, al decir de su dueño.—Es mi amigo
verdadero, exclamaba Mr. Cohn, el único que no me
abandonaria en una bancarota. Tiene un solo defecto;
es delicado para la comida. Dias hay en que no quiere
carne, desprecia el pan, ve con indiferiencia la leche....
Si sigue así, tendré que mantenerlo con pasteles.


93

VI.

Robert parecia que habia escuchado estos reproches
de su amo. Aún no acababa éste de pronunciar sus últimas
palabras, cuando entró con un gran hueso en la
boca, desenterrado sin duda en algun muladar, agitando
la cola en señal de contento.—¿Son esos vuestros
pasteles, Mr. Cohn? preguntó Charles. Todos los que
estábamos presentes reimos de la ocurrencia. Nuestro
interlocutor, no pudiendo continuar la conversacion sobre
su perro, se decidió á salir con nosotros á expedicionar
por la poblacion.

VII.

La ciudad tiene calles anchas que se cortan en ángulo
recto, casas de ladrillo y piedra, una magnífica oficina
de correos y un puente de hierro sobre el Ohio. Desde
la parte média de este último distinguiamos el agua correr
á nuestros piés, tranquila en una inmensa anchura.
Sobre su tersa superficie deslizábanse vapores, remolcando
balsas, con sus chimeneas inclinadas para poder
pasar los puentes y arrojando rugidos, cual si fuesen
monstruos marinos. Al otro lado del puente está Covington,
poblacion del Estado de Kentucky. Cincinnati
está colocada en el punto en que tres Estados vienen á
tocarse; Indiana, Kentucky y Ohio.

VIII.

En la orilla del rio se empeñó Mr. Cohn en hacernos


94

conocer los adelantos de Robert en el arte difícil del
buceo. Arrojó una piedra al rio: inmediatamente Robert
se lanzó zabulliéndose y reapareciendo pronto en la superficie
con la piedra en la boca. Charles se entusiasmó
ante esta prueba de destreza. Buscaba algo que arrojar,
cuando un golpe de viento precipitó el sombrero de Mr.
Cohn hácia la mitad de la corriente. Robert lució otra
vez su habilidad, luchando contra la fuerza de las aguas.
Pudo al fin alcanzar el sombrero, volviendo á la ribera
á recibir nuestros cariños.

IX.

Llegó al fin la hora de la partida. Nos dirigiamos á la
estacion á toda prisa. En esos momentos se le ocurrió
á Robert perseguir á no sé qué animal y fueron en vano
los gritos de su dueño. Charles y yo tomamos el tren
precipitadamente. Mr. Cohn prefirió perder aquel viaje
á dejar á su inseparable compañero.

CAPITULO IV.
ENTRE EL OHIO Y EL DELAWARE.

I.

La flora de los Estados americanos del Centro y del
Nordeste comprende principalmente algunas compuestas
y rosáceas. El diente de leon muestra su amarillo brillante.


95

La milhojas ocupa los bordes de los caminos y
las márgenes de los campos. El girasol recuerda México.
Las rosas traen á la memoria las guerras entre las
casas de York y de Lancaster y la creencia antigua de
que fueron rociadas con la sangre de Vénus.

II.

Rioja, uno de los mejores poetas liricos españoles, ha
dedicado una de sus bellas silvas á estas reinas de las
flores y encanto de las praderas. "Pura, encendida rosa,
dice, émula de la llama que sale con el dia ¿cómo
puedes nacer llena de contento, si sabes que la edad
que el cielo te ha dado es apenas un vuelo breve y veloz?
En vano seran las puntas de tus ramas y tu púrpura
hermosa á detener la ejecucion del hado: presto
serás despojo de la llama ardiente...... El amor te ha
dado plumas blandas de sus alas para las hojas de tu
seno, oro de sus dabellos para tu frente; Venus te bañó
en el color de su sangre, y esto no obstante, purpúrea
flor, el rayo agudo te robará tu color y tu aliento, y aun
no tenderás tus alas abrasadas cuando ya volarán al
suelo...... Tan cerca está de tu morir la vida, que dudo
si esas lagrimas de la aurora son por tu nacimiento
ó por tu muerte.

III.

Al atravesar los Alleghanies, la sacra Jovis quercus
de Ovidio, alterna con los abetos y con los pinos Se
pueden formar coronas para premiar todas las virtudes


96

cívicas que en el mundo han brillado. El haya ostenta
su porte majestuoso. No se ven en su verde corteza
los versos que Mopso dedicaba á la muerte de Daphnis.
El árbol sirve alli para otros usos, y tal vez se tiene
presente la provechosa leccion de Virgilio en las
Geórgicas:

Cæditur et tilia ante jugo levis, altaque fagus
Stivaque, quæ currus a tergo torqueat imos;
Et suspensa focis explorat robora fumus.

IV.

Corrientes de agua serpentean por todas partes; mentones
de nieve se derriten á lo léjos. Las casas se pierden
entre aquella naturaleza agreste, y el camino tiene
que abrirse paso á traves de túneles continuados.

V.

Hemos llegado á Cumberland, donde una buena comida
nos espera. Charles se ha lavantado aquel dia
con mejor humor que el de costumbre. Cubierto con un
sombrero alto viejo, que nos sirvió la noche anterior
para echar las cáscaras de las avellanas y naranjas de
la cena, y diciendo that's all rights ha entrado á la sala
del hotel.

VI.

En Harper's Ferry vuelven los recuerdos de la gran
contienda esclavista. Allí está la casa de John Brown,
ahorcado en 1859 por la idea que llevó á cabo el Norte


97

algunos años más tarde. El general Banks pasó en aquel
lugar el Potomac, el 13 de Febrero de 1862, siendo derrotada
su vanguardia en Front Royal, y produciendo
este suceso una viva aprehension en Washington. Mac
Clellan se detuvo alli, despues de los triunfos en South
Mountain y Antietam, siendo causa esta demora de su
destitucion del mando. El rio fué pasado y vuelto á pasar
por los ejércitos del Sur y del Norte: los primeros
no pudieron llegar á Washington: los segundos no tomaron
Richmond sino hasta 1865.

VII.

La capital de los Estados–Unidos está á alguna distancia.
El Potomac, ancho en más de una milla, hace
comunicar Washington con el Océano por La vasta bahia
de Chesapeake, donde vierte sus aguas despues de
haber pasado entre los dos Estados industriosos y ricos
de Maryland y Virginia. Aquclla es una ciudad enteramente
administrativa, completamente extraña al movimiento
activo que vivifica las otras poblaciones del
país. El Capitolio es el punto culminante. Se halla situado
sobre una colina, y largas avenidas se extienden
alrededor de este monumento, como otros tantos radios:
sobre su cima brilla la constelacion americana.
A media legua está la Casa Blanca, con la habitacion del
Presidente y de algunos secretarios de Estado. El edifico
ode la direccion general de correos, de mármol blanco
y estilo antiguo, es de los mejores de la ciudad.
Washington fué fundada en 1800. Tomada por el general


98

inglés Ross en Abril de 1814, despues de la derrota
de las milicias de Bladensburg, sus principales
edificios públicos fueron incendiados. Aun se ve la señal
de los sables ingleses sobre la columna rostral erigida
en honor de los marinos americanos muertos en
un combate frente á Argel: el monumento tiene en su
base esta inscripcion severa: "Mutilado por los ingleses
en 1814."

VIII.

Baltimore, sobre el Patapsco, uno de los grandes arsenales
marítimos de la Union, es tambien uno de sus
más importantes puntos comerciales. Sus numerosas
fábricas producen tejidos de lana y algodon. El nombre
viene del conde Baltimore, colonizador del Maryland.

CAPITULO V.
EILADELFIA.

I.

Lo primero que encontramos al llegar á Filadelfia, es
un cochero que nos conduce al hotel Girard; lo segundo,
un comedor donde se nos da lo que más necesitamos,
la cena.

Aquel comedor está iluminado por luz etéctrica. Las
lámparas arrojan sus rayos intensos sobre los manjares
de toda clase, sobre los vinos de todos matices, produciendo


99

refracciones vistosas. Los asientos están ocupados
en su mayor parte: en ellos se distinguen dos mujeres,
que son las que principalmente cautivan nuestra atencion.

Pueden sin duda enumerarse entre las más hermosas
de los Estados–Unidos. La primera tendrá 16 años.
Brilla sobre su semblante la animacion de la juventud;
en sus ojos el azul del cielo; en su garganta lo bianco
de la nieve; en sus cabellos los colores del oro. Apenas
puede concebirse algo más perfecto, y sin embargo, su
compañersa la supera en belleza. Su cútis no es tan nacarado;
sus cabellos rubios tienen cierta tendencia hácia
el tinte oscuro; pero en cambio, su rostro en óvalo perfecto,
tiene un interes tan pronunciado, que es imposible
al verla dejar de encontrarse atraido hácia aquel iman
poderoso.—¡Ah! me dice Charles, de buena gana me
quedaria yo en Filadelfia si pudiese obtener una mirada
de cualquiera de estas hermosas.—Razon tenia para semejante
compromiso.

II.

Filadelfia, fundada por Guillermo Perm en 1681, fué
así designada por su fundador para simbolizar la union
perfecta de los habitantes de la colonia. Penn no cesó
de llamar á sí á todos los hombres trabajadores y honrados,
deseosos de conquistarse una noble independencia;
su llamamiento fué escuchado, y, á diferencia de
otras ciudades americanas que no eran nada en siglos
anteriores, Filadelfia llegó á ser algunos años más tarde
una poblacion importante.


100

¿Los cuákeros, con Penn á la cabeza, fueron los creadores
de la libertad religiosa? No puede decirse exactamente
esto, cuando tal principio era proclamado, casi al
mismo tiempo, por Roger Williams en Rhode Island y
por Lord Baltimore en el Maryland. Mas esta secta,
abandonando los extravíos de sus primeros apóstoles,
contribuyó poderosamente al establecimiento de la tolerancia,
una de las mayores fuerzas y glorias de los Estados–Unidos.
Ni los puritanos de Nueva Inglaterra, ni
los episcopates de Virginia, eran capaces de comprenderla.
La misma madre patria sujetaba á Penn á persecuciones,
al derribarse el trono de Jacobo II. No habia
existido allí un Enrique IV.

Penn tambien proclamó el horror á la sangre. En vez
de perseguir á los indios, aun se ve el lugar donde estaba
el olmo bajo cuya sombra tuvo Penn con ellos la
famosa entrevista, en la que se sentó en tierra segun
sus costumbres, participó de su comida y acabó por
correr y saltar como ellos, venciéndolos en sus ejercicios.

III.

Filadelfia se hizo notable en la guerra de independencia.
El primer Congreso americano se reunió allí.
Se sabe que ese congreso fué el que arrancó aquel grito
á Lord Chatham: "He leido á Tucidides, y por admiracion
que me inspiren las Estados libres de la antig edad,
estoy obligado á reconocer que, por la solidez del razonamiento,
penetracion de espíritu y sabiduría de conducta,
la asamblea americana no cede el puesto á ninguna


101

de aquellas de que los hombres han guardado memoria."
Tambien en ese mismo congreso, adelantándose la respuesta
de la Convencion Nacional Francesa en una circunstancia
análoga, Cristóbal Godpen refutaba así los
temores expuestos por el presidente de la Asamblea de
que los ingleses destruirian los puertos y anonadarian
las fuerzas de América: "Señor Presidente; nuestras ciudades
marítimas están hechas de madera y ladrillo: si
son destruidas, tenemos arcilla y bosques para fabricarlas
de nuevo. Pero si las libertades de nuestro país se
anulan, ¿dónde encontraremos materiales para refundirlas?"

La acta de independencia se firmó en Filadelfia. En
Setiembre de 1777, despues de la batalla perdida por
Washington en Bradywine, la ciudad cayó en poder del
ejército enemigo. Lafayette, procurando detener á los
fugitivos, fué herido en una pierna. Entonces era cuando
escribia á su esposa: "Los soldados viejos tienen
ventajas sobre los nuevos, pero estos han tenido el gusto
de matar mucho."

La ciudad, recuperada al año siguiente, continuó siendo
el centro de todas las operaciones hasta la paz. Burke
habia tenido razon:—"Bueno, tengo una lana excelente
sobre el lomo de ese lobo; es preciso trasquilarlo.—¿Pero
habeis reflexionado en ese trabajo?—No, yo no he reflexionado
en nada, no conozo ni quiero conocer sino
mi derecho; un lobo es un animal que tiene lana, y todos
los que la tienen deben ser trasquilados." Los ministros
ingleses, al emprender la guerra de América, habian
querido trasquilar lobos.


102

IV.

Poco puede decirse de una poblacion de 800,000 habitantes
cuando únicamente se tienen dos dias para visitarla.
La ciudad se extiende, en una longitud de tres
kilómetros, de la ribera derecha del Delaware á la izquierda
del Schuylkill. Sus calles son tristes, á pesar de
los buenos establecimientos comerciales. Hay algunos
edificios notables de piedra y mármol; pero en general
puede decirse que Filadelfia está fabricada con ladrillo:
aun las aceras se encuentran tapizadas con esta importante
aplicacion del barro. Llueve, y el piso, bien sucio,
revela que los regidores toman para sus bolsillos el producto
de las rentas del municipio. Allí se distingue la
estátua de Washington; más allá, el Delaware, con olas
como si fuere mar; las calles de Chestnut y Walnut, nombres
que son un recuerdo de las primitivas selvas; la
Universidad de Pensilvania; el colegio Gerard, fundado
por el banquero de este nombre; la Academia de ciencias
naturales; la Biblioteca pública establecida por
Franklin.

Filadelfia es el Birmigham americano, así como Nueva–York
es el Liverpool. Seis mil fábricas producen
diariamente calzado, cigarros vestidos, alfombras, maquinaria,
objetos de ebanistería, joyas, coches, impresiones
y cerveza. El comercio es considerable; mas la
vecindad de Nueva–York ha perjudicado mucho.

La Aduana, construida con mármol sacado de los Alleghanies;
la Casa de Moneda, una de las tres que existen
en el país; la Bolsa, el Museo, la magnífica Penitenciaría,


103

un observatorio y un jardin botánico, completan la série
de establecimientos útiles que la ciudad contiene.

V.

En la noche concurrimos al teatro. Se representa la
conocida opereta de Audran "Olivette." La sala es elegante:
la alfombra de su piso, el terciopelo de las butacas,
la economía de asientos superiores, pues casi todo
está ocupado por el parquet los balcones y el family
circle
, me hacen comprender que me hallo en uno de los
sitios escogidos por la alta clase para sus reuniones. La
compañía cuenta en su elenco una primera actriz, que
reune la gracia de una francesa á la hermosura de una
americana. El aparato escénico está bien arreglado, y
luces de diversos colores arrojadas en ciertos momentos
sobre el tablado, dan á los cuadros que allí se exhiben
gran animacion y brillo.

Lo último que vi de Filadelfia fué la estacion del ferrocarril,
hecha de hierro en su mayor parte. En aquel
sitio me despedí de Charles. Despues desfilaron ante mí
las calies de la poblacion, el Delaware, Germantown,
hermosas casas de campo adornadas con estátuas, campos
de trigo y heno, caminos divergiendo en todas direcciones,
valles ricos con aldeas diseminadas...... ¿Me
hallaba acaso en el país descrito por Cooper en su novela
"The pioneers"? ¿iba á aparecer ante mis ojos la bella
Isabel? ¿presenciaria una escena de caza y tendria que
sufrir la habilidad verbosa de Richard Jones?


104

CAPITULO VI.
LA CONSTITUCION AMERICANA.

I.

Antes de separarnos de Filadelfia, es preciso dirigir
una ojeada á la Constitucion americana, formada por la
convencion que se reunió en aquel lugar. El estudio de
esta carta es para los mexicanos de un gran interes. De
ella están tomadas nuestras instituciones. Sin duda los
principios se han puesto en práctica de una manera bien
diversa en los dos países. Los americanos arreglaron
sus leyes á su estado sociológico, miéntras que en Méxicoquisimos
apropiarnos un vestido que no estaba hecho
para nosotros y que solo podemos llevar con rasgaduras
y en girones. Pero ¿estas condiciones no podrán
cambiar algun dia? ¿las leyes no influirán sobre las costumbres,
así como las costumbres obran sobre las leyes?
En todo caso es oportuno dar á conocer la fuente de
nuestros preceptos fundamentales.

II.

La constitucion americana no comienza, como la nuestra,
por una declaracion de derechos. La organizacion
del poder público es lo primero que aparece. El legislativo
está dividido en dos cámaras. No se aceptó el


105

sistema romano. Fué preferido un dualismo que evita
el aturdimiento y que no desacredita el carácter sagrado
de la ley por la pasion ó la violencia.

III.

De estas dos cámaras, una es de representantes y
otra de senadores. Elegido el personal de la primera
directamente por el pueblo, el de la segunda por las legislaturas
de cada Estado, se produce en la composicion
de cada una de ellas profunda diferencia, y hay, por decirlo
así, una fisonomía casi opuesta en sus sesiones y
debates.

IV.

Las dos participan igualmente del poder legislative
y gozan de la misma iniciativa parlamentaria. Las discusiones
son públicas. Un proyecto votado en cualquiera
de las cámaras, es enviado á la que queda sin haber en
él tomado parte. Adoptado dos veces, se somete á la
sancion del Presidente.

V.

Este funcionario completa el mecanismo legislativo.
Por medio del veto puede rechazar el proyecto que no
sea de su aprobacion; pero está obligado á manifestar
los motivos en un mensaje que dirige á la cámara que
tomó la iniciativa. Vuelto á tratar el asunto en ambos
cuerpos colegislativos, es necesaria la reunion de las
dos terceras partes de los sufragios para que lo que ha


106

sido devuelto por el Ejecutivo llegue á convertirse en
ley.

VI.

El Congreso así constituido tiene facultades positivas
y negativas. Puede fijar contribuciones, pagar las deudas,
proveer á la defensa comun, levantar empréstitos,
arreglar el comercio con las naciones extranjeras, establecer
una regla uniforme de naturalizacion, acuñar moneda,
asegurar los derechos de invencion, entenderse en
todo lo relativo á oficinas y caminos postales. La declaracion
de guerra, el ejército, la marina, la convocacion
de milicias, las patentes de corso y el castigo de la piratería
se hallan tambien bajo su exclusivo dominio.

VII.

No le es permitido conceder títulos de nobleza, hacer
leyes ex post facto, suspender el habeas corpus sino en
caso de rebelion ó invasion, extraer del tesoro cantidades
para usos no determinados en ley, ni crear preferencia
alguna á favor de los puertos de un Estado sobre los de
otro.

VIII.

La eleccion de presidente se hace por electores nombrados
para este fin, debiendo ocupar el cargo la persona
que reuna la mayoría de los sufragios: á falta de
esta mayoría, la Cámara de representantes escoge entre
tres de los que hayan obtenido números más altos. En
la misma forma se elige el vice-presidente, con la sola


107

diferencia, que no habiendo mayoría, el Senado designa
entre los dos candidatos que fueron favorecidos
con más votos. El Presidente ejerce el poder ejecutivo:
el vice-presidente tiene la presidencia del Senado. Para
ambos cargos se requiere: ser ciudadano americano,
tener 35 años de edad y 14 de residencia en los Estados-Unidos.

IX.

Las atribuciones del Presidente están lacónicamente
enumeradas en la Constitucion. Tiene el mando de los
ejércitos de tierra y mar, así como el de la milicia. Puede
concluir tratados con aprobacion del Senado y, con
el mismo requisito, nombrar embajadores, cónsules,
ministros, jueces de la Suprema Corte y demás empleados
superiores. Le es permitido llenar las vacantes
que ocurran durante la suspension del Senado, concediendo
comisiones interinas, que terminan cuanclo éste
cuerpo vuelve á continuar sus sesiones.

X.

Como se ve, los americanos son desconfiados respecto
al poder ejecutivo: en cambio el poder judicial tiene
todas sus simpatías. Ellos han sido los primeros que
han convertido la justicia en un verdadero poder político,
sacándola de la condicion subalterna á que estaba reducida
siendo una dependencia del Ejecutivo, un ramo
de la administracion, una funcion de gobierno. A ella
confiaron el cuidado de la Constitucion, para que nadie
pudiese infringirla; y la conservacion de la Union, para


108

que no pereciese esta entre los opuestos intereses de
los Estados.

XI.

Además de estas dos importantes atribuciones, los
tribunales federales conocen en los asuntos concernientes
á embajadores, cónsules y ministros extranjeros; en
lo que se refiere á interpretacion de los tratados; en
las controversias entre dos ó más Estados, entre un Estado
y los ciudadanos de otro, ó entre individuos de diversos
Estados. La jurisdiccion marítima está tambien
bajo su competeneia y las causas en que los extranjeros
son demandados.

XII.

La organizacion de los tribunales federales es la siguiente:
—Corte de distrito en cada Estado y á veces
dos ó tres en algunos de ellos.—Diez circuitos en que
está dividida la Union, fonnándose el tribunal del juez
de distrito y de un magistrado de la Suprema Corte.
Dos jueces no siempre caminan de acuerdo: si la discordia
versa sobre punto de hecho, el miembro de la
Corte Federal decide; si es un punto de derecho el que
la ha producide, se elevan las razones de ambos á la
superioridad para que resuelva.—Por último, Corte Suprema
compuesta de diez magistrados.—Todos los jueces
son inamovibles. Se ha realizado allí el voto de los
aragoneses en 1433 Y el de los ingleses en 1688.


109

XIII.

Faltaban á la Constitucion dos puntos importantes;
una declaracion de derechos y la consignacion del principio
de estar reservado á los Estados ó al pueblo todo
lo no concedido expresamente á los poderes federales.
De esto se encargaron las enmiendas publicadas poco
despues de la Carta, de las que está tomada la seccion 1.a
tít. 1.o de nuestro Pacto federativo. Unicamente la esclavitud
tardó en abolirse, no verificándose esto sino
hasta el año de 1865.

XIV.

Tal es en resúmen la Constitucion americana, objeto
en general de grandes alabanzas. Los Estados de la
Union han adoptado, para su régimen interior, la mayor
parte de los principos de esta Carta, y sus Constituciones
particulares, despues de una enumeracion de libertades
y derechos, dividen el gobierno en tres poderes,
á los cuales confieren las mismas atribuciones que las
de los poderes correspondientes en la Constitucion comun.

CAPITULO VII.
LA CIUDAD IMPERIAL.

I.

Mi primera impresion al acercarme á la gran Metrópoli


110

americana, fué un sentimiento de tristeza. Hacia
veinte años habia yo entrado á Nueva–York en compañía
de un hermano, lleno en aquella época de juventud
y de vida, que pereció víctima de nuestras discordias.
Lo acompañé en su última hora y fuí á recoger su
cadáver sangriento...... Aun me parecia que me paseaba
con él por la corriente del Hudson; aun se me figuraba
que me seguia...... pero no, ha desaparecido para
siempre, y ¡fueron balas mexicanas las que atravesaron
su pecho!

II.

Dejé á Nueva–York en aquella época con una poblacion
de 800,000 habitantes; la encontré con 1.250,000,
que agregados á los 530,000 de Brooklin y á los de las
otras poblaciones que circundan la bahía, forman un total
de cerca de dos millones. Central Park comenzaba
á formarse: Broadway y las avenidas no se extendian
lo que ahora. Todo habia sufrido grandes trasformaciones.
El tiempo no pasa inútilmente.

III.

Me encontraba otra vez al borde de ese hermoso brazo
de mar que penetra la América entre el 40 y el 41 grados
de latitud, formado por la confluencia del Hudson,
el Hackensack, el Passaic, el Raritan y una multitud de
pequeños arroyos, todos los cuales van allí á arrojar
su tributo en el Océano. Distinguia á lo léjos las
islas de Nassau y de Staten, felizmente colocadas para


111

excluir de ese espacio las tempestades del mar abierto.
Puede haber bahías, como la de Nápoles, que sobrepasen
este escenario en belleza; pero difícilmente se hallará
en el mundo un sitio más apropiado para el desarrollo
de un extenso comercio. Millones pueden habitar la isla
de Manhattan, y un buque puede cargar cerca de cada
puerta.

IV.

La ciudad incluye hoy Manhattan, las islas del rio
del Este y de la bahía, y una porcion del continente separado
por el rio Harlem y por el "Spuyten Duyvil
Creek." Su extrema longitud es diez y seis millas: la
extrema anchura cuatro y media.

V.

En esa lengua de tierra, de una superficie de veintiseis
mil acres, se desenvuelven doce largas avenidas y
ciento cincuenta calles. La distancia de una avenida á
otra es 900 piés: de calle á calle 200. Esto da á aquella
capital, no precisamente la figura de un tablero de ajedrez,
mas sí un aspecto regular y simétrico. Lo dicho
debe entenderse de la poblacion nueva, de la poblacion
del siglo XIX, no de la ciudad holandesa ó inglesa. Lo
antiguo es un conjunto de calles que se diseminan en
todas direcciones. Sus nombres no los han tomado á las
selvas como en Filadelfia. Existen la calle Wall, así llamada
del muro que tuvieron allí los holandeses; la calle
Nassau, la calle Hudson, la calle Fulton. Los recuerdos
históricos son los que se han aprovechado especialmente.


112

VI.

Broadway serpentea entre aquellas vías de comunicacion,
atravesando la parte más bella de Nueva–York.
Es el boulevard del Paris americano, boulevard que puede
competir con las principales calles del mundo. Más
largo que la avenida de los campos Eliseos, puede uno
creerse en Lóndres por el movimiento de los coches y
de los ómnibus. Se anda durante una hora entre hermosos
almacenes, entre bancos y edificios notables. La
iglesia de la Trinidad muestra su elegante campanario;
la casa de Correos sus columnas dóricas; el City Hall
su frente de mármol y espalda de piedra; los hoteles de
San Nicolás, Metropolitan y Gran Central, sus cómodos
alojamientos; las plazas de la Union y Madison,
sus brillantes ornamentaciones.

VII.

