Historia moral de las mujeres: influencia de la mujer en el progreso y cultura de las naciones: sus deberes, sus derechos en la sociedad y la familia: educación y enseñanza que convendría para su misión. Vol 1 & 2 [Digital Version]

Bibliographic Information

Nacente, Francisco, Historia moral de las mujeres: influencia de la mujer en el progreso y cultura de las naciones: sus deberes, sus derechos en la sociedad y la familia: educación y enseñanza que convendría para su misión. Vol 1 & 2 (Barcelona (Espana): Francisco Nacente, 1889 y 1991)

File description (Bibliographic Info)Encoding description (Editorial Principles)Profile description (Subject Terms)
Title: Historia moral de las mujeres: influencia de la mujer en el progreso y cultura de las naciones: sus deberes, sus derechos en la sociedad y la familia: educación y enseñanza que convendría para su misión. Vol 1 & 2 [Digital Version]
Author: Nacente, Francisco
Statements of responsibility:
  • Creation of digital images: Instituto de Investigaciones Jose Maria Luis Mora
  • Conversion to TEI-conformant markup: Tricom
  • Parsing and proofing: Humanities Research Center and Fondren Library, Rice University
  • Subject analysis and assignment of taxonomy terms: Robert Estep
Publisher: Instituto de Investigaciones Jose Maria Luis Mora, Houston, Texas
Publication date: 2010
Identifier: m001
Availability: This digital text is publicly available via the Americas Digital Archive through the following Creative Commons attribution license: “You are free: to copy, distribute, display, and perform the work; to make derivative works; to make commercial use of the work. Under the following conditions: By Attribution. You must give the original author credit. For any reuse or distribution, you must make clear to others the license terms of this work. Any of these conditions can be waived if you get permission from the copyright holder. Your fair use and other rights are in no way affected by the above.”
Notes:
Digitization: Page images of the original document are included. Images exist as archived TIFF files, JPEG versions for general use, and thumbnail GIFs.
Description: 2 volumes in 1 (568, 143 p.), illustrated, 32 cm.
Abstract: Ranges widely over the unique and often hidden position of women in relation to society, from ancient cultures up to the time of writing. Touches upon every continent and explores the role of women in the growth of civilization, as well as the impact of religion, law, and the private and public expectations and demands of men on them. Individual chapters are devoted to such topics as slavery, the depiction of women in literature, and marriage customs (including, by extension, the treatment by different societies of adultery and divorce). The societal responsibilities of women as mothers, wives, and daughters are analyzed from both an anthropological and psychological point of view. There are also brief biographies of, among others, Cleopatra, Sappho, George Sand, and the Empress Galla Placidia.
Source(s): Nacente, Francisco, Historia moral de las mujeres: influencia de la mujer en el progreso y cultura de las naciones: sus deberes, sus derechos en la sociedad y la familia: educación y enseñanza que convendría para su misión. Vol 1 & 2 (Barcelona (Espana): Francisco Nacente, 1889 y 1991)
Source Identifier: Fondo Antiguo Biblioteca Ernesto de la Torre Villar
Description of the project: This digitized text is part of the Our Americas Archive Partnership (OAAP) project.
Editorial practices
This text has been encoded based on recommendations from Level 4 of the TEI in Libraries Guidelines. Any comments on editorial decisions for this document are included in footnotes within the document with the author of the note indicated. All digitized texts have been verified against the original document. Quotation marks have been retained. For printed documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. No corrections or normalizations have been made, except that hyphenated, non-compound words that appear at the end of lines have been closed up to facilitate searching and retrieval. For manuscript documents: Original grammar, punctuation, and spelling have been preserved. We have recorded normalizations using the reg element to facilitate searchability, but these normalizations may not be visible in the reading version of this electronic text
Languages used in the text: Spanish
Text classification
Keywords: Getty Art & Architecture Thesaurus
  • Books
Keywords: Library of Congress Subject Headings
  • Women--Social conditions
  • Women--Philosophy
  • Sex role
  • Sex differences
  • Women--Conduct of life
  • Men--Conduct of life
  • Women--Legal status, laws, etc.
  • Women--Psychology
  • Man-woman relationships
  • Women--Religious aspects--Christianity
  • Women--Religious aspects--Judaism
  • Women--Religious aspects--Buddhism
  • Women--Religious aspects--Hinduism
  • Women--Religious aspects--Islam
  • Human anatomy
  • Femininity (Philosophy)
  • Femininity (Psychology)
  • Human body
  • Love
  • Theological virtues
  • Women--Intelligence
  • Dependency (Psychology)
  • Women--Education
  • Motherhood
  • Motherhood--Psychological aspects
  • Women in literature
  • Literature, Medieval
  • Polygamy
  • Concubinage
  • Slavery
  • Sati
  • Polyandry
  • Celibacy
  • Adultery
  • Divorce
  • Women--China--History
  • Chinese literature
  • Women--Japan--History
  • Women--India--History
  • Women--Tibet--History
  • Women--Bhutan--History
  • Women--Ancient Israel--History
  • Women--Egypt--History
  • Women--Greece--History
  • Women--Sparta (Extinct city)--History
  • Women--Athens (Greece)--History
  • Greek poetry
  • Women--Mythology--Greece
  • Women--Rome--History
  • Women--Phoenicia--History
  • Women--Carthage (Extinct city)--History
  • Europe--History--392-814
  • Women--Byzantine Empire--History
  • Courts of love
  • Courtly love
  • Chivalry
  • Harems
  • Women--Islands of the Pacific--History
  • Indian women--North America--History
  • Indian women--South America--History
  • Eskimo women--History
  • Mormon women
  • Women--Africa--History
  • Weddings
  • Marriage
  • Women--Russia--History
  • Women--Slavic countries--History
  • Women--England--History
  • Women--United States--History
  • Women--France--History
  • Women--Latin America--History
  • Equality
  • Puritan movements--United States
  • Women--Spain--History
  • Girls
  • Fathers and daughters
  • Mothers and daughters
  • Girls' schools
  • Wives
  • Rousseau, Jean-Jacques, 1712-1778
  • Figueroa, Isabel de, Marquesa de Pinoso
  • Sand, George, 1804-1876
  • Girardin, Emile de, Mme, 1804-1855
  • Socrates
  • Antonius, Marcus, 83?-30 B.C.
  • Cleopatra, Queen of Egypt, d. 30 B.C.
  • Hesiod
  • Homer
  • Sappho
  • Galla Placidia, Empress, ca. 386-450
  • Muhammad, Prophet, d. 632
Keywords: Getty Thesaurus of Geographic Names
  • Europe (continent)
  • Asia (continent)
  • Africa (continent)
  • Middle East (general region)
  • Pacific Islands (general region)
  • Latin America (general region)
  • North America (general region)

D. FRANCISCO NACENTE
HISTORIA MORAL
DE
LAS MUJERES


[Figure]



[Figure]


EL BELLO SEXO VINDICADO
HISTORIA MORAL
DE
LAS MUJERES
INFLUENCIA DE LA MUJER EN EL PROGRESO Y CULTURA DE LAS NACIONES
SUS DEBERES, SUS DERECHOS EN LA SOCIEDAD Y LA FAMILIA
EDUCACIÓN Y ENSEÑANZA QUE CONVENDRIA PARA SU MISIÓN
Estudio filosófico recreativo
POR
D. FRANCISCO NACENTE
AUTOR DE VARIAS OBRAS CIENTÍFICAS Y LITERARIAS
llustrada con magnificos cromos de reputados artistas
TOMO PRIMERO
BARCELONA
FRANCISCO NACENTE, EDITOR
Calle del Bruch, núms. 89 y 91.

Esta obra es propiedad del Editor, quién
se reserva todos los derechos de propiedad
literaria y artística de la misma, y perseguirá
al amparo de las leyes á todo aquel
que la reimprima ó que reproduzca sus láminas
fraudulentamente.
Queda hecho el depósito que marca
la Ley.

Jose Famades, impresor, calle del Bruch, 91.—Barcelona.


PROLOGO

I

CUÉ nos proponemos con la
publicación de la presente
obra? ¿Dar á la imprenta
un libro más sin otro objeto
que el de mitigar un
prurito vanidoso, ó responder
á una pretensión
infundada, inoportuna?

No lo creemos. Deseamos llenar un
vacío en la literatura histórica.

Nos duele en el alma que á pesar del
vuelo inmenso á que se ha remontado la
civilización, haya desdeñado ésta el estudio
profundo, ó cuando menos meditado,
de la cuestión más importante y trascendental:
el estudio de la mujer dentro del
orden social é histórico, ante la religión,
la política, el progreso y la cultura.

Comprendiéramos este desdén si la humanidad,
llevada del necio orgullo del
famoso escolástico, dijera con tal fin:
Aquila non capit muscas, creyendo que
la cuestión de que tratamos no merece la
pena de su atención, ó que la mujer,
nuestra hija, nuestra madre, nuestra hermana,
nuestra esposa, el que debe y
puede ser el angel de nuestro hogar, es
un ente tan despreciable y tan insignificante,
que podemos llevar á cima todos
los progresos y conquistar todas las felicidades
sociales sin curarnos poco ni
mucho de esa mitad del linaje humano,
ni del género de educación que le conviene,
ni de sus virtudes ó defectos.

Verdad es que algunos genios han consagrado
su poderosa actividad al enaltecimiento
de la mujer, exagerando quizás
sus cualidades buenas, pasando en silencio
por sus cualidades perfectibles cuando
éstas no respodían á su ideal.


6

Otros se han ensañado de una manera
punzante y cruel contra el bello sexo, no
viendo en él más que defectos y monstruosidades
morales, para zaherirlos y
proclamar de rechazo que en el mundo
nada hay grande ni meritorio sino el
hombre y las obras del hombre, ya que
la mujer nunca llegará á ser la reina de
la creación.

Ninguno de los dos sistemas puede conducirnos
á la verdad ni á otro fin útil y
provechoso, porque ninguno de ambos
responde al estudio histórico que el asunto
merece.

II

Trátase de comprender lo que es, lo
que ha sido y lo que ser pudiera ese sér
que, en general, no ha gobernado las naciones
y, sin embargo, ha gobernado á
los hombres elevados al poder supremo;
este sér que hemos excluído del gobierno,
y ha dirigido á ministros y reyes, inspirado
á senadores y diputados; que no ha
mandado ejércitos, y ha sido el alma de
las batallas, ha dictado á su arbitrio la paz
ó la guerra, ha nombrado generales ó
caudillos y ha encendido combates ó evitado
peleas que habrían producido terribles
hecatombes.

A más, conviene saber la educación y
enseñanza que debieran procurarse á esa
entidad que tanta influencia ejerce en la
marcha de las civilizaciones. Porque las
mujeres no están encargadas de los negocios
públicos, y se hallan metidas en todos
los más trascendentales; no tienen
categoría marcada en la sociedad, y las
forman ú ordenan todas; carecen de títulos
y distinciones, y se distingue ó ennoblece
al que se les antoja; les negamos
aptitud para los empleos, y acaso los distribuyen
todos; no toman parte en las
grandes deliberaciones y, no obstante, infiltran
sus ideas ó su voluntad en las ideas
y voluntad de los árbitros de las naciones.

El filósofo, el pensador y el legista se
enaltecen aguijados por el orgullo de enaltecer
á su amante ó á su esposa; el artista
y el poeta sueñan grandezas que
ofrecer á la que inflama el fuego de su
alma; el banquero, avaro y duro comunmente,
que solo parece vivir para atesorar
montones de oro, depone temblando
de placer esas riquezas á los pies de la
mujer que le domina; el ávido comerciante
se deleita prodigándole el fruto de
sus arriesgadas empresas; el guerrero se
lanza impávido, temerario á la pelea, por
la esperanza de un halago femenil...

Reconocemos todos la influencia del
sexo débil; y ¿cómo no reconocerla y confesarla,
si forzosamente la debemos considerar
como el móvil casi absoluto y
siempre general de la humanidad? ¿Qué
es la niña en el seno de la familia? ¿Qué es
la virgen núbil para el apasionado amante?
¿Qué es la novia para el futuro esposo?
¿Qué es la amada consorte para el marido?
¿Qué es, en fin, la madre, poema
santo de todos los amores, y qué es la
mujer en todas y cada una de las fases
bajo la cual queramos examinarla?

III

Hoy más que en otras épocas es conveniente
escudriñar el destino de la hermosa
mitad del humano linaje, porque se va
comprendiendo cada vez más la trascendencia
de semejante estudio; y el ahinco
que se pone en el mismo demuestra obviamente
que se vislumbra un porvenir
en que la mujer ha de representar un
papel más importante en el drama de la
vida, y que tal vez podrá ese estudio dar
á conocer los sistemas de educación y enseñanza
que deba seguir la que Dios hizo
compañera del hombre y la fuerza bruta
pretendió trocar en esclava.

Mucho hemos avanzado en nuestros
días por este sendero, aunque largo trecho
falta recorrer todavía en igual sentido;


7

pero importa buscar el camino bueno
apartándose de todo cuanto conduce á
lamentables extravíos. Para ese fin conviene
conocer la esencia y condición del
objeto de tamaño asunto, ó en otros términos,
interesa averiguar que la mujer no
es inferior ni es superior, sino diferente
del hombre, aunque merece ser y es su
digna compañera.

