Colección oficial de leyes, decretos, órdenes, y resoluciones supremas que se han expedido para el régimen de la Repùblica Boliviana, volume 1 part 2 [Digital Version]

Bibliographic Information

Bolivia, Colección oficial de leyes, decretos, órdenes, y resoluciones supremas que se han expedido para el régimen de la Repùblica Boliviana, volume 1 part 2 (Paz de Ayacucho: Imprenta del Colegio de Artes, Covers the years 1827-1829)

File description (Bibliographic Info)Encoding description (Editorial Principles)Profile description (Subject Terms)
Title: Colección oficial de leyes, decretos, órdenes, y resoluciones supremas que se han expedido para el régimen de la Repùblica Boliviana, volume 1 part 2 [Digital Version]
Funding from: Funding for the creation of this digitized text is provided by a grant from the Institute of Museum and Library Services.
Author: Bolivia
Statements of responsibility:
  • Creation of digital images: Center for Digital Scholarship, Rice University
  • Conversion to TEI-conformant markup: Tricom
  • Parsing and proofing: Humanities Research Center and Fondren Library, Rice University
  • Subject analysis and assignment of taxonomy terms: Lauren Mueller
Publisher: Rice University, Houston, Texas
Publication date: 2010-06-07
Identifier: aa00375
Availability: This digital text is publicly available via the Americas Digital Archive through the following Creative Commons attribution license: “You are free: to copy, distribute, display, and perform the work; to make derivative works; to make commercial use of the work. Under the following conditions: By Attribution. You must give the original author credit. For any reuse or distribution, you must make clear to others the license terms of this work. Any of these conditions can be waived if you get permission from the copyright holder. Your fair use and other rights are in no way affected by the above.”
Notes:
Digitization: Page images of the original document are included. Images exist as archived TIFF files, JPEG versions for general use, and thumbnail GIFs.
Provenance: The Humanities Research Center at Rice University, under the direction of Dr. Caroline Levander, purchased this material from a manuscripts dealer in 2005. The Gilder Foundation funded the development of the physical archive. Original materials are housed at the Woodson Research Center, Rice University.
Description: Printed document, 313 pp. Volume 1, part 2.
Source(s): Bolivia, Colección oficial de leyes, decretos, órdenes, y resoluciones supremas que se han expedido para el régimen de la Repùblica Boliviana, volume 1 part 2 (Paz de Ayacucho: Imprenta del Colegio de Artes, Covers the years 1827-1829)
Source Identifier: Americas collection, 1811-1920, MS 518, Woodson Research Center, Fondren Library, Rice University. Cataloged separately as WRC J 204 .H2 v.1 pt. 2. Contact info: woodson@rice.edu
Description of the project: This digitized text is part of the Our Americas Archive Partnership (OAAP) project.
Editorial practices
This text has been encoded based on recommendations from Level 4 of the TEI in Libraries Guidelines. Any comments on editorial decisions for this document are included in footnotes within the document with the author of the note indicated. All digitized texts have been verified against the original document. Quotation marks have been retained. For printed documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. No corrections or normalizations have been made, except that hyphenated, non-compound words that appear at the end of lines have been closed up to facilitate searching and retrieval. For manuscript documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. We have recorded normalizations using the reg element to facilitate searchability, but these normalizations may not be visible in the reading version of this electronic text
Languages used in the text: Spanish
Text classification
Keywords: Getty Art & Architecture Thesaurus
  • Books
  • Legal documents
Keywords: Library of Congress Subject Headings
  • Law--Bolivia
Keywords: Getty Thesaurus of Geographic Names
  • Bolivia (nation)

Contents



BOLIVIA
COLECCION
OFICIAL





COLECCION OFICIAL
DE LEYES, DECRETOS, ORDENES, RESOLUCIONES
&c.
QUE SE HAN EXPEDIDO PARA EL REGIMEN
DE LA
REPUBLICA BOLIVIANA.
Reimpresa de órden del Gobierno, con anolaciones y dos
índices.
En esta Coleccion se han suprimido algunas
disposiciones contenidas en la antigua, insertándose
las que corrian impressa por separado,
y otras que se han sacado de los archivos.
TOMO 1.o
Este tomo se ha dividido en dos
volúmenes, porque sea mas manual.

SEGUNDO VOLUMEN
Que comprende los años de 1827, 1828, y hasta
el 23 de mayo de 1829.
PAZ DE AYACUCHO.
IMPRENTA DEL COLEGIO DE ARTES, DIRIGIDA POR EL
CIUDADANO BERNARDINO PALACIOS.
AÑO DE 1834.


COLECCION OFICIAL
DE
LEYES, DECRETOS, ORDENES &c.
DE LA
REPUBLICA BOLIVIANA.
AÑO DE 1827.

Ley reglamentaria de 1.o de
enero:
Sobre las clases, sueldos, uniforme y divisas del ejército
de Bolivia.

Esta ley, á que se refieren las órdenes de 4 de febrero, 4 de abril,
y 11 de mayo del mismo año, se há reformado por el reglamento de
24 de setiembre de 1829.

El Congreso jeneral constituyente de la Repùblica
de Bolivia, decreta la siguiente ley:

CAPITULO 1.o
De las clases del ejército.

Art. 1.o

Las clases del ejèrcito son: capitan jeneral,
mayor jeneral, jeneral de division, jeneral de brigada,
coronel, teniente coronel, mayor, capitan, primer teniente,
segundo teniente, subteniente ò alferes, sarjento primero,
sarjento segundo, cabo primero, cabo segundo, y
soldado.

2.o

Cada clase de estas formarà un órden de superior
á inferior, en el modo con que vàn enumeradas en el precedente
artìculo.

3.o

Se denominará clase de tropa, desde soldado hasta


2

sarjento inclusive: clase de oficiales, desde subteniente à
capitan: clase superior, de mayor á coronel; y alta clase
la de los jenerales. En la clase superior y de oficiales,
pueden darse grados.

4.o

La ocupacion ó destino de la clase superior, y de
oficiales, en los batallones, rejimientos, y en el estado mayor,
se determinarà por un reglamento que dará el Gobierno.
De la alta clase, los jenerales de division y de brigada,
mandaràn en la guerra divisiones y brigadas; y en
paz, los departamentos militares: los mayores jenerales
serviràn en tiempo de guerra y de paz, en la direccion del
estado mayor, ó mandaràn cuerpos del ejército; y no
podrà haber en la República, sinò uno por cada tres mil
soldados: los jenerales de division y de brigada, no podràn
exceder de uno por cada mil hombres de tropa; y no
podrá haber sinò un capitan jeneral, mientras el ejército
exceda de diez mil soldados, y despues uno por cada
diez mil. A excepcion de los efectivos de cuerpos,
todos los demás mandos de armas son comisiones, por
el tiempo que el Gobierno las dè. El aumento de los jenerales
de division y de brigada, serà al respecto de uno
por cada mil hombres del ejército permanente decretado;
y despues uno por cada mil hombres, à que se aumente
el ejército.

CAPITULO 2.o
De los sueldos militares.

5.o
El capitan jeneral, al año 10,000. $
El mayor jeneral 7,000.
El jeneral de division 5,000.
El jeneral de brigada 4,000.
Sueldos mensuales. Infanteria
de línea
.
Cazadores
y granaderos
.
Caballería. Artillería
è injenieros
.
Coronel, mensualmente 240. 250. 250. 250.
Teniente coronel 160. 175. 175. 175.
Pasa á la vuelta.

3

Sueldos mensuales. Infanteria
de línea
.
Cazadores
y granaderos
.
Caballería. Artillería
è injenieros
.
Mayor 110. 120. 125. 125.
Capitan 75. 80. 85. 90.
Ayudante mayor 60. 65. 70. 70.
Teniente 1.o 50. 55. 60. 65.
Teniente 2.o, y
ayudante 2.o
45. 50. 55. 60.
Subteniente 40. 45. 50. 50.
Pagador, cirujano
y capellan
40. 45. 50. 50.
Sarjento 1.o 18. 19. 19. 19.
Sarjento 2.o, y
aspirante
15. 16. 16. 16.
Cabo 1.o 12. 13. 13. 13.
Cabo 2.o, y tambores 11. 12. 12. 12.
Soldados 10. 11. 11. 11.
6.o

El Gobierno nombrará los capellanes cuando lo
creà conveniente.

7.o

Cuando el Gobierno concediere á un jeneral el
mando del ejército, ó un cuerpo del ejército en campaña,
podrà asignarle una gratificacion de mil hasta dos mil
pesos anuales.

8.o

El jefe del estado mayor jeneral, ó el encargado
de su despacho, gozará para gastos de oficina, de correos,
&c., mil pesos ánuales: los jefes de estados mayores divisionarios,
de quinientos; y los encargados de estados
mayores departamentales, diez pesos mensuales para gastos
de escritorio. Los oficiales empleados en el estado
mayor del ejèrcito ó departamento, y los edecanes de
los jenerales, gozarán el sueldo designado á los de su
grado en injenieros, sin otro goce por gratificacion. A la
mayoria de cada cuerpo, se le abonarán diez pesos mensuales
para gastos de papel, y doce reales à cada compañia.

9.o

Los oficiales de artillería é injenieros que no sean


4

cientìficos, gozarán el sueldo de granaderos.

10.

En campaña las raciones serán por cuenta del Estado,
y se abonarán en especie: una al soldado, dos à los
oficiales, tres à los jefes, y cuatro al coronel; cinco à los
jenerales de division y de brigada, seis à los mayores
jenerales, y ocho al capitan jeneral.

11.

El comisario ordenador tendrá los goces de coronel
de infanterìa; él comisario de guerra y cirujano mayor,
en campaña, de teniente coronel; los oficiales 1.o
y 2.o de comisarìa, de tenientes y subtenientes; los proveedores,
boticarios mayores, y contralores, de subteniente;
los practicantes de 1.a clase, veinticinco pesos, y los
de 2.a como sarjentos primeros. A los enfermeros, mayordomos,
roperos y cabos de sala &c., se les asignará
segun sus servicios.

12.

El auditor jeneral del ejèrcito gozará mil ochocientos
pesos, si es abogado suelto; y si es ministro de alguna
corte de justicia, gozará solo seiscientos pesos sin descuento,
para gastos de escritorio y amanuense.

13.

Todo militar, desde la alta clase abajo, que estè en,
cuartel ó sin servicio activo y agregado á cuerpos, tendrà
por todo goce la mitad del sueldo. Los oficiales de
granaderos, cazadores, caballería, artillería é injenieros,
que no sirvan en cuerpos de su arma, gozaràn el sueldo
del arma en que sirven.

14.

Los inválidos can cartas de tales, gozaràn la mitad
del haber de su grado; á excepcion del soldado que tendrà
seis pesos, y seis y medio los cabos.

15.

El Gobierno harà formar contratas para las hospitalidades;
y para concurrir á ellas dejarà cada individuo de
tropa, que pase á los hospitales, un real y medio por dia,
y dos reales los sarjentos.

16.

El Gobierno formarà contratas, para proveer cada año
por plaza de tropa, una casaca de parada, otra de lienzo
de cuartel, un pantalon de paño, dos pares de botines y
un corbatin; y cada dos años un capote, un morrion, una
mochila y la fornitura. El vestuario blanco ó interior,
se costearà por el soldado; para lo cual el Gobierno determinarà


5

là parte que debe dejar en el fondo del cuerpo.
Del fondo del cuerpo se costearà el menaje. A la
caballeria se le entregarà por plaza de tropa, una montura
completa cada cuatro años; y para composicion de
cada una de ellas, un peso y medio anual.

CAPITULO 3.o
De los uniformes y divisas del ejército.

17.

El uniforme jeneral de la infantería, serà casaca y
pantalon azul, vuelta verde, cuello encarnado y vivos amarillos.
La infanteria de línea tendrá en el cuello un fusil
y una palma bordada; y la infantería lijera, una palma
bordada: sus cabos son de oro. Todos los oficiales llevarán
espada à la cinta.

18.

La caballerìa llevarà casaca y pantalon azul, vuelta
encarnada, cuello verde y vivo amarillo; sus cabos son
de plata. La de línea llevarà un sable y una palma en
el cuello, y la lijera una palma: toda ella usará sables.
Tanto en la infanteria como en la caballerìa, llevaràn los
oficiales en formacion, morriones como la tropa, y fuera,
podrán usar sombreros apuntados: unos y otros llevarán
en parada pantalon blanco.

19.

La artillerìa é injenieros llevaràn casaca y pantalon
azul, cuello, vuelta y barras encarnadas, con vivos amarillos
y solapa azul. Los artilleros llevarán en el cuello,
una granada bordada de oro, y los injenieros un castillo;
y ambos, ojales negros en la solapa.

20.

Los oficiales de estado mayor, tendrán casaca azul,
cuello y vuelta encarnada, solapa, barras, vivos, y pantalon
blanco con galon de oro; en la vuelta y solapa,
ojales de galon de oro, y al cuello la distincion del arma
en que han servido: llevarán espadas con tiros
largos.

21.

La divisa del cabo segundo, serà un galon de seda
amarilla, cruzado de la botamanga al codo; y el cabo


6

primero dos: el sarjento segundo llevarà el mismo galos
en el brazo, y dos el sarjento primero.

22.

El subteniente usará dos espoletas sobre los hombros,
con palas verdes, y un cordon de cinco hilos sobre
la vuelta de la casaca. El teniente, dos espoletas con
palas encarnadas, y dos galones sobre la vuelta. El capitan,
dos espoletas con palas de oro, y tres galones en
la botamanga.

23.

El mayor llevarà dos charreteras de hilillo, con pala
verde, y un ojal de galon en el cuello de lá casaca.
El teniente coronel usará dos charreteras, con canelon
delgado y pala encarnada, y dos ojales al cuello. El coronel,
dos charreteras de canelon grueso, con pala de oro,
y tres ojales al cuello. Todas las clases de jefes usarán
faja encarnada.

24.

El oficial que obtenga un grado, llevarà la divisa
de su empleo efectivo en la vuelta de la casaca, y el
grado sobre los hombros: por ejemplo, un teniente con
grado de capitan, tendrà dos galones sobre la vuelta de
la casaca, y dos espoletas con palas de oro. Un jefe que
tenga grado, usarà en el cuello la divisa de su empleo
efectivo, y las charreteras del grado. Ningun oficial ni
jefe usará uniforme, sin llevar la distincion de su empleo
efectivo.

25.

Los jenerales usaràn todos, casaca azul y pantalon
blanco, y se distinguirán: el de brigada, con vuelta y cuello
encarnado bordados de laurel, y al rededor de la solapa,
carteras y barras, una guarda bordada: el de division,
el mismo uniforme; pero la solapa y cartera llevará
tambien bordado de laurel: el mayor jeneral llevará
el mismo uniforme de jeneral de division, con solapa encarnada:
el capitan jeneral llevará como el mayor jeneral,
distinguièndose solo por que en las barras de la casaca,
tendrà tambien el bordado de laurel. El jeneral de
brigada llevarà charretera de canelon de oro sobre pala
verde, con un sol, y banda verde con borlas de oro. El
jeneral de division, charreteras sobre pala encarnada, con
dos soles, y banda encarnada. El mayor jeneral llevará


7

sobre las charreteras de oro, un sol y dos estrellas, y
la banda verde y encarnada. El capitan jeneral tendrá
sobre las charreteras de oro, un sol, una estrella, y el gorro
de la libertad: su banda sera de los tres colores nacionales.

26.

Los edecanes de los jenerales vestiràn casaca
encarnada, pantalon blanco con galon de oro en la costura
exterior, solapa, cuello y vuelta verde, vivos y barras
amarillas; y la faja será igual á la del jeneral con
quien sirvén, sin borla de oro. Sobre la vuelta y solapa de la
casaca, usarán ojales bordados, y al cuello la distincion
del arma en que sirven.

27.

Solo los jenerales usaràn sombrero galoneado, y plumas
blancas. Los jefes llevaràn al rededor del vivo del
sombrero, plumas negras.

28.

Los empleados de hacienda del ejèrcito, llevarán todos
casaca azul con cabos blancos. Los empleados en
cirujia, casaca azul con cabos de oro.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 29 de diciembre de 1826.— Mariano Guzman,
presidente.— José Eustaquio Eguivar, diputado
secretario.—José Maria Salinas, secretario.—Palacio de
gobierno en Chuquisaca á 1.o de enero 1827.—
Ejecútese.—Antonio José de Sucre.—El ministro de guerra,
Agustin Jeraldino.

Ley de 1.o de enero:
Derechos de internacion y de trànsito que deben pagar
los efectos de ultramar, introducidos por los estados
limítrofes: los que hande satisfacerse por las producciones
de estos, y las de la Repùblica: desde cuando
no podrá reclamarse su devolucion &c.

Esta ley, à que es relativa la resolucion de 6 de julio del mismo año,
se halla sin vigor desde la publicacion de los decretos de 2 y 3 de
julio de 1829.


8

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia,
ha decretado lo siguiente:

1.o Desde 1.o de enero de 1827, todos los efectos de ultramar
que se introduzcan en la República, por los estados
limìtrofes, pagarán un diez por ciento sobre el valor que
señala el arancel de aforos aprobado en esta fecha; y un
doce por ciento sobre el mismo valor, los lienzos de ultramar
que se fabriquen en el pais.

2.o Los artìculos que no estèn comprendidos en el arancel,
serán avaluados por los precios corrientes de plaza,
y pagaràn el mismo derecho.

3.o Las producciones de los estados limìtrofes, á su introduccion
en las aduanas de esta Repùblica, serán avaluadas
á los precios corrientes de plaza, y pagarán un
seis por ciento.

4.o Las producciones de la República, à su introduccion
en las aduanas, seràn avaluadas à los precios corrientes
de plaza, y pagaràn un cuatro por ciento.

5.o Los efectos y artículos de ultramar que vayan de
trànsito por la República, pagaràn el dos por ciento.

6.o Los derechos serán pagados en el modo y forma
que se practica hasta ahora, conforme á la órden de 23
de mayo de 1826.

7.o No podrà reclamarse la devolucion de derechos, por
los efectos y artìculos, que habiéndose introducido en la
Repùblica desde 1.o de enero de 1827, se extraigan
de ella.

8.o Se devolverán los derechos que se hayan cobrado,
con rebaja de dos por ciento, de los efectos y artículos
introducidas anteriormente, que quieran retornarse ó extraerse
de la República.

9.o Se admitiràn por via de depòsito en las aduanas,
todos los efectos y artículos que se introduzcan, de donde
se podrán retornar ò extraer, sin pagar otro derecho que
el de medio real por bulto en cada mes de almacenaje.

10. Todas las anteriores contribuciones indirectas que no
están expresamente derogadas, se cobrarán hasta la resolucion
de la lejislatura del año. 28.


9

Comuniquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 31 de diciembre de 1826.—Mariano Guzman,
presidente— José Eustaquio Eguivar, diputado
secretario—José Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 1.o de enero de 1827.—Ejecutese
Antonio José de Sucre—El ministro de hacienda,
Juan de Bernabè y Madero.

Orden de 2 de enero:
Que las leyes y decretos del cuerpo Lejislatívo, se citen
por la fecha del Ejecútese.

Ministerio de estado del despacho del interior.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 2 de enero de 1827—
Al sor, prefecto del departamento de.... —Sor. prefecto—
Habiendo ocurrido dudas en la cita de las fechas de las
leyes del soberano Congrego constituyente, hà dispuesto
S. E. el Presidente de la República: que las leyes y decretos
del cuerpo Lejislativo, se citen por el dia de la
fecha del Ejecùtese, que es el en que tienen la sancion
constitucional.—Particípolo à US. para que se sirva publicarlo,
y trasmitirlo á quienes corresponda.—Dios guarde
à US.—Facundo Infante.

Ley de 2 de enero:
Abolicion del sínodo predial

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia, deseando
protejer à la clase agricultora de la Repùblica,


10

DECRETA.

Artículo único. Queda abolida la prestacion del sinodo
predial, que se ha exijido hasta aquì à los hacendados.

Comuníquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 28 de diciembre de 1826.—Mariano Guzman,
presidente—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario
José Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 2 de enero de 1827.—Ejecútese.
Antonio José de Sucre.—El ministro de hacienda
Juan de Bernabé y Madero.

Ley de 2 de enero:
Para que el Ejecutivo invierta hasta dos millones de pesos
en las atenciones de la Repùblica, arreglando los
gastos ordinarios al presupuesto que presentò al Congreso.

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia, ha decretado
lo siguiente:

Artículo ùnico. Se autoriza al poder Ejecutivo, para que
invierta en las atenciones ordinarias y extraordinarias de
la República, hasta la cantidad de dos millones de pesos
anuales, desde principios del año entrante, hasta que reunida
la pròxima lejislatura apruebe el presupuesto que
le presente; devolvièndose el que pasò à este Congreso
constituyente, para que con arreglo á él, en lo posible, determine
los gastos ordinarios.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento.—Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 31 de diciembre de 1826.—Mariano
Guzman
, presidente.—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario.
José Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 2 de enero de 1827.–Ejecútese.
Antonio José de Sucre.—El ministro de hacienda,
uan de Bernabè y Madero.


11

Presupuesto jeneral à que se refiere
la autorizacion de la ley que
precede:

Este presupuesto se ha derogado por el de la ley de 5 de noviembre
de 1833.

Presupuesto jeneral de los gastos ordinarios de
la República Boliviana, para el año de 1826,
que presenta el Gobierno al Congreso constituyente.(1)

Congreso.

Sesenta diputados, en tres meses, à doscientos
pesos
36,000 50,000
Gastos de viaje, >uno con otro à ciento
cincuenta pesos
9,000
Tres oficiales mayores á mil pesos, en
todo el año
3,000
Tres oficiales primeros, en tres meses, á
ochenta y un pesos, cinco y medio reales
cada uno
750
Tres oficiales de sala, en tres meses, à
sesenta y seis pesos, cinco y medio reales
600
Un oficial escribiente 200
Tres porteros, á ciento cincuenta pesos 450
A la vuelta 50,000

12

De la vuelta 50,000

Gobierno.

Jefe supremo 30,000 72,000
Vice-Presidente, cuando no està encargado
del gobierno
7,000
Tres ministros secretarios del despacho,
à seis mil pesos
18,000
Tres oficiales mayores, à dos mil pesos. 6,000
Cuatro oficiales primeros, à mil doscientos
pesos
4,800
Cuatro id. auxiliares archiveros, à seiscientos
pesos
2,400
Tres porteras, à doscientos pesos 600
Gastos de papel &c. en secretarìas 1,200
Impresiones &c. 2,000
NOTA—Estando el vice-Presidente encargado
del gobierno, tendrá diez y ocho
mil pesos de sueldo, tomando la diferencia
sobre el del Presidente.

Corte suprema de justicia.

Tres ministros y un fiscal, à cuatro mil ps. 16,000 34,000
Un secretario relator 1,200
Un oficial auxiliar y archivero 300
Un portero 200
Gastos de secretarìa 300
EL presidente y tres ministros, á cuatro
mil pesos
16,000

Direccion jeneral de rentas.

Un director jeneral 3,000 8,000
Un oficial ordenador y otro de resultas,
á mil doscientos
2,400
Tres oficiales, un archivero y un portero 2,000
Gastos de escritorio &c. 600
Al frente 164,000

13

Del frente 164,000

Ministros diplomàticos.

Tres en América à nueve mil pesos cadada
uno; sus secretarios à dos mil pesos,
un oficial mil
36,000 52,000
Uno en Europa con doce mil, su secretario
con tres mil pesos, un oficial mil
16,000
NOTA—El sueldo del Presidente de la
República, se ha arreglado conforme á
la ley de 19 de junio. Desde el jefe supremo
inclusive para abajo, todo empleado
con tìtulo del Gobierno, que reciba
renta del tesoro público ó de cualquier
establecimiento, bien sea la renta
fija ú obvencional, débe pagar la contribucion
directa.

Gastos del departamento
de Chuquisaca.

Corte superior de justicia.

Cuatro ministros y un fiscal, à tres mil pesos 15,000 21,400
Un ajente fiscal y dos relatores, á mil pesos 3,000
Portero y alguacil, à doscientos pesos 400
Un ministro mas 3,000

Gobierno.

Prefecto departamento 6,000
Un secretario mil, oficial primero cuatrocientos,
segundo trescientos, gastos
de secretarìa cuatrocientos
2,100
Un juez de letras de la capital, mil doscientos;
A la vuelta 8,100 237,400

14

De la vuelta 8,100 237,400
dos de las provincias á mil 3,200 16,053
Tres gobernadores, à seiscientos pesos(2). 1,800 0,000
Un juez mas de provincia 1,000
cuatro comisarios de policìa, à trescientos
pesos
1,200
Al intendente por la recaudacion, se le
consideran
800
El gobernador de Yamparaez goza de
seiscientos veintiseis pesos anuales; el de
Sinti, seiscientos setenta y cinco pesos;
el de la Laguna, cuatrocientos cincuenta
y dos pesos
1,753

Administracion jeneral
de correos.

Administrador jeneral 1,500 3,200
Contador interventor ochocientos, oficial
primero quinientos, segundo trescientos,
portero ciento
1,700
No se espresan los sueldos de los conductores,
porque se pagan por la administracion
con el producto de sus rentas,
que dan para esté gasto.

Tesorerìa.

Administrador del tesoro 2,000
Oficial mayor ochocientos, segundo quinientos,
auxiliar doscientos
1,500
Alquileres de las casas de correo, tesorerìa
y prefectura, á cuatrocientos pesos.
1,200
Al frente 4,700 256,653

15

Del frente 4,700 256,653
Gastos de oficina y los portes de correo,
que paga la caja(3)
1,200 5,900

Aduana.

Vista 600 4,448
Un oficial primero seiscientos, segundo
cuatrocientos, cobrador trescientos, portero
doscientos
1,500
Un cobrador de temporalidades 400
Guarda mayor quinientos, cuatro guardas
à doscientos, seis camineros seiscientos
cuarenta y ocho
1,948

Invàlidos y montepio.

Inválidos 258 1,702
Montepio y pensiones 1.444
Nota. La clavería tiene empleados, un
contador con ochocientos pesos, un oficial
mayor con cuatrocientos, uno segundo
con trescientos, uno tercero con
doscientos, y un portero con cincuenta
pesos; cuyos sueldos se pagan de
los fondos de la masa de diezmos
1,750 1,750

Gobierno de Oruro.

Prefecto 3,000
Secretario seiscientos, un oficial trescientos,
gastos de secretaria cuatrocientos
1,300
Juez de 1.a instancia de la ciudad,
mil doscientos: dos de las provincias,
á mil
3,200
A la vuelta 7,500 270,453

16

De la vuelta 7,500 270,453
Tres gobernadores de provincia, à seiscientos
pesos...1,800
0,000 11,397
Cuatro comisarios de policìa, à trescientos
pesos
1,200
Al gobernador de Paria se le abona,
por la recaudacion, mil seiscientos noventa
y siete pesos: al de Carangas
setecientos; y se calculan trescientos
al de Oruro
2,697

Tesorería.

Administrador del tesoro 2,000 4,300
Oficial mayor ochocientos, segundo quinientos,
tercero cuatrocientos, fundidor
seiscientos pesos
2.300

Aduana.

Vista 600 2,900
Oficial segundo quinientos, guarda mayor
cuatrocientos cincuenta, guarda segundo
trescientos cincuenta
1,300
Cuatro guardas, à doscientos cincuenta
pesos
1,000
Los receptores de alcabala ganan el
ocho por ciento de lo que cobran en
cada mes.

Correos

Administrador 800 1,600
Un oficial primero cuatrocientos, segundo
trescientos, portero ciento
800
Los conductores se pagan de los productos
de la misma renta.

Inválidos y montepio.

Invàlidos y montepio 350 350
Al frente 290.910

17

Del frente 290.910

Gastos del departamento
de Potosí.

Gobierno.

Prefecto 6,000 27,612
Secretario mil, oficial primero seiscientos,
segundo cuatrocientos, tercero doscientos
cincuenta, gastos de secretaria
seiscientos pesos
2,850
Juez de 1.a instancia de la capital,
mil doscientos: cinco de las provincias
à mil pesos
6,200
Seis gobernadores de provincia, à seiscientos
pesos...3,600
0,000
Al intendente de policía se le calculan de
la recaudacion
800
Cuatro comisarios de policía, á trescien
los pesos
1,200
Dos laguneros á seiscientos pesos 1,200
Al gobernador de Chayanta se abonan
por la recaudacion, pesos; al de
Porco, al de Chichas, al de
Atacama, al del Cercado, que
son
9,362

Tesorería.

Administrador del tesoro 2,400
Oficial primero mil pesos, segundo quinientos
setenta, tercero trescientos cincuenta,
cuarto trescientos
2,400
Fundidor ensayador 1,800
Alcalde veedor de minas 1,200
Escribano de hacienda ochocientos, defensor
A la vuelta 7,800 318,522

18

De la vuelta 7,800 318,552
de id. trescientos doce, portero
ciento
1,212 11,012
Reparaciones de edificios, porte de correo,
gastos de oficina &c.
2,000

Aduana.

Vista ochocientos, oficial primero ochocientos,
segundo seiscientos, tercero
quinientos, cuarto cuatrocientos
3,100 6129
Guarda primero setecientos, segundo
seiscientos, tercero quinientos, guarda
almacen doscientos
2,000
Camineros once 1,092

Casa nacional de moneda.

Ministro contador tres mil, tesorero
tres mil
6,000
Ensayador mil, oficial de ensaye ochocientos,
aprendiz trescientos cuarenta
3,140
Juez de balanza mil doscientos, fiel
mil ochocientos, guarda cuños mil pesos.
4,000
Oficial primero de contaduria mil, segundo
quinientos, tercero quinientos..
2,000
Oficial primero de tesorería setecientos,
segundo quinientos, tercero cuatrocientos,
cuarto cuatrocientos
2,000
Fundidor mayor y de sisallas 2,400
Primer vista de fundicion ochocientos,
segundo quinientos, tercero cuatrocientos,
cuarto cuatrocientos
2,100
Talla mayor mil seiscientos, oficial primero
quinientos, segundo cuatrocientos
cincuenta, tercero cuatrocientos, aprendiz
ciento veinte
3,700
Al frente 25,340 335,726

19

Del frente 25,340 335,726
Escribano 800 36,000
Portero merino seiscientos, beneficiador
de tierras quinientos
1,100
Portero marcador trescientos sesenta,
guarda materiales novecientos
1,260
Tres guardas de la puerta à cuatrocientos
ochenta, un portero ciento sesenta
1,600
Cuatro guardas de la fielatura á cuatrocientos
diez y seis
1,664
Portero de la fielatura, doscientos treinta
y cuatro, peon del tesoro ciento ochenta
y cuatro
418
Dos acuñadores á cuatrocientos cincuenta,
el tercero cuatrocientos, un aprendiz
doscientos treinta y cuatro
1,534
Maestro herrero ochocientos, de molinos
quinientos veinticuatro, de hileras
cuatrocientos sesenta y ocho, de torno
trescientos doce
2,104
Maestro cerrajero doscientos sesenta,
carpintero y su segundo quinientos
veinte
780
NOTA—La contrata de las mulas para
el servicio de la casa, es por año cinco
mil pesos, que con los gastos de
carbon, peones &c, no están espresados,
por que estos son segun los trabajos, y
se pagan de los beneficios de ella.

Correos.

Administrador 1,200 2,400
Oficial primero seiscientos, segundo
cuatrocientos, auxiliar doscientos
1,200
NOTA—Anteriormente habia seis conductores
A la vuelta 374,126

20

De la vuelta 374,126
pagados à treinta pesos, que
abonaba la renta de sus productos; pero
con el establecimiento de cuatro
correos al mes se han duplicado, particularmente
teniendo que llevar la correspondencia
hasta Salta, y se pagan
de los productos de la renta.

Banco de rescate.

Administrador 2,400 10,934
Contador mil ochocientos, tesorero mil
ochocientos(4 y 5)
3,000
Oficial primero de la administracion seiscientos,
oficial de la tesorería seiscientos
1,200
Oficial primero de la contaduria ochocientos,
segundo seiscientos, tercero quinientos(4 y 5)
1,900
Dos fundidores á quinientos veinte, y
el ayudante de ellos trescientos doce
pesos
1,352
Defensor ciento, escribano ciento, portero
trescientos doce
512
NOTA—Tampoco se espresan los gastos
de peones, carbon &c., por la misma
razon que en la moneda; pues como
en ella, el producto lìquido es despues
de deducidos los gastos de los
establecimientos.

Invàlidos y montepio.

Inválidos 983 2,232
Montepio y pensiones 1,249
Al frente 378,322

21

Del frente 387,322

Gastos del departamento
de Cochabamba.

Gobierno.

Prefecto 5,000 22,249
Secretario ochocientos, oficial primero
cuatrocientos, segundo trescientos, gastos
de secretaría quinientos
2,000
Seis gobernadores à seiscientos pesos 3,600 0,000
Juez de letras de la capital mil doscientos,
cinco de provincia á mil
6,200
Al intendente de policía se le calculan de
su recaudacion
800
Cuatro comisarios de policía á trescientos 1,200
A los gobernadores se abona por la
recaudacion: al de Clisa al de
Tapacari al de Arque al de
Ayopaya al de Sacaba que
son en todo
7,049

Tesorerìa.

Administrador 2,000 6,488
Oficial mayor ochocientos, segundo seiscientos,
tercero quinientos, cuarto cuatrocientos
2,300
Defensor de hacienda cuatrocientos, escribano
ciento
500
Porte de correo, gasto de oficina, alquiler
de la casa y de la del gobierno
1,088
A los conversores misioneros de Yuracares 600
A la vuelta 416,053

22

De la vuelta 416,053

Aduana.

Un guarda mayor cuatrocientos, cuatro
guardas a doscientos cuarenta pesos
1,360 1,360

Correos.

Administrador ochocientos, interventor
trescientos cincuenta, auxiliar doscientos,
portero ciento
1,450 1,450
Los conductores so pagan separadamente
del producto de la renta.

Invàlidos y montepio.

Invàlidos 252 252

Gastos del departamento
de la Paz.

Corte de justicia.

Cuatro ministros y un fiscal, á tres mil
pesos
15,000 21,400
Dos relatores y un ajente fiscal, à mil
pesos
3,000
Portero y alguacil à doscientos pesos 400
Un ministro mas 3,000

Gobierno.

Prefecto 6,000
Secretario mil pesos, oficial primero
Seiscientos, segundo cuatrocientos, gastos
Al frente 6,000 440,515

23

Del frente 6,000 440,515
de secretarìa quinientos 2,500 29,159
Juez de la capital mil doscientos, y seis
de las provincias à mil
7,200
Siete gobernadores de las provincias, à
seiscientos pesos...4,200
Al intendente de policía se le calculan
por la recaudacion
1,000
Un oficial mas á la secretaría 300
A los gobernadores se abona por la recaudacion:
trescientos setenta y seis
pesos al de la ciudad: al de Pacajes, tres
mil novecientos noventa y seis; a de Sicasica,
mil quinientos treinta y ocho: al
de Chulumani, mil seiscientos veintieinco:
al de Omasuyos, dos mil trescientos
siete: al de Larecaja, mil novecientos
sesenta; al de Caupolican, trescientos
cincuenta y siete, que son
12,159

Tesorerìa.

Administrador del tesoro 2,000 8,100
Oficial mayor ochocientos, segundo quinientos,
tercero quinientos, cuarto cuatrocientos,
quinto trescientos cincuenta,
sexto trescientos cincuenta
2,900
Oficial auxiliar doscientos cincuenta,
contador de moneda trescientos, ensayador
doscientos cincuenta, escritorio cuatrocientos
1,200
Alquiler de las casas, reparaciones de
edificios, y portes de correo.
2,000

Aduana.

Vista mil quinientos pesos, depositario
ochocientos
2,300
A la vuelta 2,300 477,774

24

De la vuelta 2,300 477,774
Oficial mayor ochocientos, segundo quinientos,
tercero cuatrocientos cincuenta,
cuarto cuatrocientos, quinto trescientos
sesenta y cinco, sexto trescientos
cincuenta
2,865 11,031
Contador de moneda trescientos, cobrador
trescientos, oficial auxiliar doscientos
cincuenta, portero ciento cincuenta.
1,000
Guarda mayor ochocientos, teniente 1.o
trescientos sesenta y cinco, id. 2.o
trescientos sesenta y cinco
1,530
Cabo 1.o del resguardo trescientos, id.
2.o trescientos
600
Ocho guardas à ciento cincuenta, y seis
pesos
1,248
Once gariteros, pagados ocho à once,
y tres á doce pesos por mes
1,488

Correos.

Administrador 1,200 2,100
Oficial primero quinientos, segundo trescientos,
auxiliar ciento
900
Los conductores son pagados de los
productos de la misma renta.

Invàlidos y montepio.

Montepío, pensiones è inválidos 804 804

Gastos del departamento
de Santacruz.

Gobierno.

Prefecto 4,000
Secretario seiscientos, oficial primero
Al frente 4,000 491,709

25

Del frente 4,000 491,709
trescientos, gastos de secretarìa cuatrocientos 1,300 11,100
Dos gobernadores á mil doscientos pesos,
y dos à seiscientos
3,600
Un juez de la capital mil doscientos,
otro del Vallegrande mil
2,200

Tesorerìa.

Administrador del tesoro 1,000 13,900
Un oficial primero trescientos, y otro
segundo doscientos
500
Portero ciento, gastos de oficina y portes
de correo, ciento cincuenta
250
Cinco individuos del resguardo 544
Receptor de Mojos y Chiquitos 600
Guardas de los puertos de Mojos y
Chiquitos
504
Receptor de alcabalas del Vallegrande. 360
Cinco administradores principales de
Mojos á seiscientos pesos, y nueve a
trescientos
5,700
Un administrador principal en Chiquitos
seiscientos pesos, y nueve subalternos
à cuatrocientos
4,200
Tres invàlidos 242

Curatos.

En Mojos trece curas á seiscientos pesos,
y trece à cuatrocientos
13,000 23,000
En Chiquitos diez curas á seiscientos
pesos, y diez à cuatrocientos
10,000
Los administradores de correos tienen
un quince por ciento del producto
liquido de la renta.
A la vuelta 539,709

26

De la vuelta 539,709

Gastos de la lista militar.

Estado mayor jeneral.

Gasto mensual.

Es jefe del estado mayor general.(6)
Un coronel subjefe doscientos
cincuenta pesos, y cincuenta de
gratificación
300 732
Un ayudante jeneral, teniente coronel,
ciento setenta y cinco pesos,
y veinticinco de gratificacion.
200
Dos capitanes adjuntos à noventa
pesos
180
Siete asistentes ú ordenanzas á
once pesos
77

Comandancia jeneral de
injenieros.
(7)

Un coronel doscientos cincuenta,
y veinticinco de oficina
275 977
Dos capitanes à noventa pesos 180
Dos tenientes á sesenta y cinco
pesos
130
Un ayudante sesenta pesos, y
cuatro alferes à cincuenta
260
Doce asistentes á doce pesos 132
Al frente 1709 539,709

27

Del frente 1,709 539,709

Edecanes del Gobierno.

Un coronel con gratificacion trescientos,
y un teniente coronel
con gratificacion doscientos pesos
500 777
Dos capitanes con gratificacion
doscientos pesos
200
Siete asistentes a once pesos 77

Estados mayores departamentales.(8)

Tres jenerales de brigada, comandantes
jenerales, à cuatro mil
pesos por año
1,000 2,820
Dos coroneles comandantes jenerales,
à doscientos cincuenta
pesos por mes
500
Seis capitanes ayudantes mayores
de plaza à noventa pesos, y
diez de gratificacion
600
Seis tenientes, ayudantes y secretarios
de los comandantes jenerales,
á sesenta y cinco pesos.
390
Treinta asistentes à once pesos. 330

Escuela militar.

Un teniente coronel ciento, setenta
y cinco, y su oficina diez.
185
Un capitan 90
Un teniente 65
Un alferes 60
Ala vuelta 400 5,306 539,709

28

De la vuelta 400 5,306 539,709
Sesenta aspirantes ò cadetes, à
quince pesos(9)
900 1,300
NOTA: Los invalidos se han
puesto en los gastos, de los departamentos,
por que aun no se
sabe fijamente los que debe pagar
la República, y solo se espresan
los que tienen goce actualmente.
Lo mismo sucede con
viudedades y montepios, que están
comprendidos este año, mientras
se verifican las indemnizaciones.

Brigada nacional de arti
lleria.

Un coronel 250
Un teniente, coronel ciento setenta
y cinco
175
Un mayor ciento veinticinco 125
Tres capitanes à ochenta y cinco 255
Un ayudante mayor setenta, y
tres tenientes primeros à sesenta.
250
Tres tenientes y un ayudante
segundo à cincuenta y cinco
220
Tres alferes à cincuenta pesos 150
Un pagador cincuenta, y cirujano
cincuenta
100
Cuatro sarjentos primeros, á diez
y nueve
76
Trece segundos, à diez y seis 208
Diez y nueve cabos primeros, á
trece
247
Al frente 2,056 6,606 539,709

29

Del frente 2,056 6,606 539,709
Diez y ocho id. segundos, à doce. 216 6,000
Once tambores y cornetas, à doce. 132
Ciento cuarenta soldados, á once. 1,540
La brigada con doscientas cinco
plazas, gasta mensualmente en el
personal
3,944
Gastos de papel en mayoria, compañias
&c
26
Hospitalidad de tres oficiales, y
veinticuatro soldados
180
Mantencion de ochenta caballos
para la compañia volante, à uno
y medio real diario
450
Gastos de maestranza, alumbrado,
é interior de compañias
400
Vestuarios, composicion de armas,
de monturas y del tren(10)
1,000

Gasto mensual de un regimiento
de caballeria de
cuatro escuadrones.

Un coronel 250
Un teniente coronel y dos comandantes,
á ciento setenta y cinco ps.
525
Ocho capitanes à ochenta y cinco
pesos
680
Ocho tenientes y cuatro ayudantes
mayores, à sesenta pesos.
720
Diez y seis alferes y cuatro portas,
á cincuenta pesos
1,000
Un capellan cuarenta, un cirujano
A la vuelta 3,175 12,606 539,709

30

De la vuelta 3,125 12,606 539,709
no cincuenta, un sillero treinta,
dos mariscales à veinte, un pagador
cuarenta
200 13,000
Nueve sargentos primeros, á diez
y nueve pesos
171
Veinticinco id. segundos, á diez
y seis pesos
400
Cuarenta y un cabos primeros,
à trece
533
Cuarenta id. segundos, á doce 480
Veinticinco clarines, á doce 300
Doscientos sesenta y cuatro soldados,
à once
2,904
Las cuatrocientas cuatro plazas gastan
mensualmente en el personal.
8,163
Papel de mayoria y compañias 31
Hospitalidades de cuatro oficiales
y cuarenta soldados
326
Mantencion de cuatrocientos cuatro
caballos, à uno y medio real
diario
2,280
Gasto interior de compañias, alumbrado,
curacion de caballos &c.
200
Gasto en el repuesto de caballos,
de y equipo
1,000
Vestuario, composicion de armas,
de monturas &c.
1,000
El segundo rejimiento, al mismo
respecto, costará al mes
13,000
El escuadron de granaderos de
la guardia, por tener casi doble
fuerza de tropa, costará
4,000
Resulta que el gasto mensual, para
sostener los nueve escuadrones
de caballeria, con fuerza de
mil hombres, seran treinta mil
Al frente 42,606 539,709

31

Del frente 42,606 539,709

pesos.(11)

Gasto mensual de un batallon
de ocho compañias

Un coronel 240
Un mayor 110
Ocho capitanes à setenta y cinco pe
sos; ochenta los dos de preferencia.
610
Nueve tenientes primeros à cincuenta
pesos; cincuenta y cinco
los de preferencia
460
Ocho id. segundos à cuarenta y
cinco pesos; cincuenta los de preferencia.
370
Diez subtenientes à cuarenta pesos;
cuarenta y cinco los de preferencia
410
Un armero treinta pesos, un capellan
treinta, un cirujano cuarenta,
un pagador cuarenta
140
Diez sarjentos primeros, à diez y
ocho pesos
180
Treinta y dos id. segundos, à quince
pesos
480
Cuarenta y nueve cabos primeros,
à doce pesos
588
Cuarenta y ocho id. segundos, á
once pesos
528
Treinta y cuatro tambores y corneta,
à once pesos
374
Seiscientos treinta soldados, á diez
pesos
6,300
A la vuelta 10,790 42,606 539,709

32

De la vuelta 10,790 42,606 539,709
Un peso de sobre sueldo à doscientos
hombres de la tropa de
preferencia
200 13,100
Gasto mensual de un batallon de
ochocientas tres plazas en el personal
10,990
Papel para mayoria y compañias. 23
Hospitalidad de cuatro oficiales
à seis reales, y cincuenta soldados
á uno y medio real diario.
381
Gasto interior de compañias, menaje,
alumbrado &c
100
Repuesto de armamento, gasto comun
de municiones, vestuario,
composicion de armas &c, dos
pesos por plaza en cada mes
1,606
Tres batallones mas de infanterìa
de línea, al mismo respecto
39,300
Un batallon de cazadores con
ochocientas plazas
14,494
Resulta el gasto total de un batallon
de infantería lijera y cuatro
de lìnea, con la fuerza de
cuatro mil doce plazas, en sesenta
y seis mil ochocientos noventa
y cuatro pesos por mes.
Total del gasto mensual... 109,500
NOTAS—1.a El gobierno debe dar
á las tropas cada dos años un capote,
un morrion, dos casacas de parada y
cuartel, un pantalon de paño, dos pares
de botines, dos corbatines una mochila
y la fornitura, cuyo gasto va ya
comprendido en el gasto mensual.
El costo de repuesto de armas, composìcion
Al frente 539,709

33

Del frente 539,709
de ellas &c, está tambien comprendido
en el cálculo.
2.a Igualmente està comprendido en
el cálculo del gasto mensual de caballería,
el repuesto de armas, montura y
caballo, composicion de ellas &c. &c.;
de forma que este presupuesto es por
el gasto total.

Resumen de los gastos
militares.

E. M. J., Es. Ms. departamentales, y
escuela militar
79,272 1,314,000
Brigada nacional de artilleria, con doscientas
cinco plazas
72,000
Nueve escuadrones de caballerìa, con
mil plazas
360,000
Cinco batallones de infanterìa, con cuatro
mil doce plazas
802,723
Suman un millon trescientos catorce
mil pesos.
NOTAS—1.a Por un càlculo bastante
aproximado puede computarse, que
el millon trescientos catorce mil pesos
que importa la lista militar, computando
al dos por ciento la contribucion
directa sobre un millon veinte mil pesos,
que es el gasto en el personal, y
Sobre que solo pesa la contribucion, hacen
veinte mil cuatrocientos pesos(12)
que reembolsa el tesoro de la lista militar.
A la vuelta 1,853,709

34

De la vuelta 1,853,709
Se ha tomado por medio el dos
por ciento, en razon de que el mayor
gasto es en el soldado, que solo paga
el uno por ciento de contribucion directa.
Esta suma reembolsada será la
que se invierte en bagajes para los
cuerpos al mudar de guarniciones, los
oficiales en posta que se ocupan en el
servicio militar &c.
2.a Este gasto sostiene un cuerpo
de tropas activas de cinco mil doscientos
diez y siete hombres, fuera de los
empleados de tropa en el E. M. J. y
de sesenta cadetes de la escuela militar,
y sin contar la alta clase. Esta
fuerza se considera bastante como
ejército permanente; porque calculadas
como bases, puede subir en un caso
preciso à ocho mil hombres, particularmente
si se da una ley de reemplazos.
Deben tambien establecerse las
milicias locales, al menos en todas
las capitales de departamento y de provincias.
3.a En el presente año la compra
de armas, repuesto de almacenes militares,
y la reparacion de los cuarteles
provisionales, harian subir el gasto
militar á cien mil pesos mas, por lo menos;
pero como no està completa la infanteria,
el gasto de la que no existe
cubrirá aquellos.
4.a Para el año próximo debe computarse
en la lista militar, la construccion
de cuarteles en las capitales, lo
cual economiza no solo las armas, municiones,
Al frente 1,853,709

35

Del frente 1,853,709
equipo, montura, caballos &c,
sino especialmente los hombres; pues
los malos cuarteles multiplican las enfermedades,
y son causa de pèrdidas,
de soldados en muertes, deserciones &c.
5.a La contribucion directa de la lista
civil, y que solo pesa sobre trescientos
treinta y ocho, mil pesos, que
son de sueldos en el interior al respecto
de un tres por ciento, hacen once
mil seiscientos cuarenta pesos.
6.a No se ha indicado ninguna suma
para gastos eventuales del Gobierno,
porque si el Congreso cree que sea
ùtil hacerlo, la decretarà; para lo que
le puede conceder el producto de la
contribucion directa sobre la lista civil,
calculada en once mil seiscientos cuarenta.(13)
7.a No están comprendidos en el anterior
presupuesto, veinticuatro mil pesos
para enviar veinticuatro jóvenes
bolivianos, cuatro de cada departamento,
á instruirse á Europa; ni el sueldo
del director jeneral de estudios, por
que estos gastos deben salir de los fondes
destinados á la educacion pública.
8.a El establecimiento del crèdito público
aumenta el gasto del año 27, en
doscientos diez mil pesos, para el pago
de sus intereses y amortizacion.
210,000

Beneficencia y enseñanza.(14)

A la vuelta 2,063,709

36

De la vuelta 2,063,709

Chuquisaca.

Colejio eclesiàstico 9,000 31,728
Colejio de Junin 9,000
Colejio de huérfanos(15) 2,000
Colejio de huèrfanas 4,046
Hospieio de mendigas 3,000
Enseñanza mùtua 2,000
Hospitales 2,682

Oruro.

Colejio de ciencias 6,652 8,688
Hospitales 2,036

Cochabamba.

Colejio de ciencias 9,144 42,058
Colejio de huèrfanos 7,558
Colejio de huérfanas 5,583
Hospicio 2,200
Escuelas primarias 8,589
Hospitales 8,984

Potosì.

Colejio de ciencias 12,000 44,202
Colejio de huèrfanos 4,280
Colejio de huèrfanas 4,271
Hospicio 1,645
Escuelas primarias 10,000
Hospitales 12,006
Al frente 2,190,385

37

Del frente 2,190,385

Paz.

Colejio de ciencias 12,254 50,109
Seminaristas en el colejio 1,500
Colejio de huèrfanos 6,80l
Colejio de huérfanas 6,794
Escuelas primarias 6,000
Hospicio 4,000
Hospitales 12,760

Santacruz.

Colejio 3,000 9,175
Seminaristas en el colejio 1,500
Hospitales 4,673

Gastos del culto.

No se conocen suficientemente los gastos
de la nacion en el sostenimiento
del culto. Los curas gozan del obvencional,
excepto los de Santacruz que
se detallan. Las tres catedrales estan
calculadas anualmente en sus gastos,
por cien mil pesos
100,000
Total jeneral de gastos jenerales 2,349,763

Resumen de los gastos
de la República.

Congreso 50,000
Gobierno supremo 72,000
Corte suprema de justicia 34,000
Direccion de rentas 8,000
Relaciones exteriores 52,000
A la vuelta 2,190,385

38

De la vuelta 216,000
E. M. J. y escuela militar 79,272 1,314,000
Brigada nacional de artillería 72,000
Nueve escuadrones de caballerìa 360,000
Un batallon de cazadores y cuatro de
linea
802,728
Departamento de Chuquisaca 54,453 323,805
Id. de Oruro 20,547
Id. de Potosì 96,412
Id. de Cochabamba 31,799
Id. de la Paz 72,594
Id. de Santacruz 48,000
Intereses y amortizacion del crédito pùblico 210,000
Benèficencia y enseñanza 185,958
Gastos en las tres catedrales 100,000
Total 2,349,763

El ministro de hacienda, Juan de Bernabé y Madero.

Orden de 2 de enero:
El administrador del tesoro intervenga como comisario
en las revistas de comisario, aun cuando los cuerpos
lo tengan propio.

Esta orden está ampliada por las de 3 y 4 de febrero de 1832.

Ministerio de estado del despacho de guerra—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 2 de enero de 1827—
Al sor. comandante jeneral del departamento de Dispone
S. E. el Presidente, que en las revistas de comisario
de los cuerpos que guarnecen ese departamento, bien


39

sean nacionales ó auxiliares, intervenga el administrador
del tesoro público con las funciones de comisario, aun
cuando el cuerpo ò division tenga comisario propio; à fin
de que en cualquier tiempo el administrador del tesoro
pueda dar cuenta de la inversion de los caudales destilados
á cubrir los presupuestos militares.—Dios guarde à
U. S.—Agustin Jeraldino.

Ley de 3 de enero:
Que el Ejecutivo apruebe el reglamento y los gastos,
que la administracion jeneral del crédito pùblico determine
segun ley.

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia, ha
decretado lo siguiente:

Artìculo ùnico. Se autoriza al poder Ejecutivo, para aprobar
el reglamento y los gastos, que la administracion general
del crédito publico determine conforme al artículo
31 de la ley de 1.o de diciembre, con cargo de someterlos
à la próxima lejislatura.

Comuníquese, al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 31 de diciembre de 1826.—Mariano Guzman,
presidente.—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario.
José Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 3 de enero de 1827.—Ejecútese.
Antonio Josè de Sucre.—El ministro de hacienda,
Juan de Bernabé Madero.

Ley de 3 de enero:
Nueva denominacion de la ciudad de la Paz, villa

40

de la Laguna, y pueblos de Sinti, Chulumani, y Coroico:
los pueblos de Irupana y Sorata se erijen en
villas con otros nombres, y la de Tarija en ciudad.

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia,

DECRETA.

1.o La ciudad de la Paz se denominarà, la Paz de
Ayacucho.

2.o La villa de la Laguna se llamarà, ciudad de Padilla,
y el pueblo de Sinti, villa de Camargo.

3.o Se erijen en villas los pueblos de Irupana y Sorata:
el primero se llamarà, villa de Lanza, y el segundo,
villa de Esquivel.

4.o El pueblo de Chulumani se denominarà, canton de
la Libertad
, y el de Coroico, canton de Zagárnaga.

5.o La villa de Tarija se erije en ciudad.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 29 de diciembre de 1826—Mariano Guzman,
presidente—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario—
José Maria Salinas, secretario—Palacio de gobierno en
Chuquisaca à 3 de enero de 1827—Ejecútese—Antonio
José de Sucre.
—El ministro del interior, Facundo Infante.

Ley de 4 de enero:
Donde no pudiesen hacerse efectivas las contribuciones
directas, pueda el Ejecutivo restablecer las indirectas.

El Congreso jeneral constituyente de 1a República
Boliviana, decreta:

Art. ùnico: Se autoriza al poder Ejecutivo, para que en


41

los departamentos ò provincias en que no se puedan hacer
efectivas las contribuciones directas, sancionadas por
el Congreso, pueda restablecer las indirectas existentes
en enero del año 25.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en Chuquisaca
á 31 de diciembre de 1826—Mariano Guzman,
presidente—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario—
Josè Maria Salinas, secretario—Palacio de gobierno en
Chuquisaca à 4 de enero de 1827—Ejecútese—Antonio
José de Sucre
—El ministro de hacienda, Juan de Bernabé
y Madero
.

Ley de 5 de enero:
Que á los bolivianos poseedores de fundos en la Penìnsula,
pueda acudirles el Ejecutivo, con los frutos
de las posesiones que tengan en Bolivia los residentes
en aquel pais
.

El Congreso jeneral constituyente de la República
Boliviana, hà decretado lo siguiente:

Art. ùnico. Se autoriza al poder Ejecutivo, para que con
los frutos de las posesiones vinculadas ò libres que existan
en la República, pertenecientes à personas residentes
en la Península, pueda acudir provisionalmente, y bajo
de fianza suficiente, à todos los bolivianos que posean fundos
en la Peninsula, libres ó vinculados, hasta que de convenio
de ambos gobiernos se tomen medidas de recìproca
indemnizacion.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 31 de diciembre de 1826—Mariano Guzman,
presidente.—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario
Josè Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno


42

en Chuquisaca à 5 de enero de 1827—Ejecútese—
Antonio Josè de Sucre—El ministro de hacienda, Juan de
Bernabé y Madero
.

Ley de 6 de enero:
Los efectos introducidos por el puerto de Lamar, paguen
el dos por ciento de derechos: en caso de aumentarse,
se anunciará un año antes
.

Esta ley explicada por la resolucion de 29 de noviembre del mismo
año, se alterò por el decreto de 2 de julio de 1829.

El Congreso jeneral constituyente de la Repùblica
Boliviana, hà sancionada la siguiente ley:

1.o Los efectos extranjeros que se importen en la República,
por el puerto de Lamar, solo pagarán el dos por ciento
de derechos.

2.o Si las circunstancias obligasen, á aumentar estos
derechos, se anunciarà su alteracion un año antes de
ejecutarse.

Comuniquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 9 de noviembre de 1826— Eusebio Gutiertes,
presidente— Mariano Calvimontes, diputado secretario
Josè Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno
en Chuquisaca á 6 de enero de 1827.—Ejecútese—
Antonio José de Sucre—El ministro de hacienda, Juan
de Bernabé y Madero
.

Ley de 7 de enero:
Se declara que la ilejitimidad de natales, no impide
optar cargo alguno: que los híjos naturales reconocidos,


43

sean herederos necesarios de sus ascendientes á falta de
lejítimos; lo mismo que las espurios de sus madres
.

Los artìculos 2.o 3.o y 4.o de esta ley, están corroborados por el
166, 507, 509, y 606 del código Civil Santacruz.