En Madison Square se encuentra el Hotel de la 5.
Avenida. No hay que hablar de su lujo y comodidades,
porque esto es de todos conocido. Al llegar á él, tuve
una disputa con el cochero que me condujo. Pretendió
cobrarme lo que no era justo. Ocurrí al dependiente
del escritorio para que pagase, y éste terminó la contienda
arrojando sobre el mostrador un peso, con un
desembarazo, que yo le habria agradecido bastante si
ese peso hubiera salido de su bolsillo y no hubiese tenido
buen cuidado de cargármelo en cuenta.


113

CAPITULO VIII.
LA MUJER EN LOS ESTADOS-UNIDOS.

I.

He dicho ya varias veces que las mujeres americanas
son hermosas. Nueva-York confirma este juicio,
pues á cada instante se encuentran tipos llenos de belleza.
Tomemos cualquiera al acaso. Esa que pasa por
la calle con vestido azul, sombrero y pluma del mismo
color; esa otra cubierta de terciopelo guinda con trenzas
de oro; la que aparece en aquella ventana, cual un
ángel sobre la altura; la que pasa, como una brillante
exhalacion, en ese lujoso carruaje...... ¿Puede imaginarse
algo más perfecto?

II.

Sin duda la belleza es en estas plazas un artículo bien
abundante. El mercado se halla de él bien abastecido:
mas este efecto, rebelde á todas las leyes de la economía
política, no baja de valor, no obstante lo crecido de su
oferta. Las mujeres son muchas y todas mandan en vez
de ser dirigidas.

III.

¿Veis ese matrimonio? la mujer va de prisa con la cabeza
erguida, miéntras el hombre la sigue paciente con
el niño en los brazos. ¿Conoceis á aquella familia? el jefe


114

de ella trabaja todo el dia, miéntras que la señora y las
hijas se encargan únicamente del consumo. La mujer
en los Estados–Unidos no ayuda al marido á hacer fortuna,
como sucede en algunas partes de Europa: apenas
trabaja cuando es soltera, si la necesidad la obliga á ello.

IV.

Las americanas ejercen un gran poder. Nosotros, sin
embargo, hombres del medio dia, tenemos algo que reprochar
en ellas. Su aire es en cierto modo masculino.
Hasta sus mismos vestidos, impuestos tal vez por el
clima, les dan cierto aspecto varonil. Usan el paño en
vez del raso: llevan en la cabeza sombreros fieltros. Se
extraña el semblante dulce y seductor de nuestras mujeres
meridionales...... y despues, hay falta de conocimientos
estéticos. La obra de la naturaleza, en lugar de
realzarse, queda más bien deprimida.

V.

Pasemos á las condiciones morales. Moore, en una
de sus preciosas odas, imagina una jóven (Fanny) á
quien su amante le presenta una cadena y una guirnalda.
La cadena es de oro; de hilo espléndido robado al
cabello de Minerva: la guirnalda tejida de brillante mirto.
No se pueden obtener ambas, porque el oro, al tocar las
flores, marchita su lustre y sus tintes, Fanny tiene que


115

escoger y responde: "La guirnalda, vida mia, la guirnalda
será el lazo que me una á tí."

The wreath, my life, the wreath shall be
The tie to bind my soul to thee!

VI.

Esta creacion del poeta inglés dificilmente se encontaria
ahora; pero con seguridad en los Estados–Unidos
no habria que buscarla.

VII.

Entre nosotros, la mujer tiene actos de abnegacion.
Ligada á un hombre, sigue su suerte y sufre la mala estrella
sin exhalar una queja. El tipo sublime de la madre
sabe muy bien comprenderlo. Ella encuentra en el hijo
una parte de su alma y de su vida; lo amamanta y lo
sostiene, lee en las nubes de su pensamiento, adivina
sus deseos, no hay movimiento de su sér que se le escape
y siente en el fondo del corazon un espejo que lo
reproduce. Aun cuando llegue, como dice Gustavo Droz,
ese desagradable momento que se llama juventud de
los hombres; aun cuando el pájaro, sintiendo fortalecerse
sus alas quiera tender el vuelo y huir del nido, sabe
ella retenerlo por lazos invisibles; y si la olvida por un
instante, si otras manos separan sus cabellos de su frente
de veinte años y otros labios se posan ardientes sobre
los suyos, cuando vuelve de ese penoso viaje transido
y destrozado, encuentra quien enjugue sus lágrimas y
quien le haga olvidar los sinsabores del camino.


116

VIII.

¿Sienten lo mismo las americanas? Seria preciso penetrar
en el interior de su alma. Mas desde luego una
mujer ávida de goces, que se pasea el dia entero, parece
poco á propósito para el cuidado y desarrollo de la
familia. La legislacion muestra el divorcio admitido como
una necesidad social en varios Estados: en el Illinois
se concede con solo el testimonio del demandante, sin
dar conocimiento á la otra parte interesada. ¿No arguye
esto rebeldía de carácter, imprudencia, tal vez falta de
fidelidad? ¿no prueba que la mujer, léjos de formar del
hogar un cielo, lo convierte más bien en infierno?

IX.

Lo que tiene que alabarse sobre todo, en los Estados–Unidos,
es el respeto y consideraciones de que está rodeada
la mujer. En cualquier lugar donde entra una
señora, todos se quitan el sombrero, le ceden el asiento,
no se fuma delante de ella y no se cree permitido hacer
nada que pueda molestarla.

X.

Lecciones podrian allí tomar nuestros jóvenes, quienes
creen dar pruebas de desembarazo diciendo alguna
necedad á la senora que tiene la desgracia de pasar junto
á ellos, y además, siguiendo las tradiciones de algunas


117

tríbus indias de Norte–América, han llegado á considerar
el tabaco un incienso.

XI.

No debe olvidarse que la condicion de la mujer en
los diversos países es un signo cierto del grado de civilizacion
á que han llegado. La mujer no es nada para
el salvaje: esclava al principio, va adquiriendo consideraciones
y valor al irse recorriendo los grados sucesivos
que borran la tiranía de la fuerza física y hacen reinar
la intelectual. No atropellar al sér débil, darle el lugar
que merece y reconocer sus privilegios, es el síntoma de
una sociedad perfeccionada, que no intenta regirse por
la ley de los brutos.

CAPITULO IX.
EL CEMENTERIO DE GREENWOOD.

I.

Nada tan agradable como encontrarse con compatriotas
en un país extranjero. Personas de diferentes caracteres
é inclinaciones, que antes poco se conocian, se
tratan, se agrupan y llegan pronto á considerarse como
hermanos.

II.

Hallé, al subir en el elevador del hotel, dos conocidos
de México, Jimenez y Loza, el uno comerciante y el otro
ingeniero.


118

Me invitaron á acompañarlos al cementerio de Greenvood
en Brooklin.

A la verdad, ¡visitar muertos! parece que esto debe
dejarse para el 2 de Noviembre. Pero en los viajes casi
todo se hace de diverso modo que en lo ordinario.
Vayamos pues á Brooklin.

III.

Loza va durante todo el camino pensando en el puente
sobre el rio del Este que va á contemplar. Al entrar
al vapor, quiere pasar junto á él, para poder contar las
barras de hierro y calcular la cantidad de materia prima
que se empleó en la construccion. Quiere subirse al
puente con su barómetro para medir la altura.

—Pero esto es imposible, le decimos.

—¡Cómo imposible! En este país no existe esa palabra.

—Vea vd. los trabajadores con qué dificultad pasan
por esas tablas colocadas provisionalmente sobre las
barras.

—Yo pasaré por allí, replica nuestro amigo.

Y diciendo y haciendo pretende dirigirse hácia el
puente alargando una pierna. Tenemos que detenerlo
de uno de los faldones de la levita y que recordarle se
encuentra en la mitad del rio.

IV.

En Brooklin, nueva discusion. Jimenez dice que son


119

de piedra unos monumentos sepulcrales que distingue
en un almacen. Pero Loza no admite esta clasificacion
genérica. Replica que aquello es granito y que ha sido
pulimentado por no sé qué procedimiento que él intenta
explicar en una conversacion de tres cuartos de hora,
la cual nosotros no escuchamos.

V.

Sigue despues la cuestion de vías férreas urbanas.

—Estos rieles no son como los que hay en las calles
de México.

—No, son planos. Tienen una ranura que pueden
tomar los carruajes. Aquí los rieles no rompen los coches;
al contrario, les son favorables.

—Lo mismo están en Nueva–Orleans, replico, y esto
hace que en algunas calles angostas de aquella ciudad
las vías urbanas no estorben, á pesar de hallarse situadas
en el centro.

—Deberian ponerse en México rieles de esta misma
forma.

—Se ensayó, dice el ingeniero; pero como estos rieles
son costosos, necesitan más durmientes y mayores
gastos de reparacion, las compañías no quisieron aceptarlos,
pues sus intereses se perjudicaban.

—¿Y qué importan los intereses de las compañías
ante los del público?

—Importan mucho, porque esas empresas son generalmente
de influencia.

—¿Seguirán, pues, los dueños de los carruajes obligados
á ver romper sus coches?


120

—Y el público condenado á la incomodidad.

En este punto luego nos pusimos de acuerdo. En
efecto, cuando se trata de ciertos abusos, es necesario
convenir, por más que no se quiera hablar mal de nada
de lo que hay en la patria cuando se está á 800 leguas
de ella.

VI.

Pronto estuvimos en el cementerio. Aquel extenso necrópolis
recibe al visitante con un majestuoso pórtico en
el que un alto relieve representa la resurreccion de Lázaro.
"No lloreis, los muertos resucitarán:" hé aquí la
frase grabada á su pié. Ideas lúgubres asaltan la imaginacion
al traspasar aquellos umbrales. El mar, es decir,
la inmensidad, se ve á corta distancia. Resuenan en
el oido las palabras de Tomás Cooper: "Yo me creia
embarcado sobre una chalupa, y era la muerte quien la
dirigia. El océano que nos llevaba no tenia cielo, y los
pasajeros que se encontraban conmigo carecian de respiracion.
Veia en todas partes pupilas inflamadas y extrañas
fijar sus miradas, animadas de una vitalidad de
fantasma, primero sobre mí, despues sobre el piloto.
Con su mano descarnada la muerte se dirigia á las olas
sublevadas y roncas que batian su navío, las cuales parecian
caer y abatirse á esta señal solemne."

VII.

Era preciso volver á la realidad. A falta de chalupa
tomamos un coche, y no encontrando á la muerte, un


121

amable cochero se encargó de hacernos conocer aquel
país mediante la gratificacion de un dollar. La tumba
de John Matthews, con un costo de treinta mil pesos; el
monumento y busto de bronce de Horacio Greeley, erigido
por los impresores; el que se levanta para conmemorar
la pérdida de seis individuos muertos en una expedicion
al Polo Artico; los sepulcros de un refinador
de azúcar y de un fabricante de pianos......

—Estos son los Estados–Unidos, exclama uno de
nosotros; sus grandes hombres son industriales ó comerciantes.

VIII.

Sin embargo, tambien se elevan tumbas á los que
mueren por las grandes causas. Allí está él monumento
de los soldados, construido, por la ciudad de Nueva York,
á los que perdieron la vida en la última guerra civil:
las figuras están hechas con bronce de cañones fundidos.
Más allá el sepulcro del bombero que pereció en
un último piso, al cual fué á salvar a un niño. ¡Héroe en
igual grado que los otros! si los primeros murieron por
la patria, el segundo se sacrificó por un sentimiento altamente
humanitario y noble.

IX.

Otras muchas magníficas construcciones mortuorias
se veian diseminadas en aquella ondulada superficie, de
cerca de una milla en cuadro, cubierta de verde cesped.
Capillas, templos de mármol, estátuas y grupos colosales
dominando aquel sitio...... Era indispensable un


122

dia entero para examinar detenidamente todas las riquezas
allí prodigadas. Mas desgraciadamente la tarde
concluia; y por admirables y suntuosos que fueran los
alojamientos de ese lugar, no podiamos resolvernos á
pasar en ellos la noche.

X.

La excursion habia desarrollado simpatías entre nosotros.
Determinamos ir á vivir juntos. Desde entónces
no se trató sino de trasladar nuestros equipajes, para
reunirnos en un mismo hotel.

CAPITULO X.
TRIBUNALES AMERICANOS.

I.

—Conocerá vd. la legislacion inglesa, me decia un
abogado americano á quien pedí algunos datos sobre
los tribunales en los Estados–Unidos. Sabrá vd. que
en ella están divididas las acciones en acciones de ley
y de equidad, y que de ese dualismo participan las cortes
de justicia.

—He leido á Blackstone, contesté, y sé que al lado
de las cortes de common law existen las de chancillería,
encargadas de juzgar las acciones fundadas, no en el
texto de la ley ó de un contrato, sino en la razon y la
equidad.


123

—Pues bien, ese mismo sistema tuvimos nosotros
cuando éramos colonia, y aun despues de la independencia
los cambios que habria sido necesario efectuar y
la influencia de los legistas acostumbrados á esta division
impidieron que se aboliese inmediatamente el principio
de las dos jurisdicciones.

—Sin embargo, las cortes federales daban á vds. buen
ejemplo de las ventajas que produce la unidad.

—Ciertamente: y ellas determinaron, en los nuevos
Estados que se han anexado á la Union desde principios
de este siglo, que muy pocos estableciesen una jurisdiccion
de chancillería al lado de la de derecho.
Otro modelo que imitar tuvimos en la legislacion de
la Luisiana, retocada por uno de los jurisconsultos más
eminentes que hayan producido los Estados–Unidos.
Estas causas hicieron que aun muchos de los antiguos
Estados dejaran sus costumbres. Nueva–York, entre
otros, borró desde 1848, toda distincion entre acciones,
y reunió á las atribuciones de las cortes ordinarias las
de las cortes de chancillería.

II.

Tenemos pues actualmente en la mayoría de los Estados,
continuó mi interlocutor, una Curte Suprema colocada
en la cúspide de la gerarquía judicial. Abajo de
ella, cortes de distrito. Despues, cortes de condado, jueces
de paz y jurisdicciones municipales ó de simple policía
establecidas en las ciudades importantes.

Los jueces de paz conocen en lo civil hasta trescientos
pesos; en lo criminal, de los delitos que no traen consigo


124

más de quinientos pesos de multa ó seis meses de
prision. Sus decisiones se consignan en un registro
(docket) sin blancos ni interlineas, el cual hace fé, salvo
prueba en contrario.

El juez de condado no tiene rango gerárquico ni competencia
claramente definidos. Conoce en apelacion de
las decisiones de las cortes municipales; tiene jurisdiccion
directa en los contratos entre obreros y patrones,
en los negocios de insolventes y de salarios de marineros.
Goza tambien de algunas atribuciones administrativas
y criminales.

La plenitud de jurisdiccion en primera instancia la
tiene la Corte de distrito. En lo civil están á su cargo
todas las controversias que pasan de trescientos pesos:
en lo criminal todos los delitos que la ley no ha deferido
á un tribunal especial.

La Corte Suprema constituye la jurisdiccion de apelacion
en los dos ramos. Tiene además sobre toda la
magistratura un derecho de alta sobrevigilancia.

III.

—Todo esto contesté, poco se diferencía de lo que
tenemos en México. Mas he oido hablar del jurado
aplicado en este país tanto á los asuntos civiles como
á los criminales, encomiándose este sistema de enjuiciamiento
como el más propio del gobierno democrático.

—El jurado, en efecro, se aplica aquí á todas las jurisdicciones
desde el momento que una de las partes reclama
el beneficio. Cada ciudadano desempeña así


125

una especie de magistratura temporal que lo obliga á
ejercitar su juicio y á aumentar sus luces, que esparceen
todas las clases la idea del derecho y enseña á
practicar la justicia. Como ha dicho Tocqueville, es
una escuela gratuita donde cada hombre va á instruirse,
poniéndose en comunicacion con los miembros
más ilustrados de la sociedad, y en la que las leyes
son colocadas al alcance de su inteligencia por los esfuerzos
de los abogados, indicaciones de los jueces y
aun por las pasiones de las partes.

—¿Y es tan útil la institucion á los litigantes como á
los jurados?

—Esta es una cuestion delicada sobre la cual no me
atrevo á emitir opinion y que, sin embargo, seria muy
conveniente examinar á fondo.

IV.

En cuanto al procedimiento, hé aquí los informes que
se me suministraron:

La accion se introduce acompañando á la instancia
copia del título en que se funda. Debe hacerse una exposicion
de los hechos y asentarse conclusiones.

Emplazado el demandado por el sheriff, á una hora
fija, su respuesta unida á la demanda constituye lo que
se llama the pleadings.

Los alegatos se hacen verbalmente ó por escrito. Las
partes pueden modificar sus conclusiones. El juez ordena
todas las medidas que cree útiles á la instruccion.
La sentencia debe ser motivada sobre cada uno de los
puntos debatidos. La apelacion se interpone sobre el


126

derecho ó hechos ó sobre ambas materias y suspende la
ejecucion.

—No tengo el pensamiento, agregó el abogado, de dar
á vd. en estas cortas noticias una exposicion completa de
nuestra organizacion judicial y procedimientos. Como
vd. debe comprender, arreglando esto los Estados, los
pormenores varían en muchos de ellos. Hablo á vd. de
los principios fundamentales más generalmente admitidos.
Esto, entiendo, es lo que vd. ha deseado.

CAPITULO XI.
TEATROS.—ADELINA PATTI.

I.

Los teatros americanos presentan varias particularidades.
El terreno está bien aprovechado: en un local
relativamente corto se hacen caber muchas personas.
No hay sino dos ó cuatro palcos en los costados: el resto
está destinado á lo que se llama dress circle, galería
corrida, á que nosotros hemos dado el nombre de anfiteatro,
la cual contiene varias hileras de sillas. La orquesta
se halla en general colocada debajo del escenario,
lo que hace que se oiga mejor y no impida ver: acompaña
los pasajes interesantes de las comedias, sobre todo
al fin de los actos, y toca marcha cuando la funcion
termina, al desocupar la concurrencia el teatro.

II.

El lujo escénico en los espectáculos de Nueva–York,


127

es digno de atencion. En un drama titulado "Las Luces
de Lóndres" aparece una vista del "Parque del Regente,"
que apenas puede pedirse algo más exacto. En
"Youth" hay un buque que se mueve, una batalla que
tiene lugar y otros cuadros realistas perfectamente puestos
de relieve. Da lástima el dinero que se gasta en dar
animacion y vida á obras de mérito literario bien escaso.
Las piezas antedichas recuerdan los dramas patibularios
de Bouchardy.

III.

Con excepcion de las óperas italianas y de las piezas
francesas traducidas, casi no se pone en escena nada que
merezca la pena. ¿Es que la literatura dramática inglesa,
despues de haber hecho brillar á Shakespeare, se
agotó con la produccion de este genio admirable? No,
porque entre otras recuerdo las comedias de Sheridan.
Es más bien que el gusto del público se va depravando.

IV.

En la ópera italiana cantaba la célebre prima donna
Adelina Patti Que se permita copiar sobre la primera
representacion á que asistí, lo que encuentro consignado
en mi cartera de viaje.

V.

"Ocupé mi luneta en el teatro Germania en el momento
en que comenzaba el segundo acto de "Fausto."
El aria de Mefistófeles estuvo bien ejecutada y me hizo
concebir buena idea del actor que tenia este papel á su


128

cargo. No me sucedió lo mismo al cantar el tenor, quizá
porque esperaba una gran notabilidad. Por fin Margarita
se presenta; una salva de aplausos la recibe; deja
escapar tan solo unas notas y sin embargo ya por ellas
se comprende que se tiene á la vista la primera actriz
del mundo.

"El tercer acto, eminentemente poético, es en el que
Gounod ha agotado toda su inspiracion. Estuvo perfectamente
desempeñado. La Sra. Patti es de buena figura,
de voz fuerte y sumamente afinada, de declamacion
llena de fuego. ¿Qué más se puede desear?

"Creo, no obstante, notar en el cuarto acto cierta exageracion
en el modo de accionar de la prima donna.
Tal vez sea esto un defecto de la escuela italiana á que
pertenece.

"En el aria final la Sra. Patti ha reunido todas sus
fuerzas. Imposible volver á oir otra vez algo semejante.
El telon ha caido entre un ruido atronador de
aplausos."

VI.

La representacion del Trovador me sugirió las siguientes
lineas.

"En esta segunda audicion he podido conocer más el
mérito de la gran actriz. He oido "El Trovador" multitud
de veces, desde una representacion hecha por aficionados
en México el año de 1860 en la que desempeñó
el principal papel Angela Peralta, que entónces comenzaba
su carrera artística, hasta una ejecucion de esta
misma pieza á la que concurrí en el teatro de la Gran


129

Opera de Paris. Pues bien, jamas lo he oido tan bien
como esta noche. No solo la Sra. Patti; el tenor Sr.
Nicollini, la contralto Sra. Rice Knox y el barítono Sr.
Salvati, desempeñaron perfectamente sus papeles. Hoy
he podido apreciar por completo la hermosura de la obra
de Verdi, especialmente en el cuarto acto.

"La contralto fué llamada á la escena dos veces. La
Sra. Patti, diversas ocasiones En el Miserere fué aplaudida
frenéticamente, recibiendo multitud de ramos y de
coronas."

VII.

Contrastaban estas funciones con un espectáculo, al
que habia yo asistido algunas noches antes, en el que
uno de los actores se disfrazaba de elefante, y con una
zarzuelita titulada "Paciencia," sin duda porque se necesitaba
toda la del auditorio.

CAPITULO XII.
PASEO A HIGH BRIDGE.

I.

En los pocos dias que Loza llevade estar en Nueva–York,
ha tornado algunas de las costumbres americanas.
Ya dice I guess (yo adivino) por yo creo, I calculate por
yo supongo. Se ha aficionado yes sir, y si tuviera sombrero
gris podria sostener con un sombrero de paja aquel
diálogo de que habla Dickens.


130

II.

La mania de los detalles se ha apoderado de él por
completo.

—¿Ha ido vd. á Union Square? le pregunto.

—Sí; tendrá tres acres y medio. La estátua de Washington
es de altura de catorce pies; pesará......

—No, no quiero datos tan exactos. ¿Le ha agradado
á vd. el sitio?

—Es muy hermoso. Las estátuas de Washington y
Abraham Lincoln han sido modeladas por Browne, y la
de la Lafayette, regalada por la República francesa, es
obra del escultor Bartholdi.

III.

Mi amigo se ha propuesto conocer todo lo que hay
en Nueva–York. Ha traido cartas de recomendacion
para algunos ingenieros americanos, y desde el dia siguiente
va á comenzar a visitar con ellos las obras de la
ciudad.

IV.

—¿Quiere vd. ir á High Bridge? le digo.

—¿Están allí los depósitos de agua?

—Se trata de una excursion de placer.

Mas á pesar de esta advertencia toma papel para
croquis y pianos, y quiere llenarme el coche de instrumentos.
Tengo que recordarle que al dia siguiente se
reunirá con sus amigos, los ingenieros, y podrá hacer
todas las observaciones y cálculos que guste.


131

V.

Tomamos la quinta avenida, y al pasar ante la catedral
de San Patricio, Loza no puede contenerse; hace
parar el carruaje.

—Estilo gótico irreprochable, me dice; pero estas
piedras están reunidas por costras de mezcla, cuando en
Oaxaca yo puedo presentar edificios de los indios, por
los cuales entre una piedra y otra no cabe una hoja de
papel. Granito en la base; mármol en la parte superior;
dimensiones...... ¿qué tamaño le calcula vd.?

—Será poco más ó ménos el de la catedral de México,
le contesté para quitármelo de encima.

—No hombre, mucho más chica.

—No me lo parece así.

Pero inmediatamente me arrepiento de esta respuesta,
Quiere ponerse á medir la catedral y á calcular su
altura. Tengo que hacerle observar que Central Park
está cerca y que hay allí un deposito de agua.

VI.

Central Park es para mí un antiguo conocido á quien
vuelvo á ver despues de veinte años. Lo dejé en su infancia,
cuando comenzaba á crecer, y hoy lo encuentro
casi en su completo desarrollo. Arboles de toda clase,
preciosas avenidas, estátuas, museos, lagos artificiales,
túneles, cuevas, obelisco egipcio, cuanto es posible desear.
Los años han servido para hacer ese sitio encantador.


132

VII.

Tan solo atravesamos el parque, reservádonos examinarlo
despues prolijamente. Sin embargo, Loza quiere
que el carruaje se detenga junto al depósito de agua.
Noventa y seis acres de tierra ocupados por él; es el
único dato que mi amigo obtiene, suministrado por el
cochero. Al fin logro que continuemos el camino.

VIII.

Tenemos ya á nuestra vista el puente sobre el rio
Harlem, por el que se conducen las aguas á la ciudad.
Un escritor frances ha señalado como único género de
arquitectura que merece séria atencion en los Estados-Unidos,
los trabajos ejecutados para abastecer de agua
á las poblaciones. "Los americanos, dice, son como los
romanos. Los teatros y templos de los dominadores del
antiguo mundo no constituian sino una reproduccion
inferior de los teatros y templos griegos: lo verdaderamente
romano eran los acueductos que, segun la bella
expresion de Chateaubriand, llevaban el agua sobre arcos
de triunfo." High Bridge confirma esta observacion.
Aguas traidas de quince leguas de distancia se
desbordan sobre la ciudad por arcadas de granito, arro
jadas atrevidamente al traves de esa abertura que separa
la tierra firme de la isla Manhattan.

IX.

Loza desea datos pormenorizados:

—¿Qué cantidad de agua pasa por aquí? pregunta á


133

uno de los empleados que custodia las obras del puente.

—Cien millones de galones cada veinticuatro horas.

Despues examina los pilares del puente, al atravesar
este; mas en la mitad de él se detiene.

—¿Cómo sube el agua al depósito? pregunta. —¡Ah! ya
lo veo, por una máquina de vapor.—¿Qué fuerza tiene
esa máquina? ¿qué cantidad de líquido eleva? ¿cómo se
hace la distribucion? Hé aquí cuestiones que no puede
resolver.

—Mañana se lo explicará á vd. su conocido el ingeniero,
le digo.

Mas él agrega sin prestarme mucha atencion.

—Ah sí, sin duda esta agua va entubada: de otro modo
perderia su presion.

Pero yo no quiero que me hable más de agua. Lo llevo
á un restaurant; lo introduzco en el coche y volvemos
á Central Park.

CAPITULO XIII.
UNA VISITA A CENTRAL PARK.