Por regla general los autores que han
consagrado su talento á tan importante
materia, no haciéndose cargo de esa diferencia
que establecemos, han procedido
en su estudio con partido resuelto de antemano,
haciendo superior ó inferior á la
mujer, condenando ó enalteciendo á priori
el sér que se proponían describir, sér distinto
de la realidad, que les ha obligado
á declarar, cuando ya otra cosa no podían,
que la mujer es un enigma, un misterio
que nunca se comprenderá. ¿Y cómo habían
de comprenderlo, si en vez de estudiar
á la mujer estudiaban al hombre
imperfecto ó un fantasma más perfecto
que el hombre?

Otros no han querido, ni quizás pensado,
confesarse inferiores ó superiores á
la mujer, sino que han tomado por verdades
inconcusas las inspiraciones de la
pasión, y según éstas les han movido, así
han juzgado deber definirla y considerarla,
no atendiendo á la regla general sino
á la excepción; de suerte que el enemigo
declarado del sexo débil ha proclamado
que la mujer es un sér defectuoso, impuro
ó inmoral, y el que se ha creído
deber ser su panegirista le ha prodigado
los encomios y alabanzas con todo motivo
y objeto, secundando tal vez la propaganda
de una emancipación absurda y
contraproducente.

No ha faltado, empero, quien, haciéndose
superior al influjo de la pasión y
dotado de nobles sentimientos, ha tratado
de la hermosa mitad del género humano,
abstrayéndose en la contemplación de un
tipo superior ó inferior, como el artista
que idealiza la belleza ó fealdad de una
figura, ó como el poeta que se entusiasma
á medida que avanza en el perfeccionamiento
de su concepción; y así ha terminado
por hacer un poema de lo que
había abarcado como trabajo filosófico
ó histórico.

Cúmplenos decir que no pretendemos
afirmar la exclusión de la delicadeza y
sentimiento artísticos en una obra que
trata del sér más poético de la tierra, sino
que estimamos con entera convicción que
la poesía no debe andar aquí reñida con
la verdad y justicia; que el idealismo no
debe contradecir la naturaleza, del propio
modo que el realismo en pintura ó escultura
no es incompatible con la belleza
que la llama del genio acrisola en la fantasía
del artista.

IV

Jamás hemos alentado la necia presunción
de haber acertado mejor que nadie;
pero sí afirmamos que llevados de esa
idea que hace distinta del hombre á la
mujer, hemos podido ahondar muchas
cuestiones de la presente obra, que de
otra suerte no habríamos siquiera osado
tocar, y que si nuestro trabajo no es lo
más perfecto, cuando menos hemos logrado
extendernos en todos sentidos, sin
tropezar con serios obstáculos, como aconteció
con gran número de escritores que
se consagraron á este estudio. En una
palabra, así hemos podido juzgar fácilmente
á la mujer en todos los tiempos y
países siguiéndola en todos sus pasos al
través del progreso humano.

En efecto, nuestra obra examina el estado
social, político y religioso de la mujer,
desde la cuna de los tiempos hasta
nuestros días y en todos los pueblos y civilizaciones,
demostrándose que éstas se
han desarrollado en razón directa de la
condición más ó menos relevante que ha
tenido la mujer entre los hombres que
han constituído dichas civilizaciones.


8

Abrid los libros de la historia, registrad
sus páginas, y veréis que el barómetro de
las civilizaciones se marca por los grados
de respeto ó consideración que los hombres
han tributado á la mujer, delicado sér
que nos lleva á la vida á cuenta y riesgo
de la suya, que nos nutre con su sangre,
que nos infunde el alma de los nobles y
dulces sentimientos... ¡acaso para que al
llegar á hombres la despreciemos porque
es débil!... pero detengámonos: no entra
en nuestro propósito formular aquí censuras
ni evocar el repugnante espectro de
la ingratitud.

V

Debiéramos hablar, ante todo, de la
mujer en los tiempos prehistóricos; más
como quiera que tenemos muy leves indicaciones
de la vida social ó relativa del
bello sexo en aquellas remotas edades, y
por otra parte siempre resultaría que las
mujeres antes de la historia vivieron en
el estado salvaje, podemos inferir lo que
ellas fueron, por los datos que nos suministren
los pueblos y tribus que yacen en
la barbarie, en los cuales la mujer se
vió sumida siempre en la degradación
moral más espantosa.

Así pues, insiguiendo el orden cronológico
generalmente admitido, nos remontaremos
á los tiempos bíblicos; y por
desgracia á nuestro primer paso tropezaremos
ya con la esclavitud de la mujer,
puesto que otra cosa no podía esperarse
de los israelitas, cuando proclamaban
como dogma de fe la maldición que Dios
había fulminado sobre Eva: Sub viri potestate
eris, et ipse dominator tui
, estarás
bajo la potestad del hombre y te dominará.

Esa maldición divina prueba hasta la
evidencia que la mujer en el pueblo de
Israel fué tenida en muy poca consideración,
y si no lo probara, la historia nos
dice que la desdichada no tenía ninguna
clase de derechos en la casa de su padre,
y que al pasar á manos de un marido era
tanto ó más esclava que en el hogar paterno;
de suerte que el ancilla Domini,
esclava del señor, no se refiere únicamente
á Dios, sino también al hombre,
que era el dueño y señor de ella, toda vez
que la compraba á su padre ó á su madre,
al tutor ó al hermano.

¿Cómo no había de ser esclava la mujer,
si en Israel estaba permitida la poligamia,
que se perpetuó hasta mucho
después de la ruína del templo de Jerusalén,
hasta el siglo quinto de nuestra
era? y aun los judíos no hubieran renunciado
á esa monstruosidad social, si la
fuerza de seguir y respetar las costumbres
de los pueblos entre los cuales se habían
dispersado, no les hubiese obligado á respetar
la monogamia que por doquiera
había propagado entonces el cristianismo.

Tan poco caso se hacía de la mujer,
que ninguna distinción ponían los judíos
entre la esposa y la concubina; ambas
eran iguales ante la potestad marital, por
más que el primer título fuese honorífico.
El marido podía á su antojo dar el nombre
de esposa á la que tomaba como instrumento
sometido á sus deseos. Tenemos
un ejemplo en Salomón que poseía 700
esposas y 300 concubinas, no habiendo
quizás entre unas y otras más diferencia
que la de haber las primeras nacido de
familias libres, y las segundas de madres
esclavas.

Donde la poligamia existe, la mujer no
es una individualidad, un miembro de la
humanidad, sino una cosa que ninguna
influencia real y directa puede ejercer en
las sociedades; y de ahí que semejantes
sociedades no avancen por las vías del
progreso y permanezcan en perpetua Infancia
moral; les falta el espontáneo influjo
de un elemento integrante, el de la
mujer.

Entre los hebreos la misión de la mujer,
puesto que algo tenía que hacer,
consistió únicamente en preparar los manjares,


9

hilar la lana, coser y remendar...
era una máquina, y sólo una máquina de
los quehaceres domésticos.

Salgamos aquí al encuentro de una objection
que pretendemos vencer por completo.
¿Cómo se compagina con lo expuesto
el hecho de que Débora, de la
tribu de Efrain, la mujer más sabia de
Israel, fuese elevada á la categoría de
juez cuando los hebreos se gobernaban
por jueces y no por reyes? Contestemos
que esto fué por obra y gracia enteramente
excepcional de Dios, según rezan
los libros sagrados, y que en ello no entró
para nada la voluntad de los hombres.
También Atalia fué reina lo mismo que
Alejandra, la cual escaló el trono á la
muerte de su esposo. Entran en la misma
objeción.

Pero meditemos lo que decía el profeta
Isaías de los hombres que habían tenido
por reinas á estas mujeres. Con acento
del mayor desdén y con depresiva indignación,
exclama: ¡Qué hombres serían
estos, cuando «han sido dominados por
mujeres!» Ese autorizado desprecio responde
por nosotros á las objeciones que
sobre el particular pudieran presentársenos,
y la escasa ó nula consideración que
entonces merecía la madre del hombre.

VI

En casi todos los pueblos antiguos del
Asia, la mujer, como entre los hebreos,
era esclava, toda su vida esclava; primeramente
el padre era dueño absoluto de
ella, hasta el extremo de poderla matar
sin incurrir en ninguna responsabilidad,
siendo cosa ordinaria venderla, no ya
para ponerla en manos de un marido,
sino para entregarla á los horrores de la
esclavitud. Cuando del dominio paternal
pasaba á poder del marido, éste era dueño
de la vida y hacienda de su esposa.

¿Qué otra cosa podía suceder reinando
allí también la poligamia, con la particularidad
de ser núbiles, de casarse
las mujeres á los ocho años? De ahí que
llegasen las infelices á los veinte años
marchitas, ajadas, viejas, y que entonces
solo sirviesen como mueble inútil, destinado
tan solo á los ejercicios más viles,
más depresivos, más terribles de la esclavitud.

Debe tenerse muy en cuenta que uno
de los efectos más fatales de la poligamia
es que, al perder las mujeres la hermosura
con la primera juventud, son despreciadas,
y se las relega al olvido, ó quedan
sumidas en bochornosa esclavitud, condenadas
á tareas serviles para pagar el
pedazo de pan que prolonga su martirio.
Es decir, viven inutilmente para la sociedad,
puesto que nadie hace caso de ellas,
cuando precisamente han alcanzado la
edad de la reflexión, la maduréz en el
pensar, la experiencia, etc.

Cuando la mujer es esclava y no compañera
del hombre, no existe en la familia
el padre, la madre y los hijos: hay
únicamente un déspota que domina todas
las cosas; y como quiera que la Sociedad
es un compuesto de muchas familias,
el despotismo que en estas reina, trasciende
al despotismo gubernamental ó
político, toda vez que las costumbres de
los pueblos parten del seno de las familias.
No debe asombrarnos, de consiguiente,
que las naciones del Asia hayan
seguido agitándose en perpetuo y enervante
despotismo, que las somete á perenne
infancia de degradación y miseria.
Lo que sucede en todas las partes de un
todo, sucede en el todo también; lo que
sucede en todas las familias no puede dejar
de suceder en la sociedad.

Así como los hebreos compraban sus
mujeres, así también los asiáticos, pero no
de un modo constantemente igual. Entre
los asirios se las adquiría en pública
almoneda, á la subasta, cedidas al mayor
postor. ¿Dónde había de estar el amor
en semejantes uniones matrimoniales, el


10

amor, que forma el lazo más duke y á la
vez más sólido de la verdadera familia, el
amor, fuente de todas las virtudes y origen
de todas las felicidades? ¿Y cómo
puede existir verdadero progreso en la
sociedad, donde el amor no hace que el
hombre escuche y atienda á la mujer
amada y la obedezca ó se deje influir por
sus ideas?

Con lo recaudado en aquellas subastas
en que los opulentos se hacían la competencia
para conseguir las mujeres más
hermosas, y después de haberlo depositado
en las cajas del erario público, se
dotaba á las feas... decimos mal: se compraban
hombres quequisieran convertirse
en verdugos de las feas, porque otra cosa
no podía esperarse del hombre que por
un puñado de oro tomaba por esposa á
la mujer que llevaba impreso en la frente
el estigma público de la fealdad. ¡Qué
monstruosas uniones habían de resultar,
en las cuales no podemos ver más que
una víctima y un infame verdugo que
públicamente se había vendido para
serlo!

En tanto desprecio era allí tenida la
mujer, que á fin de que ninguna pudiera
alabarse de su castidad, esa virtud excelsa
que tanto enaltece á la mujer, todas
debían prostituirse á lo menos una vez
en la vida, en el templo de la diosa Milita,
al primero que las solicitaba, fuese ó
no fuese extranjero. Alineadas en dos
filas, ricas y pobres, lo mismo la hija de
los magnates, príncipes y soberanos, que
la del humilde plebeyo, aguardaban que
cualquier hombre les diese la señal...

Pero corramos un tupido velo sobre
esas manchas abominables de la humanidad,
que aun cuando los sacerdotes del
paganismo las hayan fomentado, quizás
para satisfacer más á sus anchas libinidosos
deseos, infames concupiscencias, no
dejan de ser execrables y horrorosas y
avergüenzan al hombre de ser hombre.

Consideremos hasta qué punto los hombres
y las religiones de aquellas sociedades
habían pervertido el sentimiento, la
conciencia de la moral, recordando que
las desdichadas á quienes no solicitaba
ninguno de los que entraban en el templo
de Milita, encendidos en impuro fuego,
se conceptuaban á sí propias deshonradas,
y por tales eran tenidas por los demás:
eran, si bien que involuntariamente, las
prostitutas, porque eran honradas. ¡Cuanta
bajeza! ¡Qué aberraciones!

La esclavitud de la mujer ha sido constante
en el Asia, si no en el sentido lato
de la palabra, cuando menos relativamente,
puesto que siempre ha estado subyugada.
Pero en Ninive y Babilonia, que
es donde podríamos encontrar alguna excepción
por haberse tributado cierto respeto
á la mujer, aunque jamás fué libre
ni compañera del hombre, desde el reinado
de Asuero las mujeres asiáticas perdieron
la escasa deferencia de que habían
gozado en dichos dos puntos.

También aquí podría presentársenos
una objeción, arguyendo que alguna consideración
y respeto se tributaría á la mujer
en el Asia y de algo valdría su influencia,
cuando hubo allí una mujer que se
elevó á la dignidad de reina. En primer
lugar diremos que la crítica histórica no
ha podido desvanecer las dudas que respecto
de Semíramis se ofrecen, negando
algunos redondamente su existencia; más
aunque haya realmente existido, advertimos
que Semíramis fué la primera y la
única reina que se sentó en un trono asiático,
y un caso aislado de una universalidad
no merece la pena de ser objetado
porque el mismo se refuta.