El congreso jeneral constituyente de Bolivia, hà
Sancionado la siguiente ley:

1.o La falta de lejitimidad en los natales, no es un impedimento
para optar en la República Boliviana, cualquier
cargo civil ó eclesiàstico.

2.o Los hijos naturales seràn herederos necesarios,
ex testamento y abintestato, de sus ascendientes, en defecto
de lejítimos.

3.o Los hijos llamados espurios de cualquiera calidad
y condicion que sean, serán herederos forzosos de sus
madres ex testamento y abintestato en defecto de lejítimos
y naturales; quedando en esta parte derogadas las
leyes contrarias à esta determinacio.

4.o Para el goce de los derechos concedidos en el artìculo
2.o de esta ley, serà indispensable que preceda
el reconocimiento del padre, por medio de un documento
legal.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 31 de diciembre de 1826.— Mariano Guzman,
presidente.— José Eustaquio Eguivar, diputado
secretario.—José Maria Salinas, secretario.—Palacio de
gobierno en Chuquisaca á 7 de enero 1827. —
Ejecútese.—Antonio José de Sucre.—El ministro del interior,
Facundo Infante.

Ley de 8 de enero:
Sobre los procedimientos en la administracion de
Justicia
.


44

Esta ley se ha derogado por el código de Procederes Santuesuz

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia, deseando
que la justicia se administre con arreglo á la
Constitucion de la Repùblica, y en cuanto lo permiten las
circunstancias, decreta la siguiente ley:

Titulo 1.o de los jueces de paz.

CAPITULO 1.o
De los juicios conciliatorios.
Art. 1.o

Los jueces de paz, que deben nombrarse con
arreglo á los artìculos 117, 133 y 134 de la Constitucion,
serán los conciliadores en todo negocio civil, y en los
criminales sobre injurias; no pudiendo ser juez de paz
sino el que á mas de tener veinticinco años cumplidos,
sea ciudadano en ejercicio, y sepa leer y escribir.

2.o

Cuando una persona tenga que demandar á otra
en juicio, deberà ante todo presentarse al juez de paz,
quien con dos cólegas nombrados, uno por cada parte, las
oirà à ambas, se enterarà de sus razones y documentos;
y prèvio el dictamen de los dos asociados, darà dentro
de cuatro dias, la providencia que le parezca propia à un
prudente acomodamiento, que termine la disputa sin mas
progreso.

3.o

Esta providencia la terminará en efecto, cuando las
partes se hubiesen conformado: se sentará en un libro que
debe llevar el juez, con el tìtulo de resoluciones de paz,
firmando el mismo juez, los cólegas, y los interesados si
supieren; y se dará á cada uno de los últimos las certificaciones
que pida.

4.o

Si las partes no se conformaren, se anotarâ asì en
el libro, y el juez franquearà à la que lo solicite, un
certificado de haberse intentado el juicio conciliatorio, y
de que las partes no se avinieron con la providencia.

5.o

Toda persona á quien el juez de paz cite á conciñacion,
està obligada á comparecer ante èl à la hora que


45

se señale. Si no lo hiciere, se le citarà segunda vez a
costa suya, conminàndola con una multa de cinco á cincuenta
pesos, segun las circunstancias del caso y de la
persona; y si aun asi no lo verificase, darà el juez por
terminado el acto, franqueando al demandante certificacion
de haber intentado el juicio conciliatorio y que no
tuvo efecto por culpa del demandado: entonces se aplicarà
à este la multa.

6.o

En. los juicios conciliatorias no habrá mas que un
solo fuero para toda clase de personas.

7.o

Siempre que ante el juez de paz competente sea
demandada una persona que exista en otro pueblo, la
citarà por medio de oficio dirijido al Juez de su residencia,
para que comparezca por si, ó por procurador con
poder especial, dentro del término que se le asigne. No
compareciendo, se le citará segunda vez à su costa, y se
procederà en todo segun lo mandado en el artículo 5.o

8.o

Las multas de que hablan los artìculos 5.o y 7.o, se
harán efectivas por los jueces de paz, sin exceptuar fuero
ni calidad de personas; y se aplicaràn á beneficio de los
hospicios de pobres, ponièndose constancia de ellas en
el libro, y certificacion que dieren.

9.o

No admiten conciliacion las acciones fiscales, conforme
al artículo 119 de la Constitucion; ni las que interesan
à establecimientos pùblicos, à menores, à los privados
de la administracion de sus bienes, y à las herencias
vacantes.

10.

Tampoco admiten conciliacion las causas, que habiendo
comenzado por injurias, terminen con alguno de los delitos
que turban la tranquilidad pública, ò la seguridad
personal; pues las injurias de que habla el artìculo 117
de la Constitucion, son aquellas en que se repara la ofensa
con sola la condonacion de la parte, sin detrimento de la
justicia, ni menoscabo de la vindicta pùblica.

11.

No es preciso el juicio conciliatorio, para que los
accionistas puedan repetir sus crèditos en las causas de
concurso de acreedores, ni en las de concurso à capellanias
colativas, ú otras causas eclesiàsticas en que no basta la
avenencia de los interesados.


46

12.

Tampoco debe preceder el juicio conciliatorio, para intentar
los interdictos sumarios y sumarìsimos de posesion,
el de denuncia de obra nueva, ni para interponer un
retracto, ó promover la formacion de inventarios y particion
de herencia, ni para otros casos urjentes de igual
naturaleza. Pero ni despues hubiese de proponerse demanda
que motive contencion, será inescusable el juicio
conciliatorio.

13.

Precederà el juicio conciliatorio en las causas de divoreio
como meramente civiles; mas la resolucion del juez
de paz, y el avenimiento de las partes terminarâ el negocio,
solo en el caso de que se reunan los cónyuges.

14.

Siendo la demanda sobre retencion de efectos del
deudor que pretende sustraerlos, ò sobre interdiccion de
obra nueva, ú otras cosas de igual naturaleza, y pidiendo
el actor al juez de paz que provea interinamente para
evitar los perjuicios de la dilacion, lo hará asi el juez
desde luego; y acto continuo procederá el juicio de conciliacion.

15.

Cuando los jueces de paz sean demandantes ó demandados,
el juicio de conciliacion se celebrará ante los
otros del mismo pueblo, si los hubiere; y si no, ante los
del mas inmediato.

16.

Para intentar el juicio conciliatorio, no es menester
presentacion por escrito. La peticion verbal hecha al
juez respectivo bastarà, para que este mande citar al demandado
evitando dilaciones.

17.

Los jueces y demàs personas que concurran al juzgamiento
conciliatorio, no llevaràn por este acto derecho
alguno; pero se exijiràn cuatro reales à cada parte, para
los gastos del papel, escribiente, y formacion de libros en
que deben sentarse dichos juicios, á los cuales no hay
necesidad de que concurra escribano.

CAPITULO 2.o
De los juicios verbales, y otras dilijencias, en que
pueden intervenir los jueces de paz
.
18.

Los jueces de paz conoceràn en su respectivo pueblo,


47

de las demandas civiles que no pasen de eincuenta
pesos, y de los negocios criminales sobre injurias y faltas
livianas que no merezcan otra pena que una reprension
ò correccion lijera, decidiendo unas y otros precisamente
en juicio verbal y pudiendo arrestar por via de correccion
de dos á seis dias.

19.

Los jueces de paz, al juzgar en las demandas civiles
y criminales referidas, se asociarán con dos cólegas
nombrados, uno por cada parte. El dictamen de un cólega,
conforme con del juez, harà sentencia, y de ella
no habrá apelacion ni otro recurso.

20.

No se reputan livianas las causas de robo ó hurto,
cuyo valor pase de diez pesos, y su conocimiento toca
á los jueces de letras.

21.

Los jueces de paz podràn tambien conocer en la
formacion de inventarios, justificaciones ad perpetuam, y
otras dilijencias judiciales en que no haya aun oposicion
de parte; pudiendo ejercer tal facultad un en las capitales
de departamento y de provincia, à prevencion con
el juez de letras.

22.

Podràn asi mismo conocer á instancia de parte, en
todas aquellas dilijencias, que aunque contenciosas son
urjentísimas, y no dan lugar à ocurrir al juez de letras,
como la prevencion de un inventario, interposícion de
un retracto, y otras de igual naturaleza.

23.

Los jueces de paz, en el caso de cometerse en sus
pueblos algun delito, ó encontrarse algun delincuente, podrán
y deberàn proceder de oficio, ó à instancia de
parte, à formar las primeras dilijencias del sumario, y
prender á los reos, siempre que de ellas resulte algun
hecho por el que merezcan ser castigados con pena corporal,
ó cuando se les aprenda cometiendolo en fragante;
mas darán cuenta inmediatamente al juez de letras, remitièndole
el expediente, y poniendo à su disposicion
los reos.

24.

Mientras se los jueces de paz, los comisarios
de policía en capitales de departamento, y los
alcaldes pedaneos en todos los demás cantones, ejerceran


48

las funciones detalladas en estos dos capítulos; debiendo
cesar luego que aquellos jueces hayan tomado posesion
de sus destinos.

Titulo 2.o de los jueces de letras.

CAPITULO 1.o
De la administracion de justicia en lo civil.
25.

Hasta que las lejislaturas venideras hagan la division
del territorio, y se establezcan los partidos judiciales
que previene el art.o 114 de la Constitucion, habrá
un juez de letras en cada capital de departamento y de
provincia.

26.

Su jurisdiccion se limitará á los asuntos contenciosos
de su respectivo territorio, no pudiendo aplicar sinó
leyes existentes.

27.

Cada juzgado tendrá un escribano y un alguacil, propuestos
por los jueces de letras, y nombrados por la cámara
de Senadores, con arreglo à la atribucion 8.a art.o
47 de la Constitucion; y entre tanto se instala ésta, por
la corte suprema. El juez, en caso preciso, nombrara un
promotor fiscal, pero tan solo para determinada causa.

28.

El escribano no tendrá mas dotacion que los derechos
de actuado, conforme à arancel; y para los alguaciles
se propondrà el sueldo que deba señalárseles sobre
los fondos pùblicos de la provincìa, sirviendo entre tanto
con solo los dèrechos de aetuacion.

29.

Todos los jueces de letras serán independientes entre
si, è iguales en facultades, sin que haya negocio de
conocimiento privativo de ninguno.

30.

A ningun boliviano se podrá privar del derecho de
terminar sus diferencias, por medio de jueces arbitros, cuya
sentencia deberá ejecutarse, si las partes al hacer su
compromiso no se hubiesen reservado el derecho de apelar.

31.

Las causas civiles y criminales de cualquiera clase


49

y naturaleza, que ocurran entre cualesquiera personas, se
entablarán y seguirán ante el juez de letras del territorio
respectivo; excepto ùnicamente las que por ahora pertenecen
à los eclesiàsticos y militares.

32.

Las causas que hubiesen pendido en juzgados especiales
suprimidos por la Constitucion, se pasarán inmediatamente
á los de letras.

33.

Los jueces de letras despacharán con preferencia á
toda otra causa civil, las relativas á hacienda pùblica.

34.

Queda derogado todo fuero, en las causas de fraude
contra cualquiera de las rentas de la hacienda pública.

35.

Las causas ejecutivas sobre deudas à la hacienda pública,
solo se reputaràn contenciosas, desde que la excepcion
opuesta por el deudor contenga duda fundada derecho.

36.

No se admitirá demanda alguna civil ó criminal sobre
injurias, sin que la acompañe un certificado del juez
de paz, que acredite haberse intentado el juicio conciliatorio
prevenido por la Constitucion.

37.

Tampoco se admitirá demanda por escrito, cuando
la cantidad no exceda de cien pesos; en cuyo caso la oirà
y decidirà el juez de letras, en juicio verbal precisamente,
y sin apelacion ni otro recurso.

38.

En los pleitos cuya cantidad no exceda de doscientos
pesos, las sentencias de los jueces de letras causaràn
ejecutoria, conforme à lo mandado en el art.o 115 de
la Constitucion.

39.

Las causas de despojo, sea el perturbador lego,
eclesiàstico ò militar, estàn sujetas al conocimiento del
juez de letras, quien procederà en esto recursos por medio
del juicio sumarísimo que corresponda, y aun por el
plenario de posesion, si las partes lo promovieron; reservando
siempre el de propiedad à los jueces competentes,
en el caso de tratarse de cosas, ò personas que gozàren
fuero.

40.

Las informaciones para acreditar toda especie de despojo,
deberán producirse con citacion del que se dice perturbador;
y si éste quisiere con otra igual citacion, dar


50

justificacion en contrario, se le admitirá, y con vista de
todo determinaràn los jueces de letras sumariamente.

41.

Cuando en el juicio haya lugar á prueba, el juez no
podrá conceder próroga del término con que lo mandò
recibir, sinò con causal justa y fundada; pudiendo el colitigante
reclamar en caso contrario.

42.

Todos los testigos que hayan de declarar en cualquiera
causa, seràn examinados precisamente por el juez
de la misma; y si existieren en otro pueblo, por el de
su residencia.

43.

No estando creados los personeros pùblicos, prevenidos
por la ley de 21 de junio que extinguiò los ayuntamientos,
las informaciones ad perpetuam, y otras en que
no haya parte interesada, se recibiràn con citacion de un
vecino que el juez nombrará para cada asunto.

44.

Las citaciones y notificaciones, se firmarán por las
personas citadas ó notificadas; y si no supieren, lo expresarà
asi el escribano, sin insertar en la dilijencia alegatos,
ni respuesta alguna.

45.

La contestacion á un artículo suscitado, no podrà diferirse
por mas de tres dias, ni admitirán artìculos
que no tienen otro objeto que entorpecer el curso de la
causa. El juez que los admita, serà responsable de las costas.

46.

Para la declaratoria de apelacion desierta, y pleito
con los estrados, habrá tres notificaciones y rebeldìas prèvias.

47.

No habrà mas que una rebeldìa para la exhibicion
de autos retenidos con demora, y en este caso tendrà lugar
el apremio.

48.

Siempre que el subalterno encargado del apremio
no saque los autos, serà multado en cuatro pesos, ó sufrirà
el arresto de cuatro dias. Las quejas sobre este
abuso serán verbales.

49.

Los jueces de letras pondrán media firma en los decretos
de substanciacion, y entera en los autos.

50.

En las causas de minas y comercio, juzgaràn con
preferencia por las ordenanzas respectivas, y fallarán en
consorcio de colegas de cada profesion, nombradas por


51

las partes.

51.

Los jueces de letras sentenciarán las causas civiles
de que conozcan, dentro de quince dias, á lo mas, despues
de su conclusion.

52.

En toda causa civil, en que segun la ley deba tener
lugar y se admita la apelacion en ambos efectos, se remitiràn
à la corte del distrito los autos originales, á costa
del apelante, y prévia citacion de partes; pero sin exijirse
derechos algunos con el nombre de compulsa.

53.

De cualquiera causa ò pleito despues de terminado,
deberán estos jueces dar testimonio, á costa del interesado
que lo pida; excepto de aquellas, cuya reserva exija la
decencia pública.

54.

En las causas sobre cobranzas de débitos de contribucion,
no se admitirà apelacion de la sentencia condenatoria,
sinó despues de hecho el pago.

55.

Los jueces de letras, en el caso de ocurrirles duda
sobre la inteligencia de alguna ley, deberán dirigir sus
consultas fundadas à la corte suprema de justicia, por
conducto de la superior respectiva, que las acompañarà
con su informe.

56.

Deberàn tambien remitir cada seis meses á la corte
de su distrito, listas jenerales de las causas civiles, con
expresion de su estado.

57.

Ningun juez de letras, sea propietario ò interino,
podrá ejercer la abogacía mientras desempeña la judicatura,
salvo en la defensa de sus propias causas.

58.

Estos jueces al tomar posesion de su plaza, juraràn
ante la corte del distrito, guardar la Constitucion de la
Repùblica, ser fieles al gobierno que ella establece, observar
las leyes, y administrar imparcialmente la justicia.

59.

Las cortes de distrito nombraràn en las capitales de
departamento, un letrado que haga de juez en todas
aquellas causas en que estuviese impedido el propietario,
y para que le acompañe en caso de recusacion.

60.

En las capitales de provincia, se ocurrirà en iguales
casos al juez de letras mas inmediato; lo mismo que en
las de departamento, cuando asi el juez propietario como


52

el suplente, resulten impedidos ò recusados.

61.

Se ocurrirá tambien al juez mas inmediato, cuando
tenga que demandarse al de letras de una provincia, sobre
negocios civiles, ó criminales de delitos comunes.

62.

Los escribanos solo pondràn proveido en los autos
definitivos, limitàndose en todo otro actuado á la clausula
de, ante mi.

63.

El escribano que solicitado para extender un testamento
ò poder, ù otra diligencia propia de su oficio, se
resistiere á hacerlo, ó lo demorare sin causa lejìtima, sufrirà
la multa de veinticinco pesos, quedando á mas responsable
de los perjuicios. En caso de reincidencia, serà
depuesto de su empleo.

CAPITULO 2.o
De la administracion de justicia en lo criminal.
64.

Los médicos ó cirujanos, ò peritos de cualquier arte
ù oficio, que fueren llamados por el juez para comprobar
el cuerpo de algun delito, deberán concurrir en
el acto y sin escusa, bajo la multa de diez à cincuenta
pesos, ó prision de dos à ocho dias.

65.

En las causas criminales, despues de concluido el sumario,
y recibida la confesion al reo sin juramento,
los demàs actos del proceso seràn pùblicos, con arreglo al
articulo 125 de la Constitucion.

66.

Al tomar la confesion al reo, se le leeràn íntegramente
todos los documentos, las declaraciones de los testigos
y sus nombres, dándole ademàs cuantas noticias pida
para conocerlos.

67.

Toda persona, sea cual fuere su clase, fuero ò condicion,
que citada como testigo en causa criminal, sea llamada
de parte del juez que conozca de ella, está obligada
á comparecer y declarar ante él, sin necesidad de prévio
permiso de su jefe ó superior.

68.

Toda persona, en estos casos, debe dar su testimonio,


53

no por certificacion ò informe, sinó por declaracion
bajo de juramento en forma, que prestarà ante el juez
de la causa.

69.

Los exortos, despachos ú oficios, que se libren para
evacuacion de citas, prisiones y otras dilijencias en causa
criminal, seràn ejecutados por los jueces à quienes se cometan,
sin pérdida de momento, y con preferencia á todo.

70.

En el caso de que por circunstancias particulares
creyere el juez, que no es conveniente al bien público
encargar al juez del respectivo pueblo, la evacuacion de
alguna dilijencia en causa criminal, podrá dar este encargo
à otra persona de su confianza.

71.

Los jueces no deben evacuar mas citas, que las que
sean absolutamente necesarias para la averiguacion de la
verdad, en la causa de que se trata, observando lo mismo
en cuanto à careos, reconocimientos y demás diligencias
de instruccion.

72.

Si por el sumario resultase que el delito no merece
pena corporis aflictiva, el juez podrà sobreseer en el
seguimiento de la causa, y cortar su progreso, dando cuenta
à la respectiva corte del distrito para su aprobacion.

73.

El extrañamiento de la República, presidio, arsenales,
minas, ò verguenza pùblica, son penas corporis aflictivas.

74.

No podrá ser allanada la casa de ningun boliviano;
sinò de dia, y en virtud de mandamiento por escrito de
juez competente.

75.

Solo se harà embargo de bienes, cuando se proceda
por delitos que lleven consigo responsabilidad pecuniaria,
y en proporcion à la cantidad à que esta pueda extenderse.

76.

Todo embargo de bienes, y en especial do papeles,
se harà à presencia del procesado, ó de sugeto de su confianza.

77.

Para recibir à prueba las causas criminales, no son
necesarios mas escritos que los de acusacion y contestacion,
con el parecer del fiscal, cuando no sea parte.

78.

La recepcion à prueba en cualquiera causa criminal,
tendrà siempre la calidad de todos cargos.


54

79.

Los jueces no admitirán à los reos pruebas, sobre
puntos que probados no pueden aprovecharles; y en caso
contrario seràn responsables de la dilacion y costas.

80.

Las tercerìas dotales ó de dominio sobre bienes aprendidos
á los reos, las averiguaciones de efectos pertenecientes
á estos, cuando hay embargo, y cualesquier
otros particulares independientes del negocio principal, no
embarazarán nunca el curso de la causa, y deberàn seguirse
en piezas separadas.

81.

Las causas de cómplices ò ausentes, deberán proseguirse
rápidamente, y determinarse con respecto al reo ó
reos principales que se hallen convencidos; sin perjuicio
de continuar las averiguaciones en pieza separada, para
el castigo de los demàs culpados.

82.

Las causas de robo ò hurto, cuya importancia pase
de diez pesos, las seguiràn los jueces hasta definitiva,
como las demàs criminales.

83.

Las causas criminales se sentenciarán precisamente
dentro de ocho dias despues de su conclusion.

84.

Toda sentencia de primera instancia en causa criminal,
se notificará desde luego al acusador y al reo; y si
alguno de ellos apelase, iràn los autos originales sin dilacion
à la corte del distrito, emplazadas las partes.

85.

Se ejecutarà la sentencia de primera instancia, cuando
el acusador y el reo consintieren en ella, y la causa
fuere sobre delito à que la ley no señale pena corporal.
Mas si el delito la mereciere, se remitirán los autos à la
corte de distrito pasado el término de la apelacion, aunque
las partes no la interpongan, citàndolas y emplazándolas
préviamente.

86.

En cualquier estado de la causa, que aparezca no
deberse imponer al reo pena corporal, se le pondrà en libertad
bajo de fianza.

87.

Debiéndose entender que los desertores renuncian
en el mero hecho el fuero de su clase, todo desertor del
ejèrcito, que solo ó acompañado cometa un delito, por el
cúal lo haya aprendido la jurisdiccion ordinaria, serà juzgado
por la misma exclusivamente.


55

88.

Cuando en causa criminal de que conozcan los jueces
ordinarios, resultare algun desertor reo ó cómplice de
delito cometido durante su desercion, serà reclamado por
aquellos á la autoridad militar, y èsta deberà entregarlo,
sin dilacion ni escusa, para que sea juzgado y castigado,
aunque haya vuelto à reunirse á su cuerpo.

89.

Si la sentencia que el juez ordinario diere contra el
desertor, no fuese de pena capital, lo deberá remitir con
testimonio de ella, al juez militar competente para que
conozca y castigue el delito de desercion.

90.

La Repùblica no reconoce en su territorio, ningun
asilo donde los delincuentes obtengan la impunidad de
sus delitos, ò la diminucion de las penas que les señalen las
leyes.

91.

Deberàn remitir los jueces de letras, cada tres meses,
à la corte de su distrito, listas de las causas criminales
que pendan en sus juzgados, con expresion individual
de su estado.

92.

Deberàn asi mismo estos jueces hacer, en el pueblo
de su residencia anualmente, una visita pùblica y jeneral
de cárcel, en el sàbado víspera de la pascua de resurreccion,
y en los dias 5 de agosto y 8 de diciembre, aniversarios
de la libertad è independencia de la República,
ademàs otra semanal en cada sábado; y en ambas visitas
se les presentaràn precisamente todos los presos. Los
jueces reconoceràn por si mismos las habitaciones, y se informarán
puntualmente del trato que reciban los encarcelados,
dando cuenta cada tres meses del resultado de
ellas, à la corte á que pertenezcan. Si entre los presos
encontraren dependientes de otra jurisdiccion, si limitarán
á examinar como se les trata, á remediar los abusos
de los alcaides, y á oficiar á los jueces respectivos sobre
lo que crean conveniente.

93.

Los escribanos al recibir los expedientes criminales,
y al entregarlos à los procuradores ò personas que intervengan
en el juicio, pondrán precisamente nota del dia en
que los dan ó reciben, á fin de que sean castigados como
desobedientes à la justicia, aquellos en quienes se


56

advierta demora ò neglijencia. Los que la omitieren, se
harán responsables por este solo hecho.

Título 3.o de las cortes de distrito judicial.

CAPITULO 1.o
De la planta y facultades de estas cortes.
94.

Habrà por ahora en la República, dos cortes de distrito
judicial: una en Chuquisaca, y otra en la Paz.

95.

El territorio de la de Chuquisaca, comprenderà el
departamento de su nombre, el de Potosí el de Santacruz,
y las provincias de Misque y Tarija.

96.

El de la corte de la Paz, el departamento de este
nombre, el de Cochabamba, el de Oruro, y las provincias
de Arica y Tarapacá, si llegan à pertenecer à la República.

97.

Cada una de estas cortes se compondrà, por ahora
de cinco vocales y un fiscal.

98.

Estas cortes serán iguales en facultades, é independientes
entre sì, sin que haya asunto de conocimiento
exclusivo de ninguna.

99.

En los tèrminos prescritos por el decreto de 21 de
diciembre de 1825, conocerán en segunda y tercera instancia,
de todas las causas civiles y criminales del fuero
comun, hacienda pública, comercio, minerìa, presas y comisos,
en consorcio de un individuo de cada una de estas
profesiones en calidad de conjuez, conforme á la atribucion
1.a artículo 113 de la Constitucion.

100.

Conoceràn tambien de los recursos de nulidad, que
se interpongan de las sentencias de los jueces de su distrito,
en las causas en que procedièndose por juicio escrito,
no haya lugar á apelacion.

101.

Conocerán asì mismo de las causas de suspension
y separacion de los jueces inferiores, y gobernadores de
su territorio, en primera instancia.


57

102.

Igualmente conoceràn de los recursos de fuerza, con
arreglo á la atribucion 3.a artículo 113 de la Constitucion.

103.

Para promover la mas pronta administracion de justicia,
recibiràn de los jueces subalternos de su territorio,
las listas de las causas civiles y criminales pendientes.

104.

Haràn el recibimiento de abogados, prévias las formalidades
legales; y los abogados asì recibidos, podrán
ejercer su profesion, presentando su título en cualquier
pueblo de la Repùblica.

105.

Examinaràn á los que pretendan ser escribanos en
su distrito, prèvios los requisitos de ley; y los aprobados
acudirán al Presidente de la República, con el respectivo
documento, para obtener el correspondiente título.

106.

Las cortes de distrito no podrán tomar conocimiento
alguno, sobre asuntos gubernativos ó econòmicos.

107.

Tampoco podràn retener el conocimiento de causas
pendientes en primera instancia, é introducidas por apelacion
de autos interlocutorios; y fuera de este único caso,
no podrán pedir los pendientes ni aun ad effectum videndi.

108.

Para formar sala habrá á lo menos tres vocales.

109.

En ningun asunto civil ni criminal, podrá haber sentencia
con menos de tres votos conformes.

110.

Las causas criminales en que pueda recaer pena corporal,
no se verán en segunda ó tercera instancia, por
menes de cinco jueces.

111.

En toda causa que se vea en las cortes, podràn
los abogados informar de palabra; y se les guardarà la
justa libertad que deben tener para sostener los derechos
de sus defendidos, sin cortarles sus discursos, ni coartarlos
de modo alguno. Los abogados por su parte, deberàn
tambien guardar todo el decoro que merecen los majistrados
de la nacion.

112.

Acabada la vista ó revista, no se disolverá la corte
hasta dar sentencia; pero si alguno de los vocales
expusiere antes de la votacion, que necesita ver los autos,
podrá suspenderse, y deberà darse la sentencia dentro


58

de los ocho dias siguientes.

113.

En las causas criminales, solo habrá lugar a súplica,
cuando la sentencia de vista no sea conforme, de toda conformidad,
à la de primera instancia.

114.

En los juicios sumarísimos de posesion, en los que
se ejecutarà siempre la sentencia de primera instancia,
sin embargo de apelacion, no habrà lugar á sùplica. En
los plenarios solo se podrá suplicar, cuando, la sentencia
de vista revoque la de primera instancia, y la cantidad
exceda de mil pesos.

115.

No habrà lugar á súplica de la sentencia de vista,
en los pleitos sobre propiedad que no pasea de quinientos
pesos.

116.

Tampoco habrá lugar à súplica, cuando la sentencia
de vista confirme la de primera instancia, en pleitos
sobre propiedad que no excedan de dos mil pesos.
Mas tanto en el caso de este artìculo, como en el del anterior,
se admitirà la sùplica, cuando el la interponga
presente nuevos instrumentos, jurando que ros encontrò
recientemente, y que á pesar de sus dilijencias no pudo
antes saber do ellos.

117.

No podrà concederse término de prueba en segunda
y tercera, instancia, sinò sobre hechos que la exijan,
siendo de aquellos que sin malicia dejaron de proponerse
en primera instancia, ò que propuestos no fueron admitidos.

118.

Las cortes de distrito, con todos sus subalternos, harán
anualmente las visitas pùblicas y jenerales que previene
el artículo 92 de esta ley, extendiéndolas á cualesquier
sitios en que haya presos sujetos á la jurisdiccion
ordinaria.

119.

Del resultado de estas visitas, remitiràn oportunamente,
por conducto del ministro del interior, certificacion
al Gobierno, para que este la haga publicar, y pueda
tomar las providencias que correspondan.

120.

Tambien se harà en pùblico una visita semanal de
càrceles, en cada sàbado, y á ella concurriràn un vocal
por turno, el fiscal y el defensor de reos, con los subalternos


59

de la corte.

121.

Siempre que un preso pida audiencia, pasarà un
vocal á oirle cuanto tenga que exponer, y lo avisarà à la
corte.

122.

Las cortes de distrito remitirán cada año à la suprema,
listas exactas de las causas civiles, y cada seis meses
de las criminales, así fenecidas como pendientes, con
expresion de su estado; incluyendo las que hayan recibido
de los juzgados inferiores.

123.

Las cortes de distrito, despues de terminada cualquiera
causa civil ó criminal, deberàn mandar se dé testimonio
de ella, ó del memorial ajustado, á la parte que
lo pida, á su costa; exceptuando aquellas que segun ley
se vean à puerta cerrada.

124.

Las sentencias se publicarán leyèndolas el vocal semanero
en audiencia pùblica, estando presentes los procuradores
de las partes, y el escribano que deba autorizar.

125.

Los despachos ó provisiones que causen las sustanciaciones,
se extenderán con arreglo á lo mandado en el
articulo 106 de la Constitucion.

126.

Queda suprimido el juzgado de alzadas en negocios
de comercio, que conforme à la Constitucion han de
despacharse por las cortes de distrito, de cuya atribucion
sera nombrar los conjueces que exije el articulo 113 de
la Constitucion.

127.

De cargo de estas cortes será formar, en el termino
de cuatro meses contados desde la publicacion de
esta ley, el arancel de derechos que deban percibir sus
subalternos, y ros jueces inferiores con sus dependientes,
pasàndolo à la suprema para su aprobacion.

CAPITULO 2.o
Del presidente y vocales de las cortes de distrito.
128.

Las cortes de distrito no tendrán otro presidente,
que el anualmente electo de entre sus vocales por òrden
de antigüedad.


60

129.

El presidente asistirà todos los dias á la corte, siempre
que no estè enfermo ò impedido.

130.

El presidente reunirá la corte cuando fuere necesario,
y cuidarà de la observancia de las respectivas
obligaciones de vocales y subalternos.

131.

Oirá verbalmente las quejas de los litigantes acerca
de las retardaciones, ú otras cosas que merezcan providencia;
y si el asunto fuere grave, dará cuenta à la corte.

132.

Estarà á cargo del presidente la policìa interior de
la corte, como tambien que en ella se guarde el òrden.

133.

Recibirá las escusas de los vocales y subalternos; y
tendra la facultad de concederles licencia para ausentarse
de la corte, hasta por ocho dias, con causa urjente.

134.

Por el órgano del presidente, se harán presentes
en corte plena todas las órdenes que ella reciba.

135.

El presidente dirijirà á la suprema, las consultas que
hiciere la corte.

136.

Podrá llamar à su casa, à cualquier vocal y subalterno
que necesitare para alguna ocurrencia urjente del
servicio.

137.

En ausencia ó enfermedad del presidente, ejercerà
sus funciones el vocal mas antiguo.

138.

Solo el que presida la corte llevarà la palabra en
estrados; y si algun vocal dudase de algun hecho, podrà
hacer que se le entere por medio del presidente.

139.

En las votaciones, se arreglaràn los vocales à lo
prevenido por las leyes, ò à lo que ellas prevengan en lo
sucesivo.

140.

Todos firmarán lo que hubiese resultado de la votacion,
aunque alguno haya sido de opinion contraria; salvá ndose
los votos particulares sin fundarlos, en el libro
secreto de acuerdos.

141.

Los vocales suspensos ó separados de sus empleos,
no votaràn en las causas que hayan visto antes de su
separacion.

142.

El vocal impedido para ser juez en algun pleito,
lo manifestarà al que presidiere la corte, quien sustituirá
otro en su lugar, ó un conjuez nombrado por la


61

misma.

143.

Todo conjuez en el acto del juzgamiento, gozarà del
mismo asiento y consideraciones que los vocales.

144.

Los vocales que se separen de la pluralidad en las
consultas, que se hagan á la corte suprema sobre dudas en
la inteligencia de alguna ley, ò sobre propuestas, pondràn
su dictamen por escrito, con los motivos en que se
funden.

145.

El presidente y vocales que entràren enlas cortes
de distrito, prestaràn el juramento prevenido en el artìculo
58 de esta ley.

CAPITULO 3.o
De los fiscales, y ajentes fiscales,
146.

Los fiscales despacharàn todos los negocios pendientes
en las cortes de distrito, así en lo civil como en lo
criminal.

147.

Los fiscales estàn exentos de asistir à la corte, à no ser
cuando se vea una causa en que sean parte, ò coadyuven
al derecho de quien lo sea. En estos casos no podràn
estar presentes en las votaciones.

148.

Los fiscales tendrán voto en las causas en que no
sean parte, y falten vocales para determinarlas, ò dirimir
una discordia.

149.

En toda causa criminal serà oido el fiscal; y en
las civiles, solo cuando se interese la causa pública, ó la
defensa de la jurisdiccion ordinaria.

150.

Se prohibe á los fiscales llevar derechos de ninguna
clase, por las respuestas que dieren en cualquier negocio.

151.

Por regla jeneral, los fiscales no son recusables; y en
todo caso podràn ver los interesados sus repuestas.

152.

Los fiscales cuando hagan de actor, ó coadyuven
el derecho de èste, hablaràn en estrados antes que el
defensor del reo, ó del demandado; y podràn ser apremiados


62

à instancia de las partes, como cualquiera de ellas.

153.

Las causas criminales pasaràn à los fiscales concluido
el sumario, para que vean si tienen que pedir
alguna dilijencia esencial.

154.

En las cansas criminales que se remitan à las cortes
de distrito por los jueces de letras, conforme al artículo
85 de esta ley, se oirá siempre al fiscal, al reo, y
al acusador si lo hubiere, para determinar en vista ò en
revista.

155.

En cualesquier negocios en que sin ser contenciosos,
como los de competencias, y exámen de listas, hicieren
los fiscales peticion formal, se les notificarán las providencias,
del mismo modo que cuando son parte en alguna
causa.

156.

En las consultas que se hicieren á la corte suprema,
se insertarà à la letra la exposicion del fiscal, ò se
acompañarà copia de ella.

157.

Para hacer los cotejos de los memoriales ajustados,
en negocios en que son parte los fiscales, se les pasaràn
los mismos procesos y memoriales, á fin de que enteràndose
de ellos, dilaten menos las dilijencias.

Ajentes fiscales.
158.

Habrà un ajente fiscal en cada una de las cortes
de distrito.

159.

Los ajentes fiscales seràn parte, en todas las causas
criminales que se sigan de oficio en los juzgados de
letras.

160.

Tambien serán parte en las causas civiles pertenecientes
á enseñanza, y beneficencia pública.

161.

Los ajentes fiscales son los defensores natos de
hacienda pública, en los juzgados inferiores.

162.

En las causas criminales seguidas á instancia de
parte, se les pasaràn los procesos concluido el sumario,
para que pidan ó expongan lo que convenga.

163.

Podrán tambien abrir dictamen, en los negocios gubernativos
ó económicos, que los prefectos les pasen al
efecto.


63

164.

Los ajentes fiscales llevarán los derechos asignados
por arancél á sus respuestas, con la nota de vista, ò
media vista.

165.

A falta de los fiscales, suplirán sus veces en las
cortes los ajentes, nombràndose, otro en su lugar; y podrán
optar plaza en las mismas cortes, asì como los jueces
de letras, segun el artículo 112. de la Constitucion.

166.

Los ajentes fiscales mientras lo sean, no podràn
ejercer la abogacia, sinó en sus propios asuntos.

167.

Para ser ajente fiscal, es necesario haber ejercido
la abogacia con crédito, por seis años.

168.

Los fiscales y los ajentes fiscales, jurarán guardar
la Constitucion de la República, ser fieles al Gobierno,
y observar las leyes.

CAPITULO. 4.o
De las subalternos de las Cortes de distrito.
De los relatores.
169.

Habrá en las cortes de distrito dos relatores, los
cuales en lo sucesivo, seràn nombrados por oposicion
con arreglo á las leyes, y propuestos á la cámara de Senadores,
como está determinado en la atribucion 8.a artìculo
47 de la Constitucion. Entretanto esta se instala,
se nombrarán por el Gobierno.

170.

Los relatores no podràn recibir los procesos, sin
que conste que se los hán encomendado.

171.

Tampoco podrán despachar unos por otros, los que
se les encomienden; á no se por ausencia, enfermedad á
otra causa, con aprobacion de la corte.

172.

Los relatores harán las relaciones con toda exactitud,
y anotarán sus derechos al marjen de las providensias
del proceso.

173.

El mismo dia en que se rubriquen las providencias
dadas por la corte, deberàn los relatores entregar los
expedientes à los escribanos.


64

174.

Cuando los expedientes pasen á los relatores durante
la sustanciacion, instruiràn à la corte sobre su contenido
verbalmente, escusando hacerlo por medio de extractos,
á no exijirlo asi su volumen, la gravedad de la
pausa, ù otro motivo á juicio suyo, ó cuando la corte se
lo mande.

175.

Despues de concertadas y firmadas las relaciones
por el relator, y respectivos abogados y procuradores, se
llevaràn donde el vocal semanero, para que rubrique todas
sus fojas, sin cuya formalidad no podrà verse causa
alguna.

176.

Los relatores precederàn á los escribanos en la corte,
y en todos los demàs actos pùblicos á que concurran.

177.

Los relatores mientras lo sean, no podrán ejercer
la abogacia, mas que en defensa propia.

178.

Los relatores podrán optar á cualquiera plaza en las
cortes de distrito, del mismo modo que los jueces de letras,
y ajentes fiscales.

179.

Los relatores al encargarse de su destino, prestarán
el juramento de desempeñarlo con legalidad, y sin agravio
de partes.

De los escribanos.
180.

Habrà dos escribanos en cada corte de distrito,
quienes en lo sucesivo serán nombrados por la cámara
de Senadores, à propuesta de la respectiva corte.

181.

Todos los negocios se repartiràn por turno riguroso
entre las escribanias, y una vez hecha la encomienda,
no podrà el escribano pedir que se haga otra de
nuevo.

182.

Los escribanos presentarán mensualmente à las cortes
de distrito, lista de los expedientes, negocios y causas
con expresion de su estado.

183.

Los escribanos no refrendarán las cartas, ò provisiones
que se manden despachar, sin que primero las firmen los vocales
que las acordaron. Para ello deberàn presentarlas
y leerlas al semanero, llevando el expediente, á fin de
que hecho el cotejo se entere de que estan conformes


65

con las provìdencias orijinales.

184.

Tambien deberàn escribir, y de su mano, al dorso
de las provisiones, el importe de sus derechos y los del
registrador.

185.

Firmadas y refrendadas las provisiones, no deberán
entregarlas à otros que los procuradores, à cuya
instancia se libren. Las de oficio, las remitiràn rejistradas
y selladas, à los jueces à quienes vayan cometidas.

186.

Los escribanos, en su respectiva oficina, tendrán
puesta una tabla en sitio que pueda leerse, con el arancel
que exprese sus derechos, para que se sepa los que han
de pagar las partes; y anotarán al marjen de cada auto
ó dilijencia, el importe de los que les estèn señalados.

187.

En el caso de dudar si sus derechos estàn ó no
comprendidos en el arancel, se sujetarán â la decision de la
corte.

188.

Las providencias de la corte de que den cuenta los
escribanos, se rubricaràn por el vocal semanero, como en el
caso de los relatores.

189.

Cada escribano tendrà un libro, en el que anotarà
los expedientes que pase al fiscal y relatores, y estos rubricaràn
en los asientos respectivamente, borràndose devueltos
que sean los expedientes.

190.

El escribano mas antiguo tendrà el cargo de pùblicar
en corte plena, las leyes y decretos que se comuniquen
á esta, pasándolos à la escribania à que toquen, despues
de rejistrados en un libro que llevarà al efecto.

191.

Tambien serà de cargo del escribano mas antiguo,
la recepcion de juramentos á los dependientes de la corte;
y correrà con aquellos negocios que la misma consulte
à la suprema corte, llevando un libro en que rejistrar
estas consultas.

192.

Los escribanos custodiarán los papeles de sus respectivas
oficinas, formando de todos un índice.

De los chancilleres ó rejistradores.

193.

Habrá en cada corte de distrito, un chanciller ó


66

rejistrador, que nombrará la cámara da Senadores á prepuesta
de la propia corte, y par ahora el Gobierno.

194.

El chanciller no tendrá otro sueldo que los derechos
de rejistro y sello, con arreglo á arancel.

195.

El chanciller registrará y sellarà todas las cartas y
provisiones que mandase despachar la corta, cuidando de
que se copien, literalmente en el rejistro, donde tambien
las firmarà.

196.

En toda carta y provision, deberà anotarse por el
escribano que la refrende, sus derechos y los del chanciller
no pudiendo rejistrarse ni sellarse aquellas en que
no se haya hecho tal anotacion.

197.

Conservarà el rejistro con el mayor cuidado, y no
podrá dar traslados, sin órden expresa de la corte.

198.

Ni èl, ni sus oficiales, manifestarán à persona alguna
el contenido de las cartas y provisiones, singularmente
las que sean de oficia.

De los porteros y alguaciles.
199.

Habrà en cada corte de distrito dos porteros, que
à la vez haràn de alguaciles. Estos serán nombrados por
la cámara de Senadores á propuesta de las mismas cortes,
y entretanto por el Gobierno.

200.

Los porteros alguaciles asistirán diariamente á la
corte, y se recibiràn por inventario de los utensilios necesarias
al servicio de la sala.

201.

Sus obligaciones son: 1.a hacer los apremios á los
procuradores para la vuelta ó entrega de autos: 2.a hacer
las citaciones que se ofrecieren: 3.a llevar los pliegos
de la corte: 4.a llamar al despacho: 5.a publicar la
hora, y ejecutar lo demás que oficialmente les mande la
corte.

202.

El portero mas antiguo tendrà el cargo de repartidor,
con arreglo á lo prevenido por las leyes.

De los procuradores.
203.

Los procuradores de nùmero en cada corte de distrito,


67

serán seis, nombrados en lo sucesivo por la cámara
de Senadores, á propuesta de la corte respectiva; y
por ahora el Gobierno los elejirà.

204.

Los procuradores asistiràn á las oficinas de los
escribanos diariamente, y allì se les haràn las notificaciones.

205.

Estos no podràn pedir por una escribanìa lo que
se les hubiere negado por la otra, ni aun por la primera
sin hacer relacion del antecedente, ò sin suplicar en
forma. El que hiciere lo contrario, serà suspenso por dos
meses.

206.

Serà de su obligacion, formar los pedimentos de
tèrminos, señalamientos y otros semejantes. Para los demàs
se valdràn de abogado.

207.

Tendràn dos libros, para que por ellos se haga
efectiva la responsabilidad: uno titulado de poderes y
cuentas, para anotar los que se les den, por quienes, su
vecindad, fecha del otorgamiento y aceptacion, su clase
y naturaleza; en seguida de cada anotacion, abriràn á cada
interesado su cuenta: el otro se llamarà de conocimientos,
en el que suscribiràn los abogados el recibo de los autos
que les hayan pasado.

208.

Estos libros tendràn la primera y última foja, del
papel del sello correspondiente.

Del tasador.
209.

Habrà un tasador de costas, nombrado por cada corte
de distrito: èl será jeneral para todos los juzgados de
la capital en que resida la corte.

210.

El tasador se arreglará à los aranceles que rijan,
para tasar los derechos cuando hubiere condenacion de
costas.

211.

Hecha la tasacion y publicada, si alguna de las
partes se agraviare de ella, tendrá expedito su recurso al
tribunal por donde baya pasado el asunto, quien resolverá
oido nuevamente el tasador.


68

212.

Todos los subalternos y dependientes de las cortes
de distrito judicial, estàn sujetos à responsabilidad por
faltar à sus respectivas obligaciones.

Titulo 4.o De la corte suprema de justicia.

CAPITULO 1.o
De sus facultades.
213.

La corte suprema se compondrà del presidente,
vocales y fiscal, que previene el artìculo 108 de la
Constitucion.

214.

La corte suprema se dividirà en dos salas, y los
vocales que un año han compuesto una sala, pasarán en
el siguiente à la otra; pero no podràn determinar en revista,
ninguna causa que hayan fallado en vista, pues para
solo este efecto les deberán reemplazar otros que no estén
impedidos.

215.

El presidente de la corte suprema tendrá las mismas
atribuciones que el de una corte de distrito, y podrà
asistir á la sala que le parezca: en tal caso, el vocal
mas moderno pasarà á la otra sala.

216.

Para formar sala habrà tres vocales á lo menos.

217.

Todos los vocales, con el presidente, se reunirán en
una sala para oir las órdenes que el Gobierno comunicare
á la corte suprema, ó para tratar de algun negocio
que exija el acuerdo jeneral de los magistrados de la
misma. Concluido el despacho, se separarán las salas.

218.

Las causas criminales en que pueda recaer pena
corporal, no se veràn por menos de cinco majistrados.

219.

Los vocales de cada sala seràn semaneros por turno.

220.

La discordia que se suscite en una sala, serà decidida
por un vocal de la otra que no haya visto el pleito.

221.

Todos los dias no feriados se reuniràn las salas
y despacharàn por tres ó mas horas al dia.


69

222.

El òrden del despacho serà el siguiente: el escribano
empezará por las peticiones de sustanciacion: seguirà el relator
para dar cuenta de los pleitos y causas que se le
hayan pasado; y ùltimamente se veràn los señalados para
aquel dia. Todo esto se harà en audiencia pública, exceptuando
las causas que estén en sumario.

223.

Habrá en cada sala un libro en que los majistrados
pondràn los acuerdos: este libro se custodiará en la mesa
de la sala, ó en otra parte, teniendo la llave el menos
antiguo, á cuyo cargo hade correr.

224.

En las causas criminales, y en las civiles sobre patronato
nacional, en que la corte suprema entienda en primera
instancia, no habrà lugar á sùplica de la sentencia de
segunda instancia, aunque no sea conforme á la de primera.

225.

Las consultas sobre la intelijencia de alguna ley, que
promuevan las cortes de distrito, se despacharán por ambas
salas reunidas.

226.

Se reuniràn tambien las salas, para juzgar al vice-Presidente
de la República, y ministros de Estado, con arreglo
à lo prevenido en el artículo 56 de la Constitucion.

227.

Se reunirán asì mismo, para examinar las bulas, breves
y rescritos de que trata el artìculo 110 de la Constitucion.

228.

Lo mismo sucederà, cuando la corte suprema haya
de conocer de los recursos de nulidad, conforme à la atribucion
9.a artìculo 110 de la Constitucion.

229.

Los majistrados de la corte suprema no podràn ausentarse
de la capital, sin licencia del Gobierno, à quien
la pediràn por medio del presidente.

230.

La corte suprema de justicia harà las visitas jenerales
y semanales de càrcel, con arreglo al artìculo 118, y
siguientes de esta ley.

231.

Tambien se observarà por la suprema corte, el tenor
de los artìculos 106, 109, 112, 123, 124, 125, 140, 141
y 142.

232.

El fiscal de la corte suprema se rejirá, por lo dispuesto
en el capítulo 3.o título 3.o de esta ley.

233.

Los majistrados de la corte suprema, al posesionarse


70

de su cargo, prestaràn el juramento prevenido en el artículo
58.

234.

Será de la atribucion de la corte suprema, formar
las ordenanzas que rijan sus salas, y las de las cortes de
distrito judicial de la Repùblica.

CAPITULO 2.o
De los subalternos de la corte suprema.
235.

Habrà, por ahora, en la corte suprema un relator,
un secretario, un chanciller, un portero que haga tambien
de alguacil, y cuatro procuradores. Las obligaciones dè
estos subalternos, seràn las mismas que tienen los de las
cortes de distrito judicial.

236.

Por ahora, nombrarà el Gobierno à todos estos subalternos,
y en lo sucesivo la càmara de Senadores, á propuesta
de la corte suprema.

Título 5.o de las competencias.

CAPITULO UNICO.
237.

Corresponde á la corte suprema de justicia, dirimir
todas las competencias de las cortes de distrito entre sí,
y las de estas con las demás autoridades, segun lo determina
el artículo 110 de la Constitucion.

238.

La misma corte superma dirimirá, las que se ofrecieren
entre los jueces de letras, y los tribunales especiales
que no estèn sujetos à la jurisdiccion de las cortes de
distrito.

239.

Tambien decidirà, las que se promovieren entre los
tribunales especiales de distintos territorios, ò que aunque
sean de uno mismo, ejerzan diversa especie de jurisdiccion,
ó no tengan entre ambos un mismo tribunal superior
que pueda dirimir.

240.

Conocerá así mismo, de las que ocurran entre una
corte de distrito, y un juez de letras de distinto territorio,
ó entre jueces de letras de diferentes territorios.

241.

Pertenece à las cortes de distrito, dirimir las competencias


71

entre todas los jueces subalternos de su respectivo
territorio, segun lo prevenido en el artìculo 113
de la Constitucion.

242.

Son jueces subalternos de las cortes de distrito, no
solo los ordinarios seculares, sinò tambien los eclesiásticos,
y los de juzgados especiales creados, ò que se crearen,
para conocer en primera instancia de negocios determinados,
con las apelaciones ó recursos da proteccion á las
cortes de distrito.

243.

El tribunal ò juez que solicite la inhibicion de otro
en una causa, pasará oficio á este, manifestando las razones
en que se funde, y anunciándole competencia si no cede.
El intimado contestarà dando las suyas, y aceptando la
competencia en su caso. Si el primero no se satisface,
lo comunicarà al segundo; y ambos remitiran con la brevedad
posible, á la autoridad superior competente, los autos
que cada uno formado.

244.

Cada juez al remitir los autos, expondrà, al superior
dirimente las razones en que se funde; y este,
decidirá la competencia en el preciso tèrmino de ocho
dias, sin mas sustanciacion que oir al fiscal.

245.

El majistrado ò juez que, por voluntariedad ò capricho,
promoviere competencia en causa criminal, ò la
sostuviere contra, ley terminante y expresa, pagarà todas
las costas y perjuicios que causare; siendo además suspenso,
de empleo y sueldo, por un año.

246.

El tribunal que conozca de la competencia en los
casos del artículo anterior, impondrà à tiempo de dirimirla
la pena en èl expresada, y la hará efectiva.

247.

El majistrado ó, juez que la sufra, podrà reclamar
ante la misma corte que hubiese, conocido del negocio;
teniendo expedita la súplica para ante la suprema, ó su
segunda sala, si es que la primera hubiese entendido, en
la competencia.

Título 6.o de las nulidades.

CAPITULO UNICO.
248.

Solo de sentencia que cause ejecutoria, y cuando


72

se haya contravenido à las leyes que arreglan el proceso,
ó fallàdose contra ley expresa y terminante, habrà lugar
al recurso de nulidad; cuyos efectos no podrán ser otros
que reponerse el proceso al estado en que aquella aparezca,
y exijir la responsabilidad al tribunal y jueces que
la hayan causado.

249.

El tèrmino en que debe interponerse, será el de ocho
dias, contados desde el de la notificacion de la sentencia.

250.

Los recursos de nulidad que se interpongan de las
sentencias de las cortes de distrito, pertenecen exclusivamente
á la suprema de justicia, en conformidad de lo
dispuesto en la atribucion 9.a articulo 110 de la Constitucion.

251.

Corresponden à las cortes de distrito, los que se
interpongan de las sentencias de los jueces de letras.

252.

Este recurso se interpondrá ante el tribunal ò juez,
que pronunció la sentencia. Este lo admitirà sin otra circunstancia,
y dispondrà que con la seguridad correspondiente,
y à costa del que lo interpuso, se remitan los
autos ordinales al superior respectivo, prèvia citacion de
partes; y si alguna de estas pidiese que quede testimonio
de ellos, se proveerà asi à costa de la misma.

253.

Los recursos de nulidad se determinarán precisamente
dentro de dos meses, contados desde el dia en
que el tribunal que deba conocer haya recibido los autos.
Un escrito de cada parte, con vista de ellos, y el informe
verbál de los abogados, serà toda y la única instruccion
que se permita.

254.

La interposicion de este recurso, no impedirá jamás
se lleve à efecto desde luego la sentencia ejecutoriada, con
tal que la parte que la haya obtenido, dé la correspondiente
fianza de estár á las resultas, si se declarase la nulidad.

255.

Si una corte de distrito, en el exàmen de las causas
que le pertenecen en vista ó revista, encontrase vicios
que anulen el proceso por los motivos indicados en
el artìculo 248, deberà reponerlo al estado en que se noten,
aunque no se hubìese dicho de nulidad; haciendo precisamente
efectiva la responsabilidad de que trata el articulo


73

103 de la Constitucion, si el que los cometió es
juez inferior; mas si fuese otra corte igual, repondrá ùnicamente
el proceso, dando cuenta à la suprema con testimonio
que contenga los insertos convenientes, para que
ella haga efectiva la responsabilidad.

Título 7.o del modo de hacer efectiva la responsabilidad
prevenida en los artículos 103, y
140 de la Constitucion.

CAPITULO 1.o
De los majistrados y jueces.
256.

Los majistrados y jueces, sean propietarios ó interinos,
no podrán ser depuestos de sus empleos, sinó por
causa legalmente probada y sentenciada.

257.

Tampoco podrán ser suspensos, sinó cuando de los
documentos, ó informacion sumaria recibida, conste algun
hecho por el que merezcan ser privados del destino, y solo
en virtud de auto del tribunal competente, que declare
haber lugar á formacion de causa.

258.

Los majistrados de la corte suprema de justicia podràn
ser acusados ante la cámara de Senadores. Si esta
estimàre fundada la acusacion, la pasarà à la de Censores,
y en su negativa á la de Tribunos, hasta que estèn de
acuerdo dos càmaras.

259.

Entonces se reunirán las tres cámaras, y en vista
de los documentos, declararàn previamente á pluralidad
absoluta, que há lugar á formacion de causa; con lo
cual quedaràn suspensos desde luego los magistrados de
que se trate, y los documentos pasaràn à un tribunal de
siete jueces, nombrados por las cámaras de entre los individuos
de su seno. El primero de los jueces instruirà
el sumario, y cuantas dilijencias ocurran en el plenario;
y el fallo de este tribunal se ejecutarà, sin otro recurso


74

260.

Los mostrados de las cortes de distrito podrán
ser acusados ante la suprema de justicia, y juzgados privativamente
por ella, con arreglo á lo prescrito en el
artìculo 110 de la Constitucion. El majistrado mas antiguo
de la primera sala, instruirá el sumario, y las demas
actuaciones del plenario. En este juicio habrá lugar
á sùplica, de la cual conocerà la segunda sala, y su
resolucion causará ejecutaria, confirme ò revoque la primera
sentencia.

261.

Los jueces de letras serán acusados, y juzgados por
las cortes respectivas, instruyendo el sumario el decano.
La suplica se resolverà por otra corte que no haya conocido
en el asunto; y si su sentencia no fuere confirmatoria
de la primera, tendràn los acusados el recurso de
tercera instancia ante la corte suprema de justicia.

262.

En ninguna de estas causas podrà haber lugar al
recurso de nulidad.

263.

Las faltas graves que producen accion popular, segun
lo determinado en el artículo 102 de la Constitucion,
son: 1.a la prevaricacion: 2.a soborno ò cohecho:
3.a la solicitacion á mujer que litiga, ó es citada como
testigo, ò acusada ante el juez: 4.a la incontinencia pùblica:
5.a la embriaguez ò el juego, repetidos: 6a la
inmoralidad escandalosa par cualquier otro respecto: 7.o la
conocida ineptitud, ò la desidia habitual en el desempeño,
de sus funciones.

264.

El majistrado ò de cualquiera clase que incurra
en los delitos del artìculo anterior, será privado de
su empleo é inhabilitado perpetuamente para ejercer la
judicatura.

265.

El juez prevaricador, à mas de ser destituido, pagarà
á parte agraviada todas las castas y perjuicios; y
si hubiere prevaricado en causa criminal, sufrirá la misma
pena que injustamente hizo padecer al procesado.

266.

Si el majistrado ó juez fuese convencido de soborno
ó cohecho, à mas de ser privado del destino, pagará las
costas y perjuicios, y serà multada en el duplo de lo recibido
para la beneficencia pùblica.


75

267.

Cuando se forme causa á un majistrado de las cortes
de distrito, ò á un juez de primera instancia, el acusado
no podrà estar en el pueblo en que se practique la
sumaria, ni à seis leguas en contorno.

268.