I.

Eran las tres y media de la tarde. El frio habia aumentado
considerablemente. Multitud de carruajes pasaban
á nuestro lado; hermosas mujeres, semi–ocultas
entre pieles, despedian luminosas miradas; el ambiente
fortificaba los nervios y hacia gozar extraordinariamente.


134

II.

En Central Park dejamos el coche y preferimos continuar
el paseo á pié. Aquel es un buen lugar para hacer
ejercicio: las avenidas, dice Loza, forman una extension
de veintiocho millas. Pero se recorren entre arbustos de
belleza lujosa, admirando los bustos de bronce de Burns,
Hamilton, Humboldt, Mazzini, Walter Scott y Morse
y estátuas ideales que simbolizan el Comercio, el Soldado
Americano y el Indio Cazador.

III.

El obelisco egipcio es uno de los grandes atractivos
del parque. Regalado por Ismael Pasha, último Khedive
de Egipto, cuenta ya algunos años, si hemos de creer
las inscripciones de sus costados. Fué erigido por órden
de Thothmes III en la ciudad de Heliópolis, y se trasladó
á Alejanría durante la dominacion griega de los
Tolomeos, colocándose en la entrada del puerto. Allí
debe haber sido testigo de ese duelo tremendo entre
Marco Antonio y Octavio César, ante los ojos de Cleopatra,
por el dominio del mundo.

IV.

En el Museo zoológico, vemos los lobos marinos dormir
amontonados, sin acordarse del agua que tienen
inmediata; la zebra acercarse á los visitantes buscando
en sus manos algo que tomar en la boca; el antílope, dar
con los cuernos sobre las varillas de su jaula; los elefantes


135

contemplar impasibles la concurrencia; las palomas
amanzadas pedir que comer; las águilas de cabeza blanca
detenerse sobre los troncos; los leones, tigres, panteras
y hienas lanzar rugidos, formando un concierto
poco deseable en una selva; los pájaros hacer oir sus
dulces gorjeos y los pericos ensayarse en el uso de la
palabra.

V.

Loza piensa aprovechar la ocasion para hablarme de
carnívoros, plantígrados, rumiantes y aves de rapiña.
Pero yo poco lo escucho. Al distinguir las águilas, ha
venido á mi imaginacion la caza del cisne expresada en
vivos colores por Audubon, ornitólogo americano.

VI.

"Viene el cisne, como un navío flotando en el aire: su
cuello de la blancura de la nieve extendido hácia adelante
y el ojo brillando de inquietud. El movimiento
precipitado de sus dos alas basta apénas á sostener la
masa de su cuerpo; sus patas, que se repliegan sobre su
cola, desaparecen á la vista. Lentamente se aproxima,
víctima que se entrega. Un grito de guerra se hace oir.
El águila parte con la rapidez del relámpago. Al ver
el cisne á su verdugo, baja su cuello, describe un semicirculo
y maniobra, en la agonía del temor, para escapar
á la muerte. Una sola probabilidad de buen éxito le
queda, sumergirse en la corriente: mas el águila lo ha previsto,
y obliga á su presa á conservarse en el aire, colocándose
sin interrupcion debajo de ella y amenazándola


136

herirla en el vientre y bajo las alas. Esta combinacion,
que el hombre envidiaria al ave, no deja nunca de al
canzar su objeto. El cisne se debilita, se cansa y pierde
toda esperanza de salvacion. Mas entónces su enemigo
teme aun que vaya á caer en el agua del rio. Un golpe
de garras, dado á la víctima bajo el ala, la precipita oblícuamente
sobre la ribera.

"Tanto poder, destreza, actividad y prudencia han
terminado la conquista. No se ve sin terror el triunfo
del águila. Baila sobre el cadáver; hunde profundamente
sus armas de bronce en el corazon del cisne moribundo;
bate las alas; grita de alegría; las últimas convulsiones
del pájaro la embriagan. Levanta su cabeza calva hácia
el cielo, y sus ojos inflamados de orgullo se coloran como
la sangre. Su hembra viene á unírsele. Los dos
juntos voltean el cisne, atraviesan el pecho con su pico,
y se hartan de la sangre aun caliente que brota de él."

VII.

Al salir del Museo, Loza se empeña en navegar en el
lago tomando un bote.

Lo dejo que vaya solo porque no tengo confianza en
sus conocimientos marinos; y además, temo que por conocer
la profundidad me eche á pique.

Tengo que congratularme de esta determinacion prudente.
Loza se va sin timon; no sabe remar; se encuentra
en medio del agua sin saber que hacer; sobreviene
un aguacero que le echa á perder su sombrero alto; recibe
las burlas de todos los muchachos que están presentes;
y por último, pierde dos pesos que depositó, por


137

no haber podido volver el bote al lugar donde lo habia
tomado.

Salta á tierra con gran cansancio, y nos dirigimos á la
estacion del ferrocarril elevado.

VIII.

Es nacesario ir pronto. La lluvia aprieta. No se distingue
ningun carruaje.

Y mientras yo camino á prisa, sin atender á nada, él
á cada instante se detiene, diciéndome:

–Mire vd., esa casa es de arquitectura gótica.

—Aquella arista no está bien cortada.

—¡Qué singular construccion la de ese edificio que no
pega con el del vecino!

Lo dejo con sus observaciones. Corro hácia la estacion.
El no alcanza el tren; y solo média hora despues
viene á reunirse conmigo en el comedor del hotel, despues
de haber errado algun tiempo en la ciudad, pues
se bajó en la calle 14 en vez de hacerlo en la calle Bleecker.

CAPITULO XIV.
EL FERROCARRIL ELEVADO.—EL PUENTE ENTRE NUEVA-YORK
Y BROOKLIN.

I.

Ya que hemos mencionado el ferrocarril elevado, dirémos
algo sobre esta construccion atrevida y grandiosa


138

Nueva–York es una ciudad larga y estrecha. Si dividiendo
el ancho se tiran de distancia en distancia líneas
férreas que recorran toda la longitud, una comunicacion
fácil é inmediata entre los diversos puntos tiene que ser
el resultado.

II.

En estas líneas la mula no ha podido ser el motor.
La isla Manhattan y la parte de la poblacion situada
más allá del rio Harlem comprenden una extension de 16
millas. Para quo el tiempo se aproveche, un agente rápido,
cual es el vapor, tiene necesariamente que adoptarse.

III.

No seria posible, sin embargo, que las locomotoras se
pasearan por en medio de las calles de una ciudad bien
poblada sin dar lugar á accidentes graves. Imaginose
por lo mismo una serie de columnas de hierro, á la altura
de los primeros pisos, unidas por arcos elípticos,
sobre las que se colocaron travesaños y carriles. Para
mayor seguridad se encajonaron los rieles de uno y otro
lado entre altos maderos, los cuales impiden descarrilar
á los wagones y sirven de apoyo al tren si alguna rueda
llega á romperse.

IV.

Esta obra al principio suscitó dificultades, Iba á echar
ó perder el aspecto de las calles que atravesara; el comercio
de ellas tendria que sufrir considerablemente. Si
en lo primero pudo haber razon, los negocios, léjos de
embarazarse, han aumentado con lo que amenazaba ser
un detrimento.


139

V.

Cualquiera perjuicio de corta importancia tendria no
obstante que aceptarse en compensacion de la comodidad
de que se goza. Nueva-York ha llegado á presentar
un sistema de tránsito como tal vez no se encuentre
igual en ninguna otra ciudad del mundo. Los extremos
no están abandonados; reciben la circulacion del centro y
los negocios se multiplican con comunicaciones rapidas.

VI.

La primera línea elevada que se construyó fué la de
la 9.a avenida, en la parte Oeste de la poblacion. Pronto
siguieron otras; de South Ferry á Central Park, de City
Hall á Chatham Square y de allí por la 3.a avenida á la
calle 129. Los caminos de la 2.a avenida, y el que corre
de la espalda de la iglesia de la Trinidad al Parque, se
extiende despues por un ramal al rio Harlem, cruza el
puente y une los trenes con los del "New–York City
and Nothern Railroad
" han completado el sistema correspondiente
á las necesidades.

VII.

En cada ocho ó diez calles se encuentran estaciones
de esta senda aérea. Escalinatas de hierro, techadas y
alumbradas en la noche con gas, conducen al despacho
de billetes y á lugares de espera: de ahí, al llegar el
tren, se pasa á las plataformas. En algunos parajes, al
aumentar hasta 63 piés la altura sobre el nivel del suelo,


140

los apoyos de aquel puente gigantesco parecen demasiado
frágiles para sostener el peso que se les impone.
En todo el trayecto la imaginacion queda fascinada ante
la consideracion de las dificultades vencidas por la
ciencia con un atrevimiento y precision admirables.

VIII.

El puentesobre el rio del Este, que ha unido ya Nueva-York
á Brooklin, merece tambien ser conocido en algunos
de sus detalles. De una longitud de 6,000 piés, de
una anchura de 85, da paso á dos ferrocarriles y á cuatro
tranvías. Su altura de 135 piés permite á los buques
de mayor elevacion pasar bajo su claro. Dos grandes
torres lo sostienen por medio de cables de grueso diámetro
fabricados con alambre de acero. Las torres están
dentro del rio, hundidas muchos métros bajo el piso, para
tener roca en que cimentarse. Los cables, despues de
pasar sobre las torres, van á los anclajes, en los que miles
de yardas cúbicas de mampostería fueron necesarias.
Los tramos del puente desde las torres á los anclajes, á
más de estar suspendidos á los cables, se apoyan sobre
techos sostenidos por columnas de hierro y arcos de
piedra. Aquella es una obra maestra en la que la ciencia
del ingeniero ha adquirido un expléndido triunfo.

IX.

El costo total del puente ha sido quince millones depesos.
¿Podrá la utilidad corresponder al gasto? Se calcula
en ocho millones el número de personas que pasan


141

anualmente el rio en aquella parte. Los anteriores
medios de trasporte eran casi inadecuados para esta
multitud. Además se estabn sujeto á las interrupoiones
causadas por las niebhis y por el hielo.

CAPITULO XV.
BIBLIOTECAS.—LITERATURA AMERICANA.

I.

Las bibliotescas Astor y Lenox situadas, la primera
en la plaza Lafayette, la segunda en la quinta avenida
entre las calles 70 y 71, contienen tesoros de ciencia,
y en ellas pueden consultarse los pensamientos de los
escritores más afamados.

II.

Encuéntranse allí manuscritos en latin y en griego,
diversos incunabula, el volúmen de cantos usados por
mucho tiempo en la coronacion de los reyes franceses,
un ejemplar de la primera Biblia impresa y hermosas
colecciones de Shakespeare y de Milton. Pero lo que
yo me dediqué á leer, tanto en estos lugares como en
otros, fueron obras americanas, pues deseaba tener alguna
idea de la literatura de los Estados–Unidos.

III.

Lo primero que cayó en mis manos fué una epopeya


142

titulada "Washington," de la que ya ha hablado Philarete
Charles. El General americano toma el té con su esposa.
"Si, le dice, tan cierto como que me levanto de esta
silla intentaré esta noche levantar al pueblo."

For me, as from this chair I rise
So surely will I undertake this night
To raise the people.....

La esposa quisiera que antes tomara una taza de té,
porque ella está "armada de su porcelana reluciente, dispuesta
á verter el refresco."—Mi querida mujer, replica
Washington, mi tiempo no me pertenece.

IV.

Habia que dejar al héroe de la independencia americana
continuar su conversacion doméstica y abrir los
libros de viajes de Hermann Melville. Está en la Polinesia
y se halla primeramente aprisionado entre juncos.
Despues los caníbales le dan toda clase de comodidades,
pues se proponen engordarlo bien para comérselo. El
sospecha esta intencion y se escapa. Las aventuras parecen
las de una novela de Julio Verne. Sin embargo,
estas son reales. Melville estuvo verdaderamente en
medio de los salvajes; sinti lo que ha escrito, y á eso
debe su narracion un colorido extraordinario.

V.

En otra de sus obras Melville califica de la manera
siguiente los acontecimientos relativos á Mexico en los
años de 46 y 47.


143

"Ya sois opresores y tiranos sin saberlo, dice á sus
conciudadanos. ¿No acabaís de precipitaros, sin vuestro
conocimiento, sobre una raza vecina?

"Vuestras espadas chorreaban de sangre mexicana,
antes que tuvieseis la conciencia de haberlas sacado.
¿No prohiben vuestras leyes á los jefes de la República
declarar la guerra? No obstante, vuestro jefe ha osado
algo más imperial: ha hecho la guerra sin declararla."

VI.

Las novelas de Fenimore Cooper son bien numerosas.
¿Quién no conoce estas composiciones? ¿quién no
ha leido la Pradera, la Hechicera de las aguas ó el Ultimo
dia de los Mohicanos?
¿quién no ha tenido á la vista
esos cuadros minuciosos de la naturaleza americana, á los
que solo falta una cosa, la vida. El autor se pierde en
los detalles; embaraza la accion con ellos; y nos ofrece,
no una planta de savia vigorosa, sino la corola y pétalos
de una flor que no ha recibido el rocío del cielo ni
el soplo de la mañana. Cooper, sin embargo, tiene un
gran mérito. Se ha asociado íntimamente á la civilizacion
de su país. En él todo es americano.

VII.

No puede decirse lo mismo de Washington Irving.
Imitador de la literatura inglesa, ha calcado sobre papel
de seda á Addison y á Swift. Hácia Inglaterra dirige todos
sus pensamientos y recuerdos. Hay que reconocer
en él, no obstante, forma pura y brillante estilo.


144

VIII.

Prescott es un historiador que poetiza. Si se hubiese
propuesto escribir una epopeya, no habria presentado á
Cortés en su "Historia de la Conquista de México" con
colores más favorables. Todas las crueldades quedan
justificadas, porque eran necesarias para conseguir el
objeto. Con semejante moclo de razonar tendrian que
absolverse los rigores de Tiberio y las locuras de Calígula,
porque todo esto fué preciso para abatir el orgullo
de la aristocracia romana y para fundar sobre sólidas
bases el imperio.

IX.

Los poemas de Bryant contienen una dulzura contemplativa
llena de encanto. He aquí un fragmento descriptivo
de América en los antiguos tiempos:

"¡Verde tierra de las praderas, de las cataratas y de
los bosques espesos! ¡América! nutridora de inmensas
fuentes, madre de esas montañas que no tienen cima
accesible para nosotros; ¡la antigua noche que te cubria
se ha por fin disipado! ¡Una aurora inespcrada te ha venido
del Occidente! Ha poco tiempo aún, la cúpula movible
de las selvas era la única que el ojo percibia á lo
léjos sobre tus playas. Allí ahullaba el lobo feroz; allí
se precipitaba el bisonte; más léjos los brazos desnudos
y bronceados del indio guiaban la barca sobre el lago
inmenso. Su collar y su cinturon rojo resplandecian á los
rayos del sol; y su bote ligero huia sobre las aguas, como
el pájaro en los aires."


145

X.

En los poetas Dwight, Colton, Hoffman, nada se encuentra
digno de elogio. Al contrario, todo lo es en las
obras de Audubon y Longfellow. Finalmente vino á
mis manos una novela titulada "Las aventuras de Tom
Stapleton," y en ella me llamó la atencion el siguiente
resúmen de filosofía americana:

¡Honradez! la palabra es ridicula y no significa nada.
Cada uno de nosotros toma tanto como puede. La honradez
es contra la naturaleza. No hay más que una ley
que gobierna el universo, la atraccion: rige aun las cosas
inanimadas: en los séres animados se llama adquisicion
ó robo. El sol, si pudiese, atraeria á sí todos los
planetas. Un solo hombre, si le fuese posible, absorberia
los goces de sus semejantes y los devoraria todos.
No hay sino una consigna racional: Dios para todos y
cada uno para sí.
"

CAPITULO XVI.
LOS DEPOSITOS DE AGUA.

I.

El dia en que Loza tenia que ir á ver á su amigo el
ingeniero americano para visitar los acueductos y depósitos
de agua, excursion á la que nos habia invitado,
nos desperto, á Jimenéz y á mi, desde las cinco de la
mañana.


146

—Pero hombre, le dijo Jimenez, si á estas horas todo
el mundo está durmiendo.

—Eso lo dice vd. por no salir de la cama. ¡Ah! ¡qué
gente la de hoy! desperdicia la mejor parte del dia.

Fué preciso levantarnos, no obstante nuestras enérgicas
protestas. Tomamos un buen almuerzo, por más
que Loza no quisiese perder un minuto: despues nos dirigimos
á una casa de la calle Broadway, donde nos esperaba
el ingeniero.

II.

Pusiéronse á nuestra vista multitud de mapas y cuadernos:
un plano de Nueva–York en gran escala; otro
de las inmediaciones de "Croton Lake," de donde la
ciudad toma sus aguas; secciones diversas del acueducto;
escritos sobre drenage; un cuaderno titulado New–York
water supply.
..... Loza estaba encantado con tal
abundancia de material; sus ojos iban de un lugar á otro,
y su satisfaccion apénas podria ser igualada por la que
tendria una dama á quien se regalasen multitud de alhajas.

Tomó un lápiz y apuntó en su libro de memorias:

Superficie del túnel 53 piés cuadrados.
Inclinacion 1,1088 × 33 millas.
Cantidad de agua 100,000,000 galones en 24 horas.
Distancia del lago Croton á la
ciudad
38 millas.
Su altura sobre la marea alta 166 piés.

Estos datos no le satisfacieron. Quiso ir á ver los depósitos
y tubos de distribucion, y tomamos el camino de
la calle 95.


147

III.

Las bombas trabajaban en elevar agua á una torre
de 70 piés de altura. Miéntras el vapor resbalaba en
una de ellas el émbolo, haciéndolo ascender en cada golpe
109 galones, otras dos descansaban esperando su
turno semanario. En ocho horas se subian más de dos
millones y medio de galonses, con un gasto de 2,150 libras
de carbon. En un ángulo estaba otra máquina pequeña
movida únicaniente por el vacío: se abrian sus válvulas
y por ellas no se escapaba una sola particula de vapor,
Loza observó con atencion todo aquello. Pero ese depósito
no es sino uno pequeño para surtir la parte alta
de la ciudad. El queria sobre todo examiner los de Central
Park y High Bridge.

IV.

Son estos recipientes obras que á la grandeza reunen
la sencillez. Cajas inmensas de granito llenas de agua.
Cada una de ellas cubre una extension de muchos acres,
y al contemplarlas el lago Meris del antiguo Egipto
viene á la memoria. A pesar de su capacidad considerable,
no está lejano el dia en que las necesidades crecientes
de la poblacion exijan aun mayor cantidad de
líquido. La cuestion comienza ya á estudiarse. ¿Verémos
duplicados esos trabajos colosales? Todo es posible
esperarlo.

V.

A la vista de estos enormes vasos, Loza prometió explicarnos


148

un proyecto que tenia para abastecer de agua
á México. Desde entónces tuvimos continuamente esa
amenaza suspendida sobre nuestras cabezas. Cada noche,
al retirarnos del teatro, queria exponernos sus planes;
pero no le dábamos tiempo, pues pronto un sueño profundo
se apoderaba de nosotros. Por último, un domingo
creyó encontrar ocasion favorable.

—Ahora que no hay espectáculos, dijo, que lluevery
no es posible salir, voy á enseñar a vdes. mis trabajos.

Desenvolvió un plano inmenso, que ocupaba todo el
piso del salon, y pasó desde las siete de la noche hasta
las once haciéndonos conocer sus útiles estudios.

CAPITULO XVII.
EL CIRCO.—PASEO NOCTURNO.

I.

Una multitud de gentes formando valla en Broadway,
fuegos de colores y luces eléctricas que se distinguian á
lo léjos, nos hicieron creer que se trataba de algun nuevo
descubrimiento de Edison ó de Brush: mas luego comenzamos
á percibir varios carros, como los usados en
Nueva–Orleans en el carnaval, y supimos que todo
aquello era el anuncio de un circo.

II.

El medio para llamar la atencion era ciertamente bien
escogido. Cirqueras y cirqueros lujosamente vestidos


149

desfilando á caballo; carros con música; jaulas de tigres,
leones, panteras y otros animales feroces, con el domador
dentro de ellas; una carretela tirada por zebras; camellos
y elefantes llevando en su dorso varias personas;
una máquina de vapor que movia un órgano; cuatro
grandes elefantes sirviendo de bestias de tiro.... Aquello
era una exhibicion monstruosa; una procesion de tres
cuartos de legua: el principio iba sin duda por la Casa
de Correos, cuando nosotros prcsenciamos el fin en
Union Square.

III.

Anuncio tan pomposo nos dió, como es natural, deseo
de ir al circo. Concurrimos en efecto algunas noches
despues. Encontramos todo lo que es costumbre en esos
espectáculos; pero en proporciones extraordinarias. El
local era extenso: probablemente habria en él de ocho á
doce mil asistentes: en tres anillos se trabajaba al mismo
tiempo para que toda la concurrencia pudiese ver.
Trapecios volantes, saltos mortales, trampolin, equilibrios,
juegos de agilidad en los caballos, todo fué hecho
en grande escala. El empresario contaba con trabajadores
de mérito.

IV.

Se exhibieron dos cuadrillas de elefantes, ocho grandes
y ocho pequeños. ¡Qué animales tan inteligentes!
Un inglés como el de La "Vénus Negra" los habria declarado
sus hijos. A una señal establecida se acostaban,
á otra se levantaban, á otras marchaban en hileras de
diferentes fondos. Subian escaleras, se sentaban: los


150

chicos tomaban asiento en sillas y hacian sube y baja.
Siguiendo aquella educacion no dudé llegaria dia en que
pudieran ser presentados como modelos en los salones
de rango.

V.

Salimos de aquel lugar y nos dirigimos al restaurant
Delmónico. ¡Un plato que vale $3½! no lo tomamos: preferimos
confecciones un poco más modestas. La buena
cocina nos hace detenernos lo que no creíamos, y al retirarnos
es ya hora bien avanzada.

VI.

El aspecto de aquella gran poblacion dormida no es
el que de Lóndres nos ha querido presentar Dickens en
uno de sus capítulos del Uncommercial Traveler. Bien
es verdad que nosotros no tenemos en aquel momento
los pensamientos tenebrosos que ocurren al autor inglés,
ni está á nuestra vista un teatro vacío ó un hospital de
locos. Por el contrario Broadway iluminado ostenta aun,
en varias de las vidrieras de sus tiendas, ya jarras de
plata al lado de copas doradas, ya aderezos alternados
con diademas y collares, ya guantes representando manos
de diversas medidas, ya preciosos vestidos, capas,
bordados y toda esa falange de objetos de moda que
forman las delicias del bello sexo. Los ojos de las hermosas
damas de la ciudad no están allí para rivalizar en
brillo con la plata bruñida ó con la seda luciente; mas
en cambio la soledad de la calle, contrastando con aquellas
riquezas, produce en el espiritu una impresion singular.


151

VII.

Madison Square, luce en medio del silencio sus árboles
frondosos, su gran fuente, sus lechos de flores, susestátuas
del almirante Farragut y de Mr. Seward, el monumento
elevado al General Worth y la mano que ha
de llevar la estátua de la libertad, faro que ha de alumbrar
la bahía. Este brazo de bronce va á ser colocado
en la isla Bedloe y solo temporalmente se halla en aquel
sitio.

VIII.

El sueño comienza a hacerse sentir. Apénas distinguo
las siluetas de los edificios dibujándose en el
piso y el lejano campanario elevándose hácia el firmamento.
Traspasamos al fin el umbral de nuestra habitacion.
¡Qué dulce delicia la de poder entregarse al reposo,
suave siempre cual una brisa en verano y fértil, algunas
veces, en visiones encantadoras!

CAPITULO XVIII.
NUEVA-YORK EN TIEMPOS PASADOS.

I.

Los lectores permitirán se retroceda unos años. Escribir,
como ha hecho Edwin Stone, la historia circunstanciada
de una poblacion pequeña, que tal vez no tiene
más timbres de gloria que haber engordado credos ó
poseer fábrica de cerveza, puede parecer inútil. Pero


152

decir algunas palabras sobre los antecedentes de una
ciudad, la primera de América, es quiza permitido, aun
en una obra de viajes.

II.

El descubrimiento de magnífico lugar donde Nueva–York
se halia situado, fué debido al acaso. Hudson no
pensaba en él. Navegando al servicio de una compañía
holandesa en busca del famoso paso del Noroeste, se vió
obligado por los hielos á retroceder, y entónces proyectó
visitar el Este de la costa americana, descendiéndola
desde Terranova hasta el grado 36 de latitud. El 28 de
Agosto de 1609 penetró en la bahia del Delaware. No
pudiendo avanzar en eila muy léjos, por estar las aguas
poco profundas y el canal obstruido por bancos de arena,
volvió sobre sus pasos, entrando el 12 de Setiembre
del mismo año en la bahía de Nueva–York por el paso
llamado "The Narrows" y subiendo el rio que lleva su
nombre hasta el sitio en que hoy se encuentra Albany.

III.

Esta primera expedicion no fué de feliz presagio para
los indios. Primero, aquellos extranjeros les hicieron
conocer el rhom, cuyo uso y resultados ignoraban. Despues,
por un ligero robo, mataron á varios de ellos,
miéntras llegaba el tiempo de apoderarse de sus tierras.

VI.

Los Estados Generales Holandeses quisieron estimular


153

los descubrimientos, asegurando al autor de ellos el
privilegio exclusivo de cuatro viajes de comercio. Así
se formó en Amsterdam una primera compañía que dirigió
cinco navíos á las costas de América, que descubrió
el Connecticut y fundó los fuertes de Nassau y de
Orange. Pronto se organizó otra en mayor escala, que
pudiese proteger eficazmente todos los intereses colocados
bajo su patronato y á la que se concedeó el gobierno
de las posesiones americanas, extendiéndose á
favor de ella lo que en aquel tiempo se llamaba una
carta.

V.

La Compañía estableció en las provincias que le fueron
sometidas una especie de feudalismo, bajo el nombre
de patronato. Un patron era un individuo á quien
concedidas tierras en gran extension, por haber llevado
á ellas más de cincuenta colonos, las repartia entre estos
bajo la condicion de pagarle una renta perpetua y
un derecho sobre cada traslacion de dominio, reservándose
además el privilegio de cazar, pescar y moler el
trigo. Si aldeas ó ciudades llegaban á formarse en la
jurisdiccion de los patrones, á ellos correspondia el establecimiento
de los gobiernos locales.