En los demás pueblos del Asia, más ó
menos avanzados, nunca la mujer pasó de
la categoría de esclava, nunca gozó de la
atención y respeto de los hombres; siempre
fué el instrumento, la cosa que su
señor trató despóticamente y á su albedrío.


11

VII

Lúgubres, tétricos son los cuadros que
acabamos de presentar y que demuestran
el atraso de los mencionados pueblos en
la proporción del maltrato dado á la mujer.
Enfrente de ellos presentemos ahora
otros de aspecto más risueño y que evidencían
el extremo contrario.

Veamos lo que fué el pueblo fenicio y
cual era la condición de la mujer en él:
los fenicios, rama desgajada del tronco
israelita, uno de los pueblos más civilizados
de la antigüedad, que trajo la luz del
progreso humano á varias partes de Europa;
los fenicios, que fundaron á Tiro, Sidon,
Tebas, Utica, Hipona, Marsella,
Ampurias y otras ciudades en Beocia,
Africa, Francia, España y otras naciones;
que establecieron colonias y edificaron
famosos templos, entre otros el de Cádiz,
consagrado á Hércules, cuyas ruínas se
han conservado hasta nuestra época; los
fenicios, que inventaron las letras y la
escritura, que aplicaron la astronomía
á la navegación é inventaron las artes
navales, y desarrollaron el comercio y
muchas industrias, tenían en alto predicamento
y debida consideración á la
mujer.

Con efecto, entre los fenicios las mujeres
gozaban de cierta igualdad, que á lo
menos las elevaba al rango de compañeras
de los hombres: ellas llevaban las
cuentas, hacían las escrituras, redactaban
muchos documentos mercantiles, trataban
y contrataban, compraban y vendían,
mientras que sus maridos se consagraban
á las tareas que les eran propias, ó
cruzaban en veleras naves las olas del
Mediterráneo en busca de las riquezas de
otros países, so pretexto de comercio y
de cambio.

Luego la mujer era allí libre, luego estaba
instruída, Por ello era la verdadera
compañera del hombre; por ello nos explicamos
la avanzada y utilitaria civilización
de aquel famoso pueblo de la antigüedad,
que siendo pequeño en número,
llevó á cabo grandes, colosales empresas.

Entre los habitantes de Licia, la madre,
y no el padre, transmitía al hijo el nombre
y el derecho de ciudadanía; de modo
que la mujer ocupaba en la sociedad un
lugar preferente al del hombre; más tampoco
este pueblo puede ponerse como
ejemplo, ni merece figurar en las civilizaciones
antiguas, porque huyendo de un
abuso, caía en el vicio extremo, desnivelando
la igualdad que debiera reinar entre
los dos sexos para formar una Sociedad
progresiva y armónica.

VIII

Egipto era en la antigüedad uno de los
países más ricos y que más adelantó por
el camino de la civilización. ¿Cómo ha
pasado de aquella grandeza que la historia
consigna, á la degradación, ignorancia
y barbarie que en épocas posteriores
contemplamos afligidos? Detengámonos
haciendo algunas consideraciones históricas,
y tal vez nos demos cuenta del fenómeno,
de la anomalía.

Bossuet en su Discurso sobre la Historia
Universal
, y citamos á este autor porque
en breves palabras compendia loque
todos afirman más ó menos latamente;
Bossuet dice: «Era Egipto el país más
bello del Universo, el más abundante por
la naturaleza, el mejor cultivado por el
arte, el más rico, más cómodo y más embellecido
por el cuidado y magnificencia
de sus reyes.»

Prescindamos de la consecuencia que
este autor saca de que tanta grandeza era
debida á los faraones, no á sus pueblos,
cuando es verdad que los reyes nunca
podrán hacer lo que no está en la condición
y facultades de sus vasallos, y prosigamos
nuestro examen.


12

Grande idea nos hace formar del antiguo
Egipto el número de inmensas pirámides
que erigió para sarcófagos de sus
reyes, según afirman la mayoría de los
autores, ó para desviar, según creemos
nosotros, las corrientes abrasadoras del
devastador simoun, toda vez que así lo
demuestran la situación y lineas que formaban
las cuarenta y tantas pirámides de
que tenemos noticia; situación que hacía
de dichas moles de piedra otras tantas
rompientes del furioso viento, que iba á
espirar desviado y extinguido hacia el
oeste, habiendo comenzado á soplar desde
el sud, y que desde que dichas filas de
pirámides no existen, muchas comarcas
que antes eran vergeles de la fertilidad
más lujuriante, se han trocado en desiertos
arenales.

Más sea como fuere, sean las pirámides
una aplicación grande y provechosa de
las ciencias, ó una serie de templos sepulcrales
con los que se pretendiera patentizar
el orgullo de los faraones, es obvio y
palmario que dan grande idea de aquel
pueblo, si se tiene en consideración lo
que significan y el trabajo que representan.
En dos de ellas trabajaron sin cesar,
por espacio de veinte años, más de cien
mil operarios, sin contar los directores,
ingenieros y arquitectos de aquellas obras.

¿Qué nos dicen los infinitos templos
magníficos y grandiosos, subterráneos ó
elevados á grande altura, que eran el orgullo
del pueblo egipcio? ¿Qué las colosales
esfinges, una de las cuales medía setenta
pies de altura, era tallada en la roca
y descansaba sobre la cúpula de un templo
subterráneo? ¿Qué los soberbios obeliscos
que plantaban á las puertas de sus
pagodas y edificios monumentales? ¿De
qué mecanismos se valían para remover
y erigir tamañas moles de mármol ó
granito?

A orillas del Nilo, y aún á grandes distancias
se contaban infinitos lagos artificiales
que nos asombran por su multitud
y dimensiones. Uno de ellos, el de Moeris,
tenía mas de 500,000 metros de circunferencia,
y en medio de él se elevaban á
trescientos pies desde flor de agua, ó sea
á seiscientos pies desde el fondo del lago,
dos pirámides coronadas por una estátua
gigantesca, grandiosa, cada una.

¿Qué idea podemos formarnos del edificio
sin rival en el wundo, del laberinto
de los tres mil aposentos de que nos habla
el padre de la Historia? ¿Qué procedimiento
químico estudiaron los egipcios,
para aprender á momificar sus cadáveres,
á fin de que se conservasen á través de
miles de años? ¿Cómo llegaron á fijar el
zodíaco, cuestión que aún hoy maravilla
á los sabios, y hasta dónde elevarían la
ciencia astronómica para que pudiera
formarse el célebre calendario de Tolomeo?

Los egipcios habían elevado monolitos
inmensos labrados, y estatuas que por su
tamaño merecieron el nombre de colosos,
tales como el de Páris y el de Rodas,
hecho de bronce en una sola pieza fundida,
y que al ser destruído por efectos de
un terremoto, suministró más de novecientas
cargas de camello. Advirtamos
ahora que esta titánica estátua de bronce
descansaba sobre muy alto y proporcionado
pedestal de mármol.

Además, Casiodoro nos habla de «máquinas
maravillosas, cuyos efectos parecen
trastornar el orden de la naturaleza»,
y Filostrato afirma que «hacían mover la
tierra como un mar alborotado» con las
cuales los sacerdotes egipcios, cuando
pretendían aterrar al pueblo y asegurarle
que las divinidades estaban irritadas
contra él, hacían temblar las ciudades á
la manera del terremoto.

Ya que hablamos del adelanto mecánico
de los egipcios, diremos que Architas
inventó una paloma que se alzaba y
volaba por los aires, sosteniéndose en alto
por espacio determinado de tiempo, y
que el matemático alejandrino Heron conoció


13

la fuerza del vapor, si bien no supo
aplicarla como en los tiempos modernos
á motores de gran potencia; hizo varias
máquinas y clepsidras, y señaladamente
el ingenio que le ha valido nombre inmortal
y que todos conocemos por la
fuente de Heron.

Ahora bien, ¿qué era entonces la mujer
en Egipto? Igual al hombre en potestad y
virtud; porque cumple notar que la mujer
era tenida por un sér inmoral é impuro
en casi todos los pueblos antiguos,
entre los asiáticos lo mismo que entre los
hebreos; era, decimos, allí un ser virtuoso,
era la compañera del hombre, que gozaba
de derechos sobre sí y sobre su
hacienda. Pomponio Mela, siguiendo á
Herodoto, explica que las mujeres egipcias
compraban, vendían y contrataban
sin el concurso de sus maridos, á pesar de
que en el orden social éstos ocupaban el
primer rango.

No existía allí la lepra social denominada
la poligamia, por más que algunos
autores modernos hayan querido sostener
lo contrario. No hay monumento que
atestigüe tal vicio, y ni Herodoto ni otros
de los autores de la antigüedad mencionan
semejante hecho, que no habrían
podido olvidar ni pasar por alto, si hubiese
existido. El ejemplo que aducen
algunos modernos, del rey Sesostris, no
tiene fuerza; porque se desprende de la
historia que las dos mujeres que tuvo
compartieron su tálamo, no á la vez, sino
una después de otra, por haber enviudado
de la primera esposa.

Verdad es que reinaba cierta tolerancia
para con el concubinato, pero no existían
hijos bastardos, puesto que todos llevaban
con tanta honra el nombre del padre, si
éste los reconocía ó adoptaba, como el de
la madre, si ocurría lo contrario. La mujer
seducida no quedaba deshonrada ante
la sociedad, y como compensación para
la esposa respecto de la tolerancia por el
concubinato, se concedía el divorcio á
petición de la mujer, mayormente si alegaba
y probaba que el marido amaba á
otra.

A medida que el pueblo egipcio fué
decayendo, una costumbre que por mal
entendido decoro habían adoptado las
mujeres, se convirtió en abuso por la insistencia
de los hombres: á fin de coartarles
decentemente la libertad de que
gozaban, ellos les inculcaron que por decencia
la mujer tenía que salir descalza
de casa, y en efecto, salían á veces de este
modo; más este uso se trocó en abuso,
hasta que en el siglo x, el califa Hakem-Bamr-Alá,
por decreto mandó que ningún
zapatero hiciere, so pena de la vida,
calzado para mujeres.

Este decreto significa que había comenzado
la esclavitud de la mujer, relegándola
á la vida exclusiva del hogar doméstico,
sin tomar la menor parte en la vida
exterior.

Lo que llevamos dicho últimamente se
refiere á los mujeres de Egipto libres; que
en cuanto á las esclavas nada podemos
afirmar. La historia no lo menciona, no
se ha dignado ocuparse de las clases inferiores
de la sociedad, juzgando de la
prosperidad ó decadencia de las naciones,
según la prosperidad ó decadencia
de los soberanos y magnates; más en
cuanto á nuestro asunto, debemos sin
duda considerar que la mujer esclava
participaba de la malhadada suerte de su
familia.

IX

¡Qué contraste nos ofrece esta nación
comparada con los pueblos y tribus del
Africa, en que no había asomado el menor
destello de las civilizaciones antiguas!
Por todas partes vemos hordas errantes,
feroces mejor que salvajes, en donde la
mujer ni siquiera tenía la suerte de ser
considerada como persona esclava, sino
que era tenida como acémila destinada á


14

todos los trabajos penosos, en tanto que
los hombres se entregaban á la holganza,
ó vivían entre luchas y danzas guerreras,
la pesca ó la caza.

X

En Grecia la mujer fué mucho menos
libre que en Egipto y Fenicia; mas debemos
estudiarla bajo dos puntos que abarcan
respectivamente la condición general
de la mujer griega en aquellos tiempos, y
que sin embargo son bastante diferentes,
es decir, en Atenas y Esparta, ó en Atica
y Lacedemonia, observando antes, á fin
de no maravillarnos ante los datos históricos,
que la civilización helénica reunió
muchos elementos de corrupción moral,
conforme acontece con todas las sociedades
que representan en la historia un período
de transición.

Las mujeres de Atenas se hallaban muy
sometidas al arbitrio del hombre, tanto á
consecuencia de las leyes, como por efecto
de las costumbres, y sólo se ocupaban
de los quehaceres domésticos y demás
trabajos de escasa entidad y nula significación,
sin tomar la menor parte en los
actos de la vida exterior; y por lo mismo
que se las condenaba á vivir retiradas
fuera de toda expansión, reinaba entre
ellas la mayor hipocresía y disimulo,
burlándose de sus opresores hasta el extremo
de abandonarse en las sombras
del misterio á la licencia y el libertinaje.

Daba, en cambio, Esparta más libertad
á sus mujeres y las tenía en grande estima
y respeto. De donde resulta que entre las
espartanas no se concibiese que una esposa
pudiese faltar á su marido: tan castas
y honradas eran en medio de la libertad
que disfrutaban, mientras que las
otras mujeres del Atica se hicieron famosas
por su conducta depravada y licenciosa.

Atenas fué, por decirlo así, la tierra
clásica de las meretrices y mujeres públicas;
Esparta, la tierra de la virtud severa
y noble. Escandalizábanse los atenienses
de que los espartanos concediesen tanta
libertad á sus mujeres y no las encerrasen
como ellos; y no obstantej en Atenas, Corinto
y Tebas, allí donde las mujeres
estaban sometidas por la ley y las costumbres
al dominio del más fuerte, existían
los focos de corrupción más escandalosos,
la orgía, la crápula, la liviandad,
la abominación, en tanto que Esparta,
pequeña ciudad que por su bravura valía
tanto como una nación, no vió nunca una
sola mujer libertina, ni oyó hablar jamás
de un adulterio,

Más ¿qué hombres salieron de uno y
otro pueblo? ¡qué hombres habían de salir
de uno y otro pueblo! Preguntadlo á
Leónidas, que con trescientos espartanos
defendió por espacio de tres días el paso
de las Termópilas, sucumbiendo todos en
la pelea, contra el ejército más grande de
la antigüedad, ejército compuesto de millones
de guerreros y mandado por el
vencedor del Egipto, de la Media y de la
Grecia, por Jerjes.