El majistrado ò juez que falle contra ley expresa y
terminante, y el que por contravenir à las leyes que arreglan
él proceso dè lugar à que el que haya formado se
reponga por el tribunal superior competente, pagarà por
primera vez las costas y perjuicios causados; por segunda,
serà suspenso de empleo y sueldo por un año; y
por la tercera, destituido de èl, quedando inhabil para obtener
la judicatura.

269.

Los presidentes de las cortes, y los jueces de primera
instancia, que por dos veces hayan reprendido á sus
subalternos por faltas que cometan en su respectivo servicio,
no lo harán en la tercera, sinó formándoles, ò mandandoles
formar la correspondiente causa, para suspenderlos
ò separarlos, si lo merecieren.

270.

Asi la corte suprema, como las de distrito judicial,
darán cuenta al Gobierno de las causas que formen contra
los majistrados ó jueces, y de las providencias de suspension
ò privacion de empleos, para que los reemplaze
interinamente, hasta que sean provistos con arreglo á
la Constitucion.

271.

Las penas que correspondan à los abusos de autoridad
que cometan, tanto los majistrados y jueces, como
los empleados pùblicos, serán señaladas en el código
Penal.

CAPITULO 2.o
De los prefectos, gobernadores, y demás empleados
públicos.
272.

Los prefectos departamentales seràn acusados, por
los delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, ante
la corte suprema de justicia, y juzgados privativamente
por ella, segun lo prevenido en la atribucion 5. a artìculo


76

110 de la Constitucion. En cuanto á la instruccion del
proceso, admision de súplica y su resolucion, se observarà
lo dispuesto en el artìculo 160 de esta ley.

273.

Los gobernadores de las provincias serán acusados
y juzgados por las respectivas cortes de distrito, del mismo
modo, y por los mismos tràmites que los jueces de primera
instancia.

274.

Todas las faltas graves que, segun el artículo 263
producen accion popular contra los majistrados y jueces,
la producen tambien contra los prefectos, gobernadores
y todo empleado público.

275.

Por esta causa, los prefectos, gobernadores y empleados
públicos, serán castigados con la destitucion de se
empleo, è inhabilitacion perpetua para obtener cargo alguno;
quedando ademàs sujetos á cualquier otra pena
que les esté impuesta por leyes especiales de su ramo.

276.

Todo empleado público, de cualquiera clase y fuero
que sea, que despues de tercero dia del recibo de
una ley ù órden constitucionalmente jirada por el Gobierno,
retardáre su cumplimiento en la parte que le toque, quedarà
por el mismo hecho privado de su empleo, sin perjuicio
de procederse á lo demàs que haya lugar.

277.

Los prefectos, gobernadores y empleados públicos
seràn responsables de las faltas que cometan en el servicio
sus subalternos respectivos, si por omision ò tolerancia
dan lugar à ellas, ó dejan de poner el oportuno
remedio.

278.

Los prefectos ó gobernadores, cuando se les forme
causa, no podrán estar en el pueblo en que se practique
la sumaria, ni à seis leguas en contorno.

279.

Los tribunales daràn cuenta al Gobierno, del resultado
de las causas que formen á los empleados públicos
y de la suspension de estos, siempre que la acordàren.

280.

Queda derogado el decreto de responsabilidad dado
por el Libertador.

Adicional.
281.

Por esta ley deberán reglarse los procedimientos


77

de los tribunales, asi civiles como eclesiásticos de la Repùblica,
y en su defecto por la antigua lejislacion española,
en cuanto no contradiga à la Constitucion, y leyes
dadas durante el gobierno de la independencia; derogándose
por consiguiente, en esta parte, el decreto de 21 de
diciembre de 1825.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en Chuquisaca
à 31 de diciembre de 1826—Mariano Guzman,
presidente—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario—
Josè Maria Salinas, secretario—Palacio de gobierno en
Chuquisaca à 8 de enero de 1827— Ejecútese—Antonio
José de Sucre
—El ministro del interior, Facundo, Infante.

Ley de 9 de enero:
Plan de enseñanza, mediante el establecimiento de
escuelas primarias, secundarias, y centrales; colejios
de ciencias y artes, un instituto nacional, sociedades
de literatura, y maestranzas de artes y oficios.

Con el cap. 1.o de esta ley tienen analojìa el decreto de 9 de
mayo y orden de 21 del mismo de 1830, la ley de 28 de setiembre
de 1831, y las òrdenes de 6 de enero y 24 de abril de 1833
su cap. 2o está amollado por el reglamento de 28 de octubre del
mismo año 27: capìtulos 3.o y 4.o se han refrendado por a ley
de 23 de agosto de 1831; y el cap. 5.o se halla alterado por el decreto
y reglamento de 27 de febrero de 1830.

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia há
sancionado, y decreta la siguiente ley:

CAPITULO 1.o
De las escuelas de primeras letras.

1.o

En todas las capitales de canton, y pueblos cuyo


78

vecindario pase de doscientas almas, se establecerà una
escuela primaria, en la que se enseñe à leer y escribir
por el mètodo de enseñanza mùtua, los rudimentos de
a relijion, de la moral y de la agricultura, por catecismos
muy compendiosos.

2.o

En las capitales de provincia, á mas de las escuelas
primarias, se establecerán las secundarias: en estas se
enseñara á leer y escribir con perfeccion, lo mismo que
la relijion y la moral: se enseñaràn además los rudimentos
jenerales de la gramàtica castellana, las cuatro reglas
de aritmética, la agricultura, la industria y veterinaria,
por catecismos.

3.o

En las capitales de departamento, habrá escuelas
centrales, à mas de las primarias y secundarias; y se enseñara
en ellas, por ahora, completamente la aritmètica, lagramàtica
castellana, el dibujo y el diseño.

4.o

A las escuelas centrales solo pasarán los que hayan
manifestado disposiciones naturales para aprender, prévio
el informe de los maestros.

5.o

Todos estos maestros seràn nombrados por los prefectos,
á propuesta de las juntas de beneficencia.

6.o

Los maestros de las escuelas primarias tendrán el
sueldo de ciento ochenta pesos anuales: los de las secundarias,
doscientos cuarenta: los que en las centrales enseñen
la aritmètica y la gramàtica castellana, trescientos
pesos; y doscientos los que enseñen el dibujo y el diseño.

7.o

Los niños de familias que no sean notoriamente pobres,
pagarán al maestro dos reales mensuales en las escuelas
primarias, y cuatro reales en las secundarias.

8.o

La clasificacion de las familias notoriamente pobres
corresponde en las capitales de departamento, á las juntas
de beneficencia; y en las provincias y cantones, á los
gobernadores y correjidores, en consorcio del respectivo
párroco.

CAPITULO 2.o
De los colejios de ciencias y artes.

9.o

En las capitales de departamento, habrà an colejio


79

en que se enseñen las lenguas castellana, latina, francesa
è inglesa; la poesía, la retórica, la filosofia, la jurisprudencia
y la medicina, todo en castellano.

10.

El curso de filosofia abrazarà once partes: 1.a la
ideolojìa: 2.a la moral: 3.a áljebra y geometría elemental,
y trascendental: 4.a, 5.a, 6.a, 7. a, y 8.a,
las cinco siguientes ciencias fisico matematicas: 9.a y 10,
elementos de historia natural, botànica y agricultura; y la
última, anatomìa física. En este caso, el profesor de matemáticas
ejercitará à los alumnos en la geografía; y el de
filosofia, en la cronolojía, y en los rudimentos de la
historia antigua y moderna.

11.

Nadie serà admitido à este curso, sin haber sido previamente
aprobado en la gramàtica castellana y retòrica;
debiendo los profesares de elocuencia enseñar elementos
de poesia y retórica, á los estudiantes gramáticos.

12.

Solo despues de haber vencido el curso de filosofía,
podrán los niños abrazar el estudio, de la jurisprudencia
ó de la medicina, ò pasar á estudiar ciencias eclesiásticas;
mas los que estudiasen la filosofía fuera de los colejios,
no procederán al curso de jurisprudencia ó medicina
sin ser previamente examinados en aquellos, en las
materias designadas en el artìculo 10.

13.

El curso de jurisprudencia comprenderá ocho partes:
1.a derecho natural, y de jentes: 2.a la economía política:
3.a el derecho, pùblico nacional, la Constitucion y
leyes orgánicas de la Repùblica: 4.a historia del derecho
romano: 5.a el derecho privado ó civil: 6.a el código
penal: 7.a el de procedimientos: 8.o el código
mercantil y marítimo. Durante este curso, los profesores
de elocuencia ejercitaràn à los alumnos en la oratoria.

14.

El curso de medicina se dividirá en ocho partes:
1.a anatomìa jeneral y particular: 2.a fisiología é hijiene:
3.a patolojìa y anatomìa patolòjica: 4.a terapéutica,
y materia mèdica: 5.a afectos quirúrjicos, afectos mèdicos,
y obstetricia: 6.a clìnica quirùrjica médica: 7.a
medicina legal y pùblica: 8.a materia farmaceútica y farmarcia
experimental.


80

15.

Para enseñar estas facultades habrà ocho profesores
uno de lengua castellana y latina: otro de idiomas extranjeros:
otro de poesía, elocuencia, y moral: otro de matemáticas,
y agricultura: otro de historia natural y botánica: otro
de jurisprudencia: otro de filosofía; y otro de medicina, dotado
cada uno con la renta que el Gobierno tenga á bien
señalarle; nombrados la primera vez por solo el mismo,
y en lo sucesivo à propuesta del instituto nacional.

16.

El rèjimen moral de los colejios estará à cargo de
un rector, el profesional, al de un vice–rector ó rejente
de estudios, y el econòmico al de un ministro; ambos con
subordinacion al primero. Estos superiores, lo mismo que
los catedràticos, podràn segun sus aptitudes, ocuparse en
la enseñanza de una ò mas facultades, con sus sueldos respectivos.

17.

El nùmero de los alumnos sostenidos de cuenta de
los colejios, y los sueldos de los superiores, serán los mismos
que se han determinado para los establecidos; y en
los que no se han elijido, señalarà el Gobierno con proporcion
á su poblacion y rentas.

18.

Los exàmenes serán públicos, y con concurrencia á lo
menos de cinco profesores ò catedráticos. En un libro
formado al objeto, se sentarán las partidas firmadas por
los superiores y aquellos, y refrendadas por el secretario. Un
testimonio pùblico sacado en forma legal, y signado con
el sello de cada colejio, será título suficiente para que los
jòvenes que hubiesen concluido sus cursos, sean admitidos
a práctica, y se reciban de abogados ò médicos.

19.

Los que tuviesen cualquier grado de universidad, ó
los que en todo el año 27., presentasen documentos de
los respectivos colejios, de haber cursado las facultades
necesarias en la forma antigua, están comprendidos en los
objetos del articulo anterior.

20.

El ministro de cada colejio será el secretario. El
interesado recibirá gratis el informe ò testimonio de sus
cursos.

21.

En las ciudades de Potosí y la Paz, se estableceràn
escuelas de mineralojìa, para enseñar: 1.o geometrìa, y


81

la arquitectura subterrànea: 2.o los elementos de química
y mineralojìa: 3.o el arte pràctico de beneficiar y fundir
toda clase de metales, y para ello se establecerán pequeños
laboratorios quìmicos.

22.

En la capital de la Repùblica se enseñarán, ademàs
de las facultades que se dicten en los colejios departamentales,
la historia de la literatura, las matemáticas completas,
la quìmica y la botànica, la pintura, la escultura,
el grabado y la música: se formarà el protomedicato,
quedando en su vigor el colejio de ordenandos con las
cátedras de su establecimiento.

23.

El Gobierno proporcionarà los maestros para la enseñanza
de dichas facultades, asignándoles la dotacion que
estime conveniente.

CAPITULO 3.o
Del instituto nacional.

24.

En la capital de la República habrá un establecimiento
literario, denominado el instituto nacional.

25.

El objeto de este establecimiento será: 1.o trabajar
en los progresos de las ciencias y artes: 2.o difundir
en todo el territorio de la Repùblica los conocimientos
útiles y agradables: 3.o enseñar las ciencias y belias
letras en dicha capital: 4.o presentar á la càmara
de Censores los reglamentos y reformas que crea necesarias,
tanto para su rèjimen interior, cuanto para las escuelas,
colejios y sociedades departamentales, para su aprobacion:
5.o cuidar de la biblioteca, museo nacional, y
jardin botanico, del laboratorio y los instrumentos fisicos
y astronòmicos, del anfiteatro anatòmico y observatoria
astronómico, y de cuanto en este órden pertenezca à
la nacion, y se halle en la referida capital.

26.

El instituto constarà de un director, dos vicedirectores,
treinta miembros numerarios divididos en seis secciones,
un secretario y un portero.

27.

A la primera seccion pertenecerán los profesores de
poesia, elocuencia, è historia: á la segunda los físicos: à
la tercera los matemàticos: á la cuarta los químicos, mineralojistas


82

y botànicos: à la quinta los mèdicos y farmaceùticos:
à la sexta los jurisconsultos, los economistas y
polìticos.

28.

El gobierno del instituto estará á cargo de un director,
y en su defecto al de uno de los vicedirectores, por el
órden de su nombramiento.

29.

Todos los individuos que compongan el instituto, seràn
en la primera vez nombradas por el gobierno supremo,
que serà el protector de este establecimiento; pero
las vacantes en lo sucesivo, serán reemplazadas por eleccion
del mismo cuerpo, hecha á pluralidad absoluta de votos
de los individuos del instituto.

30.

Las destinos de directores y de vicedirectores duraràn
tres años, y serán de puro honor; mas podrán ser
reelejidos por otros tres años. Los miembros numerarios
durarán, cuanto duren su celo y buenos servicios.

31.

El instituto, por pluralidad absoluta de sufrajios, podrá
admitir en clase de miembros à todos los que residan
en la capital, y de honorarios á los literatos ausentes
que sirvan á la nacion con sus talentos.

32.

El instituto se reunirá en público por dos veces al
mes, para examinar los trabajos de sus individuos, y cumplir
con los demàs objetos de su establecimiento.

33.

El secretario del instituto tendrá la dotacion de quinientos
pesos anuales, y doscientos pesos el portero. Los
salarios de las impresores, y sirvientes subalternos, seràn
graduados par el Gobierno, prèvio el informe del director.

34.

Tendrà una imprenta para su servicio, como tambien
una casa con toda la comodidad que exijen sus atenciones.

35.

Es libre el aprendizaje y la enseñanza de cualquiera
de las facultades indicadas en esta ley.

CAPITULO 4. o
De las sociedades de literatura.

36.

En las capitales de departamento habrà sociedades de


83

literatura, compuestas de un director y dos vicedirectores,
de los superiores y profesores de los colejios, á los que
se agregarán los miembros numerarios, que no podrán ser
sinó los residentes en la capital, para el desempaño de sus
tareas, quienes serán nombrados la primera vez por el
prefecto, que serà el protector de la sociedad.

37.

El director, y en su defecto uno de los vicedirectores,
estarà encargado del rèjimen de esta sociedad.

38.

El lienar las vacantes, la duracion del director y vicedirector,
la admision de miembros numerarios y honorarìos,
son atribuciones privativas de estas sociedades, en
los términos de los artículos 29, 30, y 31.

39.

El objeto de estas sociedades será: 1.o promover
la ilustracion del departamento, especialmente en los ramos
que le sean productivos: 2.o publicar por la prensa
los inventos útiles, los conocimientos agradables, y cuanto
se crea conducente à la educacion, la moral y la polìtica.

40.

Cada sociedad tendrá una prensa, que podrà costearse
por la libre suscripcion de los individuos de cada departamento;
como tambien una casa con la posible comodidad,
para los fines indicados.

41.

Cada sociedad formarà sus reglamentos particulares,
que deber`n ser presentados al instituto nacional; y se
reunirà en público, según y para los objetos que prescribe
el articulo 32.

42.

Tendrá un secretario y un portero, dotado el primero
con doscientos pesos anuales, y el segundo con
cincuenta.

43.

Para ser miembro del instituto nacional, à mas de
los designados en esta ley, se requiere publicar por la
prensa dos memorias ó disertaciones, y una para pertenecer
à cualquiera de las sociedades, sobre alguna facultad
por la que pueda ilustrarse la nacion; para que en
vista de estas juzgue el instituto ó las sociedades, y el
público, de las aptitudes del solicitante: sin embargo el instituto
ó las sociedades, podrán nombrar para miembros de
su seno, à aquellos sabios cuyos talentos sean notorios,
sin necesidad de publicar por la prensa dos memorias ó


84

disertaciones.

44.

El miembro de la sociedad de un departamento, podrà
incorporarse á la de otro, sin mas calidad que la
manifestacion de su documento.

CAPITULO 5.o
De la enseñanza de artes y oficios.

45.

En la capital de cada departamento, se destinará una
casa para establecer maestranzas de artes y oficios.

46.

Habrá en estas casas doce grandes oficinas, en que
puedan acomodarse los talleres con posible separacion.

47.

Los prefectos, á propuesta de las juntas de beneficencia,
harán que un maestro bien acreditado de cada arte
ú oficio, pase su taller á aquella casa, trabaje y enseñe
à los niños que quieran concurrir.

48.

Estos maestros recibiràn anualmente cien pesos de
gratificacion de cuenta del Estado, y no seran gravados
en las cargas anexas à sus gremios.

49.

En cada casa habrà un director dotado con doscientos
pesos, para mantener el órden, cuidar de la seguridad, é
ínvijilar en la enseñanza de los maestros y trabajos de los
aprendices; quien con tres miembros de la junta de beneficencia,
vistarà cada quince dias las oficinas.

50.

El poder Ejecutivo queda autorizado para hacer de
los fondos destinados á la beneficencia pública, segun lo
fuesen permitiendo las circunstancias, los gastos que demande
el cumplimiento de esta ley, y para aumentar ó disminuir
las dotaciones, si lo juzga necesario.

Comuníquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 31 de diciembre de 1826—Mariano Guzman,
presidente—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario—
José Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno en
Chuquisaca à 9 de enero de 1827—Ejecútese—Antonio
Josè de Sucre
—El ministro del interior, Facundo Infante.


85

Ley de 11 de enero:
Decreta indemnizaciones en billetes del crèdito público,
á favor de los bolivianos que por su adhesion
á la causa de la independencia emigraron &c: calidades
que deben tener: son abonables las cantidades
que existian en cajas en clase de depósito,
y fueron tomadas por los gobiernos independientes: que
el Gobierno nombre quien haya de examinar los
documentos.

A esta ley se refieren el decreto de 13 del mismo, el de 24 de
febrero, y las circulares de 20 de setiembre del propio año, y de
12 de enero de 1828.

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia ha
decretado lo siguiente:

1.o Los empleados de los gobiernos independientes que
ha habido en Bolivia, desde el 25 de mayo de 1809
hasta el de 15, que habiendo emigrado por su adhesion
à la causa de la independencia, ó por los compromisos
nacidos de sus mismos destinos, no han podido despues de su
restitucion à la República, ser colocados en fuerza de la resolucion
suprema de 21 de noviembre del año proximo
pasado, seràn indemnizados con el abano de cinco años
de sueldo correspondiente al empleo de que obtuvieron
despacho en forma.

2.o A esta indemnizacion solo tendràn derecho, los que
estuvieron emigrados hasta el 6 de agosto de 1825, ò
hasta que terminó la guerra de la independencia.

3.o Los que hayan recibido indemnizaciones pecuniarias
de cualquier gobierno, por empleos que sirvieron en
Bolivia, no tienen derecho à las que señala el art. 1.o

4.o Para optar à estas indemnizaciones, presentaràn los interesados
tìtulo del empleo que tuvieron, librado por jefe independiente
lejitimamente autorizado, y en su defecto documentos
fe hacientes.


86

5o Sì por algun motivo, un mismo empleo hubiese sido
dado por distintos jefés con lejitima autorizacion, á dos ó
mas de los emigrados, estos percibiràn por iguales partes
la indemnizacion de que trata el art. 1.o

6.o Los empleados emigrados que fueren indemnizados
de cualquiera manera de las expresadas, no tienen derecho
à reclamar colocacion alguna por la que hubiesen obtenido
anteriormente.

7.o Làs viudas con hijos de empleados emigrados, que
siguieron la suerte de sus maridos, y han permanecido sin
casarse basta la fecha, tendrán las dos terceras partes de
la indemnizacion.

8.o A las viudas con hijos, que no emigraron con sus
maridos empleados, se les darà la mitad de la indemnizacion.

9.o Las viudas sin hijos que siguieron á sus maridos en
la emigracion, y permanecen sin casarse, gozaràn una tercia
parte de la indemnizacion, y una cuarta parte las que
no los siguieron.

10. A las viudas de empleados emigrados cuyos hijos estén
colocados actualmente por el Gobierno, solo se asigna la mitad
de las indemnizaciones establecidas en loa artìculos
7.o 8.o y 9.o

11. El mismo derecho declarado à las viudas en los articulos
7.o 8.o y 9.o, tendrán respectivamente los hijos de
empleados emigrados, huerfanos de padre y madre; y la parte
que les corresponda serà distribuida con igualdad entre
todos los de su clase.

12. Quedan excluidos de este derecho los huerfanos que
hayan servido à la causa española.

13. Las viudas è hijos de los que en el curso de la revolucion
han muerto en cualquier punto de Bolivia, defendiendo
con las armas en la mano la causa de la libertad,
disfrutaràn de igual cuota á la designada en el artículo.
7.o

14. Las viudas é hijos de los paisanos fusilados en circunstáncias
de hallarse prestando servicio á la causa de
la independencia, recibirán por indemnizacion la renta procedente


87

de un capital de mil pesos.

15. Las indemnizaciones decretadas por esta ley, serán
pagadas en billetes del crèdito, pùblico.

16. Los capitales que se entreguen à las viudas con hijos,
no podran, ser negociados sin previa licencia del Gobierno.

17. Los que pertenezcan á huerfanos, se depositarán en
la caja de amortizacion, y la renta será entregada à sus
tutores ó curadores.

18. No tendrán opcion à la renta que expresa el artículo
anterior, los huerfanos varones que a la edad de diez
añs, no estén cursando con dedicacion en las escuelas ò
colejios de la República, ó haciendo el aprendizaje de
algun oficio ó arte útil.

19. Los rectores ó maestros darán gratis los certificados,
que comprueben los requisitos que exije á los huerfanos
el artìculo anterior.

20. El capital correspondiente á los huerfanos, que segun
el articulo 17. debe depositarse en la caja de amortizacion,
se entregara á los mismos indistintamente cuando cumplan
veinte y un años, ò antes si se casan con licencia del
Gobierno.

21. Los individuos que sin haber sido empleados de ninguna
clase, emigraron por su adhesion à la causa de la
independencia, seràn indemnizados en fondos pùblicos, à
saber: con un capital de cuatro mil pesos, los que lo hicieron
desde el año 9: con uno de tres mil, los que emigraron
desde el 13; y los que desde el 15, con uno de dos
mil pesos: mas esto se entenderá bajo las limitaciones contenidas
en los articulas 2.o y 3.o

22. Los particulares que por su adhesion à la causa de la
independencia, ò por sus compromisos dimanados de ella,
emigraron sirviendo à los ejèrcitos patrios, y cuyos bienes
fueron saqueados ò secuestrados por los enemigos en
castigo à aquellos servicios, y compromisos, seràn indemnizados
en fondos públicos, de la suma que justifiquen en
toda forma haber perdido, con el capital que les porduzca
un cuatro por ciento.


88

23. Las cantidades pertenecientes à particulares, que existian
en cajas en clase de depósito, y fueron tomadas por
los gobiernos independientes, se pagarán tambien en fondos
públicos.

24. Los patriotas que sentenciados à muerte por los
españoles, hubiesen rescatado su vida por cantidades
pecuniarias, seràn indemnizados de ellas, con un capital
que les produzca un cuatro por ciento anual.

25. Ninguna persona indemnizada en virtud de esta ley,
tendrà accion à montepio, pension ú otras asignaciones,
cualquiera que sea la autoridad que las haya concedido.

26. El Gobierno podrà nombrar quien examine los documentos
de los que soliciten indemnizaciones, para que
en vista de ellos y de los exclarecimientos que adquiera,
se informe sobre el derecho de los reclamantes.

27. Se autoriza al poder Ejecutivo para señalar al encargado
la compensacion de su trabajo.

Comuníquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 30 de diciembre de 1826. —Mariano Guzman,
presidente—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario
—José Maria Salinas, secretario.—Palacio de gobierno
en Chuquisaca á 11 de enero de 1827.—Ejecùtese—
Antonio José de Sucre—El ministro de hacienda, Juan
de Bernabé y Madero.

Ley de 11 de enero:
Receso del Congreso constituyente: que el Ejecutivo
dicte los decretos necesarios para plantificar el réjimen
constitucional: época para la que ha de ser convocado
el Congreso constitucional, y cuando puede
serlo el constituyente.

A esta ley se refiere el decreto de 9 de julio de 1828: su articulo
3.o se derogó por la ley de 12 de agosto de dicho año 28.

El Congreso jeneral constituyente de Bolivia decreta:


89

1.o El Congreso jeneral constituyente se declara en
receso.

2.o El poder Ejecutivo dictará todos los reglamentos y
decretos que falten, y fueren absolutamente necesarios para
plantificar el rèjimen constitucional, sometiendo à la próxima
lejislatura los que pertenezcan á la discucion de las
cámaras.

3.o El Congreso constitucional serà convocado para el
6 de agosto de 1828.

4.o Si antes del 6 de agosto del año 28, el poder Ejecutivo
tiene por conveniente convocar el actual Congreso,
podrá hacerlo; no pudiendo este ocuparse de otros
asuntos que los que aquel someta à su consideracion.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 31 de diciembre de 1826.—Mariano Guzman
presidente—Josè Eustaquio Eguivar, diputado secretario
José Maria Salinas, secretario—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 11 de enero de 1827.—Ejecútese—
Antonio José de Sucre—El ministro del interior, Facundo
Infante.

Decreto de 12 de enero:
Que los acreedores del Estado por deuda anterior al
25 de mayo del año nueve, y por la patriòtica reconocida,
presenten sus documentos al ministro comisionado:
deber de este, de los funcionarios con quienes
se entienda, y de los interesados, qué ramos no
se comprenden en la comision.

A este decreto es referente el de 24 de febrero, y la circular de 20
de setiembre del mismo año.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA &C. &C.


90

Para dejar satisfechas las leyes de 15 y 17 de diciembre
ùltimo sobre la deuda pública,

DECRETO.

1.o Los acreedores del gobierno español por la deuda
anterior al 25 de mayo de 1809, reconocida sobre documentos
públicos en las tesorerìas de los departamentos que
hoy forman à Bolivia, y que tienen derecho al pago de
que trata la ley de 15 de diciembre ùltimo, presentarán
sus documentos ante el ministro de la corte suprema de
justicia, doctor Manuel Maria Urcallu, que està nombrado
para reconocerlos.

2.o Los acreedores de la deuda nacional patriòtica reconocida
por la ley de 17 de diciembre, se presentaràn
al mismo ministro comisionado, con los documentos que
exije la citada ley para ser examinados.

3.o Los acreedores de fuera de la capital, podrán presentar
sus documentos por medio de apoderados; y todos
deberàn hacerlo dentro del tèrmino de tres meses. Los
que envien directamente sus documentos al ministro comisionado,
lo haràn libres del porte de correo.

4.o El ministro comisionado informará al Gobierno, á
continuacion de los expedientes, sobre la lejitimidad de la
deuda, sujetàndose para ello al sentido literal de las dos
citadas leyes de 15 y 17 de diciembre.

5.o Los funcionarios y oficinas pùblicas, daràn al ministro
comisionado los informes que él pidiere, y harán las
liquidaciones que él exija para calificar estas deudas.

6.o Reconocido por el Gobierno el derecho de un reclamante
á la cantidad calificada, se presentarà este por
sí ò por apoderado especial, para recibir en la administracion
del crédito público, la suma à que es acreedor.

7.o Las deudas del gobierno español, reconocidas en
las cajas de los departamentos, que pertenecian á conventos
tos suprimidos, obras pias, capellanias, y demas de que
trata el decreto de 11 de diciembre de 1825, quedan
fuera del conocimiento de la comision que confiere este
decreto.


91

8.o El ministro de Estado en el despacho de hacienda,
queda encargado de la ejecucion de este decreto.

Imprímase, publíquese y circùlese. Dado en el
palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de enero de
1827—Antonio José de Sucre.—El ministro de hacienda,
Juan de Bernabé y Madero.

Resolucion de 12 de enero:
Por la cual pueden los prefectos nombrar peritos pagados,
para el avaluo de las fincas de beneficencia que
hayan de enajenarse.

Esta resolucion està ampliada por la de 31 de octubre del propio año.

Ministerio del despacho del interior—Palacio de
gobierno en Chuquisaca à 12 de enero de 1827.—Al sor.
prefecto del departamento de....Sor. prefecto—Por la
nota de U.S. nùmero 1.o, se ha enterado S. E. el Presidente
de lo que ella contiene, y de lo expuesto por la
junta inspectora de beneficencìa respecto al pago de peritos,
para que conforme à arancel, avaluen las fincas que
de las adjudicadas à enseñanza y beneficencia, hayan de
enajenarse. Dificultades ofrece en verdad el que los gobernadores
de las provincias, y correjidores de cantones
lo hagan; pero el Gobierno por experiencia sabe, que los
comisionados en hacer dichos avaluos, entorpecen por ignorancia
ó malicia la operacion, con el fin de consumir
dietas y hacer valer su trabajo. No obstante S. E. confia
en el celo de U.S., y le autoriza para que hombre si
gusta, dichos peritos pagados para los objetos que se
expresan en su nota citada y exposicion que la acompaña
—Dios guarde á U. S.—Facundo Infante.


92

Resolucion de 12 de enero:
No se prohiba la elaboracion del aguardiente
de pera
.

Esta resolucion está ampliada por la ley de 29 de agosto de 1831.

Ministerio del despacho del interior.—Palacio de
gobierno en Chuquisaca á 12 de enero de 1827.—Al Sr.
prefecto del departamento de la Paz…Sr. prefecto—Sumamente
agradable le seria á S. E. el Presidente, el poder destruir
en la Repùblica el pernicioso vicio de la embriaguez,
que causa en efecto todos los males enumerados en el informe
erudito y moral que evacuaron los profesores medicos
de esa, y U.S. me acompaña con su nota n.o 3.o
¿Pero que razon habrà para prohibir la elaboracion de
aguardiente de peras, y no el de uva y los demás licores
ardientes? Si la elaboracion se prohibiese, justo
seria el prohibir tambien la internacion de ron, de aguardiente
y otros licores, que aunque no tan ardientes son igualmente
dañinos. Los vicios no se desarraygan, sr. prefecto,
con prohibiciones; por el contrario ellas en esta parte
los aumentan, tanto en lo fisico como en lo moral. Interin
las costumbres por medio de la educacion no se
corrijan, y los ministros del culto con especialidad, no se
dediquen á estirpar los que son realmente vicios; interin
esto no suceda, en vano seria expedir òrdenes prohibitivas:
el que no tenga aguardiente de pera, se embriagarà
con chicha ú otros licores, y en tal caso el mal no
se evita; y habria motivos para que se dijese que el Gobierno
ponia trabas à la industria de los ciudadanos. Por
todas estas razones, no parece conveniente el que se prohiba
en esa la elaboracion del aguardiente de pera, sin
que se hiciese lo mismo con el uso de todo licor fuerte
ò espiritoso, cosa que traeria por ahora muchas dificultades.
—Con lo que de òrden de S. E. contesto à la nota
de U.S. citada.—Dios guarde á U.S.—Facundo Infante.


93

Decreto de 13 de enero:
Nombramiento de comisionado para el examen de los
documentos que se presenten pidiendo indemnizacion:
sus facultades y deberes: tèrmino en que han de ocurrir
los interesados: dotacion para gastos de escritorio,
y un escribiente del comisionado.

Con este decreto tienen relacion el de 24 de febrero, y las circulares
de 20 de setiembre del mismo año, y 12 de enero de 1828.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

En cumplimiento del artìculo 26 de la ley de indemnizaciones
de 11 del corriente,

DECRETO.

1o El ministro de la corte suprema de justicia, Dr.
Manuel Maria Urcullu, queda nombrado para el examen
de los documentos que presenten los que se consideren
con opcion á las indemnizaciones de que trata la ley de
11 del corriente. Al efecto està autorizado para pedir
los informes y exelarecimientos que considere necesarios,
y mandar hacer, por las respectivas oficinas, las liquidaciones
convenientes hasta poder instruir al Gobierno, por informe
á continuacion de los expedientes, que el reclamante
tiene derecho à la indemnizacion que señala la ley,
designando el artículo de ella en que estè comprendido.

2.o Todos los funcionarios públicos prestarán los informes
y noticias que les pida el ministro comisionado, y
se haràn las liquidaciones que ordene, por las oficinas que
corresponda.

3.o Todas las diligencias que se hagan en conformidad
del artículo anterior, se extenderán en papel del sello


94

sexto, sin que en ellas intervenga escribano alguno.

4.o Los que se consideren con opcion á las indemnizaciones
de la ley de 11 del presente mes, presentarán
todos sus documentos ante el ministro comisionado, dentro
del tèrmino de tres meses; pudiendo hacerlo los de
fuera de la capital por medio de apoderados.

5.o El ministro comisionado se sujetará en sus informes
al sentido literal de la ley.

6.o Declarando el Gobierno comprendido en tal artìculo
de la ley de indemnizaciones à un reclamante, deberà este
presentarse, por sí, ò conceder poder especial, para recibir
la cantidad asignada.

7.o Se señalan cincuenta pesos por mes, para gastos de
escritorìo y un escribiente del ministro comisionado, por
el tiempo que dure la comision; los cuales seràn entregados
por el administrador del tesoro pùblico de esta capital
mensualmente, por su recibo.

8.o El ministro de Estado en el despacho del hacienda
queda encargado de la ejecucion de este decreto.

Imprìmase, publìquese y circùlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca à 13 de enero de 1827—
Antonio José de Sucre—El ministro de hacienda, Juan
de Bernabé y Madero.

Decreto de 14 de enero:
Sobre las horas que deben trabajar al dia, los ministros
de Estado, tribunales, prefectos, y demás funcionarios
públicos.

El articulo 4.o de este decreto està reformado por el 1077. del còdigo
de Procederes Santacruz.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.


95

Para determinar el tiempo en que los empleados
publicos deben hacer su servicio,

DECRETO.

1.o Todas las oficinas, tribunales, y despachos pùblicos,
deben trabajar siete horas al dia.

2.o Los ministros de Estado tendràn abiertas sus oficinas
desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la
tarde, señalando la distribucion de sus trabajos, y además
despacharàn en sus casas dos horas, de las cuales
avisaràn al publico: se exceptuan los dias 4, 12, 20, y 27
en que no hay despacho, por ser los de los correos principales.

3.o Las cortes de justicia, los prefectos y las tesorererìas
departamentales, abrirán sus oficinas desde las nueve
hasta las dos, y de las tres à las cinco de la tarde.
La distribucion del trabajo en las prefecturas se hará
por los prefectos, y en las oficinas subalternas de los
tribunales, por estos; lo que se avisará al pùblico.

4.o Los tribunales de justicia despacharán precisamente
en las horas señaladas: ningun ministro de ellos puede
dejar de asistir sin causa lejitima.

5.o Los prefectos señalaràn las siete horas en que deben
despachar los gobernadores, los jueces de primera
instancia, y los demàs empleados del servicio pùblico en
el departamento; y son responsables los mismos prefectos
de hacerlo cumplir estrictamente.

6.o Los ciudadanos denunciaràn al Gobierno, las
demoras que les hagan sufrir en sus negocios por la
falta de cumplimiento de este decreto, ò por falta de
asistencia al trabajo de los majistrados ó empleados públicos.

7.o El ministro del interior queda encargado de la
ejecucion de este decreto.

Imprímase, publìquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca á 14 de enero de 1827—
Antonio Josè de Sucre—El ministro del interior, Facundo
Infante.


96

Orden de 16 enero:
Que los pabellones se entreguen á los cuerpos militares
por inventario, para que por èl mismo se devuelvan:
el valor de lo que falte ò se haya inutilizado,
lo satisfaga el comandante, descontàndolo
del haber de los oficiales.

Ministerio del despacho de guerra—Palacio de gobierno
en Chuquisaca á 16 de enero de 1827.—Al sor. comandante
jeneral del departamento de....Sor. jeneral—
Habiéndose notado que los oficiales dejan perdidos ò inutilizados
los muebles que se les preparan en los pabellones,
ha dispuesto S. E. el Presidente, para evitar tales
abusos, que en lo sucesivo se entreguen à los cuerpos los
pabellones por un inventario formal, para que por él los
devuelvan cuando el cuerpo se ponga en marcha para
otro destino; y que de todo lo que falte se haga cargo
al comandante, que satisfará luego el valor de los muebles
perdidos ò inutilizados, descontándolo despues del haber
de los oficiales.—U. S. se servirà dar sus òrdenes
al efecto, y velar sobre su cumplimiento.—Dios guarde à
U. S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 19 de enero:
Fija reglas con respecto á bagajes para los cuerpos
militares, cuando tengan que variar de acantonamiento:
que se exprese su nùmero en el pasaportes
los jefes de la tropa en marcha, saquen la contenta
de los gobernadores ò autoridad local, y sino la presentan,
sean arrestados: el comandante pague los dados


97

de que haya queja, descontando su importe del
sueldo del que los ocasione.

Esta órden se ha ampliado con modificaciones, por las de 10 de
julio, 5 de agosto, 26 de octubre y 26 de noviembre de 1830.

Ministerio de estado del despacho de guerra.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 19 de enero de 1827—
Al sor. comandante jeneral del departamento de....Como
en el movimiento de los cuerpos militares para variar
los acantonamientos, se nota que los comandantes
piden bagajes sin regla fija, dispone S. E. el Presidente,
que se observe lo siguiente:

1.o A todo cuerpo de infantería se abonará una bestia
de silla por cada jefe ú oficial. A oficiales de otras armas
no, porque deben tenerla, y para eso gozan aumento
de sueldo sobre aquellos.

2.o Las bestias de carga se proveeràn á todos los cuerpos
en esta forma: tres para un coronel, dos para un
comandante, una para un mayor, y otra para la oficina;
una para cada capitan ò ayudante mayor, y una para cada
dos subalternos: para cada compañia se abonaràn dos
bestias, para el menaje &c. Esta serà regla inalterable.

3.o Los bagajes se suplirán de capital à otra de
departamento, conforme á lo prevenido para el servicio
de oficiales en posta; y el cuerdo, compañias ó piquete
que marche, debe llevar expresado en el pasaporte del
comandante jeneral, el nùmero de bagajes de silla y carga
que le corresponda.

4.o Para que esta resolucion tenga su cumplimiento,
los comandantes militares exijiràn del jefe de todo cuerpo,
compañia, ó piquete que marche, la contenta de los
gobernadores por cuya provincia transite, ó de la autoridad
local, deteniendo en arresto al que falte á este requisito;
y si hay alguna queja de vecinos ó maestros de
posta, serà satisfecha pagando en el acto el comandante
cualquiera daño, y haciendo descontar luego al oficial ó


98

soldado que lo hubiese causado.—U. S. trasmitirá esta
determinacion á quienes corresponda, para que se exija
su estricta observancia.—Dios guarde à U. S.—Agustin
Jeraldino.

Decreto de 20 de enero:
Ordena que en la declaracion de capitales, se comprendan
los empleados en minas, injenios &c.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA &c. &c.

CONSIDERANDO:

Que aunque el soberano Congreso, constituyente en la ley
de 26 de diciembre último, tuvo à bien no comprender
en la contribucion de capitales, los que se hallan empleados
en minas, injenios, trapiches, herramientas y útiles
para la explotacion y beneficio de metales; interesando
sin embargo reunir estos conocimientos, tanto para protejer
el ramo de minería, como para disminuir el impuesto
de diezmos, cobos, señoreaje y braceaje, segun lo permitan
las circunstancias,

DECRETO.

1.o En la declaracion que con arreglo al articulo 6.o
de la citada ley deben dar los capitalistas, comprenderàn
tambíen el que tengan empleado en minas, injenios, trapiches,
herramientas y ùtiles para la explotacion y beneficio
de metales.

2.o El ministro de estado en el despacho de hacienda,
queda encargado de la ejecucion de este decreto.—Dado
en el palacio de gobierno en Chuquisaca à 20 de enero
de 1827.—Antonio José de Sucre.—El ministro de hacienda,


99

Juan de Bernabé y Madero.

Resolucion de 20 de enero:
Los prefectos puedan permitir que los gobernadores
vayan á la capital del departamento, con el fin de liquidar
las cuentas de la recaudacion.

Esta resolucion està ratificada por la órden de 2 de abril de 1830.

Ministerio del despacho del interior—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 20 de enero de 1827.—Al sor. prefecto
del departamento de… Sor prefecto—La órden de 7
de diciembre último tuvo por orígen, las quejas que de continuo
llegaban al Gobierno contra algunos gobernadores de
provincia, que olvidados de sus deberes abandonaban arbitrariamente
la capital de su provincia, y hasta la provincia
misma, con perjuicio de los intereses jenerales é
individuales. Preciso es por tanto, el que el brazo enérgico
del Gobierno se haga sentir, cuando las autoridades
no obran por propio estìmulo; y esta es la causa justísima
de las disposiciones vigorosas, que muchas veces S. E.
el Presidente se vé en la necesidad de dictar. Sin embargo,
U. S. podrá permitir el que dichos gobernadores
vengan por un corto tiempo á la capital del departamento,
para liquidar en el tesoro pùblico las cuentas de la recaudacion
que tienen á su cargo, tanto del tércio de navidad
como de san Juan, si fuese preciso.—Con lo que de
órden de S. E. contesto à la nota de U.S. n.o 8.—Dios
guarde á U. S.—Facundo Infante.

Orden de 26 de enero:
Por la cual no puede descontarse á un militar que

100

no tenga propiedades, mas que el tercio de su sueldo
mensual, para el pago de sus deudas.

Esta òrden esta ratificada por el artìculo 5o del decreto de 1.o
de noviembre de 1831.

Ministerio de estado del despacho de guerra—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 26 de enero de 1827—
Al sor. comandante jeneral del departamento de....Habiendo
recibido S. E. el Presidente, reclamos por deudas
de algunos militares, previene que U.S. haga saber:
que por las leyes el Gobierno no tiene mas autoridad, que
de hacer descontar un tercio de su sueldo mensual à un
militar deudor, sinó tiene propiedades contra que reclamarle;
y que si à pesar de esto, los mercaderes ú otras
personas quieren fiarles, tengan entendido que su derecho
está limitado á reintegrarse de aquel tercio y nada mas—
Dios guarde à U.S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 29 de enero:
Al remitirse la ley de 14 de setiembre anterior, se previene
que deben ejecutarse las disposiciones insertas
en la coleccion oficial, aun cuando no se hayan comunicado
oficialmente.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 29 de enero de
1827.— Al sor prefecto del departamento de.... Sor. prefecto
—Acompaño à U. S. para su publicacion y cumplimiento,
copia autorizada de la ley de 14 de setiembre último,
relativa al ingreso que desde 1.o del presente debe
hacerse en cajas, de las cantidades pertenecientes à
la musa decimal.—Con este motivo encarga S. E. el


101

Presidente de la República prevenir, que todas las leyes
y demás disposiciones insertas en la coleccion oficial, y
de que se remiten à U. S. ejemplares, deben ser puestas
en ejecucion, aun cuando alguna de ellas no hubiese
sido comunicada oficialmente por la secretarìa de mi cargo
—Dios guarde á U. S.—Juan de Bernabè y Madero.

Orden de 31 de enero:
Que las canchas pertenecientes al Estado se arrienden
en remate: tiempo y modo de pagarse el arriendo:
libertad de los traficantes para elejir cancha en
que hospedarse: penas de los que les obliguen á ir á
alguna determinada.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 31 de enero de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de..... S. E. el Presidente
de la República ha resuelto:

1.o Las casas antes llamadas canchas, y que actualmente
pertenecen al Estado por la ley de 21 de junio último,
se arrendarán por remate público, anunciado y hecho
conforme al decreto de 15 de mayo último.

2.o El pago del arriendo se harà de cuatro en cuatro
meses, por medio de letras de cambio, que el rematador
deberà aceptar con anticipacion de ciento veinte dias.

3.o Un fiador de satisfaccion del administrador del tesoro
público, y que no sea deudor al Estado con plazo
cumplido, deberá garantir las letras.

4.o Al rematador que pague el tercio adelantado no se
le exijirá fiador.

5.o Los traficantes quedan en libertad de ir à hospedarse
á la cancha que quieran; y por consiguiente, se
prohibe el que camineros se aposten en los caminos


102

pára precisarlos à ir á su cancha.

6.o Los camineros que obliguen à los traficantes à ir á
canchas determinadas, sufrirán la pena que les impone el
artículo 4.o del decreto de 7 de febrero anterior.

7.o Los prefectos propondrán las mejoras que consideren
poderse adoptar en estás casas, para el beneficio público.—
U.S. hará que en el departamento de su mando, se
cumplan puntualmente los artìculos anteriores, circulando
al efecto á quienes corresponda—Dios guarde à U. S.—
Juan de Bernabè y Madero.

Decreto de 1.o de febrero:
Término en que pueden hacerse propuestas para
el empréstito decretado por la ley de 16 de noviembre
precedente: que se prefieran las del interior: pasado
el término se contraerá en el extranjero: se señala
el interes y las hipotecas.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &.&C.

CONSIDERANDO:

1.o Que por ley de 16 de noviembre autorizò el
Congreso constituyente al poder Ejecutivo, para contraer
un empréstito de dos millones de pesos valor nominal,
con el objeto de cubrir las gratificaciones decretadas por
la Asamblea jeneral al ejèrcito libertador, y liquidar los
restos de la deuda al Perù:

2.o Que es el interes de la Repùblica y del Gobierno,
contraer este emprèstito en el interior, de preferencia á
levantarlo en el extranjero:

DECRETO.

1.o Dentro del tèrmino de cien dias, admitirà el ministerio


103

de hacienda las propuestas que se le dirijan del
interior de la República, para el empréstito de los dos millones
de pesos valor nominal, decretado por el Congreso
constituyente.

2.o Las propuestas podràn dirijirse por el total de la
cantidad, ò por parte de ella, designando sus condiciones;
y se aceptaràn con preferencia á las que se obtengan del
extranjero, aunque estas sean mas ventajosas por resultado
del valor real.

3.o Pasados los cien dias, el Gobierno se procurará contratas
en el extranjero por los dos millones; y entretanto
la secretarìa de hacienda recibirà tambien las propuestas
que le pasen.

4.o Se señala como interes del valor nominal, el seis
por ciento; y por hipòtecas, todas las propiedades fijas
y eventuales de la República que puedan inspirar mas
confianza, segun lo resuelto por el cuerpo Legislativo.

5.o El ministro de hacienda queda encargado de la ejecucion
de este decreto.

Imprìmase, publíquese y circùlese. Dado en el
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 1.o de febrero
de 1827.—Antonio José de Sacre—El ministro de hacienda,
Juan da Bernabé y Madero.

Orden de 3 de febrero:
No se remitan pliegos con oficiales en posta, á no ser
en asuntos muy interesantes al servicio.

Ministerio de Estado del despacho de guerra—Palacio
de gobierno en Chuquisaca à 3 de febrero de 1827—Al sr.
comandante jeneral del departamento de.... Sor. jeneral—
A pesar de haberse reiterado por la circular de 12 de
setiembre de 1825, no manden pliegos con oficiales


104

en posta, sinò es en caso de que ellos contengan asuntos
muy interesantes al servicio de la República, el Gobierno
nota que aun se contraviene á èsto por algunos señores
comandantes jenerales. Por tanto, y para que no llegue
otro caso de hacer mas advertencias sobre el cumplimiento
de una misma disposicion, me ordena S. E. el
Presidente decir á U. S., se tenga cuenta en lo sucesivo
de no remitir en posta à ningun oficial, fuera del caso
prevenido; y que se procure tener presentes todas las resoluciones
del Gobierno, para ahorrarle hacer nuevas reconvenciones
que le quitan el tiempo inùtilmente.—Dios
guarde à U.S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 4 de febrero:
El administrador del tesoro provea de papel del sello
6.o á los fiscales de las cortes, escribanos de cámara
y jueces de primera instancia, para los asuntos
de oficio.

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 4 de febrero de
1827.—Al sor. prefecto del departamento de..... Señor
prefecto—Con el fin de que no tengan los tribunales de
justicia, ni aun pretextos para dejar de administrarla con
la celeridad debida, dispondrá U. S., el que por el administrador
del tesoro público de ese departamento, á mas del
papel del sello 6.o que se le ha proporcionado á algunos
juzgados para los asuntos puramente de oficio, se les
provea en los mismos términos, al fiscal de esa corte de
justicia, á los escribanos de cámara de la misma, y à los
jueces de primera instancia—Lo que digo à U. S. de òrden
de S. E. el Presidente—Dios guarde a U. S.—Facundo
Infante.


105

Orden de 4 de febrero:
Circunstancias que deben especificarse para que los militares
gozen de la pension de inválidos.

Ministerio del despacho de guerra—Palacio de gobierno
en Chuquisaca à 4 de febrero de 1827—Al sor.
comandante jeneral del departamento de...... Sor. jeneral
—En las noticias que se tienen en este ministerio de
mi cargo, no constan los motivos de la invalidéz de los
individuos militares que gozan haber de invàlidos. Para
extenderles sus cartas, y que conforme al reglamento
militar dado en 1.o del pasado, gozen de la pension
señalada à los de su clase, se servirà U. S. pasarme una
noticia exacta de su país, del tiempo de su servicio, si
su invalidéz ha sido adquirida en servicio activo, campaña
ò accion de guerra, especificando donde y de que
clase. Si además de los que tìenen yà goces, existen
otros militares que son acreedores à las gracias de invàlidos,
U. S. me pasarà una lista de ellos—Dios guarde á
U. S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 16 de febrero:
Los emigrados puedan usar del papel del sello sexto,
en sus solicitudes para ser indemnizados en conformidad
de la ley de 11 de enero.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 16 de febrero de
1827—Al señor prefecto del departamento de.... Habiendo
ocurrido duda sobre la clase de papel sellado, en que
pueden los emigrados hacer sus jestiones preparatorias,


106

para acreditar ante el ministro comisionado, su opcion à
las indemnizaciones acordadas por la ley de 11 de enero
último, declara S. E.: que para todas instancias de
esta naturaleza, están comprendidos los emigrados en la
ley de 21 de setiembre de 1826, sea cual fuere la autoridad
á que tengan que ocurrir.—Dios guarde á U. S.—
Juan de Bernabè y Madero.

Orden de 20 de febrero:
Todas las atenciones de los establecimientos de beneficencia
y enseñanza, se cubran de los fondos comunes
de este ramo: que los presupuestos sean visados
por el perfecto, ó el secretario de la prefectura.

Esta órden està amoliada por el artìculo 11 del decreto de 27 de
febrero de 1830, y por la ley de 19 de octubre de 1833.

Ministerio de Estado del despacho del interior.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 20 de febrero de
1827.—Al sor prefecto del departamento de...... Con
el fin de evitar entorpecimientos y complicaciones en las
cuentas, dispondrá U. S. el que de los fondos comunes
de beneficencia y enseñanza de su departamento, se cubran
todas las atenciones de los establecimientos decretados
en el mismo, ò pagos mandados hacer por el Gobierno.
Mas ni aquellos ni estos, excederàn nunca de lo
ordenado; y al efecto visarà U.S., ò el secretario de la prefectura,
los presupuestos que presenten para ser satisfechos
los rectores de los colejios, secretarios de las juntas,
encargados de hospicios, directores de casas de huèrfanos
&c.—Dios guarde à U. S.—Facundo Infante.


107

Decreto de 22 de febrero:
Para que el ministro del interior acompañe al Presidente
de la República en la visita de los departamentos
del norte, encargándose del despacho jeneral:
que los de hacienda y guerra despachen entretanto, los
negocios de organizacion de su respectivo ramo.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

Necesitando vìsitar los departamentos del norte de
la Repùblica; y debiendo durante mi ausencia, señalar los
tèrminos en que queda el despacho del gobierno,

DECRETO:

1.o El ministro del interior y relaciones exteriores, coronel
Facundo Infante, me acompañarà à los departamentos
del norte de la Repùblica, y se encargarà del despacho
jeneral de todos los ramos de la administracion,
bajo la responsabìlidad prevenida por la Constitucion.

2.o Las autoridades de la Repùblica prestarán fè, y
obedecerán las órdenes que, conforme à las leyes, comunicase
dicho ministro como encargado del despacho, mientras
mi regreso à la capital.

3.o Los ministros de hacienda y guerra quedan autorizados
en esta capital, para despachar por si solos los negocios
que sean de pura organizacion en los departamentos
de su cargo.

4.o El ministro del interior queda encargado de la ejecucion
de este decreto.

Imprímase, publìquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca à 22 de febrero de 1827—
Antonio José de Sucre.—El ministro del interior,
Facundò Infante.


108

Decreto de 24 de febrero:
Autorizacion al ministro de hacienda, para resolver
las solicitudes de los acreedores que deben ser pagados
en billetes: trámites á que hade sujetarse.

Son relativas à este decreto las circulares de 20 de setiembre del
mismo año, y 12 de enero de 1828.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, JENERAL EN JEFE DE LOS
EJERCITOS DE COLOMBIA, GRAN MARISCAL DE AYACUCHO,
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA BOLIVIANA,
&.c. &c. &c.

CONSIDERANDO.

1.o Que los decretos de 12 y 13 de enero último, señalaron
el término de tres meses, para que todos los acreedores
a la Repùblica, presentasen los documentos sobre
que debe reconocerseles las deudas contraidas por la nacion.

2.o Que iniciadas las dilijencias de los ciudadanos, en toda
la Repùblica, para justificar sus créditos y obtener el
reconocimiento, no deben embarazarse de conseguirlo por
mi ausencia de la capital.

3.o Que las leyes de 15 y 17 de diciembre han determinado,
de un modo claro, las personas que tienen derecho
a obtener indemnizaciones, y el reconocimiento de
sus créditos sobre la deuda pùblica,

DECRETO:

1.o Se autoriza al ministro secretario de hacienda, para
que durante mi ausencia de la capital, resuelva por sí
las solicitudes de los acreedores à la hacienda nacional,
que segun las leyes del soberano Congreso deben ser pagados
en billetes del crédito pùblico.

2.o El reconocimiento que haga de las deudas en nombre
del Gobierno, será sobre los informes del ministro


109

nombrado para calificar la lejitimidad de los documentos.

3.o El ministro secretario de hacienda se sujetará en el
reconocimiento de la deuda pública, al sentido literal de
las leyes de 15 y 17 de diciembre, y á la de compensaciones
de 30 del mismo mes; suspendiendo la resolucion
de aquellas solicitudes, que no estando estrictamente comprendidas
en ellas, admitan alguna duda.

Imprímase, publìquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca á 24 de febrero de 1827—
Antonio José de Sucre—El ministro de hacienda, Juan
de Bernabé y Madero.

Decreto de 3 de marzo:
Los empleados tomen posesion de sus destinos personalmente,
dentro de cuarenta dias, pena de quedar
vacantes: no gozen sueldo sinó desde el dia de la posesion:
cuando obtengan licencia paguen de su sueldo
al interino: ningun empleo se sirva permanentemente
por sustitutos.

Este decreto, con el cual tiene analojía la òrden de 4 de febrero de
1829, està modificado por el de 17 de setiembre de dicho 29.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

CONSIDERANDO.

1.o Que el servicio público demanda que se corrijan
los abusos que lo entorpecen.

2.o Que la nacion paga los empleados públicos por el
servicio que le hacen,

DECRETO.

1.o Todo empleado pùblico tomarà personalmente posesion


110

de su destino, dentro de los cuarenta dias contados
de la fecha de sus tìtulos. El que no lo hubiese hecho
asì, se considera que ha renunciado su empleo, y como
vacante lo proveera el Gobierno.

2.o Ningun empleado gozará sueldo, sinó desde el dia
en que personalmente tomè posesion de su destino, y preste
el juramento constitucional. Si ha sido promovido, gozará
el sueldo de su empleo anterior por los cuarenta
dias, si es que antes de ellos no toma posesion del
nuevo destino.

3.o Los empleados que no han tomado hasta ahora posesion,
lo harán dentro de cuarenta dias contados de la
fecha de este decreto. Los que no han obtenido licencia
expresa del Gobierno para demorarse, estàn comprendidos
de hecho en el articulo 2.o.

4.o Cüando un empleado obtenga del Gobierno, licencia
temporal para ocuparse de sus negocios particulares,
dejará pagado de su sueldo el interino que ejerza sus
funciones.

5.o Ningun empleo puede desempeñarse permanentemente
por sustitutos.

6.o El ministro del interior velará en el cumplimiento
de este decreto.

Imprìmase, publíquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Oruro à 3 de marzo de 1827—Antonio
José de Sucre—
El ministro del interior, Facundo
Infante.

Orden de 4 de marzo:
Quienes deben distribuir las declaraciones impresas
para la recaudacion de las contribuciones directas:
los capitalistas las devuelvan llenas á los ocho dias:
este término pueda ampliarse: los contribuyentes entreguen
sus cupos antes de vencido el semestre: en


111

caso de morosidad, hagan la recaudacion la policía
y los gobernadores.

Es relativa à esta órden, la circular de 3 de noviembre del mismo año.