VI.

Este sistema en la propiedad territorial y el monopolio
de la Compañía en lo relativo al comercio no fueron,
ni muy á propósito para atraer emigrantes, ni del agrado


154

de las poblaciones ya establecidas. La Nueva–Holanda
(como se llamó á la colonia) languideció bajo la
administracion de los gobernadores holandeses Kieft y
Stuyvesant; y cuando el Duque de York se presentó en
1664 con tropas inglesas y la concesion del rey su hermano,
la conquista fué fácil, teniendo que capitular Nueva-Amsterdam,
no obstante haber intentado Stuyvesant
la defensa.

VII.

Adquirido definitivamente aquel territorio para Inglaterra
por los tratados de 1667 y 1674, el Duque de
York otorgó á la colonia (que cambio entónces su nombre
en el de Nueva–York) una nueva carta. Daba en
ella á los habitaiites cierta participacion en los negocios
judiciales y administrativos y aun representacion para
los impuestos. Estas libertades se apresuró á destruirlas,
en gran parte, al subir al trono bajo el nombre de
Jacobo II.

VIII.

La revolucion de Inglaterra parece no haber sido para
la colonia un gran alivio. Disturbios promovidos por
Leisler, mal estado de costumbres, intolerancia religiosa
instruccion descuidada, tal es el cuadro que los historiadores
nos presentan poco tiempo despues de aquel suceso.

IX.

La libertad, sin embargo, hace algunos progresos en
el tiempo que trascurre entre esa época y la independencia.


155

La asamblea colonial es consultada en lo referente
á subsidios, y de ahí pasa con facilidad á la cuestion
de prerogativas. En 1766 una grave cuestion social
aparece. Tiene lugar el primer levantamiento contra el
derecho de patronato, viéndose la fuerza pública obligada
á intervenir.

X.

Nueva–York presenció la primera derrota de Washington
en Long–Island, el 27 de Agosto de 1776, y fué
el último punto abandonado por los ingleses en Noviembre
de 1783. Formando ya un Estado libre, la Constitucion
americana le prohibió hacer leyes que atacasen
los contratos preexistentes (art. 1.o seccion X). El derecho
de patronato quedó pues ratificado. Mas los individuos
sujetos á él no se han sometido sino con enérgicas
protestas, y de esto ha provenido la liga de los Anti–Renters
y trastornos públicos en varias épocas.

CAPITULO XIX.
OPINION SOBRE ALGUNOS EDIFICIOS PÚBLICOS.

I.

Una mañana Loza se propone levantarnos con la animadora
noticia de que está cayendo una nevada.

Naturalments damos una vuelta en la cama y nos envolvemos
entre las sábanas.


156

Pero á las nueve el sol ya ha salido, y entónces sí encontramos
á propósito ir á dar un paseo por la calle
Broadway.

II.

—Qué calle tan concurrida, exclamo: apénas se puede
andar. Al pasar de una acera á otra, la línea recta es
imposible entre esta multitud de carruajes.

Jimenez replica que el ferrocarril elevado ha quitado
mucha gente de ahí y que antes era mayor el número
de transeuntes.

III.

—¿Y de los edificios qué opinan vdes?

—Que todos ellos tienen un gusto especial y que no
hay ninguno en el cual se hayan seguido las reglas rigurosas
de arquitectura.

—¡Cómo es eso! replico.

—Vea vd., me dice Loza, los hoteles San Nicolás y
Metropolitano. Pórticos de columnas corintias: ventanas
que no pertenecen á género alguno.

—Y ese edificio, agrega Jimenez, con columnas en la
parte baja y arcos gigantes y desproporcionados sobre
ellas.

—Poco á poco, les digo. Yo les haré á vdes. ver algunas
de las construcciones notables de Nueva–York.

—Las conozco, replicó Loza. Iglesia de la Trinidad:
material de piedra rojiza, arquitectura gótica, muros de
50 piés, torre de 284 sobre el pavimento.....

—No hablemos de dimensiones, contesto.


157

—La iglesia, dice Jimenez, fué construida bajo el reinado
de Guillermo III, y reedificada en 1788 á causa
de un incendio que la destruyó.

—Tampoco quiero saber su historia.

—Está rodeada de un cementerio, añade Jimenez.

—De dos acres de extension, se apresura á agregar
Loza.

—Allí descansan los restos de Alejandro Hamilton,
y del capitan Lawrence.

—Pero señores, eso es salirse de la cuestion, replico.

—¿Cuál es la cuestion?

—La arquitectura de la iglesia.

—Es gótica; pero no tiene la pureza que se encuentra
en los templos de Europa.

—Los arcos no son góticos, sino casi semicirculares.

—Pues bien, ahora mismo, aquí cerca, voy á enseñar
á vdes. edificios que los dejarán satisfechos.

IV.

Y tomando la calle Wall conduzco á mis amigos hácia
la Sub–Tesorería. Bajo el pórtico de ella, Jorge Washington
fué inaugurado primer Presidente de los Estado
–Unidos.

—Esta calle Wall, dice Jimenez, se llama así porque
en tiempo de los holandeses el muro que limitaba la
ciudad corria por esta calle, siendo el terreno del Norte
lugar de pasto comun.

Pero ya habiamos llegado al Sub-Tesoro. La fachada


158

es dórica; pero en el interior encuentra Loza columnas corintias.

Lo cual no impide que sea un magnífico edificio.

V.

Pasamos á ver la Aduana.

—Obra del arquitecto Isaías Rogers, dice Jimenez.

—Monolitos de granito, expresa Loza, arquitectura
jónica: mas la base no es ática y además las columnas
del interior son corintias.

—¡Ah! ya estoy viendo, querido amigo, que esto de
los órdenes es una manía en vd. como la de las dimensiones.
Voy por último á llevar á ver á vd. la Bolsa y
la Casa de Correos.

VI.

En la Bolsa ya no permití que se me hablara de estilos
arquitectónicos. Nos ocupamos en contemplar esa
masa de séres humanos levantando los brazos, gritando
y recibiendo telégramas. Tras aquel aparente caos existen
varias combinaciones inteligentes.

VII.

Al llegar á la Oficina de Correos me permito hacer á
Loza las siguientes observaciones:

—Ninguna casa de correos en el mundo es tan grande
como esta. Toda es de granito y fierro. Tiene tres
pisos: hay doce elevadores para el servicio del establecimiento


159

y se entregan anualmente 134 millones de cartas
y un número igual se recibe. Mil doscientos empleados
se ocupan en este despacho.

—El edificio, sin embargo, tiene un defecto, me dice
Loza.

—¿Cuál?

—La arquitectura es dórica; pero las columnas del
primer piso las han echado á perder con esos prismas
que vd. ve en ellas.

VIII.

—Decididamente esto no tiene remedio, dije entre mí,
y dejé de hablar de edificios, pues ya los órdenes de arquitectura
me tenian cansado.

CAPITULO XX.
SISTEMA ADMINISTRATIVO.

I.

El sistema administrativo de los Estados–Unidos
reconoce como base la falta absoluta de centralizacion.
El espíritu de asociacion y la iniciativa privada reemplazan
la accion del gobierno, sin la cual en otros países
no es posible emprender nada durable.

II.

La administracion federal está confiada al Presidente.


160

quien la desempeña por conducto de los diversos departamentos
ministeriales. El Secretario de Estado es
el que tiene las principales atribuciones. Como ministro
de negocios extranjeros, dirige, bajo la inspiracion del
Presidente, las relaciones de la República. Como ministro
de Estado, se halla encargado de la promulgacion de
las leyes federales y de arreglar las relaciones del poder
Ejecutivo con el Congreso y con los Estados.

III.

Las atribuciones de los Ministerios de Hacienda y
Guerra, fácilmente se comprenden. Al departamento del
Interior corresponden la administracion del dominio público,
las patentes de invencion y algunos otros ramos
que entre nosotros se han asignado á la secretaría de
Fomento. En cuanto á la instruccion pública, queda por
completo al cuidado de los Estados: la Constitucion no
contiene disposicion alguna referente á esta materia.

IV.

Los Estados tienen como principal ingreso en su tesoro
el producto de la contribucion directa, la cual toca
todas las fuentes de la riqueza social. La propiedad territorial
y mobiliaria, están á ella sujetas, así como las
industrias que se ejercen por el solo empleo de la inteligencia.

V.

Las contribuciones no se establecen únicamente en


161

interés del Estado, sino tambien del condado y de la
ciudad. Hecho el avalúo de lo que está sometido al impuesto,
se revisa cada año esta valorizacion en la forma
y con las precauciones prescritas por la ley. El board of
equalization
está encargado de vigilar por la igual reparticion
del impuesto, decidiendo las reclamaciones de
los particulares relativas á este objeto.

VI.

Con los recursos que el Estado reune, atiende á los
gastos de sus poderes legislativo, ejecutivo y judicial;
al sostenimiento de escuelas y bibliotecas, y al sueldo
de la milicia. Los trabajos públicos, caminos, navegacion
fluvial, etc., se hallan bajo la dependencia de las
administraciones subalternas.

VII.

A la instruccion pública están destinados especialmente
el precio de los terrenos baldíos que la Federacion
cede á cada Estado, las sucesiones que corresponden al
fisco y un suplemento votado por la legislatura. Estos
fondos son administrados por el board of education, comision
compuesta del Gobernador, director del catastro
y superintendente de instruccion pública. Este último
funcionario anima y regulariza la marcha de la enseñanza;
determina los métodos pedagógicos que deben seguirse;
reparte entre las escuelas de los diversos condados
las ubvencion correspondiente y hace cada año una relacion


162

al Cuerpo Legislativo sobre la situacion de la
instruccion en el Estado.

VIII.

En el programa de las escuelas públicas, más bien
que especulaciones elevadas é investigaciones teóricas
y sutiles, obtiene preferencia la parte práctica de las ciencias.
A esto se debe encontrar algunas veces en el pueblo
americano, conocimientos prácticos de las leyes del vapor,
de la electricidad y de los procedimientos mecánicos,
que en otras naciones están reservados á las clases
médias.

IX.

Los Gobernadores mandan en jefe las milicias, y bajo
sus órdenes los ayudantes generales, elegidos como ellos
por el sufragio universal desempeñan las funciones de
jefes de estado mayor. Las milicias, en varios Estados,
se emplean en repeler las incursiones de los indios.

X.

A más del mando de la milicia, el Gobernador está
encargado de la ejecucion de las leyes, del nombramiento
de empleados que no son de eleccion popular, de
convocar la legislatura en caso de urgencia y de comunicarse
con ella por mensajes en los que expone la situacion
del país y las medidas que es conveniente tomar
en interés general.


163

XI.

Diversas comisiones, que preside el Gobernador, toman
parte en la administracion. Tales son el Board of
war examiners
, el de military auditors, el de stamp commissioners
y los de instruccion pública, bibliotecas, prisiones
y dominios públicos.

XII.

La organizacion del condado viene á llenar el cuadro
administrativo. El condado está gobernado por una comision
de tres ó cinco miembros llamados supervisors.
Ellos discuten y arreglan el presupuesto, fijando los gastos
y las contribuciones; vigilan la propiedad pública y
entienden en todo lo relativo á la apertura y conservacion
de caminos que no han sido establecidos por compañías
particulares.

XIII.

El sheriff es el más importante de los oficiales del
condado. Mantiene la paz pública, ejerce la policía y asegura
la ejecucion de los mandatos de los jueces. Es el
funcionario mejor retribuido, bien que la ley le impone
la necesidad de una fuerte fianza.

XIV.

El personal de la administracion, en los Estados–Unidos,
no parece ser el mejor. Varios servicios públicos
se encuentran en un estado lamentable, en especial la


164

compostura el aseo de las calles, aun en las ciudades
importantes. Pero todo lo que sobre esto pueda observar
un extranjero es poco, en comparacion de las revelaciones
hechas por varios documentos públicos de la
nacion vecina.

XV.

Mr. Jenkes, en una relacion hecha al Congreso, se
expresaba en los siguientes términos:

"Los hombres políticos establecidos en nuestras aduanas
consideran á estas como instituciones de beneficencia
donde los fieles van á descansar. Se refiere que un
empleado, nombrado á solicitud empeñosa de un miembro
del Congreso, respondia cuando, de tiempo en tiempo,
se le recordaba que su trabajo era el equivalente del
sueldo: ¡Trabajar! he trabajado bastante para venir aquí;
no esperen vdes. que trabaje más."

XVI.

Y aún es más grave lo que sigue poco despues:

"Es necesario despedir á los ladrones del servicio público.
Infestan todas las oficinas. Se les encuentra desde
los pequeños empleos de correos hasta las grandes
aduanas."

XVII.

Por lo demás este mal no es propio únicamente de la
Union Americana, sino que se extiende, por desgracia,
á varias naciones. En la presente situacion de la sociedad,


165

el interés individual, poderosamente excitado por
los atractivos del lujo y por los afectos de la familia,
tiende á sobreponerse á los deberes hácia la patria. Preciso
es, sin embargo, buscar un remedio á este cáncer
de la inmoralidad. Los americanos han hecho esfuerzos
para encontrarlo; pero, poco felices, conservan aún en
su administracion los vicios que el Congreso de 68 trató
de destruir.

CAPITULO XI.
LA 5.a AVENIDA.—MERCANCÍAS MEXICANAS.—PARTIDA DE
NUEVA-YORK.

I.

La quinta avenida es sin duda una de las mejores calles
que tiene Nueva–York. Son dignos de observarse
especialmente en ella los edificios públicos y particulares,
distinguiéndose entre estos últimos las casas de las familias
Stewart y Vanderbilt.

II.

Es la primera un magnífico palacio de mármol. Columnas
de chapiteles delicadamente trabajados adornan
los pórticos. Los salones, cuartos de recepcion, alcobas
y comedores son hermosos en su decoracion y mueblaje.
En cuanto á la casa Vanderbilt, solo pude admirar el
rico salon de entrada: piso tapizado de mosaico, paredes
de mármol de colores, puertas de bronce cinceladas y


166

doradas, techo de fierro y cristales, asientos de mármol
amarillo, gran maceron en el centro. Aquel solo cuarto
debe haber costado una fuerte suma.

III.

Las iglesias llaman tambien la atencion en esta calle.
El templo Emmanuel, de piedra rojiza y amarilla, techo
de pizarras negras y rojas, fachada flanqueada por minaretes;
la iglesia reformada holandesa; la presbiteriana;
y la de Santo Tomás, conocida por el bello estilo de su
ornamentacion interior.

IV.

Loza habia oido hablar de esta última y quiso examinarla.

—Hoy es domingo, le dijimos, y son estos momentos
de oracion.

Se oian en efecto las campanas entonando una especie
de cántico religioso.

—No importa, contestó, y se introdujo en la iglesia.

El ugier se acercó y le habló en voz baja.

Loza era un poco sordo y no entendió.

El ugier volvió á dirigirle la palabra diciéndole tal
vez que no era hora de visitar el templo.

Pero él tomó aquello como una invitacion á sentarse
y así lo hizo poniéndose á observar todo. Al cabo de
algun tiempo salió á reunirse con nosotros.

V.

Esta falta de oido y el poco conocimiento de las costumbres


167

americanas, habia ya colocado á nuestro amigo
en varias situaciones cómicas.

VI.

Dias anteriores se habia introducido en un ómnibus
al anochecer. Una señora que subió habia sacado una
moneda para que la depositara en la caja, y Loza, ignorando
este uso, habia creido, al extender la mano la señora,
que esta era conocida suya y que trataba de saludarlo.

VII.

En la peluquería, el que lo habia rasurado habia comprendido
que era extranjero, y le hizo comprar varias
aguas y pomadas para quitar la caspa, desterrar los barros,
arreglar bien el bigote, etc., costándole la toilette
aquel dia seis ú ocho pesos.

VIII.

Jimenez se habia dedicado á conocer la demanda y
oferta de los efectos de México en el mercado americano.

—Tabaco, nos decia, casi no se fuma sino el de Cuba.
Azúcar, la hay más barata en aquella isla. El Brasil importa
dos millones de sacos de café, miéntras que el
nuestro no figura sino en la cantidad de veintisiete mil.


168

Henequen, pieles y maderas finas tienen bastante
demanda; pero solo con el primero de estos artículos se
hacen operaciones de importancia. En general, si un
buen tratado de comercio no se lleva á cabo, se pasará
mucho tiempo antes de que entre México y los Estados—
Unidos se desarrollen grandes negocios.

IX.

Yo poco atendia á lo que hacian ó hablaban mis amigos,
pues me ocupaba en preparar mi viaje para San
Francisco.

—¿Ha arreglado vd. ya su itinerario? me preguntó
Jimenez.

—Sí, tomaré la direccion de Albany y me detendré
algunos dias en el Niágara y en Chicago.

—Va vd. á pasar por Siracusa y por Roma.

—Sé que volveré á encontrarme con esa geografía
singular americana, con ese viejo mundo renovado. Siracusa
al lado de Utica; Chartres cerca de Menfis; Canton
junto á Venecia.

—En compensacion Toledo queda léjos de Madrid.

—Sí, pero estando en Madrid, en poco tiempo se llega
á Corinto.


PARTE TERCERA
DE NUEVA–YORK A SAN FRANCISCO.

CAPITULO I.
WEST–POINT.

I.

Hay ciertos sitios ligados de tal modo con la historia,
que no puede pronunciarse su nombre sin que se evoquen
los recuerdos de una de esas catástrofes inesperadas
y ruidosas que se destacan, cual una pirámide, en
medio de los demás acontecimientos. Tal es la suerte
de West–Point. Su escuela militar, lo importante que
ella contiene, todo se olvida ante la consideracion del
deplorable suceso de que aquel lugar fué teatro en la
guerra de independencia.

Nadie ignora, en efecto, que allí estuvo próxima á perecer
en su cuna la nacionalidad americana por la traicion
del General Arnold; que de allí procedió la órden
para que se ejecutara al oficial inglés Andrés; y que el


170

autor principal del complot, Arnold, solo debió su salvacion
á lo precipitado de su fuga.

¡Extraño destino el de este general americano! Dotado,
como Alcibiades, de grandes cualidades al lado
de grandes defectos, es valiente hasta la temeridad,
irritable é inquieto hasta hacerse odioso. Desde el principio
de su vida da muestras de este carácter turbulento
é indócil. Sus juegos consisten en suspenderse á las
ruedas de un molino de agua sumergiéndose y reapareciendo
á cada vuelta. A los diez y seis años se alista en
la milicia, sin avisar á nadie. Su madre logra romper el
enganche; mas al poco tiempo vuelve al ejército, donde
la disciplina acaba al fin por disgustarle. Se hace farmacéutico
y despues comerciante: emprende en todo lo
aventurado, se bate con un frances en duelo, termina
por una bancarota é imprime en todos sus actos el sello
de la violencia y de una actividad que causa vértigo.

La revolucion americana lo sorprendió en New–Haven
mandando 58 soldados. A la noticia de la batalla de
Lexington reune al pueblo, le dirige una de esas arengas
patrióticas propias de los ambiciosos y se pone al
frente del movimiento revolucionario. Presentándose
despues al comité general de Massachusets, con un
plan para atacar Ticonderoga, consigue el título de coronel
y marcha á reclutar soldados para su empresa.
Mas el comandante Ethan Allen se le ha anticipado y
se dirige ya sobre aquella plaza. Arnold no se desanima.
Reclama el mando de las fuerzas; pero estas se niegan
á seguirlo. Entra entónces al mismo tiempo que ellas
en Ticonderoga y allí vuelve á instar porque se le reconozca


171

como jefe. El Consejo Superior del Estado tiene
que decidir la cuestion confirmando en su autoridad á
Ethan Allen.

Poco tiempo despues Arnold se declara almirante.
Con unos cuantos buques que puedo recoger en el lago
Champlain va á atacar la marina inglesa. La fortuna
favorece su audacia. Pero estos pequeños triunfos no le
bastan. Pretende invadir el Canadá. Su manejo de valores
públicos ha comenzado sin embargo á inspirar sospechas
y la legislatura de Massachusets, léjos de aprobar
su idea, le pide cuentas de las municiones y de las armas.
Arnold presentó su dimision.

Aquellos talentos militares no han pasado desapercibidos
al genio sagaz de Washington. ¿Se quedará sin
emplear ese heroismo aventurero? ¿los principios de una
revolucion, que necesitan almas de cierto temple, no
aprovecharán esa audacia y ambicion? Contra la voluntad
de los hombres civiles de su país, Washington favorece
al general desairado y, poniéndolo á la cabeza de
mil cien hombres, le encarga cruce el desierto y se dirija
á Quebec. La expedicion es peligrosa é incómoda.
Combates con los indios, agua hasta las rodillas, paso
del San Lorenzo ante buques ingleses, nada detiene á
Arnold. "Se nos tomaria por anfibios, escribe al general
en jefe, tantas son las horas que tenemos que pasar
luchando con el agua."

Seria preciso una epopeya para narrar las proezas de
los hombres de fierro, como se llamó en el Canadá, á las
tropas mandadas por Arnold. Montgomery muere como
Leonidas; el Comandante en jefe es herido; los sol


172

dados tienen que invernar en casas formadas por nieve
petrificada. Mas los hombres políticos de las Colonias
Unidas han resuelto quitar el mando á un hombre de
cuya probidad desconfian y cuyo carácter les hiere y lo
sustituyen con Gates, un incapaz. Desde ese momento
tuvo que pensarse en la retirada del ejército.

Arnold vuelve á los combates en el lago Champlain.
Con tres goletas y otras tantas galeras sostiene una terrible
lucha contra navíos de tres mástiles y chalupas
cañoneras que llevan á su bordo más de setecientos hombres.
A pesar de la superioridad de sus fuerzas, los ingleses
dejan el combate á las cinco de la tarde. Las
galeras hacen agua, el número de muertos y heridos es
considerable, Arnold por falta de artilleros ha tenido
que apuntar él mismo los cañones. La retirada se hace
necesaria y es preciso aprovechar para ella la oscuridad
de la noche. Al dia siguiente, alcanzada por los navíos
ingleses la galera que lleva á Arnold, sostiene este el
fuego durante cuatro horas consecutivas, y cuando su
barco no es ya sino un armazón ennegrecido, manda in-cendiarlo,
saliendo el último de aquellas tablas humeantes,
miéntras sus soldados, mosquete en mano sobre la
playa, molestan aún á los marinos enemigos.

El apogeo de la carrera militar de Arnold es la campaña
contra Burgoyne. Colocado á las órdenes de Gates,
jefe inútil y envidioso, despues de importantes servicios
prestados en la expedición, es separado del mando la
víspera de la batalla decisiva. Esto no obstante se le ve
la mañana siguiente montar á caballo á los primeros cañonazos
y dirigirse al galope al lugar del combate. Un


173

ayudante recibe la orden de volverlo atras; pero él se
lanza impetuoso en medio de la pelea. Por todas partes
se le encuentra dando disposiciones, dirigiendo los movimientos
de las tropas, supliendo á la indolencia y inexperiencia
del general en jefe, reemplazando los oficiales
muertos, escogiendo los lugares peligrosos y agitando su
sable para reunir á los soldados y conducirlos. Los Estados–Unidos
deben á este furor indisciplinado una de
las victorias de que más legítimamente pueden enorgullecerse,
y de la que dependió en gran parte su existencia
como nacion soberana.

¿Cómo paga el país estos servicios? Humillando á
Arnold; prefiriendo en los puestos principales á hombres
que le son bien inferiores; arrojándole manchas con dudas
continuas sobre la inversion de los fondos que ha
manejado; y viendo con malos ojos la autoridad que todo
soldado tiene necesidad de arrogarse en la guerra.
En Pensilvània, yéndose más adelante que en Massachusets,
el general es citado ante una Corte Marcial, y
el asunto toma un giro desfavorale no obstante la proteccion
y recomendaciones de Washington.

Un carácter menos irritable que el suyo se habria
sentido herido por esta ingratitud. Recordemos la historia
de Coriolano. La madre hizo retroceder á este último:
á Arnold, su mujer va á acabarlo de perder.

Entre las jóvenes hermosas de Filadelfia hay una de
quien el general obtiene la mano. ¿Qué averigua en su
casamiento? Que su esposa ha tenido relaciones amorosas
con un oficial inglés llamado Andrés. Desde ese
momento dos ódios germinan en su alma; uno para los


174

que lo han humillado; otro para aquel que ha tocado la
delicada cuerda de sus sentimientos más íntimos.

Imaginaentónces un medio para satisfacer precisamente
una ú otra venganza.

—Seguireis teniendo correspondencia con Andrés, le
dice á su esposa.

Y por este conducto hace saber al general inglés
Clinton que está dispuesto á unirse con él. Pero al principio
se hace bien poco caso de estas indicaciones.

No sucede lo mismo cuando Arnold consigue el mando
de West–Point. La posesion de esta plaza entrega
á los ingleses gran cantidad de pertrechos de guerra;
favorece las relaciones con el Canadá; evita la comunicacion
entre los Estados del Centro y los del Este y
priva á los ejércitos franceses y americanos de los socorros
necesarios si intentan un golpe de mano contra
Nueva–York. Clinton encarga á Andrés que se entienda
con Arnold.

Una noche tranquila, de brillantes estrellas, fué la que
escogió el oficial inglés para pasar al campo americano.
El comandante de West–Point lo esperaba en una arboleda
espesa. Se abre larga discusion sobre las condiciones,
que dura hasta la aproximacion del dia.

—No podeis iros á esta hora, dice Arnold, os reconocerian.
Además, teneis que llevar un plano de la fortaleza,
con notas é indicaciones de los lugares en los que
diseminaré las fuerzas y de los caminos que quedarán
libres y sin defensa.

—El general Clinton me recomedó no recibiera papel
alguno, contestó Andrés.


175

—Lo que os voy á dar es indispensable para el buen
éxito.

Y en efecto, la noche siguiente, persuadido Andrés de
que debe aceptar un disfraz y colocando los papeles bajo
sus medias, parte á traspasar las líneas americanas.