Otra hubiera sido la suerte de Grecia,
si los afeminados atenienses, que no tenían
valor para rechazar al enemigo y sí
para esclavizar á sus mujeres, hubiesen
hecho á proporción la mitad de lo que
hicieron los trescientos espartanos con su
rey á la cabeza, si hubiesen hecho la
cuarta parte no más de lo que en otra
ocasión hizo el inmortal Demóstenes, el
príncipe de los oradores, que con solo el
poder de su elocuentísima palabra detuvo
por espacio de quince años la ruina con
que Filipo de Macedonia amagaba á su
patria.

XI

En Roma la condición de la mujer fué
en los tiempos de su apogeo triunfal y
conquistador, más humilde y baja aún
que en Grecia. Pues ¿cómo, se nos dirá,


15

puede sostenerse que la civilización está
en razón directa del respeto y consideración
tributados á la mujer, si Grecia y
Roma, tan civilizadas, la menospreciaron
más que otros pueblos? Procuraremos refuter
esa objeción que á primera vista se
ofrece incontrovertible.

Grecia y Roma parecen haberse elevado
al apogeo de la ilustración y cultura
en la antigüedad; pero en nuestra humilde
opinión esa civilización era ficticia,
superficial, meramente especulativa,
literaria y artística; más no era la civilización
práctica y del trabajo, la civilización
sólida y moral. Uno y otro pueblo habían
recogido sucesivamente los despojos de
las civilizaciones pasadas en su parte
espiritual; pero no conocieron ó no pensaron
aplicar los medios prácticos de mejorar
la suerte de la humanidad, especialmente
con las virtudes del trabajo,
como lo habían hecho los fenicios y los
egipcios, lo cual constituye el verdadero
progreso, la verdadera civilizacion, por
más que las armas den á veces aparatosa
pujanza á las naciones.

¿Qué arte nuevo, qué industria nueva,
qué trabajo provechoso inventaron Grecia
ó Roma? ¿Qué mecanismo verdaderamente
ingenioso y útil se debe á cualquiera
de estos dos pueblos? Ninguno;
nada práctico, nada fundamental, nada
del trabajo que es el gran moralizador de
las gentes y la palanca que más levanta
las civilizaciones: tan sólo filosofía, letras,
bellas artes y la guerra, que son una parte,
y no la más esencial, del desarrollo de
los pueblos.

Sin embargo, en Grecia hemos examinado
la diferencia entre Esparta y Atenas:
en Roma debemos también estudiar
una diferencia trascendental observada
en diversidad de tiempo, así como en
Grecia en la de lugar. Roma frugal, proba,
libre y laboriosa, se desarrolló rápidamente,
fué logrando conquista tras
conquista el dominio de los pueblos, hasta
pasear sus águilas vencedoras por todos
los ámbitos del mundo conocido, por
Europa y Asia, por el Africa y los mares.

Entonces la mujer romana era libre,
entonces era la matrona venerable que
tanto respeto infunde en la historia, y á
la cual los romanos respetaban en todas
partes, y en la vía pública le hacían paso
inclinándose respetuosamente; pues ¡ay
del que le hubiese faltado! las leyes castigaban
con pena de muerte al osado que
la insultara ó que solamente le faltase al
respeto. Entonces la mujer tenía garantidos
los derechos naturales, tanto más
dignos de consideración cuanto más débil
es el que los goza.

XII

Pero á medida que los romanos fueron
haciendo esclavos en vez de aliados, á
medida que su despotismo fué cercenando
los derechos de la mujer hasta llegar al
extremo de encerrarla en una jaula de
cristal, de donde no podía salir sin que
el marido abriera; á medida que la desmoralización
pública corrompió el santuario
de la familia, ó que la inmoralidad
de las familias cundió á la vida social, la
corrupción más depravada se extendió
por doquier, destruyendo todos los principios
fundamentales de la sociedad, hasta
que los bárbaros, gente sin disciplina ni
arte en la guerra, sepultaron bajo inmensas
hecatombes y ruinas, la mentida civilización
del pueblo que había cifrado
toda su gloria y pujanza en la fuerza de
las armas.

Entonces la mujer era, en rigor, una
esclava; las matronas ya no se respetaban
ni eran respetadas, porque desconocían
todo pudor y vergüenza; entonces sucedió
que el senado tuvo que sentenciar
á muerte á ciento cincuenta matronas,
por haberse descubierto una conspiración
en que éstas se habían comprometido á


16

envenenar á sus maridos, que eran senadores;
entonces el hombre tiranizaba y
esclavizaba sistemáticamente á la mujer;
y nunca la tiranía despertó otra cosa que
rencores, odios y malas pasiones.

De nada serviría objetarnos aquí aduciendo
el ejemplo de las vestales, porque
al fin y al cabo podría ser tan sólo una
excepción insignificante de nuestro aserto,
aun cuando podemos contestar victoriosamente
recordando que las vestales
eran un principio religioso, y no es de
admirar que se les guardase respeto hasta
en los últimos tiempos de Roma. ¡Ojalá
que la mujer en general hubiese sido también
otro principio religioso para aquel
pueblo militar!

Por desgracia no sucedió así; las mujeres
romanas, en compensación de la tiranía
que las afrentaba, unieron, á la depravación
del alma, la depravación del
corazón y del cuerpo todo, y esa depravación
aumentó la inmoralidad pública,
que á la postre sucumbió á los golpes invencibles
que el cristianismo, abrazado
por los bárbaros, descargó sobre ella, hacienda
más notorio y solemne el triunfo
de las doctrinas del Hijo de Dios.

Los cartagineses habrían gozado, sin
duda, de la memoria que tributamos á
los romanos, y les consignaríamos una
civilización y cultura acumuladas á expensas
de las naciones que hubiesen sometido,
si las águilas de Roma no hubiesen
rasgado y destruído las banderas de
Cartago.

En todos los pueblos bárbaros de la
antigüedad como los celtas, iberos, cántabros,
galos, germanos, la mujer en general
era la esclava del hombre, porque
la compraba; estaba sometida á la ley del
más fuerte por leyes semejantes á las de
la India, de la China, de Grecia y de
Roma; pero con menos rigor, acaso, que
en estos pueblos, pues consta que algunas
de las naciones bárbaras concedían más
respeto y atención á la mujer que alguno
de aquellos grandes pueblos que se titularon
civilizados.

Los suevos, vándalos, alanos y hunos,
pueblos feroces y guerreros, en que sólo
imperaba la fuerza bruta y rara vez la
fuerza de la razón, trataban á las mujeres
con la dureza y crueldad de los pueblos
salvajes en todos los tiempos y países. Entiéndase
que las razas ó tribus desprendidas
de las masas de estos pueblos, y que
á veces son conocidas en la historia con
nombre particular, trataban respectivamente
á sus mujeres como los hombres
de cuya sociedad se habían separado.

Sin embargo, de la multitud de pueblos
bárbaros que antes y después de
Cristo invadieron la Europa como oleadas
que en borrascoso piélago empujan
otras oleadas, y se cruzan, confunden ó
destruyen, una raza debemos exceptuar,
la de los godos, que posteriormente se dividieron
en visigodos y ostrogodos, por
haberse instalado unos en el Oeste y otros
en el Este. No obstante su carácter belicoso
y ánimo esforzado, toda vez que se
abrieron paso por entre los demás pueblos
hasta llegar á España, traían en sí
quizás los gérmenes de una civilización,
ó cuando menos un carácter apacible y
condición civilizadora. Queda así entendido
que respetaban á sus mujeres, y que
les dejaban gozar de cierta libertad, en
consonancia, sin duda, con las costumhres
de los primeros españoles, oriundos
de los antiguos fenicios y otras razas, que
se confundieron con los godos invasores.

Pero los godos, único pueblo que ha
dejado más huellas de su civilización en
nuestra patria, imitaron la conducta de
los romanos y sufrieron idéntica suerte:
habían empezado por arrojar de la península
á los romanos; en el espacio de tres
siglos progresaron rápidamente en la industria
y en las letras, y redactaron el famoso
Fuero Jizgo y el Libro de los Jueces,
el primero de los cuales es quizás el código
más completo, más importante y regular


17

de cuantos se formaron desde la
caída del imperio romano. Más á consecuencia
de la corrupción que entre ellos
fué desarrollándose, se hundieron en el
Guadalete para no levantarse jamás.

No atribuyamos semejante ruína y catástrofe
á la legendaria Florinda ó la
Cava, seducida por D. Rodrigo, ni á la
traición de D. Julián, de los Witiza y del
obispo D. Opas que se vendieron á Tarek;
porque estos hechos aislados nada
significarían por sí sólos. Sin la corrupción
general no hubieran podido esos
traidores abrir las puertas de la patria á
su enemigo más encarnizado, enemigo de
raza y de religión.

Fáltanos únicamente hablar de los escitas,
para terminar nuestro examen de la
mujer en la antigüedad. Compraban á
sus mujeres, ó por mejor decir, ya que
entre ellos no existía la moneda, las adquirían
á cambio de otros productos de
valor conceptuado igual ó que variaba
probablemente, según la mercancía ó los
medios del comprador. Es dudoso si la
mujer así comprada, servía para todos
los hermanos de una misma familia, fundándose
en que para ellos todos los bienes
eran comunes; pero Herodoto niega
la existencia de la poliandria entre los escitas,
si bien afirma que reinaba entre-los
masagetas y algunas tribus de la Arabia
Feliz.

No así cabe dudar que la poligamia
existía en algunas tribus de la rama escita,
aunque se distinguía la esposa de las
concubinas. Entre los mongoles, hermanos
de los escitas, los hombres compraban
cuantas mujeres les permitía su fortuna,
sin que por ello fuese maltratada la
mujer en general. El divorcio, que la esposa
podía pedir y alcanzar, la ponía á
cubierto del despotismo marital. Pero eso
no quiere decir que allí la condición de
la mujer fuese buena; puesto que al fin y
al cabo, aun la esposa era esclava del
hombre, sin gozar de ninguno de los naturales
derechos á la igualdad ó á la atención
y al respeto.

XIII

Tocante á los pueblos europeos de la
Edad Media, poco tendremos que decir.
A pesar de que el cristianismo instituyera
la igualdad del hombre y la mujer en sus
respectivas esferas, la ignorancia, superstición
y barbarie de dicha edad apagaron
los torrentes de luz que había producido
la santa doctrina del Martir del Gólgota;
y el hombre, torpe ú obcecado, se encenagó
en el caos de las pasiones y apetitos
cuando no fué víctima de unos ú otras, y
de ahí provino que volviera á imperar el
dominio de la fuerza. Por tanto la mujer,
más débil é ignorante, se vió en general
sometida al poder absoluto del hombre,
si bien podía libertarse de él yendo á encerrar
su juventud y hermosura en los
claustros erigidos por la religión católica.

Si alguna prueba elocuente necesitara
el cristianismo para demostrar su inmensa
superioridad sobre todas las demás
religiones, para patentizar su divinidad,
la tendría en el hecho de que todas han
consagrado y admitido la degradación
moral y hasta material de la mujer, divinizando
la prostitución, que tenía sus templos
y altares, sancionando la poligamia
y todos los concubinatos, para los cuales
instituyéronse dogmas y preceptos; al paso
que la doctrina de Cristo condenó todos
los infames abusos que pudieran cometerse
contra la mujer, elevándola á la categoría
del hombre, y proclamando como
virtudes que acaso el hombre por sí mismo
no hubiera llegado á comprender jamás,
la castidad y el amor del hombre á
una sola mujer, de la mujer á un solo
hombre.

La Edad Media, período de transición
en que se había de reconstruir el gran
dioso edificio social sobre los escombros
de las antiguas civilizaciones, es una


18

época de confusión y trastorno, tanto
más vasta aquella, tanto más prolongado
éste, cuanto más terribles habían sido los
estragos ocurridos con la destrucción del
mundo antiguo, y cuanto más distintos y
opuestos habían de ser los elementos que
constituyesen el mundo moderno.

La mujer en la Edad Media era realmente
una esclava aherrojada con las cadenas
del despotismo, de las leyes, de las
costumbres y de la ignorancia, superstición
y fanatismo. Así comprendemos el
atraso, desorden y calamidades de la edad
mencionada, porque de los datos históricos
se desprende que, destruídos los restos
de las civilizaciones antiguas, ó cuando
menos olvidados ó revueltos en confuso
desorden, y aunque echados los cimientos
de otra civilización más grande, la que
iba edificando poco á poco la moral santa,
la doctrina sobrehumana de Jesucristo,
en general, la mujer no era á corta diferencia
otra cosa que el ser débil y despreciado
de los pueblos sumidos en la ignorancia
y salvajismo, donde no suele
haber más ley ni razón que la razón y la
ley del más fuerte ó poderoso. Entre el
ignorante y el salvaje no suele haber más
diferencia, con respecto al sexo débil, que
la que va del uno al otro estado en que se
encuentran.