Ministerio de Estado del despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 4 de marzo de
1827.—Al Sr. prefecto del departamento de.... Habiendo
ocurrido dudas sobre el método que debe observarse
para la recaudacion de las contribuciones directas, sancionadas
por el soberano Congreso en 26, 27, y 28 de
diciembre último, es de mi deber comunicar à U. S. lo siguiente:

1.o Las declaraciones impresas remitidas con la circular
n.o 8, se distribuiràn por la policìa en la capital,
y en las provincias por conducto de los gobernadores, con
prevencion que deberá hacerse à los capitalistas, de que
las devuelvan llenas à los ocho dias.

2.o Este término podrà ser ampliado por U.S. moderadamente,
en casos justos; pero cuidando de que se reconvenga
en oportunidad à los morosos, á fin de no entorpecer
á su tiempo la recaudacion.

3.o Por la misma policìa en la capital, y por los gobernadores
en las provincias, se prevendrà à los contribuyentes,
que entreguen sus cupos en la tesorería departamental,
antes de vencido el semestre que senala el artìculo
13 de la ley de 26 de diciembre último.

4.o Solo en el caso de morosidad por parte da los contribuyentes,
se harà la recaudacìon por la policía, y por
los gobernadores de provincia respectivamente.—Dios
guarde á U. S.—Juan de Bernabè y Madero.

Resolucion de 8 de marzo:
Previene que los gastos en la conduccion de reos al

112

presidio de Potosì, se hagan por el tesoro público.

Ministerio jeneral.—Palacio de gobierno en la
Paz á 8 de marzo de 1827.—Al sor. prefecto del departamento.....
Sor. prefecto.— Los gastos para conducir
á los reos condenados al presidio de Potosì, dispondrá U.S.
el que se saquen del tesoro pùblico, procurando el que
se hagan con la posible economia. Con lo que de órden
de S. E. contesto à la nota de U. S.—Dios guarde
à U. S.— Facundo Infante.

Resolucion de 2 de abril:
Que el administrador del tesoro continue extendiendo
do los certificados en el papel del sello sexto, mientras
se determina otra cosa.

Ministerio jeneral—Palacio de gobierno en la Paz de
Ayacucho à 2 de abril de 1827.—Al sor. prefecto de este
departamento—Impuesto S. E. el Presidente, del contenido
de la nota de US. n.o 87, me previene contestarle: que respecto
á que la ley del Congreso constituyente de 11 de
julio último, no fija clara y expresamente el papel sellado
que se deba usar en la clase de documentos que el
administrador del tesoro público consulta, puede U. S.
mandar continúe extendiendo los certificados en el papel
del sello sexto, entretanto resuelve sobre el asunto
la pròxima Lejislatura, á quien se someterà.—Dios guarde
à U. S.—Facundo Infante.

Orden de 4 de abril:
Cuando han de descontarse las hospitalidades de

113

los cuerpos militares: el administrador del tesoro es
responsable de las sumas y de su inversion, y corre
á su cargo el abono de las estancias.

Con esta órden tienen analogìa los artículos 112, y 165 del reglamento
de 24 de setiembre de 1829, y la resolucion de 24 de setiembre
de 1830.

Ministerio jeneral— Seccion de hacienda—Paz de
Ayacucho à 4 de abril de 1827.—Al Sor prefecto del departamento
de.... Sor. prefecto—Sabe el Gobierno que
à pesar de lo prevenido en la òrden de 1.o de abril
del año pasado, y del artículo 15 de la ley de 1.o de
enero último, las tesorerìas sufren quebrantos al percibir
de los cuerpos militares, las hospitalidades que ellos deben
pagar conforme al citado artículo 15.—La órden dicha
de 1.o de abril, expresò claramente el modo en que los
cuerpos debian cubrir las hospitalidades; pero para que en
adelante no haya dudas que perjudiquen al erario nacional,
previene S. E.:

1.o Que pasada la revista de comisario, conforme à la
òrden de 1.o de abril, deben arreglar los cuerpos las
hospitalidades que deben del mes anterior, y el administrador
del tesoro público las descontará del presupuesto:
es decir, que del presupuesto de abril se descontaràn las
hospitalidades de marzo, y se haràn sentar las partidas en
los libros del tesoro, en los términos convenientes.

2.o Que el administrador del tesoro, y no los cuerpos
militares, son los responsables à la hacienda nacional de
las sumas de las hospitalidades, y de las inversiones de ellas.

3.o Que quedando, segun estas prevenciones, en la tesorerìa
lo que deban pagar los cuerpos por hospitalidades,
corre á cargo de los administradores del tesoro
público el abono de las estancias, sujetàndose para ello
á las reglas establecidas.—Dios guarde à U. S.—Facundo
Infante.


114

Resolucion de 10 de abril:
Pena del liberto que abandone ó huya de la hacienda
ó casa de su patrono: que los recursos entre los
libertos y sus patronos, se resuelvan como caseros.

Ministerio jeneral.—Seccion del interior.—Paz de
Ayacucho à 10 de abril de 1827.—Sor. prefecto de este
departamento—S. E. el Presidente ha meditado con particular
detencion la nota de U. S. n.o 100, en la que
manifiesta los excesos y faltas que, con daño de la agricultura,
están causando diariamente los libertos, quienes
abusando de los beneficios de la ley de 19 de diciembre
último, perjudican à sus patronos. En mi nota n.o 183
de 8 de marzo, dije à U. S. lo conveniente à este respecto;
y le añadiré ahora, que los libertos ocupados en
las labranzas campestres, no pueden abandonar aquellas
sin un consentimiento expreso de sus patronos, los que
deberàn quedar satisfechos de la indemnizacion, que conforme
à la ley citada han de percibir. El liberto que falte á
esta disposicion, ò huya de la hacienda ó casa de sus antigüos
dueños, dispondrá U. S. que por la palicìa sea destinado
á los trabajos pùblicos, conforme al artìculo 8.o
de la ley de 24 de junio del año pasado, pues en tal
caso el liberto debe considerarse como vago.—Los recursos
que ocurran entre los libertos y sus patronos, han de
considerarse como caseros; y por tanto seràn resueltos del
modo prevenido en el artículo 36 de la mencionada ley.—
Dios guarde á U. S.—Facundo Infante.

Orden de 12 de abril:
En que se declara, que la contribucion personal y demás

115

decretadas para el año 26, han dejado de existir
por la ley de 26 de diciembre, no debiendo ya tener
lugar los impuestos de aquel año.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de abril de
1827.— Sor. prefecto del departamento de....Es urjente
que los ciudadanos de aquellos departmentos, en que se
ha establecido el nuevo sistema de contribuciones, tengan
entendido que la personal y demàs decretadas para
el año 26, han dejado de existir desde el memento en que
el soberano Congreso sancionó la ley de 26 de diciembre
ùltimo, en que está detallada la cantidad de las contribuciones,
el modo de calcularlas, y el tiempo de pagarlas.
Asì pues, se servirá U. S. disponer, que esta ley y las
demàs relativas á patentes, derechos de introduccion &c,
se publiquen para conocimiento de todos; expresándose
ademàs que no deben ya tener lugar los impuestos del
año 26.—Dios guarde à U.S.—Juan de Bernabè y Madero.

Decreto de 14 de abril:
Arreglo del coro de la catedral de la Paz, con supresion
de una canongia y una prebenda: del producto
decimal se data su fábrica, ministros &c: que la
tesorerìa haga los abonos por trimestres, y bajo presupuestos.

El articulo 3.o de este decreto se halla explicado por el de 21
de setiembre de 1829: el 4.o es conforme á la ley del presupuesto
jeneral de 5 de noviembre de 1833; excepto en cuanto á
la cantidad de fábrica, que se ha aumentado: el articulo 5.o está derogado
por el decreto de 23 de julio de 1829.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA


116

BOLIVIANA &C. &C.

Habiendo el cabildo eclesiàstico de la Paz representado
al Gobierno, la insuficiencia de sus rentas para
sostener los gastos de la catedral, de sus ministros y sirvientes, y

CONSIDERANDO:

1.o Que la Constitucion de la República impone al Gobierno
el deber de protejer la relijion del Estado, y que
por tanto es un cuidado suyo velar por la economia del
culto.

2.o Que el mismo cabildo eclesiàstico de la Paz, despues
que ha solicitado que se señalen rentas fijas à la catedral,
á los prebendados y demàs empleados en ella, se ha
conformado con el presupuesto que pasó el Gobierno à
su exàmen.

3.o Que debiendo segun las leyes, ingresar en el tesoro
nacional la masa de diezmos; y que corregidos los
abusos de su administracion, dará esta renta todo lo necesario
â sus objetos, sin que el erario nacional se perjudique,

HE VENIDO EN DECRETAR:

1.o Conforme al artículo 1. o de la ley del Congreso
constituyente, de 14 de setiembre ùltimo, ingresarà en
la tesorería de la Paz, la masa decimal que corresponde
à todo el departamento.

2.o De los empleados en la clavería, tomarà el administrador
del tesoro, á aquellos que á juicio del prefecto
del departamento, sean necesarios para llevar las cuentas
del producto è inversion de la renta decimal.

3.o Las sillas del coro de la Paz quedan reducidas
à tres dignidades, tres canònigos, dos racioneros, y dos
medias raciones. Se suprimen, por tanto, una canongia y
una racion; pero los que las obtengan, serán asistidos como
los demàs de sus clases, hasta que vaquen.

4.o Del producto de la renta decimal, se abonarán por
la tesorerìa à la iglesia catedral de la Paz, sus ministros
y empleados, las siguientes asignaciones anuales:—


117

Para gastos de fábrica, cinco mil pesos: al Iltmo. Obispo,
seis mil pesos: á las tres dignidades, á dos mil cuatrocientos:
á las tres canongias, à mil ochocientos: á los dos racioneros,
à mil doscientos: à las dos medias raciones, à
ochocientos: al secretario de cabildo, cien pesos: al sacristan
mayor, doscientos: al maestro de ceremonias y pertiguero,
a doscientos cincuenta; al apuntador, ciento.

5.o Se sostendrán en el colejio diez jóvenes, de los
que se dediquen á las ciencias eclesiásticas, y estaràn obligados
á hacer el servicio de los seminaristas en la catedral.
Para el entretenimiento de cada uno de ellos en
el colejio, se abonaràn de la masa decimal ciento cincuenta
pesos anuales.

6.o El administrador del tesoro pùblico hará, con respecto
á la distribucion anterior, la que toca y debe abonar
de la masa decimal à los hospitales, segun el decreto
de 16 de diciembre de 1825.

7.o La tesorería harà los abonos por trimestres, y bajo
presupuestos segun las disposiciones existentes. Empezarà
á verificarlas en el presente mes por los tres
vencidos, haciendo los pagos del tèrcio de Navidad pasado,
que debe estar yá puesto, en arcas.

8.o El presente decreto será sometido al pròximo Congreso,
y entre tanto el ministro secretario de hacienda
cuidarà de su ejecucion y cumplimiento.

Imprímase, publíquese y circùlese. Dado en la
Paz de Ayacucho á 14 de abril de 1827.—Antonio José de
Sucre—El
ministro del interior, encargado del despacho
jeneral, Facundo Infante.

Orden de 30 de abril:
Los reclutas solo gozen seis pesos mensuales, hasta
que entren en la escuela de batallon.


118

Esta òrden tiene analogía con el artìculo 59 del reglamento de 24
de setiembre de 1829, y con la òrden de 13 de julio de 1830.

Ministerio de Estado del despacho de guerra.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 30 de abril de 1827—
Al sor. comandante jeneral del departamento de....
Sor. jeneral—Con fecha 23 del presente mes, me dice
desde Oruro el sor. ministro del interior, encargado del
despacho jeneral, lo que sigue:—Dispone S.E. el Presidente,
que U.S. ordene á los señores comandantes jenerales,
y se avise por el ministerio de hacienda á los señores
prefectos, que los reclutas que entren al servicio en
los cuerpos militares, solo gozan seis pesos mensuales,
hasta que entren en la escuela de batallon; es decir, que
tendrán cinco pesos para rancho, y uno en mano. Este
goce se puede calcular por cuatro meses, en que el recluta
tendrà la perfeccion en la escuela de compañia; y
es fàcil que los tesoreros eviten equivocaciones, haciendo
el abono de los seis pesos, desde la primera revista en
que al recluta se le dé de alta, hasta cuatro meses despues.
—Y para su puntual y exacto cumplimiento, tengo
el honor de trascribirlo à U.S.—Dios guarde à U.S.—
Agustin Jeraldino.

Resolucion de 7 de mayo:
Exime de toda contribucion al que se ocupe en la
construccion de balsas, y conservacion del puente del
Desaguadero: en defecto de quien lo haga, que de
la caja de la Paz se continue satisfaciendo la contribucion
de los indijenas empleados en aquel servicio.

Ministerio jeneral— Cochabamba á 7 de mayo de
1827.—Al sor prefecto del departamento de la Paz de


119

Ayacucho— He dado cuenta à S.E. el Presidente, de la
nota de U.S. n.o 109 y documentos de su referencia,
y me previene le conteste: que si algunos bolivianos
quieren ocuparse en la construccion de balsas, y conservacion
del puente del Desaguadero, se les exceptue de
toda contribucion; pero si no hubiese ninguno que
quiera hacer este servicio, U.S. se pondrà de acuerdo con
el sor. prefecto de Puno, á fin de que á los indijenas
que en el dia desempeñan aquellas ocupaciones, se les
continue satisfaciendo del tesoro pùblico de la Paz por
su contribucion, del modo que se ha hecho hasta aquì
puesto que es muy justo que en el lugar donde se eobra
el pontazgo, se pague á los que lo sirven, y tienen el
cuidado de conservarlo corriente.—Dios guarde à U.S.—
Facundo Infante.

Orden de 10 de mayo:
Que los aillos de Vilacha, Cata y Catachoque, se
consideren parte integrante de la provincia de Ayopaya,
dejando de pertenecer á la Paz en todos sus
ramos.

Ministerio jeneral— Cochabamba 10 de mayo de
1827—Al sor. prefecto de departamento de la Paz de Ayacucho
—La nota de U. S, á la que acompañaba otra del
gobernador de Sicasica, respecto al cobro de contribuciones
de los aillos de Vilacha, Cata y Catachoque, tuve
órden de pasarlas al prefecto de este departamento, segun
se lo avisè á U.S; quien ha hecho las averiguaciones
necesarias, de las que resulta, que los aillos dichos estan
como enclavados en la provincia de Ayopaya, y de consiguiente
no parece deben pertenecer al canton de Mohosa;
pues los aillos tambien de Usurgani, Pallata, Sirimani, Chocopaya,
Taminani y Culpuhuma, están dentro de los limites de


120

la provincia de Ayopaya. S. E. por tanto, con el fin de que
haya la posible regularidad en la division del territorio, y
rapidez en la mejor administracion de los habitantes, me
ordena diga à U.S: que los aillos referidos sean considerados
como parte integrante de la provincia de Ayopaya
de este departamento, dejando de pertenecer à ese
en lo económico, militar, gubernativo y judicial; excepto en
la parte que competa à esa corte de justicia. U.S. dispondrà
el que tenga puntual cumplimiento esta suprema
determinacion, procurando se eviten dudas y reclamaciones,
que entorpezcan el mejor servicio de los pueblos y
del Estado.—Dios guarde à U.S.—Facundo Infante.

Orden de 10 de mayo:
Dispone que el pueblo de Sicaya, quede enteramente
separado de la provincia de Poopó, sujetándose en
todo á las autoridades de la de Arque.

Ministerio jeneral—Cochabamba à 10 de mayo de
1827—Al sor prefecto del departamento de Oruro—Sor
prefecto—Como no se ha hecho aun la division conveniente
del territorio de la Repùblica, se advierten en
varios puntos muchas irregularidades en esta parte, que
se iràn corrijiendo. Ha llamado la atencion de S.E. el
Presidente el pueblo de Sicaya, que sujeto en todos los
ramos de la pùblica administracion á la provincia de
Arque, paga sus contribuciones á la de Poopò. U.S. conocerà
que tal desórden debe ser correjido en el momento
que se advierte; y por tanto dispone S.E., que el referido
pueblo de Sicaya quede en el todo sujeto à las autoridades
de la provincia de Arque, y que de consiguiente
no se considere para nada como perteneciente à la
de Poopó.—Dios guarde à U.S.—Facundo Infante.


121

Orden de 11 de mayo:
Se designan las divisas de los coroneles y capitanes
de caballerìa: prohibiciones á los oficiales subalternos,
y á los mayores: que se cele todo abuso en las divisas,
no consintièndose otras que las del reglamento.

Esta órden está modificada por el artículo 41 del reglamento de 24
de setiembre de 1829, y por el decreto de 8 de noviembre de 1831.

Ministerio de Estado en el despacho de guerra—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 11 de mayo de
1827.—Al sor. comandante jeneral del departamento de..
Dejando dudas el reglamento de 1.o de enero, sobre
las divisas de los coroneles y capitanes de caballería, las
ha resuelto S. E. el Presidente, de la manera que sigue:

1.o La pala de las charreteras del coronel de caballerìa,
es de paño amarillo: sobre ella estaràn bordadas, con hilo de
plata, dos palmas, y en la gola, el cerro de Potosì;todo
como el modelo adjunto: la guarnicion y canelones son
tambien de plata. Este modelo de bordado en la pala,
es igual para los jenerales, coroneles y mayores de todas
las armas.

2.o La pala de las espoletas de capitanes de caballería,
es de paño amarillo, con el bordado y guarnicion
de plata. El bordado para las espoletas de los oficiales,
son cinco medias ojas del centco á las orillas de
la pala, y en la gola una corneta; segun se vè en el modelo
que se acompaña.

3.o Se prohibe que los oficiales subalternos usen
en las espoletas, ninguna especie de canelos colgado,
por pequeño que sea. Por ningun disimulo ni pretexto,
se permitirà á los mayores, sinò el hilillo en
las charreteras; prohibiendoles el uso del canelon delgado,
lo mismo á los tenientes coroneles el canelon grueso,
que solo corresponde à coroneles y jenerales.


122

4.o Los señores comandantes jenerales zelaràn todo abuso
en las divisas, no consintiendo otras que las prevenidas
por el reglamento; pudiendo arrestar ò suspender al oficial
ò jefe que haga la menor alteracion de lo que èl expresa,
á fin de que todos se sujeten à observarlo estrictamente.
—Dios guarde á U.S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 11 de mayo:
Para que á todo empleado que no tenga título en nombre
del Gobierno de la República Boliviana, se le
suspenda el suelda, renta ó pension.

Es conforme á esta órden, la segunda parte de la de 24 de setiembre
de 1828.

Ministerio jeneral—Seccìon de hacienda.—Cochabamba
11 de mayo de 1827.—Sor. prefecto del departamento
de....Diferentes empleados en la administracion
de justicia, en la lista eclesiàstica, y en la hacienda pùblica,
no han ocurrido al gobierno Boliviano por la revalidacion
de sus títulos, de los empleos que obtuvieron
por S. E. el Libertador, ò por el Gran Mariscal de Ayacucho,
cuando ejercian aquí el gobierno con el nombre
de otra nacion.—Dispone, por tanto, S. E. el Presidente,
que todos los dichos empleados remitan en el primer correo
de junio à Chuquisaca, sus despachos orijinales para
revalidarselos; y U.S. dispondrà que desde 1.o de julio
se suspendan los sueldos, rentas ò pensiones, á todo empleado
civil y eclesiástico, que no tenga su título en nombre
del Gobierno de la Repùblica Boliviana.—Dios guarde
à U.S.—Facunda Infante.


123

Decreto de 12 de mayo:
En la ciudad dé Cochabamba se destinan edificios
para el colejio de ciencias y artes, de huerfanos, y hospital
militar: que en ellos se hagan las reparaciones
necesarias de fondas de beneficencia, y se indemnize
á los huérfanos por su casa: que se establezca
una escuela primaria.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c.&c.

Habiendo examinado la exposicion del prefecto
de Cochabamba, manifestando que los edificios destinados
á algunos establecimientos pùblicos son incapaces à su objete,
y atendiendo á las reformas que propone,

HE VENIDO EN DECRETAR:

1.o Al colejio de ciencias y artes se destina como edificio
propio la antigua casa de huèrfanos, donde se haràn
todas las reparaciones para darle la capacidad necesaria á
su objeto.

2.o Los huèrfanos se trasladaràn del convento de Sto.
Domingo donde estàn, à su casa de campo en los extremos
de la ciudad, reparàndola antes para que tenga toda
comodidad y decencia.

3.o El hospital militar que hoy existe en la casa de
campo de los huérfanos, se trasladarà al convento de
santo Domingo, y quedará para en adelante como edificio
propio del hospital militar.

4.o El prefecto del departamento se pondrà de acuerdo
con el gobernador eclesiástico, para arreglar la Merced
de manera que sirva à la escuela lancasteriana.

5.o La casa que se destina al colejio serà avaluada,
y su valor se indemnizarà á las huèrfanos con otra propiedad
del antiguo convento de san Agustin, y cuyos fondos


124

pertenecen á la beneficencia.

6.o En la nueva casa de huérfanos se establecerá
una escuela primaria, donde serán admitidos como externos,
todos los niños del barrio en que està situada, que
quieran hacer en ella su enseñanza.

7.o En esta casa de huèrfanos solo se admitiràn los
que lo sean de padre y madre, mientras que las rentas
no permitan otra cosa.

8.o Se autoriza al prefecto de Cochabamba, para que
de los fondos de beneficencia, haga los reparos que sean
menester en los edificios expresados en este decreto, pagando
los presupuestos al Gobierno.

9.o Quedan derogadas cualesquiera disposiciones anteriores,
que sean contrarias á este decreto; y se encarga
al ministro del interior que vele sobre su cumplimiento.

Imprìmase, publìquese y circùlese. Dado en Cochabamba
à 12 de mayo de 1827.—Antonio José de Sucre
—El ministro jeneral, Facundo Infante.

Resolucion de 12 de mayo:
Aprueba que no se haga novedad en la contribucion
de tres reales, que pagan los uros ó pescadores de la
provincia de Omasuyos.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda.
—Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de mayo
de 1827—Al sor. prefecto del departamento de la
Paz de Ayacucho.—Està muy bien la disposicion que se
ha servido dar U.S, para que no se haga novedad en la
contribucion de tres reales que pagaban los uros ó pescadores
de la provincia de Omasuyos, por las justas razones
que me indica en su nota n.o 67, la que creo merecerà


125

la aprobacion de S.E., à quien daré cuenta à su
arribo à esta capital.—Dios guarde à U.S.—Juan de
Bernabé y Madero.

Resolucion de 13 de mayo:
Lo que hade entenderse por bienes nacionales.

Ministerio de Estado del despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 13 de mayo de
1827—Al sor. prefecto del departamento de la Paz—Los bienes
nacionales de que habla el artículo 3.o de la ley
de 30 de diciembre último, y que destina à las compensaciones
que acuerdan los dos anteriores, de ningun modo
son los que eran de comunidades, obras pias &c. destinados
ya à los establecimientos de beneficencia ó educacion,
sinò los absolutamente nacionales, como las minas,
tierras &c. que no pertenecen à propiedad particular.—
La ley de 11 de enero último ordena, que las indemnizaciones
que ella acuerda se hagan en billetes del crèdito
público. Con lo que tengo el honor de contestar à lanota
de U.S. n.o 68.—Dios guarde à U.S.—Juan de
Bernabé y Madero.

Circular de 14 de mayo:
Se declara que el artículo 6.o del decreto de
7 de setiembre, relativo al establecimiento de oficios
de hipotecas, comprende á las escrituras otorgadas
antes de su publicacion: el término concedido para


126

la presentacion de estas, se proroga por noventa
dias mas.

Esta circular à que se refiere la de 9 de octubre del mismo año, y
el decreto de 14 de noviembre de 1829, está derogada por el capitulo
10 tìtulo 20 libro 3.o del còdigo Civil Santacruz.

Ministerio de Estado del despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 14 de mayo de
1827.—Al sor. prefecto del departamento de.... Con el
fin de evitar en adelante dudas y reclamos sobre el decreto
de 7 de setiembre último, reducido al establecimiento
de un oficio de hipotecas en cada capital de departamento,
se debe tener presente, que dicho decreto fue
expedido con el objeto de cortar el estelionato tan perjudicial
à la inviolabilidad de las propiedades; y que los
artículos 7.o 8.o y 9.o comprenden á las escrituras otorgadas
despues de la publicacion del decreto, y el 6.o á las anteriores.
Con respecto á estas, por no haber llegado á
noticia de los interesados, se proroga el término asignado
por dicho artículo 6.o por noventa dias mas improrogables,
contados desde que se publique esta resolucion
en cada departamento, que se servirá mandar trascribir
à los administradores de beneficencia, y comunidades:
ordenando que el escribano de hipotecas lo fije
en todas las escribanias, en la administracion de correos,
en la del tesoro pùblico, y demás lugares concurridos,
para que llegue à noticia de todos; debiendo reiterarse
este aviso algunas veces, durante los noventa dias,
á fin de que en ningun tiempo se alegue ignorancia.—
Dios guarde á U.S.—Juan de Bernabé y Madero.

Orden de 19 de mayo:
Niega á las autoridades la facultad de retardar

127

los plazos de ley para la recaudacion de las contribuciones:
descuentos que deben sufrir en su caso las
autoridades, los recaudadores y los gobernadores: el
administrador del tesoro sea responsable de su cumplimiento.

A los artìculos 1.o y 2.o de esta òrden es anàlogo el 13 de la
ley de 22 setiembre de 1831. El artìculo 3.o està modificado,
con respecto à los gobernadores, por la òrden de 25 de agosto de 1829.

Ministerio jeneral— Seccion de hacienda—Cochabamba
à 19 de mayo de 1827—Al sor. prefecto del departamento
de...... Enterada el Gobierno que por tolerancias
dejan de cobrarse las contribuciones pùblicas, en
los tiempos prefijados por las leyes, y que abusos de las
autoridades traen á la nacion el grave mal, de que estos
retardos dejan à las tesorerias sin fondos para atender á
los gastos públicos; de que resulta que las tropas y los
empleados, se quejan con justicia de la falta de sus pagas,
ha determinado:

1.o Que ninguna autoridad tiene facultades para retardar
los tiempos prefijados por las leyes, para la recaudacion
de las contribuciones públicas.

2.o Que á la autoridad que contravenga à esta disposicion
fundada en las leyes, se le descuente en la tesorería
de su sueldo, el uno por ciento mensual sobre la
cantidad cuyo pago haya demorado.

3.o Que á los recaudadores, que en las épocas detalladas
no hagan los enteros las tesorerías, se les descuente
de sus gajes el uno por ciento mensual decretado,
sobre la cantidad que en su debido tiempo hayan dejado
de entregar.

4.o Que á los gobernadores á quienes se les requiera
por la aprension de un deudor al Estado, y no lo remitan
inmediatamente á disposicion del juez, se les descuenta
de su renta el uno por ciento mensual sobre la cantidad
del deudor.

5.o Que U. S. trascriba esta nota al administrador


128

del tesoro público, para que bajo su responsabilidad, y conforme
á los decretos existentes, cuide de su estricto
cumplimiento.

Dios guarde á U. S.—Facundo Infante.

Decreto de 25 de mayo:
Indulta de la pena de muerte á los condenados hasta
entonces por los tribunales, facultando á estos
para que la conmuten, y declarando que el reo Valentin
Matos queda libre de toda pena.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA &c.&c.

Deseando celebrar de un modo digno de los principios
elementes del Gobierno, el aniversario del primer
dia en que los pueblos de Bolivia invitaron á la Amèrica,
à la gloriosa insurreccion que ha emancipado al nuevo
mundo; y en uso de la atribucion 28 artículo 83
de la Constitucion,

DECRETO:

1.o Quedan indultados de la pena de muerte, todos los bolivianos
condenados á ella hasta el dia de la fecha de
este decreto, por sentencia definitiva de los tribunales.

2.o Los tribunales conmutarán la sentencia, en la pena
que previene la atribucion 28 del articulo 83 de la Constitucion.

3.o El reo Valentin Morales Matos, condenado á muerte,
y conmutada en destierro que actualmente sufre, por
el asesinato premeditado contra mi persona, queda exento
de toda pena por dicho delito, en virtud, de la autorizacion
que obtuve del Congreso constituyente, para indultarlo.


129

4.o El ministro de estado del despacho del interior,
comunicará este decreto á quienes corresponda, y lo harà
imprimir, cumplir y ejecutar.

Dado en Ancoma del departamento de Potosì, á 25
de mayo de 1827—Antonio José de Sucre—El ministro del
interior, Facundo Infante.

Orden de 31 de mayo:
Que en las capitales de departamento, se establezca
un piquete de policía: individuos de que ha de
constar: se detalla su uniforme, vestuario de cuartel,
armamento &c.

Esta órden ratificada por la de 19 de noviembre de 1829, está alterada,
en cuanto al número de cada piquete, por la de 25 de octubre
del miso año 27, y por la ley del presupuesto jeneral de 5
de noviembre de 1833.

Ministerio jeneral—Palacio de gobierno en Potosí
à 31 de mayo de 1827—Al sor. prefecto del departamento
de...... Sor. prefecto—S.E. el Presidente dispone, el
que se establezca en todas las capitales de departamento
un piquete de policía, el que constará por ahora de
un sarjento, dos cabos y doce soldados, todos de caballerìa.
El uniforme de esta tropa serà: casaca verde regularmente
larga, abrochada por delante rectamente, cuello
y vuelta encarnados, vivo amarillo y boton blanco, con
una palma en el cuello, y hombreras amarillas con vivo
encarnado; pantalon azul, media bota, corbatin negro, morrion
como el de la caballería del ejèrcito, con cordones
blancos, y una chapa del mismo color con esta inscripcion:
policía de N. Usaràn los individuos de policía como
vestuario de cuartel, chaqueta blanca larga, con vivo y
vuelta azul, y boton blanco abrochado rectamente, pantalon


130

blanco, medias de lana y zapatos, y un gorro azul à
la polaca, con vivos encarnados. Sobre la silla del caballo
usaràn un chabrac, ò mantilla azul, con una granada
en los dos extremos, y maleta. Serà su armamento, sable
con tirantes de cuero, y tercerola.—Dios guarde à
U.S.—Facundo Infante.

Decreto de 12 de junio:
Creacion de vales del empréstito, por un millon de
pesos valor nominal: sus clases y autorizacion: se emitirán
por gratificaciones: pueden trasladarse y trasferirse,
con los requisitos que se expresan: devengan
intereses: desde cuando y como han de satisfacerse: con
vales pueden comprarse propiedades nacionales, y redimir
censas: penas de los falsificadores y sus cómplices.

A este decreto se refieren las órdenes de 20 de julio, 2 de noviembre
y 12 de diciembre del misma año, y la de 25 de octubre de 1830.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

CONSIDERANDO.

1.o Que el Congreso constituyente autorizò al poder
Ejecutivo, por la ley de 16 de noviembre último, para
negociar un emprèstito de dos millones de pesos, con la
renta anual de seis por ciento; destinando su producto
à cubrir la gratificacion decretada por la Asamblea jeneral
al ejèrcito libertador, vencedor en Junin y Ayacucho,
y á pagar el saldo de la deuda del Perù.

2.o Que la citada ley señaló por hipotecas del empréstito,
todas las propiedades fijas y eventuales de la


131

Repùblica que pueden inspirar mas confianza; y que solo
las propiedades nacionales exceden al lleno de sus responsabilidades.

3.o Que es mas ventajoso á la nacion negociar este
empréstito en el interior; y que aunque no se ha presentado
hasta ahora una casa, ò compañia, con que poder realizarlo,
lo desean muchos particulares, por cantidades proporcionadas
á la redencion de las pensiones censiticias que gravan
sobre sus fincas. Y deseando el Gobierno facilitar à
los ciudadanos las utilidades que ofrece esta negociacion
al fomento de sus propiedades,

DECRETO:

1.o Se imprimiràn vales por un millon de pesos valor
nominal, equivalente à seiscientos mil pesos valor real,
conforme à la autorizacion dada al Gobierno por el Congreso
constituyente, en la ley de 16 de noviembre de
1826.

2.o Los vales seràn de dos clases: de à cien pesos
con la renta de seis pesos anuales, y de á mil con la
de sesenta.

3.o Los vales serán autorizados con el sello de la República
en blanco, con la media firma del ministro de
hacienda, y enteras las del prefecto, y administrador del
tesoro pùblico del departamento, en que respectivamente
se emitan.

4.o Del millon de pesos, se deposítarán vales en el
número que crea conveniente el Gobierno, en los tesoros
públicos de los departamentos; y de allì se emitiràn á los
interesados en las gratificaciones, á virtud de una òrden
especial del Gobierno.

5.o Los tenedores podràn trasladar sus vales á cualquiera
tesorerìa departamental de la República, que les parezca,
y trasferirlos à otras personas, con endoso del interesado,
y conocimiento del administrador del tesoro de
que los recibieron.

6.o En cada tesorería departamental, y à cargo del
administrador del tesoro público, habrà un libro en que


132

se sienten las traslaciones y trasferencias que se hagan.

7.o Los intereses de los vales corren desde la fecha
en que se entreguen à los interesados.

8.o Los tesoreros departamentales satisfarán por cuatrimestres
los intereses de los vales emitidos, en los últimos
quince dias de mayo, setiembre y enero; y corren estos
intereses desde que se pongan los vales en manos de los
interesados.

9.o Se señala para el pago del primer cuatrimestre, el
dia 15 de enero de 1828.

10.o Los tenedores de vales podrán con ellos comprar
propiedades nacionales, y redimir censos, en los tèrminos
que expresa un decreto especial de esta fecha.

11. Se darà cuenta de este decreto á la pròxima Lejislatura,
junto con la inversion de esta parte del empréstito
emitido en vales á la circulacion, para que el capital que
hasta entonces no haya sido amortizado, sea incorporado
en el libro de fondos y rentas públicas de la nacion.

12. Los falsificadores de los vales, asi como sus cómplices,
se consideran comprendidos en el artículo 10 de la
ley de 1.o de diciembre, que estableció el crédito público.

13. El ministro de estado del despacho de hacienda, cuidarà
del cumplimiento de este decreto.

Imprímase, publìquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca à 12 de junio de 1827 —
Antonio José de Sucre.—El ministro de hacienda, Juan de
Bernabè y Madero
.

Decreto de 12 de junio:
Qué propiedades pueden comprarse con vales, ó bien
con estos y billetes por mitad: cuales censos pueden
redimirse del mismo modo: trámites que han de observarse:
que los vales y billetes se admitan en su valor


133

nominal, lo propio que las asignaciones militares:
obligaciones que contraen las tesorerías: deber de los
prefectos: no vuelvan á la circulacion los vales que
hayan ingresado en cajas, ni se negocien los billetes
sin órden del Gobierno
.

El artículo 1.o de este decreto se ha alterado por la órden de 2 de
junio de 1829, por el decreto de 23 de marzo, y ley de 28 de setiembre
de 1831: al artìculo 4.o, explicado por la resolucion de 19 de
octubre del mismo 27, es referente la órden de 16 de abril de 1830:
del artìculo 6.o están exceptuadas las capellanias y patronatos de
sangre, las fàbricas de las iglesias, los principales de monasterios, y
los censos enfiteuticos, por el artìculo 3.o de la resolucion de 10 de
mayo de 1828, por la de 12 de enero y órden de 6 de agosto de 1829,
y por la resolucion de 11 de octubre de 1831: el artículo 11 se halla
ratificado por la órden de 2 de noviembre del propio año 27. Ademàs
la resolucion citada de 10 de mayo del 28, es relativa á otros
puntos de este decreto.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

CONSIDERANDO

1.o Que las propiedades pùblicas que se hallan en manos
muertas, son las mas productivas de la República, y
que es el interes de la nacion pasarlas á las de los ciudadanos,
en cuyo poder reciban aquel impulso de empresa
que les da su verdadero valor; al mismo tiempo que
conviene al Estado reunir todas sus rentas en masa comun,
para evitar las trabas que presenta la complicacion
del manejo de sus bienes raices.

2.o Que es el deseo de los propietarios, redimir los censos
que gravan sobre sus fincas, y el deber del Gobierno
protejer las fortunas de los bolivianos.

3.o Que con este fin, y el de llenar otros objetos nacionales,
se dictò el decreto de esta fecha, que emite á la
circulacion un millon de pesos valor nominal, en vales
para un empréstito interior.


134

DECRETO:

1.o Los ciudadanos que quieran comprar propiedades
pùblicas y de beneficencia, podrán hacerlo con vales del
empréstito y billètes del crèdito público, por mitad de cada
uno, ó bien con vales del emprèstito solamente.

2.o Las solicitudes para la cómpra de estàs propiedades,
se haràn ante el prefecto del departamento donde
existen las fincas, el que con citacion del administrador
del ramo, las mandar` tasar, y hará observar para su venta
por remate, el decreto de 15 de mayo de 1826 en todas
sus partes.

3.o En las propuestas que se hagan conforme al citado
decreto de 15 de mayo, para la compra de las propiedades,
se admitirán vales del empréstito, y billetes del
crèdito público, por su valor nominal, y en los tèrminos
del artìculo 1.o

4.o Tambien se admitirán con la misma calidad de los
vales del empréstito, en la compra de propiedades públicas,
las asignaciones dadas à los militares por el Congreso constituyente,
en ley de 30 de diciembre ùltimo.

5.o Si los rèditos de las propiedades vendidas, estuvieren
destinados à algun establecimiento, la tesorería del
departamento en que se haga la venta, reconocerá el principal
y entregarà al administrador por tèrcios, en los meses
de enero, mayo y setiembre, la cantidad que aquellas
fincas producian en el año de 1826, bien sea por rèditos
ó arrendamientos.

6.o Los ciudadanos que quieran redimir los censos, pensiones,
ò fundaciones que gravan sobre sus propiedades,
pertenecientes à la beneficencia, conventos, capellanias,
monasterios y catedrales, podrán hacerlo con vales del emprèstito,
ò bien por mitad de estos vales y de billetes del crédito
pùblico, pasando el capital á la tesorerìa en que existe
la finca gravada; y seràn admitidos los vales y billetes
en el tesoro, por su valor nominal.

7.o Las solicitudes para la redencion de estos censos,


135

se harán arregladas al artículo 2.o, ante el prefecto del departamento,
el que con citacion del censualista las mandará
admitir, y dispondrà que la tesorería reconozca el
principal redimido, y se entienda al censuatario la correspondiente
escritura de chancelacion.

8.o En el reconocimiento de principales que se haga
por las tesorerías, segun el artìculo anterior, se expresaràn
aquellos que solo ganan el dos por ciento, y los que
redituan el tres, conforme à las leyes y decretos existentes.

9.o Los réditos de los principales que reconozca la hacienda
nacional, por censos redimidos segun este decreto,
se pagaràn por semestres en los meses de marzo y
setiembre precisamente, y con arreglo á la cantidad escriturada
con el censualista, segun el artículo anterior.

10. A fin de cada mes remitiràn los prefectos al ministerio
de hacienda, una razon de los vales y billetes ingresados
en la tesorería, de los principales sobre propiedades
que con ellos se hayan comprado ó redimido, y de los
censos y rèditos reconocidos por la caja.

11. Los vales que ingresen en las tesorerìas departamentales,
por compra de propiedades de beneficencia ó redencion
de censos, no volveràn á la circulacion; y los bille
tes del crèdito pùblico que entren en dichas cajas, no
pueden salir de ellas, ni negociarse, sin órden expresa del
gobierno supremo, que no la dará, sin que antes la mitad
de aquellos billetes, con que se han comprado minas
ó propiedades en bienes raices del Estado, satisfaga el
artìculo 17 de la ley de 1.o de diciembre, que estableció
el crèdito pùblico.

12. El ministro secretario de hacienda queda encargado
de la ejecucion de este decreto.

Imprìmase, publíquese y circúlese. Dado en el
palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de junio de 1827—
Antonio Josè de Sucre—El ministro de hacienda, Juan
de Bernabé y Madero
.


136

Resolucion de 20 de junio:
Por la que deben sustraerse de la sujecion á las
parroquias del Perù, los anexos situados en el territorio
de Bolivia: que estos se agreguen á otras parróquias
bolivianas, ó se erijan en curatos independientes.

Ministerio de estado del despacho del interior—Palacio
de gobierno en Chuquisaca à 20 de junio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de la Paz de Ayacucho
—Puse en conocimiento de S. E. el Presidente, la nota
de U.S. n.o 162, datada el 3 del que rije, en la que
manifiesta U.S., que un diezmero del Perú ha tratado dé
cobrar diezmos de terrenos que pertencen à Bolivia, pretextando
para ello estar comprendidos en doctrinas del Perù.
Tal falta de razon, ó de intelijencia de lo justo, es
preciso que desaparezca de una vez, y tanto mas, cuanto
que Bolivia ha cedido jenerosamente à Puno los diezmos
de las dos provincias de Chucuito y Guancané. Con el
fin, por tanto, de evitar toda disputa, dispone S. E:

1.o Que los anexos ó viceparroquias bolivianas, que se
hallen sujetas à parroquias peruanas, dejen desde luego
de estarlo.

2.o Que se ponga U. S. de acuerdo con ese iltmo.
sor. obispo, à fin de que dichos anexos ó viceparroquias,
ó se incorporen á otros curatos del obispado, ò se eleven
à curatos independientes, segun convenga. Por ùltimo,
en el territorio de la República ningun poder estraño
tiene que intervenir ni mandar, ora sea en lo civil
y polìtico, ora en lo espiritual ó canònico. U. S. sobre
los datos que se dan en esta nota, y cuanto le sujiera
además su zelo, y el del reverendo obispo, sabrán allanar
todas las dificultades, de manera que ni se disgusten
los habitantes, ni se altere la buena armonìa entre los
dos estados, ni menos el que ninguna parte del territorio


137

de la República sea feudatario de otra.—Dios guarde á
U. S.—Facundo Infante.

Decreto de 25 de junio:
Declara que la direccion de rentas es la contaduría
jeneral, con inmediata dependencia del ministerio de
hacienda: empleados á que se reduce: obligaciones de
la contaduría y su responsabilidad: remisiones que deben
hacerle los administradores del tesoro, y demás jefes
de las oficinas principales de hacienda
.

Este decreto se reformó por el de 16 de setiembre de 1829.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA &c. &c.

Para que la direccion de rentas llene de un modo
mas suficiente los deberes que le corresponden, y pueda llevar
la contabilidad de las diferentes tesorerìas de la República,

DECRETO.

1.o La direccion de rentas es la contadurìa jeneral de
la Repùblica, y con este nombre será conocida. Esta oficina
depende inmediatamente del ministerio de hacienda.

2.o Queda reducida á un contador jeneral, y á los demás
oficiales que le concede el decreto de su creacion.

3.o Ademàs de las obligaciones que el artìculo 3.o de
aquel decreto le atribuye, llevarà la contabilidad de todas
las entradas y gastos de la República, que se hacen en
las tesorerías departamentales.

4.o Por el primer correo de cada mes, remitirán los
administradores de las tesorerìas departamentales, al contador


138

jeneral, el manifiesto de entradas y salidas ocurridas
en el mes anterior, segun el modelo que se les pasepor
la misma contaduría.

5.o La contaduría jeneral formarà un estado jeneral,
que presentará cada mes al ministerio de hacienda, para
que sea publicado.

6.o Sobre dichos manifiestos, arreglará la contadurìa jeneral
sus libros manuales de los ingresos y gastos
de toda la República, para que ellos y los manifiestos, sirvan
para confrontar las cuentas que anualmente rinden
las cajas departamentales: son, por tanto, responsables los
administradores de las tesorerías, de la exactitud de los manifiestos
mensuales.

7.o En adelante remitirán, lo mas tarde en el mes de
abril, los administradores de las tesorerías, inclusas la casa
de moneda y demàs oficinas principales de hacìenda,
las cuentas del año anterior, con los libros y demàs documentos
que las justifiquen, conforme se mandaban antes
á la contaduría mayor.

8.o Despues que la contaduría jeneral verifique los cargos
sobre las dudas, y deje satisfechos todos sus deberes
en la liquidacion y comprobacion de las cuentas, las presentarà,
con el estado jeneral de ingresos y gastos del
año, al ministerio de hacienda, à fin de julio, para que sean
entregadas al exámen y aprobacion del cuerpo Lejislativo,
inmediatamente despues de su reunion.

9.o El cantador jeneral y los oficiales, ordenador y de
resultas, tienen respectivamente en la exactitud de la revision
y comprobacion de las cuentas, como en pedirlas
oportunamente, la responsabilidad que exijen las decretos
existentes á los empleados de la hacienda nacional.

Imprímase, publìquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca á 25 de junio de 1827.—
Antonio José de Sucre—El ministro de hacienda, Juan
de Bernabé y Madero
.


139

Orden de 26 de junio:
Los tìlulos librados por el Gobierno, se remitan directamente
á los interesados, y las tesorerías cobren
el valor del sello á tiempo de la toma de razon
.

Ministerio de Estado del despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 26 de junio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de......Ha dispuesto
S. E. el Presidente, el que los despachos y tìtulos que
dè el Gobierno por empleos y destinos, se remitan directamente
á los interesados; y que la tesorerìa cobre el valor
del sello al tiempo de tomar razon, que deberà ser,
por supuesto, el mismo dia de la posesion.—Dios guarde
á U. S.—Juan de Bernabé y Madero.

Resolucion de 26 de junio:
Para que en los nombramientos de los gariteros, se
considere á cada uno, el sueldo de doscientos pesos
anuales.

Esta resolucion está confirmada por la ley del presupuesto jeneral
de 5 de noviembre de 1833.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 26 de junio de
1827.—Al sor. prefecto del departamento de la Paz de
Ayacucho.—Elevada al conocimiento de S. E. el Presidente,
la nota de U. S. n.o 97, y el informe del administrador
del tesoro pùblico que acompaña, ha tenido á
bien resolver: que en los nombramientos que U. S. les
expida á los guardas gariteros de esa ciudad, les considere


140

el sueldo de doscientos pesos anuales á cada uno
que les declaró el antecesor de U.S.; pero esta asignacion
se deberà tener como provisoria, mientras se somete su
aprobacion al supremo Congreso constitucional.— Dios
guarde á U.S.—Juan de Bernabé y Madero.

Resolucion de 27 de junio:
Con respecto á los súbditos arjentinos residentes en
Bolivia, se suspenden provisionalmente los efectos del
artículo
3.o de la ley de 13 de noviembre de 1826.

Ministerio del interior.—Palacio de gobierno en
Chuquisaca á 27 de junio de 1827.—Al sor. prefecto del
departamento de........A una representacion que dirijieron
à S. E. el Presidente de la República, los comerciantes
arjentinos residentes en Potosí, recayó el 25 del
corriente el decreto que sigue: "En atencion á que la
ley de 19 de octubre, faculta al poder Ejecutivo para hacer
rebajas en algunos impuestos; y considerando la situacion
interior de la república Arjentina, así como las seguridades
dadas oficialmente por el sor. jeneral Arenales, de la disposicion
de aquel Gobierno à entrar yà en amigables relaciones
con Bolivia, despues que vencidas las dudas y malas intelijencias
ocurridas, se le ha autorizado suficientemente para
entenderse con este Gobierno, ofreciendo presentar las
credenciales bastantes: se suspenden provisionalmente los
efectos del artìculo 3.o de la ley de 13 de noviembre,
respecto de los sùbditos arjentinos residentes en la
República; y se dará cuenta en la próxima lejislatura."—
Lo que trasmito á U. S., para que publicàndolo y circulándolo
en ese departamento, sea cumplido y ejecutado—
Dios guarde á U.S.—Facundo Infante.


141

Orden de 27 de junio:
Modo de hacer efectiva la contribuciòn de patentes
en las capitales de departamento y de provincia.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 27 de junio de
1827.— Al sor. prefecto del departamento de......La
contribucion de patentes impuesta por el soberano Congreso
para el presente año, será recaudada con suma facilidad,
entregándolas firmadas con la razon respectiva, en
las capitales de departamento, à un oficial de la administracion
del tesoro pùblico, y remitiéndolas à las capitals
de provincia, del mismo modo, à cada gobernador—
En las primeras, los comisarios de policía seràn encargados
de avisar á los due os de tiendas, talleres &c, que
ocurran à dicha administracion del tesoro pùblico, á recojer
la que á cada uno corresponda, en el tèrmino de un
mes: cumplido este, volveràn á requerir à los que no las
hubiesen sacado, para que lo hagan dentro de tercero dia;
apercibiéndoles que de no verificarlo se la llevarán los
mismos comisarios, y tendràn los interesados que pagar
por ellas el doble ó triple que señalan los artículos 10 y
11 de la misma ley.—En las segundas, el gobernador encargarà
à algun subalterno, pase los mismos avisos á los
que deban tomar la patente.—En unas y otras capitales,
podra hacerse saber al pùblico por medio de bandos y carteles,
para que llegue à noticia de todos y ninguno alegue
ignorancia.—Dios guarde à U.S.—Juan de Bernabè
y Madero
.

Resolucion de 27 de junio:
En pago de las deudas al Estado, se reciban los billetes
por su valor nominal
.


142

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 27 de junio de
1827—Al sor. prefecto del departamento de......Habiendo
elevado al supremo conocimiento de S. E. el Presidente,
la nota que el prefecto de Cochabamba me remitiò
bajo el nùmero 85, à la que acompanò una consulta del
administrador del tesoro pùblico, sobre el valor en que
deben recibirse los billetes cuando se trate de pagar con
ellos las deudas al Estado, prevenidas en los artículos
1.o y 2.o de la ley de 18 de diciembre último, ha
declarado S.E.

1.o Que los billetes para pago de dichas deudas, se
admitan en las tesorerias por su valor escrito; es decir,
en el valor nominal que tienen de ciento ò mil pesos.

2.o Que los prefectos, administradores del tesoro pùblico,
y cualesquier otros empleados, á quienes toque la cobranza
de estas deudas, las activen con la mayor eficacia,
à fin de que los interesados disfruten del beneficio
que les debe resultar por la baja con que pueden comprar
los billetes, y el Estado verse satisfecho de estas
deudas.—Para cuyo efecto, U.S. se servirà mandar publicar
y circular esta suprema declaracion à quienes corresponda,
y que se fije en los lugares mas pùblicos de esa ciudad
y provincias del departamento, para conocimiento de
los deudores.—Dios guarde á U.S.—Juan de Bernabè y
Madero
.

Resolucion de 28 de junio:
A nadie se obligue á hacer los altares del Corpus.

Ministerio de estado del despacho dol interior.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 28 de junio de
1827.—Al sor presidente de la corte superior de justicia
de la Paz de Ayacucho—Sor. presidente—Puse en conocimiento
de S.E. el Presidente, la nota de U.S. de 16


143

del presente mes, en la que consulta, quien hade hacer
los altares en el dia del Corpus, y que anteriormente
corrian al cargo de la extinguida municipalidad. S.E. me
ordena conteste à U.S, que ni á los abogados, ni á persona
alguna, se le debe obligar à que hagan los altares dichos:
tales gastos son de pura piedad, y por tanto libre
de hacerlo ó nò que guste.—Dios guarde á U.S.— Facundo
Infante
.

Orden de 30 de junio:
Las fincas aplicadas á beneficencia, sirvan á la del
departamento en que se hallan situadas: los prefectos
se pasen reciprocamente noticia de las qué
haya en el de su cargo, cuyos productos se cobren
en otro
.

Ministerio de estado en el despacho del interior.
—Palacio de gobierno en Chuquisaca á 30 de junio
de 1827—Al sor. prefecto del departamento de......
Diariamente, estan ocurriendo dudas à cerca de los cobros
de fincas, destinadas, desde el año 25 hasta el dia, á enseñanza
y beneficencia, pues en unos departamentos hay
de aquellas que se cobran en otros; lo que ofrece à la
verdad, irregularidad y aun confusion. El Gobierno quiso
evitar estos males, y al efecto expidió la circular número
59 datada el 29 de julio último; mas las razones entonces
pedidas no han venido muy exactas y eabales, ó
por que diariamente se estan adjudicando nuevas fincas
à enseñanza y beneficencia, ò por otras causas. S.E. el
Presidente desea el cortar de una vez los abusos y entorpecimientos
que se advierten, y al efecto me previeno
diga á U.S.

1.o Las fincas que se encuentren en un departamento
servirán á la educacion y beneficencia del departamento


144

en que se hallen.

2.o Desde 1.o de julio inmediato, los administradores
de aquellos ramos cobraràn los productos de las
referidas fincas situadas en sus departamentos.

3.o Por el conducto de los respectivos prefectos, se resolverán
brevemente las dudas que puedan ocurrir entre
unos y otros administradores, al respecto de cobranzas,
ó descubrimiento de fincas.

4.o El presente tercio, y las deudas atrasadas que pueda
haber, se cobraràn en la forma que se ha hecho hasta
aquí.

5.o Los prefectos se pasarán respectivamente, las noticias
de las fincas que hay en un departamento y se cobren
en otro, ò vice versa.— El Gobierno conoce que con
esta medida de òrden y regularidad, algunos departamentos
quedan perjudicados, porque los fondos con que podian
contar pasan à otro; pero S.E. se propone el remediar
este mal, haciendo que los gastos comunes de beneficencia
y enseñanza, como en libros, instrumentos &c, se cubran
por aquellos departamentos que cuenten con fondos
mayores: todo esto interin se resuelve, luego que el Gobierno
obtenga los conocimientos necesarios, si los productos
de enseñanza y beneficencia han de formar un fondo comun
para toda la Repùblica.—Dios guarde á U.S.—Facundo
Infante
.

Orden de 2 de julio:
Se exime à los postillones del pago de la contribucion

Esta òrden está refrendada por el artículo 24 del reglamento de 28
de febrero de 1831, por el 5.o de la resolucion de 15 de noviembre
de dicho 31, y por la órden de 12 noviembre de 1832.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 2 de julio de 1827—


145

Al sor. prefecto del departamento de......Por el ministerio
del interior se ha pasado à este de mi cargo, el resumen
del número de postas que existen en la Repùblica,
cuya copia tengo el honor de incluir á U.S, para que
en las que corresponden al departamento de su mando, disponga
que à los postillones que sirvan en cada una, se
les exima del pago de la contribucion.—Al declarar S.E.
el Presidente esta gracia, ha tenido presentes las grandes
dificultades que se oponen, para conseguir el que los ciudadanos
se presten á desempeñar aquellas; y siendo por
otra parte un deber del Gobierno, el mirar por el bien
publico proveyendo de cualquier modo el servicio de dichas
postas, quiere S.E. que U.S. comunique y circule
á quienes corresponda esta suprema declaracion, para satisfaccion
de los interesados.—Dios guarde à U.S.—Juan
de Bernabé y Madero
.

Orden de 4 de julio:
Los empleados de menor sueldo sean pagados con
preferencia á los de mayor, segun el órden que se
prescribe: que mensualmente se abonen los presupuestos
de los cuerpos militares: pena del administrador
del tesoro que contravenga á esta disposicion
.

Esta órden está ratificada por la de 21 de setiembre de 1829.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 4 de julio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de......Habiendo llegado
à noticia del Gobierno, que muchos empleados subalternos
son pagados de sus sueldos con atraso, y que comunmente
se prefieren los abonos á los que tienen mas goces,
se ha servido disponer:


146

1.o Que en las buenas cuentas que por trimestre se
abonan à los empleados, se pague primero que à nadie,
á los que gozen menos de cincuenta pesos mensuales: en
seguida à los que gozen menos de ciento; y cuando esten
satisfechos todos los subalternos, serà que se pagarà
à los que tengan haber mensual de cien pesos.

2.o Que los presupuestos de los cuerpos militares se
abonen por mes, y bajo la formalidad que se ha prevenido
por este ministerio y el de guerra.

3.o Que el administrador del tesoro público que contravenga
à estas prevenciones, será suspenso de su sueldo
y empleo.— Al efecto U.S. trascribirà esta nota al
de ese departamento.— Dios guarde à U.S.—Juan de
Bernabé y Madero
.

Resolucion de 4 de julio:
Como ha de procederse cuando se paga al Estado una
deuda menor de cien pesos, ó de mil, con un billete
del valor nominal de estas cantidades
.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 4 de julio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de......Habiendo consultado
al Gobierno el prefecto de Cochabamba, la duda
que le ha ocurrido al administrador del tesoro pùblico,
con motivo de haber propuesto satisfacer cuarenta y nueve
pesos siete reales D.a Manuela Miranda, como deuda
española anterior al 25 de mayo de 1809, con un billete
de cien pesos, solicitando que el resto se le dé en dinero
efectivo, S.E. el Presidente de la República ha
tenido à bien resolver.—Que las cantidades menores decien
pesos, que por aquella razon se paguen al Estado con
billetes del crèdito público, se depositen en la caja de
amortizacion, en legajo separado con su correspondiente


147

carpeta, y la administracion del crédito haga la trasferencia
á la del tesoro público, de la cantidad que se le deba,
(que en el caso que ha dado lugar à la consulta, es
la de cuarenta y nueve pesos siete reales,) quedando el
resto de cincuenta pesos un real á favor de la interesada,
y la renta que corresponda á cada parte se le pagarà en
el cuatrimestre; guardando igual método si el billete fuese
de mil pesos.— Y cuando de resultas de otros pagos
se complete à favor del tesoro publico, ò de otro interesado,
el valor nominal de un billete de ciento ò mil pesos,
entonces se le darà de los que hubiese depositados.—
Todo lo que comunico á U.S., à fin de que lo haga saber
á quienes corresponda para su observancia; debiendose
circular en todo el departamento de su mando, para
que llegue à noticia de todos.—Dios guarde á U.S.—
Juan de Bernabé y Madero.