Ya lo habia conseguido, ya caminaba lleno de alegría
por el territorio neutral que conducia á las Llanuras Blancas.
De repente su caballo es detenido de la brida y
varios mosquetes se apuntan contra su pecho.

—Señores, exclama Andres, quien toma á aquellos
hombres por guerrilleros ingleses, somos del mismo partido.
Soy oficial del ejército y vengo encargado por el
general Clinton de una comision urgente.

Aquellas palabras imprudentes lo perdieron. Se le
registra. Con los papeles que se le hallan es conducido
al puesto militar más inmediato.

Esto pasaba al comenzar la mañana. Al poco tiempo
ya tenia conocimiento Arnold de la captura de su cómplice.

Toma inmediatamente un caballo, dirigiéndose á la ribera
del Hudson. Desata un bote, llama seis remeros,
les promete dos galones de rhon si van pronto y haciendo
ondear un pañuelo blanco, como si fuese parlamentario,
llega de. esta manera á un buque inglés estacionado
á alguna distancia.

Su intento va al fin á realizarse. Andrés será ahorcado
como espía. Sin embargo, hay todavía un momento
en que está próximo á fracasar.

Andrés era querido en el ejército. Clinton hace toda
clase de esfuerzos para que se salve. Entre otros medios
propone canjearlo.


176

—Entregadme á Arnold, contesta Washington, y os
devolveré á Andrés.

Clinton rechazó la proposicion. A sus ojos Arnold no
habia hecho más que volver á su soberano legítimo, deponiendo
las armas rebeldes. No era posible sacrificarlo.

CAPITULO II.
CAIDAS DEL NIAGARA.

Nos acercábamos al Niágara en una noche lóbrega y
fria. La locomotora, arrojando bocanadas de fuego, nos
dejaba ver, de tiempo en tiempo, los cercados hechos de
vigas y tablas y los campos feraces del Estado de Nueva–York.
Sábanas de nieve con anchos rasgones se extendian
en varios parajes. Adelante, todo el campo
cambió su vestidura verde por el blanco sudario, y entre
aquel océano de espuma, solamente se levantaban algunas
casas con el hielo endurecido formando sobre su
techo labores caprichosas.

Un jóven del Perú me acompañaba. Venia de combatir
contra el ejército y marina Chilenos, habiendo tomado
parte en las expediciones del "Huascar." De
treinta y dos años, poco más ó ménos, su semblante presentaba
ya surcos dibujados por el dolor. Su carácter
era meditabundo y reservado. Hacia algunos dias que
lo habia yo conocido, y siempre lo habia visto entregado
á sus propios pensamientos y animado, á lo más, por
una triste sonrisa.


177

Llegamos á Suspension Bridge y Rites (así se llamaba)
vino conmigo al hotel. Teniamos resuelto dirigirnos
en la mañana á la orilla del rio. Visitariamos Whirpool
y de allí partiriamos subiendo la corriente. Este fué el
proyecto de nuestra excursion.

Muy temprano estábamos cerca de Whirpool. Por un
elevador descendimos á la orilla. Las aguas se entrechocan
fuertemente levantando rizados penachos. Más abajo
se tranquilizan tomando un color pronunciado de esmeralda
y entrando en una especie de embudo de Verdura.
En el fondo el agua da vueltas llevando todo en el círculo
que silenciosamente describe. Pero este remolino casi
no se ve en la superficie. Allí parece que el rio ha
concluido, que extenuado con la fuerza que arriba acaba
de mostrar se ha convertido en un manso estanque: no
se distingue ninguna salida. Solo caminando aún se
vuelve á descubrir la corriente oculta entre los árboles,
formando un dngulo casi recto, enviando las aguas con
fuerza hácia el Lago Ontario.

Suspension Bridge parece á lo léjos un hilo tendido
salvando el abismo. Este hilo, sin embargo, pone en comunicacion
el Canadá con los Estados–Unidos. Al acercarse
se ve que el puente tiene dos pisos: por uno pasan
pedestres y carruajes; por otro ferrocarriles. La garganta
que atraviesa tiene 240 piés. Cincuenta centavos hay
que pagar por cruzarla. Mediante esta suma se llega á
la ribera del Canadá.

—Buena frontera, exclamó Rites al atravesar el
puente.

En efecto, de uno y otro lado las rocas caen casi perpendicularmente


178

sobre el rio. Sin duda por eso en las
guerras de 1813 y 1814 se recurrió á combates navales.
Las hazañas de los comodoros Perry y Macdonough ilustraron
las aguas de los lagos vecinos.

Sigue despues otro nuevo puente más largo que el
que acabábamos de pasar; pero nosotros no nos detuvimos
á examinarlo: teniamos deseo de llegar cuanto ántes
á las cataratas.

Al fin estuvimos frente á ellas. ¡El espectáculo es sorprendente!
La mitad del agua dulce que hay en el mundo
se despeña por aquellas brechas desde una altura de 164
piés en el lado americano y 158 en el opuesto. La menor
elevacion es compensada en el Canadá por la mayor cantidad
de agua. La catarata forma allí una especie de herradura
y es de un efecto cien veces superior al de la
caida del lado de los Estados–Unidos.

Vistas algun tiempo esas magníficas cascadas, llega
uno á imaginarse que aquella agua, perseguida por un
enemigo invisible, ha emprendido una rápida carrera y
que, en el aturdimiento por ella producido, no puede examinar
los lugares que recorre. Ya se rompe entre las
peñas; ya da vuelcos prodigiosos; ya aprovecha una salida
entre flores; ya besa los piés de corpulentos árboles,
como pidiéndoles proteccion. ¡Pobres moléculas de un
líquido tan precioso! por todas partes se oyen sus gemidos;
por todas partes saltan, produciendo bellísimos
arco–iris. La violencia con que caminan no las hace
perder su tendencia artísrica, y se las ve recoger todos
los hermosos colores en su curso veloz; unas veces el
azul claro del cielo; otras, el bianco de la espuma, el


179

verde de los prados y el trasparente del hielo, al que
arrastran consigo. Cansadas al fin de esta precipitada
fuga, se arrojan en el abismo. Sus lamentos reunidos causan
entónces un sonido semejante al del rayo. ¡Infierno
de las aguas! dijo Lord Byron hablando de la cascada
de Terni: esta expresion deberia aplicarse al Niágara.

¿Se han salvado las aguas al caer en la copa inmensa
que las recibe? Ellas siguen corriendo hasta perderse
en la onda amarga del Océano sin fin. ¡Así tal vez es
la vida!

Chateaubriand ha encontrado quizá la única expresion
que puede dar una idea de aquel torrente. "Es la columna
de agua del diluvio," ha dicho. En efecto, aquello debe
ser contemporaneo de los grandes cataclismos del
mundo y de los monstruos de las épocas primitivas. Se
cree estar en los tiempos de las plantas colosales, de los
animales gigantescos y de las séries de montañas levantándose
por la accion oculta del fuego subterráneo.

Algunos Cálculos podrán servir de indicadores sobre
el poder desplegado por la naturaleza en aquel punto.
Caen sesenta y nueve mil barriles de agua por segundo.
La fuerza hidráulica de las cataratas es de más de cuatro
millones y medio de caballos, suficiente para mover
todas las fábricas del mundo. Las caidas van gastando
la roca y llegará dia, segun afirman los geólogos, en que
el Niágara sea una maravilla perdida.

Descendiendo al rio, examinando la catarata desde
abajo despues de haberla contemplado en la ribera, lo
sublime del paisaje, léjos de disminuir, engrandece. ¡Qué
hermosa cortina trasparente bajo la cual se halla uno


180

cubierto! ¡El cuarto de recepcion de ningun rey encierra
algo semejante! Es aquella una caverna de cristales formada
por la naturaleza: sobre la cabeza, masas enormes;
bajo los piés, montones de hielo; hácia los lados, muros
gigantes destilando agua que el frio pronto petrifica. El
sol apénas se percibe como un pequeño globo de fuego
entre la lluvia menuda producida por la corriente al precipitarse.
El terreno se mueve. Un ruido atronador se
escucha...... El alma queda atónita ante aquella lujosa
ostentacion de todo lo que es posible reunir de bello y
pintoresco, de admirable, pavoroso y conmovedor.

Se sale de aquel sitio y se coloca uno cerca del pié de
la cascada. ¡El chubasco es terrible! Estamos forrados
casi completamente de hule, y tememos que el agua pase
nuestros vestidos impermeables. Las partículas de
líquido se nos introducen en ojos, oidos, en todo lo que
tenemos descubierto, como pudiera hacerlo el polvo más
sutil. La temperatura cercana á cero hace que los nervios
se fortifiquen en aquel baño monstruoso de regadera.

Se pasa despues á Burning Spring. Nos hacen entrar
en un cuarto oscuro. De repente una gran claridad alumbra
la pieza. ¿Estamos acaso en alguno de los países
maravillosos de la leyenda? Aquella luz no quema. Nuestro
cicerone ha pasado varias veces la mano por ella.
¿Es una prestidigitacion? No, nosotros tambien acercamos
nuestros dedos. El empresario de aquel sitio quita
el tubo que conduce el gas y nos enseña el agua de donde
proviene. Tomamos un vaso y la probamos. Su sabor
es de azufre. Se le acerca un fósforo y arde como si fuera


181

alcohol. En realidad, es aquel un fenómeno curioso.

Dejamos la tarde para visitar el lado americano. Bajamos
á la catarata en un ferrocarril con inclinacion.
Volvemos á llenarnos de agua y á resbalar sobre el hielo.
Prospect Park es un punto desde el cual se descubren
las dos caidas: allí tambien se distingue aquel lugar en
que un jóven vió caer al rio y escapársele á la mujer
que amaba...... Quiso salvarla saltando cerca de ella…
Estaban á dos pasos de la orilla; el agua no les llegaba
á la cintura: mas la corriente es rápida y la roca resbalosa
no prestaba apoyo á sus piés...... Lucharon durante
algunos instantes y despues ¡ambos desaparecieron
en el abismo!...... El Niágara es testigo de muchas
catástrofes de este género. Toda imprudencia es castigada
de muerte.

Los museos son solo un medio para tomar el dinero
del extranjero. Se ofrecen allí pulseras fabricadas con
piedras del rio y otra multitud de objetos insignificantes.
Pero son lindas jóvenes, de azules y rasgados ojos
las que los venden. ¿Cómo resistir á comprarlos?

Los retratistas no cesan de perseguir un solo momento.
No les ha bastado sacar nuestras efigies apareciendo
nosotros sentados sobre las rocas, contemplando las cataratas
y cubiertos con trages de hule de anchas capuchas.
Quieren todavía colocarnos sobre los bordes de
Prospect Parck y aún me proponen, como sitio de recuerdos,
la roca donde perdieron pié los infortunados
amantes. Han tornado un interes extraordinario por
nuestras situaciones y tratan de sujetarnos á la importante
aplicacion del colodion en todos los lugares y bajo
todas las posturas.


182

Las islas de la "Luna," la "Cabra" y las "Tres Hermanas"
son de lo muy hermoso y fascinador que tiene
el Niágara. El nombre del rio no está bien aplicado en
ellas. Niágara es una palabra india que significa trueno
de las aguas
y en esos parajes las aguas no truenan;
murmuran y juguetean en las salidas. La tierra, regada
continuamente, presenta por dondequiera tapetes de
verdura. El poeta cubano Herrera extrañó la vegetacion
de los trópicos. Sin duda se referia á la cañada pedregosa
que encuadra el rio más abajo.

En las islas la naturaleza tiene una vida tal que no
es posible imaginar mayor brillo. El arte ha acudido á
realzar los encantos de ella. Los puentes saltan sobre
los cursos de agua; las calzadas serpentean entre las poco
elevadas colinas; las sendas se pierden entre los bosquecillos
accidentados de pinos y de arbustos. La atmósfera,
al reproducir el tinte opaco de la caida del
dia, contribuye á dar al paisaje mayor interes.

Rites se habia separado de mí. Lo distinguí bajo los
árboles entregado á sus meditaciones. Yo tambien necesitaba
estar solo. Era la hora en que las rocas iban
perdiendo su color púrpura y en que el sol reflejaba en
las aguas sus últimos rayos, como pilares temblorosos de
fuego. Al frente extendíase la inmensidad silenciosa del
Oeste, miéntras el rio rugia á mi espalda, cual si cayese
de las nubes. En semejantes momentos la soledad no
tiene precio, y se prefiere á la conversacion del mejor
amigo el lenguaje conmovedor de la naturaleza.


183

CAPITULO III.
LOS LAGOS.

Entre las maravillas naturales de los Estados–Unidos
deben enumerarse los "cinco grandes lagos," depósitos
de agua dulce los mayores del globo, si se exceptúan los
lagos del interior de Africa poco conocidos aún. El lago
Superior, el Huron, el Erie y el Ontario se hallan parte
en la América inglesa y parte en el territorio de la Union:
el Michigan es el único comprendido completamente
dentro de la República vecina. Merced á trabajos artificiales,
esta cadena de lagos se liga al valle del Mississipi,
presentando de esta manera una extensa línea
de comunicacion entre el Océano y el Golfo de México.

El lago Superior, de 350 millas de largo, 150 de ancho,
900 piés de profundidad média y altura sobre el nivel
del mar de 1048 piés, se halla sujeto á violentos golpes
de viento. Puede aplicarse á la navegacion en él, aquel
pasaje de Homero en la Iliada:

"Eolo habia recibido bien á Ulises.

"En el momento de la partida le regaló unos odres
donde estaban encerrados los principales vientos: Eurus,
Auster y Aquilon. Solo Céfiro habia quedado en libertad,
recibiendo de su soberano la órden de llevar con felicidad
al rey fugitivo hácia Itaca.

"La tripulacion del bajel que montaba Ulises tuvo curiosidad
de ver lo que encerraban aquellos odres tan bien
inflados, y el dia ménos pensado los abrieron.


184

"Los tres vientos, tanto más alegres por verse libres
cuanto que hacia ya algun tiempo que estaban encerrados,
se lanzaron con violencia al espacio, donde ejecutaron,
á modo de distraccion, un movimiento tal en las
olas, que todos los bajeles de Ulises fueron destrozados,
y tan solo él se salvó sobre una tabla."

El lago Michigan está limitado por los Estados de
Michigan, Indiana, Illinois y Wisconsin. Un estrecho
de cuatro millas lo pone en comunicacion con el lago
Huron. Fuertes tempestades se hacen allí sentir y los
odres regalados á Ulises tambien se han vaciado en aquel
lugar. Su superficie es de 22,400 millas cuadradas: su
profundidad de 1,000 piés.

Huron es notable por la multitud de peces que contiene.
En él puede éstudiarse detenidamente esta importante
clase del reino animal. Sus avances hácia la
tierra forman la bahía de Georgia y, comprendida esta,
la longitud es de 252 millas y la anchura de 90. Profundidad
média 800 á 1,000 piés. Envia sus aguas al Erie
por el rio Saint–Clair.

Erie es el lago glorioso de los Estados–Unidos, el de
los combates victoriosos contra Inglaterra, á los cuales
alude Fenimore Cooper cuando, despues de mencionar
los adelantos de la marina inglesa, agrega: "In the year
"1812, however, "Greek met Greek" when of a verity
"came the tug of war." Prescindiendo de la parte de
laureles, este lago se halla rodeado de puertos naturales
donde se construyen navíos y otras embarcaciones. Su
salida al Ontario forma las cascadas del Niágara. Su profundidad
poco considerable (120 piés) hace que la navegacion


185

se obstruya, más ó ménos, por los hielos en
invierno. La superficie no es sino de 9,600 millas cuadradas,
y es el más meridional de todos los lagos.

Más pequeño aún es el Ontario. No contiene sino
6,300 millas cuadradas. Las necesidades de la navegacion
han hecho que se atraviese por el canal de Weland
una pequeña península para ponerlo en comunicacion
con el lago Erie, pues los buques no podrian pasar por
el Niágara. Derrama sus aguas en el rio San Lorenzo, el
cual, despues de un curso de 800 millas, se arroja en
el golfo del mismo nombre. Así se completa la comunicacion
con el Océano, que tanto ha contribuido al
desarrollo del comercio.

CAPITULO IV.
CHICAGO.

Un jefe indio, recibiendo un dia la visita de un enviado
del gobierno americano, lo hizo sentar cerca de él
sobre un tronco de árbol. Miéntras que el enviado hablaba,
el indio lo empujaba suavemente hácia la extremidad.
Al fin el blanco exclamó: vd. me empuja constantemente;
ya no tengo lugar para sentarme.—Esto es, padre
mio, lo que vdes. hacen con los indios.

Se contempla á orillas del lago Michigan esa ciudad,
la principal de Illinois y una de las más importantes de
los Estados–Unidos, y la anécdota viene á la memoria.


186

En 1833 era aquello un fuerte destinado á contener
á los indios. Estos fueron trasladados al Oeste del Mississipi
miéntras llegaba el tiempo de expelerlos á comarcas
más remotas, y la ciudad quedó fundada.

En 1840 contaba ya 12,000 habitantes. Eran los principios
de Cartago naciendo á la palabra de Dido:

Instant ardentes Tyrii; pars ducere muros
Molirique arcem et manibus subvolvere saxa.

En 1860 la poblacion ascendia á 110,000 almas y á
más de medio millon actualmente.

Tal rápido desarrollo ha sido debido, en gran parte, á
la magnífica situacion que la ciudad tiene. A su espalda
lujosas praderas y ricas haciendas constituyendo uno
de los principales graneros del mundo: á su frente esa
sábana inmensa de agua que por el rio San Lorenzo se
dirige hácia el Océano. Chicago ha llegado á ser por
esta causa un depósito de granos considerable. Los
cereales son recibidos y embarcados por máquinas de
gran perfeccion, que reducen extraordinariamente los
gastos, en buques que pueden ir á Liverpool sin trasbordar
lo que contienen. El comercio no ha quedado reducido
á cereales: se ha extendido á carne fresca y salada,
maderas de construccion, cobre de las ricas minas del
lago Superior, ladrillos, piedras llamadas mármol de
Atenas, y otra gran cantidad de artículos que seria casi
imposible enumerar.

Multitud de caminos de fierro tocan aquel punto. Excelentes
hoteles reciben al extranjero. Colegios y bibliotecas
se han fundado. Un incendio destrozó la ciudad


187

hace algunos años; pero esta, como el ave fénix, ha renacido
de sus cenizas.

Al llegar á Chicago, nos dirigimos al hotel llamado
"Grand Pacific." Un criado nos condujo á nuestra habitacion.
—¿Está lista la comida? preguntamos. El criado
nos enseñó el comedor. Todo allí era elegante: mas, por
desgracia, olvidamos pagar anticipadamente la propina
á los negros que nos servian, y estos se propusieron comiésemos
todo en un mismo plato. Fué preciso una verdadera
lucha para que nos lo cambiasen y, sobre todo,
reparar pronto nuestra inadvertencia.

Salimos á las calles. Estaban llenas de lodo, y sus líneas
negras contrastaban singularmente con los blancos
y brillantes glóbulos de nieve que se cernian en el aire.
En la orilla del lago examinamos el depósito que surte
á la ciudad de agua, semejante á los de Nueva–York.
Bombas poderosas ascienden el líquido á una alta torre.
Subiendo los doscientos cuarenta escalones que esta tiene,
se contempla la poblacion, y más completamente
que con el mejor piano, puede uno formarse una idea
exacta de ella.

Distínguense iglesias de casi todas las comuniones
cristianas, calles cortadas en ángulos rectos, el rio que
da nombre á Chicago, los barcos que cruzan el lago
Michigan, los teatros, el Palacio Municipal, el Hotel Palmer
......Es aquel un tablero inmenso en el que quinientas
mil piezas están en movimiento. Todas tienen un
objeto igual. Jaque al rey: el rey es el dinero.

La noche nos alejó de estas ideas positivistas, haciéndonos
oir la música de Rossini. El "Barbero de Sevilla"


188

se hallaba anunciado en los carteles y la parte principal
estaba confiada á la Sra. Etelka Gerster. Es esta actriz
una alemana encantadora. De buena edad, con voz extraordinariamente
fresca y vigorosa, de bella figura, animado
su semblante por una sonrisa que capta desde
luego las simpatías del público, interpretó el papel de
Rosina de un modo que el compositor italiano habria
quedado satisfecho. Sin tener la fama universal de Adelina
Patti, puede muy bien sostener la comparacion con
ella. Los buenos habitantes de la ciudad oyeron, sin
mostrar mucho entusiasmo, aquellas notas brillantes y
sonoras. En cambio, aplaudieron á un tenor de segundo
órden, encargado de la personificacion, nada importante
en la ópera, del Conde de Almaviva.

En una de las tardes siguientes que, con motivo de
la lluvia, tuve que quedar en el hotel, me reuní con un
individuo que me habló largamente de los primeros pobladores
de Chicago, los Indios.—El culto de los muertos,
me refirió, ha sido siempre uno de los rasgos conmovedores
y respetables de su carácter. Se les ha visto
volver desde muy léjos á los cantones de que han sido
arrojados y cuando encuentran destruidas lastumbas de
su tríbu su sorpresa y desesperacion son extremas.

Y para probarme la inteligencia natural de la raza,
agregó el siguiente episodio:

Varios misioneros hablaban á un indio de la pasion
de Jesucristo.— Hermanos, les replicó, me han dicho
vdes. que los hombres blancos hicieron morir al hijo del
Santo–Espíritu: no habiendo tornado parte nosotros en
este crímen, á vdes. únicamente corresponde hacer penitencia.


189

Si el hijo del Gran–Espíritu hubiese venido
entre nosotros, léjos de matarlo, lo hubiéramos tratado
bien.

CAPITULO V.
DE LA PRADERA A LA MONTAÑA.

Westward the course of empire moves.

Lujosos trenes con toda clase de comodidades, llenos
de pasajeros de todas naciones, parten de Chicago, dejando
velozmente, detras de sus ruedas el mundo oriental,
cual si fuese la blanca estela de la popa de un navío, y
cruzando en una tarde el Fox, el Rock y el Mississipi,
pasan pronto de las tierras de labor del Illinois á las lomas
ventosas del Iowa.

No hay que detenerse en las estaciones para tomar
precipitadamente una mala cena. Carros–comedores
(dinning–cars) acompañan el convoy del ferrocarril.
Se empieza á comer en un punto y se acaba de hacerlo
á diez leguas de distancia. La comida es igual á la de
los mejores hoteles y es servida en un carruaje decorado
con toda la elegancia de un salon expléndido.

Los alimentos son tomados tranquilamente á medida
que por las ventanillas del wagon se ven pasar huyendo
los árboles y las casas, las cercas y los esteros. Se saborean
al suave calor de una estufa, mirándose caer por
fuera la lluvia de nieve sobre el suelo. No se pierde
tiempo en las comidas; ni se tienen que devorar estas
con el oido atento á la campana del tren y con el ánimo
agitado é inquieto.


190

Hermosas jóvenes acompañan. Una camina á mi frente,
retrato algo imperfecto de la mujer que fué en otro
tiempo el encanto de los salones de México...... Aún
creo estarla viendo con la cabeza erguida, la mirada de
reina y la conciencia de su superioridad y hermosura…
La distincion habia colocado sobre ella su dedo de oro.
Casada despues con un hombre indigno, pueden aplicársele
aquellos versos de Tennyson:

As the husband is, the wife is: thou art mated with a clown
And the grossness of his nature will have weight to drag thee down.

La mayor parte de los pasajeros duermen ó leen sus
periódicos. ¡Qué pasion de noticias! En todas partes
esas interminables hojas de papel que necesitan el trabajo
de muchos de los que son llamados reyes de la
época y no son realmente sino los esclavos del público.
¡Obligados para ganar lo necesario en la vida, á improvisar
editoriales á mañana y tarde, á no tener dias
de fiesta y á encontrar siempre en ellos bastante inteligencia
é ingenio para cautivar diariamente la atencion
de sus lectores! ¡No hay sentencia que deba temerse más,
que la condcnacion á trabajos forzados del espíritu!

La distancia pierde sus proporciones enormes y á las
nueve y media de la mañana siguiente estamos ya en
el Missouri, límite de los Estados de Iowa y de Nebraska.
Es un rio poco útil para una línea divisoria.
Cambia de lechos, como un hombre impaciente en una
noche calurosa; se le ha visto ya envolver dentro de
Nebraska un pedazo de Iowa. A pesar de esta inconstanciá,
se ha construido sobre él un soberbio puente, que


191

á lo léjos parece mecerse en el aire, cual un arco-íris sin
colores. El da paso á Omaha, poblacion en la que Eolo
tiene sus cavernas y en la cual se deja el ferrocarril del
Noroeste para tomar el Union Pacific.

En la traslacion de equipajes, Rites, por seguir dedicado
á sus pensamientos, no observa que le roban una
pequeña maleta que traia en el sleeping-car. Viene á referirme
su pérdida.

—Necesita vd. atender algo más á lo que pasa á su
alrededor, le digo.

—Cierto, me contesta. Pero que no se diga que solo
en las repúblicas sud–americanas hay ladrones. Veo
que aquí sucede lo mismo.

El tren nos espera para continuar corriendo. Ya estamos
en esas tierras del Nebraska, tan ricas como el
Egipto; ya seguimos las huellas de Lervis y de Clarck:
ahí se halla el arroyo que ellos denominaron Papilion
por el número de mariposas encontradas cerca de sus
orillas. Aldeas, haciendas, casas de campo, desfilan á
nuestra vista. Llegamos al valle del Platte, una de las
mayores llanuras del mundo, en cuyo centro yace el rio
sumiso, semejando un mastin á quien se hubiese azotado.
Búfalos recorren aquellos campos. En la noche una
parte de ellos incendiándose, nos hace distinguir su lejana
franja de fuego, como un arco del horizonte en llamas.