XIV

A lo dicho mencionemos una excepción
en pró de nuestra querida España,
porque se refiere á un hecho que trascendió
á las naciones más avanzadas de
Europa en aquellos tiempos. Los restos
del pueblo godo y de la raza indígena española,
empujados primero por la invasión
musulmana hasta las impracticables
sierras de la cordillera pirenaica, fueron
extendiendo luego su dominio de una
manera paulatina pero constante, y constituyeron
naciones muy adelantadas, que
acabaron de arrojar del suelo de la Península
á dichos invasores; y por último,
agregados en un solo pueblo, elevaron el
templo de una nueva y progresiva civilización,
que regaló á la codiciosa Europa
un mundo conquistado á las misteriosas,
aterradoras olas del Océano, abriendo
una de las vías más anchas á la actividad
humana.

Ahora bien, no debe asombrarnos ya
esa pujanza ni el desarrollo intelectual
del pueblo que antes que los demás de
Europa tuvo una literatura de primer orden,
y de la cual han tomado norma, y
tal vez copia, algunas de las naciones cultas,
porque entonces imperaba en España
en favor de la mujer el indicado espíritu
caballeresco y de honesta galantería, espíritu
que suavizaba las costumbres y
ensanchaba la mente en los nobles y los
plebeyos, por cuanto es sabido, por cuanto
es lógico que los ejemplos de los grandes
han de influir en la moral de los pequeños,
tanto en el bien como en el mal.

¿Qué era, qué había de ser la mujer en
los países salvajes? Lo que antes había
sido en las naciones y tribus sobre las
cuales no había brillado la luz de la inteligencia,
ni en las cuales había penetrado
la menor cultura moral: la mujer permanecía
en tales pueblos bajo el dominio
despótico y arbitrario de la fuerza animal,
como entre las hordas salvajes de la antigüedad,
de todos los tiempos.

XV

Después de la sucinta reseña que hemos
dedicado á la condición de la mujer
en la Edad Media y sin entrar en más
pormenores que poco nos ilustrarían, haciéndonos
incurrir tal vez en inútiles repeticiones,
la estudiaremos en los tiempos
actuales, deteniéndonos primero en los
pueblos incultos y pasando enseguida á
las naciones civilizadas de Europa y América.


19

¿Que es hoy la mujer en el Asia? Lo
mismo que fué en la Edad Media, lo
mismo que en la antigüedad: un sér conceptuado
impuro é inmoral y por tanto
despreciado, sometido al capricho del
hombre, sin gozar la menor representación
aparente en el orden social, político
y religioso, sin tener la menor autoridad
en la familia, en la cual ni siquiera tiene
derechos sobre si, sobre su hacienda, ni
sobre sus hijos...

Los musulmanes, tanto del Asia como
de Europa y Africa, desprecian á la mujer
de la manera más deplorable, y no
solamente la consideran como objeto destinado
á la satisfacción de sus estragados
antojos, sino que la maltratan, y la agobian
bajo el peso de trabajos impropios
de su debilidad, exceptuando empero á
los magnates que han recibido parte de
la cultura europea, ya sea por su educación,
ya por las relaciones más ó menos
íntimas y sostenidas con los europeos.
Pero eso no impide que la mujer de alta
alcurnia, lo propio que la de baja extracción,
sean víctimas de un despotismo humillante
y depresivo.

Entre los albaneses, servios, búlgaros,
griegos, y mayormente entre los valacos,
húngaros y montenegrinos, se trata á la
mujer del modo más abominable; además
de los quehaceres domésticos, todos
los trabajos duros y penosos son para
ella; el cultivo del campo, la recoleción
de las cosechas, el acarreo ó transporte
de los frutos... todo, en fin, lo hace la
mujer, pudiendo decirse de ella que con
el sudor de su rostro gana el pan de su
marido ¡oh mengua! A lo menos le fuese
recompensado tanto trabajo con amor,
con dulzura... pero no, el marido, el haragán,
la trata con la dureza del negrero
al esclavo. ¡Tanta es la bajeza de la fuerza
bruta, si deja de inspirarla el sentimiento
religiosos, comprar ó alquilar cuantas
mujeres se les antoje, resultando de ahí
una poligamia aun más escandalosa que
la de los musulmanes, sin que al gobierno
se le ocurra vigilar respecto del trato que
dan á dichas desgraciadas, con tal que
los atropellos, los escándalos y abominaciones
del hombre en su gineceo, no despierten
eco entre la voz pública. Pueden
martirizar á la mujer mientras no ofendan
la moral; pero ni aun entonces se castiga
á los hombres: se les amonesta para que
tengan más decoro... ¡Qué moral y que
castigo!

Prosigamos: ¿qué es la mujer en la India
y en el Tíbet, allí donde la naturaleza
ha prodigado á manos llenas la fertilidad,
la hermosura y la abundancia? Una cosa
enteramente degradada, envilecida, inferior
al paria y al esclavo, dueños de su
mujer; un sér que á fuerza de embrutecimiento
moral y físico ha llegado á perder
la conciencia de lo que vale ó pudiera
valer... En tanto es así, que la expressión
más ofensiva que allí puede dirigirse á un
hombre es decirle: eres una cabeza de mujer,
que es decirle más que imbecil, estúpido
é idiota.

En aquellas feraces comarcas la mujer
no sabe ni puede saber más que hilar,
cocer el arroz y hacer las faenas domésticas,
y solamente las mujeres sin honor,
las bayaderas ó prostitutas, pueden permitirse
el lujo de aprender á leer, bailar
y cantar. Sería indecoroso, sería indecente
que una mujer honrada tuviese un
libro en las manos; y si tan siquiera conociese
las letras del alfabeto, se avergonzaría
de confesarlo. Su marido, á quien
debe tratar siempre no sólo ya de señor,
sino también de dios bondadosísimo, la
maltrata del modo más cruel, como cosa
que le pertenece por compra, puesto que
comprar mujer ó casarse es lo mismo,


20

particularidad de que se casan con mujeres
de cinco, seis ó siete años, las que al
llegar á los quince ó veinte han perdido
todos los atractivos, se han vuelto viejas,
arrastrando de allí en adelante una existencia
miserable, que tal vez no nos atreveríamos
á comparar con la de un perro
ó animal de carga, por temor de dar incomplete
nuestra idea. Más aún: si durante
su prematura juventud, cuando son
hermosas todavía, tienen la desgracia ó
la suerte de enviudar, no pueden volver
á casarse, como ni tampoco en el caso de
morir su prometido esposo. Es decir,
cuando por su edad y experiencia podrían
contribuir al bien general con las
luces especiales de la inteligencia femenina,
tan necesarias quizás para el progreso
como los conocimientos varoniles,
esas pobres mujeres se ven arrojadas de
la sociedad libre, y vejetan miserablemente
en degradada esclavitud.

Entre algunas tribus del Tíbet, así como
en ciertas castas de la India, existe la
poliandria con otros abusos que no es
propio de este lugar exponer. De igual
modo que entre los antiguos masagetas y
otras tribus de la Arabia Feliz, el hermano
mayor escoge una mujer, y ésta es la
esposa de todos los hermanos de una familia.
En el cuerpo de nuestra historia
daremos pormenores sumamente curiosos
respecto de esa anómala costumbre
que produce mayores estragos quizás que
la poligamia.

De las muchas naciones del Asia, solamente
conocemos un pueblo en donde la
mujer sea libre y considerada igual al
hombre, el pueblo que habita en Gorkha.
Allí la mujer trabaja con independencia,
compra, vende y contrata sin el concurso
del hombre, debiéndose esa parte de cultura,
no sólo á las relaciones más ó menos
frecuentes y duraderas que han tenido los
moradores de Gorkha con los pueblos civilizados,
sino también á la particularidad
de ser ellos los vestigios de una civilización
cuyo centro y capital era dicha
ciudad.

XVI

Antes de pasar á otro punto, nos cumple
hablar de las suteas, es decir, de las
viudas que, al ser entregados á las llamas
los despojos de su difunto esposo, deben
ser arrojadas á la misma hoguera, para
que después de la muerte tenga el marido
siervas que cuiden cariñosamente de él.
A pesar de los esfuerzos de los europeos y
mayormente de los ingleses, tan infame
costumbre subsiste en el Indostán, no
por voluntad y abnegación de las pobres
mujeres, sino por la superstición religiosa
que apellida deshonrada á la infeliz que
así no se sacrifica (puesto que solamente
puede ir á vivir con los parias) y por la
fuerza, como quiera que los sacerdotes
no se desdeñan de arrojar por sus propias
manos y con violencia las viudas á la
hoguera del difunto señor, cuando se
muestran reacias á pesar del temor de la
deshonra.

Cuatro mil años atrás era la China lo
mismo que es en la actualidad, y por
consiguiente, lo que digamos de las mujeres
de hoy puede aplicarse á todos los
tiempos de la historia: la mujer es en
aquella vasta nación una esclava mejor
que una esposa, sometida al arbitrio del
hombre, sin que tome parte ni intervenga
de modo alguno en los negocios públicos
ó particulares, ni tenga siquiera derecho
á ser respetada en el seno de la familia,
donde no se le concede ninguna autoridad
ni prestigio.

A pesar de su contacto con la civilización
china, los habitantes de la isla de
Corea ceden lugar distinguido á la mujer
en la sociedad y en la familia, y por esto
sin duda los chinos les llaman cobardes
y afeminados, los chinos, que, contando
con una población mayor que la de toda
Europa, ó sea de unos 400,000,000 de


21

habitantes, fueron casi siempre derrotados
por los mogoles y calmucos, contra
los cuales tuvieron que edificar la famosa
gran muralla de 2,000 kilómetros de largo,
y que en 1840 fueron vencidos por un
puñado de europeos y posteriormente por
otro número mas pequeño y varias veces.
Estos son los que llaman cobardes á los
que tratan dignamente á la mujer. Gran
valentía será para ellos la del hombronazo
que maltrata á un sér débil.

En la isla de Formosa la mujer es estimada
más aún que en Corea, y en cierto
modo viene á ser la alegría de la familia,
pues suele mirar en ella el amparo de sus
padres cuando no pueden ya valerse á
causa de las enfermedades ó por efecto de
la vejéz, puesto que el joven que toma esposa
debe pasar á vivir con los padres de
ella, y servirles de sostén en caso necesario.
La mujer, pues, mejor que el hombre,
es allí la base de la nueva familia.

Más libre que en toda el Asia es tal vez
la mujer en el Japón; pero es despreciada
como un ser inferior, y dicha libertad
más bien pudiera tomarse por indiferencia,
especialmente cuando la mujer todavía
es soltera. Tampoco se tiene ella misma
en grande aprecio, como si la educación
recibida correspondiese á la mala
opinión que se forma tocante al particular.
Por otra parte, si bien en la familia
una sola lleva el título de esposa, reina
en el Japón la poligamia; y todo, hacienda,
autoridad, derechos, pertenece al marido
ó señor.

La compra y venta de mujeres es una
de las ramas principales del comercio en
varios pueblos del Cáucaso, y especialmente
en Circasia y Georgia, y estas desgraciadas
esclavas han perdido de tal
modo su dignidad ó creen tan natural y
preciso ese infame tráfico, que no se avergüenzan
de formar parte de los rebaños
de mujeres expuestos á la vista del comprador,
antes bien se alegran, porque
imaginan gozar delicias auguradas, y se
estiman en tanto más en cuanto mayor
es el precio que por ellas se da. Con estas
mujeres, que son hermosísimas, se proveen
los serrallos de Constantinopla y
grandes ciudades turcas.

En cambio, la mujer de Armenia es
respetada, y en vez de venderla, sus padres
la dotan y casan del mejor modo
que pueden y conforme les inspira su paternal
solicitud, con lo cual se le da cierto
realce y buena posición en la vida. Pero
de todos modos el despotismo de los hombres
llega á tal extremo, que no permiten
que sus esposas salgan de casa más que
dos veces al año, por Pascua y por Navidad,
para ir á la iglesia.

XVII

Todas las tribus del Asia superior someten
la mujer á la más ínfima condición,
puesto que es menos aún que la esclava;
sucumbe agobiada por el excesivo
trabajo que presta en el aduar, y se la
considera como un sér impuro, señaladamente
desde que es madre. ¡En cuantas
tribus de samoyedos, calmucos, así como
de lapones, esquimales y otras gentes de
las regiones polares, la mujer no tiene siquiera
nombre!... ¡es una mujer!... es
decir, lo propio que un perro ó un reno,
que sirve para arrastrar el trineo.

Casi todos los pueblos boreales, gente
soez y hedionda, nauseabunda y manchada
de pringue y churre, declaran impuras
á las mujeres... ¿Risum teneatis,
amici?
y las tienen como animales que
hacen todo el trabajo fatigoso: ellas plantan
las tiendas en sus nómadas excursiones,
preparan la comida, la caza, la pesca,
las pieles, y no son dignas de comer á
la mesa del señor... hediondo y asqueroso,
ante quien no pueden permanecer de pie
sino arrodilladas, sin poder hablar ni levantar
los ojos, esperando que el amo les
arroje los restos de la comida, como
aguarda el perro un hueso que roer.


22

Cuando esa infeliz va á ser madre, es
decir, en la ocasión en que los hombres
civilizados tenemos más atenciones y solicitud
para nuestra tierna compañera,
para la que va á ser madre de nuestro
hijo, allí la mujer es impura, pero de tal
suerte, que no puede presentarse á su marido,
ni entrar siquiera en su choza, ni
comer carne fresca, sino que ha de nutrirse
con la carne ó pesca medio podrida
y seca de las provisiones viejas y abandonadas,
que ni aun los hambrientos carnívoros
quisieran comer.