Resolucion de 5 de julio:
Que las sayañas existentes en la villa de Lanza y
canton de la Libertad, puedan adjudicarse á sus
poseedores aun cuando sean mestizos, como tambien
venderse si no los tienen: por ningun motivo se vendan
las ocupadas.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 5 de julio de 1827.—Sor.
prefecto del departamento de la Paz de Ayacucho.—La consulta
que U.S. me hace en nota n.o 98, ha sido puesta en
conocimiento de S.E. el Presidente, y en consecuencia ha
declarado: que los terrenos que existen en la villa de Lanza
y canton de la Libertad de ese departamento, con el
nombre de sayañas, pueden adjudicarse à los que actualmente
las poseen, en caso de que las soliciten, aun cuando


148

sean mestizos, puesto que ellos pagan la contribucion
indijenal; pero no deberàn venderse, por ningun motivo,
las que estén ocupadas, en razon de que seria ocasionar
disgustos, y tal vez graves perjuicios, à la clase mas miserable
de la sociedad. Por ello, U.S. obrarà en esta
materia con todo el pulso y circunspeccion que acostumbra,
à fin de que ni el Estado se perjudique, ni los indìjenas
y mestizos carezcan del beneficio que les pueda resultar
adjudicándoseles en propiedad dichas sayañas: en el
caso de que estas no tengan poseedor alguno, se pueden
vender à los que las soliciten. Con lo que queda absuelta
su citada consulta.—Dios guarde à U. S.—Juan
de Bernabé y Madero
.

Resolucion de 6 de julio:
Declarando que no hay contribucion con el nombre
de alcabala: donde deben pagarse los derechos de introduccion
y de tránsito: que por estados limítrofes
se entiendan los américanos independientes, antes españoles.

El artículo 2.o de esta resolucion está ratificado por la de 10 de octubre
del mismo año, y ampliado por la de 23 de mayo y decreto
de 16 de setiembre de 1829.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 6 de julio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de la Paz—He elevado
al conocimiento de S. E. el Presidente de la Repùblica,
la nota de U.S. n.o 92, con las que le pasó el administrador
del tesoro público de esa capital, que se sirve
incluir à efecto de que se resuelvan las dudas que en
ellas se consultan; y en vista de todo, me ha encargado
S. E. decir à U. S.:


149

1.o Que en las contribuciones indirectas decretadas por el
Congreso constituyente, ninguna hay bajo el nombre de
alcabala.

2.o Que los derechos de introduccion se pagan solo en
la primera aduana donde se verifique: si en aquel punto
no pueden venderse los efectos, y se trasladan á otro,
con expresion en la guia de quedar satisfechos los derechos
que le correspondieron, no deben cobrarse segunda
vez, porque esta repeticion causa perjuicios á los negociantes,
trabajo y confusion inùtil en la contabilidad de
las oficinas.

3.o Que el derecho de tránsito se paga en la primera
aduana de esta Repùblica, por donde entren los efectos,
y estos con la guia deben presentarse en la ùltima
por donde salgan, para comprobar que han pagado.

4.o Que es impertinente la consulta sobre lo que deben
pagar las producciones de las otras repúblicas, pues el
arancel designa los artìculos de ultramar; es decir, lo que
es preciso atravesar de este para ir ò venir á ellas y los
estados limítrofes, que son los que sus territorios tocan à
los nuestros, como el Paraguay y Chile, á los que se puede
ir sin embarcarse, siendo además la primera una provincia
de la república Argentina: debiendo reputarse por estados
limìtrofes los americanos antes españoles, ahora independientes.
—Dios guarde à U. S.—Juan de Bernabè y Madero.

Resolucion de 11 de julio:
Las receptorìas subalternas no cobren derechos á los
negociantes, sino de la parte que estos vendan al pasar
par ellas: sean sumariados los receptores por lo
que se expresa.

Esta resplucion explicada por la de 18 de agosto del mismo año, se
ha modificado por el artìculo 4.o del decreto de 16 de setiembre de


150

1829, por la òrden de 18 de febrero de 1832, y por la resolucion de
28 de enero de 1833.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 11 de julio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de...... Con esta fecha
dice este ministerio al sor. prefecto del departamento
de Cochabamba, lo que sigue:—Sometida al conocimiento
de S. E. el Presidente de la Repùblica, la consulta de
U. S. n.o 96, con los documentos que la instruyen, se ha
servido resolver:

1.o Que las receptorías subalternas de la Repùblica, al
expedir guias á los negociantes de efectos que exportan
para expender en otros puntos, no cobren los derechos
establecidos, sea cual fuere el principal de la extraccion.

2.o Que si los negociantes al pasar por dichas receptorìas
vendiesen parte de sus efectos, satisfagan los derechos
que correspondan à los efectos vendidos, conforme
à las leyes.

3.o Que si los receptores obligasen à algun comerciante
à pagarles derechos, bien sea de efectos que no han
vendido, ò de guias que expidan, con pretexto de que su
principal no excede de cincuenta pesos, sean sumariados
como infractores de la ley. A cuyo fin, encarga S. E. el
cumplimiento de esta suprema resolucion, que U. S. harà
publicar y circular.—La trascribo á U.S. para su inteligencia
y cumplimiento—Dios guarde à U.S.—Juan de Bernabé
y Madero
.

Orden de 20 de julio:
Para que en las tesorerías se uniforme la contabilidad
de los vales del empréstito, segun el método y modelo
que se acompañan.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—


151

Palacio de gobierno en Chuquisaca á 20 de julio de
1827.—Al sor. prefecto del departamento de....... Para
uniformar en las tesorerías de la Repùblica, la contabilidad
de los vales del emprèstito decretado por el Congreso,
y puestos á circulacion por el decreto de 12 de junio,
se ha formado por este ministerio el adjunto plan, que
remito à U.S. para que pasàndolo al tesoro pùblico, tenga
su puntual cumplimiento.—Incluyo tambien un modelo,
segun el cual han de entregarse dichos vales à los interesados
—Dios guarde à U. S.—Juan de Bernabé y Madero.

Método que ha de rejir en las tesorerias departamentales
de la República, para la entrada, distribucion,
trasferencia, y traslacion de los vales del empréstito
decretado por el Congreso, y puestos en circulacion
conforme al decreto de 12 de junio último
.

Libro auxiliary.

Este sera foliado, y rubricado por el
prefecto del departamento, y administrador
del tesoro: contendrà las divisiones,
à saber:

Valor y número de vales recibidos.

Entregados à los interesados.....

Trasferencias........

Traslaciones.......

Pagos de rèditos..........

Cantidad nominal. Cantidad real.
——Fecha y número de partida.—
Se hace cargo esta administracion de
......mil pesos, que importan......
vales de à mil pesos y....... de á

152

cien pesos, remitidos por el prefecto
del departamento, cuya nota es el
comprobante n.o
Núm.o—Cantidad.
Vales de à mil pesos 000
Vales de á cien pesos
Firma del administrador.

Los asientos de entrega á los
ìnteresados se harán, á saber:

——Fecha y número de partida.—
Se han entregado mil pesos á D.N.
en el valor de.......... vales de à
mil ò........de á cien pesos, en
virtud dé libranza n.o.......del
Gobierno, por su gratificacion ò premio.
Núm.o—Cantidad.
Vales de à mil pesos 000
Vales de á cien pesos
Firma del administrador. Firma del interesado.

Las trasferencias se harán:

——Fecha y número de partida.—
D. N. ha trasferido à D. F.......
mil pesos, que importan los vales que
le fueron dados en partida n.o....
de las distribuciones; tantos ó uno,
de à mil pesos; tantos, ó uno, de à
cien pesos
000 000
Firma del administrador. Firma del interesado.

153

Las traslaciones se formarán así:

——Fecha y nùmero de partida.—
D. N. traslada à la tesorería N.
tanta cantidad, en tantos vales de à....
y tantos de à....que recibió de esta
en partida n.o.....à f.....de este
libro: se comunica aviso á dicha
tesorerìa para su intelijencia.
000 000
Las firmas.

Los pagos de réditos se harán:

——Fecha y nùmero de partida.—
Se han pagado en esta fecha tantos
pesos á D. N., por los réditos que
ha devengado en este cuatrimestre,
à razon de seis pesos por ciento
anual, del principal de tanto que tiene
en vales
000 000
Firmas. 000 000

Cada mes se hará un resumen de estas
partidas, para datar el total en el
libro manual, con referencia al auxiliar
de vales del emprèstito.
Se harà cada mes un estado, para remitirse
à este ministerio, en la forma
siguiente:

Cantidad nominal. Cantidad real.
De á cìen ps....de á mil ps.
Vales recibidos 0,000 0,000
Distribuidos

154

Cantidad nominal. Cantidad real.
Libranzas del Gobierno:
N...... á D. N......... 0,000 0,000
N...... à D. N......... 0,000 0,000
Trasferencias.
D. N....... á D. N......... 0,000 0,000
Traslaciones.
D. N. à la tesorería N......... 0,000 0,000

Pagos de réditos.

Cantidad de vales. Id. de réditos.
Pagados en el cuatrimestre ùltimo,
por réditos de vales en circulacion
0,000 0,000

Este mismo estada se colocarà cada año al fin del
libro, despues de cotejado con los manuales.—Si ingresasen
al tesoro vales del emprèstito, por remate de fincas, se sentará
en el manual principal la partida, expresando: tanta
cantidad en vales y tanta en billetes, que quedan en depósito
conforme al decreto
. Los administradores haràn estas
operaciones, como la de cualquier efecto que se introduce.
El libro auxiliar tendrà escrito en la primera foja,
el decreto de 12 de junio—Chuquisaca 20 de julio de
1827—Juan de Bernabé y Madero.

Orden de 24 de julio:
Desde cuando y con que requisitos, hade pagarse á
los oficiales ascendidos el sueldo de su nuevo empleo
.


155

A esta órden refrendada por la de 24 de setiembre de 1828, es conforme
el articulo 196 del reglamento de 24 de setiembre de 1829.

Ministerio de estado en el despacho de guerra—Palacio
de gobierno en Chuquisaca à 24 de julio de 1827—
Al sor. comandante jeneral del departamento de......Sr.
jeneral—Algunos oficiales ascendidos reclaman sus sueldos
del nuevo empleo que obtienen, desde la fecha del
despacho. Para evitar errores, y facilitar la contabilidad,
dispone S. E. el Presidente, que los abonos de estos
sueldos deben verificarse desde el dia 1.o del mes en
que pasen revista de su nuevo empleo, despues que tengan
el cúmplase del comandante jeneral, y la toma de razon
en la comandancia ó tesoreria del departamento en que
sirven—Dios guarde à U. S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 27 de julio:

Que en la administracion del crédito público se ponga
la cantidad necesaria, para pagar los cuatrimestres
que se indican, por los billetes: los administradores
atesoren en una caja especial la renta y capital
amortizante, y en ella se deposite mensualmente
lo que resulte del doce por ciento de los ingresos
.

Esta òrden está ratificada con ampliaciones, por el decreto de 17 de
abril de 1828.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 27 de julio de 1827—
Al sor. prefecto del departamento de...... A fines de
agosto entrante cumple el segundo cuatrimestre de las rentas
y amortizacion, que deben cubrir el crèdito pùblico
del diez al quince de setiembre, y una parte considerable


156

del primero, que no se pagò en el tiempo señalado,
por no estar aun en circulacion. El Gobierno deseoso
de que la puntualidad de los pagos inspire confianza al
crèdito nacional, y que de este modo tengan estimacion
los billetes emitidos à la circulacion, y los vales que ahora
se libran, quiere que al vencerse dicho cuatrimestre,
estèn prontas las cantidades de dinero que son necesarias
para el pago de los réditos, y del capital amortizante.
Y para que se realize una medida tan interesante à la
prosperidad nacional, ha determinado S. E. el Presidente
de la Repùblica:

1.o Que el administrador del tesoro, con preferencia à
todo gasto, ponga á disposicion de la administracion principal
del crèdito público, el 31 del presente, ó à mas tardar
el 15 de agosto, la cantidad necesaria para pagar el
cuatrimestre de setiembre, y lo que falta del de mayo,
por los billetes del crédito pùblico que circulan en ese
departamento.

2.o Que para que á la resta y capital amortizante, no
se pueda dar otra inversion que la que previene la ley,
destinen los administradores una caja especial y separada
en que atesoren; no pudiendo extraerse para otro objeto
cantidad alguna, sea cual fuere la necesidad que lo
demande.

3.o Que desde enero de 1828, se deposite en dicha
caja mensualmente, la cantidad que resulta del doce por
ciento de los ingresos de cada mes, conforme á la ley de
1.o de diciembre en los artìculos 19 y 36.—Y para que
tenga esta suprema órden el mas exacto cumplimiento,
la comunico á U. S. esperando me dé aviso de haberlo
verificado—Dios guarde, á U.S.—Juan de Bernabé y
Madero
.

Orden de 30 de julio:
Reglas para el seguimiento de las causas militares,

157

con el fin de que se corte el abuso de remitirlas al
Gobierno en estado sumario
.

Esta órden está alterada por los artìculos 90 y 91 del reglamento
de 24 de setiembre de 1829.

Ministerio de estado en el despacho de guerra.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 30 de julio de
1827.—Al sor comandante jeneral del departamento de....
Sor. jeneral—Habiendo notado S. E. el Presidente de la
Repùblica, que las causas que se mandan seguir por
los jefes militares los departamentos, padecen las mas
veces en su curso una dilacion, que dimana de que las
dirijen al Gobierno en estado sumario, y de que resulta
que los acusados son detenidos en arresto, acaso mas tiempo
del que debieran estar, ó se retarda su castigo si son
delincuentes: ha dispuesto, que en el estado sumario, los
señores comandantes jenerales de los departamentos pidan
dictamen á los jueces de primera instancia, ó à cualesquier
otros abogados; y si de ello resultare deber elevarse
à proceso, se continúen hasta ser vistas y sentenciadas
en consejo de guerra: mas si el abogado opina
que deba cortarse en estado de sumaria, por ser inculpable
el acusado, y se conforma el comandante jeneral, se
le pondrà en libertad inmediatamente; y en caso que sea
por medida discrecional en causas de oficiales, se pasarà
entonces al Gobierno para su resolucion.—Dios guarde à
U. S.—Agustin Jeraldino.

Resolucion de 13 de agosto:
Manda que en pago de contribuciones se reciba la moneda
sencilla luida, siempre que haya sido acuñada en Potosí,
y que se remita allì para su resello: la pérdida
sea de cuenta de la nacion
.

Esta resolucion està corroborada por la órden de 5 de junio de 1830.


158

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 13 de agosto de
1827.—Habiendo consultado el prefecto de Chuquisaca
al Supremo Gobierno, sobre las medidas que deberia tomar
para hacer circular la plata luida que existe en el
departamento, á causa de que los ciudadanos se excusan
recibirla, porque con el continuo uso ha disminuido el
peso y el valor con que debia cambiarse; S. E. el Presidente
de la Repùblica se ha servido resolver:

1.o Que los funcionarios pùblicos encargados de percibir
las contribuciones de los ciudadanos, reciban la
moneda sencilla luida que les entreguen en pago, con
tal que sea amonedada en la casa de Potosì.

2.o Que reunida ésta moneda en la caja del departamento,
sea remitida por el administrador del tesoro pùblico,
à la casa de moneda de Potosí para su resello.

3.o Que la pérdida que resulte en su nuevo cuño, sea
de cuenta de la nacion; pues que la exactitud de peso,
ley y medida, favorece la circulacion interior.—Y para
que sea cumplida esta resolucion, la comunico à U. S.
de órden de S. E.—Dios guarde à U. S.—Juan de Bernabé
y Madero
.

Decreto de 14 de agosto:
Sobre la publicidad de los exámenes de abogados y escribanos

Los artìculos 1.o y 2.o de este decreto se han ampliado por el 1264
del còdigo de Procederes Santacruz.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

CONSIDERANDO:

1.o Que corresponde al poder Ejecutivo dictar los reglamentos


159

para el mejor cumplimiento de las leyes.

2.o Que es conveniente al interes jeneral, el que los
exàmenes de abogados y escribanos sean públicos.

DECRETO:

1.o Los abogados que, conforme al artículo 104 de la ley
de procedimientos, hayan de ser recibidos por las cortes superiores
de justicia, seràn examinados precisamente en pùblico.

2.o Los que pretendan ser escribanos, y que conforme
al artículo 105 de la citada ley, han de examiner las mismas
cortes, lo seràn tambien en pùblico.

3.o Tanto los exàmenes de los que soliciten ser abogados,
cuanto de los que pretendan se les apruebe para
escribanos, se anunciaràn al público con ocho dias de anticipacion,
ó por medio de los periòdicos, ò de carteles fijados
en las puertas de las salas de los tribunales.

4.o Para mejor claridad de los exàmenes que tocan à
las cortes superiores, todos los profesores de derecho que
asistan al acto, podràn hacer al examinando las preguntas
que crean convenientes para justificar su capacidad; pero
solo los ministros darán los votos de aprobacion ó reprobacion,
conforme à los artìculos 104 y 105 de la ley de
procedimientos.

5.o El ministro del interior queda encargado de la publicacion
y cumplimiento de este decreto.

Imprìmase, publíquese y circùlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca à 14 de agosto de 1827—
Antonio José de Sucre.—El ministro del interior, Facundo
Infante
.

Resolucion de 18 de agosto:
Como debe entenderse la resolucion de 11 de julio

160

con respecto á la recaudacion del impuesto sobre la
coca: los comerciantes que la extraen de Yungas, deben
afianzar las guias: á que efecto han de otorgarse
los seguros de estas para el Perú
.

Tienen analogia con esta resolucion, el artìculo 10 del decreto de
3 de julio, y el de 25 de noviembre de 1829.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 18 de agosto de
1827.—Sor. prefecto del departamento de la Paz de Ayacucho.
— S. E. el Presidente de la Repùblica en vista de
la nota de U. S. n.o 142, y de la del administrador del tesoro
pùblico de esa ciudad, que le es adjunta, se ha servido
determiner: que el impuesto de los tres reales sobre
cada cesto de coca que se extrae de ese departamento,
debe recaudarse en èl, como se hacia antes de la resolucion
de 11 de julio; y que esta debe entenderse con respecto
à la coca, por el cuatro por ciento que le está impuesto à su
introduccion en las aduanas de la Repùlica.—Como dicha
resolucion no ha embarazado el que las guias sean afianzadas,
como es de costumbre, claro es que los comerciantes
que extraen la coca de los Yungas, deben al pedir las
guias prestar los seguros de estilo, para evitar las estafas
é internaciones clandestinas.—Los seguros de las guias
otorgadas para el Perù, no deben prestarse para el efecto
de presentar tornaguias de aquel Estado, sinò únicamente
para salir de la República hasta su territorio; en lo cual
no es otro el objeto, que evitar el que á pretexto de conducirse
al Perú, se vendan dentro de ella los efectos
contenidos en aquellos documentos.— De òrden de S.E. lo
digo á U. S. en contestacion á su expresada nota, y
consulta de su referencia.—Dios guarde à U. S.—Juan
de Bernabé y Madero
.


161

Resolucion de 27 de agosto:
Cuando el Estado ocupa en sus obras á los ciudadanos,
no tiene derecho para rebajar el precio de su
trabajo à menos de lo que pagan los particulares.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda
—Palacio de gobierno en Chuquisaca à 27 de agosto
de 1827.—Al sor. prefecto del departamento de la Paz—
Elevada al supremo conocimiento de S. E. el Presidente
de la República, la nota de U.S. n.o 149, ha resuelto: que
á los artesanos de que trata, se les abone el jornal que
U.S. propone en ella; pues cuando el Estado ocupa ciudadanos
en sus obras, no tiene derecho para rebajar el
precio de su trabajo à menos cantidad de la que pagan
los particulares.—Lo aviso à U.S. de òrden suprema, para
su inteligencia y cumplimiento.—Dios guarde à U.S.—
Juan de Bernabé y Madero.

Decreto de 31 de agosto:
Organizacion del coro de la catedral de Santacruz:
de la masa decimal se dota su fábrica, ministros, seminaristas
&c; como igualmente su hospital, el de Misque
y Cochabamba: que la tesorería haga los abonos
por semestres y sobre presupuestos: el sobrante de
los diezmos se declara del tesoro, asi como las vacantes.

El artículo 3.o de este decreto està explicado por el de 21. de setiembre
de 1829.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.


162

CONSIDERANDO:

1.o Que organizadas las rentas de la iglesia catedral
de la Paz, sus ministros y sirvientes, es debido à la dignidad
del culto, y à las obligaciones del Gobierno, reglar
sobro el mismo plan la iglesia catedral de Santacruz.

2.o Que con este concepto, en las promociones hechas
en aquel coro, se ha desìgnado à la mitad de sus prebendados,
las mismas rentas que señaló el decreto de 14 de
abril à los de la Paz.

3.o Que teniendo presente el cuadrante del año pasado, resultan
los otros prebendadas can una renta, poco mas ó
menos, igual à aquellas.

4.o Que el Congreso creó dos prebendas mas en la
catedral de Santacruz, para completar ocho que la
sirviesen; lo cual disminuye necesariamente la renta que
antes se distribuia en solo seis.

5.o Que el prefecto de Santacruz ha manifestado, el
30 de julio ùltimo, que en aquella ciudad no existe ninguna,
claveria del obispado, que se refunda en la caja
pública conforma á la ley del Congreso constituyente,
de 14 de setiembre del año pasado; ni que tampoco hay
organizada una oficina, en donde se regie la cuenta è
inversion de los diezmos:

DECRETO.

1.o Conforme al articulo 1.o de la ley del Congreso
constituyente, de 14 de setiembre ùltimo, ingresará
en la tesorería de Santacruz, la masa decimal que
corresponde à todo el departamento, y la de las provincias
y cantones de Cochabamba pertenecientes al obispado
de Santacruz.

2.o El antiguo contador de diezmos, que existia en aquella
capital, se incorporarâ en la tesorería como oficial de
ella, y correrà con las cuentas de entrada è inversion de
los diezmos, baja la dependencia del administrador del
tesoro.


163

3.o Las sillas del coro de Santacruz quedan en ocho,
à saber: dos dignidades, dos canongias, dos raciones, y
dos medias raciones.

4.o Del total de la masa decimal que ingrese en la
tesorerìa, se abonarà, desde el proximo tercio de diciembre
en adelante, á la catedral, sus ministros y sirvientes,
las rentas anuales que siguen: para la fàbrica de la iglesia,
tres mil seiscientos pesos: al sor. obispo, seis mil:
á cada una de las dos dignidades, dos mil cuatrocientos:
à cada canónigo, mil ochocientos: à cada racionero,
mil doscientos; y á los medios racioneros, à ochocientos:
al oficial de tesoreria que era contador, quinientos; y para
los curas partìcipes, casa escusada y demás empleados,
mil quinientos.

5.o Pagará tambien la tesorería mil pesos anuales, para
que en el colejio de ciencias y artes de Santacruz, se
sostengan diez jòvenes de los que se dedican à ciencias
eclesiàsticas, y que tendrán la obligacion de hacer
en la catedral el servicio de seminaristas.

6.o Pagará igualmente la tesorerìa, de la masa de diezmos,
lo que corresponda à los hospitales de Santacruz,
Misque y Cochabamba, hasta que el Gobierno reglamente
esta parte del servicio pùblico.

7.o La tesorerìa harà todos los abonos por los semestres
de junio y diciembre, sobre presupuestos en forma,
segun las disposiciones existentes; y podrà, conforme al
artículo 2.o de la ley del Congreso de 14 de setiembre,
dar libranzas à los partícipes por cada semestre, si
ellos las prefiriesen.

8.o Quedan como pertenecientes al tesoro pùblico, los sobrantes
de la masa de diezmos, despues de satisfechas
estas rentas; asi como las vacantes mayores y menores,
medias anatas &c, en que se observarà lo prescrito por
las leyes vijentes.

9.o El oficial mayor, encargado del despacho de hacienda,
cuidará del cumplimiento de este decreto.

Imprìmase, publìquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca á 31 de agosto de


164

1827—Antonio José de Sucre—El oficial mayor encargado
del despacho, Miguel María de Aguirre.

Decreto de 10 de setiembre:
Concede exenciones, gratificaciones y auxilios, á los
individuos y familias que se avecinden en el puerto
de Lamar, y diez leguas en contorno; lo mismo que á
los que se dediquen á servir las postas, de aquel punto
hácia Oruro ó Patosì: qué se entiende por familia.

Este decreto està ratificado por el articulo 5.o del de l.o de julio
de 1829; y le son análogos el de 18 de febrero de 1830, la órden de
3 de noviembre de 1831, el articulo 3.o de la ley de 5 de noviembre
de 1832, y el decreto de 6 de enero de 1833.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c.

CONSIDERANDO.

1.o Que empezadas ya las introducciones de efectos extranjeros
por el puerto Lamar, debe el Gobierno dar à
aquel establecimiento toda proteccion.

2.o Que es del interes de la República facilitar el
tràfico por aquel puerto, y que para ello es necesario
aumentar la poblacion.

DECRETO:

1.o Todo habitante avecindado en el puerto Lamar, està
exento de pagar ninguna contribucion directa por el tèrmino
de tres años.

2.o A los habitantes del puerto Lamar, sean nacionales
ò extranjeros, se les dará por cada familia, para sus
casas y almacenes, un terreno de veinte varas de frente.


165

y cincuenta de fondo, en el lugar designado para la poblacion.

3.o El encargado del establecimiento delineará la poblacion
de una manera regular, y cuidará de que las casas
se edifiquen sobre el plan dado.

4.o Cada familia indîjena que se traslade de cualquiera de
las otras provincias de la República, à avecindarse en el puerto
Lamar, ó diez leguas à su contorno, gozarà no solo de
la exencion del artículo 1.o, sinò que se le dará, por
cuenta del Gobierno, para su establecimiento, dos mulas,
dos burros, dos vacas ò bueyes, diez carneros, herramientas
de agricultura para dos personas, y cuatro topos
de tierra de los del Estado; á condicion todo, de que debe
sembrar esta tierra dentro de un año.

5.o En los lugares designados para postas, del puerto
Lamar hasta Oruro ò Potosì, que están despobladas, darà
el Gobierno doble auxilio del que trata el artículo anterior,
à la familia que se encargue del servicio de la posta,
y gozarà de la exencion del articulo 1.o

6.o A cada familia indìjena de otras provincias, que se
avecinde en el puerto Lamar, dentro de diez hasta veinte
leguas del puerto, se darà la mitad de las auxilios que determina
el artìculo 4.o

7.o A toda familia extranjera que se avecinde en cualquiera
parte de la provincia de Atacama, se le auxiliarà
con todo lo que previene el artículo 4.o

8.o Una familia se entiende por un matrimonio, con un
hijo por lo menos.

9.o Las familias que en virtud de este decreto, quisieren
trasladarse de otras provincias al puerto Lamar, seràn
socorridas con veinte pesos para su trasporte, que serán
abonados por el prefecto del departamento respectivo;
y presentándose al encargado del establecimiento, obtendran
los auxilios determinados.

10. El prefecto de Potosí hará comprar con anticipacion,
las mulas, burros, vacas, herramientas &c, para que à las
familias que se trasladen á avecindarse en el puerto Lamar,
se les franqueen los auxilios dichos al momento de sullegada;


166

haciendo llevar de todo las cuentas competentes,
para que se abone de las economias del Gobierno en los
gastos ordinarios de la Repùblica.

11. El ministro del interior queda encargado de la ejecucion
de este decreto.

Imprímase, publíquese y circúlese. Dado en el palacio
de gobierno en Chuquisaca à 10 de setiembre de
1827—Antonio Josè de Sucre—El ministro del interior,
Facundo Infante.

Circular de 12 de setiembre:
Conminatoria á los deudores á la hacienda nacional,
de fecha anterior á enero de
1825, para que
paguen en billetes.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de setiembre de
1827—Sor prefecto del departamento de ...... Disponga
U.S. que á todos los deudores á la hacienda nacional, anteriores
al 1.o de enero de 1825, se les notifique personalmente
la ley de 18 de diciembre último, hacièndoles
saber que, ó pagan con billetes del crédito público
sus deudas de que tratan los artículos 1.o y 2.o, ó desde
1.o de enero proximo abonarán al Estado el cuatro
por ciento, conforme al artículo 3.o—Es ocioso manifestar
á U.S. que en las urjencias del erario, y en sus
ahogos para mantener el mismo crédito, es indispensable
llevar estrictamente al cabo esta ley de 18 de diciembre
citada, y de cuyo cumplimiento son responsables los administradores,
gobernadores &c, conforme al decreto de
4 de octubre de 1825.—Dios guarde à U.S.—Miguel María
de Aguirre.

Circular de 20 de setiembre:
Anunciando que cesará en sus funciones, el ministro

167

comisionado para la calificacion de los documentos
sobre indemnizaciones.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 20 de setiembre
de 1827.—Al sor. prefecto del departamento de......
El 12 de enero se circuló el decreto, por el cual señaló
el Gobierno el término de tres meses, para que dentro
de él se presentasen los ciudadanos à calificar sus créditos
è indemnizaciones, de que hablan las leyes de 15 y 17
de diciembre, y la de 11 de enero.—Cumplido este plazo,
fue solicitada una proroga por los prefectos de la Paz
y Santacruz, que à nombre de los ciudadanos, representaron
la necesidad de dos meses mas para organizar sus
expedientes: fueron concedidos por circular de 3 de mayo,
y á pesar de que ha pisado doble termino, se han
recibido instancias hasta esta fecha.—Considerando S.E.
el Presidente, que no deben existir en la República personas
interesadas legalmente en los beneficios de las citadas
leyes, que no hayan interpuesto sus solicitudes, ha
venido en dictar las siguientes resoluciones:

1.a Que el dia 30 del presente mes, quede suspendida
la comision del ministro Urcullu, para la calificacion de
las solicitudes sobre las indemnizaciones de que tratan
las leyes de 15 y 17 de diciembre, y la de 11 de enero.

2a Que el ministro comisionado, para informar sobre
estas solicitudes, limite su despacho al de los expedientes
que estèn organizadas en forma hasta el 30 del presente
mes.

3.a Que U.S. haga publicar y circular las presentes
resoluciones.— Dios guarde à U.S.— Miguel María de
Aguirre
.

Orden de 22 de setiembre:
Para que se haga efectivo el pago de las deudas anteriores

168

al año de 1825, por medio de comisionados
con facultad coactiva, y el cinco por ciento sobre
lo que recauden: documentos que se los deben entregar:
en deudas cuestionables ocurran á los jueces.

Esta òrden se ratificò por la resolucion de 17 de agosto de 1829.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 22 de Setiembre de
1827—. Al sor prefecto del departamento de.........
Meditando sobre la circular de 12 del corriente, con
referencia á la ley de 18 de diciembre último, se han
ofrecido al Gobierno varias dudas y consideraciones.
—La citada ley concede, por los artículos 1.o y
2.o, que las deudas á favor del Estado anteriores al 1.o
de enero 1825, puedan ser pagadas en billetes del crédito
pùblico.—El artìculo 3.o previene, que las deudas
citadas al Estado, que no estèn satisfechas el 1.o de enero
de 1828, paguen desde esa fecha sobre su monto,
un cuatro por ciento anual; y el 4.o dice, que este rédito
se cobre por semestres.—No està claro, si la gracia
que conceden á los deudores los artículos 1.o y 2.o,
para pagar con billetes del crédito público, es solo hasta
1.o de enero de 1828; y que desde esa fecha en
adelante, las ejecuciones para pagos se hagan exijiendo
dinero contado.—El articulo 3.o no deja que los deudores
permanezcan en esta clase, pagando el cuatro por ciento
anual, por que en tal caso querría decir, que el Estado,
perderia los capitales, ó que fundase estos sobre las propiedades
de los deudores, ò sus fiadores, pero como los
deudores ó fiadores, al morir distribuyen sus propiedades
en los herederos, y estos en otros, resulta que no hay una
persona moral, que garantize los capitales que se deben al
Estado. Es, pues, consiguiente que el artìculo 3.o al exijir
el cuatro por ciento à los deudores, no impide por esto
las ejecuciones que prescriben las leyes contra ellos ó
sus fiadores para el pago.—La República ha satisfecho fielmente


169

todas sus deudas en fondos públicos, conforme à
las leyes, y hà pagado con la mas exacta puntualidad
todos los réditos. El Gobierno se vé en el caso de exijir
aquella misma fidelidad de los deudores al erario; por
que sin hacerlo, no tendria como llenar sus empeños, ni
mantener el crèdito.—En esta situacion, llenando el Gobierno
sus obligaciones hacia el erario, á la vez que sus
deberes por la fortuna de los ciudadanos; y deseando que
estos aprovechen la gracia que les concede la citada ley
de 18 de diciembre, en circunstancias que el bajo precio
de los fondos pùblicos, les dá facilidad de que à muy
poca costa chancelen sus deudas al Estado, manda prevenir
à U. S:

1.o Que conforme à la citada circular se notifique à
los deudores, ò á sus fiadores, que antes del 1.o de enero
de 1828, paguen en esa tesorería, en billetes del
crèdito público, las cantidades que adeuden anteriores à
1.o de enero de 1825: estos billetes se aceptaràn por
su valor nominal.

2.o Que bajo los apercibimientos que prescriben las leyes,
se ejecute à los deudores, ò sus fiadores, para este pago.

3.o Que en atencion al recargo del trabajo del administrador
del tesoro, nombre éste, con acuerdo y consentimiento
de U. S., un comisionado que corra con estos
apercibimientos y ejecuciones, hasta hacer efectivos los
pagos; à cuyo efecto, tendrá la facultad coactiva que concede
al administrador el decreto de 4 de octubre, mandado
observar por la órden de 28 de noviembre de 1825: al
comisionado se abonarà el cinco por ciento de lo que
recaude.

4.o Que el administrador del tesoro entregue al comisionado,
una razon individual de los deudores, con los expedientes
promovidos contra ellos, y con todos los demàs
recaudos que acrediten las deudas, sus plazos y fianzas,
dàndole tambien los informes que pida por escrito
ó palabra. Solo en caso de que las deudas fuesen cuestionables,
ocurrirà el comisionado al juez de derecho para su
resolución conforme à las leyes; teniendo siempre presente


170

la ley del Congreso de 4 de setiembre de 1826.

5.o Que en el primer correo de enero, remita U. S.
à este ministerio, una razon de las cantidades ingresadas
al tesoro en billetes del crèdito público, por las deudas al
Estado anteriores al 1.o de enero de 1825.

6. o Que U.S. circule estas resoluciones, y les dé toda
la publicidad necesaria, puesto que ellas redundan à la
vez en favor del erario y de los deudores; recomendando
á U. S. todo el interes que debe tomar en realizarlas.
—Dios guarde á U. S.—Miguel Maria de Aguirre.

Orden de 26 de setiembre:
Que se destierre el abuso de titular cadetes á los
aspirantes.

Esta òrden està reformada por el artìculo 179 del reglamento de 24
de setiembre de 1829.

Ministerio de Estado en el despacho de guerra—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 26 de setiembre de
1827.—Al sor comandante jeneral del departamento de..
Sor. jeneral—Habièndose notado, que en algunos de los
cuerpos del ejército se tiene el abuso de titular cadetes
á los aspirantes, me ha mandado S. E. el Presidente decir
á U. S., para que les prevenga à los jefes, reparen con
cuidado el reglamento militar de 1.o de enero de esto
año, en el que verán no hay tal denominacion de cadetes,
y sí la de aspirantes en el artículo 5.o; y que estos
deben hacer su escala por las clases de cabos y sarjentos,
en la que se les llamarà cabos ó sarjentos aspirantes,
gozando en esta calidad de lo que antes era concedido à
los distinguidos.—Dios guarde à U.S.—Agustin Jeraldino.


171

Circular de 9 de octubre:
Nueva proroga de término para la toma de razon
de las escrituras, de que habla el artículo
6.o del
decreto de
7 de setiembre de 1826, y la circular de
14 de mayo posterior.

Esta circular quedò sin efecto desde la publicacion del decreto de
14 de noviembre de 1829.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 9 de octubre de
1827.—Al sor. prefecto del departamento de.....Con
esta fecha se ha pasado por este ministerio, al sor. presidente
de la excelentìsima corte superior de esta capital,
la suprema órden que trascribo à U. S. para su intelijencia,
y que le haga dar la publicidad posible, para que
tenga su mas exacto cumplimiento.—"Adjunta à la nota
de U. S. de 6 del corriente, hè recibido la consulta que
hace á S. E. el Presidente de la Repùblica, la excelentìsima
corte superior, en consecuencia de la que se le dirijió por
el juez de letras de Potosí, del escribano de hipotecas de
aquella ciudad—Elevada al supremo conocimiento de S.E.,
ha tenido à bien resolver: que los escribanos de hipotecas,
tomen razon de las escrituras que se les presente hasta el
31 de diciembre pròximo, respecto à que S. E. proroga
hasta entonces el tèrmino que señalò el artìculo 6.o del
decreto de 7 de setiembre de 1826, y despues la circular
de 14 de mayo.—S. E. previene, que las escrituras
de imposiciones otorgadas con anterioridad al expresado
decreto de 7 de setiembre, de que no se hubiere tomado
razon hasta el 31 de diciembre, sufran la pena
que les impone el artìculo 9.o; pues aunque sean muchas
las de esta clase, son sobrados los términos sucesivamente
concedidos, y no puede alegarse por los interesados una
razon porque se omita esta dilijencia, que solo tiende á


172

dar una garantía à los contratos, y que refluye en la prosperidad
de la nacion.—S. E. ha ordenado, que por este ministerio
se comunique esta suprema resolucion á los prefectos
de departamento, para que la hagan publicar y circular.
—De la misma òrden lo aviso á U.S. en respuesta
de su citada nota."—Dios guarde á U. S.—Miguel Maria
de Aguirre.

Resolucion de 10 de octubre:
Ordena que los derechos de los efectos, se paguen
en la aduana de la plaza en que se introduzcan: si
parte de ellos se extrae á otra plaza, se anote en la guia
el aforo sobre que se han deducido, y la aduana en
que se internen no cobre nuevos derechos.

Esta resolucion està ampliada por la de 23 mayo, y decreto de
16 de setiembre de 1829.

Ministerio de Estado en el despacho de hacienda— Palacio
de gobierno en Chuquisaca à 10 de octubre de 1827—
Sor. prefecto del departamento de ......Habiendo representado
al Gobierno supremo, por conducto del sor. prefecto
de Potosì, el ciudadano Vicente Salas, que en la
aduana de la Paz se le cobraron derechos por electos que
introdujo en aquella plaza, con guia de la de Potosí, donde
los tenia pagados en conformidad al artìculo 18 de la òrden
de 23 de mayo de 1826; y con el objeto de evitar
al comercio la repeticion de estos cobros duplicados, que
entorpece su jiro, aun cuando se devuelvan los derechos
nuevamente pagados, como se ha practicado con el
citado Salas; ha tenido à bien resolver S. E. el Presidente
de la Repùblica:

1.o Que los comerciantes, dentro de los plazos que señala


173

el articulo 8.o de la mencionada órden, paguen los
derechos que causen sus mercaderías con arreglo á las
leyes, en la aduana de la plaza en que se haga la introduccion.

2.o Que si los introductores quisieren extraer parte de
estos efectos à otra plaza, se les expida guia, previos los
requisitos que prescribe el articulo 18, anotándose al pie
de ella el aforo sobre que se han deducido los derechos.

3.o Que en la aduana donde se internen estos efectos,
no se cobren nuevos derechos; pues siendo uno el arancel
de aforos en toda la República, no puede resultar diferencia
de valores, que produzca aumento en los impuestos.
—Y de órden suprema comunico à U. S. esta resolucion,
para su cumplimiento en los casos que ocurran.—
Dios guarde à U. S.—Miguel Maria de Aguirre.

Resolucion de 12 de octubre:
Sobre la incorporacion de la viceparroquia de Mururata
á la provincia de Yungas: límites de esta y de
la de Larecaja por aquel punto.

Ministerio de Estado del despacho del interior.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de octubre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de la Paz de
Ayacucho.—Sor. prefecto—El contenido de la nota de
U.S. n.o 229, ha instruido á S. E. el Presidente, de las
ventajas que reportaría la tranquilidad pública, y la viceparroquia
de Mururata, separándose esta de la provincia
de Larecaja, é incorporàndose à la de Yungas. Siendo
cierto que Mururata es viceparroquia anexa al curato
de Pacallo que corresponde á Yungas, parece natural
que pertenezca, así en lo espiritual, como en lo polìtico
y gubernativo, á esta provincia; lo que dispondrà U. S.
se verifique desde luego. La division topogràfica, y aun


174

geogràfica de los departamentos y provincias, demanda
gastos y profundos conocimientos en los que hayan de
realizar aquel importantísimo trabajo; razon porque el
Gobierno contra sus deseos, no ha podido disponer el
que se emprendan; pero hasta que se realize, podrán ser
los límites de las provincias de Larecaja y de Yungas,
por el punto de Mururata, el rio Silozani en sus corrientes
hàcia el oeste—Dios guarde á U. S.—Facundo
Infante.

Resolucion de 12 de octubre:
La deuda á diezmos anterior á enero de 1825, es
comprendida en la ley de
18 de diciembre de 1826:
prevenciones para su cobro y aplicacion.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 12 de octubre de
1827.—Sr. prefecto del departamento de.....Con fecha
10 del corriente se ha dicho al prefecto de este departamento,
lo que sigue. "S.E. el Presidente ha visto la nota
de U. S. n.o 38, y la razon del administrador del tesoro
pùblico, por la que resulta, que aun debe la clavería
á la caja, por años atrasados, cincuenta y cuatro mil
quinientos cincuenta y seis pesos. Há tomado tambien
en consideracion, la exposicion de los claveros manifestando
dificultad para realizar los cobros en dinero, con lo
demas que expresa.—S. E. resuelve, que siendo aquella
deuda anterior al 1.o de enero de 1825, se le comprenda
en la ley de 18 de diciembre ùltimo; y en consecuencia
manda prevenir à U. S:

1.o Que en todos los departamentos que forman el arzobispado,
se recojan los expedientes de los diezmeros, à quienes
el Gobierno ha concedido rebajas del remate de sus diezmos
en años anteriores, por haberles tomado los ejércitos
patriotas ò españoles, sus granos, ò por otras causas de
la guerra; y que aquella parte proporcional que de aquellas


175

rebajas toque al Estado como partìcipe, se cargue al
erario en la deuda pendiente de la claverìa.

2.o Que la diferencia en favor del tesoro público, la
reciba èste en billetes del crédito público; pero se hará
una distribucion proporcional en los departamentos,
avisándola U. S. á los SS. prefectos, para que este beneficio
de recibir el pago en billetes, se haga á aquellas
familias deudoras á diezmos, que por sus padecimientos
y patriotismo, estèn mas inhabilitadas de satisfacer sus
deudas à la clavería.— Sobre todo se pondrá U. S. de
acuerdo con los señores claveros, à fin de saldar finalmente
en el año presente, esa cuenta de la claverìa."—Lo
que tengo el honor de trascribir á U. S. para su intelijencia,
y para que se sirva remitir al sor. prefecto de
este departamento, una razon de los expedientes de que
trata el artículo 1.o, de los deudores de diezmos que
existan en ese de su mando.—Dios guarde à U. S.— Miguel
María de Aguirre.

Orden de 13 de octubre:
De quienes deben componerse los consejos de guerra,
para juzgar á los individuos de tropa, oficiales, y
jefes respectivamente.

Esta órden se ha reformado por de 23 de julio de 1829, y por los
artìculos 93 y 94 del reglamento de 24 de setiembre de dicho 29.

Ministerio de Estado en el despacho de guerra—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 13 de octubre de
1827.— Al sor. comandante jeneral del departamento
de...... Sor. jeneral—Para evitar las consultas sobre la
formacion de los consejos de guerra, muida S. E. prevenir,
que se guarden las disposiciones que sobre ellos habia
en el ejèrcito libertador, y que no han sido derogadas:


176

1.o El consejo de guerra para juzgar à un individuo
de tropa, debe componerse de un coronel presidente, dos
tenientes coroneles ó mayores, dos capitanes, y dos tenientes:
à falta de coronel, presidirá un teniente coronel.

2.o Para juzgar á un oficial, debe formarse el consejo
de un jeneral presidente, ò del comandante jeneral del
departamento ò division; de dos coroneles, dos tenientes
coroneles ó mayores, y dos capitanes: por falta de un jeneral,
ó impedimento del comandante jeneral, presidirà un
coronel; y por falta de dos coroneles vocales, concurrirán
dos tenientes coroneles ó mayores.

3.o Para la causa de un jefe se formarà el consejo,
de un jeneral, dos coroneles, dos tenientes coroneles, y
dos mayores; y solo por falta absoluta de jefes, concurrirán
dos capitanes: asì como si hay dos jenerales à mas
del presidente, no habrá en el consejo sinò dos tenientes
coroneles, ó mayores.

4.o Las calidades para ser vocales de los consejos, son
las requeridas por ordenanza.—U. S. hará insertar esta
nota en la órden jeneral, para conocimiento de los cuerpos
que guarnecen ese departamento.—Dios guarde à
U. S.—Agustín Jeraldino.

Orden de 15 de octubre:
Previene que en los batallones se observe la táctica
reimpresa en Buenos Aires el año
17, prohibiendose
las voces ó maniobras que no sean de reglamento.

Ministerio de Estado en el despacho de guerra—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 15 de octubre de
1827—Al sor. comandante jeneral del departamento de....
Sor. jeneral—Debiendo uniformarse la instruccion de los


177

cuerpos de infanteria, dispone S.E. el Presidente: que en
todos los batallones se observe rigurosamente la tàctica
reimpresa en Buenos Aires el año 17, prohibiendose en los
cuerpos las voces ó maniobras que no sean las prevenidas
en el reglamento.—U.S. comunicará esta resolucion
en la òrden de los cuerpos que guarnecen ese departamento,
y cuidarà de su puntual cumplimiento.—Dios guarde
à U.S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 15 de octubre:
Las tesorerias abonen desde el primero del mes,
todas las plazas pasadas en revista de comisario;
pero no paguen altas despues de la revista.

Esta órden està modificada por el artìculo 59 del reglamento de 24
de setiembre de 1829, y por la órden de 13 de julio de 1830.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 15 de octubre de
1827—Al sor prefecto del departamento de.....Por el
ministerio de guerra se ha pasado à este de mi cargo,
la suprema órden siguiente, que trascribo à U.S. para
su inteligencia y cumplimiento.—Cuando S. E. el Presidente
mandaba el ejército libertador, dictó el 11 de junio
de 1825 la resolucion siguiente: Solo se pagarán por tesorería
las plazas que pasan revista de presente, y el hospital
presente. Los nuevos destínados despues de la revista,
no gozan sueldo hasta el mes siguiente, y sus raciones
se costearán de lo que dejen de fondo los muertos
y desertores.
Esta resolucion no ha sido derogada,
y. S.E. el Presidente manda reformarla.—Teniendo en consideracion
que las altas que se dan à los cuerpos, son
reclutas que no perciben sinò seis pesos mensuales, por
tres meses en que se instruyen, y despues gozan el haber


178

íntegro; y teniendo presente que el abonar las altas
desde el dia del mes que el recluta entra al servicío, despues
de admitir fraude enreda la contabilidad, cree mas
conveniente y dispone: que las tesorerías abonen desde
el 1.o del mes, todas las plazas pasadas en revista de
comisario; pero no pagaràn ninguna alta despues de la
revista. De este modo los abonos que se hacen à reclutas,
que han entrado despues del dia 1.o, sirven
para que el cuerpo pague las raciones de las altas que
recibe despues de la revista.—U.S. se servirà comunicar
esta resolucion à quienes corresponda, mientras se dicte
el reglamento que finalmente organize esta parte del servicio.
—Dios guarde à U.S.—Miguel María de Aguirre.

Orden de 16 de octubre:
En que se prohibe á los gobernadores, correjidores y alcaldes,
ser ajentes de los diezmeros: si alguno de estos
compráre veredas, sea separado de su destino durante
la recaudacion: pena del que en ella cometa
abusos.

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 16 de octubre de
1827—Al sor prefecto del departamento de.....Ha sabido
S.E. el Presidente, que algunos gobernadores, y muchos
correjidores y alcaldes, ó compran veredas diezmeras
al rematador, ò son ajentes de los diezmos para la
recaudacion, por un tanto que aquellos les pagan. Y se
ha asegurado igualmente, que las referidas autoridades emplean
la fuerza, para cobrar tal vez mas, que lo que deben
pagar los contribuyentes.—Para cortar de raiz este
abuso, prohibe S.E. que los gobernadores y correjidores, ni
alcaldes, sean de ningun modo ajentes de los diezmeros.


179

Si algun correjidor ó alcalde comprase veredas de diezmos,
mientras verifique la recaudacion, estarà como simple
particular, y separado temporalmente de su destino,
lo que el gobernador zelará muy cuidadosamente.—En el
caso de que los correjidores ó alcaldes rematadores de
diezmos, cometieren algun abuso, el gobernador averiguará
la verdad, á fin de imponerles una multa doble, en
favor del agraviado, de la cantidad que hubiesen exijido
de mas al contribuyente de diezmos.— Dios guarde à
U.S.—Facundo Infante.

Resolucion de 19 de octubre:
Declarando que los asignaciones militares equivalen
á los vales del empréstito, para la compra de propiedades,
redencion de censos, &c.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 19 de octubre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de.....He presentado
à S. E. el Presidente de la Repùblica, la nota
de U.S. n.o 191, en que consulta si las asignaciones dadas
à los militares por consecuencia de la ley de 30 de
diciembre, serviràn para redimir censos, fundaciones &c,
por que el artìculo 4.o del decreto de 12 de junio,
los admite en calidad de vales del emprèstito para la compra
solamente de propiedades; y S.E. se ha servido resolver:
que las dichas asignaciones surtan los mismos efectos
que los vales del empréstito, para la compra de propiedades,
redencion de censos y fundaciones, sin que
haya otra diferencia entre unos y otros documentos, que
los vales ganan intereses, y el Congreso no los señaló
para las compensaciones militares.—Dios guarde á U.S.—
Miguel María de Aguírre.


180

Orden de 22 de octubre:
Para que la misa de doce, en los dias festivos, se pague
de los fondos de beneficencia, prohibièndose á los
sacerdotes que bajo este pretexto pidan responsos, &c.

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 22 de octubre de
1827.—Al sor prefecto del departamento de..... Sor prefecto
—Sabe S. E. el Presidente, que eon pretexto de pedir
una limosna para la misa de doce de los dias festivos,
andan en esa ciudad dos sacerdotes à caballo, vendiendo
responsos, y ridiculizando con otros actos vergonzosos, no
solo la relijion sinò la decencia.—Dispone en consecuencia,
que se prohiba el que tales sacerdotes pidan responsos,
ni vendan ninguna otra ceremonia ò acto del culto:
y que la misa de doce, en los dias festivos, se pague de
los fondos de beneficencia, para cuyo efecto pueden estipularse
con un clérigo pobre.—Al dictar S. E. esta resolucion,
debe U.S. suponer, que con mas razon prohibe,
el que ni los clérigos, ni los frailes, anden por las calles
ejerciendo ceremonias degradantes al culto, y que son un
verdadero ultraje á la relijion—Pòngase U. S. de acuerdo
con el prelado eclesiástico, para que sea castigado severamente
cualquiera que infrinja esta disposicion.—Dios
guardo à U. S.—Facundo Infante.

Orden de 23 de octubre:
Creacion de pagadores en los cuerpos militares, y supresion
de sus habilitados: mecanismo en que deben
entender: su propuesta y fianza: penas de los comandantes
de compañia que no presencien la paga en mano


181

no propia á la tropa, ó consientan abusos: prohibicion
á los gefes de los cuerpos: no tienen autoridad
sobre los pagadores, en cuanto á inversion de fondos;
pero pueden suspenderlos por mala conducta.

Esta órden está derogada por el reglamento de 24 de setiembre de
1829.

Ministerio de estado en el despacho de guerra—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 23 de octubre de
1827.—Al sor comandante jeneral del departamento de....
Sor. jeneral—Mientras à fin del año se dicte un reglamento
que sirva á organizar la administracion de los cuerpos,
ha dispuesto el Gobierno que se observe lo siguiente:

1.o Habrà en cada cuerpo un pagador, con el suelda
que señala la ley de 1.o de enero, y à cuyo cargo
estaràn todos los caudales del cuerpo, y los documentos
de su inversion; quedando suprimidos los habilitados.

2.o De los cinco pesos que se descuentan al soldado
para el rancho, se formará un fondo con el cual el pagador,
con conocimiento del mayor y comandante del cuerpo,
hará las contratas por las raciones, procurando que estas
sean abundantes: pagadas las raciones, el sobrante quedará
en fondos del cuerpo, bajo el cuidado del mismo pagador.

3.o Este fondo sobrante de raciones, junto con los otros
del cuerpo, se uniràn al peso que deja cada soldado para
su vestuario blanco, haciendo de todo una masa que atenderà
à todos los gastos.

4.o La cantidad que por la òrden 1.o de abril
de 1826, debe darse á cada soldado en dinero, la entregar`
el pagador en propia mano á la tropa en revista, á
que asistiràn los oficiales de cada compañia, y el comandante
ò mayor. De esta suma el pagador no hará ningun
descuento al soldado; pero este serà obligado á calzarse
y lavarse. Con presencia del capitan, irá el pagador
á dar en mano propia su pre à los enfermos en hospital.
La distribucion será firmada en las formas corrientes,


182

y archivadas en poder del pagador aquellas que tocaban
al habilitado del cuerpo.

5.o El comandante de compañia, á quien se justificàre
que no ha presenciado la paga en mano propia à la tropa,
ó que consienta el menor abuso, serà suspendido por
seis meses de su empleo, por primera vez, y despedido
del servicio por segunda. Ellos quedan autorizados suficientemente,
para reclamar sobre cualquiera medida de los
gefes, que contravenga à esta órden.

6.o Es de la atribucion del pagador, hacer los documentos
de hospitalidades, y entenderse con las respectivas
tesorerías para el pago de las estancias.

7.o Los gefes de los cuerpos no pueden disponer de
cantidad alguna de los fondos, sin consentimiento de la
inspeccion; y solo harán los gastos mas necesarios y urgentes
en el interior del cuerpo, cuando no haya tiempo
de consultar al inspector. Por consiguiente, el pagador
no obedecerá ninguna órden de pago mandada por los gefes,
que contravenga à este artìculo; ni le será admitida
en cuenta, ninguna partida que no estè autorizada precedentemente
por la inspeccion.

8.o En virtud del artículo anterior, los gefes de los
cuerpos no tienen autoridad sobre el pagador, en cuanto
à inversion de fondos, sinò una escrupulosa inspeccion en
la administracion de ellos. Pueden suspenderlos por mala
conducto, y sumariarlos dando parte del resultado.

9.o Todos los documentos de gastos tendrán además,
las fòrmulas requeridas en los habilitados.

10. El pagador será propuesto por el comandante del
cuerpo, y darà una fianza, à satísfacion de este, por la cantidad
de seis mil pesos.

11. El abono de sueldo á los oficiales lo harà el pagador
á cada uno, sin descontarles nada como hacian los habilitados.

12. La presente órden será inserta en la de los cuerpos,
y leida á la tropa en los dias de revista de comisario.
—Dios guarde á U.S.—Agustin Jeraldino.


183

Orden de 23 de octubre:
Antes de reunirse el consejo en las causas militares,
se pase el proceso á un abogado en clase de auditor,
y se subsanen los defectos que indique: que este asista
tambien al consejo, y por todo se le abonen cuatro
pesos: cuando pura los consejos de guerra de los individuos
de tropa no hubiesen dos tenientes, puedan ser reemplazados
por subtenientes.

Esta órden està reformada por la de 23 da julio de 1829, y por los
articulos del 90 al 94 del reglamento le 24 de setiembre de dicho
año 29.

Ministerio de estado en el despacho de guerra.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 23 de octubre de
1827.—Al sor comandante jeneral del departamento de....
Sor. jeneral—En adicion á la òrden de 13 de octubre, sobre
consejos de guerra, ha mandado S. E. el Presidente prevenir:
que toda causa cuando esté concluida por el fiscal,
se pase por la comandancia jeneral, al dictàmen de un
abogado en calidad de auditor, para que la examine, y
exponga si se halla del todo corriente, ó indique los defectos
que tenga, los que seràn subsanados luego, à fin
de que no haya reparo alguna que impida sentenciarla:
evitando así las demoras que resultan à veces, de reunir
los consejos antes de estar en un todo arreglados los procesos.
El mismo abogado que lo examine, asistirá al consejo
haciendo de auditor, y por esto y por la vista del
proceso, se le abonarán cuatro pesos, como se hacia en
el ejèrcito libertador à los que hacian funciones de auditores
en los departamentos.—Tambien ha dispuesto S. E.,
que cuando por la poca guarnicion no sea posible concurran
al consejo de guerra, que se señala para los de la
clase de tropa, los dos tenientes vocales, puedan reemplazarse
con subtenientes, como tambien se hacia en el


184

ejército.—U.S. se servirà hacer insertar esta adicion, en
la òrden jeneral de los cuerpos de esa guarnicion.—Dios
guarde à U.S.—Agustin Jeraldino.

Orden de 24 de octubre:
Remision de estados de nacidos y muertos, que deben
hacer los curas, gobernadores y prefectos: penas
de los que no la verífiquen.