Una compañía de ópera cómica, que va á San Francisco,
camina en el wagon inmediato. Las actrices no
tienen el esprit ni la gracia de las francesas, pero suplen
esto con gritos y cabriolas. Desde la plataforma de nuestro
carruaje descubrimos á aquellas ladies balanceándose


192

en el aire, asidas con fuerza de las varillas de acero del
sleeping-car, y haciendo otros ejercicios gimnásticos que
envidiaria un acróbata. La cena tiene lugar en una mala
posada, donde nos sirven huevos fritos, maíz acabado
de llegar de la milpa y pedazos de jamon, que hay que
rogar á Dios no contenga trichina. Concluida la refaccion
nocturna, los sofás se convierten en lechos, se abren
los compartimentos superiores y se descorren las cortinas.
Tras una de ellas se encuentra, desabotonándose
los botines, la jóven que me llamó la atencion al principio
del viaje: por desgracia, junto á su pié pequeño se
ven los anchos zapatos de su marido. Un señor grueso
necesita un elevador para subir á su cama. Al poco
tiempo todo queda en silencio y solo se escucha el ruido
monótono de las ruedas del tren.

No es generalmente costumbre estar uno en la mañana
más alto que cuando se acostó. Sin embargo nosotros,
sin movernos de la almohada, nos levantamos á
almorzar en Sidney, lugar 2,000 piés más elevado que
aquel en que nos hallabamos en la noche.

El terreno va cambiando de aspecto. Comienza á distinguirse
el principio de las montañas. Los flancos de
la vía están regados de nieve. Encontramos el primer
snow shed. Estas galerías cerradas nada tienen de hermoso:
al traves de sus ventanas sin cristales, colocadas
á distancia unas de otras, pasan algunos rayos de sol,
que dejan ver el armazon de madera, cual si fuese el esqueleto
de un animal hallado bajo tierra. La travesía
por aquel camino podrá tener mucho de nuevo; pero
nada tiene de agradable.


193

Se llega á comer á Cheyenne. Un compañero de viaje
dice que aquella es la capital del Wyoming. A la
verdad, no me lo sospechaba. Bien es que se trata del
Estado más despoblado de la Union. Las cercanías de
aquella ciudad deben estar recorridas por antílopes y
búfalos, y aún tal vez por leones.

En Sherman se alcanza el punto más elevado sobre
el nivel del mar. La locomotora, sin tener alas, ha ascendido
ocho mil piés. Es sorprendente cómo las leyes
de la gravitacion se eluden por medio de espirales y de
zig-zags. En la época en que se construyó el camino,
era Sherman la altura mayor que un ferrocarril habia
tocado entre los dos Océanos: despues la línea de Veracruz
á México ascendió á igual elevacion; y á puntos
aun más culminantes los caminos de hierro sud–americanos.

CAPITULO VI.
EL DIABLO.—ARBOL MIL MILLAS.—LAGO SALADO.—LOS
MORMONES.

"El diablo estuvo de vuelta en el infierno á las dos;
permaneció allí hasta las cinco: á esa hora se sirvíó la
comida: despues de lo cual, pensó lo que haria. ¡Pardiez!
dijo, daré una vuelta en coche. He caminado á pié toda
la mañana: esta tarde iré en carruaje. Mis muchachos
se divierten mucho en las tinieblas: veré cómo van
los negocios de mis favoritos.

"Diciendo esto se lanzó hácia nuestro globo. Pasó de


194

Moscou á Francia, atravesó el estrecho y vino al fin á
colocar su hendido pié sobre un camino real, no léjos
del domicilio de un obispo."

Lord Byron se equivocó sobre los sitios que el diablo
acostumbra visitar. Son estos los desiertos del Utah,
las montañas que hay que atravesar de Sherman en adelante.
Varios lugares están bautizados con el nombre
de este habitante del Averno: resbaladilla del diablo,
puerta del mismo. Parece que es aficionado á expedicionar
por aquellas soledades.

Esas montañas forman, por decirlo así; el espinazo
del continente. Por dondequiera peñascos de todas dimensiones
y figuras. Se cree estar viendo mastodontes
y dromedarios gigantescos. Las tempestades y rayos
tienen allí su nido y los terremotos se dejan sentir, á
veces, conmoviendo desde sus cimientos aquellas moles
colosales.

La naturaleza tiene sus compensaciones, y así no
es raro admirar anchos arco-íris con colores más profundos
y brillantes que en parte alguna. Con estas cintas
de seda reluciente podrian fabricarse corbatas para
muchas mujeres bellas. ¿Las hará aparecer el diablo
para tentar al sexo frágil?

El árbol mil millas se halla, como su nombre lo indica,
á esa distancia de Omaha y á 2,500 de Nueva–York.
Es un vegetal tan célebre como el olmo de Guillermo
Penn. Muchos lo han contemplado. ¿Con admiracion?
Quizá más bien con cansancio. En el camino es cierta
la regla de tres: como quinientas millas es á mil, en esta
proporcion es la fatiga.


195

Hay dos cañones, aunque no de artillería. Los del
Eco y de Weber. Los mormones, no obstante, quisieron
disparar con ellos metralla, y un gran conjunto de
piedras, que aun se ve, era lo que habian preparado,
hace algunos años, al ejército de los Estados–Unidos
que marchaba contra ellos.

El Lago Salado es un mar sin pescados. Sus aguas
contienen clóridos de sodium, de magnesium y de calcium;
rechazan todo lo que no sea en um. Si Jonás hubiese
caido dentro de ellas, sin duda es arrojado á la
costa, y no llega á tener el gusto de dormir tres dias
dentro el vientre de una ballena.

A los bordes de ese lago se encuentra el país de los
mormones, la Turquía de América. El Coran está allí
revuelto con la escritura. Es la tierra de los harenes, y al
mismo tiempo del Jordan, del templo y del tabernáculo.
Cuando Brigham Young llegó allí el año de 1847, al descubrir
el valle en el que ahora la ciudad está situada,
creyó haber tropezado con la tierra prometida. Los mormones,
sin embargo, parece que en vez de la leche y miel
que manaba Canaan y de los demas beneficios que disfrutaron
los israelitas, no pudieron subsistir sino con un
trabajo pesado. Costumbres singulares se establecieron
entre ellos, tanto por el estado en que encontraron el
país, como por el espíritu excepcional de su religion.

Siendo la moneda escasa, la mayor parte de sus transacciones
comerciales las verificaron por medio de cambios.
Siete sandías era el precio de la entrada al teatro;
setenta y cinco repollos el del pupilaje de los niños; la
suscricion anual al periódico costaba dos cargas de calabaza;


196

y un precioso libro titulado "Tratado sobre el
matrimonio celestial" se vendió por una carga de arena,
una botella de jarabe y una medida de habichuelas ó judías verdes.

No distinguiéndose su religion por la tolerancia, tuvieron
cuidado de insertar en el libro de sus himnos las
doctrinas reinantes en diversas comuniones cristianas
durante los siglos XVI y XVII. "El Dios que otros
adoran no es mi Dios." "El cielo de los sectarios no es
mi cielo." "La esperanza que los gentiles tienen no es mi
esperanza: carece de fé y de conocimiento verdadero:
léjos de ella estaré."

En los sermones acostumbran mezclar los asuntos
profanos. Se habla del cultivo del sorgho junto con la
perseverancia de los santos; de la denticion de los niños
y de las persecuciones de los mártires; el aceite de
olivo toma lugar con motivo de la ordenacion de los sacerdotes;
la figura de Melquisedec da ocasion á los
gusanos en los duraznos secos, y el tratado de peinados
y de vestidos de cola se considera muy á propósito al
explicar los casamientos multiplicados.

Su religion no es triste. Los bailes y el teatro no merecen
las iras divinas. "Si la gente buena, dice respecto
al teatro uno de los libros mormones, se ausenta de los
espectáculos, la peor será la que dicte entónces su carácter.

En todo caso, el territorio de Utah debe bastante á
los mormones, trabajadores infatigables. La ciudad del
Lago Salado presenta ya hoteles, museos, baños medicinales,
periódicos y todo lo demas propio de la vida


197

civilizada. Ferrocarriles recorren aquellos sitios, minas
comienzan á trabajarse, y tal vez un feliz porvenir se
prepare á lo que ántes de 1847 era un desierto.

CAPITULO VII.
DEL INVIERNO A LA PRIMAVERA.

La Sierra Nevada estaba cerca de nosotros. Desde
hacia algun tiempo veniamos atravesando un país rico
en sustancias minerales. Los agujeros que distinguiamos
á lo léjos, y que á primera vista podrian tomarse por madrigueras
de fieras, eran entradas á minas de plata, cobre,
plomo y cinabrio. El cinabrio es el padre de faz roja
del blanco azogue; pero tiene otro hijo que ha heredado
la complexion paterna y que ama besar la aterciopelada
mejilla de la mujer hermosa. Bermellon es su nombre.

Ni una flor sobre el camino. Aquellas grietas ásperas,
aquellas montañas rudas, no permiten esas hijas del
Eden. ¿Qué sentimiento ó poesía pueden encontrarse en
el seno duro de una roca? No hay, pues, quien sonria
al caminante, ni quien lo salude inclinándose á su paso,
ni quien por verlo salte sobre las peñas, ni quien se presente
inopinadamente en un lugar alto como una flama
para alumbrar su senda! Por muchas leguas un desierto,
en el que parece haberse paseado el caballo de Atila, y
á distancia los dientes agudos de la Sierra, como si quisiese
con ellos dividir el firmamento!


198

Aquella region merece el nombre de Nevada. Se diria
que es un viaje por el polo ártico. Los cactus aparecen
entre la nieve, como cojines de alfileres en un tocador
de alabastro, y los snow-sheds se multiplican, convirtiendo
la travesía en una alternativa continua de inviernos
y veranos, de dias y de noches.

Rites viene á manifestarme que viaja con nosotros
Oscar Wilde.

—¿Quién es Oscar Wilde? le pregunto.

—Un individuo que ha llegado á hacerse de gran popularidad
en este país hablando mal, en conferencias
públicas, de todo lo que ha encontrado en él.

—¿Y cuáles son los puntos de su crítica?

—El mal gusto dominante. Es un apóstol de la Estética
y hace una cruzada para introducir los buenos
principios, cruzada que le deja bastante dinero, pues los
teatros y salones se llenan para oirlo.

—¿Habrá hablado por supuesto de los edificios?

—Ha dicho á los americanos que si quieren hacer
construcciones feas empleen el ladrillo; pero que no malgasten
el mármol y el granito.

—¿Y qué más ha agregado?

—Pretende que la costumbre de embarazar las aceras
de las calles con artículos de comercio de todas clases
no tiene nada de estético. Sus reformas se extienden
hasta los trajes y opina que, en vez de esas dos columnas
llamadas pantalones, deben lucirse las formas con
médias elegantes y llevar, hombres y señoras, sobre el
pecho una flor amarilla.

—-Pero lo de las médias no se referirá á los flacos; á


199

ménos que no se aconseje, al mismo tiempo, el uso de algodon
dentro de ellas.

Me dió curiosidad de conocer al propagandista, y me
levanté de mi asiento para dirigirme á la plataforma del
wagon siguiente, donde se hallaba en esos momentos.

Era un inglés alto y robusto con modales afeminados
que contrastaban desastrosamente con su naturaleza vigorosa.
Llevaba el cabello largo, dividido por raya en
medio; un saco de terciopelo, médias y zapatos con hebilla.
Los americanos se vengaron buscándole esta parte
ridícula. En Reno, anunciaba un periódico, un caballero
se habia prendado de Oscar Wilde, habia intentado
consumar un rapto y la intervencion de la policía habia
sido necesaria para que aquella extraccion singular no
se verificase.

Si el objeto de Wilde fué llamar la atencion y ganar
dinero, lo consiguió completamente. Las poblaciones
corrian á su paso y se deseaba conocerlo más que si
hubiera sido un príncipe.

Habiámos acabado de descender la Sierra y nos hallábamos
en las tierras hermosas del Estado de California.
Es este el jardin de los Estados–Unidos. La isla
de Calipso no encerraba tan perpétuo carnaval de flores.
Los huertos semejan pañuelos bordados, y los campos,
afelpadas colchas. Los pinos sitian los collados en órdenes
circulares, cual si fuesen caballeros Templarios escalando
una altura. Los rios, como los reyes, se han
reclinado sobre lechos de oro. Esta brillante zona es la
pérdida mayor que ha tenido México, ¡Joya preciosa!
¡esmeralda engastada en metal valioso! ¡reunion incomparable


200

de bellezas naturales! Puede decirse acerca de
ella algo semejante á lo de Hamlet á Horacio: "Hay
más cosas en el cielo y en la tierra de las que pueden
soñarse."

CAPITULO VIII.
SACRAMENTO.

California no debe su prosperidad á su anexion á los
Estados–Unidos. El engrandecimiento prodigioso de
esta comarca tiene por causa el descubrimiento del oro.
La emigracion considerable que el precioso metal atrajo
dió vida á la agricultura y al comercio, y ya despues
estos, con fuerzas bastantes, pudieron subsistir y desarrollarse
por sí mismos.

No hay ejemplo en la historia, desde la fundacion de
Roma, de un incremento tan rápido. De un molino establecido
en Sacramento partió el grito de riquezas fabulosas
encontradas, grito cuyo eco repercutió en todo
el mundo.

Desde la famosa expedicion de Sebastian Viscaino
en 1602, los Indios habian señalado la existencia de oro
en el país. Los padres Jesuitas tuvieron iguales revelaciones.
Pero sin duda las consideraron exageradas, y
además las minas inagotables de Mexico y el Perú hacian
en aquella época una concurrencia demasiado victoriosa
á las esperanzas de California.

Un oficial suizo, llamado Sutter, obtuvo del gobierno
mexicano, en 1839, una concesion liberal de tierras á orillas


201

del rio Sacramento. Pronto convirtió aquello en una
próspera negociacion agrícola. A principios del año de
1848 se ocupaba en establecer una máquina de aserrar
madera, cuando el carpintero, encargado de la direccion
de la obra, se fijó en la arena depositada por la caida de
agua del molino y percibió en ella algunas partículas relumbrantes.

Las juzgó al principio cobre.

Mas despues comenzó á sospechar la importancia de
su descubrimiento y, á pesar de un tiempo espantoso,
partió con precipitacion en busca del propietario. Sus
vestidos mojados, la peticion que hizo de una conversacion
absolutamente secreta, las precauciones que tomó
para no ser oido, causaron á Sutter extrema sorpresa;
pero su asombro no tuvo límites cuando vió las muestras
que se le enseñaron. Era oro, oro del más fino. Ensayos
por el agua real no dejaban ninguna duda.

Los dos prometieron guardar absoluto secreto. Al
dia siguiente, provistos de un azadon y una pala, hicieron,
de distancia en distancia, varias excavaciones en los
arroyos cercanos. En todas partes, pepitas; por donde
quiera, oro.

No era fácil, sin embargo, tener oculto el descubrimiento.
Habian sido vistos por un indio: y aunque quisieron
hacer creer que aquello no era sino mica, no lo
consiguieron. La noticia corrió con la rapidez del rayo,
y algunos dias despues centenares de mineros interrogaban
las arenas del nuevo Pactolo.

San Francisco, Monterey, las Misiones, las haciendas,
fueron abandonadas por sus habitantes. Los vecinos de


202

Oregon acudieron á su turno. Los americanos del Este
desafiaron peligros innumerables para llegar más pronto
por las Montañas Rocallosas. Por último, navíos de todas
naciones arrojaron sobre las costas una avalancha
irresistible de colonos.

La propiedad de Sutter fué invadida por completo.
Cabañas, tiendas, campos enteros, se establecieron en
sus posesiones. No le quedó un solo pedazo de tierra
que no fuese revuelto, volteado de arriba á abajo, para
arrancar el metal precioso.

Ya no fué dueño en su casa. De cualquier lado que
dirigiése la vista no distinguia sino hombres desconocidos
blandiendo palas, azadones, palancas. Se hubiera dicho
que el suelo engendraba trabajadores fantásticos. En
vano exhibió sus títulos de propiedad, perfectamente en
regla, é hizo valer su carácter de ciudadano de los Estados
–Unidos. No se hizo caso de sus protestas y las
investigaciones continuaron con el mismo ahinco.

Sutter llegó á ser uno de los individuos más pobres
de California. La ciudad de Sacramento le tomó una
parte de sus tierras; los buscadores de oro la otra; y no
pudo obtener justicia contra ninguno. Un dia tuvo la
desgraciada idea de querer volver á su casa acompañado
de soldados: sus locatarios lo recibieron á balazos,
derrotaron su pequeño ejército, y nadie se atrevió ya á
prestarle auxilio en adelante.

De este modo pagó aquel hombre su ingratitud hácia
México. Hecho rico por nuestro gobierno, correspondió
á la hospitalidad promoviendo disturbios, queriéndose
constituir en una especie de poder independiente:


203

llamó americanos á su lado; deseó la anexion. Ya hemos
visto los beneficios que esto le produjo.

La zona aurífera no estuvo limitada á los terrenos de
Sutter: se extendia por la mayor parte de la region regada
por el rio San Joaquin. De aquí provino la division
en placeres del Norte y del Sur; la explotacion de los
cuales produjo inmensas riquezas, á las que ha debido
California su incremento y poblacion.

Sacramento es hoy una ciudad de 22,000 almas, situada
en un valle fértil y delicioso; urbs in horto. Es la
capital del Estado. La blanca cúpula del Capitolio se
levanta, como un pálido planeta, encima de las verdes
ondas y de las banderas tremolantes de una vegetacion
semi–tropical. Aquel planeta, dice un escritor americano,
no tiene más que una mansion, el Templo de la Libertad,
y un habitante, el Génio del Poder de California.

Sacramento es una poblacion de ventajas comerciales.
Los negociantes de Nevada, Norte de California y
Utah, arreglan allí sus fletes con ménos gastos que desde
San Francisco. Las harinas abundan, lo mismo que
las frutas y legumbres, producto del rico suelo de áluvion
de aquellos rios. Algunas industrias comienzan á
fundarse.

La capital de California dista cincuenta leguas de San
Francisco. Extiéndese el camino por una de las comarcas
más hermosas del globo. Praderas verdes, campos
de trigo, agua refrescando la tierra… Llama la atencíon
la multitud de molinos de viento. Es un país propio para


204

Don Quijote. El hidalgo español habria encontrado
en él más gigantes á quienes combatir, que los que pudieron
hacerle ver las llanuras de la Mancha.

CAPITULO IX.
ALGO SOBRE SAN FRANCISCO.

Sin participar de la admiracion de nuestros provincianos
de las fronteras, que declaran á San Francisco la
primera ciudad del mundo, por no haber visto otra cosa
más que los pueblos en que nacieron, puede afirmarse, sin
embargo, que hay bastante que observar y que tomar
en cuenta en esa extension de tierra cortada en calles
de todos tamaños y direcciones, variada por colinas
desde cuyas cumbres pueden obtenerse magníficos puntos
de vista, ceñida por vías férreas, ya de traccion animal
ya de cable, y encerrando habitantes de todas naciones:
el ruso de barba en cuadro, el español de ancho sombrero,
el indio de tez cobriza, el chino de gruesos zapatos
y negra trenza, balanceando sobre su hombro una
pértiga con canastos á cada extremo, cual si quisiese representar
el signo de Libra.

Los restaurants y cantinas gozan allí la edad de oro.
Podríase llenar la bahía con sus existencias de licores, y
á una persona le seria posible vaciar una copa, durante
muchos años, en un lugar diferente. Los hoteles son de
primer órden, distinguiéndose entre ellos, el Baldwin, el
Occidental, el Lick, el Russ y el Palace.


205

La sencillez republicana hace que se dirija uno á este
último. Su parte exterior es una fabulosa reunion de
ventanas saledizas, elevándose unas sobre otras entre
delgadas columnas dóricas. ¿Se tuvo acaso en la imaginacion
el Argos de cien ojos de la fábula? La parte
interior, muy superior á la externa, hace admirar en el
patio central la arquitectura dórica en toda su pureza; no
hay allí superposicion de un órden á otro. El número
de cuartos es considerable. El edificio contiene todo lo
que el viajero puede necesitar; baños, peluquería, restaurant,
cantina, expendio de tabacos, é innumerables
tiendas con puertas hácia el interior.

Los teatros, á semejanza de la mujer del rey Pipino,
poco presentan que elogiar. Una compañía de ópera
cómica, que no gustó en Nueva–York ni en Filadelfia,
hacia las delicias de la ciudad. Un culebron titulado "Siberia"
enternecia todas las noches al numeroso público
que á él concurria. Era preferible un espectáculo
barato. En Tivoli Garden, por dos reales "Doña Juanita,"
preciosa opereta de Souppé en la que se ridiculiza
á los ingleses y españoles y solo los Franceses quedan
bien. La compañía es lo mejor que puede hallarse por el
precio: Nueva–York, con sus elementos y adelanto, no
proporciona por veinticinco centavos un espectáculo semejante.

En algunos de esos pequeños teatros los concurrentes
acostumbran interrumpir á los actores, emprendiendo
con ellos diálogos animados. Un episodio ocurrió en
uno de ellos, que da idea del carácter que toman á veces
estas representaciones:


206

Habiendo comenzado dos actores á cantar, unos individuos,
que ocupaban un palco, intentaron á seguir la
voz y gritaron que lo hacian mal.

—Pero caballeros, tengan vdes. la bondad de callarse;
están interrumpiendo.........

Las voces continuaron, no obstante repetidas peticiones
de los actores para que los dejasen concluir. Por último,
exasperado uno de ellos, se dirigió hácia el palco.

—Se necesita no tener educacion para portarse de esa
manera.

—¿Qué está vd. diciendo?

—Que no tienen vdes. educacion y que si no les gusta
pueden tomar la puerta.

A esto siguió un tiroteo de palabras fuertes; una pistola
brilló en el palco y un tiro se hizo oir. Los dos actores
habian desaparecido; un cuerpo quedaba tendido
en el escenario: todos se agitaron; creyóse que la policía
iba á intervenir...... Mas despues se averiguó que aquello
era una farsa: lo que estaba sobre la escena era un
muñeco de trapo.

El chasco fué del gusto del público. Los actores fueron
muy aplaudidos y se les arrojaron pesetas en vez
de ramos, lo que si es menos poético es más productivo.

Ménos divertidos que los espectáculos escénicos, pero
tan anunciados como ellos, son los sermones. Se repartian
invitaciones en aquellos dias para el que debia tener
lugar en la iglesia congregacionalista. El venerable
orador se habia propuesto predicar sobre los medios de
adquirir riquezas. ¿Util tema! Mas sus monedas eran
todas espirituales, y muchos han reservado para más
adelante hacerse de capitales de esta clase.


207

La bahía, por su extension, seguridad de su abrigo y
hermosa perspectiva, no admite rival. Puede encerrar
todos los navíos del mundo; sus aguas sufren raras veces
las tempestades del Océano. Pero lo que la pluma
no puede describir es la trasparencia del aire, el cielo
puro, sin ser ardiente, y la limpidez incomparable de la
luz que baña las montañas que la circundan. Observando
por largo tiempo los rayos de sol arrojar su último brillo
sobre la cima de Monte Diablo, se siente carecer, para
reproducir el paisaje de esa feliz inspiracion de Carlyle
al relatar la puesta del sol en el mar Artico.

CAPITULO X.
RECUERDOS IIISTÓRICOS.

Hace ciento quince años (1769), en el lugar donde
hoy se halla situada la ciudad de San Diego, tenia efecto
una imponente ceremonia.

Los cañones españoles hacian oir por primera vez su
voz en las aguas de aquel puerto, no en señal de combate,
sino de regocijo. Un solemne Te Deum se entonaba,
concurriendo todos los que se encontraban en
el sitio á ese oficio religioso, que presidia un padre franciscano.

Inaugurábase la primera mision de la Alta-California
y se daban gracias al cielo por la feliz reunion de tres
expediciones que, con cortos intervalos entre una y otra,
habian partido de la península vecina con el objeto de
explorar y colonizar aquellas tierras.


208

Ciento setenta y siete años ántes, Sebastian Vizcaino
habia expedicionado por esos desiertos inmensos. Desde
entónces solo habian estado recorridos por indios
salvajes y las costas ocupadas por los piratas llamados
pichilingues, á quienes el galion que hacia el comercio
entre Acapulco y Manila ofrecia rica presa y los puertos
californios lugares de refugio y abrigo. La corriente
marina que tomando su orígen en el archipiélago del
Japon atraviesa el Oceáno, se eleva progresivamente
hasta el 55 grado de latitud Norte, y cambia despues
bruscamente hácia el Sur en direccion del Cabo de San
Lúcas, servia de camino al comercio de las Indias con
México. Nada más á propósito que los puertos de California
para interrumpir esta senda. Ordenes por lo mismo
habian sido expedidas de España para la conquista
de aquel país. Pero los vireyes de México las habian
tornado poco en cuenta, y hasta el año de que hablamos
no se habia organizado una expedicion séria.

Tres partidas habian salido de la Baja California. La
primera, embarcada en dos navíos pequeños, se hizo á la
vela en La Paz el 15 de Febrero. La segunda fué colocada
á las órdenes de Rivera y Moncada: componíanla
25 soldados de infantería y muchos indios cargados de
equipajes; siguió el camino de tierra. En la tercera iban
el Gobernador Portalá, el padre Junípero Serra y el visitador
Don José de Galvez. Habia caminado tambien
por tierra, y su llegada era la que se celebraba con salvas.

El padre Serra se hallaba en el altar colocando la cruz
que debia servir de centro á la mision. El Espíritu Santo
habia sido invocado, faltando solamente designar el


209

santo bajo cuyo patrocinio habia de quedar aquella primera
colonia.

Esta cuestion del santo patrono erà entónces importante.
Las órdenes del rey no admitian duda: aquella
nueva poblacion se llamaria San Diego. D. José Galvez,
incapaz de separarse de las disposiciones reales, estaba
allí para vigilar su cumplimiento.

—¿Y qué, exclamó el padre Serra, nuestro padre San
Francisco no tendrá una mision que lleve su nombre?

—Si quiere tenerla, contestó Galvez con mal humor,
que nos haga encontrar un buen puerto.

—Lo tendrémos, replicó el padre Serra, con esa fé
ardiente de los misioneros de la época.

Y en efecto, á los pocos dias fué descubierta una
gran bahía ignorada hasta aquel tiempo. Sebastian Vizcaino
no la habia conocido, puesto que todas sus alabanzas
habian sido para Monterey. Aquel hallazgo se
consideró un milagro, y en 1776, cumpliéndose lo ofrecido
al padre Serra, fundóse en aquel lugar una mision
y un presidio bajo el nombre de San Francisco.