¿Qué es la mujer en el Africa salvaje,
desde el estrecho de Gibraltar hasta el
cabo de Buena Esperanza, desde el cabo
Verde hasta el cabo de Guardafuy? Prescindiendo
de las factorías ó posesiones
europeas, la mujer es una acémila, una
bestia de carga destinada á todos los tratamientos
crueles y á todos los trabajos penosos,
en tanto que los hombres se deleitan
en la guerra ó en las fiestas y danzas.
Esto explica la ignorancia y barbarie de
ese gran continente, á pesar de los muchos
siglos de existencia que cuentan algunas
de sus naciones ó tribus.

En el mundo de la Oceanía la condición
de la mujer es muy inferior á la que
observamos en otras islas y archipiélagos
abandonados en las soledades del Océano.
Especialmente en Malasia, Java, Borneo,
Sumatra, y otras islas dependientes
de éstas, la mujer es más infeliz que en la
China, porque además de sufrir los desastres
contínuos de una poligamia escandalosa,
está sometida al mal trato de un
despotismo ilimitado y veleidoso.

Más aún: en la parte de la Polinesia,
comprendida entre Nueva Holanda y
Sandwich, la mujeres considerada impura,
cuya presencia mancha todo lo sagrado...
¡ay de ella si se atreviese á acercarse
á las moradas sacerdotales! porque
entonces no habría castigos bastante crueles
para martirizarla.

A fin de tratarlas con todo el rigor que
los bárbaros despliegan contra sus enemigos,
los salvajes de las tribus de Australia,
Nueva Gales del Sud, Nueva Holanda
y tierra de Van Diemen, van á robar las
mujeres que pretenden por esposas á las
tribus enemigas... ¿Cómo podrán ser consideradas?
Son esclavas destinadas á los
trabajos más duros. El marido permanece
en la holganza, y á la más leve falta de su
mujer, le da un golpe de rompe-cabezas,
que á veces mata en el acto, y otras veces
después de dolores sin cuento; más ¡qué
importa! si muere, otra en su lugar... á
robar una hembra y punto concluido.

En aquellas regiones sólo reina la fuerza
brutal, sin existir siquiera alguno de
los afectos instintivos que la naturaleza
infunde en los irracionales para con sus
hembras y cachorros; pero cumple notar
que aquellas gentes con algunas tribus de
la América salvaje, ocupan la última
grada de la especie humana. Considérese,
además, que cuando un marido
muere, suelen sus parientes matar á la
esposa, para que los de otra tribu no puedan
robarla, ó para que ella, fuera de la
vigilancia de su verdugo, no pueda escapar
y casarse con otro hombre de su
gente.

Verdad es que en el resto de la Polinesia
se trata con menos dureza y brutalidad
á la mujer; pero en Viti, Ticopia y
Nueva Guinea, donde no pueden negarse
frecuentes casos de antropofagia, las mujeres
son tan desgraciadas como las anteriores,
ó más tal vez: lo mismo que entre
los moradores de las regiones polares, no
se las conceptúa dignas de comer con los
hombres, y hacen todos los trabajos,
mientras sus maridos guerrean, construyen
piraguas ó chozas, ó no hacen nada,
que es lo más común. A la muerte de un
jefe se inmolan muchas de sus mujeres,
para que en la vida futura pueda hacer
digno alarde de su calidad y pujanza.

En las tribus indígenas de América,
generalmente la superioridad moral, la


23

consideración particular, consiste única y
exclusivamente en la fuerza física.

Las mujeres no son siquiera admitidas
á la mesa de su marido, que las dejaría
morir de hambre, una tras otra, antes
que sufrir la menor privación de su glotonería...
¡y se creería deshonrado si bebiese
en la copa que una de sus mujeres
ha tocado con sus labios!

Impera, conforme se desprende de lo
que acabamos de decir, la poligamia en
la América salvaje; pero reviste caracteres
tan peculiares, que no queremos prescindir
aquí de indicarlos cuando menos.
Lo mismo que acontece con varios cetáceos
de los mares y con muchas fieras de
las selvas, el salvaje americano que codicia
las mujeres de otro ó que por casualidad
se encuentra con amigo ó enemigo
que trae mayor ó menor número de esposas,
suele provocarlo á duelo de muerte,
y el que vence se marcha riendo diabólicamente
con las mujeres de ambos.

No es posible formarse idea de los sufrimientos
de esas desgraciadas, de las
cuales disponen los hombres como de viles
animales: las venden, cambian, prestan,
alquilan, sin que ellas osen exhalar la
menor queja; pues semejante atrevimiento
sería castigado cruelmente y hasta quizás
con la muerte. Su obediencia ha de
ser absoluta, aun cuando se las obligue á
amamantar oseznos demasiado pequeños
para ser comidos. Ellas tienen á su cargo
todos los trabajos: preparar los alimentos,
cargar con las provisiones y útiles en la
marcha, llevar la caza, la pesca, sembrar,
recoger, trillar, en tanto que ellos descansan
ó se entregan á sus saturnales y regocijos.

XVIII

Respecto á la mujer de las naciones civilizadas,
en la época actual, es de notar
que cada día va adquiriendo mayor consideración.
No es del caso entrar aquí en
pormenores que alargarían demasiado
esta reseña, cuyo objeto no ha sido otro
que el de manifestar que los pueblos ostentan
la civilización y cultura en proporción
directa del respeto y consideración
que tributan á la mujer; y esto sucede en
los tiempos actuales del mismo modo relativamente
que en las épocas pasadas.

XIX

Cúmplenos afirmar aquí de una vez para
todas, que no hemos buscado la utopia
ni la idea favorable para despreciar la
que pudiera contrariar nuestras convicciones.
Discutimos donde cabe llevados
siempre de nuestro espíritu de imparcialidad,
como importa tratándose de una
obra esencialmente histórica; de modo
que de antemano desengañamos á los
que en vista de lo expuesto presumieran
que vamos á defender lo que ha dado en
llamarse modernamente emancipación de
la mujer. Para nosotros el bello sexo se
ha emancipado ya en el bueno y verdadero
sentido de la palabra, faltando á lo
sumo que se desvanezcan algunas preocupaciones
contrarias á la libertad que
merece la mujer; y que se disiparán á medida
que el progreso se cumpla en todas
las esferas y en todos los ramos del orden
social.

Conviene distinguir que la emancipación
de que nos mostramos adversarios
por las razones que aduciremos, es una
utopia impracticable, puesto que por ella
se pretende igualar al hombre con la mujer,
á los que las ciencias y mayormente
la filosofía y la fisiología nos demuestran
distintos y diferentes. Concebimos que la
esclavitud de la mujer en otros tiempos ó
en países bárbaros haya levantado el ardor
de pensadores y poetas, llegando al
extremo de proclamar que la mujer puede
y debe ser, por ejemplo, ministro, político,
gobernador, abogado, juez, alcalde,
etc., etc.; pero eso nunca será realidad
absoluta, porque hay leyes eternas, principios


24

fundamentales que á ello se oponen,
conforme veremos.

Quisiéramos que la mujer ocupase el
lugar á que le dan derecho sus aptitudes,
sus facultades y sexo; que desempeñase
los cargos y profesiones á que parece natural
y lógicamente destinada, por más
que ahora los ejerzan hombres, á la vez
que ellas ocupan puestos que son contrarios
á su delicadeza, debilidad y complexión,
y sobre todo impiden el necesario
cumplimiento de la misión importantísima
que Dios y la naturaleza le confían;
pero nos opondríamos siempre á que en
la sociedad, la religión y la política fuese
la mujer igual al hombre en absolutos deberes
y derechos, toda vez que sus facultades
son muy distintas. En suma, respetamos
demasiado al bello sexo para desear
que fuese ridículo.

Pero no es este el lugar oportuno para
extendernos en consideraciones que corresponden
al cuerpo de la presente obra.
Aquí debemos únicamente acabar de exponer
el plan que nos hemos propuesto
desarrollar. Por lo tanto, después de estudiar
al bello sexo en todos los países y á
través de las edades, insiguiendo en lo
posible el orden cronológico, dedicamos
nuestro estudio á la mujer de los tiempos
modernos y bajo todos los aspectos sociales,
aduciendo las razones sólidas que
existen para tributarle la justicia que se
merece y concederle la gloria y los méritos
que con sus virtudes ha conquistado.

Lejos de nosotros el partido resuelto de
antemano de negar que el sexo débil carezca
de defectos ó no necesite perfeccionarse.
Precisamente uno de los objetos
principales de la presente obra consiste
en escudriñar tales imperfecciones, para
señalar á continuación los medios de
amenguarlas y hasta extirparlas, puesto
que no dudamos que cuanto más se perfeccione
ó eleve en el concepto social la
que es nuestra madre, nuestra esposa,
nuestra hermana ó nuestra hija, tanto
más enaltecida queda la familia y la sociedad.

El destino de la mujer no interesa solamente
á la mujer, sino también á la humanidad
entera, toda vez que las costumbres,
precursoras de las leyes, tienden á
uniformar y armonizar el desenvolvimiento
espiritual del sexo débil con el del
hombre, si bien que por senda distinta;
pues no podrá hacerse nunca de la mujer
un hombre, como pretenden los mal
llamados emancipadores, sino el complemento
de la especie humana.

Para el verdadero progreso de las civilizaciones,
tan necesario esel hombre como
la mujer; ambos han de trabajar al
mismo fin, cada uno en su esfera y según
sus aptitudes y fuerzas. Y en esa obra de
mancomunidad nunca jamás debiéramos
los hombres olvidar que Eva fué creada
compañera y no esclava del hombre. El
varón fuerte se ostenta en toda su grandeza
cuando es generoso y noble con la débil
compañera, á la que debe procurar
engrandecer, nunca sumir en la servidumbre
humillante, como lo practican
aquellos que solo tienen el vigor y crueldad
de la cobardía.


[TOMO PRIMERO]

LIBRO PRIMERO
¿QUÉ ES LA MUJER?

Capitulo primero
DIFERENCIAS MORALES ENTRE AMBOS SEXOS

I
La fuerza y la sutileza.

LA mujer es diferente del hombre.
Por lo tanto consideramos
estéril, ó poco menos, todo estudio
filosófico que se proponga
darnos á conocer el bello
sexo analizando las cualidades
y aptitudes del sexo fuerte y
haciendo de ahí deducciones
más ó menos profundas en la semejanza de
la naturaleza física y espiritual de la mujer y
del hombre.

Así pues, antes de entrar plenamente en
las cuestiones históricas que debemos dilucidar
en la presente obra, es preciso que hagamos
comprender claramente, y tal cual es, el
objeto de nuestro estudio, sin admitir dudas
ó confusiones que pudieran apartarnos del fin
á que nos encaminamos. De otro modo es obvio
que incurriríamos en el error de los que
suponen á la mujer superior al hombre, ó de
los que afirman que éste es superior á aquélla,
cuando en realidad ambos son distintos.

Los dos sexos en la creación se completan,
constituyen un todo armónico y concurren á
formar una misma especie en el orden natural
lo mismo que en el orden psíquico; pero


26

no deben confundirse ni asimilarse en un solo
tipo moral, porque ambos discrepan de
manera notabilísima, si bien convergen al desenvolvimiento
de la humanidad por lineas
muy divergentes. Esa diferencia, empero, no
implica la idea de superioridad ó inferioridad.
Dos cosas muy diferentes pueden tener igual
valía.

Generalmente el hombre se distingue por
el vigor, la fuerza, la energía y la decisión,
mientras que en la mujer notamos más comunmente
la delicadeza, la suavidad y la astucia.
Pero esto mismo hace que por lo regular
sean en el hombre graves vicios, lo que
en la mujer no son más que meros defectos.
Todo en el hombre está vigorosamente acentuado,
todo es decisivo, en tanto que en la
mujer vemos indeterminadas y vagas la mayor
parte de sus condiciones. Podría decirse
que él es una realidad, y que ella es una sombra,
si no temiéramos con esta figura retórica
dar un argumento en favor de aquellos que
atribuyen toda la importancia al hombre y
niegan toda representación á la mujer.

Nos hemos propuesto escribir con entera
imparcialidad y así seguiremos volviendo por
los fueros de la justicia, notando que muchas
veces se toman por crímenes y delitos en la
mujer, lo que en el hombre se conceptúa á
lo más como vicios y defectos de poca entidad.
Bajo este criterio injusto se quiere juzgar
á los dos sexos siendo nosotros juez y parte
en la cuestión y oponiéndonos con pertinacia
á que la mujer se defienda, como quiera que
empezamos por negarle toda rectitud y moralidad.

En el sexo fuerte los caracteres, repetimos,
están determinados, no pertenecen á un justo
medio, sino que perfectamente buenos ó
malos no conocen más que los extremos.
Muchos abusan de sus fuerzas morales y físicas,
sin ni siquiera apercibirse de ello, merced
á las falsas ideas que respecto de la mujer
nos han legado otras edades en que la justicia
era el derecho ó el privilegio del fuerte
contra el débil. Hasta aquí los hombres han
dominado, y las mujeres obedecido, sin más
razón que la que acabamos de indicar, y si algo
ha podido la influencia de la mujer en la
existencia de los hombres, ha sido de una manera
indirecta, por insinuación y con dulzura.

La voluntad decidida y terminante de la
mujer suele asombrarnos, y su insistencia
nos irrita y subleva; de suerte que mientras
el hombre puede hacer uso de toda clase de
armas, no consentimos que la mujer emplee
otras que las desdeñadas por nuestro vigor, y
cumple decir que éstas á veces nos han vencido
más eficazmente de lo que se hubiera logrado
con la fuerza y la violencia.