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 24 de octubre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de.....Sor. prefecto
—Debiendo saber el Gobierno cuantas personas nacen,
y cuantas mueren en la República, S.E. el Presidente
dispone, que desde el próximo mes de enero se observe
lo siguiente:

1.o A fines de cada mes remitiràn todos los curas, sean
propietarios ó interinos, al gobernador de la provincia à
que pertenezca el curato, una relacion individual de los
niños que nacen, expresando los sexos; y otra relacion
tambien individual, de los que hayan recibido sepultura en
la parroquia, especificando si son párvulos, adultos ò ancianos,
todo con diferencia de sexos y nombres.

2.o El gobernador de la provincia archivará las noticias
orijinales que le pasen los curas, y con que resulte
de las mismas noticias, dirijirá á U.S. un estado numérico
y comprensivo de todos los nacidos y muertos en la provincia.

3.o Cada tres meses, principiando por el de abril inmediato,
remitirá esa prefectura à este ministerio, el estado
que abraze los nacidos y muertos en el departamento
en cada trimestre.

4.o El cura que deje de remitir al gobernador, la


185

noticia expresada en el artículo 1.o pagarà por la
primera vez una multa de cincuenta pesos: por la segunda,
una de ciento; y por la tercera será suspendido
del ejercicio de su cargo.

5.o El gobernador que no cumpla con lo prevenido en
el articulo 2.o, será suspenso de su destino por tres
meses.

6.o Para llenar con mas facilidad y exactitud los objetos
de esta nota, remitirá U.S. à los gobernadores para conocimiento
de los curas, copia del adjunto modelo: é igualmente
acompaño el e los estados que han de remitir los
mismos gobernadores, y los que ha de formar la prefectura.
—Dios guarde à U.S.—Facundo Infante.

Orden de 25 de octubre:
Número y calidad de los individuos de que debe
constar el piquete de policía, en cada capital de departamento:
su sueldo, gratificacion, y fondos de que
han de vestirse: de quienes dependen: no gozan fuero.

El artìculo 1.o de esta órden se ha reformado por la ley del presupuesto
jeneral de 5 de noviembre de 1833

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 25 de octubre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de...... Deseando
S.E. el Presidente mejorar el servicio de la policía,
se ha servido resolver lo siguiente:

1.o El piquete da policía de la Paz constará de un sarjento
primero, dos cabos primero y segundo, y veinte y
dos jendarmes. El de Potosì, de un sarjento primero, dos
cabos, y diez y seis jendarmes. El de Chuquisaca, de
un sarjento, dos cabos, y diez y seis jendarmes. El de


186

Cochabamba, de un sarjento, un cabo y diez jendarmes.
El de Santacruz, de un cabo y diez jendarmes.

2.o Los piquetes de policìa se compondrán de aquellos
soldados del ejército, que quieran continuar el servicio;
pero que no siendo capaces para el de campaña, puedan
ser útiles en la policìa. No se admitirá par esta, ningun
individuo que en su servicio militar haya tenido la
menor tacha, sinó que se escojerán aquellos cuya honradez
esté bien justificada.

3.o Los empleados en los piquetes de policìa, gozarán
los sueldos de la tropa de caballerìa, y tendràn además
por gratificacion la sexta parte de las multas que se cobrasen.
Serán vestidos de los fondos que se destinas á
este ramo.

4.o Los piquetes de policía no gozan fuero militar, y
dependen exclusivamente de los comisarios, del intendente
y del prefecto; y en los delitos que cometieren, seràn
juzgados por los tribunales civiles.—Dios guarde á U.S.—
Facundo Infante.

Reglamento de 28 de octubre:
Para los colejios de ciencias y artes.

Este reglamento se ha declarado vijente por la ley de 7 de setiembre
de 1831.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

CONSIDERANDO.

1.o Que la ley de 9 de enero último, no abraza
todo lo necesario á un plan jeneral de estudios.

2.o Que por la ley de 11 de enero tambien ùltimo,


187

está facultado el Ejecutivo para dictar todos los reglamentos
y decretos que falten, y fueren absolutamente necesarios
&c.

3.o Que la misma ley previene, se sometan á la cámara
à que pertenezcan, los reglamentos y decretos que se
dicten por el poder Ejecutivo: decreto el siguiente reglamento
orgánico para los colejios de ciencias y artes.

CAPITULO 1.o
De los edificios de los colejios, y personas que han
de habitarlos.

Artìculo 1.o

Los edificios de los colejios deben ser espaciosos
y còmodos, y estar provistos de los muebles y
utensilios necesarios.

2.o

Los edificios que se hallan destinados por el Gobierno
para colejios, deben proporcionarse en lo posible,
de modo que tengan la disposicion conveniente para la
enseñanza.

3.o

Los edificios de los colejios se conservarán siempre
limpios y aseados, interior y exteriormente; y cada
año, ò antes si la necesidad lo exijiere, se repararàn de
las ruinas que amenazaren: esto se hará á costa de los
fondos destinados, ò que se destinàren al efecto, bajo de un
presupuesto que visará el prefecto.

4.o

Habitarán en los edificios de los colejios, el rector,
vicerector, ministro, alumnos internos y sirvientes: los
catedráticos podrán hacerlo si gustan.

CAPITULO 2.o
Del protector.

5.o

Todos los colejios están bajo de la especial proteccion
del Gobierno; pero cada prefecto es por ahora, y
hasta la ereccion del Instituto nacional, el protector inmediato
de los colejios de su departamento.


188

6.o

Son atribuciones de los prefectos como protectores
de los colejios:

  • 1.a Procurar que se establezcan todas las càtedras
    que designa la ley de 9 de enero de este año, con
    arreglo à este reglamento.
  • 2.a Velar sobre el adelantamiento y prosperidad
    de la enseñanza.
  • 3.a Dar al Gobierno los informes que se le pidan
    sobre el estado de aquella.
  • 4.a Cuidar de que con los fondos destinados al objeto,
    se acuda á los colejios con las rentas asignadas, por semestres
    anticipados.
  • 5.a Recibir y presentar al gobierno supremo, las
    cuentas que cada año debe rendir el rector.
  • 6.a Proponer al Gobierno los superiores y catedráticos,
    mientras se instala el Instituto nacional, á quien
    corresponde hacerlo conforme à la ley de 9 de enero de
    este año.
  • 7.a Nombrar en vacante, à propuesta del rector,
    los catedráticos interinos hasta su provision en propiedad
    y suspenderlos en caso necesario, oido el dictamen del
    rector, dando cuenta al Gobierno, para su separacion si
    la merecieren.
  • 8.a Proponer al Gobierno, oido el informe del
    rector, los jóvenes que deben ser costeados sobre las rentas
    del colejio.
  • 9.a Asistir à los exámenes jenerales, y distribuir
    los premios á nombre de la nacion, previa la calificacion
    de los examinadores.

CAPITULO 3.o
Del rector.

7.o

Habrá un rector, jefe del colejio en todos los ramos
que abraza este establecimiento.

8.o

El rector debe ser un ciudadano secular, de conocida
probidad y literatura; si fuese posible, alumno del


189

mismo colejio, y que haya servido alguno de sus empleos
ó cátedras.

9.o

Su eleccion será por el Gobierno, à propuesta en terna
del prefecto por ahora, y del Instituto nacional cuando
se establezca.

10.

El rector deberá entregarse del edificio y mueblas
pertenecientes á él, bajo de un formal inventario que so
hará ante el prefecto, dicho rector, dos catedràticos y el
secretario del colejio: el orijinal se archivará en la secretarìa
de la prefectura, y un testimonio quedará en el
archivo del colejio, para que por él se haga la entrega
á los rectores que en adelante fueren.

11.

Su renta será, por ahora, la que respectivamente señalan
los decretos particulares relativos á la ereccion de
colejios.

12.

El vicerector, el ministro, los catedràticos, los cursantes
y cuantos habiten en el colejio, estarán subordinados al
rector.

13.

Como à jefe del colejio corresponde al rector:

  • 1.o Cuidar de la exacta observancia de este reglamento,
    y demàs leyes acadèmicas, hacièndolas cumplir
    y ejecutar puntualmente.
  • 2.o Vijilar á los demás superiores y catedráticos,
    para que cumplan con sus respectivos deberes, sin
    dejar excusa alguna á los que se hallen bajo de su autoridad.
  • 3.o Si los superiores y catedráticos fueren inexactos,
    procurará reducirlos à su deber por medios prudentes,
    y reconvenciones mescladas de aquella consideracion
    que exije su empleo; mas sino correspondiesen á este
    honroso tratamiento, informará al prefecto, quien procederà
    à su suspension en virtud de la atribucion 7.a
    del artículo 6.o, y darà cuenta al Gobierno.
  • 4.o Admitir en el colejio à los alumnos que quieran
    entrar en él, en calidad de pensionistas ò externos.
  • 5.o Hacer llevar con el ministro secretario, el
    libro de matrículas de todos los alumnos cursantes, que
    rubricará el rector, y firmarà aquel.
  • 6.o Administrar las rentas del colejio, por medio
    del ministro, suministrándole semanal ó mensualmente,
    lo necesario para el gasto de cocina, pan, alumbrado
    y demàs que fuese necesario.
  • 7.o Llevar los libros de entradas y salidas,
    cuya cuenta presentarà cada año al prefecto.
  • 8.o Presidir los actos literarios, y todo otro que
    diga relacion al réjimen interior y exterior del colejio.
  • 9.o Correjir moderadamente à los cursantes que
    cometieren alguna falta; y en caso de delito grave, ó incorrejibilidad,
    expelerlos del colejio dando cuenta al prefecto.
  • 10. Conceder ò negar á los demás superiores y
    catedràticios, la licencia que pidieren para ausentarse del
    colejio, como el término no exceda de quince dias; y darla
    á los alumnos cursantes, sin permitir que duerman fuera
    del colejio, á no ser que para ello hubiere causa grave.
14.

El rector está principalmente encargado del relimen
y educacion moral de los alumnos del colejio.

15.

Para desempeñar un deber tan esencial, observarà con
cuidado las buenas y malas inclinaciones de los jóvenes, à
fin de favorecer el desarrollo de aquellas, y correjir ó modificar
estas; procurando cerciorarse por repetidas pruebas,
si los defectos ò faltas que nota, son el resultado de
algun vício orgánico, ò solo del mal ejemplo y educacion.

16.

El rector inspirará á la juventud que le està confiada,
el amor à la virtud, no solo inculcándola, y hacièndole
familiares los preceptos de la moral, sinó tambien
presentándole ejemplos pràcticos de ella; sin perder jamas
de vista, que la virtud mas bien se inspira que se
manda.

17.

Las apreciables obras que se han escrito sobre educacion,
serán las fuentes de donde saque el rector sus lecciones
prácticas de virtud.

18.

La mesa serà uno de los lugares en que aquellas
lecciones pueden inculcarse con oportunidad: lo serán tambien
los hospitales, las càrceles y hospicios, que visitarà
el rector, acompañado de los jòvenes que crea conveniente;


191

y le daràn materia para ùtiles reflecciones sobre las
funestas consecuencias del vicio.

19.

Los jóvenes de jenio ó caracter poco humano, seràn
conducidos á los hospitales: los que sean de jenio violento,
à las càrceles: los presuntuosos, á los hospicios, y
talleres de artes y oficìos: los desatentos acompañaràn al
rector, ó al superior que este designe, à las visitas de
etiqueta, instruidos antes en el modo con que en ellas
deben portarse.

20.

En los actos literarios procurará el rector enseñar
á los jóvenes, los modales atentos y civiles con que deben
tratarse mutuamente en las discusiones, no permitiendo
que estas pasen jamàs á disputa.

21.

El rector llevarà un libro dividido en dos partes:
en la primera sentarà las acciones nobles é innobles de los
jóvenes alumnos, y en la segunda el resultado de aquellas,
à saber; las buenas, y malas inclinaciones y hàbitos,
á continuacion del nombre de cada uno, en la forma siguiente:
Mariano Flores—Inclinaciones y hàbitos buenos.
Taciturno, estudioso
&c.—Inclinaciones y hábitos malos.
Rencilloso, neglijente
&c.— Estos rejistros serviran
de regla para los informes sobre la conducta moral,
y para las providencias de correccion que deba tomar el
rector.

22.

Las penas por toda clase de faltas y delitos en que
incurran los alumnos, las impondrà el rector, procurando
contrariar sus malas inclinaciones, y que sean, análogas
à los delitos cometidos: así, al que hubiere faltado à su
deber por pereza, se le obligará á levantarse una ò dos
horas antes que los otros: al que por presuntuoso, á que
sirva á la mesa á los demas, &c; de modo que no haya
pena, en que el rector no se proponga el doble objeto
de castigar el delito cometido, y ejercitar al penitenciado
en aquella especie de acciones buenas, que son contrarias
à las inclinaciones que manifiesta. El mismo objeto
deberá proponerse en las concesiones ó denegaciones;
pues no hay una de aquellas que no pueda ser una recompense,
ni una de estas que no pueda ser una pena.


192

23.

En la noche del lunes de cada semana, reunírá el
rector à todos los alumnos del colejio, para darles lecciones
de moral práctica. En ellas estimulará à la juventud
al ejercicio de una virtud determinada, que siempre
será aquella de que conozca haber mayor necesidad por
las circunstancias; inculcando en la misma, hasta haber conseguido
que los jóvenes la practiquen. La inocencia, la
sobriedad, y el amor al trabajo, harán tambien frecuentemente
la materia de las instrucciones y consejos del
rector.

24.

El 1.o de cada tres meses se reuniràn los superiores
y catedráticos, con sus respectivos libros, en la
habitacion del rector, quien por ellos examinará los progresos
que hagan los alumnos en la pràctica de la moral.
Los que se hubiesen hecho recomendables por acciones
nobles y virtuosas, seràn calificados por primeros
y segundos sobresalientes, segun la calidad de aquellas:
los que no hubiesen caido en falta alguna, seràn graduados
de terceros sobresalientes.

25.

En las reuniones de los lunes, los primeros sobresalientes
se sentarán al lado del rector: los segundos y
terceros, al del vicerector y ministro. Mas cuidarà el
rector, de que esta preferencia concedida al merito, no llene
de elacion à los que la obtengan, hacièndoles comprender
que éste es un vicío, y que por el mismo hecho
de dejarse arrastrar de él perderàn el mérito.

26.

Sujetándose el rector á estas pocas reglas, no se
persuadirá que en ellas se ha agotado una materia tan
esencial à la felicidad privada y pùblica: su saber y su
prudencia, y sobre todo una ejemplar conducta, suplirà [...]
mucho en esta parte.

CAPITULO 4.o
Del vicerector.

27.

Habrà en los colejios un vicerector, que sirva de
auxiliar y supla cualquiera falta del rector; y tendrá probidad
y luces.


193

28.

Su eleccion y renta se arreglarán tambien á los artìculos
9 y 11 que hablan del rector.

29.

Los catedràticos y cursantes estàn bajo de la inspeccion
y autoridad del vicerector.

30.

Estando encargado particularmente el vicerector del
rèjimen profesional, corre á su inmediato cargo:

  • 1.o Cuidar de que se cumpla exactamente este
    reglamento en todo lo concerniente á la educacion
    cientìfica.
  • 2.o Velar sobre que los cursantes concurran à
    los corredores, y clases en que deben hacer su estudio,
    y que no pierdan el tiempo en otros entretenimientos.
  • 3.o Visitar frecuentemente todas las clases, y velar
    sobre que se enseñe con exactitud, y arreglo à este
    reglamento.
  • 4.o Llevar un libro en el que, instruido por los
    celadores, y cerciorado diariamente de las faltas é infracciones
    del rèjimen profesional, pondrá las correspondientes
    notas, que serviràn de regla para los informes sobre
    la aplicacion y aptitud de los cursantes, y para los demàs
    efectos à que hubiere lugar.
  • 5.o Concurrir à todos los actos literarios y exàmenes,
    en los que presidirà en defecto del rector.
  • 6.o Podrà aplicar á los cursantes penitencias correccionales,
    dando parte al rector en caso de delito grave.

CAPITULO 5.o
Del ministro y secretario.

31.

Habrà en los colejios un ministro, encargado especialmente
de la educacion fisica y del rèjimen económico,
cuyas calidades deben ser las de honradez y aptitud.

32.

Su eleccion y renta arreglaràn igualmente á los
artìculos 9 y 11 citados.

33.

Los cursantes le prestaràn la obediencia y respeto
que corresponden á su empleo.

34.

Debiendo la educacion fisica tener por objeto, la sanidad


194

y el buen desarrollo de todas las partes del cuerpo,
se conseguirá lo primero, con el uso de alimentos nobles
condimentados con sencillez, con el aseo en el vestir,
especialmente en la ropa interior y en la cama, y con
la respiracion de aire puro y libre; y lo segundo, con la
equitacion, la esgrima, el juego moderado de pelota, del
billar, y otros ejercicios corporales.

35.

El ministro se instruirà en la Higiene de Tourtelle,
para desempeñar mejor su cargo, y para que siempre que
prohiba algo que pudiera perjudicar á la salud de los jóvenes,
les dé la razon de la prohibicion.

36.

Cuidarà de que en la mesa, el catedrático de botánica
y el de medicina, expliquen oportuna y brevemente, la
naturaleza de los alimentos que se presentàren en ella,
contrayéndose á sola su salubridad, ó insalubridad; de modo
que los jóvenes alumnos aprendan á discernir los alimentos
sanos, de los que no lo sean.

37.

Cuidará de que los jóvenes se porten, en las horas de
descanso, con decencia en sus diversiones, que tenderàn al
buen desarrollo de sus cuerpos, ò al ejercicio de su corazon;
á cuyo fin consultarà la obra de Locke, sin permitir
jamàs juego alguno de suerte ò envite.

38.

El tiempo de vacaciones serà destinado à que los
jòvenes aprendan la equitacion y el nado.

39.

El ministro será el jefe inmediato de los maestros de
mùsica, bayle, esgrima y dibujo, en cuyos ejercicios y
aprendizaje emplearán los jóvenes las horas de la noche,
y de descanso.

40.

Si algun alumno enfermàre, y el accidente fuere lijero,
será asistido y curado en el colejio; pero si la enfermedad
fuese grave, ó contajiosa, saldrà à su casa ò al
hospital.

41.

El ministro como encargado del réjimen econòmico
del establecimiento, debe:

  • 1.o Correr con el gasto diario, recibiendo del
    rector lo necesario, bajo de un presupuesto; y llevar la
    cuenta por menor, cuyas partidas justificaràn la que debe
    rendir el rector.
  • 2.o Hacer las refacciones prevenidas en el artìculo
    3.o, y zelar la limpieza, aseo y alumbrado del colejio.
  • 3.o Hacer que dos veces al dia, á saber; la primera
    á las diez de la mañana, y la segunda à las cinco de
    la tarde, se sirva la comida, con la sazon, abundancia y
    aseo correspondientes; de manera que los alumnos internos
    puedan mantenerse sin auxilios de sus casas, que no
    permitirà se introduzcan en manera alguna.
  • 4.o Comer diariamente con los alumnos, cuidando
    de que se observe en la mesa el buen órden, é instruyendo
    á los jòvenes en el modo con que deben conducirse
    en ella.
42.

Para el mejor y mas fàcil desempeño de estas obligaciones,
tendrá el ministro por auxiliares à dos de los
alumnos gratuitos, que sean de su eleccion, y aprobacion
del rector; debiendo estar los sirvientes à sus inmediatas
òrdenes.

43.

El ministro como secretario del colejio, debe llevar
los libros de èl con arreglo y esmero, dando las certificaciones
y documentos que se solicitaren, gratis con mandato
del rector.

44.

Estarà à su cargo el archivo del colejio, bajo de formal
inventario, y el sello ó escudo que debe tener cada
colejio para autorizar los documentos.

45.

El sello ò escudo deberà ser circular, del diàmetro
de diez y ocho líneas; tendrà en torno una inscripcion
entre dos círculos de relieve, que declare el nombre del
colejio á que pertenece, y en el centro una figura de la
diosa Minerva caracterizada con sus emblemas.

CAPITULO 6.o
Del capellan.

46.

Habrà en eada colejio un capellan, que elejirà el rector
cuidando de que sea un eclesiástico virtuoso è ilustrado.

47.

Este dirá la misa que deban oir los alumnos del colejio


196

en todos los dias de precepto.

48.

Serà igualmente de cargo del capellan, administrar á
los alumnos los sacramentos de la penitencia y eucaristia,
y auxiliarles en sus necesidades espirituales.

CAPITULO 7.o
De las catedráticos.

49.

Los catedráticos, ademàs de la posesion de la facultad
ó arte à cuya enseñanza sean destinados, deben estar
dotados de tal moralidad, decoro y urbanidad, que
puedan conciliaries el respeto, consideracion y aprecio de
sus discìpulos, é instruir á estos no solo con la doctrina,
sinó tambien con el ejemplo.

50.

Su eleccion corresponde al Gobierno, á propuesta
del Instituto nacional; pero mientras se plantea este establecimiento,
la harà el prefecto oyendo al rector.

51.

Su nùmero y renta se arreglaràn, por ahora, à las
disposiciones especiales del Gobierno: el honor serà el
mismo, y no habrà mas distincion que la de antigüedad.

52.

Los catedràticos deben concurrir á sus clases con la
mas exacta puntualidad, en los dias y horas destinados à
la enseñanza, sujetàndose en èsta al arreglo especial de
càtedras.

53.

Debe igualmente ser puntual su concurrencia, á los
exámenes y demás ejercicios literarios del colejio.

54.

Cuidarán del aprovechamiento, asistencia y buen porte
de sus respectivos discípulos.

55.

Los catedràticos serán respetados y obedecidos por
los cursantes, y podràn correjir las faltas leves de estos;
dando cuenta de las graves al rector ò vicerector, para
su castigo.

56.

Tendrà cada catedràtico un libro especial de matrícula
de sus discípulos, en que pondrá las notas de aplicacion,
aprovechamiento, y talento escaso, bueno ò sobresaliente;
con cuyo resultado informarà cada tres meses
al rector.


197

57.

No podrán los catedràticos comprender en esta matrícula,
ni admitir en su clase, sinò à los cursantes que el
rector destinare á ella.

58.

Luego que un catedràtico haya acabado de dictar el
curso completo de su facultad, abrirà otro. El rector convocarà
á èl, por un edicto que fijará en las puertas del
colejio, y por medio de los papeles pùblicos, con anticipacion
de dos meses.

59.

Los cursos se abrirán con un acto solemne, en el salon
mas capaz del colejio; y el catedràtico de elocuencia,
ó el que el rector señaláre, pronunciarà un discurso anàlogo.

60.

Cada catedràtico, al abrir la enseñanza del respectivo
curso, ò medio curso de su facultad, pronunciarà en
su clase igual discurso, manifestando à sus discìpulos el
plan que adopta en las materias que va á enseñar.

61.

El rector nombrará en ausencia ó enfermedad de
los catedràticos, los sustitutos que han de suplir sus faltas,
los que recibiràn la mitad del sueldo de los propietarios;
debiendo ser preferidos para este nombramiento, los
alumnos mas aprovechados del colejio.

62.

Si la falta de asistencia personal á la càtedra, llegáre
en el año à la cuarta parte de èl, sin que haya precedido
la correspondiente licencia, perderà la cátedra.

63.

Los catedràticos, como los superiores, percibirán sus
rentas de mano del rector, por trimestres.

CAPITULO 8.o
De los alumnos ó cursantes.

64.

Cursantes son los que habiendo sido matriculados
en el colejio, se sujetan à ganar cursos literarios, bajo de la
direccion de un catedrático.

65.

Los cursantes son internos ó externos: los internos
son los que habitan dentro del colejio; y estos, ó son gratuitos
cuya manutencion costea el Estado, ò pensionistas
para cuyos alimentos deberán entregar los padres, en manos


198

del rector, por semestres anticipados, la cuota señalada
en los decretos de ereccion de cada colejio. Los externos
son los que sin tener habitacion en el colejio, van
desde sus casas á las horas de estudio, á aprender en él
algun arte ò ciencia: estos deberàn pagar igualmente, y
con anticipacion, la cuota anual de diez pesos.

66.

Para ser matriculados los cursantes, deben tener las
calidades siguientes: 1.a ser de edad de diez anos cuando
menos, y no pasar de la de diez y seis: 2.a saber leer y escribir
correctamente: 3.a ser hijos de padres honrados:
4.a traer la ropa, muebles y utensilios que les designe el
rector.

67.

Para ser cursante en una clase superior, es menester
haber obtenido aprobacion en la anterior.

68.

Los cursantes deben ser muy exactos, y asistir à los
corredores y clases en las horas señaladas, observando
siempre el mejor òrden: el que faltare sin permiso, ni causa
lejitima, serà reprendido y penitenciado de un modo
proporcionado à la falta: en llegando el número de faltas
á dos meses, el rector procederá á su expulsion.

69.

El cursante que por cualquier motivo perdiese dos
exàmenes, ó fuese reprobado en ellos, no continuará en
el colejio.

70.

Dentro del colejio, y segun las estaciones, podrán los
alumnos cursantes, vestir la ropa que mas les acomode,
con tal que sea con el aseo y decencia que corresponde.

71.

El vestido de uniforme será frac, pantalon, chaleco,
medias y corbata negros, y sombrero redondo del mismo
color, con la escarapela nacional, y un lazo en el brazo
izquierdo, con los colores del pabellon boliviano.

72.

Los alumnos no podrán concurrir en cuerpo, sinó á
las fiestas cívicas, presididos por el rector ó vicerector.

73.

Sean los alumnos internos ò externos, no podrán salir
del colejio en los dias y horas de estudio, sin licencia
expresa del rector; y los internos, ni aun en los dias
de vacacion, sin avisarlo al ministro para su gobierno.

74.

El portero se mantendrá en la puerta principal, y no
permitirà que en las horas de estudio salga colejial alguno,


199

ni entren personas de afuera à distraerlos: despedidos
los externos, entregarà las llaves al rector por parte
de noche.

75.

Entre los alumnos gratuitos deberàn turnar los cargos
de portero, y auxiliares del ministro.

CAPITULO 9.o
Organizacion jeneral de la enseñanza científica en los
colejios
.

76.

La enseñanza científica en los colejios de la República,
comprenderà las partes que siguen:

  • 1.a Estudios preparatorios.
  • 2.a Ciencias exactas.
  • 3.a Ciencias naturales.
  • 4.a Ciencias morales.
  • 5.a Bella literatura.
77.

Se verificarà dicha enseñanza, dictando las câtedras
de lengua castellana y latina, de idiomas extranjeros, de
bella literatura, de matemàticas, de agricultura y botànica,
de mineralogía, de jurisprudencia, de filosofía, y de
medicina, que deben establecerse conforme à los decretos
ereccionales de los colejios, y à la ley del Congreso
de 9 de enero del presente año.

CAPITULO 10.
Estudios preparatorios.

78.

Los estudios preparatorios abrazarán el idioma nacional,
latin, francès, inglès é italiano, la ideología, geografia
é historia.

79.

El curso de la gramàtica castellana durará año y medio,
y se daràn tres exàmenes, cada seis meses uno.

80.

El primero comprenderà:

  • 1.o La analogía, ó primera parte de la Gramática

    200

    de la Academia española, quinta edicion.
  • 2.o Una parte de las Fábulas literarias de Iriarte,
    que se procurarà estudien los cursantes de memoria,
    escribièndolas y analizàndolas.
  • 3.o La explicacion y analìsis del Libro primero
    del Quijote, à que se agregará el uso diario del Diccionario
    de la misma Academia, sèptima edicion.
81.

El segundo exàmen serà:

  • 1.o De la sintàxis.
  • 2.o De la otra parte de las Fábulas literarias de
    Iriarte.
  • 3.o Del Libro segundo de Quijote, en la forma
    que se ha dicho en el artìculo anterior.
82.

En el tercer exàmen estudiarà la Ortografia de la
Academia española, y la Póetica de Boileau, traducida por
Arriaza, cuyo analísis comprenderà la gramàtica en toda
su extension. Aprenderàn à demàs los jóvenes de memoria,
y analizarà el catedràtico, las mejores piezas en verso
escritas en nuestro idioma, cuidando este de aplicar à
los jóvenes à la lectura del verso heròico.

CAPITULO 11.
Latin.

83.

El estudio de latinidad se verificarà, cuidando el catedrático
de que las definiciones, y demás principios jenerales,
sean los mismos que los de la gramàtica castellana, con
solo la diferencia de los ejemplos.

84.

Este curso se dividirá en tres exàmenes, y se verificarà
de seis en seis meses cada uno.

85.

El primer exàmen será:

  • 1.o De las declinaciones y conjugaciones.
  • 2.o De los capìtulos de génere nominum, de nominum
    declinatione, y de verborum pretéritis el supinis
    , de
    la gramática de Sanchez.
  • 3.o Del analìsis y estudio del Primer libro de
    las Fábulas, de Fedro.

201

86.

El segundo exámen comprenderá:

  • 1.o La prosodia y sintaxis, por el mismo Sanchez.
  • 2.o El estudio y analisis del Libro segundo de
    las Fábulas de Fedro.
  • 3.o La traduccion del Libro tercero de Quinto
    Curcio, y el ejercico de algunas pequeñas versiones del
    castellano al latin.
  • 4.o Las reglas jenerales de la ortografia latina.
87.

El tercer exàmen estara reducido:

  • 1.o A la traduccion, analisis y mensura de la
    Encida, y del Libro primero de las Odas, y Arte poética
    de Horacio.
  • 2.o Al estudio de memoria, y declamacion de los
    casgos mas interesantes de la Encida.
  • 3.o A algunas composiciones latinas, tanto en presa,
    como en verso.

CAPITULO 12.
Francés, inglés é italiano.

88.

El estudio, asi del idioma francès, como del inglès
durarà cada uno un año; y se dividirá en tres, exámenes,
de los que se darà cada cuatro meses uno.

89.

El primero serà:

  • 1.o De la pronunciacion, de las declinaciones
    y conjugaciones, que se ensenaràn por las Gramáticas de
    Chantreau y Conelly, de las ùltimas ediciones.
  • 2.o De la traduccion, analísis y estudio del Libro
    primero
    de las Fábulas de la Fontaine y de Gay.
  • 3.o De algunas composiciones en prosa.
90.

El segundo exámen serà:

  • 1.o De la sintaxis de dichos idiomas, por las mismas
    Gramáticas, à que se agregará un estudio especial de
    sus idiotismos.
  • 2.o De la traduccion, analìsis y estudio, de los
    Libros segundo y tercero de las mencionadas Fábulas.
  • 3.o Del estudio de algunos de los diálogos que
    se encuentran en dichas Gramáticas, à que se agregaràn
    composiciones en prosa.

202

91.

El tercer exàmen comprenderà:

  • 1.o El estudio de los restantes diálogos de las
    indicadas Gramáticas.
  • 2.o La traduccion de la Henriada, y Estaciones
    de Thomson.
  • 3.o Se exijirá de los niños, que manifiesten su
    adelantamiento en conversaciones familiares, y en escribir
    el idioma que hubiesen aprendido.
92.

El catedràtico de estos idiomas, teniendo presente que
el principal objeto del aprendizaje de ellos, es el hablarlos,
no perderà oportunidad de ejercitar á sus discípulos en la
mesa, en los paseos, y en las horas de recreo.

93.

El idioma italiano, como tan fácil de aprenderse por
nosotros, no ocuparà un curso formal, y solo se ensañarà
por pasatiempo.

CAPITULO 13.
Ideología.

94.

La ideología se estudiarà dividièndola en cuatro exámenes,
por la obra de Destutt de Tracy.

  • El 1.o serà de la ideología propiamente tal.
  • El 2.o, de la gramática en jeneral, y aplicada al castellano.
  • El 3.o de la lògica.
  • El 4.o, del tratado de la voluntad.
95.

Durante el estudio de estos cuatro exámenes, se ocuparàn
los cursantes en las horas de pràctica, en hacer pequeñas
disertaciones sobre las materias que estudien; que
leeràn y discutirán en dos dias de la semana, elijiendo
el catedrático las mas bien escritas.

CAPITULO 14.
Geografía é historia.

96.

El curso durará un año, y se daràn tres exámenes,


203

cada cuatro meses uno. El primero será de la Clave geográfica
de Flores; manejo del globo terrestre, y explicacion
pràctica del mapa mundi.

97.

El segundo examen comprenderà, una descripcion
cosmográfica de las cinco partes del mundo, de las naciones
que cada una contiene, su religion, gobierno, grandes
vicisitudes, sus producciones peculiares, el grado de
su ìlustracion, é industria rural, fabril y comercial. Se
hará esta enseñanza, por el Atlas geográfico, histórico, genealógico
del conde de Las Casas, teniendo à mano el catedràtico
las Geografias de Malte Brun y Antillon, y la Coleccion
de cartas
de los mismos.

98.

El tercer exàmen comprenderá, la Clave historial de
Flores, y la Historia jeneral ó comentarios del Perú por
Garcilaso de la Vega. El catedrático, en cada pasaje històrico,
darà una descripcion topogràfica, y la misma exhibiràn
los cursantes al rendir este exàmen. A mas, se les
dictarà la cronología de los pueblos de la Repùblica, de
que formarán los alumnos una coleccion, que será conservada
en la biblioteca del colejio, despues de concluido
el curso.

CAPITULO 15.
Ciencias exactas.

99.

El curso de matemàticas se dividirà en ocho exàmenes,
á saber:

  • 1.o de aritmètica.
  • 2.o de àlgebra.
  • 3.o de geometría.
  • 4.o de trigonometría plana y esférica, y aplicacion
    del álgebra à la geometrìa.
  • 5.o del càlculo diferencial é integral. El estudio
    de cada exàmen durará seis meses.
  • El 6.o 7.o y 8.o serán de arquitectura civil
    y militar, cuyos exàmenes se daràn de cuatro en cuatro
    meses.
100.

El estudio de la aritmètica se harà por Avelino


204

Dias, y comprenderá:

  • 1.o Los sistemas de numeracion, la teoria y pràctica
    de las cuatro reglas, adicion &c, aplicadas á los numeros
    abstractos y concretos, incluso el sistema mètrico
    decimal.
  • 2.o El càlculo de las potencìas y sus raices, hasta
    las cuartas inclusive.
  • 3.o Las razones, progresiones y proporciones
    aritmèticas y geométricas, ò por diferencia y por cociente.
    Y últimamente, las reglas de tres, simple y compuesta,
    la conjunta, la de aligacion, la de interes, y la de
    compañia.
101.

Para su estudio habrá en la clase, una buena pizarra
ó encerado, con todo lo concerniente, como tizas,
reglas, esponjas &c; y todos los cursantes tendràn un libro
blanco de à folio, un encerado ó pizarra, regla y tizas:
en el libro escribirán las lecciones despues de aprobadas
por el catedràtico.

102.

El estudio del álgebra se harà por el mismo Avelino
Dias, y comprendera:

  • 1.o La teorìa y pràctica de las cuatro operaciones,
    adicion &c, de las cantidades algèbricas, y sus fracciones.
  • 2.o El cálculo de las potencias radicales, proporciones
    y progresiones algébricas.
  • 3.o La teorìa de los diversos sistemas logarìtmicos,
    y uso de sus tablas.
  • 4.o Las ecuaciones determinadas è indeterminadas,
    y de primero y segundo grados.
103.

El estudio de la geometrìa se harà por la de Lacroix,
y comprenderà:

  • 1.o Las nociones jenerales de la extension.
  • 2.o Las propiedades de las líneas rectas y circulares,
    las de las perpendiculares y oblicuas, teoría de
    las paralelas, y de las lineas rectas consideradas en el círculo.
  • 3.o El tratado de las areas, de los poligonos, y
    del círculo, el de las líneas rectas consideradas en el plano,

    205

    el de los polihedros, la estereometrìa de los cuerpos esféricos,
    cónicos, cilíndricos, y sus relaciones.
104.

A mas del encerado, regia &c, tendrán los cursantes
para este estudio, un estuche de matemàticas, ó á lo menos
un compas, en cuyo uso se adiestrarán trazando por
sì mismos, en las horas de práctica, todas las figuras de los
problemas y teoremas que cursen.

105.

La trigonometria plana y esférica, y la aplicacion
del algebra à la geometrìa, se estudiarán por el mismo Lacroix.
Durante su estudia enseñará el catedrático, el uso
de las reglas paralelas, de la regla graduada, del semicírculo
graduado, de la pantòmetra, y la nivelacion simple
y compuesta, haciendo las aplicaciones sobre el terreno.

106.

Para verificar tos càlculos de este exámen, se harà
uso de las Tablas logarìtmicas de uno ò dos de los
autores que siguen: Bails, Gardinier, Dechalles, Callet,
Borda, Hobert, Idelbert. Los últimos cuatro deberàn preferirse,
y solo por necesidad se echará mano de los
primeros.

107.

El càlculo diferencial è integral, se estudiarà por el
mismo autor: mas siendo necesario para su estudio, que
los que le emprenden tengan un entendimiento claro y profundo,
el catedrático dedicará à él a solos los mas adelantados;
bastando que los otros recomienden á la memoria
el mayor nùmero de fórmulas que puedan, y hagan
uso de ellas en la resolucion de problemas numericos y
geomètricos.

108.

Los tres exàmenes de arquitectura se daràn por la
Civil de Bails: el catedràtico elejira, las materias, y harà
la distribucion de ellas para cada exàmen.

109.

En las horas destinadas à práctica, copiarán los niños
los modelos que se les presenten, acomodándose al sistema
de los módulos, y el de las escalas del Viganiole
de Carlos Normand, cuyo conocimiento práctico se conseguirà
con facilidad, copiando diariamente sus láminas.

110.

Desde que se abra el, curso de geometrìa, se empezarà
tambien à ensenar la astronomìa; y se verificará


206

instruyendo á los alumnos en los dias jueves por entero,
y en los demas ocupando una hora, que designará el
catedrático, en los elementos astronómicos, por el Manual
impreso bajo de este título en 1824. Lo restante del curso
se harà por las obras de Newton, que ha perfeccionado
el sistema de Copérnico; y en defecto de ellas, por
las de Nollet ò Fontenelle. Se tendrà à la vista el Atlas
celeste
de Flamsteed.

111.

Para hacer las observaciones que demanda este estudio,
se tendràn à mano los telescopios de reflexion, de
refraccion, y acromàtico, el globo celeste, el planetario,
y el octante.

CAPITULO 16.
Ciencias naturales.

112.

Las ciencias naturales abrazarán los cursos de fisica, botànica
y agricultura, geologìa, mineralogìa, química y medicina.

113.

El curso de fisica comprenderà tres exàmenes,
que se darán en año y medio, de seis en seis meses cada
uno, y se dictaràn por el Tratado jeneral de fisica
de Biot; siguiendo el catedrático el plan del autor, y
poniendo un cuidado particular en lo concerniente à la
mecànica, pneumática, hidrostática, hidráulica, electricidad,
galbanismo, magnetismo, la luz y su polarizacion, òptica
y acústica; procurando que los cursantes hagan oportunamente
uso del càlculo, variando los ejemplos del autor.

114.

Todas las lecciones de física las darà el catedrático
experimentalmente, describiendo antes con prolijidad la
màquina que hade servir; à cuyo fin habrà una maquinaria
de física, que estarà à su cargo con responsabilidad.

115.

El curso de botanica y agricultura durarà año y
medio, en que se daràn tres examenes, cada seis meses
uno: el primero, de los principios elementales de la botanica,
por las Lecciones de Cavanilles; y los dos restantes
de agricultura, por Quinto.

116.

No se explicarà el cultivo de planta alguna, cuya


207

clasificacion no se haya hecho antes con presencia de ella,
siempre que pueda ser habida; y se observará esto mismo,
en cuanto al conocimiento de las diversas clases de
tierras, abonos &c, las que se presentarán siempre à los
cursantes.

117.

Para la clasificacion de las flores microscópicas, habrà
en la clase un microscopio doble, y los cursantes tendrán
lentes de aumento. En las horas de práctica, se
dibujarán plantas, y se leerá à Du Hamel, y la Flora Peruana.
Se presentarà cada viernes, una pequeña memoria
filosófica sobre, las plantas que designe el catedràtico. Finalmente
habrà dentro de los colejios, si lo permitiere
su capacidad, y sino afuera, un jardin para el cultivo de
las plantas, el cual estarà à cargo del catedrática.

118.

Cuando se haga la adquisicion de los profesores
respectivos, se fijará el método de la enseñanza de la
geològia, mineralógia y quìmica.

CAPITULO 17.
Medicina.

119.

Ninguno serà admitido à cursar medicina, sin que
hubiese estudiado todas las partes de la fìsica.

120.

Su curso durarà siete años, en los que daràn catorce
exàmenes, cada seis meses uno.

  • El 1.o, de la historia de la medicina, por Mahon; y
    de la anatomìa jeneral, por Bichat.
  • El 2.o, de la anatomía descriptiva, por Boyer; y
    de vendajes y aparatos, por Tillaye Canibel.
  • El 3.o, de la diseccion, por Marzolin; y de fisiología,
    por Cabanis ò Plicherand.
  • El 4.o, de nosografía quirùrjica, por Plicherand.
  • El 5.o, de diseccion, y de enfermedades de los
    huesos, por Plicherand.
  • El 6.o, de clìnica militar, por Serveau; y del conocimiento
    y uso de los instrumentos quirùrjicos lo que
    dictarà el catedràtico.
  • El 7.o, de diseccion, por Marzolin; y de operaciones
    por Sabatier ò Boyer.
  • El 8.o, de obstetricia por Capuron; y de materia
    médica y terapeútica, por Alibert y Marzolin.
  • El 9.o, de patologia interna, por Pinel y Broussais
    y de someyòtica, por L. Andres Beauvais.
  • El 10.o, de higiéne, por Tourtelle; y de botànica
    de las plantas medicinales, por Candolle.
  • El 11.o, de quìmica médica y tocsicolosìa, por
    Orfila.
  • El 12.o, de farmacia, por la Farmacopea Matriténse
    y por Bobillon La-grange; y de recetario por Arrigni.
  • El 13.o, de clínica interna, que dictará el catedràtico;
    y de anatomía patològica, por Dupuytren.
  • El 14.o, de medicina legal, por Mahon; y de consultaciones
    medico-legales, por Chausier.
121.

Al fin de los siete años, deberán pasar los candidàtos
por siete exámenes, que no podràn distar uno de
otro mas de un mes. El que fuere reprobado en estos
exàmenes, no podrà presentarse nuevamente à ellos, sinó
despues de dos años; y el que fuere rechazado por tres
veces, serà considerado incapaz, y no se le admitirá á
nuevos exàmenes.

122.

Pata el estudio de la anatomía, habrá en los colejios
un anfiteatro anatómico con todos los útiles necesarios,
que estarán à cargo del catedrático.

123.

Los estudiantes empezaràn à practicar en los hospitales,
desde el segundo exámen.

124.

Los candidatos de medicina para recibirse de mèdicos,
presentarán una memoria impresa y trabajada por
ellos, sobre la materia que elijieren, y la defenderán en
exámen pùblico.

CAPITULO 18.
Ciencias morales.

125.

Se estudiará La Moral universal por Holbach, y se
daràn dos exámenes.


209

  • El 1.o, comprenderá las secciones jenerales de aquella,
    y los tratados de virtudes y vicios.
  • El 2.o, los demàs tratados de dicha obra.
Derecho.
126.

Ninguno será admitido al curso de esta facultad,
sin acreditar haber vencido los de estudios preparatorios,
y el de moral universal.

127.

El curso del derecho durará cuatro años; serà dividido
en trece exámenes, y se darà cada cuatro meses
uno. Los de economìa política, y el de comercio terrestre
y maritímo, se daràn cada tres meses.

  • 1.o 2.o y 3.o, del derecho civil romano.
  • 4.o, del código penal.
  • 5.o y 6.o, del derecho de gentes.
  • 7.o y 8.o, del derecho pùblico.
  • 9.o, del derecho pùblico eclesiàstico.
  • 10.o, 11.o y 12.o, de economìa política.
  • 13.o, del comercio terrestre y marítimo.
128.

Los tres exámenes del derecho romano, seràn de
los tres primeros libros de las Instituciones de Justiniano,
por el método breve y sencillo que este emperador prescribió
à los profesores de su tiempo, con la exposicion de
Arnoldo Vinnio, castigado por el presbitero Juan Sala:
cuidando el catedrático de ahorrar à los estudiantes, las
materias y títulos que son inútiles, y que no tienen conexion
alguna con nuestras leyes; y de no cargarlos de
comentarios y cuestiones que no puedan servir para la
inteligencia de estas.

129.

En cada exámen formarán los cursantes, un compendio
de los tìtulos que abraze, el cual fije y alivie su
memoria, conservando el fruto de sus trabajos. Principiarán
dicho compendio, indicando el principio de donde
se deriva la ley, lo que de ella pertenece al derecho que
consagra la razon natural, y lo que solo es obra de la voluntad
positiva del legislador; y concluiràn con la concordancia
del derecho nacional.


210

130.

A este efecto se leerán y tendrán à mano, las obras
jurídicas de Juan Gottlieb Heineccio, y las de Las leyes
civiles en su órden natural
de Mr. Domat.

131.

Tambien se darà en cada exámen del derecho civil
romano, una parte de las reglas de èl, que son como el
sumario de las reflexiones de los jurisconsultos.

132.

El 4.o exámen serà del còdigo penal, por el que
tiene adoptado la República; y el catedrático al tiempo de
dar las lecciones, harà oportunas observaciones sobre las
reformas que exija la legislacion penal, consultando los
Tratados y pruebas legales de Jeremìas Bentham.

133.

El 5.o y 6.o exàmen seràn del derecho de gentes,
por el tratado de él escrito por Emer de Vattel.

134.

El 7.o y 8.o, del derecho público nacional, la
Constitucion y leyes orgánicas de la República. El derecho
público se enseñará, por ahora, por Benjamin Constant,
mientras hay otra obra elemental mas acomodada á
la forma de gobierno adoptada en la República. La Constitucion
y leyes orgànicas, se estudiaràn en su texto original.

135.

El 9.o exámen serà del derecho eclesiástico,
reducido á su historia, á la distincion de la autoridad temporal
y espiritual, á la extension y lìmites de cada una,
y á los principales puntos de concordancia entre el sacerdocio
y el imperio, que señalarà el catedrático por las
Instituciones eclesiásticas de Pablo José Riejer, y por la
obra de Concordia sacerdotii et imperii del arzobispo Pedro
de Marca.

136.

El 10.o, 11.o y 12.o, de economía política por
Say, abrazando cada exàmen una parte de las tres en que
principalmente ha dividido aquella obra su autor.

137.

El 13.o, será del comercio marìtimo y terrestre, por
sus respectivos códigos.

138.

Durante el estudio del derecho de gentes y público,
se leerá el Manual diplomático de Martens, destinando las
noches de los dias de vacacion, para el ejercicio de papeles,
que han de desempeñar los mismos cursantes cerca
de una corte figurada.


211

CAPITULO 19.
Bella literatura.

139.

En la clase de retòrica y poética, se dará un curso
razonado de literatura y bellas letras, en que se examinen
los principios jenerales del gusto, del genio, de la
crítica en todas las artes de imaginacion, y en las tres
nobles, pintura, arquitectura y escultura.

140.

Se estudiará la bella literatura en año y medio,
por la obra de Batteux, consultándose las Lecciones sobre
la retórica y bellas letras
del dr. Hugo Blair, traducidas al
castellano; y se darán tres exámenes, uno cada seis meses.

141.

El primero será de elocuencia, y comprenderà la
declamatoria, la demostrativa y la deliberante.

142.

Se tendràn à mano en este curso, las oraciones de
Demòstenes y de Ciceròn, los discursos de Focion, las
obras de Tácito y Salustio. En francés, el Proceso verbal
de la tribuna francesa, y los discursos de Mirabeau
el menor: en inglés, la coleccion de los discursos de Pitt
y Fox, y los diarios de Norte-América: en castellano,
los diarios cientìficos de los diversos Estados nuevamente
independientes de Amèrica, y el de las Córtes españolas.

143.

El segundo exàmen será de la poesìa, y abrazarà
la epopeya, la tragedia, la comedia, la poesìa didáctica, la
pastoral, el apólogo y la ègloga.

144.

Al dictar el curso de poesía, se haràn familiares à
los cursantes, las obras de Homero traducidas por Bitaubè,
las de Horacio y Virgilio, las tragedias de Racine
Corneille, Voltaire, Quintana, Cienfuegos, y las comedias
de Moliere y Moratin: en inglès, las Noches de Young, el
Paraiso de Milton, y demás autores que recomienda el
mismo Batteux.

145.

Para la mejor intelijencia de los poetas arriba expresados,
se harà un uso diario del Diccionario de la fábula
por Francisco Noèl.

146.

El tercer exàmen comprenderá, la teoría de la arquitectura


212

en el sentido de lo bello, la pintura, la musica
instrumental y vocal, y la danza.

147.

El catedrático presentará por exordio á todo el curso
de bella literatura, la naturaleza de ella, el lugar que
ocupa en la literatura en jeneral, las relaciones que tiene
con las partes de aquella, y las especiales que tiene
entre las de que ella se compone.

148.

Para el efecto tendrá el catedrático á mano, las
obras de la Harpe en su Curso de literatura, y el de bella
literatura del citado Batteux.

CAPITULO 20.
Dias y horas de estudio y vacaciones.

149.

Todos los dias del año se dedicaràn al estudio;
excepto los domingos y fiestas de ambos preceptos, los
tres ùltimos de la semana santa, los dos primeros de cada
una de las páscuas, y los de fiestas cívicas: en todos
estos dias, los alumnos mas aplicados y de sobresaliente
conducta, á juicio del rector, podrán salir del colejio por
el tiempo que el mismo rector determine.

150.

El estudio principiarà à la hora de salir el sol: à las
nueve entrarán los profesores á clase, para tomar lecciones,
y hacer las correspondientes explicaciones hasta las
diez. Desde esta hora á la de once almorzaràn los cursantes,
y descansaràn: à las once volverán al estudio, que
continuarà hasta las doce: en esta hora será la segunda
clase destinada à la práctica y ejercicio. De la una de la
tarde à las dos, habrà descanso; y desde las dos á las
tres se dedicaràn los cuisantes, al aprendizaje de los objetos
de adorno, como dibujo, música &c: de tres à cuatro habrá
estudio; desde esta hora se entrarà tercera vez à clase hasta
las cinco: esta será la hora en que se haga la segunda comida,
la que concluida descansaràn los jóvenes hasta las
siete: en este tiempo podràn salir, á arbitrio del rector, à
dar un paseo á la vista, y en compañia de alguno de los


213

superiores, hasta el obscurecer. Las siguientes horas hasta
las diez de la noche, en que se tocará à recojer, se dedicarán
al aprendizaje de idiomas, bayle, dibujo, musica &c,
à juicio del rector.

151.

El profesor de gramática castellana y latina, podrà
arreglar la distribucion de horas, con aprobacion del rector,
en concepto al nùmero de cursantes, distribucion de
clases, materias de estudio &c.

152.

Habrà vacaciones jenerales en todo el mes de octubre,
para que los cursantes puedan salir al campo y tomar
baños: este tiempo se emplearà en el aprendizaje del
nado, la equitacion, la esgrima, y demàs ejercicios corporals
propios à perfeccionar la educacion fisica.

CAPITULO 21.
De los exámenes.

153.

Todos los exàmenes seràn públicos, y se verificarán
en uno de los salones del colejio, concurriendo precisamente
el rector ò vicerector, cinco profesores del colejio,
ó de fuera sinò los hubiese, y todos los cursantes
de la facultad sobre que se versa el exàmen; pudiendo
asistir todas las demàs personas que quieran concurrir: á
cuyo fin se dará al público aviso, por medio de la imprenta,
ò por carteles, con ocho dias de anticipacion, designando
las facultades y materias que se han de tratar.

154.

Los exámenes se han de reducir á preguntas y objeciones,
que haràn tres profesores que designe el rector,
quienes al hacerlas, solo se propondràn descubrir el aprovechamiento
é instruccion de los cursantes. Tambien podrà
preguntar cualquiera de los concurrentes, obtenida la
venia del rector.

155.

En seguida del exàmen, que nunca durarà menos
de un cuarto de hora, votaràn sobre èl el rector, los profesores
y examinadores, por A y R: el resultado de la votacion
se extenderà en el libro de exàmenes, que debe
llevarse por el secretario, y servirà para dar las certificaciones


214

de ellos, con arreglo á la ley del Congreso de
9 de enero; sin que los rectores puedan en adelante, anular
la reprobacion que se hubiese hecho por los examinadores.

156.

Concluidos los exámenes públicos, se distribuirán
las medallas de premio á los examinados; hecha por los examinadores
la correspondiente calificacion de primeros,
segundos, y terceros sobresalientes, conforme à la órden
del Gobierno de 19 de diciembre ùltimo. A este acto
se procurará dar toda la importancia y solemnidad posibles,
para excitar la emulacion y satisfacer el noble òrgullo
de la juventud estudiosa.

157.

Aunque la enseñanza de ciencias y artes es libre
en la República, la calificacion de la instruccion está reservada
á los profesores autorizados al efecto. Por tanto, solos
los exámenes que se dieren en los colejios de ciencias y
artes, podrán servir para obtener grados de bachiller, licenciado
y doctor, en las facultades que en ellos se cursan,
como para recibirse de abogados.

158.

Por ahora, y mientras se da el conveniente arreglo
á las universidades, no se harán en ellas otros exámenes,
que los que sirvan de prueba prévia á los grados mayores
ó menores, en las facultades en que hasta el dia se
han conferido.

CAPITULO ADICIONAL.
Del colejio de ordenandos, y ciencias que se han de
enseñar en él
.

159.

Lo dispuesto en este reglamento será extensivo al
colejio de ordenandos de la República, en todo lo que no
sea contrario al decreto ereccional de 20 de diciembre de
1825, y con sola la diferencia de las ciencias que deben
enseñarse.

160.

Ninguno serà admitido en este colejio, sin hacer constar
con los correspondientes certificados, haber ganado todos
los cursos de estudios preparatorios, los exámenes de retórica,


215

de moral, y de derecho civil romano.

161.

El estudio de ciencias eclesiàsticas durará cuatro
años, y abrazarà los cursos siguientes:

  • 1.o Sagrada Escritura.
  • 2.o Historia eclesiástica.
  • 3.o Teología
  • 4.o Cànones.
162.

Sagrada Escritura: su curso comprenderà tres exámenes,
que se darán de cuatro en cuatro meses.

  • El 1.o será del Aparato bíblico de Lami.
  • El 2.o, de la exposicion del Génesis y Exodo
    por Calmet, que compendiarà el catedràtico, y leerán los
    cursantes teniendo á la vista sus mapas.
  • El 3.o, de la exposicion del evangelio de San Mateo,
    por el mismo autor, y con el mismo mètodo que el
    anterior.
163.

Historia eclesiastica: su curso comprenderà tres exàmenes,
que se daràn de cuatro en cuatro meses cada uno.

  • El 1.o será de los dos primeros siglos de la
    Iglesia.
  • El 2.o, de los siglos 3.o 4.o y 5.o
  • El 3.o, de los cuatro últimos siglos.—Este estudio
    se hará por el abad Fleuri, que compendiará el catedrático,
    y leerán los cursantes, mientras se proporciona
    la Historia eclesiástica de Duereux.
164.

Teologìa: su curso comprenderà cuatro exámenes, que
se daràn de tres en tres meses.

  • El 1.o abrazará los tratados de locis teológicis,
    de religione, y de trinitate
    .
  • El 2.o, el de incarnatione.
  • El 3.o y 4.o, las materias morales.—La obra de
    Melchor Cano y las Instituciones teologicas de Leon, serveràn
    para este estudio. La obra de Petavio serà leida por
    los cursantes.
165.

Cánones: su curso comprenderà tres exàmenes, que
se daràn de cuatro en cuatro meses.—Estos se estudiarán
por las Instituciones canónicas de Pablo José Riejer, haciendo
el catedrático la conveniente eleccion y distribucion


216

de materias y títulos; sin omitir cuanto concierna à
instruir à los cursantes en la historia, y prolegòmenos de
este estudio, y en lo relativo al derecho pùblico eclesiàstico,
y à las libertades de la Iglesia de Amèrica: se consultaràn
à este objeto las obras de Hericourt, Marca, y Covarrubias
en sus Recursos de fuerza, y Moreli en su Fasti
novi orbis
.

166.

Para llenar en algun modo los vacios, que necesariamente
han de dejar los exàmenes de Escritura é historia
eclesiàstica, se leerà todos los dias la Biblia traducida
por Scio, y la Historia eclesiástica de Fleuri, en las horas
que el rector señale.

167.

El tiempo que en los colejios de ciencias y artes,
se destina á la enseñanza de idiomas extranjeros, mùsica
y dibujo, y demás objetos de adorno, se consagrará en
este, al estudio de la oratoria del pulpito, la liturgia, y
canto llano. La elocuencia sagrada la enseñarà el rector,
instruyendo à los alumnos en su caràcter particular y diferencia
de la profana, y haciendo que de ocho en ocho
dias formen pequeños discursos ò sermones, imitando los
mejores modelos de este jenero; de los cuales se recitará
uno cada domingo, despues de celebrada la misa, en la
capillia del colejio. La liturgia la enseñarà el maestro de
ceremonias de la iglesia catedral. Las lecciones de canto
llano se daràn por el maestro de capilla de la misma
iglesia.

168.

Llegado el tiempo en que los alumnos de este colejio
salgan á recibir las òrdenes sagradas, no podràn hacerlo
sin pasar antes por un exámen público en el mismo
colejio, que comprenda los objetos de que hablan los
artìculos anteriores.

169.

El rector arreglará las distribuciones piadosas, procurando
no multiplicarlas de manera que haga odiosa su
práctica á los jòvenes. El concilio de Trento, y la obra
intitulada Regula cleri, deberán consultarse á este objeto.