De esta manera nació la ciudad que es hoy la metrópoli
del Pacífico. Sus primeros años no fueron afortunados.
Las poblaciones de California languidecieron bajo
la administracion española, y los Gobiernos mexicanos
no fueron más afortunados, á pesar de sus esfuerzos y
de los auxilios del llamado fondo piadoso.

En 1848 el descubrimiento del oro hizo afluir á aquellos
sitios una inmensa multitud de todas naciones.
San Francisco tuvo entónces una poblacion heterogénea
y flotante, compuesta de mineros que iban á los placeres


210

y venian de ellos, de comerciantes atraidos por la
probabilidad de un gran lucro, de jugadores que ensayaban
fortuna y, por último, de bandidos que se organizaban
públicamente en compañías armada⋅, ó afiliados
secretamente promovian incendios, trataban con la policía
y ponian en práctica las industrias aprendidas en
los presidios de Australia.

El Comité de Vigilancia se estableció, la ley Lynch
se puso en vigor, y aquellos partidarios del bolsillo ajeno
tuvieron que emigrar á otros lugares. Fué aquello
un remedio supremo que restableció la tranquilidad, en
cambio de algunas equivocaciones y actos crueles y bárbaros.
Citaré, entre otros varios, un caso referido por un
viajero imparcial.

"En Green–Horn–Creek, dice el capitan A. C. de la
Carrières, fuí testigo de una ejecucion popular de una
ferocidad injustificable.

"Un mexicano, enfermo desde hacia largo tiempo, habia
sido estafado por un americano, á quien habia instalado
como dependiente en su tienda. Un dia tuvo
lugar una explicacion entre el patron y el dependiente
infiel; amenazado, tal vez atacado, el enfermo disparó
sobre su adversario un pistoletazo que lo hirió gravemente.

"Todos los dias tenian lugar escenas semejantes sin
que se excitasen las pasiones públicas. Pero aquí se trataba
de un americano herido por un mexicano. Se
arrestó al heridor, que podia apénas andar, y se le llevó
á la cárcel. El juez del condado convocó al jurado para
examinar este negocio.


211

"Pero un procedimiento regular no satisfacia á los
americanos de Green–Horn–Creek. Treinta de estos
miserables se reunieron, forzaron las puertas de la prision,
no obstante las amonestaciones del attorney y del
sheriff, y consiguieron apoderarse del preso.

"Las bestias feroces en cuyo poder habia caido aquel
desgraciado lo condujeron al pié de un álamo y procedieron
á una especie de juicio irrisorio, insultando
á la justicia de la que acababan de violar los derechos.
Terminado el juicio, que no fué largo, se decidió
que era necesario ahorcar al infortunado en una viga en
la que el carnicero del lugar acostumbraba colgar á los
animales que degollaba. Se alzó á la víctima sobre un
caballo, se le pasó una cuerda alrededor del cuello, se
hizo partir al caballo y un gigantesco minero se suspendió
á los piés. Los gritos salvajes de la multitud asemejábanse
en verdad á los de una bandada de hienas encarnizadas
en su presa."

Organizada al fin la sociedad, San Francisco ha prosperado.
Su excelente situacion geográfica así lo exigia.
Contaba, en 1880, 248,000 almas, y es una de las ciudades
más importantes de la Union Americana.

Su historia, no obstante, ha dejado una mancha negra.
Esa prosperidad está basada en la expoliacion más injusta.
Los terrenos de la Yerba Buena, sobre los que la
poblacion está fundada, pertenecian á D.José Limantour;
habian sido comprados por él al Gobierno Mexicano.
Los americanos estaban obligados á respetar estos títulos,
y sin embargo, á Limantour, como á Sutter, se le
contestó con el derecho de la fuerza, y la fábula del leon


212

fué puesta en práctica por un pueblo que se precia de
civilizado.

CAPITULO XI.
UN ESTABLECIMIENTO DE EDUCACION.

Un dia me paseaba sin objeto por las calles de San
Francisco, cuando de repente tropezé con el cementerio.

Recordé aquellos versos de Narciso Serra.

Sin saber cómo ni cuándo
Con el cementerio dí,
Y es que el hombre pára allí
Cuando mejor va pensando.

No puedo afirmar que pensaba bien; mas sí, que sentí
deseos de visitar aquel sitio y que penetré en él.

A la pálida luz de la tarde descubrí un individuo, con
traje negro y el sombrero en la mano, orando de pié
cerca de una tumba. Una niña como de cinco años, vestida
tambien de luto, se hallaba á su lado, con los ojos
humedecidos por las lágrimas.

Me acerqué y reconocí á Rites. Sentia haberlo interrumpido
é iba á retirarme, cuando él me distinguió y
fué á mi encuentro.

—¿Le habrá sorprendido á vd. verme aquí? me dijo.

—En verdad no creia tuviera vd. tan léjos de su país
séres queridos.

Y como él quedase en silencio, agregué:

—¿Y ésta preciosa niña?

—Es mi hija.


213

No quise molestarlo con más preguntas. Salimos de
aquel lugar y vagamos al acaso. Pero él, quizá para
quitarse los pensamientos que lo preocupaban, comenzó
á hablarme de San Francisco.

—¿Ha visitado vd. los establecimientos públicos? me
dijo.

—Muy pocos.

—¿Desea vd. acompañarme mañana á uno de educacion?
Voy á dejar allí á esta niña, y tal vez seria para
vd. interesante conocer esta clase de colegios.

—Tendré mucho gusto, contesté.

Y en efecto, al dia siguiente cruzábamos la bahía, respirábamos
ese aire puro, con el que parece que se escapa
á la accion destructora de la vida, y nos dirigiamos
á un colegio del "Sagrado Corazon" situado en Oakland.

Desde el momento de traspasar la reja de hierro y
atravesar el jardin que precedia al edificio se experimentaba
cierta impresion de recogimiento. Una hermana
de la caridad vino á abrirnos y nos introdujo á la sala.
Pinturas sobre lienzo y porcelana debidas al pincel de
las educandas, bordados, notas, partidas de arpas y pianos
situados en las piezas interiores, que llegaban hasta
nosotros..... Aquello comenzaba á dar buena idea de
la instruccion que allí suministraban. Mas sobre todo
llamaba la atencion el órden perfecto. Ningun ruido disonante.
El silencio solamente era interrumpido por el
estudio.

Recorrimos el edificio. Las familias principales de la
ciudad tenian en él á sus niñas. Formaban estas una
preciosa coleccion de jóvenes en las cuales la obediencia


214

y los buenos modales aparecian á primera vista. Cultivando
los ramos principales de instruccion, aprendian
desde luego sin grandes esfuerzos, tan solo por el ejemplo,
lo que es más dificil de obtener y constituye la perfeccion
principal de una señorita, la educacion escogida
y esmerada.

Se ha dicho que esta deben darla las familias. ¿Y
cuando esto no es posible? El caso de Rites, teniendo
que irse dentro de pocos dias á muchas leguas de distancia,
me hacia reflexionar. No hay duda, la Nacion
debe proteger instituciones de este género. El Estado,
como han dicho perfectamente los autores alemanes, sirve
para facilitar los medios necesarios de desarrollo, y
no hay para la mujer objeto más interesante que adquirir
esa costumbre de manifestaciones exteriores delicadas
con las cuales cumple su mision, la representacion
de la belleza bajo todos sus aspectos.

El desarrollo y buena salud del cuerpo no se descuidaban.
A la espalda del edificio se extendia un hermoso
jardin en el que las niñas jugaban en sus horas de recreacion.
Un pequeño lago artificial les proporcionaba
los goces de una navegacion sin peligros. Una coleccion
de animales y plantas las iba poco á poco iniciando en
los secretos de la historia natural; y una pequeña capilla,
escondida entre fresnos, les hacia recordar, aún en sus
distracciones, el principal objeto de la institucion, el sentimiento
religioso.

Salí complacido de aquella visita. El Gobierno, en
los Estados–Unidos, atiende á la instruccion pública de
una manera preferente. Pero, más que estas medidas, lo


215

que ha contribuido al progreso del pueblo americano, es
la absoluta libertad de enseñanza garantizada á toda clase
de personas y corporaciones. No ha habido preocupaciones
políticas, y no se ha privado por ellas á la nacion
de útiles auxiliares.

En la noche de ese dia concurrí á la casa de una señora
amiga que me habia visto en la calle al ir á mi expedicion.
Me preguntó cómo conocia yo á la hija de
Amelia X.....

—¿Quién es Amelia X....? contesté.

—Una señora del Perú que murió aquí hace unos
meses.

—No sabia yo que la niña que me acompañaba fuera
hija suya.

—Sí, replicó. La madre, segun dicen, murió envenenada.

CAPITULO XII.
UN PEDAZO DE CHINA.

Se nos decia, cuando eramos niños, que China se hallaba
bajo nuestros piés. Llegaba uno á imaginarse que
para ir á ese país era preciso hacer un agujero y atravesar
con él la tierra. No se encontraba un chino en
esta faena, sino más bien alguna sabandija.

Hoy no se necesita dedicarse á ese trabajo, ni cruzar
los mares y arrostrar las iras de Eolo. Estando en San
Francisco, se puede ir y volver en una noche al reino
florido.
No hay sino rodearse de algunos amigos de


216

buen humor, tomar un agente de policía como guía, y entrar
en esa serie de callejones, encrucijadas y laberintos
complicados que se extienden de la calle del Pacífico á
la de Sacramento, y de la de Kearny á la de Stockton.

Los letreros en geroglíficos se distinguen; los faroles
de colores iluminan el tránsito. ¿Quereis penetrar en
alguna de aquellas tiendas? Allí encontrareis camisas
azules, calzones que se estrechan con cintas al llegar al
tobillo, zapatos que levantan dos pulgadas del suelo:
os faltará tan solo una larga trenza para convertiros
en súbdito del Celeste Imperio. Hallareis abanicos que
se convierten en puñales y navajas con forma de triángulo
para rasuraros la cabeza. Observareis, como ya
otros muchos lo han notado, que toda la gente que hay
en la calle se parece. Si el chino que os lavaba la ropa
os ha perdido el pañuelo, intentareis reclamado á todo
el que pase. El ambiente no es muy agradable: á semejanza
de lo que sucede en Colonia, percibireis cien mil
olores, ménos el que tanta fama ha dado á la ciudad alemana.

La visita al restaurant es de ordenanza. Se sube al
último piso, al destinado á los magnates, al de los favorecidos
por la fortuna que pueden pagar cuatro reales.
Se toma té en tazas pequeñas con cubiertas, dentro de
las cuales se halla la notable planta de á siete pesos libra.
Un poco de agua caliente, empapándola bien, la
hace desprender un perfume, cual el de un raro ramillete.
Agregan á esto algunas pequeñas frutas conservadas,
que producen dolor de estómago. El té que se ha servido
pasa al piso inmediatamente inferior á venderse á


217

ménos precio. Así sucesivamente sigue descendiendo
hasta llegar al piso bajo. Probablemente con los otros
alimentos ocurrirá lo mismo.

El templo está lleno de ídolos que representan los
dioses de la Guerra, de la Medicina y de la Fortuna, y
las diosas del Amor y de la Belleza. Es en vano buscar
en ellos la gracia clásica de Vénus, la pureza severa de
Minerva ó las seducciones de Cupido y de Apolo. Aquellas
esculturas recuerdan más bien las que describen los
historiadores españoles, encontradas por Cortés y compañeros
al conquistar México. Los chinos no parece
que las tienen en gran aprecio: solo dedican á sus divinidades
lo que á ellos no sirve, y todo el empeño del que
cuida el templo es vender unas varitas de no se sabe
qué vegetal destinadas á quemarse en honor de los
dioses.

Se concurre al teatro, en el que se representan generalmente
episodios de la historia china. Las decoraciones
y telones están suprimidos: simplemente una plataforma
en cuya parte posterior está la orquesta. ¡Qué
música tan infernal! Hay en ella sonidos de tambor y
de campanas, golpes sobre un bronce, pitos y violines
destemplados, una mezcla, que aturde, de elementos
heterogéneos. Esta horrible disonancia acompaña el
diálogo de los actores procurando interpretar sus diversos
sentimientos. Las actrices están reemplazadas por
hombres vestidos de mujer hablando en falsete. El cuadro
escénico da idea de una reunion de papagallos en
completa anarquía.

Los lugares donde se fuma opio son unas guaridas


218

desaseadas en las que los fumadores, provistos de pipas
que acercan á una lámpara, yacen reclinados en lechos
colocados unos sobre otros, como los de los camarotes
de un buque. El sueño, acompañado de brillantes fascinaciones,
no se hace esperar. Vénse en él pagodas de
oro; dioses que se mecen sobre nubes enrojecidas, con
joyas en el pecho brillando como ojos sin descanso. Se
cree uno conducido en un palanquin de cortinas de seda,
con seis criados y dos doncellas que abanican, atravesando
rios de suaves aguas y bosques encantadores y
perfumados. Se imagina descansar en nubes de plata,
pasar cavernas que se inflan como un globo, penetrar en
salones brillantemente iluminados concurridos por millares
de mujeres, entre las que se encuentra al fin la
preferida del corazon.

La lengua china es bien difícil de aprender. A más
de no haber en ella alfabeto, usándose signos que se estiman
desde 25,000 á 80,000, la menor inflexion de voz
hace cambiar el sentido. Un americano que explicaba
la Biblia, por decir que Sanson mató á un leon con la
quijada de un asno, dijo que lo habia matado con la quijada
de un piojo.

Se sale de China para entraren los Estados–Unidos.
Nunca tienen mejor aplicacion aquellos versos:

Through the shadow of the globe we sweep into the younger day.
Better fifty years of Europe than a cycle of Cathay!

219

CAPITULO XIII.
LEGISLACION DE CALIFORNIA.

Los Romanos consideraban la ocupacion como la
fuente natural de la propiedad. "Lo que no es de nadie
la razon natural lo concede al ocupante." "El dominio
comenzó por la posesion natural." Tales eran las máximas
admitidas en aquella época. Para determinar si
alguno se habia hecho propietario se examinaban dos
puntos: 1.o Si la cosa no pertenecia á nadie. 2.o Si se
habia adquirido la posesion.

No son estos los principios aceptados por el derecho
moderno respecto al dominio del terreno. El suelo
corresponde, no al primer ocupante, sino al Estado. En
la Union Americana el Gobierno Central enajena las
tierras baldías, ó el Estado particular, si se trata de
aquellas que la Federacion le ha cedido.

A este principio se ha agregado en California otro
como orígen de la propiedad territorial, la expoliacion.
El tratado de Guadalupe, haciendo suceder al Gobierno
americano en los derechos de México, le trasmitió tambien
las cargas respectivas y, entre otras, la necesidad
de respetar las concesiones anteriores hechas á particulares.
Esto no obstante, las nociones más evidentes de
justicia fueron desatendidas, y el Væ Victis de los tiempos
antiguos quedó aceptado en la legislacion.

Las leyes, por otra parte, no se han mostrado muy liberales


220

para conceder tierras al extranjero. Son precisas
ciertas condiciones de nacionalidad y residencia para
la posesion de un inmueble. El extranjero sin residencia
tiene que hacerse representar por un mandatario, que
conserva la finca en su nombre personal; y si es nombrado
heredero, se ve obligado á presentarse en el país,
si no quiere que los bienes de la sucesion sean vendidos
y su importe depositado en el Tesoro público.

Las pruebas de propiedad son, como entre nosotros,
el acta en que constan la naturaleza y las causas de la
trasmision y el registro relativo. Dicha acta, sin embargo,
puede ser redactada privadamente, presentándose
despues al notario, para que se asegure de la identidad
de las personas y de la libertad del consentimiento.

En los contratos, á más de exigirse la enunciacion
precisa de la causa (consideration), se encuentran las siguientes
prevenciones:

Para la venta, se requiere la perfecta designacion del
inmueble; y jamas es rescindible por lesion.

El arrendamiento por ménos de un año se considera
acto de administracion y no está sujeto á formalidades.
Pasado este tiempo, es acto de disposicion y debe consignarse
por escrito é inscribirse en los records.

La hipoteca dista mucho de ser, como en Inglaterra,
una especie de resurreccion de la mancipacion fiduciaria
de los primeros siglos de Roma. Está arreglada á nuestro
sistema. No existen hipotecas tácitas, y en el acto
constitutivo de ella hay que enunciar claramente la voluntad
de las partes y designar bien el inmueble dado
en garantía, registrándose el instrumento in extenso en


221

el Recorder's Office del domicilio del deudor y de la
ubicacion de la finca. Los trámites del embargo han
sido juiciosamente simplificados.

El matrimonio se celebra ó ante el juez ó ante el ministro
de algun culto. El marido tiene la administracion
y vigilancia de los bienes de la mujer.

Está admitido el divorcio en cuanto al vínculo y, léjos
de hallarse este rodeado de grandes complicaciones,
los jueces se muestran demasiado fáciles en su aplicacion.
El hombre cree que, roto el contrato por infidelidad,
todas sus obligaciones cesan; y la mujer considera
que, si por ignorancia ó ligereza ha consentido en un
matrimonio que no le da la justa compensacion que tiene
derecho á esperar, puede buscar en otra parte proteccion.
El porvenir de los hijos no preocupa. Apénas
llegados estos á la adolescencia se ocupan ya en su establecimiento,
dejando raras veces á los padres el cuidado
de proveer á ello. El rompimiento del lazo no tiene allí,
por lo mismo, efectos deplorables.

El homestead, institucion enteramente americana, es
el refugio de la familia colocado fuera de las vicisitudes
de la fortuna y de las catástrofes que ocasiona á veces
el espíritu de empresa. El inmueble constituido en homestead
escapa á todas las persecuciones de los acreedores:
mas para esto es preciso que sea la residencia real
y efectiva de la familia, que su valor no exceda de 5,000
dollars y que se erija con tal carácter por una declaracion
escrita y registrada. Esto último no es enteramente
indispensable: el legislador protege de tal manera estos
recursos, que ha juzgado el hecho de la residencia como


222

un aviso bastante á los acreedores para que no cuenten
con esos bienes para su pago. El homestead no es inenajenable;
pero su venta é hipoteca no pueden tener efecto
sin el concurso del marido y de la mujer.

Hay completa libertad de testar. No se han tenido
en cuenta las palabras de Mirabeau: "Bastante tenemos
con las pasiones de los vivos para que suframos tambien
las de los muertos." El testamento puede ser verbal ó
nuncupativo, si la sucesion no excede de una cierta suma.
En caso contrario debe ser escrito y con las formalidades
necesarias á los actos de disposicion.

En cuanto á la sucesion por intestado, se defiere á
los hijos por partes iguales.

CAPITULO XIV.
VIAJE AL SUDESTE.—AGRICULTURA.

Dejando la bahía de San Francisco se atraviesan
millas de jardines perpetuos que adornan las cercanías
de la "Reina del Oeste"; sigue despues una serie de
desordenadas montañas entre las cuales la vía férrea se
ha abierto paso; puede uno imaginar que viaja por los
trópicos al acercarse á los Angeles y, si hay que detenerse
en una explotacion agrícola, llama la atencion lo
relativo á la agricultura de California.

Aquel no es un país, como el valle del Mississipi,
unido y terso, cual la superficie de un lago, y propio
para convertirse en un océano de trigo. De 160,000 millas


223

cuadradas que componen el territorio del Estado,
una tercera parte, á lo sumo, puede ser clasificada entre
las tierras arables. Mas, en compensacion, el clima favorece:
bajo el caliente aliento de las brisas marinas y
la radiacion de una atmósfera la más pura que se conoce,
la vegetacion no se detiene, los cultivos pueden variarse
y los productos de las tierras se elevan á una
cantidad desconocida en otras comarcas.

—¿Cuál es el rendimiento en las cosechas? pregunta
uno á los conocedores de la localidad.

—Un acre donde se siembra un bushel ó bushel y medio
de trigo da generalmente 40 bushels. En algunos
lugares el producto llega á 80 ó 90. Los registros de
las antiguas misiones dicen que se ha obtenido 107 veces
la cantidad sembrada.

—¿Y es el trigo de buena clase?

—Rico en gluten y de un peso considerable. Resiste
perfectamente el viaje á Europa y llega allí sin alteracion
importante.

—¿Mas la obra de mano es cara, y los gastos deben
ser considerables?

—La siega se hace por máquinas especiales que economizan
mucho el trabajo. Despues se procede á la trilla,
generalmente por medio del vapor, y el trigo recogido
en sacos puede permanecer sobre el campo hasta su
traslacion á San Francisco, pues el buen tiempo así lo
permite.

A más del trigo se cultivan en gran escala el maíz y
las patatas, creciendo estas en un suelo ligero y arenoso.
Las legumbres abundan, y los árboles frutales dan


224

frutos de un volúmen prodigioso, que en algunas especies
no se obtiene sino á expensas del sabor.

Llaman la atencion las vides, esas plantas de las odas
de Horacio y de la Escritura que, cerca de los Angeles,
se hallan guardadas por las hileras de montañas de San
Bernardino y San Gabriel y por el rio de Santa Ana;
tres santos y además ángeles. Los misioneros llevaron
allí la parra, y hoy florece en cantidad considerable: mi
llares de galones de vino se fabrican ya.

Se perciben naranjos y abejas. Los primeros altos,
derechos, simétricos, sin individualidad como los chinos,
pareciéndose uno á otro. Las segundas, extendiéndose
varias leguas en sus excursiones y formando ciudades
de millones de habitantes, al lado de las cuales Lóndres
y Pekin son pequeñas.

Los animales de ganado mayor y menor nacen y viven
en los campos, manteniéndose del pasto que naturalmente
crece en la llanura y en las colinas. Deben
conocerse allí los herraderos, para marcar el ganado, y
los rodeos. Fiestas probablemente tienen lugar en ellos,
y esos combates de velocidad y de astucia para alcanzar
al animal que se escapa; combates en que los vaqueros
son los heroes y donde adquieren renombre por sus
proezas.

CAPITULO XV.
EL DESIERTO Y SUS OASIS.

De San Gorgonio en adelante la vía férrea atraviesa
esas soledades de California meridional, Arizona, Nuevo-México


225

y Oeste de Texas, que forman el verdadero
Sahara americano. Jamas se verá cubrirse de ciudades
y campos esos terrenos arenosos desprovistos de vegetacion
que se extienden de San Gorgonio á Fuerte Yuma,
ni esas riberas del Colorado, rio cuyas turbias aguas,
viniendo de la parte Sur de las Montañas Rocallosas y
sirviendo para marcar los límites de Nevada y California
con Arizona, se arrastran en un prolongado lecho
de menudas arenas, las cuales, agitadas algunas veces
por el viento, levántanse oscureciendo la atmósfera y
arrojando un velo fúnebre sobre aquellos parajes. Más
allá, entre el Colorado, el Gila y el Rio Bravo, se encuentra
un océano de estériles praderas, teniendo aquí y allí
algun débil torrente y cactus de extrañas formas. Por
último, llégase al famoso "Llano Estacado" de Nuevo–
México y Texas, llanura donde los misioneros españoles
trazaban el camino con estacas, para que las caravanas
no se extraviasen, pues la horizontalidad casi perfecta
del suelo y la falta absoluta de árboles y arbustos no
dejan señal alguna con la que poder orientarse. Allí,
como en alta mar, se halla el viajero en un círculo perfecto
del que él es el centro: su horizonte está limitado
á tres ó cuatro leguas; no ve pájaros que se aventuren
por aquella comarca y, en vez de agua, solo encuentra
una gramínea corta que devoran algunos antílopes y
ciervos.

No obstante su aridez, esas soledades presentan mucho
de solemne y grandioso. El azul de los cielos parece
un techo fabricado para ellas: la distancia se exhibe
allí sin límites, infinita cual el Universo: el más profundo


226

silencio reina, interrumpido apénas por la ronca voz de
las tempestades..... ¡Mundo de misterios y de signos
de omnipotencia que el hombre casi no comprende; se
tiene que confesar allí la pequeñez humana y que meditar
sobre ese poder creador que, al lado de una tierra
llena de galas, ha colocado el desierto, cual si quisiera
mostrar al hombre que la influencia que le ha concedido
sobre el mundo exterior tiene un confin, el cual no
le será posible nunca traspasar!

Aquel desierto tiene sus oasis como los de Africa. En
uno de ellos está situado el Tucson, ciudad perteneciente
al territorio de Arizona. Este territorio obtuvo, por
unos cuantos meses, una cierta celebridad. Se le proclamó
la tierra de las piedras preciosas. Los jardines que
recorrió Aladin para encontrar la lámpara maravillosa
habian sido descubiertos. Las "Mil y una Noches" eran
una realidad. Aquellos sueños dorados se desvanecieron
pronto, y Arizona ha continuado siendo lo que era,
una region poco poblada y sin grandes elementos de
adelanto.

El Tucson es la ciudad principal del territorio, por
más que Prescott sea la capital. Cuenta actualmente
8,000 habitantes. Reducida al principio á una iglesia y
convento de piedra, al derredor de los cuales se habian
construido algunas casas, pronto la civilizacion sajona
ha roto estos diques y un comercio algo importante se
extiende por calles estrechas y sin sombra. Parte de
este movimiento es sin duda debido á la vecindad de
Sonora y á la facilidad del contrabando por nuestra frontera·
El Gobierno mexicano no ha establecido zona libre


227

sino en Tamaulipas, y de ahí proviene que nuestras
poblaciones de Chihuahua y Sonora mueran de inaccion
miéntras que los negocios de nuestros vecinos se favorecen bastante.

El Tucson se encuentra sobre el rio Santa Cruz y
no léjos del Gila: la agricultura puede prosperar algo
en sus contornos. Tiene dos hoteles, una escuela pública,
otra de hermanas de la caridad y un terreno plantado
con algunos árboles al que se da el nombre de parque.

CAPITULO XVI.
REGRESO A CALIFORNIA.

Estaba yo ya otra vez en esa tierra de California, de
la que me habia separado por algunos dias. La Coastrange
aparecia á mi vista. Esta cadena de montañas,
segun afirman los geólogos, ha salido del mar como la
Islandia. Batiendo el Océano, en los tiempos primitivos,
las rocas de Sierra Nevada, una conmoción volcánica
submarina hizo aparecer la Constrange, y lo que es hoy
interior de California, sepultado anteriormente bajo el
mar, formó entónces un lago extenso, cuyo fondo obstruido
poco á poco, por restos de rocas y detritus vegetales,
hizo salir de las aguas, en nuestro actual período
geológico, esa gran llanura de Sacramento, una de las
más fértiles del mundo.