Efectivamente, ¡cuántos hombres se avergonzarían,
llenándose de confusión, si llegasen
á conocer la clase de armas que amenudo
los subyugan y vencen! Pero desde el momento
en que lo ignoran, toleran el yugo que
la mujer les impone, sin que el rubor salte á
su rostro. Puede decirse que el hombre no
suele ver las espinas que se esconden entre
las flores que se le ofrecen. Muy amenudo está
convencido de que se cumple su voluntad
cuando realmente obedece á la mujer. Sólo
así se comprende y explica que á pesar de haber
negado al bello sexo todas las facultades
que podían darle algún dominio en la sociedad,
á pesar de haberle negado todos los derechos,
haya conseguido hacer valer su influencia
y tomar una parte eficaz y activa en
los destinos del linaje humano.

Si la naturaleza ha negado la fuerza á la
mujer, le ha concedido en cambio la sutileza
y el tacto, cualidades ambas de que suele estar
desprovisto el hombre en general, porque
únicamente algunos seres privilegiados del
sexo fuerte están dotados de estas cualidades
que, si á primera vista parecen insignificantes,
dan sin embargo una preponderancia decisiva
al que las posee: estas cualidades suelen
ser el distintivo de las personas superiores,
aun cuando no se distingan por un genio
de primer orden.

No siempre la fuerza puede alabarse de las
conquistas, porque de conformidad con el
adagio que dice más vale maña que fuerza,
vemos que la sagacidad y la astucia pasan
por entre los obstáculos y dificultades que la
fuerza, orgullosa de su poder, acomete de
frente para ser derrotada. Si los hombres supiesen
cuanto más fácil es hacer aceptar una
idea por medio de la insinuación y delicadeza,
no la presentarían jamás bajo aspecto duro
y forma brusca: así apreciarían mejor las
cualidades de la mujer, las cuales cabalmente


27

se distinguen por la eficaz sutileza. Entonces
se avergonzarían de la opinión que suelen
profesar respecto de la fuerza, porque comprenderían
que la razón del más fuerte no sólo
deja de ser la mejor, sino que también es
la última y menos eficiente: no siempre se
impone la razón de la fuerza á la fuerza de la
razón, y al contrario, tarde ó temprano ésta
se sobrepone á la otra.

II
La abnegación.

En primer lugar debemos insistir sobre una
virtud excelsa de la mujer, virtud que no suele
apreciarse como se merece, á pesar de que
la humanidad debe á ella una gran parte de
la felicidad y consuelo que encontramos en
la tierra: esa virtud es la abnegación. El hombre
exaltado por una pasión generosa, movido
por un arranque sublime del alma, podrá
sacrificar su fortuna, hasta su vida; pero este
desprendimiento no llegará nunca á igualarse
con la abnegación de la mujer, que se ejercita,
no en medio de la exaltación, sino con la
frialdad, con la paciencia y constancia del
que se cree llamado á cumplir un sagrado
deber.

Pocos rasgos serán necesarios para pintar
esa virtud sublime; pero con ellos se dará
una idea clara y terminante de su eficacia y
valer. Establezcamos primero una comparación.
¿Son muchos hombres capaces de ostentar
en público el cuidado y solicitud por
una esposa enferma, ciega, paralítica ó lisiada?
Sin vacilar podemos responder que no
habría ninguno con tamaña abnegación. Pero
supongamos que una esposa no inspira un
amor tan desinteresado y noble como una
hija, y preguntemos: ¿Hay muchos padres
que se ostenten en público llevando del brazo
á una hija privada de la vista ó del ejercicio
de alguno de sus miembros? En otros términos:
¿hemos visto muchos padres que
acompañen por sitios públicos á una hija ciega,
coja, ó desgraciada por algún visible defecto
físico? ¡Ah, sí! algunos padres hemos
visto en semejante situación; más no les movía
entonces la generosidad del corazón, sino
que les impulsaba la codicia ó la indigencia.
Rara vez hemos visto tales ejemplos más que
en los mendigos.

El hombre se avergonzaría de servir de lazarillo
á una pobre ciega, ó de acompañar á
otra mujer imposibilitada.

En cambio, contempladla abnegación de que
es capaz una mujer. Ved á la hija que ha tenido
el doloroso sentimiento de ver á su padre
herido por una apoplegía, por una ceguera
ú otro grave mal que le ha dejado en la
imposibilidad de valerse por sí propio; ved
con cuanta ternura lo cuida, con cuanta solicitud
le sirve todo lo que necesita: el pobre
padre es su pensamiento constante, su tarea
preferente; todo lo deja á su menor suspiro.
No quiere y cuida una madre, otro ejemplo
de la más sublime abnegación; no quiere una
madre ni cuida con más solicitud á su hijo,
que una hija á su padre inválido. ¿Hace otro
tanto el hijo? No por cierto. Podrá tener el
más hondo sentimiento por la desgracia del
autor de sus días; pero no llegará á sentir en
su alma la abnegación.

La mujer se sacrifica gustosa por las personas
queridas, y en tal modo participa del dolor
que en ellas vé, que á primera vista podría
decirse que es ella la que padece. Muchas
veces hemos observado á hijas ó esposas
acompañando á paseo á un esposo ciego ó
un padre baldado, que si bien cuidaban del
infeliz con toda la ternura de que es capaz el
corazón de la mujer, llevaban en su rostro
impresas las huellas de un dolor inmenso, de
una tristeza indefinible.

¿Habéis visto tanta amargura pintada en el
semblante de un esposo que tuviese á su mujer
impedida, al padre que deplorase la desdicha
de tener una hija desgraciada? ¿Habéis
visto muchos maridos que tuvieran el valor
de salir de su casa dando el brazo á una esposa
impedida? ¿habéis visto algunos padres
que acompañasen á una hija atacada de una
parálisis parcial ó imposibilitada por una enfermedad
cualquiera? Más fácilmente podría
verse esto, porque el amor de padre, aunque
menos vivo y apasionado que el amor conyugal
á veces, es siempre más desinteresado,
más puro y generoso.

Dígase lo que se quiera, el hombre no es
capaz de tanta abnegación, y no será que
sienta más repugnancia á imitar ejemplos semejantes


28

á los que acabamos de indicar por
la razón de que tema el ridículo, porque sabemos
que la mujer es mucho más susceptible
que el hombre. Sí, aunque no se forme
una idea exagerada de la dignidad propia, ella
tiene más horror al ridículo.

La verdad es que si ambos sexos sienten
igualmente ser objeto del ridículo que pueda
haber en acompañar á un impedido por los
sitios públicos, la mujer se sobrepone á ese
necio temor en virtud de su abnegación; y el
deseo de dar algún contento y distracción al
desgraciado, la impulsa á sacrificarse haciéndose
superior á todos los temores y aprensiones
del qué dirán.

Ese rasgo hemos querido señalarlo para patentizar
una cualidad noble, generosa, sublime
de la mujer; así como hubiésemos podido
valernos de otros tipos de comparación y habríamos
señalado por ejemplo la hermana de
la caridad, la dama que abandona por un momento
las comodidades y esplendores de la
vida para correr á auxiliar con su propia mano
la indigencia, la enfermedad y las más
repugnantes miserias, sin más interés ni voluntad
que los impulsados por un desprendimiento
celestial que se encierra en su compasivo
corazón.

¿Qué sería del mundo sin la abnegación de
la mujer? Preguntadlo á las edades pasadas,
en las cuales el sexo bello, careciendo de iniciativa
y voluntad, á causa de las leyes y costumbres
contrarias á su desenvolvimiento
moral, no podía emprender la menor obra de
verdadera caridad; y el mundo no os ofrecerá
más que cuadros desgarradores de la miseria
y abatimiento del enfermo y del menesteroso.
El hombre no sabía ejercer la caridad,
porque le faltaba la abnegación; y aun á veces
al ejercerla, más bien parecía que ejecutase
una obra de castigo y rigor. Faltaba que
el ángel de la abnegación femenina desplegase
sus alas sobre la indigencia, la miseria y
las enfermedades de los infelices, para que la
caridad fuese una obra meritoria y una virtud
excelsa.

No debe concretarse la caridad á un desprendimiento
generoso que nada sacrifica de
la personalidad humana; no basta, para que
se practique conforme comprende la sociedad
actual, entregar un puñado de oro con que
aliviar las miserias del indigente; es preciso
que vaya acompañada de la abnegación que
con su ejemplo nos enseña la mujer, es preciso
que signifique el amor al prójimo que la
palabra abnegación envuelve.

En vano se nos citaría algún ejemplo histórico
en contra de la opinión que sustentamos,
puesto que si hubo un Vicente de Paul
que por el amor divino ai día en la llama del
amor al prójimo desvalido, en la mujer es tan
general este amor, que más difícil nos fuera
citar los nombres de las mujeres que han dado
pruebas de carecer de tan generoso sentimiento.

III
Opiniones de Rousseau sobre la diferencia entre
los dos sexos.

«En todo cuanto no concierne al sexo, la
mujer es hombre, pues tiene los mismos órganos,
las mismas facultades, siente necesidades
iguales; la máquina está construída de
igual manera; las piezas son las mismas, el
juego de la una es el de la otra, la forma es
semejante; y sea cual fuere el punto de vista
que tomemos, no hay más diferencia entre
ambos que la del más ó del menos.

En todo cuanto concierne al sexo, la mujer
y el hombre tienen igualdades y diferencias,
La dificultad de compararlos estriba en la de
fijar en la constitución de uno y otro lo que
es del sexo y lo que no es.

Esas relaciones y esas diferencias deben influir
en la moral: esta consecuencia es sensible
conforme á la experiencia, y muestra la
vanidad de las disputas sobre la preferencia ó
la igualdad de los sexos: como si cada uno
de los dos concurriendo á los fines de la naturaleza
según su destino particular, no fuese
más perfecto en esto que pareciéndose más al
otro. En lo que tienen de común son iguales:
en lo que de diferente, no son comparables.
Una mujer perfecta y un hombre perfecto no
deben parecerse en alma y cuerpo, y la perfección
no es aquí susceptible de más ni de
menos.

En la unión de los sexos cada uno contribuye
igualmente al objeto común, más node
la misma manera. Sin cesar se dice: Las mujeres


29

tienen tal ó cual defecto que nosotros no
tenemos. El orgullo nos engaña, pues serían
defectos para nosotros lo que para ellas son
virtudes, y todo iría peor si no las tuviesen.
Evitad que estos supuestos defectos degeneren,
pero guardaos de destruirlos.

Por su parte las mujeres no cesan de clamar
que las educamos para ser vanas y coquetas,
que las entretenemos sin cesar en puerilidades
para ser más fácilmente dueños de
ellas, y se quejan de nosotros por los defecfectos
que les echamos en cara.»

Estas consideraciones de Rousseau, algunas
de las cuales refutaremos pronto, al establecer
el paralelo entre la mujer y el hombre
y discutir la superioridad ó inferioridad del
bello sexo, le sirven como de preludio para
definir las cualidades propias de la mujer, algunas
de las cuales consignaremos tal como
él expresa en el libro V del Emilio, si bien
que en algunas no estamos conformes y las
rebatiremos.

«Contemplad, dice, cómo la niña pasa el
día jugando con su muñeca, cambiándole sin
cesar el vestido, adornándola ó desnudándola
cien y cien veces, haciendo contínuas combinaciones
de adornos bien ó mal dispuestos,
no importa: los dedos carecen de habilidad,
el gusto no está desarrollado, pero ya la
inclinación se manifiesta: en esta eterna ocupación
le pasa el tiempo sin sentirlo; las horas
corren sin que lo advierta, y hasta á
veces se olvida de comer, como si tuviese
más ganas de adornar que de alimentarse.
Pero, se dirá, adorna su muñeca, y no su persona.
Sin duda, porque vé á su muñeca y no
se vé á sí misma, no puede hacer nada por ella,
pues no está desarrollada, no tiene fuerza ni
talento, está toda en su muñeca y en ella emplea
toda su coquetería. Pero pronto cambiará;
sólo espera el momento de ser ella á su
vez una muñeca.»

Francamente no comprendemos como un
hombre tan pensador y tan amigo de observar
la naturaleza concibiera una idea tan
errada, por lo baja y ruín, de la mujer. En la
ocupación de la niña por su muñeca, más que
el espíritu de la coquetería, se ha de ver, en
conformidad con la opinión de los más ilustres
pensadores, el principio del instinto maternal
que la naturaleza ha infundido en la
mujer, instinto que le impulsa desde la infancia
á ensayar el papel que más adelante tendrá
que representar en la vida, del mismo
modo que en el niño contemplamos muchas
veces el instinto guerrero que le mueve á ocuparse
en bélicos preparativos y recrearse
en pasatiempos militares, perdónese la expresión.

«Ved ahí, pues, prosigue el mismo filósofo,
una inclinación bien determinada: no tenéis
más que seguirla y regularizarla. Es evidente
que la niña quisiera con toda su alma saber
engalanar su muñeca, hacerle lazos, ponerle
volantes, randas, etc.; en todo esto se la hace
depender tan duramente de la complacencia
de otros, que le sería mucho más grato deberlo
todo á su industria. Así viene la razón de
las primeras lecciones que se le dan: mas no
se le imponen tareas, sino que se le dispensan
complacencias. Y en efecto, casi todas las
niñas aprenden con repugnancia á leer y escribir,
mientras que con la mayor afición se
dedican á las lecciones de labores que se les
enseñan. Imaginan ser grandes y piensan con
placer que estos estudios podrán servirles para
adornarse algún día.