170.

El ministro de estado del despacho del interior,
queda encargado de la ejecucion de este reglamento.

Imprìmase publìquese y circúlese. Dado en el palacio


217

de gobierno en Chuquisaca à 28 de octubre de
1827.—Antonio José de Sucre—El ministro del interior,
Facundo Infante.

Resolucion de 31 de octubre:
Para el justiprecio de las propiedades nacionales que
hayan de venderse, se nombren peritos, y se les paguen
los derechos por tesorerìa, prévia contrata con
su admistrador: los tasaciones sean muy detalladas.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 31 de octubre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de...... Con fecha
15 de agosto se dijo al sor. prefecto de Cochabamba,
lo que sigue:—En consecuencia de la nota de U.S.
n.o 70, que he puesto en conocimiento de S.E. el Presidente
de la Repùblica, se ha servido resolver: que desde
luego se paguen por el tesoro público, los derechos que
causen los justiprecios de las propiedades nacionales, que
se solicita comprar conforme al decreto de 12 de junio,
S.E. dispone, que U.S. nombre para estas diligencias los
peritos necesarios, y que el administrador del tesoro pùblico
contrate de ante mano los derechos que han de tomar.
De los peritos nombrados por el fisco, hará la tasacion
aquel que U.S. destine, como le parezca cada vez
que se ofrezca una proposicion, sin que concurra otro tasado
por parte de los interesados. Como para los tasadores
electos es mas ventajoso, y aun lucrativo,
ocuparse del avaluo de muchas fincas, los derechos deben
rebajarse à proporcion, para que el Estado tenga ese menos
gravamen. Por consiguiente pues, el honorario siempre se
contratarà, con una baja regular al establecido por costumbre
ó arancel. Es demás prevenir à U.S., para que lo
advierta à los comisionados, que las tasaciones sean muy


218

detalladas, y que en ellas se manifieste el valor total de
la propiedad, por el valor especial que tengan las habitaciones,
aguadas, terrenos y demàs enseres de la finca
–U.S. cuidará del exacto cumplimiento de esta resolucion,
para cuyo efecto se la comunico de òrden de S.E.—Lo que
trascribo á U.S., para su cumplimiento en el departamento
de su mando, en los casos que ocurran.—Dios guarde
à US.—Miguel Marìa de Aguirre.

Orden de 2 de noviembre:
Que en las tesorertas puedan venderse los vales que
no hubiesen sido emitidos á la circulacion: su precio
en dinero: á que objeto ha de destinarse el producto
.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 2 de noviembre
de 1827—Al sor prefecto del departamento de......Sabe
S.E. el Presidente, que en algunos departamentos solicitan
los ciudadanos, comprar en las tesorerias vales del
empréstito, para hacer los usos determinados en los decretos
de 12 de junio último.—Como aun no hay disposicion
para que estos vales puedan venderse en las tesorerias,
previene S E: que en caso que los ciudadanos
quieran comprarlos, se venda los de à cien pesos por
sesenta de plata efectiva, y los de à mil por seiscientos
efectivos; puesto que este es el espíritu de la ley sobre
el empréstito. El producto de estos vales vendidos, se
destinará exclusivamente à pagar las gratificaciones y los
ajustes del ejèrcito, segun lo dispuesto por el Congreso—
Por supuesto que los vales que se vendan en las tesorerías,
seràn que no han sido emitidos à la circulacion;
pues de los emitidos una vez, los que han vuelto à
la caja por compra de propiedades, redencion de censos


219

&c, no pueden volver à la circulacion, segun el artìculo
11 del decreto de 12 de junio.— Dios guarde à
U.S.—Miguel María de Aguirre.

Circular de 3 de noviembre:
Se proroga el plazo para la presentacion de las
declaraciones de capitales: regulacion que debe hacerse
á los que no las hayan presentado en el término
de la próroga &c
.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 3 de noviembre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de...... El Gobierno
se halla informado, de que muchos ciudadanos no
han presentado hasta la fecha la declaracion de sus capitales,
para que con arreglo á la ley de 26 de diciembre,
se haga la regulacion de la contribucion directa que
deben pagar este año.—Considera el Gobierno que esta
falta proviene, de no haberse distribuido à tiempo oportuno
los impresos en que cada ciudadano debe formar
su declaracion, y que ha influido tambien en ella la extension
del territorio, y las distancias que separan las
provincias de las capitales.—No es llegado el caso de imponer
à los infractores de la ley, el gravamen que señala
el artîculo 4.o, y quiere el Gobierno extender los términos,
de manera que quedando removidos aquellos inconvenientes,
se presenten los ciudadanos sumisos à las
leyes.—Pero como es necesario tomar medidas legales contra
los renuentes, porque de lo contrario el Gobierno no
podria llenar los gastos de la nacion, y la religiosidad del
crédito, cuyos objetos estàn calculados sobre estas contribuciones;
y con el fin de consultar ambos extremos,
se ha servido disponer S.E. el Presidente de la Repùblica:


220

1.o Que hasta el 30 del corriente se reciban á los ciudadanos
las declaraciones de su capital, que no las hayan
presentado, y que el cobro de la contribucion directa,
decretada en 26 de diciembre para el presente año, se
haga precisamente hasta el 1.o de enero de 1828.

2.o Que á los capitalistas sobre prédios rústicos y urbanos,
que no hubieren presentado, hasta el 30 del presente
mes, sus declaraciones, se haga la regulacion de la
contribucion directa, por los datos y padrones que tiene el
Gobierno, formados para la contribucion de prèdios el año
pasado: si los capitalistas fuesen comerciantes ó mercaderes,
se formarà la regulacion por dos peritos nombrados
por el prefecto ó gobernador.

3.o Que à los capitalistas, que hasta 1.o de enero de
1828 no hubiesen satisfecho la contribucion directa del
presente año, se les cargue sobre ella el uno por ciento
mensual, conforme al artículo 14 de la indicada ley de
26 de diciembre.

4.o Que para recaudar la contribucion, y premio mensual
de que habla el artículo anterior, se cumpla el decreto
del Congreso de 4 de setiembre.—Comunico à U.S.
esta determinacion, para que hacièndola publicar y circular
en el departamento de su mando, tenga su puntual
cumplimiento, del que se servirà U.S. dar aviso à este
ministerio.—Dios guarde à U.S.—Miguel Marìa de Aguirre.

Resolucion de 26 de noviembre:
Los bagages para la conduccion de barras á Potosi,
se paguen por la oficina de rescates, sin abonarse
derechos en la administracion de correos
.

Es conforme á esta resolucion la de 31 de diciembre de 1830.

Ministerio de estado del despacho de hacienda—


221

Palacio de gobierno en Chuquisaca à 26 de noviembre
de 1827—Al sor. prefecto del departamento de la Paz—He
tenido el honor de someter al conocimiento de S.E. el
Presidente de la República, la nota de U.S. n.o 224.
S.E. se ha servido resolver: que por la oficina de rescates
se pague el costo de bagages, para la conduccion
de barras de plata á Potosí; y que se excuse de pagar
los derechos en la administracion de correos, puesto que
así es mas ventajoso al establecimiento cuyos progresos
desea el Gobierno.—Lo aviso à U. S. para su inteligencia
y efectos consiguientes.—Dios guarde à U. S.—Miguel
Maria de Aguirre.

Resolucion de 29 de noviembre:
En conformidad de la ley de 6 de enero último, se
declara que los efectos introducidos por el puerto Lamar,
no paguen mas que el dos por ciento de derechos
de aduana, fuera de los municipales.

Esta resolucion fué alterada por los decreto de 2 de julio, y 26
de noviembre de 1829.

Ministerio de estado del despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 29 de noviembre
de 1827.—Al sr. prefecto del departa menta de.....
El sr. prefecto de Potosì, en nota oficial de 26 del cortiente,
ha consultado al gobierno supremo, si deberán pagar
en las aduanas del interior, los efectos que se introducen
por el puerto Lamar, el diez por eiento de derechos
que consigna la ley de 1.o de enero, à mas del dos por
ciento que pagan allì en virtud de la de 6 del mismo.—
S. E. el Presidente ha considerado, que el ànimo del Congreso
al dictar la de 6 de enero, fuè llamar al puerto


222

Lamar la concurrencia, para que ella facilitase la importacion,
y diese un impulso comercio de la Repùblica,
que sin este puerto carece de otro, por el cual se
provea de primera mano de los artículos de su consumo.
La expresada ley de 6 de enero, de una manera terminante,
fija el dos por ciento de derechos á los efectos que
se importen en la Repùblica, por el puerto Lomar; y parece
no caber duda, de que solos estos derechos han de
pagar en el interior ò en el puerto, y no el diez por ciento
fijado à los que vienen por los estados limìtrofes. Por
tanto se ha servido resolver:

1.o Que se paguen en el puerto Lamar los derechos de
aduana, al respecto del dos por ciento que señala la ley
de 6 de enero, por todas las introducciones que se hagan
en él de efectos extrangeros, sobre los precios detallados
en el arancel de aforos que decretó el Congreso, y fué
sancionado en 1.o de enero.

2.o Que los efectos que se importen al interior, procedentes
de aquellas introducciones cuyos derechos se
hayan pagado conforme al artìculo anterior, no estàn obligados
à satisfacer otros derechos en las aduanas de la Repùblica;
á menos que sean municipales ò de sisa, porque
para estos se guardaràn los reglamentos y òrdenes existentes.

3.o Que para el pago de derechos en el puerto Lamar,
é importacion al interior, se cumpla la órden de 23 de
mayo, con los demás requisitos que estàn prevenidos.

4.o Que la excepcion de derechos de los efectos
introducidos en las plazas de la Repùblica, por el puerto
Lamar, se entienda como provisoria, hasta tanto que reunido
el Congreso constitucional delibere sobre la duda que
se ha ofrecido.

5.o Que se publique esta resolucion, para que llegue à
noticia de los habitantes de la República, y se circule
con este objeto á quienes corresponde.—Dios guarde à
U. S.—Miguel Maria de Aguirre.


223

Resolucion de 6 de diciembre:
Término en que deben presentarse las tornaguias en
la aduana, so pena de adjudicarse al Estado los
seguros, ó perseguirse las fianzas: no se exijan tornaguias
de las expedidas para el exterior.

Son conformes à esta resolucion los artìculos 15 y 35 del decreto
de 26 de noviembre de 1829, las ordenes de 18 de febrero y 11 de
setiembre de 1832, y el articulo 10 del decreto de 1.o de enero
de 1833.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 6 de diciembre de
1827.—Al sr. prefecto del departamento de.......
El sr. prefecto del departamento de la Paz de Ayacucho, ha
remitido al gobierno supremo la solicitud del administrador
del tesoro pùblico, sobre que se fije á los negociantes un término,
para presentar las tornaguias con que se chancelen
las fianzas, ó se devuelvan los seguros, que garantieron
las guias expedidas. En consecuencia, y oido el dictàmen
de la contadurìa jeneral, S. E. el Presidente de la República
se ha servido resolver:

1.o Que el termino en que deben presentarse las tornaguias
en las aduanas de la República, á fin de que se
chancelen las fianzas, ó se devuelvan los seguros, que
garantieron la extraccion, sea de seis meses perentorios
é improrogables.

2.o Que en las guias que se expidan á los negociantes,
se anote dicho tèrmino, imponiendo la obligacion de presentar
la tornaguia à su cumplimiento.

3.o Que si vencido dicho término no se hubiese manifestado
la tornaguia, al objeto de la chancelacion ò devolucion,
se adjudiquen al Estado los seguros por cuenta
de los derechos, ò se persigan las fianzas para realizarlos,
sin lugar à reclamos por parte de los interesados.

4.o Que de las guias expedidas para los estados extrangeros,


224

no se exijan tornaguias, sinó ùnicamente documento
de la aduana mas inmediata á la frontera, que,
haga constar haber pasado los efectos guiados los límites
de la Repùblica.—De òrden suprema comunico à U. S.
esta resolucion, para que la haga saber à quienes corresponda.
—Dios guarde à U. S.—Miguel Maria de Aguirre.

Decreto de 9 de diciembre:
Por el que se nombra ministro de la guerra al general
José Maria Perez de Urdininea.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

Por cuanto con fecha de ayer, se ha admitido la
renuncia hecha por el coronel Agustin Jeraldino, de su
cargo de ministro de la guerra.

DECRETO:

1.o El general Josè Maria Perez de Urdininea, queda
nombrado ministro secretario de estado del despacho
de la guerra.

2.o Mientras toma posesion de su destino, desempeñará
el ministerio su oficial mayor, coronel Manuel Toro.

3.o El ministro del interior comunicarà este decreto á
quienes corresponde, y lo harà imprimir, publicar y circular.
—Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca á
9 de diciembre de 1827.—Antonio José de Sucre.—El
ministro del interior, Facundo Infante.


225

Orden de 12 de diciembre:
Modo de satisfacerse los intereses de los vales del
empréstito: no los devengan los emitidos á la circulacion,
que hayan ingresado al tesoro.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de diciembre
de 1827.—Por el arículo 8.o del decreto de 12 de
junio, están señalados los ùltimos quince dias de los meses
de enero, mayo y setiembre, para pagarse las rentas
de los vales del emprèstito emitidos á la circulacion: el artículo
7.o dice, que estas rentas empezaràn à correr, desde
que los vales se entreguen á los interesados. Es
por esto, que todos los acreedores de vales deben gozar
en este primer cuatrimestre, que se les cumple en enero,
del tanto por ciento que les corresponda, desde que han
recibido en distintas fechas los vales que conservan.—
Deseoso S. E. el Presidente de la Repùblica, de que el
pago de intereses en enero, se verifique con total sujecion
al mencionado decreto, se ha servido prevenirme diga
á U. S.

1.o Que el administrador del tesoro pùblico forme una
liquidacion exacta, de todos los vales que estèn en circulacion
en ese departamento, clasificando las fechas en
que fueron entregados, à los primeros interesados, por esa
caja, ú otra si se han trasladado á ese departamento.

2.o Que á vista de esta liquidacion, se abone á cada
tenedor de vales, en razon de un seis por ciento anual,
el medio por ciento mensual, computando un mes del 15
al 15 del siguiente: es decir, que si alguno recibió vales
el 5 ò el 9 de octubre, su haber se le abone desde
el 15 de dicho mes, y goze por los tres meses el uno
y medio por ciento: si la fecha en que se le entregaron
los vales, fuese desde el 15 hasta el 25, se le abonará
el mes íntegro, como si los hubiese obtenido el mismo
dia 15. Este es el espíritu del expresado artículo 7.o


226

y el medio que quita dificultades en la contabilidad.

3.o Que si algun acreedor hubiese recibido vales antes
del 15 de setiembre, tenga derecho al cuatrimestre íntegro.

4.o Que hecho el pago del cuatrimestre de enero, en
los tèrminos expresados, remita el administrador, el estado
que previene el formulario, que se pasò por este
ministerio sobre la contabilidad de vales.

5.o Los vales que han ingresado al tesoro público, por
compra de propiedades ú otro motivo, no tienen interes;
pues segun el artículo 7.o del decreto de 12 de junio,
la tesorerìa paga al establecimiento, à que correspondiò la
propiedad vendida, el censo ó arrendamiento que se pagiba
al establecimiento.—U. S. dispondrá el cumplimiento
exacto de esta suprema òrden, á cuyo efecto tengo
el honor de comunicársela.— Dios guarde á U.S.—
Miguel Maria de Aguirre.

Resolucion de 18 de diciembre:
Los hacendados de Yungas puedan extraer para sus
estancias de puna, dos cestas de coca sin pagar
derechos.

Tiene analogìa con esta resolucion, el decreto de 25 de noviembre
de 1829.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 18 de diciembre de
1827—Al sor. prefecto del departamento de la Paz de Ayacucho.
—Presentada à S. E. el Presidente de la Repùblica,
la exposicion que U. S. hace en su nota n.o 239, se ha
servido resolver: que los propietarios de Yungas puedan
extraer de esa ciudad, para sus estancias de puna, dos
cestos de coca sin pagar derechos; puerto que este artìculo


227

es para gratificar á sus inquilinos, y no de venta. U.S.
sin embargo, debe tener presente, que las urgencias del tesoro
público ponen al Gobierno, en el caso de no olvidar
todos los arbitrios que puedan remediarlas; y como el Congreso
disminuyò los impuestos, bajándolos del nivel de los
gastos, S.E. no tiene recursos para sufragarlos. Esta indicacion
se reduce á manifestar à U.S., cuanta debe ser su
vigilancia, para que las rentas se cobren con total arreglo
á las leyes, y sin dar lugar á condescendencias que las disminuyen.
Tal puede ser el ùnico medio, con que la caja
no padezca las escaseces que U.S. ha representado—
Dios guarde à U.S.—Miguel Muria de Aguirre.

Circular de 27 de diciembre:
Prorogando hasta el 31 de marzo siguiente, el plazo
concedido á los deudores del Estado, anteriores al
año 25, para que paguen sin intereses.

A esta circular se refiere la de 10 de abril de 1828.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda
—Palacio de gobierno en Chuquisaca à 27 de diciembre
de 1827.— En òrden de 22 de setiembre ùltimo
dispuso S. E. el Presidente, que à todos los deudores
al Estado hasta el año 25, se estrechase por la via ejecutiva,
al pago de sus deudas en billetes del crèdito pùblico,
conforme está prevenido en la ley de 18 de diciembre
de 1826. El término que concede esta ley, cierra el
1.o de enero próximo, y desde entonces son obligados
los deudores, à abonar un cuatro por ciento de intereses,
sobre sus respectivas deudas. Entretanto han habido solicitudes,
para que el término expresado se dilate un poco,
y el Gobierno consultando siempre los intereses y la


228

fortuna de los ciudadanos, no quiere perder medio alguno
que tienda à su beneficio.—Con tal fin, y sin embargo
de que casi el Gobierno no tiene facultad para esta demora,
aprovecha la obscuridad misma que se observa en
la ley, para hacer un bien á los ciudadanos que esta comprende;
y por tanto, S. E. el Presidente me encarga prevenga
á U. S., que extienda á los expresados deudores
el plazo para cubrir sus deudas, hasta el 31 de marzo,
sin que hasta esa fecha se les exijan intereses: mas es
preciso que se aprovechen de este término, y despues poner
en ejecucion la òrden citada, en toda su fuerza.—Los deudores
que no paguen hasta el 31 de marza, abonarán el
dos por ciento sobre su deuda, por el primer semestre, conforme
al artìculo 4.o de la recordada ley de 18 de diciembre;
pues el Gobierno tiene estrecheces, y por todas
partes se le reclaman deudas, para que nadie dá espera—
Sin perjuicio de esta suprema resolucion, dispondrá U.S.
se remitan las noticias pedidas en comunicacion de este
ministerio, de 12 del corriente n.o 61—Dios guarde á
U. S.—Miguel Maria de Aguirre.

Resolucion de 27 de diciembre:
Interin se adopta una medida general, rija el arancel
eclesiástico formado por el reverendo obispo Campos.

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 27 de diciembre de
1827.—Al sor. prefecto del departamento de La Paz de
Ayacucho.—Sor. prefecto.—Con esta fecha digo al sorobispo
de esa diócesis, lo que sigue:— Puse en consideracion
de S. E. el Presidente, la nota de U. S. Ilma. no 16 de
19 del que rije, y con presencia de las fundadas razones
en ella expuestas, me ordena S.E. diga á U.S. Ilma: que el
Gobierno ha hecho una consulta à la corte de suprema de justicia


229

á cerca del arancel de derechos eclesiásticos que haya
de rejir la República; mas que no habiendo aun aquel
tribunal evacuado dicha consulta, rija desde el pròximo
mes, é interin se adopta una medida general, el antiguo
arancel formado para ese obispado, por el reverendo obispo
Gregorio F. Campos, segun U.S.Ilma. propone en su nota
citada.—Lo que trascribo à U. S. para su conocimiento
en la materia.—Dios guarde à U.S.—Facundo Infante.

Decreto de 27 de diciembre.
De los trages, distintivos, y tratamiento de los funcionarios,
públicos.

Los artículos, desde el 1.o al 13 de este decreto, estàn derogados
por el reglamento de 9 de diciembre de 1829: el tratamiento de las
cortes superiores y el de su presidente, de que hablan los artìculos
15 y 17 se han alterado por el 1036 del código de Procederes Santacruz.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

Prevenido el poder Ejecutivo, por el artículo 2.o
de la ley de 21 de diciembre pasado, para señalar los trages
y tratamientos de los funcionarios y empleados de la Repùblica,

DECRETO:

1.o El Vicepresidente del Estado usarà el uniforme
correspondiente á su clase militar, si lo fuere; y sino perteneciere
á ella, usarà el trage serio diplomàtico: llevará
baston, y una banda con los colores nacionales, mas angosta
que la del Presidente.

2.o Los ministros del despacho usaràn el trage serio diplomàtico


230

y baston; y los que fueren militares, llevarán
el uniforme de su clase.

3.o Los prefectos de departamento, é intendentes de
policìa, usarán el vestido comun diplomático, y baston; y
si fueren militares, el de su clase. Los prefectos llevaràn
banda con los colores verde y encarnado, atada con
cinta y borlas amarillas.

4.o Los ministros de la corte suprema de justicia usaràn
el trage serio diplomático, baston, y una medalla de
oro pendiente del cuello con cadena del mismo metal.
Los emblemas de dicha medalla seràn, en el anverso el
geroglìfico de la justicia, con la inscripcion en la circunferencia:
Corte suprema de justicia; y en el reverso el
emblema de la libertad, con la inscripcion: Libres por la
Constitucion.

5.o Los ministros de las cortes superiores de distrito
usarán el mismo uniforme y distintivo que los de la suprema,
con la diferencia de que en el anverso de la
medalla, la inscripcion sera: Corte superior de justicia;
y en lugar de la cadena de oro, llevarán una cinta blanca.

6.o Los jueces de letras usarán el uniforme comun diplomático,
baston, y la misma medalla de plata pendiente
de un ojal de la casaca, y la cinta de los tres colores
nacionales: inscripcion: Juez de 1.a instancia.

7.o Todos los dependientes de los tribunales de justicia,
tambien los abogados y doctores de la universidad, usaràn
frac, pantalon y chaleco negro, corbata blanca y sombrero redondo.
El rector de la universidad llevará el trage serio
diplomático. Los relatores y escribanos de cámara, usaràn
medalla igual à la de los jueces de letras, con cinta
verde, y la inscripcion: Escribano de cámara, ó Relator,.

8.o El rector, y demas superiores ó catedráticos de los
colegios, tendràn el mismo trage que los empleados de justicia;
mas los rectores llevaràn, una medalla de oro pendiente
del cuello con una cinta de los tres colores nacionales,
teniendo en el anverso la imàgen de Minerva,
y por inscripcion el nombre del colegio; y en el reverso


231

habrá por todo, la inscripcion siguiente: República Boliviana:
Libre por la Constitucion
. En las asistencias de ceremonia,
los rectores tendràn asiento despues del fiscal de la corte
superior, y del mismo modo que este. Donde no haya
corte, tomaràn asiento despues del administrador del tesoro.

9.o El contador general y el administrador general de
correos, usaran el vestido serio diplomático, baston, y una
medalla de oro en el ojal de la casaca, que lleve en el
anverso las armas de la Repùblica, y en el reverso la
inscripcion: Contador, ó Administrador general de correos.

10. Los administradores del tesoro pùblico y de correos,
los gefes de oficina de las casas de moneda y rescate, llevaràn
el vestido comun diplomàtico, baston, y la medalla
de plata como la del artìculo anterior, con cinta encarnada
los de hacienda, y amarilla los de correos. El mismo
uniforme, sin baston, usarán los demàs empleados en
las prefecturas y oficinas de rentas.

11. Los gobernadores de provincia usaràn el uniforme
militar de su clase, si lo fueren; sino, vestirán el serio
diplomático: llevaràn baston.

12. Los oficiales de los ministerios del despacho usaràn
frac, pantalon, chaleco y medias negras, corbata blanca,
y sombrero redondo, (los oficiales mayores, sombrero
apuntado): los de hacienda tendrán una cinta amarilla
entre dos ojales de la casaca, encarnada los de guerra,
verde los del interior, y de los tres colores nacionales
los de relaciones exteriores. Los que fueren militares
llevarán los uniformes de su clase.

13. Todo empleado usarà precisamente la escarapela nacional,
y en los dias de etiqueta se vestirá estrictamente
conforme á este reglamento.

Tratamientos.

14. El Vicepresidente de la Repùblica, los presidentes
de las camaras del Congreso, la corte suprema de


232

justicia en cuerpo, y los capitanes generales del ejèrcito,
tendrán el tratamiento de (V.E.) Excelencia.

15. Los ministros de estado, las cortes superiores de
justicia en cuerpo, los consejos ó tribunales militares, los
prefectos, el presidente de la corte suprema, los mínistros
diplomáticos, y los mayores generales del ejèrcito,
tendrán el de (V.G.) Vuestra gracia.

16. Los miembros de las cámaras del cuerpo Lejislativo,
tendràn el de (V.H.) Honorable.

17. Los arzobispos y obispos, y en su lugar los cabildos
eclesiásticos, el de (V. Ilma.) Señoria ilustrisima.
Los presidentes de las cortes superiores de distrito, los generales
comandantes generales de distrito ò division, y los
ministros de la corte suprema, el de (V. I.) Señoria
ilustre.

18. Los generales de brigada y coroneles, los encargados
de negocios y agentes diplomàticos, los intendentes
de policía, los ministros de las cortes superiores, las dignidades
y canònigos de las catedrales, los oficiales mayores
de los ministerios, el contador general, el administrador
general de correos, el comisario ordenador, el presidente
de la administracion general del crédito público, y los
rectores de las universidades y de los colegios, el de
(U.S.) Señoria.

19. Los trages, distinciones y tratamientos que se designan,
corresponden á los empleados en propiedad.

20. El ministro del interior comunicará este decreto á
quienes corresponde, y lo harà imprimir, publicar y circular.
—Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca
à 27 de diciembre de 1827.—Antonio Josè de Sucre
El ministro del interíor, Facundo Infante.

Decreto de 28 de diciembre:
Arreglo del coro de la metropolitana de Chuquisaca:

233

dotaciones que se le hacen de la masa decimal: el
sobrante se declara del Estado, asi como las vacantes:
supresion del derecho de anualidad: todas las
canongias de las iglesias de la República sean de
oficio, y se obtengan por oposicion.

Los artìculos 1.o y 2.o de este decreto se han alterado por el
de 15 de setiembre de 1829. La renta de fábrica que contiene el
artículo 3.o està aumentada por la ley del presupuesto general de
5 de noviembre de 1833 Ademàs se le refiere la ley de 6 de noviembre
de dicho año 33.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c.&c.&c.

CONSIDERANDO:

1.o Que siendo un deber constitucional del Gobierno,
proteger y cuidar el culto de la religion del Estado, dictó
los decretos que arreglaron el servicio de las catedrales
de la Paz y Santacruz, sobre los que es justo
uniformar el de la metropolitana de Chuquisaca.

2.o Que consultando la decencia de los ministros de
ésta, se les ha señalado renta fija á los últimos promovidos
que hacen la mitad del nùmero de los existentes.

3.o Que la ley del Congreso de 14 de setiembre de
1826, dispuso el ingreso de la masa de diezmos en el
tesoro pùblico, autorizando al Gobierno por el artículo
3.o, para arreglar su recaudacion y administracion, dotando
à los empleados como juzgue conveniente; he venido
en decretar y

DECRETO:

1.o Se organiza el coro de la catedral de Chuquisaca,
en estos términos: tres dignidades, que son dean, arcediano
y tesorero; tres canongias, que seràn las de oficio
de doctoral, magistral y penitenciario; tres raciones,
y tres medias raciones.

2.o Los oficios correspondientes à los canónigos, se distribuiràn


234

entre los existentes, á juicio del cabildo eslesiàstico;
y en proporcion que fueren vacando, se obtendràn
por oposicion. Lo mismo se harà para las tres
canongias de la Paz, que serán todas de oficio, quedando
en igual pie las dos de Santacruz.

3.o La República dota de la masa de diezmos á la
catedral de Chuquisaca, sus ministros y sirvientes, desde
1.o de enero de 1828, con las rentas anuales que
siguen: para fábrica de la iglesia, ocho mil cuatrocientos
pesos: al reverendo obispo, diez mil: à las tres dignidades,
á tres mil: à los tres canònigos, à dos mil doscientos:
á los tres racioneros, à mil quinientos: á los tres
medios racioneros, á mil: para el secretario de cabildo,
y empleados interiores, quinientos: para los diez y seis
jòvenes de Oruro, Cochabamba, Potosì y Chuquisaca, que
estudian en el colegio eclesiàstico, y que harán el servicio
de seminaristas en la catedral, tres mil pesos. Estas
asignaciones son sin descuento de contribucion directa.

4.o La tesorerìa harà estos pagos por los semestres de junio
y diciembre, sobre presupuestos en forma, segun las
disposiciones existentes; y podrà, conforme al artìculo 2.o
de la ley del Congreso de 14 de setiembre, dar libranzas
á los partìcipes por cada semestre, si ellos las prefiriesen;
entendièndose en todo con el habilitado nombrado
por la corporacion.

5.o Desde el 1.o de enero pròximo, se suprime á los
ministros de las catedrales de la República, el derecho
que pagaban, conocido con el nombre de anualidad; puesto
que quedan sujetos, como todos los empleados de la
nacion, à renta fija.

6.o Hechos todos los abonos que prescribe el art.o 3.o,
son pertenecientes al erario nacional los sobrantes de
la masa de diezmos, así como las vacantes mayores y
menores, mediasanatas &c, en que se observará lo prescrito
por las leyes vigentes.

7.o Para sostener los ocho jòvenes de la Paz y Santacruz,
y los dos de Tarija, que estudian en el colegio eclesiàstico,
y deben tambien hacer el servicio de seminaristas,


235

asì como para pagar el rector, vicerector, ministro
y catedràticos del dicho colegio, satisfará la tesorería
seis mil pesos anuales, à quinientos por mes, que se cargaràn
sobre los gastos de educacion pùblica.

8.o La renta del colegio de educandas, como toda otra
que pesaba sobre los diezmos, se abonará del tesoro público,
bajo los correspondientes presupuestos, de que el
prefecto del departamento pasará una noticia al Gobierno
para su aprobacion.

9.o De los empleados que pertenecian á la claverìa, quedaràn
en la caja como individuos pertenecientes á la tesorerìa,
los que el administrador, con consulta del prefecto,
juzgue convenientes para el servicio; y seràn comprendidos
y pagados en el presupuesto de los empleados de
la caja.

10. El oficial mayor encargado del despacho de hacienda,
cuidará del cumplimiento de este decreto, y lo hará
imprimir, publicar y circular.—Dado en el palacio de gobierno
en Chuquisaca á 28 de diciembre de 1827.—Antonio
José de Sucre.
—El oficial mayor encargado del despacho,
Miguel Maria de Aguirre.

Decreto de 30 de diciembre:
Nueva visita del Presidente de la República á los
departamentos del norte, en los mismos términos que
la decretada en
22 de febrero anterior.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c.&c.

Siendo urgente á los intereses de la Repùblica, visitar
los departamentos del norte; y para señalar entretanto,
los tèrminos en que queda el despacho del gobierno,

DECRETO:

1.o El ministro del interior y relaciones exteriores, se


236

encargarà de la secretaria general del despacho de todos
los ramos de administracion, durante mi visita à los departamentos
del norte, y en los tèrminos en que en igual
circunstancia lo hizo por el decreto de 22 de febrero ùltimo.

2.o Los oficiales mayores de hacienda y guerra, quedan
en esta capital, y despicharán por sì solos todos los
negocios de sus departamentos, que sean de pura organizacion.

3.o En el caso del artìculo 82 de la Constitucion, se
formará el Consejo de gobierno compuesto de los ministros,
y en su defecto de los oficiales mayores, y serà presidido
por el ministro de guerra Josè Marìa Perez de
Urdininea.

4.o El ministro del interior queda encargado de la ejecucion
de este decreto, y comunicàndolo à quienes corresponda,
lo hará imprimir, publicar y circular.—Dado en
el palacio de gobierno en Chuquisaca à 30 de diciembre
de 1827.—Antonio José de Sucre.—El ministro del interior,
Facundo Infante.

AÑO DE 1828.

Orden de 2 de enero:
Timbre que debe tener el papel sellado del año en sus
seis clases: que no siendo suficiente el distribuido, se
habilite el del año anterior.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 2 de enero de 1828—
A. S. G. el prefecto del departamento de.... Sor. prefecto
—Los tres sellos que previene el supremo decreto
de 7 de setiembre de 1826, se estampen en el papel que


237

se distribuye al pùblico para su consumo, conforme à la
ley de 11 de julio, son para el presente año los siguientes.
En la tercera y cuarta clase, el timbre impreso con
tinta negra: República Boliviana; sello tercero, ó cuarto;
seis pesos, ó dos pesos:
el sello en blanco de las armas
de la Repùblica, y otro sello pequeño grabado con el mote,
seis pesos, ó dos pesos.—El papel de la quinta y sexta
clase, lleva solo dos sellos: en la quinta clase, una elipse
grabada en blanco, dentro de la cual se miran las armas
nacionales, y un contrasello con tinta encarnada, en
cuyo centro està marcado el precio de dos reales, con la
misma tinta: este contrasello con el mote medio real en
su centro, y el escudo blanco de las armas nacionales, formando
la circunferencia un octògono, marca el papel de
la sexta clase.—Las existencias que haya en la tesorerìa,
del papel sellado del año pasado, dispondrà V. G. so
conserven, y que se habiliten para el año 28, cuando haya
necesidad de papel porque no se reciba de este ministerio
el suficiente; y el administrador del tesoro público pondrà
debajo del sello nacional: Valga para el año de 1828;
despues su media firma.—Esta medida dispondrà V. G.
se comunique à quienes corresponda, y que de ella se tome
razon en las oficinas de hacienda y escribanias pùblicas,
para que sirva de garantìa à los documentos contenidos
en el papel del año 28, y á la vez tengan los contratos
las seguridades que demanda la buena fè y el crédito
particular.—Adjunto modelos de todos los sellos del
año 28.—Dios guarde á U. S.—Miguel Maria de Aguirre.

Decreto de 5 de enero:
Para que el batallon N.o 2 se denomine Constitucional,
inscribiéndolo en su condor: que no pague
descuento alguno ni contribucion.


238

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

Atendiendo à la distinguida comportacion del batallon
N.o 2 de Bolivia, en los sucesos del 25 de diciembre,
en que denodadamente ha derramado la sangre de
sus soldados en apoyo de las leyes y del órden público,
manifestando la firme adhesion à las instituciones nacionales,

DECRETO:

1.o El batallon n.o 2 se denominarà: Batallon constitucional
n.o 2 de Bolivia.

2.o Inscribirà en su condor este tìtulo, como un premio
de honor y de recompensa nacional.

3.o Desde el 1.o del corriente no, pagarà el batallon
constitucional, descuento de inválido, montepio, ni ninguna
otra contribucion directa.

4.o El presente decreto se someterà à la próxima Legislatura,
para la aprobacion de la parte que toca á la cámara
de Censores; y entretanto cuidará de su cumplimiento
el ministro del interior, encargado del despacho
general, comunicándolo á quienes corresponda, y mandàndolo
imprimir, publicar y circular.—Dado en la Paz de Ayacucho
à 5 de enero de 1828.—Antonio José de Sucre
El ministro del interior, encargado del despacho general,
Facundo Infante.

Circular de 12 de enero:
Abriendo un nuevo plazo de cien dias, para que los
interesados á indemnizaciones puedan ocurrir ante
el ministro comisionado.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 12 de enero de


239

1828.—A S. G. el prefecto del departamento de......
Con fecha 10 del corriente, se ha servido comunicarme
S. G. el ministro del interior, encargado del despacho
general, la órden suprema que sigue.—Suponiendo S. E.
el Presidente, que ya el ministro comisionado para calificar
los expedientes sobre indemnizaciones, habrá concluido
los que estaban por despachar, manda que se abra
un nuevo plazo de cien dias, para que los interesados
ocurran con sus presentaciones y documentos ante el ministro
comisionado.—V. G. comunicarà esta disposicion á
quienes corresponda, y yo lo hago con esta fecha á los
prefectos de la Paz, Oruro y Cochabamba.–Que copio à
V. G., para que haciéndola publicar y circular en el departamento
de su mando, llegue á noticia de los ciudadanos
que sean acreedores del crédito público, conforme à las leyes
del caso.—Dios guarde á V. G.—Miguel Maria de Aguirre.

Resolucion de 17 de enero:
El encabezamiento de los escritos que se diriján á
las cortes superiores, sea el de
Muy recto señor.

Esta resolucion està ratificada por el artìculo 1037 del código de Procederes
Santacruz.

Ministerio general.—Seccion del interior.—Paz de
Ayacucho á 17 de enero de 1828.—A S. S. I. el presidente
de la corte de justicia del distrito.—Sr. presidente.—Puse
en conocimiento de S. E. el Presidente, la nota de V. S. I.
de 14 del que rije, á la que acompaña otra del juez de
primera instancia de esta capital, dirigida à la corte que
V. S. I. preside. Aunque con algun trabajo, ha podido al
fin S. E. inferir que es lo que desea saber el juez de
primera instancia, sinó por lo que dice, por lo que deja
de decir, ó por lo que se trasluce apetece sea exclarecido;
mas sea de esto lo que se quiera, el asunto es de


240

suyo tan sencillo y trivial, que no merece la pena de
perderse el tiempo con nuevas aclaraciones, ni explicaciones
de palabras. Todo está reducido á que S. G. la corte
de justicia desea saber, cual ha de ser el encabezamiento
(no exórdio como equivocadamente le llama el juez de
primera instancia), que ha de usarse en los escritos que
se le dirijan á la misma corte. Y supuesto que se le exige
al Gobierno una aclaracion sobre esto, tengo órden
de darla; pero advirtiendo à V. S. I. prèviamente, que à
S. E. le es del todo indiferente el que las cortes tengan
el tratamiento de excelencia, de alteza, y hasta de
magestad: son cosas todas de bien poco momento en una
nacion rejida por instituciones republicanas; y en prueba
de la poca atencion con que el Presidente ha mirado
el asunto de que se trata, hasta un año despues de haber
sido autorizado por el Congreso para señalar los trages,
tratamientos &c, no lo ha hecho, y si ha dejado de
hacerlo, es porque preveía habia de ser tal decreto origen
de dudas, de consultas, de envidias y acaso de burlas.
Cada nacion tiene su peculiar modo de tratar las autoridades
constituidas en mas ó menos rango. En Inglaterra,
el tratamiento de vuestra gracia es superior al de
excelencia, y este en Italia es inferior al de señoría; asi
como el de señoría en Portugal, lo tienen hasta los subtenientes
de los cuerpos militares. El don en España
equivale á la señoría, y es tal el abuso que se ha hecho
de la tal palabra, que no hay menestral que no la use.
Infiérese de aquì, que las naciones han adoptado en esta
parte, lo que mejor les ha parecido, y lo que mejor le
ha parecido con efecto, es lo que ha adoptado la nacion
Boliviana. Mas ya que el juez de primera instancia cree
tan necesaria una explicacion sobre la materia, S. E. el
Presidente dispone, que el encabezamiento de los escritos
que se dirijan á las cortes superiores de justicia, esté concebido
en estos términos: Muy recto señor; usándose en todo
lo demás el tratamiento de Vuestra gracia, segun está prevenido
en el decreto de 27 de diciembre último.—Dios
guarde á V. S. I.—Facundo Infante.


241

Resolucion de 23 de enero:
Asiento que han de ocupar los conjueces permanentes
en las asistencias públicas.

Esta resolucion está derogada por la de 29 de octubre del mismo año.

Ministerio general.—Seccion del interior.—Paz de
Ayacucho à 23 de enero de 1828.— A S. S. I. el presidente
de la corte superior de justicia de la Paz.—Sr. presidente—
Puse en conocimiento del Presidente, la nota de U. S. I. del
21 del corriente, y con presencia de su contenido, me ordena
S. E. diga à U. S. I., para conocimiento de la corte:
que los conjueces permanentes ocupen, en las asistencias
públicas de ceremonia, el mismo asiento que ocupaban los
oidores honorarios en las antiguas audiencias.—Dios guarde
á U. S. I.—Facundo Infante.

Reglamento de 9 de febrero:
Para el servicio económico de los hospitales.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

CONSIDERANDO:

1.o Que el arreglo de hospitales y curacion de los enfermos,
es uno de los objetos mas sagrados en una nacion.

2.o Que los hospitales de la República, á pesar del considerable
aumento de rentas que han tenido, carecen de
un reglamento interior y económico,

DECRETO:

1.o Los edificios que estan sirviendo de hospitales, continuaràn


242

como hasta aquí, aumentàndose el número de camas
que se juzguen precisas, segun la poblacion y enfermos
que se gradúe pueda haber; pero dejando siempre
una sala, patio y sitio, para cuerpo de guardia cuando
haya tropa. Esta serà asistida como corresponde, sin mesclarse
con los demás enfermos, y pagando la cuota designada
el Gobierno; y que cobrará el ecònomo del gefe
de la misma tropa, la parte que le corresponda, y la
otra de tesorerìa. El ecónomo anotará las hospitalidades
en cuenta, y se sujetará à las òrdenes que diese el prefecto,
que es el que ha de resolver en las dudas que
ocurran, reparacion del edificio, aumento de salas, y en
todo lo material y formal de los hospitales.

2.o Se hará el còmpiuto de las camas, por el que se
haya hecho de los enfermos que pueda haber. Se compondrà
cada cama, de colchon, almohada, cortinage, dos sábanas
y dos frezadas, con colcha de bayeta azul, ó verde; y
si es posible, habrà doble número de estas piezas. Habrà tambien
el mayor número que se pueda de camisas, tanto
para la remuda y limpieza de los enfermos presentes,
cuanto por si acaeciese entrada de tropas, ó hubiese un
nùmero mayor de enfermos del calculado.

3.o Habrá en cada hospital un boticario, con botica provista
de todo lo necesario de simples y compuestos, à
juicio del facultativo del mismo hospital. Este boticario
asistirà à las visitas que haga el médico, para ver lo que
receta, y cuidar de la pronta administracion, ya para los
enfermes, ya para los presos de la càrcel, siempre que
pidan los medicamentos con receta anotada asì del mèdico
titular. La contrata de los boticarios no se harà sin
consentimiento de los prefectos, los que revisaràn en lo
posible, los simples y compuestos, à presencia del médico
y boticario, que contestarán en cuanto sean preguntados
en la materia. En el caso de no encontrarse botica,
los ecònomos compraràn, buenos medicamentos donde
los haya, bajo la intervencion del prefecto.

4.o El facultativo asistirá y pasarà su visita, en verano
à las seis, y en invierno à las seis y media de la mañana:


243

por la tarde irà à la hora que crea mas acomodada, ò à
cualquiera que la necesidad lo exija, ò sea llamado por
causa de entrada de algun herido, ó urgencia de socorro
pronto. Pasada la visita de medicina, se harà la de
cìrugìa. El facultativo ò facultativos curarán por sí, y harán
todas las operaciones; à excepcion de las cosas fáciles
y triviales, que las podrá ejecutar un practicante, pero
siempre bajo la direccion y á presencia de los mismos
facultativos. Estos darán parte al prefecto, de cualquier
herido que entre en el hospital, quien resolverá conforme
á las leyes. Los practicantes y sirvientes, estaràn bajo
la inmediata direccion de los facultativos, para que asi
puedan reconvenirles de sus faltas, y ver si à los enfermos
se les admínistran los medicamentos, en la hora, forma
y cantidad recetadas; y si notasen faltas, lo avisaràn
al prefecto, à fin de que ponga el remedio oportuno.

5.o En los alimentos se pondrà la mayor atencion, procurando
siempre el que sean buenos. Se fijará por el
mèdico, la cantidad y peso de pan, arroz &c, que corresponde;
asi como tambien, cuando se ha de suministrar racion
entera, media racion y dieta; tanto para beneficio del
enfermo, cuanto para la facilidad de las cuentas del ecònomo,
ó del que corra con el gasto. El cocinero ha de
tener la comida sazonada, bien cocida y á las horas que
se le ordene, para servirla con la mayor limpieza. Tendrá
el mismo cocinero, caldo siempre pronto, para cualquiera
hora en que entre un enfermo desfallecido ò necesitado.

6.o Para cada doce enfermos, habrá un sirviente: estos
cuidaràn de la limpieza del edificio y camas, administracion
de medicamentos, reparto de comidas, saca de cadàveres,
alumbrado &c; teniendo pronto, y segun se convengan
en el turno de servicio de cirugía, el aparador provisto
de bàlsamos y ungüentos, limpios los instrumentos
y las hilas, planchuelas, cabezales y vendages: recogeràn
los lienzos sucios, para que se laven ò inutilizen.
Antes de la visita del médico, tendrán los sirvientes los
vasos limpios, sahumadas las salas, y hechas las camas.


244

Ni de dia ni de noche, faltarà en las salas un individuo
para cuanto pueda ocurrir, y en esto alternarán los sirvientes.
Tendrán los sirvientes, de los utensilios de las
enfermerías, y de todos demàs, una razon circunstanciada
para la visita de cada mes.

7.o Un sirviente se encargará de la roperìa, y el mismo
recibirá y entregarà por apunte, todas las camas y
demàs ropa del hospital que se lave, ò el ecónomo entregue
nuevas; y por ningun motivo dará cama al enfermo
entrante, en que haya estado otro curàndose ó salido
cadáver, sin que antes se lave y desinfeccione. Darà la
ropa sucia con apunte à la lavandera, para que esta y
el colchonero, reciban del ecónomo el importe de su trabajo.

8.o En los hospitales donde se gradúe pasen de veinte
las enfermas, habrà dos enfermeras, una primera y otra
segunda, que cuidaràn à las de su sexo. Son sus obligaciones,
el que la sala de mugeres esté bien servida, y
todo se haga con aseo: no faltarán al cuidado de las
enfermas, entregaràn la ropa, y la recibiràn, del ropero
con cuenta, para que en caso de extravìo puedan responder.
La enfermera ó enfermeras, correrán con disponer
los cocimientos de simples, y las ayudas ò enemas.
Todos los sirvientes estarán prontos à obedecer al mèdico,
en cuanto haga relacion al cuidado y servicio de los
enfermos.

9.o Habrà un capellan en cada hospital, cuyos fondos
alcancen à sostenerlo, para toda la asistencia espiritual de
los enfermos. Dirá la misa los dias de fiesta, el altar
de la enfermería ó portatil, donde puedan oirla los dolientes.
Se les prohibe à los capellanes el que exijan misas,
derechos, ni cosa alguna, á los parientes de los difuntos;
y los cadàveres no se detendrán en las capillas de depósito,
mas que veinte y cuatro horas para su enterramiento.
Los administradores responderàn de los utensilios, de la
iglesia.

10. Tanto de dia como de noche, se conservarà à alguna
distancia de las camas, un brasero con lumbre en
cada enfermería, para los casos que ocurran; pero la enfermera


245

encargada de los cocimientos, los harà en la
cocina. Cada sala tendrà toda la noche, un farol con luz,
no permitièndose el que se apague hasta el amanecer.

11. La remuda de las camas sera en proporcion al ingreso
de enfermos; en la inteligencia de que este punto
es el mas esencial para un hospital, y para lo que siempre
deberá haber camas sobrantes: igualmente vasos, servidores,
y jarros ò cosa de vidrio, para los medicamentos
que se traigan de la botica: tambien todo servicio de
ollas, cacerolas de cobre estañadas, y demás enseres de
cocina. Todo deberá conservarse con el esmero posible.

12. Cada hospital tendrá un administrador ecónomo, à
cuyo cargo correrán todas las rentas, llevando una cuenta
exacta de lo que reciba, y de lo que invierta. Proveerá
al hospital de alimentos buenos, y hará las contratas
que sean mas ventajosas, de ropas y demás utensilios.
Cuidará de que se administren los medicamentos por los
individuos encargados: que se sirva la comida bien y
à las horas señaladas, y que no falte cosa alguna de las
precisas en las enfermerìas. Celará el que el médico y
ayudantes asistan con puntualidad: que la ropa se lave y
hiervan las frezadas con continuacion: que las camas se
mantengan siempre corrientes y aseadas en la roperia.
Cuidarà mucho el ecónomo de los libros de entradas y
salidas, y muertos; y de que se apunte la filiacion y éxito de
los que entraron à curarse en el hospital. Llevará una
cuenta diaria del gasto, para que reducida á meses, pueda
en cada uno de ellos presentarla al inspector de mes,
con firma del mèdico, á fin de que poniendo el referido
inspector el visto bueno, le sirva al ecònomo de documento
para el abono de la cuenta general. Tambien llevará
cuenta de cualquier gasto extraordinario que se haga,
y del ingreso, anotando los útiles que existan en ropa &c,
ò los que se hayan inutilizado ò quemado de òrden del
médico. Y por último, si ocurriese alguna cosa notable,
dará cuenta al prefecto para que disponga lo mas conveniente.

13. No habrà en los hospitales, abogados conocidas como-defensores;


246

pues los pleitos que puedan ocurrir sobre cobranzas,
se defenderán pagándose los derechos con las
rentas del hospital: tampoco se haràn ningunos gastos,
que no sean precisamente para la mejor asistencia de los
enfermos, y el pago de los que asisten á èstos.

14. Se recibiràn en los hospitales todos los enfermos que
vengan á ellos, sean sus enfermedades de medicina, ó
cirugía, ó incurables; depositándose cada uno en su respectiva
sala y cama. Mas no se admitiràn, bajo ningun
pretexto, á los que se refugian por ociosos, ò á aquellos
à quienes sus familias mandan por viejos y en donde no
cabe curacìon. Los que tengan proporciones, ò sean criados
de casa acomodada, como tambien los agresores por
cuya causa ha ido algun individuo al hospital, pagaràn á
razon de tres reales diarios, cuyo percibo lo anotarà el
económo en la cuenta respectiva de entradas y cargo.

15. Siempre que entre en el hospital algun herido de
mano violenta ò airada, el facultativo sin perder momento,
lo avisarà al juez competente, para que sin tardanza se
formalize el reconocimiento que exclarezca el hecho.

16. Cada hospital tendrà los empleados y sirvientes que
siguen: un administrador ecónomo, nombrado por el Gobierno
conforme al decreto de 16 de diciembre de 1825: un
mayordomo inferior, mèdico, cirujano, capellan: un practicante
ó enfermero mayor, un boticario, los sirvientes
que se gradùen segun el nùmero de enfermos, cocinero
y ayudante. El ecònomo gozarà el cinco por ciento de
las cobranzas que haga, conforme al decreto citado.
Al mayordomo, que debe correr con la inversion inmediata,
peso de raciones, distribucion de pan, compra de
carnea &c, se le pagara segun su trabajo ý conducta, à
juicio del prefecto. El médico y cirujano gozarán de los
Sueldos que hasta aquí, y en consideracion al nùmero de
los enfermos, y al esmero de aquellos; pero á condicion
de asistir à la tropa que acuda al hospital. Donde haya
fondos pura pagar capellan, se dotarà con una renta anual,
à juicio del prefecto, que no baje do trescientos pesos, ni
suba de quinientos; mas con la obligacion siempre, de asistir


247

á la tropa que haya enferma en los hospitales. Los
sirvientes, ya sean frailes de san Juan de Dios, ò particulares,
tendrán dos pesos cada semana; mas los primeros gozaràn
de las preeminencias y propinas de su instituto. Las enfermeras
recibiràn lo mismo que los sirvientes particulares.
El boticario percibirà su paga, segun el ajuste que se
haga por contrata, la que se revisarà la junta de salud
pública, y aprobará por el prefecto. Al cocinero, su
ayudante, y al sacristan donde sea preciso que lo haya,
se les satisfarà lo que hasta aquí, à juicio del ecónomo con
aprobacion del inspector; y à todos los sirvientes del
hospital, se les darà además la racion de pan que se acostumbra.

17. El mèdico y ecònomo, vigilaràn sobre la conducta y
cumplimiento de todos los individuos que sirvan en el
hospital, y daràn parte al prefecto de las faltas que notaren,
à fin de que sean corregidas sin tardanza, y castigados
los que las cometan graves.

18. En las capitales de departamento, nombrarán los prefectos
cada año, una junta de salud pùblica, compuesta de
doce sugetos, si es posible, eclesiàsticos los mas caracterizados
y celosos por la humanidad doliente; y si no hubiese
nùmero de eclesiásticos con estas calidades, se
completerà con seculares que las tengan. Los que sirvan
un año pueden ser reelegidos en otro, si han mostrado
interes por los enfermos.

19. Los individuos de esta junta asistirán, uno en cada
mes, diariamente al hospital, y el que por enfermedad ù
ocupacion no pueda hacerlo, avisará al que le siga, y de
tal modo, que jamàs falte un inspector que asista al hospital.
El individuo de la junta inspeccionarà el cumplimiento
de todos los empleados en el hospital, rubricarà
el recetario del médico para la comprobacion, remediarà
por sì cualquiera falta que advierta, y en caso de necesidad
darà cuenta al prefecto: al fin de mes tomarà cuentas
al ecónomo, se enterará menudamente de todo lo cobrado
y de lo invertido, y de los gastos extraordinarios
que se hayan hecho: vigilarà la conservacion de los utiles;


248

y si advirtiese en ellos algun deterioro ó falta, hará
los cargos à quien corresponda. El inspector saliente
dará al entrante, una razon circunstanciada de los enseres
que haya en el hospital, y ademàs todas las noticias
que puedan servir al mejor servicio de, los enfermos.

20. Los individuos de la junta se reuniràn cada dos meses,
á lo menos, para disponer lo que convenga mejor, no
solo al hospital, sino á la salud pùblica, como tambien à
la propagacion y conservacion del fluido vacuno. El mèdico
asistirá à esta junta, siempre que sea llamado, ò cuando
sin serlo guste asistir á ella para exponer lo que juzgue
ùtil. El prefecto es el presidente nato de esta junta,
y en su defecto la presidirà el vocal mas antiguo ò primer
nombrado.

21. En el hospital se dispondrà una pieza, para que se
reuna la junta de sanidad. El economo presentarà à esta,
cuando se los pida, los libros corrientes de entradas,
salidas y de salud pùblica, en los que la misma junta
harà los reparos que crea justos; y lo que no pueda remediar
por sí, lo manifestarà al prefecto, quien corregirà
las faltas sin contemplaciones de ninguna especie.

22. El ministro del interior queda encargado de la ejecucion
de este decreto.

Imprìmase, publíquese y circùlese. Dado en la Paz
de Ayacucho à 9 de febrero de 1828—Antonio Jose de
Sucre
—El ministro del interior—Facundo Infante.

Resolucion de 16 de febrero:
Manda se cumplan en la República los exortos judiciales
que vengan del exterior: que los extrangeros
deudores sean asilados en Bolivia, y cuando quierán
perseguirles sus acreedores, lo hagan ante los
tribunales de ella.


249

Ministerio general—Seccion del interior—Paz de Ayacucho
à 16 de febrero de 1828—A S.S.I. el presidente de esta
corte superior de justicia.—Sor. presidente—Di cuenta à
S.E. el Presidente, de la nota de U.S.I. fechada hoy, y en
la que consulta la corte superior, si los tribunales de justicia
de la República deberàn dar cumplimiento à los exortos
que vengan de los de otros estados. La razon
expuesta por el juez de primera instancia de esta capital, no
deja de ser fundada; pues si los exortos que él ha hecho
á Puno, han sido mirados con la mas fria indiferencia,
la equidad exigia el que se le retribuyese de la misma
manera. Sin embargo, deseoso S.E. el que se conserve
la mejor armonia entre los estados vecinos, me ordena
diga á U.S.I., para conocimiento de la corte: que
por parte de nuestro Gobierno, no hay ningunas razones
polìticas, que impidan el que se dé cumplimiento à los
exortos que vengan de fuera de la Repùblica; pero sujetándose
los jueces à las leyes nacionales, cuando tengan
que evacuar algunas diligencias.—Con este motivo debo
manifestar à U.S.I., que el sor. fiscal de la corte ha padecido
una equivocacion, cuando en su informe, al folio
16 del expediente que U.S.I. acompaña à su nota citada,
dice que se haga comparecer en Arequipa á Juan Gonzales
Pico. La República es un asilo inviolable para cuantos
vengan á ella, y solo faltando à las leyes, podrán ser
molestados y arrojados, cuando las mismas leyes los arrojen
del territorio. Lo contrario seria desconocer el derecho
de gentes, que ha prescrito obligaciones y derechos
á las individuos de diferentes naciones. ¿Que seria
sinò ese pacto tàcito, pero sagrado, con que unos estados
respetan los miembros de otros, cuando se acogen
à ellos? Los tratados entre España y Portugal, los pactos
famosos llamados de familia, y otros convenios de igual
naturaleza, han sido concluidos por reyes absolutos, que
en nada miran el bien de los hombres, han sido padrones
de infamia para los pueblos y para los reyes. Si la
doctrina del fiscal se admitiese, no habria asilo para los
desgraciados, que huyendo del furor de un déspota, se


250

acogieron á otro país, aunque fuese regido por instituciones
liberales. Fàcil seria formar un expediente, probando
que era deudor; ¿y esto bastaria para entregarlo á sus enemigos?
Repito, sor. presidente, que Bolivia es un asilo para
todos los hombres que se acojan á su territorio. El
que quiera perseguir à un deudor, venga á la Repùblica
que tiene leyes y tribunales, y el acreedor por si, ò por
medio de apoderado, haga las gestiones que tenga por
conveniente: ¡pero obligar à que el deudor estando en
Bolivia, comparezca ante un tribunal de nacion distinta!
Esto seria contrario al derecho comun, y à los principios
de justicia general.—Con lo que contesto à la citada
nota de U.S.I., y le devuelvo el expediente que la
acompañaba.—Dios guarde à U.S.I.—Facundo Infante.