Cualquiera que sea el valor que quiera atribuirse á
estas opiniones, no hay duda que la cordillera de la Costa


228

reconoce por causa la accion eruptiva. Sus flancos
destrozados, sus erizados frentes, sus contornos bizarros
é irregulares, las capas de margas y calizos atravesadas
por chorros de lava que ha calcinado y vitrificado sus
puntos de contacto, los rios de basalto que han penetrado
en los intersticios, como un lodo líquido, y cristalizado
en la cima, todo revela el orígen volcánico. Por todas
partes se encuentra la marca de espantosas convulsiones.
Es aquello la imágen del caos.

El Cabo Concepcion fué sin duda el centro de la accion
de levantamiento. Basta arrojar una mirada al
mapa de California para notar el aspecto de confusion
que la cordillera presenta allí. Parece que la fuerza eruptiva
titubeó sobre su direccion principal. Hizo esfuerzos
al Sur, al Este, antes de producir hácia el Noroeste esa
serie de elevaciones que se prolongan hasta el grado 50
de latitud.

Paralela á la cadena principal, la misma fuerza de
erupcion produjo, al Oeste, los contrafuertes de Santa
Inés, Santa Lucía, San Rafael y los Gabilanes. Los montes
de Santa Lucía han dado paso al mar en la bahía de
Monterey, así como los Gabilanes lo han hecho en la
de San Francisco. Al incesante golpe de las olas, las
rocas calcáreas y de sílice se desmoronan. A veces, como
sucede en los Farellones, de una cadena de montañas
no queda sino una roca, de composicion más fuerte
que las otras, elevada en medio del Océano ante los
ojos asombrados del navegante.

Las conmociones volcánicas traen á menudo riquezas
del fondo de la tierra ó de los mares. En la Coastrange


229

han sido sobre todo notables las minas de azogue de
Nuevo–Almaden, superiores en rendimiento á todas las
de Europa. Las capas carboníferas de Monte Diablo
han comenzado tambien á suministrar algunas utilidades.

Al llegar á San Francisco, dos espectáculos enteramente
diversos se ofrecieron á mi vista. El oro y la
plata, corriendo bajo todas formas, en la Casa de Moneda:
las flores y plantas exhibiéndose lujosamente en el
hermoso paseo del Parque.

El oro en grandes cantidades inspira cierto respeto.
¿Por qué puede uno contemplar, sin alterarse, brillantes
que valgan una fortuna, y con los montones de oro la
impresion es diversa? Se reconoce acaso en el amarillo
metal al tirano que domina el mundo, al que produce
entre los hombres tantas pasiones, al que enciende la
guerra de todos contra todos adivinada por Hobbes.
El brillante, por el contrario, es el compañero de las damas.
Estamos acostumbrados á admirarlo compitiendo
en brillo con unos bellos ojos, proclamando reina en una
diadema á la que no necesita de esta piedra para rendir
los corazones, colocándose sobre el pecho de una mujer
encantadora, y siendo allí depositario de confidencias en
las que todos quisiéramos tomar parte. Nada tiene pues
de extraño que ante él no sintamos el temor supersticioso
á que el oro da lugar.

Las flores y las bellas plantas han sido siempre fuentes
de inspiracion. Todos los talentos del mundo han


230

tenido palabras para ellas. ¡Cuántas odas, cuántos sonetos
sentidos, podrian formarse en ese precioso parque de
San Francisco que, cubierto con todos los atractivos
del arte de la jardinería, se desenvuelve entre empinadas
lomas, laberintos de árboles, calzadas de menuda
arena, hondonadas y laderas tapizadas de verdor, hasta
llegar al mar que viene cariñosamente á besar sus piés!
Los lobos marinos amontonados cerca del Cliff house
parece que se disputan el derecho de aspirar las emanaciones
que se desprenden de aquel lugar lleno de delicias.
En el invernadero, camelias se levantan ufanas,
presidiendo el escuadron de flores; plantas de los trópicos
se desarrollan al suave calor de las estufas. ¿Estamos
por ventura en la India ó en las costas de México?
Todas las riquezas de aquellos sitios han sido trasladadas allí.

El Cliff House es un edificio colocado sobre una elevacion,
de cuya cumbre se precipita una vereda que parece
el surco que abrió un rayo, segun la gráfica expresion
de Fidel. Dejaré la palabra á este querido maestro,
pues los lectores mucho ganarán en el cambio:

"Desde lo alto de una elevada montaña, cuya base
bañan las olas del mar, se ha precipitado una vereda tan
pendiente, que parece, culebreando, que es el surco que
abrió un rayo: despues de descender la vereda se pierde
en una ciudadela natural, saliente sobre el mar, y se
abren al abandonarla dos caminos: uno que sube en cómodo
terraplen al Parque, que está á un costado de la
montaña; el otro que, separando las peñas y apoyado en
un borde salvaje, parece caer en el mar.


231

"En la plataforma ó ciudadela saliente, está construido
lo que se llama Cliff House.

"Es un vasto edificio de fierro y madera, apoyado en
piés derechos que entran en las aguas.

"El edificio, que es un cuadrilongo imperfecto, consta
de tres secciones.

"La primera es un amplísimo corredor techado, del ancho
de diez varas, y su airoso balaustrado guarnecido
con lujosa sillería, que da sobre las aguas del mar.

"La seccion intermedia se compone de lujosísimos gabinetes
privados, con sus persianas, en que se aislan
parejas y familias.

"La tercera seccion es el paradero de carruajes y caballos,
en donde hay abundantes criados para recibir y
despedir á los viajeros.

"A los lados del edificio hay dos extensos salones. Uno
con grandes espejos, pianos, candelabros, estátuas, sofaes
y sillones, para tertulias, conciertos y bailes, y en
el opuesto extremo, están la cantina, que por sí constituye
una negociacion cuantiosa, la opulentísima fonda
y mesillas para refrescos y licores.

"En este departamento existe un órgano valioso en
veinte ó treinta mil pesos, movido por una cigüeña que
comunica accion á un cilindro, y cuyo órgano hace los
oficios y remeda los instrumentos de una orquesta completa.

"Extraordinario es el genrio elegante y el movimiento
que se nota en Cliff House; lo que tiene de mds espléndido
la moda, de más seductor la hermosura, de más lujoso
los grandes trenes de la riqueza, todo se da cita


232

para concurrir determinados dias á aquel sitio encantador."

CAPITULO XVII.
LA PARTIDA.—TEMPESTAD.—CONFIDENCIAS DE UN AMIGO.

Una lluvia menuda caia en los momentos en que,
abandonando San Francisco, tocábamos la escala de uno
de los vapores de la línea de Panamá. Malos anuncios
para la travesía. El barómetro bajaba ostensiblemente,
rachas de viento frio surcaban la atmósfera á cada instante,
y el oleaje se hacia sentir aun en la bahía, una de
las más abrigadas que se conocen.

Los pasajeros poco atendian á estos presagios siniestros.
Diseminados en grupos sobre la cubierta ó en el
comedor, por todas partes se oian conversaciones animadas,
á algunas de las cuales mezclábase el ruido de
alegres risas y de las botellas de Champagne al destaparlas.
Casi nunca se sigue en nuestros tiempos aquel
consejo que Fenelon pone en boca de Minerva en su
"Telémaco." No se preven los peligros, y cuando se está
en ellos pocas veces se tiene valor y sangre fria para
arrostrarlos.

En medio de aquellos grupos uno solo se observaba
en el que la cólera, con dificultad reprimida, reemplazaba
al contento. En él estaba Rites. Hablaba animadamente
con un individuo de faz torva y repugnante, llegando algunas
palabras hasta el lugar donde me hallaba.

—Yo protegeré á esa niña.


233

—Esa niña no necesita de mas proteccion que la mia.

—No puede vd. desprenderla de los demas de su familia.

—Soy su padre y obraré respecto á ella de la manera
que me parezca.

Estas respuestas duras no las entendí entónces. ¿Por
qué Rites rehusaba proteccion para su hija? Despues
supe que la fama pública acusaba á aquel desconocido
del envenenamiento de la madre, de haberse quedado
con todo el capital de la familia, de querer aún especular
con Rites reteniendo á la niña que allí tenia. Mas,
en ese caso, ¿por qué Rites no le quitaba la máscara?
¿por qué no lo denunciaba? ¿por qué no, haciéndose justicia
por él mismo, lo escarmentaba severamente?

Hay cosas que pueden asegurarse, pero no probarse.

Y sobre todo, en ciertos casos de la vida no es oportuno
romper abiertamente con la infamia: hay que combatirla
con prevision y prudencia.

El buque se desocupó al fin de visitantes y la señal
de partida se dió. Atravesamos esa "Puerta de oro,"
pasaje, como hemos dicho anteriorrnente, abierto por el
mar entre los Montes Gabilanes, encontrándonos pronto
en la barra. Las olas se sucedian unas á otras como
una cadena de montañas sin término; el mar ostentaba
sus enormes ondulaciones; el camino que teniamos que
recorrer ofrecíase á la vista, ya con profundas barrancas
líquidas á nuestro costado, ya con alturas de agua á nuestro
frente, cuya cima parecia imposible tocar. Toda nocion
de gravedad perdíase allí: á veces creiamos que el
mar iba á precipitarse todo entero á la derecha, y pronto


234

lo veiamos volver con un movimiento igual de inclinacion
á la izquierda. El buque sufria espantosas revoluciones.
Millares de tercios que llevaba de carga eran
arrojados á un costado, cual si no representasen peso
alguno, para emprender inniediatamente despues su marcha
al otro. Se oia el ruido de la vajilla haciéndose
pedazos. El mar destrozaba la obra muerta; golpes repetidos
llegaban á los camarotes de cubierta; y las puertas
y escotillas habian sido cerradas cuidadosamente,
pues dos monstruosas olas se habian ya introducido, llenando
de agua los salones de la cámara de popa.

En medio de aqueila confusion ví á Rites salir precipitadamente
de su camarote.

—El maquinista es un animal, me dijo, y si continúa
así nos irémos á pique. Afortunadamente el capitan me
conoce y voy yo mismo á manejar la máquina.

Al poco tiempo el balance comenzo a ser menor. ¿Era
habilidad de mi amigo ó habiamos ya salido de la barra?

Dos horas despues Rites se reunió conmigo.

—No queria morir hoy, me dijo, necesito la vida.
Una bala, sin embargo, puede dar cuenta de mí en el
Perú…

—¿Por qué pensamientos tan tristes?

—Si esto sucediera, añadió siguiendo su idea, solo
lo sentiria por esa niña que queda en San Francisco casi
abandonada.

—¿Teme vd. le suceda alguna desgracia?

—Ese individuo con quien vd. me vió esta mañana
es un malvado: seria capaz de todo lo infame.

—¿Por qué lo califica vd. así?


235

Refirióme entónces una larga y dolorosa historia.
Comprendí los tormentos de aquel padre obligado, por
deberes imperiosos, á dejar á su hija sin apoyo y expuesta
á graves peligros si él llegaba á desaparecer.

—Si en algo puedo ser útil á vd., le dije, disponga
por completo: no es una vana oferta la que le hago.

—Creo que es. Vd, mi verckdero amigo: por eso le
he confiado lo que no deberia decir á nadie. ¿Podria vd.
volver á San Francisco?

—Sin duda alguna.

—Pues bien, recibirá vd. instrucciones y documentos
para el caso de que yo muera.

—Pero eso no es probable.

—¡Quién sabe! los presentimientos no se tienen en
vano.

Traté de quitar estas ideas á mi amigo; pero, insistiendo
él, no quise creyera intentaba yo eludir sus encargos.
Estreché cariñosamente su mano, ofreciéndole
cumplir religiosamente todo lo que tuviera á bien encomendarme.

CAPITULO XVIII.
LA VISTA DE LA PATRIA.—CONCLUSION.

Dos dias despues distinguiamos la tierra mexicana.
No hay quien deje de conmoverse ante la vista de la
patria, ni quien no sienta latir su corazon al percibir sus
primeras playas. Ese misterio inefable, ese amor inconcebible,


236

que produjo los sacrificios de Leonidas, de Curtius
y de Régulo, no se comprende verdaderamente
sino cuando se ha llegado á estar léjos del país que nos
dió el sér, y cuando se ha experimentado en el extranjero
la nostalgia que produce la falta de ese suelo querido.

Estaba á nuestra vista la Baja–California, larga faja
de tierra separada de nosotros por una irrupcion marina
y que sin embargo siente con nuestro corazon y vive
con nuestra alma. La cadena de montañas que atraviesa
la California alta, se introduce allí llegando hasta el
Cabo de San Lúcas: mas en vez de esas tierras fértiles
y de esos valles rientes que ciñen los alrededores de San
José, de San Francisco ó de los Angeles, allí la cadena
de alturas queda casi aislada en el mar, y apénas algunos
arenales, tostados por un sol ardiente, van á veces
á tocar la base de aquellas ásperas crestas.

Esa península, regida por el Centro desde una distancia
de cuatrocientas leguas, ha sido administrada generalmente
sin conomiento de sus necesidades. Muchos
malos gobiernos ha tenido que sufrir. Casi puede decirse
que solamente en los últimos siete años personas
dignas y capaces han sido colocadas al frente de sus
destinos; pero las autoridades secundarias poco las han
ayudado, y muchos ramos, entre otros el de administracion
de justicia, se encuentran en condiciones nada favorables.

Tenia yo pues á mi vista la parte más desgraciada de
la patria, y por eso mismo mi emocion aumentaba. Al
venir de un pafs próspero y feliz, lo primero que descubria


237

era la porcion abandonada de la República, aquella
á la cual parece que la naturaleza y los hombres han
querido negar todo beneficio. Se me figuraba que sobre
esa tierra, tendida en el mar, una corona de ciprés estaba
puesta. Mas nada se ama tanto como la tierra natal
infortunada: el valle hermoso de México, con todas
sus riquezas, no habria producido en mi espíritu una impresion
tan profunda.

Es tiempo de concluir: de los hechos observados hay
que elevarse á proposiciones genéricas. Las síntesis son
siempre peligrosas; para ellas se requieren observaciones
en gran número, y el recto ejercicio de las más nobles
facultades mentales. Con el conocimiento de nuestras
débiles fuerzas y á reserva de rectificar, si incurrimos en
errores, expondrémos la opinion que sobre los Estados-Unidos
hemos formado.

No puede negarse que aquel es un gran país, singularmente
favorecido por la naturaleza y porlas circunstancias
de su desarrollo historico. Los norte–americanos
ocupan la parte del continente cercana á Europa y más
apropiada para el incremento de un activo comercio. La
naturaleza los ha dotado de sitios, como en el que está
edificado Nueva–York, que casi no es posible encontrar
otro semejante. Sus caudalosos rios riegan terrenos
de aluvion extensísimos que pueden servir de granero
al mundo; dan vida á todas las industrias que quieran
plantearse; y siendo navegables, hacen salir los produo
tos de una manera segura, barata y fácil.


238

Sus montañas han suministrado riquezas en abundancia.
La Sierra Nevada, plata; la cordillera de la Costa
en California, azogue; las alturas que cercan el Lago
Superior, cobre; los Alleghanies, diversos metales, y
sobre todo, el oro de California ha hecho al mundo, durante
algun tiempo, tributario de aquella nacion.

La Union Americana tiene, no obstante, algunos pedazos
improductivos, como el Sudeste de California,
parte de Arizona y de Nuevo-México, y el Occidente
de Texas, tierras inútilmente arrancadas á México, que
para nada han servido ni servirán en mucho tiempo.
Pero en general el suelo es magnífico, y con cualquiera
raza civilizada y bajo cualquiera forma de gobierno un
poco tolerable, aquello hubiera prosperado y engrandecídose.

A la obra de la naturaleza, hay que agregar la de los
hombres. Los ingleses dejaron a los americanos la práctica
de la libertad, gran elemento para prosperar; les dejaron
un suelo, inocupado en su mayoría, que el gobierno
pudo ir enajenando poco á poco en pequeñas partes,
creando así una falange de propietarios, que es la que
forma el nervio de las naciones; les dejaron una raza
homogénea con aspiraciones idénticas y, en la esfera religiosa,
afirmada la tolerancia.

Y así miéntras las Américas de orígen español no han
sabido usar de la libertad, á que no estaban acostumbradas,
no han podido atraer la colonizacion, por tener que
respetar los derechos adquiridos sobre el suelo por la
conquista y por las concesiones del rey de España, y se
han gastado en esteriles luchas producidas de disensiones


239

religiosas y de conflictos de raza, los americanos
han caminado sin tropiezos de ningun género, pudiendo
seguir, libres de obstaculos, las huellas del progreso.

El tiempo lo han aprovechado. Sus muchos años de
paz les han servido para favorecer el adelanto de su
agricultura, comercio é industria; para mejorar las instituciones
políticas heredadas de Inglaterra, elevando
ese gran monumento llamado Constitucion Americana,
en el que al precioso legado de todas las libertades han
añadido, la feliz sustitucion de un presidente por cuatro
años á un monarca hereditario, de un senado de hombres
ilustrados á la aristocracia de nacimiento, y la creacion
de un poder judicial con funciones políticas y vida
propia, no subalternado al Ejecutivo, y siéndole posible,
por eso mismo, hacer guardar las garantías y respetar
todos los derechos.

La administracion, no hay duda, ha conservado vicios.
La inmoralidad reinante en la sociedad moderna
se ha introducido en el personal político, y los caudales
públicos, a semejanza de lo que pasa en otras naciones,
han servido para levantar fortunas ilegítimas. Las disposiciones
de Richelieu contra el peculado son tambien
allí necesarias. Un congreso, sin embargo, tuvo el mérito
de pretender extirpar estos males: sus esfuerzos, por
poco fruto que hayan producido, serán siempre dignos
de la aprobacion de los hombres honrados.

La instruccion pública ha sido singularmente favorecida,
no solo por las fuertes sumas que los gobiernos de
los Estados han descinado a ella, cuanto por la completa
libertad de ensenañza a todos garantizada. Una


240

escuela y un periódico es lo primero que se fun da en toda
poblacion del Norte. Esto da idea de los adelantos
en el ramo.

La legislacion ha mejorado en muchos puntos la inglesa,
formándose en varios Estados códigos, sistema
de principios fijos, fáciles y claros, preferible á la indeterminacion,
oscuridad e intrincamiento de la common
law;
establéciendose generalmente la unidad de jurisdiccion
en la organizacion de tribunales; y perfeccionándose
muchos puntos especiales del derecho, como el
relativo á hipotecas, a cuyo contrato se ha quitado el carácter
de mancipacion fiduciaria de la ley inglesa, introduciéndose
en él las buenas doctrinas modernas.

Entre las ciencias han obtenido preferencia las de resultados
prácticos inmediatos; tales como las relativas á
la construccion de puentes, caminos y demas obras públicas
y las directamente aplicables á la industria ó al
comercio. En cuanto á los otros altos trabajos del espíritu,
por más que la historia pueda presentar los nombres
de Marshall y de Prescott, la ornitologia el de Audubon,
las obras de imaginacion los de Cooper y Washington
Irving y la poesía el de Longfellow, preciso es
confesar que esto es bien poco para una nacion de cincuenta
y cinco millones de habitantes, que en más de
cien años ha podido prosperar continuamente.

Las bellas artes han tenido que luchar contra el mal
gusto americano y no han podido vencerlo. Los edificios
son dignos de crítica; las esculturas y pinturas buenas
hay que llevarlas de Europa; la música tiene que
ser importada de Alemania. La misma industria se resiente
de esta falta de conocimiento de lo bello y cae


241

por tierra desde el momento que se necesita algo de
elegancia ó de fantasía.

Los Estados–Unidos es la tierra de la igualdad y del
trabajo. La diferencia de fortunas no ha dado lugar á
esa raza de parásitos que, en otras naciones, viven únicamente
perdiendo el tiempo y llendádose de humo la cabeza.
El rico allí trabaja como cualquier otro, y su
contínuo contacto con las demas clases le quita todo
carácter de altaneria y arrogancia.

Tal es, á grandes rasgos, la nacion que tenemos cercana.
La raza sajona, que la puebla, se distingue por un
gran sentido práctico, por una aptitud notable para todo
lo que es útil, al mismo tiempo que, privada de la
imaginacion y sentimiento latinos, es incapaz de elevarse
á la concepcion de la belleza y de los grandes ideales
necesarios á la humanidad, en todas sus esferas de accion,
como puede serlo la realidad misma. Las dos razas
(latina y sajona) se completan una á la otra, y una
alianza íntima entre ellas seria ciertamente de desearse.

Pero esta union es imposible, tanto en Europa como
en América. La guerra y la injusticia son malos médios
de ligar á los pueblos, y de la misma manera que los acontecimientos
de 1870 cavaron entre franceses y alemanes
un abismo profundo, entre nosotros y los americanos
este abismo está abierto de 1848. Los millares de
cadáveres que en aquella época cubrieron nuestro territorio,
desde las riberas del Bravo hasta las puertas de
México, forman entre los dos países líneas de separacion
infranqueables.

Mas ya que no es posible la mezcla con nuestros vecinos,


242

procuremos estudiarlos. Conociéndolos bien, podrémos
imitar sus cualidades, evitar sus defectos, y de
este modo de obrar recogera beneficios la patria. A ella
debemos consagrar nuestros esfuerzos. ¡Quiera el cielo
que estos renglones puedan serle de alguna utilidad!

FIN.


FE DE LAS ERRATAS MÁS NOTABLES.

Páginos Líneas.  Dice. Debe decir.
22 20 desarreglen desarregle
26 19 la quilla las quillas
32 9 esos estos
52 10 continúasen siguiésen
54 12 al la
77 17 y 18 jaua jaula
78 23 ar ustos arbustos
134 14 Alejanria Alejandría
142 2 Charles Chasles
143 12 el último dia de los
Mohicanos
el último de los
Mohicanos
152 5 se halia se halla
152 23 VI IV
161 24 las ubvencion la subvencion
226 3 casi no comprende; casi no comprende,


INDICE.

Prólogo.

PARTE PRIMERA
DE MÉXICO Á NUEVA–ORLEANS.

Páginas
Capítulo I. Procul ab urbe 1
Capítulo II. Compañeros de viaje 3
Capítulo III. Orizaba 6
Capítulo IV. En camino 9
Capítulo V. Veracruz 11
Capítulo VI. El "Witney" 13
Capítulo VII. La travesía 16
Capítulo VIII. Como se recibe al extranjero en Texas. 20
Capítulo IX. Los primeros pasos en la Luisiana 22
Capítulo X. De Morgan City á Nueva—Orleans 25
Capítulo XI. La Bolsa de algodon 28
Capítulo XII. La Calle del Canal 31
Capítulo XIII. Un convite.—Grunewald Hall 34
Capítulo XIV. Fuego 37
Capítulo XV. Los príncipios del carnaval 40
Capítulo XVI. Continuacion del anterior 43
Capítulo XVII. La aduana de Nueva–Orleans 46
Capítulo XVIII. Una representacion escénica 49
Capítulo XIX. Un baile.—Los cementerios.—El lago
Pontchartrain
53

II

Capítulo XX. La igualdad y la libertad en los Estados–Unidos 57
Capítulo XXI. En la catedral 62
Capítulo XXII. El rey 67
Capítulo XXIII. Procesiones y bailes 69
Capítulo XXIV. Datos estadísticos 73
Capítulo XXV. Spanish Fort 76
Capítulo XXVI. El Jockey Club 78

PARTE SEGUNDA
DE NUEVA–ORLEANS Á NUEVA–YORK.

Páginas.
Capítulo I. El gran camino de Jackson 83
Capítulo II. Continuacion del anterior 86
Capítulo III. La ciudad principal de Ohio 90
Capítulo IV. Entre el Ohio y el Delaware 49
Capítulo V. Filadelfia 89
Capítulo VI. La Constitucion americana 104
Capítulo VII. La ciudad imperial 109
Capítulo VIII. La mujer en los Estados–Unidos 113
Capítulo IX. El Cementerio de Greenwood 117
Capítulo X. Tribunales americanos 122
Capítulo XI. Teatros.—Adelina Patti 126
Capítulo XII. Paseo á High Bridge 129
Capítulo XIII. Una visita á Central Park 133
Capítulo XIV. El ferrocarril elevado.—El puente entre
Nueva–York v Brooklin
137
Capítulo XV. Bibliotecas.—Literatura americana 141
Capítulo XVI. Los depósitos de agua 145
Capítulo XVII. El circo.—Paseo nocturno 148
Capítulo XVIII. Nueva–York en tiempos pasados 151
Capítulo XIX. Opinion sobre algunos edificios públicos 155
Capítulo XX. Sistema administrativo 159

III

Capítulo XXI. La 5.a avenida-Mercancías mexicanas.
Partida de Nueva–York    
165

PARTE TERCERA
DE NUEVA-YORK Á SAN FRANCISCO.

Páginas.
Capítulo I. West-Point 169
Capítulo II. Caidas del Niágara 176
Capítulo III. Los lagos 183
Capítulo IV. Chicago 185
Capítulo V. De la pradera á la montaña 189
Capítulo VI. El diablo. —Arbol mil millas.—Lago
Salado.—Los mormones
193
Capítulo VII. Del invierno á la primavera 199
Capítulo VIII. Sacramento 200
Capítulo IX. Algo sobre San Francisco 204
Capítulo X. Recuerdos históricos 207
Capítulo XI. Un establecimiento de educacion 212
Capítulo XII. Un pedazo de China 215
Capítulo XIII. Legislacion de California 217
Capítulo XIV. Viaje al Sudeste.—Agricultura 222
Capítulo XV. El desierto y sus oasis 224
Capítulo XVI. Regreso á California 227
Capítulo XVII. La partida—Tempestad—Confidencias
de un amigo
232
Capítulo XVIII. La vista de la patria.—Conclusion 235


Instituto de Investigaciones Jose Maria Luis Mora
Date: 2010
Available through the Creative Commons Attribution license