Resolucion de 20 de febrero:
Declarando que los rematadores de diezmos deben pagar
una mitad el 25 de diciembre, y la otra el 25
de junio.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 20 de febrero
de 1828—A S. G. el prefecto del departamento de......
Sor. prefecto—Habiendo consultado el administrador del
tesoro público de esta ciudad, por conducto de S.G. el
prefecto del departamento, qué plazos deberán señalarse
à los licitadores de diezmos, para que en ellos paguen
las cantidades en que hicieren sus remates, por cuanto
el artículo 4.o de la instrucción pasada por este ministerio,
dejaba al arbitrio de los proponentes el fijarles; lo
cual ha enseñado la experiencia, ser perjudìcial á los intereses
del Estado, à la vez que à los de la santa iglesia
catedral, à cuyos gastos son aplicados estos diezmos;
ha tenido por conveniente el Gobierno declarar: que los


251

plazos que deben fijarse á los que rematen diezmos,
para pagarlos, son los que estaban prevenidos antes de la
mencionada instruccion; es decir, el 25 de diciembre para
una mitad, y el 25 de junio para la otra.—Tengo el
honor de participarlo à V.G. para su conocimiento y efectos
consiguientes.—Dios guarde à V.G.—Miguel Marìa de
Aguirre.

Arancel general
de derechos judiciales, aprobado por la corte suprema,
en virtud de la autorizacion que obtuvo por el
artìculo
127 de la ley de 8 de enero de 1827.

CAPITULO 1.o
De los subalternos de la suprema corte.

1.o

El relator, por todos los procesos que extracte, y
que causen derechos, percibirà un real y medio por foja,
cobrable de ambas partes.

2.o

Por los que vuelva à ver en revista, solo llevará
la mitad de lo señalado en el artículo anterior.

3.o

Por los artìculos que despache, cobrará dos pesos
de ambas partes, si el proceso no llegase á veinte fojas;
y pasando, el real y medio por foja. Los derechos que
hubiese cobrado por artìculos, se descontarán cuando se
le paguen los correspondientes à lo principal de la causa.

4.o

Por los artículos relativos à bulas ó breves pontificios
graciosos, que se examinen en la suprema, cobrarà
seis pesos del interesado.

5.o

El secretario tirarà, por ahora, un real y medio por
foja de las que se eleven à la corte, pagable por ambas
partes; y nada por las que en ella se aumentasen: en
revista no cobrarà tales derechos.


252

6.o

Por los actuados en que intervengan notificaciones,
citaciones, y demàs diligencias que practique, llevará los
mismos derechos que este arancel señala, mas abajo, à los
escribanos inferiores.

7.o

Por las provisiones nacionales, de cualquiera clase,
que la suprema despache, llevará seis reales por foja entera,
de à veinte y cuatro renglones cada plana, de letra no
estirada, á juicio del ministro semanero. Este mismo
señalará los insertos que han de contener las compulsorias,
citatorias &c; salvo las ejecutoriales, que contendràn
los insertos necesarios y sustanciales que la parte
pida.

8.o

Por la presentacion de bulas ó breves graciosos,
llevarà diez y seis pesos, fuera de los derechos de provision
en los que la exijan; quedando abolidos los derechos
duplicados y triplicados, que en algunos casos podian
tirar.

9.o

Asi el relator, como el secretario, deberán anotar
en cada proceso, los derechos justos que hayan percibido,
ademàs del recibo que acusen à los interesados, con visto
bueno del semanero, sin cuyo requisito no podràn, exigirlos
de las partes.

10.

El secretario, con visto bueno del presidente, pedirà
todo el papel sellado que fuere necesario, para los negocios
y causas de oficio.

11.

Los chancilleres llevaràn un peso por el sello, y
dos reales por cada foja de las que registren.

12.

El portero alguacil, además de su sueldo, y de los
derechos señalados à los alguaciles inferiores en sus casos,
llevarà seis reales por cada primera presentacion
que se haga en la suprema, y cuatro reales por las providencias
urgentes que se quieran recabar en sala.

13.

Todos estos subalternos se partirán por igual, de cuarenta
pesos de propinas que, à su recepcion, deberán pagar
los ministros de ella.

CAPITULO 2.o
De los subalternos, de las superiores cortes.


253

14.

Los relatores, los escribanos de cámara, los chancilleres,
y los porteros alguaciles de las cortes superiores
de distrito, llevaràn los mismos derechos que por
el capìtulo anterior, se señalan à los subalternos de la suprema;
pidiendo los escribanos el papel necesario, como
previene el artículo 10.

15.

Ademàs, en las recepciones de los ministros, jueces,
gobernadores, abogados, escribanos y procuradores,
llevarán las siguientes propinas: veinte y cinco pesos de los
ministros; cinco para los porteros, y los veinte restantes
para los relatores y escribanos: quince de los gobernadores
y jueces; tres para los porteros, y el resto para relatores
y escribanos: doce por la de los abogados, y seis por
la de escribanos y procuradores, partibles por igual entre
loa seis subalternos.

CAPITULO 3.o
De los agentes fiscales.

16.

Los agentes fiscales percibirán tres pesos por vista
entera, y doce reales por media, siendo dotados.

17.

Los letrados que sin dotacion hagan veces de tales,
llevarán cuatro pesos por vista entera, y dos por media,
siempre que el proceso no pase de cien fojas; pero si exceden
de este nùmero, llevarán dos reales por cada foja.

18.

El artìculo anterior comprende á los promotores eclesiásticos,
mientras no estèn dotados.

CAPITULO 4.o
De los jueces de primera instancia.

19.

Los jueces dotados percibirán, por firmar una sentencia
definitiva, un peso, lo misma que por concurrir á
un remate, y por los edictos que libren.

20.

Por la firma de despachos exortatorios ó de cualquiera


254

otra clase, y por autos interlocutorios, seis reales.

21.

Por las de decretos, en la sustanciacion de las causas
ò pedimentos sueltos, tres reales.

22.

Por los reconocimientos de vales ó firmas, por las
declaraciones en causas civiles ó criminales, y por la
confrontacion ò careo de testigos ò reos, cuatro reales.

23.

Por mandamiento de embargo y prision, seis reales.

24.

Por las confesiones en causas criminales, un peso,
reputandose nueva confesion cada apertura que sea necesaria.

25.

Por asistir à inventarios, tasaciones, particiones, deslindes,
amojonamientos, y otros casos en que la ley lo exija,
ó la parte lo pida, tres pesos por dia, trabajàndose
siete horas en él; sin llevar mas por firma ni otro artíclo.

26.

Los comisionados nombrados por autoridad competente,
en los casos permitidos por la ley, llevaràn cuatro
pesos diarios, asi de los que viajaren, à razon de seis leguas
por dia, como de los que ocuparen en el desempeño
de su comision.

27.

Cuando los jueces de primera instancia tengan que
salir del cànton, capital de su residencia, à practicar las
diligencias de que habla el artìculo 25, llevarán el mismo
leguage señalado en el artìculo anterior.

28.

En las provincias en donde por falta de escribano
hiciesen sus veces, por notificaciones, citaciones y demás
diligencias que el escribano practica, llevarán tambien los
derechos de tales; sin que por vista de autos, con el nombre
de tiras, ò cualquier otro, puedan exigir derechos
algunos.

29.

Los jueces de primera instancia nombrados en las
capitales, sin dotacion alguna, para suplir los impedimentos
de los propietarios, ó acompanarles en sus recusaciones,
llevarán dos reales por foja de las que tuvieren los autos,
cuando tomen conocimiento de ellos. Además, cobraràn
sus derechos de actuacion en esta forma: dos pesos
por sentencia definitiva, y concurrir à remates: cuatro pesos
diarios por las diligencias de que habla el artículo 25,


255

trabajando siete horas por dia: un peso por autos, mandamientos
y edictos; y cuatro reales por decretos, ù otras
firmas que pusiesen en el proceso. En las declaraciones
y confesiones, llevaran lo mismo que el juez impedido
ó recusado.

CAPITULO 5.o
De los abogados y procuradores.

30.

Los abogados concertarán sus honorarios con las partes,
antes de encargarse de sus negocios, sujetàndose en
las igualas y conciertos, à lo dispuesto por las leyes del
caso, y con especialidad á las del tìtulo 16 libro 2.o
de las recopiladas de Castilla, y sus concordantes del
título 24 libro 2.o de las denominadas de Indias.

31.

Los abogados patrocinarán gratis las causas de hacienda,
pobres, é indios particulares, que en defecto de
los especialmente encargados para su defensa, se les confiaren
por los jueces, de oficio ò á solicitud de parte.

32.

Cuando no hubiese concierto entre el abogado y la
parte, ò que el otorgado entre ellos se reclamare, el juez
de la causa, con reconocimiento de los autos, y de lo que
hubiere trabajado el letrado, señalará el que crea justo.

33.

Los procuradores se sujetaràn todo á los articulos
anteriores.

34.

Siempre que hubiese condenacion de costas en una
causa, se hará regulacion de honorario de abogado y salario
de procurador, segun pràctica; pero estas regulaciones
serán de la parte victoriosa, ò del abogado ò procurador,
si ella quiere darselas.

CAPITULO 6.o
De los escribanos de los juzgados inferiores.

35.

Por una sentencia ò auto definitivo, un peso.


256

36.

Por los demàs autos, notificaciones y citaciones, á cuatro
reales cada una.

37.

Por cada decreto, cargo, nota sencilla, y signo, dos
reales.

38.

Por un poder, nota relativa, ò certificacion comun, un
peso; pero si esta fuere relativa á autos, llevarán por cada
veinte y cinco fojas un peso.

39.

Por juramento, ò aceptacion cualquiera que sea, cuatro
reales, así como por dar fe de algun negocio.

40.

Por la primera declaracion en toda causa, seis reales,
y por las demás, cuatro, pasen ò nó de una foja. En
las confesiones, cuatro reales por foja de letra no estirada,
à juicio del juez.

41.

Por los embargos, posesiones, vista de ojos, mandamientos
de prision, y edictos, un peso: otro tanto por las
cauciones, con fianza ó sin ella, sino pasan de una foja.

42.

Cuando los embargos, posesiones, vista de ojos, y las
otras diligencias de que habla el artículo 25, demandasen
la ocupacion de todo el dia, el escribano, si concurre con
el juez, llevarà dos pesos por las siete horas de trabajo,
y cuatro pesos si concurriese solo, por todos los dias que
durase la ocupacion.

43.

Por las escrituras matrices, á peso por foja, entendiéndose
de pliego entero, cada llana de veinte y cuatro renglones;
y cuatro reales, por los testimonios de foja entera de
sesenta renglones, de letra no estirada.

44.

Por los despachos de emplazamientos, receptorías, ó
cualesquier otros de esta clase, cuatro reales por foja,
de cuarenta y ocho renglones en los originales, cada una,
y de letra no estirada à juicio del juez, que al mandarlos
librar, señalarà los insertos que ha de llevar, en el mismo
auto. Otro tanto se observará en los despachos ejecutoriales,
con sola la diferencia, que los insertos han de
ser los necesarios y sustanciales que la parte pida.

45.

Por buscar en un archivo cualquier instrumento, dos
pesos, si se señala el año: cuatro, si se pide de los ùltimos
veinte años; y si fuese de fecha mas antigua, seis.

46.

Por otorgar testamento, ocho pesos, sino pasa la cantidad


257

de que se teste de ocho mil pesos; de ahi arriba,
veinte.

47.

Por cada pregon que haga dar en las causas ejecutivas,
y carteles que se pongan para remate, dos reales,
y cuatro por las notificaciones que se fijan en la puerta
de litigantes que se oculten.

48.

Por un depòsito, y por un cotejo de firmas, un peso:
por reconocimiento de papeles ó libros, dos pesos, si la ocupacion
no alcanzase à siete horas de trabajo, en cuyo caso
llevarán tres pesos por dia. Por un reconocímiento de
fracturas de puerta, horados, heridas, y otras cosas semejantes,
otro peso; y cuatro pesos, si el de heridas
fuese con exhumacion de cadáver.

49.

Por la relacion de autos que se lleven en apelacion
á las cortes superiores, veinte reales.

50.

Todas las cuentas que se tiren para cobrar derechos
segun este arancel, han de estar con visto bueno del juez
de la causa. Con este mismo visto bueno, y del agente
fiscal, pedirán el papel sellado necesario para las causas
de oficio.

CAPITULO 7.o
De los alguaciles y alcaydes.

51.

Los alguaciles cobrarán por cualquier embargo,
desembargo, posesion, ú otra diligencia ligera que practicaren
en la ciudad, ó canton, un peso; y si fuere entre
las cinco leguas, tres: lo mismo llevaràn por prision, segun
los casos. En aquellos que la diligencia exigiese
ocupacion de algunos dias, llevaràn tres pesos por dia, trabajando
siete horas en cada uno de ellos.

52.

Por apremios contra procuradores ò partes, para devolucion
de autos, ó exhibir prendas, un peso que pagará
el apremiado.

53.

Por carcelage de cualquiera persona que duerma
en la carcel, siempre que sea presa ó detenida por


258

auto de juez competente, un peso; y la mitad, si el preso
fuese indio.

CAPITULO 8.o
De los intérpretes y peritos.

54.

Los intèrpretes percibiràn dos reales, por cada declaracion
de testigo presentado por indios: cuatro reales,
por los presentados por blancos; y siendo para idioma extrangero,
derechos triples en ambos casos. Por intervenir
en las escrituras, cuatro reales en el primer caso, y un
peso en el segundo; y en ambos doble, para idiomas extrangeros.

55.

Los peritos y tasadores de bienes, llamados al reconocimiento
de algun objeto, llevarán un peso por la diligencia,
si fuese de poca duracion; y cuatro pesos por dia,
si ocupasen las siete horas.

56.

Los mensuradores de minas, seis pesos por cada estaca,
siendo las mensuras interiores: cuatro, si lo fuesen exteriores;
y ocho, hacièndose interior y exteriormente.

57.

El alcalde y escribano que concurriesen á estas diligencias,
llevarán lo mismo por cada estaca que se midiere;
y en las posesiones, seis pesos, cuatro para el juez
y dos para el escribano.

58.

Los médicos y cirujanos llevaràn cuatro pesos, por
el reconocimiento de cadáveres, seis, si fuesen exhumados:
dos pesos por el primer reconocimiento de heridos, y uno
por los posteriores que fuesen precisos.

CAPITULO 9.o
Del pregonero, y verdugo.

59.

El pregonero llevarà cuatro reales, por llamar á pregon
en virtud de mandamiento judicial.

60.

Cuatro reales, por los que dè en los juicios ejecutivos,


259

si fuesen muebles; y un peso por los raices.

61.

Por pregonar una sentencia al tiempo de su ejecucion,
un peso.

CAPITULO 10.
De los escribanos de diezmos, é hipotecas.

62.

Los escribanos de diezmos, por cada remate qúe de
ellos se haga, llevarán solo doce pesos, fuera del papel.

63.

Los escribanos de hipotecas, por tomar razon en su
libro de las escrituras que se les pasen, y por anotarlas,
llevarán dos pesos: por buscar alguna partida de su libro,
un peso; y otro, por cualquiera certificacion que se les
pida.

CAPITULO 11.
De los tasadores de costas.

64.

Los tasadores de costas cobrarán un peso, por cada
veinte y cinco fojas de las que tengan que registrar, para
hacer su tasacion.

ARTICULOS GENERALES.
65.

Las causas criminales, las de hacienda, las de pobres,
y las de indios particulares, no causan derechos.

66.

Las curias eclesiàsticas, sus jueces y notarios, se arreglaràn
en la percepcion de sus derechos, à este arancel;
teniendo entendido, que los tìtulos de patron y capellan
solo se han de librar, cuando los interesados los
pidan.

67.

Todo litigante debe afianzar el pago de costas en el
negocio que promueva, para que tenga el curso debido; no
pudiendo demorarse por este pretexto, despues de otorgada
la fianza.

68.

Los magistrados y jueces velaràn sobre el cumplimiento
de este arancel, penando las infracciones, por primera


260

vez con multa del cuatro tanto, doble por la segunda,
y por tercera formàndoles ò mandàndoles formar
causa, como lo previene el artìculo 269 de la ley de Procedimientos.

69.

Este arancel se fijará en parte pública, en todas las
oficinas de la República; y al efecto, se comunicará por
el sor. presidente à quienes corresponda. Dado en acuerdo
ordinario de la corte suprema, en Chuquisaca á 21
de febrero 1828—Juan de la Cruz Monje y Ortega.—
Manuel Maria Urcullu.Mariano GuzmanMariano Enrique
Calvo.
Francisco Prudencio, secretario.

Decreto de 29 de marzo:
Se nombra ministro de hacienda, al ciudadano Miguel
Maria de Aguirre.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.

En uso de la atribucion 2.a artículo 83 de la Constitucion,

DECRETO:

1.o Queda nombrado el ciudadano Miguel Maria de
Aguirre, ministro secretario de estado del despacho de hacienda.

2.o El ministro del interior comunicarà este decreto á
quienes corresponda, y lo harà imprimir, publicar y circular.
Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca á
29 de marzo de 1828.—Antonio José de Sucre.— El ministro
del interior, Facundo Infante.


261

Circular de 10 de abril:
Extiende hasta el 30 de junio, el plazo concedido á
los deudores para pagar en billetes y sin intereses,
sus deudas anteriores á enero de
1825: no chancelándolas
hasta esa fecha, se les obligue al pago,
con el abono del cuatro por ciento en dinero
.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 10 de abril de 1828—
A S. G. el prefecto del departamento de......Sor. prefecto
—En circular de este ministerio de 27 de diciembre,
se extendiò à los deudores anteriores à enero de 1825, el
plazo para que pagasen sus deudas en billetes del crédito
público, conforme à la ley de 18 de diciembre de 1826, hasta
el 31 de marzo, cuyo término ha cesado.—El Ejecutivo,
despues de esta fecha, ha recibido solicitudes para que
vuelva à prorogarse, y sobre todo desea que recibiendo
los ciudadanos, á quienes toca la expresada ley de 18 de
diciembre, este beneficio, atraiga èl ventajas al crèdito pùblico
dando estimacion á sus fondos, por que se aumenta
el pedido de los billetes.— De aquì es, que S. E. el
Presidente se ha decidido á extender el plazo á los deudores
citados, para que paguen sus deudas anteriores á
enero de 1825 en billetes del crèdito público, hasta el 30
de junio próximo; sin que sean obligados á abonar el dos
por ciento sobre ellas, mas que los deudores que no las
chancelen hasta esa fecha: à estos se les obligarà, ademàs
del pago en billetes, al abono en dinero del cuatro por
ciento, que previene el artículo 3.o de la mencionada
ley.—Al comunicar à V. G. esta suprema resolucion, tengo
òrden de encargarle, expida providencias muy eficaces,
para que las ejecuciones à los referidos deudores, se hagan
sin condescendencia y con toda la fuerza de las leyes;
puesto que les es dado satisfacer sus deudas con la sexta


262

parte de su valor metálico, por la baja á que actualmente
corren los fondos públicos: les seria harto sensible no aprovechar
estas favorables circunstancias, y exponerse despues
á sufrir exacciones, que no podrán evadir à tan poca
costa.—Dios guarde à U.G.—Miguel Maria de Aguirre.

Orden de 12 de abril:
Para el abono de sueldos íntegros à los empleados:
que se les reintegre el descuento que sufrieron desde
1.ode enero de
1827, invitándoles á ceder sus
alcances en favor de los establecimientos de educacion:
el Presidente del Estado da el ejemplo
.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de abril de 1828—
A. S. G. el prefecto del departamento de.... Sor. prefecto
—En el año pasado y en este, se han dirigido al Gobierno
diferentes reclamos, sobre que los descuentos que se
hacen à los empleados por contribucion directa &c., están
fuera de la ley desde el l.o de enero de 1827; y se han
apoyado, tanto en que aquellas contribuciones fueron expresamente
prevenidas, por los decretos de 22 de diciembre
de 1825, para solo el año de 26, cuanto en que previniendo
el artículo 3.o que se extinguirìan ó moderarían
por el cuerpo Legislativo, y habièndolas este tomado luego
en consideracion, reformò las contribuciones directas
por leyes terminantes, y solo dejó existentes, por el artículo
10 de la ley de 1.o de enero de 1827, las indirectas
que no estaban expresamente derogadas. Las angustias
del erario nacional habian impedido, que el Gobierno
tomase en consideracion aquellos reclamos; pero desahogado
un poco, y arreglados los gastos ordinarios con
las rentas comunes, ha resuelto S. E. el Presidente:


263

1.o Que desde 1.o de mayo, se abonen à los empleados
los sueldos íntegros que expresen sus títulos òdespachos,
sin hacerles ninguna especie de descuentos.

2.o Que no siendo expresamente emanado de las leyes
de contribucion, dictadas para el año 27 por el Congreso,
el descuento de contribucion directa que se les ha
hecho desde 1.o de enero de 1827, se les reintegrarà
en fondos pùblicos, de los que pertenezcan à la propiedad
de las tesorerìas.

3.o Que en todo junio remita V. G. à este ministerio,
una razon circunstanciada de esta deuda de los empleados
de toda clase en ese departamento.

4.o Que V. G. excite el patriotismo de los empleados
y de las corporaciones, para que los que gusten, cedan à los
establecimientos de educacion pública estos alcances; pues
para aquellos serà cosa que no les perjudique, mientras á
estos serà ùtil. S. E. el Presidente da el ejemplo, cediendo
al colegio de Junin, todos sus alcances en los diez y
seis meses.—Dios guarde á V. G.—Miguel Maria de
Aguirre
.

Decreto de 17 de abril:
Modo de cubrirse los intereses del crédito público en
el cuatrimestre de mayo: cantidad que debe entregarse
como capital amortizante: productos que han de
servir de renta exclusiva del crédito: que se entreguen
mensualmente par el administrador del tesoro,
bajo su responsabilidad &c: penas de los que–
brantaren este decreto
.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c. &c.


264

CONSIDERANDO:

1.o Que es de los primeros y mas sagrados deberes
del Gobierno, asegurar el pago de los intereses del crèdito
pùblico, y su amortizacion, por cuantas medidas sean
necesarias.

2.o Que la ley de 1.o de diciembre de 1826, no llenó
bastante estos objetos, sin embargo que todo el espíritu
y letra de ella es garantirlos; pues que segun el
artìculo 7.o, solo destinó los productos de prédios rùsticos
y urbanos, y fundos mineralógicos, para el pago de los
rèditos, cuyos productos no alcanzan à llenarlos.

3.o Que el mejor modo de llenar el espíritu de esta
ley, è inspirar confianza à los ciudadanos, es señalar rentas
fijas, independientes de las tesorerías, que ingresando
mensualmente en la administracion del crédito pùblico,
aseguren el pago de sus intereses,

DECRETO:

1.o El cuatrimestre del pròximo mes de mayo será cubierto,
entregando cada tesorerìa departamental, á la administracion
respectiva del crédito pùblico, la cantidad necesaria
para cubrir los intereses del cuatrimestre; esto ès,
el dos por ciento del capital circulante en el departamento.

2.o Para el 15 de mayo, el ministro de hacienda hará
entregar à la administracion principal del crèdito público,
la cantidad correspondiente al capital amortizante, que resulte
en favor de la caja de amortizacion, desde 1.o de
enero de 1827 hasta esa fecha, en fondos públicos de la
propiedad de las tesorerías, que seràn aceptados por la caja
de amortizacion al valor venal corriente.

3.o Desde 1.o de mayo próximo, se señalan como rentas
peculiares y exclusivas del crèdito público, las siguientes:

  • 1.o La mitad del valor que produzcan las minas
    y propiedades en bienes raices, pertenecientes al erario,
    que fueren vendidas.
  • 2.o El producto del impuesto de prèdios rústicos,
    urbanos, y fundos mineralògicos.
  • 3.o El producto lìquido del papel sellado.
  • 4.o El producto líquido de las patentes.
  • 5.o El producto de las canchas y casas de abasto.
  • 6.o La parte de diezmos correspondiente al Estado,
    deducidas sus cargas, con excepcion de la de Santacruz;
    y contando està parte, desde el tércio que ha de
    cumplirse en diciembre pròximo, por estar ya librada la
    de junio en favor del mismo Estado.

4.o El dia ùltimo de cada mes, las tesorerìas departamentales
entregaràn sin falta alguna, á la administracion
respectiva del crédito público, los productos que en todo
aquel mes hayan dado las rentas designadas en el articulo
anterior; sin que ninguna urgencia pública, sea cual
fuere, permita echar mano de ellas: siendo responsables
los administradores del tesoro, de cumplir ninguna òrden
que contrarìe lo prevenido en este artìculo.

5.o En la razon de ingresos que pasan mensualmente
las tesorerìas á la contadurìa general, se expresarán las
cantidades entregadas aquel mes à las administraciones
del crédito público; y el contador general formando un
extracto, pasará un conocimiento á la junta principal del
crédito público, y otro al ministerio de hacienda para que
sea publicado.

6.o Ninguna autoridad de la República, sea cual fuere,
podrà dar òrden, disposicion ni mandamiento alguno, que
quebrante lo prevenido por este decreto; bajo la pena, por
el hecho mìsmo, de perder su empleo, y quedar sujeto
à los perjuicios que resulten.

7.o El ministro de hacienda cuidarà del cumplimiento
de este decreto; y hacièndolo imprimir, publicar y circular,
lo someterá à la aprobacion de la pròxima Legislatura.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca à
17 de abril de 1828—Antonio José de Sucre—El ministro
de hacienda, Miguel Maria de Aguírre.


266

Decreto de 18 de abril:
Se encarga la administracion del Estado, al general
Josè María Perez de Urdininsa, como presidente
del Consejo de ministros
.

ANTONIO JOSE DE SUCRE, PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
BOLIVIANA, &c. &c.

Habiendo recibido en el tumulto hecho por la tropa
hoy, una grave herida que me imposibilita para ejercer
el gobierno; y no existiendo el Vicepresidente constitucional
que entre à desempeñarlo,

DECRETO:

1.o De conformidad con el decreto de 30 de diciembre
ùltimo, el ministro de la guerra, general de division
Josè Marìa Perez de Urdinìnea, se encargarà de la administracion
del Estado, como presidente del Consejo de
ministros.

2.o El ministro del interior comunicará este decreto
á quienes corresponda, y lo hará imprimir, publicar y circular.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca á
18 de Abril de 1828.—Por imposibilidad del Presidente
y de su òrden—El ministro del interior, Facundo Infante
—El ministro de hacienda, Miguel Maria de Aguirre
El oficial mayor encargado del ministerio de guerra, Manuel
Toro
.

Circular de 4 de mayo:
Comunicando la instalacion del Consejo de ministros.


267

Ministerio de estado en el despacho del interior—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 4 de mayo de 1828—
A S. G. el prefecto del departamento de......Sor. prefecto
—Ayer llegó à esta capital S.G. el ministro de la guerra,
general de division José Marìa Perez de Urdininea,
y en el mismo dia, por una acta solemne, quedò instalado
el Consejo de ministros, compuesto de su presidente
el referido ministro del despacho de guerra, el de hacienda
Miguel María de Aguirre, y el que suscribe del
interior y relaciones exteriores; todo conforme á los decretos
de 18 de abril ùltimo, y de 30 de diciembre del
año anterior. V. G. harà circular á quienes corresponda,
la instalacion del Consejo, y le darà la posible publicidad
para que llegue à noticia de todos.—Dios guarde á
V. G.—Facundo Infante.

Decreto de 4 de mayo:
El Ejecutivo se declara con las facultades que le
atribuye el artículo
128 de la Constitucion: tiempo
que ellas han de durar
.

EL CONSEJO DE MINISTROS, ENCARGADO DE LA ADMINISTRACION
DE LA REPUBLICA.

CONSIDERANDO:

1.o Que los atentados cometidos en Chuquisaca, desde
el 18 hasta el 22 del mes último, demandan medidas
enérgicas y capaces de evitar nuevos trastornos.

2.o Que los miembros que han de componer las càmaras
Legislativas, temerian reunirse, si la tranquilidad pùblica
no se encontrase del todo restablecida,

DECRETO:

1.o El Ejecutivo se considera en el caso para que la


268

faculta el artìculo 128 de la Constitucion, y en la forma
que él expresa.

2.o Durarà esta facultad, mientras duren las circunstancias
que la han motivado, ó hasta la reunion del próximo
Congreso constitucional.

3.o El ministro del despacho del interior queda encargado
de la ejecucion de este decreto, y lo harà imprimir,
publicar, y circular á quienes corresponda.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca á
4 de mayo de 1828—El ministro de la guerra, José Marìa
Perez de Urdininea
, presidente.—El ministro de hacienda,
Miguel María de Agirre.—El ministro del interior,
Facundo Infante.

Decreto de 5 de mayo:
Que á los vencedores de Junin y Ayacucho, á quienes
no hubiese alcanzado la gratificacion del Perú,
se les satisfaga del millon de pesos decretado en Bolivia:
ante quienes han de hacerse las solicitudes: qué
deudas únicamente reconoce Bolivia, sobre el expresado
milion
.

Es relativa à este decreto, la ley de 22 de setiembre de 1831.

EL CONSEJO DE MINISTROS, ENCARGARDO DE LA ADMINISTRACION
DE LA REPUBLICA.

Habiendo llegado al conocimiento del Gobierno, un
decreto del Congreso Peruano, de 14. de marzo último,
relativo à las gratificaciones del ejèrcito vencedor en
Junin y Ayacucho, en el cual se permite mezclarse sobre
la distribucion del millon asignado por Bolivia para
aquellos vencedores; y siendo conveniente disipar en


269

oportunidad equivocaciones ó errores que ocasionen reclamos,

DECRETA

1.o De acuerdo con las intenciones manifestadas por
el Libertador al Gobierno de Bolivia, los oficiales y tropa
vencedores en Junin y Ayacucho, à quienes no han
alcanzado las gratificaciones del Perú, seràn satisfechos
de los restos del millon de pesos, señalado por la Asamblea
general de Bolivia à los vencedores de Junin y Ayacucho.

2.o Los oficiales y tropa de que habla el artìculo anterior,
entablarán sus solicitudes ante el Libertador, ò ante
el Gobierno Boliviano, únicos facultados para resolverlas.

3.o El Gobierno de Bolivia declara, que no reconoce
cantidad alguna por deuda á nadie sobre el millon de
pesos, asignado por la Asamblea general à los vencedores
de Junin y Ayacucho, sino las que estén expresamente
libradas por el Libertador, contra los fondos de esta
gratificacion á favor de los interesados, ó las que hubiere
decretado à estos el Gobierno Boliviano.

4.o El ministro secretario de hacienda está encargado
del cumplimiento de este decreto, y de hacerlo imprimir,
publicar y circular.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca à 5 de
mayo de 1828.—El ministro de la guerra, José María Perez
de Urdininea, presidente—El ministro del interior, Facundo
Infante
.—El ministro de hacienda, Miguel María
de Aguirre
.

Decreto de 6 de mayo:
Señala premios á los que el 22 de abril defendieron
la Constitucion y el órden en Chuquisaca: que el retrato
del general Lanza se coloque en las cortes de
la Paz y Chuquisaca, y el del teniente coronel Balaguer
en la prefectura de Oruro: los hijos del primero


270

sean educados de cuenta de la nacion, y la
viuda del segundo goze la pension de viudedad
.

EL CONSEJO DE MINISTROS, ENCARGADO DE LA ADMINISTRACION
DE LA REPUBLICA.

CONSIDERANDO:

1.o Que las acciones nobles deben premiarse para
que sean imitadas.

2.o Que no puede hacerse un servicio mas importante
à la nacion, que el presentarse á los peligros para
conservar su independencia, sus leyes y el órden pùblico.

DECRETA:

1.o Todos los individuos que en el dia 22 del mes de
abril último, defendieron con las armas en la mano en
Chuquisaca, la Constitucion y el órden, quedan declarados
beneméritos de la patria en grado eminente.

2.o Las plazas de tropa del regimiento cazadores á caballo,
gozaran un peso mensual sobre su haber. De la
misma gracia disfrutaràn los gendarmes de Potosí y Chuquisaca,
que entraron en el combate contra los anarquistas.

3.o El general, gefes, y ciudadanos no militares, que
combatieron por las leyes el 22 de abril, usaràn en el
brazo izquierdo un escudo de paño encarnado, en forma
eliptica, con veinte y cinco lineas de longitnd y veinte
de latitud, en cuya circunferencia se bordará de oro esta
leyenda: Veinte y dos de abril de mil ochocientos veinte
y ocho;
y en el centro la siguiente: Fiel á la Constitucion.

4.o La tropa usarà del mismo, con sola la diferencia de
que ha de ser de paño verde.

5.o En las salas de acuerdo de las cortes de justicia
de la Paz de Ayacucho y Chuquisaca, se colocarà el retrato
del benemérito general de division José Miguel
Lanza, escribiéndose en la parte inferior del mismo retrato


271

trato esta leyenda: Defensor constante de la independencia
Américana, y muerto por conservar el òrden y las
leyes.

6.o Los hijos varones del benemérito general José Miguel
Lanza, serán educados en los colegios de ciencias
y artes de la República, de cuenta de la nacion; las hembras
en los de educandas, de cuenta de la misma.

7.o Los soldados que fueron heridos el dia 22 de abril,
obtendrán sus licencias finales, si las quisieren; y si alguno
resultare inutil, gozará mientras viva de diez pesos mensuales.

8.o El retrato del teniente coronel retirado Agustin
Balaguer, se colocará en la sala de la prefectura de Oruro,
donde era vecino; y su esposa D.a Javiera Bustamante,
natural de Chile, gozarà de la viudedad que le
corresponda, como muerto en accion de guerra en calidad
de teniente coronel efectivo.

9.o Los gastos de que habla este decreto, se abonaràn
de los señalados para discrecionales, ínterin los decrete
el cuerpo Legislativo.

10. El presente decreto será sometida à la aprobacion
de la càmara de Censores, en su proxima reunion.

11. El ministro del despacho de la guerra queda encargado
de la ejecucion de este decreto, y lo harà imprimir,
publicar, y circular à quienes corresponda.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca á
6 de mayo de 1828—El ministro del interior, Facundo
Infante
—El ministro de hacienda, Miguel María de
Aguirre.
—El ministro de la guerra, José Maria Perez
de Urdininea
, presidente.

Decreto de 7 de mayo:
Convocatoria del Congreso constitucional para el
25 del mismo: que si no pudiere reunirse para ese
dia, se instale sin falta el 13 de junio.


272

EL CONSEJO DE MINISTROS, ENCARGADO DE LA ADMINISTRACION
DE LA REPUBLICA.

CONSIDERANDO:

1.o Que por el decreto de 31 de diciembre ùltimo,
manifestò, el Presidente de la Repùblica su intento de
reunir el Congreso constitucional, para el 25 del presente
mes de mayo.

2.o Que las circunstancias hacen en el dia mas urgente
la reunion del cuerpo Legislativo.

3.o Que conforme à la ley de elecciones, deben estar
nombrados el 4 del corriente, en todos los departamentos,
los miembros que han de componer la Representacion
nacional, y que en el de esta capital serán muy
luego elegidos,

DECRETA:

1.o Se convoca el Congreso constitucional, para el 25
del presente mes de mayo.

2.o Los prefectos exigirán, y si es necesario obligaràn
à los tribunos, senadores y censores, á marchar inmediatamente,
y sin demora ni pretexto alguno, para la capital;
à cuyo efecto les franquearàn, con preferencia á todo gasto,
los auxilios determinados por la ley en calidad de
viatico.

3.o Si algun accidente embarazare la reunion del Congreso
constitucional, para el 25 del presente mayo, se instalará,
sin falta alguna, el 13 de junio proximo; pero si
para el 25 de mayo estuvieren en la capital dos tercios
de cada una de las càmaras, quedará este dia instalado.

4.o El ministro del interior comunicarà este decreto á
quienes corresponda, y lo hara imprimir, publicar y circular.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquisaca à 7
de mayo de 1828— El ministro de la guerra, José María
Perez de Urdininea
, presidente—El ministro de hacienda,
Miguel María de Aguírre.—El ministro del interior,
Facundo Infante.


273

Decreto de 8 de mayo:
Para que el general Urdininea se ponga á la cabeza
del ejército, con la amplitud de facultades del
mismo Gobierno: los demás ministros continúen despachando
los negocios de organizacion de sus departamentos.

EL CONSEJO DE MINISTROS, ENCARGADO DE LA ADMINISTRACION
DE LA REPUBLICA.

Importando á los intereses de la Repùblica, que el
general de division José María Perez de Urdininea, presidente
del Consejo de ministros, vuelva à la cabeza del
ejèrcito à dirigir en persona sus operaciones,

DECRETA:

1.o El general Urdininea ministro de la guerra, y presidente
del Consejo, se pondrá en persona á la cabeza del
ejèrcito, y dirigirá no solo sus operaciones, sino que podrà
dictar desde su cuartel general, cuantas medidas juzgue
oportunas à los intereses de la Repùblica, y con la
entera amplitud de facultades del mismo Gobierno.

2.o Estas facultades las tendrà hasta la pròxima reunion
del cuerpo Legislativo, convocado por decreto de
ayer.

3.o Los demàs ministros continuaràn en la capital, despachando
los negocios de organizacion de sus respectivos
departamentos. En los casos importantes se reuniràn para
consultarse.

4.o El ministro del interior queda encargado de la
ejecucion de este decreto, y lo harà imprimir, publicar
y circular.

Dado en el palacio de gobierno en Chuquísaca á 8
de mayo de 1828—El ministro de la guerra, Josè María Perez
de Urdininea
, presidente—El ministro de hacienda, Miguel


274

María de Aguirre.—El ministro del interior, Facundo
Infante.

Resolucion de 10 de mayo:
En las redenciones de censos, y ventas de propiedades
en vales y billetes, costeen los interesados las
escrituras y el papel sellado, para cuya clase se atienda
á la cantidad: á cuyo nombre han de otorgarse
las escrituras, quien y como debe parecer en ellas:
son irredimibles en vales y billetes, las capellanias
patronatos de sangre.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 10 de mayo
de 1828—A. S. G. el prefecto del departamento de la Paz
de Ayacucho.—Sor. prefecto—He puesto en conociminento
de S.E. el Consejo de ministros, la apreciable nota de
V.G. n.o 61, con la consulta del administrador del tesoro
público à que es referente; y S.E. se ha servido
resolver:

1.o Que los gastos de escrituras y papel sellado, que
ocasionen las redenciones de censos ó ventas de propiedades,
conforme al decreto de 12 de junio, deben, costearse
todos por los respectivos interesados.

2.o Que el papel sellado que se emplee en dichas escrituras,
ò testimonios de ellas &c, sea conforme à la ley
de 11 de julio, la cual claramente expresa las clases de
papel para toda especie de documentos.

3.o Que las capellanias de sangre, ò patronatos de la
misma clase, son irredimibles; por que segun la Constìtucion
de la República, estas fundaciones son ya enagenables y
de propiedades particulares: de consiguiente, no estàn entre
las hipotecas que señalò el Congreso, en la ley de
16 de noviembre, para el empréstito que ha dado mérito


275

á la creacion de vales.

4.o Que las escrituras se otorguen á nombre de la contaduría,
la cual haciendo la redencion de censos, se hace
cargo tambien de pagar los rèditos à los respectivos acreedores.
Segun esta prevencion, el administrador del tesoro
público parecerá en las escrituras, como otorgante y como
censuatario, á la vez.—Tengo el honor de comunicar
à V.G. estas prevenciones, en resolucion de su expresada
consulta.—Dios guarde à V.G.—Miguel María de
Aguirre.

Decreto de 9 de julio:
Convocacion extraordinaria del Congreso constituyente,
para el
1.o de agosto en Chuquisaca.

JOSE MARIA PEREZ DE URDININEA, GENERAL DE DIVISION
DE LOS EJERCITOS DE BOLIVIA, PRESIDENTE
DEL CONSEJO DE MINISTROS, Y ENCARGADO DE LA
ADMINISTRACION DEL ESTADO, &c. &c. &c.

Debiendo reunirse el Congreso constituyente de
la Repùblica, que por la ley de 11 de enero de 1827
se puso en receso, conforme à lo estipulado en el artículo
5.o de los tratados de Piquisa,

DECRETO:

1.o Se convoca en la ciudad de Chuquisaca, el Congrego
constituyente de la República que se halla en receso,
para el 1.o de agosto próximo.

2.o Los diputados de este Congreso que hubiesen fallecido
durante su receso, serán reemplazados por los respectivos
suplentes, à cuyo fin se encaminaràn estos à la
capital.

3.o Los prefectos de departamento acudirán à los diputados,


276

para su viage à Chuquisaca, con las dietas que están
señaladas; y cuidaràn de que à los tres dias de publicado
decreto, salgan precisamente à su destino.

4.o Los diputados que sin notoria imposibilidad física,
no estuvieren en Chuquisaca para el 1.o de agosto, serán
considerados como indignos de la confianza popular.

5.o El oficial mayor del ministerio de guerra, encargado
de mi secretarìa general, està encargado de la ejecucion
de este decreto, y lo harà imprimir, publicar y circular.

Dado en Potosì á 9 de julio de 1828.—José María Perez
de Urdininea.
Manuel Toro, secretario general.

Ley de 12 de agosto:
El Congreso constituyente deroga el artículo 3.o de
la ley de
11 de enero de 1827, y declara que continuará
sus sesiones por el tiempo que crea necesario.

EL CONGRESO CONSTITUYENTE DE BOLIVIA,

CONSIDERANDO:

1.o Que la ley de 11 de enero de 1827 dispone, que
el Congreso constituyente existe en receso hasta el dia
6 de agosto de 1828, en que debieron reunirse las càmaras
constitucionales.

2.o Que la reunion del actual Congreso es extraordinaria,
en virtud de la convocatoria de 9 de julio último.

3.o Que segun el tenor de la convocatoria, el Congreso
ha de ocuparse de objetos de grande importancia, que demandan
meditacion y tiempo;

DECRETA:

1.o Queda derogado el artículo 3.o de la ley de 11
de enero de 1827.


277

2.o El actual Congreso continuará sus sesiones, hasta
despues del dia 6 del presente mes, por todo el tiempo
que crea necesario al de llenar aquellos objetos.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento—Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 12 de agosto de 1828.—Mariana Guzman,
presidente.—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario.
José Ignacio de Sanjinés, diputado secretario.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 12 de agosto de 1828.—
Ejecútese.—José Miguel de Velasco.—El ministro del inferior,
Casimiro Olañeta.

Ley de 12 de agosto:
Admite al Gran Mariscal de Ayacucho, la renuncia
de la presidencia de la República, y le vota una expresion
de la gratitud nacional, por sus eminentes
servicios: se confiará la autoridad Ejecutiva, á un
Presidente y Vicepresidente provisorios, y responsables:
que se sujeten á la Constitucion.

EL CONGRESO GENERAL CONSTITUYENTE DE BOLIVIA,

CONSIDERANDO:

1.o Que la ley de 3 de noviembre de 1826, reservò à
la deliberacion de las cámaras Legislativas, la renuncia que
hizo de la presidencia del Estado el Gran Mariscal de
Ayacucho, Antonio José de Sucre.

2.o Que de conformidad á esta ley, el Gran Mariscal
de Ayacucho ha presentado su renuncia à las cámaras,
que debieron reunirse, el dia 6 de agosto.

3.o Que por la ley del dia de ayer ha sido suspendida
la reunion de las càmaras, porque el Congreso continúa
sus sesiones.

4.o Que el artículo 82 de la Constitucion previene, que


278

à falta de Presidente y Vicepresidente, se encargue del
Gobierno el Consejo de Ministros, presidido por el mas
antiguo, solo hasta la reunion del cuerpo Legislativo;

DECRETA:

1.o El Congreso constituyente extraordinariamente reunido,
admite al Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio Josè
de Sucre, la renuncia que hizo de la presidencia de la
República el 6 de octubre de 1826, y que ha ratificado
en su mensaje al Congreso, el 2 del corriente.

2.o El Congreso constituyente, á nombre de la nacion
Boliviana, vota al Gran Mariscal de Ayacucho una expresion
de la gratitud nacional, por los eminentes servicios
que ha prestado á la República.

3.o El Congreso constituyente confiará la autoridad Ejecutiva
de la Repùblica, á un Presidente y Vicepresidente
nombrados provisionalmente, à pluralidad absoluta, mientras
se elija en propiedad el gefe del Estado.

4.o El gefe provisorio de la Repùblica se sujetarà á la
Constitucion y leyes existentes, y será responsable de los
actos de su administracion.

Comuníquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento.—Dada en la sala de sesiones en Chuquisaca
à 5 de agosto de 1828.—Mariano Guzman, presidente.
José Eustaquio Eguivar, diputado secretario.—
José Ignacio de Sanjinés, diputado secretario.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 12 de agosto de 1828.—
Ejecùtese.—José Miguel de Velasco.—El ministro del interior.
Casimiro Olañeta.

Ley de 12 de agosto:
Los generales Andres Santa–Cruz y José Miguel de
Velasco, son nombrados Presidente y Vicepresidente


279

provisorios de la República.

Esta ley se ha renovado por la de 15 de julio de 1831.

EL CONGRESO GENERAL CONSTITUYENTE DE BOLIVIA,

DECRETA:

Articulo único. El Congreso constituyente extraordinariamente
reunido, elige por Presidente provisorio de la República
al general Andrès Santa–Cruz, y por Vicepresidente
al general José Miguel de Velasco.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento.—Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 5 de agosto de 1828.—Mariano Guzman,
presidente.—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario.—
José Ignacio de Sanjinés, diputado secretario.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 12 de agosto de 1828.—
Ejecútese.—José Miguel de Velasco.—El ministro del interior,
Casimiro Olañeta.

Ley de 12 de agosto:
Que durante la ausencia del Presidente, se encargue
el Vicepresidente de la administracion del Estado:
fórmula del juramento que debe prestar: que bajo la
jure el Presidente: quienes han de impartirle,
su nombramiento, y negociar el cese de las comisiones
que le haya encargado el gobierno del Perú: compensacion
que deben gozar el Presidente y Vicepresidente
provisorios.

A esta ley se refieren los decretos de 31 de enero y 27 de mayo
de 1829.


280

EL CONGRESO GENERAL CONSTITUYENTE DE BOLIVIA,
EXTRAORDINARIAMENTE REUNIDO,

DECRETA:

1.o El Vicepresidente de la Repùblica Josè Miguel
de Velasco, se encargarà de la administracion del Estado,
durante la ausencia del Presidente Andres Santa–Cruz.

2.o El Vicepresidente, à tiempo de recibirse del mando,
prestarà juramento ante la Representacion nacional,
en la fòrmula que sigue: Yo José Miguel de Velasco,
juro por Dios y estos santos Evangelios, defender y conservar
la soberanía, la independencia é integridad de la nacion,
y su libertad, bajo la forma republicana representativa;
cumplir y hacer cumplir las leyes de la República,
respetar y sostener la religion católica, apostólica, romana,
y llenar con fidelidad los deberes que me corresponden
como á Vicepresidente del Estado: así, Dios me
ayude, y sinó la nacion me lo demande ante la ley.

3.o El Presidente provisorio nombrado, tan luego como
se presente en la capital de la Repùblica, prestarà juramento
ante el Gobierno y corporaciones de ella, bajo la
fòrmula prevenida en el artìculo anterior.

4.o El presidente del Congreso y Vicepresidente de
la Repùblica, impartiràn al general Santa–Cruz, haber sido
nombrado Presidente provisorio del Estado.

5.o El poder Ejecutivo negociará el avenimiento del
gobierno Peruano, para que disponga el cese de las comisiones
que ha encargado al general Andres Santa–Cruz.

6.o El Presidente provisorio de la República gozará
de la compensacion anual de veinte mil pesos, y el Vicepresidente,
mientras estè encargado del mando, la de doce
mil.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento.—Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 7 de agosto de 1828.—Mariano Guzman,
presidente.—José Eustaquio Eguivar, diputado secretario.
José Ignacio de Sanjinés, diputado secretario.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca á 12 de agosto de 1828.—


281

Ejecùtese.—José Miguel de Velasco.—El ministro del interior,
Casimiro Olañeta.

Ley de 12 de agosto:
Convocatoria de una Asamblea convencional para el
1.o de noviembre en Chuquisaca: su objeto: miembros
que han de componerla: el presidente que
elija sea nacido en Bolivia.

EL CONGRESO GENERAL CONSTITUYENTE DE BOLIVIA,
EXTRAORDINARIAMENTE REUNIDO.

CONSIDERANDO:

1.o Que las circunstancias extraordinarias de la Repùblica,
exigen que una Asamblea convencional revise la
Constitucion, para reformarla ò dejarla subsistente, segun
convenga à los intereses de Bolivia.

2.o Que la experiencia, mientras ha regido la actual Constitucion,
es bastante para conducir las deliberaciones de la
Asamblea convencional, y para anticipar el período de
diez años fijado por la misma con este objeto.

3.o Que la salud de la patria demanda con suma urgencia,
la reunion de esta Asamblea convencional, para
evitar los grandes males que la amenazan,

DECRETA:

1.o Se convoca en la ciudad de Chuquisaca, una Asamblea
convencional para el 1.o de noviembre próximo.

2.o La Asamblea convencional se compondrá de cincuenta
y siete miembros; á saber, doce por la Paz de Ayacucho,
diez por Cochabamba, diez por Potosì, ocho por
Chuquisaca, ocho por Santacruz, seis por Oruro, y tres
por la provincia de Tarija.


282

3.o Despues que el ejèrcito peruano haya repasado
el Desaguadero, la Asamblea convencional se ocuparà de
exàminar la Constitucion, y declarar su modificacion ó su
subsistencia. En el caso de adoptarse las reformas, procederà
desde luego á verificarlas.

4.o Las elecciones populares para la Asamblea convencional,
se harán conforme à la ley reglamentaria que se
diere al efecto.

5.o La Asamblea convencional señalarà el dia, en que
el ejèrcito peruano desocupe el territorio de la Repùblica.

6.o La eleccion del Presidente de la Repùblica, deberà
recaer indispensablemente, en un individuo nacido en
Bolivia.

Comuníquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca á 8 de agosto de 1828—Mariano Guzman,
presidente—Josè Eustaquio Eguivar, diputado secretario.
José Ignacio de Sanjinès, diputado secretario.—Palacio
de gobierno en Chuquisaca à 12 de agosto de 1828—
Ejecútese—José Miguel de Velasco.—El ministro del interior,
Casimiro Olañeta.

Ley de 12 de agosto:
Autorizacion al Ejecutivo provisorio para nombrar
interinamente prefectos, con las dos terceras partes
de sueldo; como tambien magistrados, jueces y gobernadores,
con el sueldo integro
.

Al artìculo 1.o de esta ley se refiere el 9.o del decreto de 28
de noviembre de 1831.

EL CONGRESO GENERAL CONSTITUYENTE DE BOLIVIA
EXTRAORDINARIAMENTE REUNIDO.


283

CONSIDERANDO:

1.o Que la Constitucion reserva á la propuesta de los
colegios electorales, y confirmacion de las cámaras, la provision
de prefecturas de departamento, gobernadores
de provincia, y empleos del ramo judicial.

2.o Que la provision de todos estos empleos, es absolutamente
necesaria para la mejor administracion del
Estado.

3.o Que la autorizacion que dió al Ejecutivo la ley
de 9 de diciembre de 1826, cesò al llegar los períodos
señalados por la Constitucion, para los colegios electorales
y càmaras Legislativas,

DECRETA:

1.o Queda facultado el poder Ejecutivo provisorio, para
nombrar interinamente los prefectos de departamento vacantes;
y á los individuos que elija, señalará de sueldo
las dos terceras partes de la renta designada al propietario.

2.o Queda tambien facultado para nombrar en interinidad,
ministros de justicia en las cortes suprema y de distrito
judicial, gobernadores de provincia, y jueces de letras;
señalando el goce ìntegro con que están dotados
estos empleos.

Comunìquese al poder Ejecutivo para su publicacion
y cumplimiento. Dada en la sala de sesiones en
Chuquisaca à 9 de agosto de 1828—Mariano Guzman,
presidente.—Josè Eustaquio Eguivar, diputado secretario.
Josè Ignacio de Sanjinès, diputado secretario.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca á 12 de agosto de
1828—Ejecútese—José Miguel de Velasco.—El ministro
del interior, Casimiro Olañeta.

Orden de 22 de agosto:
Todo empleado que administra rentas del Estado,

284

otorgue fianzas; y de no verificarlo, se le separe
del destino, proponiéndose otro en su lugar
.

Esta órden está ratìficada por el artículo 17 de la de 13 de octubre
de 1830, y por los artìculos 9.o 14 y 21 de la ley de 22 de setiembre
de 1831.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 22 de agosto de
1828—A S.G. el prefecto del departamento de......Sor.
prefecto—Desde tiempos atras se han pasado à V.G, por
este ministerio, repetidas órdenes relativas al cumplimiento
de las leyes, que exigen el que todo empleado que administre
las rentas del Estado, presente y allane las
fianzas correspondientes; mas como hasta ahora han sido ilusorias
estas providencias, por la indiferencia con que se han
mirado en algunas partes, resuelve S.E. el Vicepresidente
de la Repùblica: que V. G. dicte las medidas mas eficaces, à
efecto de que precisamente en el tèrmino de un mes, contado
desde el dia en que se reciba esta nota, los empleados
de ese departamento que se hallan en este caso, otorguen
las prevenidas fianzas; pues el Gobierno no puede
tolerar la continuacion de un abuso, que ocasiona dilapidaciones
y quebrantos al erario.—Si cumplido aquel plazo,
no se verifica el allanamiento de las supradìchas fianzas,
por alguno ò algunos de los que deban presentarlas,
V.G. procederà à separarlos de sus respectivos destinos,
proponiendo otras personas que las llenen con mas
exactitud, y que además tengan aptitudes, honradez y
patriotismo.—Al comunicar á V.G. esta determinacion del
Gobierno, puede asegurarle que en sus miras no hay otro
interes ni objeto, que llenar sus deberes con arreglo à
las leyes vigentes, y hacer que la responsabilidad de los
empleados sea efectiva, y no ideal como hasta ahora. Del
resultado de esta órden, me darà V.G. oportunos avisos
para ponerlos en el conocimiento de S.E.—Dios guarde à
V.G.—El oficial mayor encargado del ministerio de hacienda,
Hilarion Fernandez.


285

Orden de 24 de setiembre:
Reencarga el cumplimiento de la de 24 de julio de
1827, sobre abono de sueldos á los oficiales ascendidos:
ningun individuo que no tenga despacho en forma
del Gobierno, pueda percibir sueldo
.

La primera parte de esta òrden està ratificada por el artìculo 196
del reglamento de 24 de setiembre de 1839.

Ministerio de estado en el despacho de hacienda—
Palacio de gobierna en Potosì à 24 de setiembre de 1828—A
S.G. el prefecto del departamento de.. Sor. prefecto—S.E.
el Vicepresidente de la República, por el ministerio de la
guerra, ha pasado á este que despacho, la órden que se ha
servido expedir á todas las autoridades militares, en la
que recomienda el cumplimiento de la de 24 de julio del
año de 1827, relativa á que los abonos de sueldos de
nuevos empleos que obtengan los oficiales ascendidos, se han
de verificar desde el dia l.o del mes en que pasen revista
de comisario, previo el cúmplase del comandante general del
distrito, y toma de razon en la comisarìa del ejèrcito, ò tesorerìa
del departamento en que sirven.—Recomienda Igualmente
en ella, el estricto cumplimiento de aquella òrden,
reencarnando que ningun individuo que no tenga
despacho en forma del Gobierno supremo de la Repùblica,
pueda percibir sueldo alguno—En su consecuencia,
me previene S. E. el Vice presidente de la República,
que recordando á V. G. aquella suprema òrden,
lo reate á su mas estrecho cumplimiento, haciendo saber
esta à quienes corresponda.—Dios guarde á V.G.—
El oficial mayor encargado del ministerio de hacienda,
Hilarion Fernandez.


286

Resolucion de 3 de octubre:
Se suspenden dos correos de los cuatro establecidos:
los que han de quedar, y cuales deben suprimirse:
que subsista el de Santacruz
.

Ministerio de estado del despacho del interior.—
Palacio de gobierno en Chuquisaca à 3 de octubre de
1828.—Al sr. administrador general de correos.—Sr. administrador.
—Ha sido impuesto S. E. el gefe supremo de
la República, de la nota oficial de U. S. y copia que
acompaña, relativa á la supresion de los correos en la república
Peruana. En consecuencia, y existiendo el mismo
órden en la república Argentina, ha resuelto S. E. adoptar
en Bolivia igual providencia. Las escaseces que sufre
la Repùblica en sus rentas, junto con las demàs razones
que expone U. S., obligan al Gobierno á disponer lo siguiente:

1.o Se suspenden dos de los correos que mantenia la
República en cada carrera.

2.o En la de la Paz solo tendrán lugar los de los dias
4 y 20 de cada mes.

3.o En la de Buenos–Ayres se suprimen los de los dias
14 y 30, que van á Tarija.— S. E. dispone, subsista el que
U. S. indica se puede suspender de la carrera de Santacruz,
pues el Gobierno necesita tener sus comunicaciones
expeditas con aquel departam