Abierta esta primera vía, es fácil continuarla:
la costura, el bordado, el encaje parecen
imponerse por sí solos.»

No negaremos que la mujer tenga más propensión
que el hombre á adornarse; pero eso
que este autor aprecia en cierto modo como
un defecto, es una verdadera cualidad buena,
como lo son el aseo y la limpieza; y si esta
inclinación es natural en la mujer, tanto más
debemos procurar guiarla para que no llegue
al extremo de la vanidad ó coquetería. A nadie
se le ha ocurrido censurar como un defecto
del hombre semejante inclinación en el
sexo fuerte, como tampoco se le ha ocurrido
á nadie presentarnos como modelo de perfección
al hombre descuidado, desmazalado y
sucio, que parece no poner el menor cuidado
en el buen aspecto de su persona.

IV
Absurdo rigor de autoridad que este escritor aconseja

«Dígase lo que se quiera, añade el mismo
autor, el buen sentido es propio de los dos sexos


30

igualmente. Las jóvenes en general son
más dóciles que los muchachos, y se debe emplear
con ellas más autoridad, como expresaremos
dentro de breve. Más no se sigue de
ahí que se deba exigir de ellas la menor cosa
cuya utilidad no puedan ver. El arte de las
madres consiste en señalarles esa utilidad en
todo aquello que les prescriben, y tanto más
fácil es esto, cuanto que la inteligencia de las
niñas es más precoz que la de los niños.»

Estamos conforme con lo expuesto en este
párrafo, exceptuando la extraña opinion que,
sin embargo, el expresado autor pretende demostrar
y corroborar más adelante, conforme
promete, de que por la razón de la mayor
docilidad que observamos en la niña, debemos
emplear mayor autoridad con ella. Eso
es absurdo, como lo sería tratar con más rigor
y severidad al que más dignamente cumpliese
con su deber. Las leyes, las costumbres
y la razón natural exigen que la docilidad
encuentre su recompensa en la benevolencia
y nunca en la severidad. No es menester insistir
aquí con ejemplos para demostrar lo que
basta ser anunciado para ser rebatido.

Después de pretender demostrar la necesidad
de este rigor para conseguir la mayor
obediencia posible de la niña, añade el escritor
ginebrino:

«Las niñas deben estar siempre sometidas;
pero no siempre sean inexorables las madres.
Para hacer dócil á una joven no se necesita
hacerla desgraciada, como para hacerla modesta
no es preciso embrutecerla: al contrario,
no sería de sentir que á veces se le permitiese
un poco de astucia, no para eludir el
castigo de su desobediencia, sino para evadirse
de obedecer. No se trata de hacerle penosa
su dependencia; basta hacérsela sentir.
La astucia es una cualidad natural de su sexo
y en la persuasión de que todas las inclinaciones
naturales son buenas y rectas por sí mismas,
soy de parecer que se cultive ésta lo
mismo que las demás. La cuestión está en
evitar los abusos.

V
La astucia en la niña.

Refiérome sobre la verdad de esta observación
á todo pensador de buena fe. No quiero
que se examine en este punto á las mujeres
mismas: nuestras instituciones pueden obligarlas
á aguzar su entendimiento. Examínese
á las niñas, á las criaturas que apenas acaban
de nacer: compáreselas con los niños de igual
edad, y si éstos no parecen torpes, aturdidos
y estúpidos en comparación con ellas, confesaré
que estoy en completo error. Permítaseme
un solo ejemplo tomado á la candidez
pueril.

Es muy general prohibir á los niños que
pidan la menor cosa cuando están á la mesa,
pues nunca se cree conseguir mejores resultados,
que cuando la educación está recargada
de preceptos inútiles, como si un pedazo
de esto ó de aquello no fuese pronto concedido
ó negado, sin hacer morir sin cesar á un
pobre niño de codicia aguzada por la esperanza.
Todos sabemos la agudeza de un niño
sometido á esta ley que habiendo sido olvidado
á la mesa, se le ocurrió pedir sal, etc. No
diré que se le pudiese reñir por haber pedido
directamente sal é indirectamente carne; la
omisión era tan cruel, que aun cuando hubiese
infringido abiertamente la ley y dicho
sin rodeos que tenía ganas de comer, no puedo
creer que se le hubiese castigado. Pero
véase ahora lo que se le ocurrió en presencia
mía á una niña de seis años en un caso mucho
más difícil, puesto que á más de estarle
prohibido pedir nada directa é indirectamente,
la desobediencia no habría sido indispensable,
toda vez que había comido de todos los
manjares excepto uno solo del que se habían
olvidado darle y que apetecía mucho.

Ahora bien, para conseguir que reparasen
aquel olvido sin que se la pudiese acusar de
desobediencia, adelantando su manecita pasó
revista de los diferentes platos, diciendo en alta
voz á medida que los señalaba: He comido
de esto, y de esto
, y de esto; pero afectaba tan
visiblemente el pasar sin decir nada de aquel
de que no había comido, que alguien hubo de
apercibirse y preguntarle: ¿Y de éste no has
comido? ¡Oh no! respondió suavemente la
glotonzuela bajando los ojos. Nada tengo que
añadir; comparad: este rasgo es una astucia
de niña; el otro es una astucia de niño.

Esa astucia particular de que está dotado el
bello sexo es una compensación muy justa
de la fuerza que le falta, sin lo cual la mujer


31

no sería compañera del hombre, sino su esclava.
Por esta superioridad de sutileza ingeniosa
ella se mantiene su igual y le gobierna
obedeciéndole.

VI
La locuacidad.

Con la industria, la habilidad y el talento,
se forma el gusto; por el gusto la inteligencia
se abre insensiblemente paso á las ideas de lo
bello en todos los géneros, y en fin á las nociones
de moral correspondientes. Puede que
esta sea una de las razones porque la decencia
y la honestidad se insinúan antes en las niñas
que en los niños, pues para creer que esta
propensión precoz sea la obra de la educación,
sería preciso estar muy mal enterado
del curso de sus lecciones y de la marcha
de la inteligencia humana. El talento de la
palabra ocupa el primer rango en el arte de
hablar, y por él sólo pueden añadirse nuevos
encantos á aquellos á que se acostumbran los
sentidos. El espíritu no solamente vivifica el
cuerpo, sino que en cierto modo lo renueva;
con la sucesión de los sentimientos é ideas,
anima y varía la fisonomía; y con el discurso
inspira la atención para que sostenga por mucho
tiempo el mismo interés sobre un mismo
objeto. Creo que por todas estas razones las
jóvenes adquieren tan pronto una agradable
locuacidad, y que acentúan debidamente las
palabras, aun antes de sentirlas, de modo
que los hombres se complacen en escucharlas,
aun antes de comprenderlas.

Las mujeres tienen la lengua flexible; hablan
antes y más grata y fácilmente que los
hombres. Se las acusa también de hablar
más, pero así debe ser, y no vacilaría en cambiar
este reproche en elogio: los labios y los
ojos tienen en ellas la misma actividad por la
misma razón. El hombre dice lo que sabe, la
mujer dice lo que agrada; el uno para hablar
necesita conocimiento, y la otra gusto; el uno
debe tener por objeto principal las cosas útiles,
la otra las agradables. Sus discursos,
pues, no deben tener más formas comunes
que las de la verdad.

No se debe de consiguiente reprimir la locuacidad
de las niñas, como ni tampoco la de
los niños. En esta primera edad en que, no
pudiendo todavía discernir el bien ni el mal,
no son ellas los jueces de nadie, deben imponerse
por ley no decir jamás nada que sea ingrato
á los que las escuchan; y lo que hace
más difícil la práctica de esta regla, es que ha
de estar siempre subordinada á la regla de no
mentir nunca.

VII
Cortesía y discreción de la mujer.

Observo en general en el trato del mundo,
que la cortesía de los hombres es más oficiosa
y la de las mujeres más halagüeña. Esa diferencia
no es de la instrucción, es natural. El
hombre parece que más bien quiere serviros,
y la mujer agradaros. De donde resulta que
sea cual fuere el carácter de las mujeres, su
cortesía es menos falsa que la nuestra, no haciendo
más que atender á su primer instinto.
De consiguiente, no cuesta mucho á las mujeres
ser atentas y corteses ni por lo tanto
enseñar á las niñas á que lo sean. La primera
lección proviene de la naturaleza; el arte no
hace más que seguirla, y debe determinar,
según nuestras costumbres, bajo que forma ha
de presentarse. En cuanto á su cortesía entre
ellas es muy distinta la cuestión: entonces emplean
un aire tan forzado y unas atenciones
tan frías, que hastiándose mutuamente, no se
esmeran mucho en ocultar su hastío, y parecen
sinceras en su mentira no procurando mucho
disfrazarla.

Sin embargo, las jóvenes contraen á veces
verdadera amistad, franca y leal entre sí. A
su edad la alegría puede suplir al buen natural,
y contentas de sí, lo están de todo el
mundo.

Si no puede permitirse á los jóvenes que
hagan preguntas indiscretas, con mayor razón
debe prohibirse á las niñas, cuya curiosidad
satisfecha ó mal eludida, tiene más funestas
consecuencias en virtud de su penetración en
presentir los misterios que se les ocultan y su
astucia en descubrirlos. Pero sin tolerar sus
preguntas sería bueno interrogarlas mucho
para acostumbrarlas á hablar fácilmente, dar
vivacidad á sus réplicas, y desatarles el entendimiento
y la lengua cuando se puede conseguir


32

sin peligro. Tales conversaciones tenidas
siempre en forma alegre, pero llevadas
con arte y bien dirigidas, serían un pasatiempo
recreativo para esa edad y podrían inculcar
en los corazones inocentes de las niñas las
primeras y más útiles lecciones de moral que
aprendiesen en su vida, enseñándoles así bajo
el atractivo del placer y de la vanidad, las
cualidades á que los hombres dan verdadera
estima y en que consiste la gloria y felicidad
de una mujer honrada...

Entro en una casa donde los amos reciben
á sus amigos y conocidos, y ambos hacen los
honores de la casa. Los dos tienen la misma
educación, los dos tienen igual cortesanía;
ambos están dotados de igual gusto é ingenio,
los dos están animados del mismo deseo de
recibir bien á sus tertulianos, y de despedirlos
á todos contentos. El marido no omite
cuidado alguno para ser atento á todo; vá,
viene, toma parte en todos los grupos y se
dá el mayor afán y esmero para ser todo atención.
La mujer permanece en su puesto; un
pequeño círculo se reune en torno suyo y parece
ocultarle el resto de la reunión. Sin embargo,
nada de cuanto ocurre le pasa desapercibido;
no se vá una persona á quien no haya
hablado; no ha omitido nada que pudiese interesar
á todos los concurrentes; no ha dicho
nada á nadie que no fuese agradable, y sin
turbar en nada el orden, el menor de la tertulia
no es más olvidado que el primero. Se ha
servido un refrigerio, todos están á la mesa;
enterado el hombre de las gentes que conviene
poner en contacto, las colocará según lo
que sabe; y la mujer sin saber nada, no se
equivocará: habrá leído en los ojos, en el talante,
en la menor palabra, y cada cual se encontrará
colocado como quería. No diré que
en el servicio no quede alguno olvidado; pero
la mujer adivina lo que se mira con deseo,
y os lo sirve; hablando con el que tiene á su
lado vé por el rabo del ojo lo que pasa en el
otro extremo de la mesa; distingue al que no
come por falta de apetito, del que no se atreve
á servirse ni á pedir por cortedad ó torpeza.
Al salir de la mesa cada uno cree que la
señora no ha pensado más que en él y que ni
siquiera ha tenido tiempo de probar un solo
bocado, siendo la verdad que ha comido cuanto
apetecía.

Cuando los tertulianos se han retirado hablan
los esposos de lo que ha pasado. Él cuenta
lo que le han dicho, lo que dicen y hacen
aquellos con quienes ha hablado. Si no siempre
en esto es más exacta la mujer, en cambio
ella ha visto lo que se ha dicho en voz baja
al otro extremo de la sala, sabe lo que
Fulano ha pensado, á qué se refería tal expresión
ó tal ademán, no se ha hecho un
movimiento expresivo cuya interpretación
oportuna no tenga ella en conformidad con
lo cierto.

VIII
Disimulo.

¿Queréis ver á un hombre como en áscuas?
colocadlo entre dos mujeres con las cuales
tenga á la vez relaciones secretas: observad
que cara tan estúpida pone. Poned en igual
caso á una mujer entre dos hombres, y seguramente
no será raro el ejemplo: quedaréis
maravillados del despejo con que engañará á
los dos, haciendo que cada uno se crea con el
derecho de reirse del otro. Ahora bien, ¿si
esta mujer les manifestase la misma confianza
y tomase con ambos la misma familiaridad,
cómo podrían ser por un instante siquiera
sus juguetes? Si los tratase igualmente, ¿no
manifestaría que ambos tienen idénticos derechos
con ella? ¡Oh! ¡no es tan torpe! lejos
de tratarlos de igual manera, afecta poner entre
ambos desigualdad, haciendo de modo que
el más halagado crea que es por amor, y que
el que maltrata crea que es por despecho. Así
los dos, contentos y engañados, se preocupan
de ella, en tanto que ella no se ocupa más que
de sí misma.»

También aquí debemos manifestar contra
este escritor que si bien es verdad que el ingenio
y agudeza de la mujer le dan un tino
especial para salir airosa hasta de aquellos pasos
en que parece debiera quedar muy comprometida,
y en los cuales el hombre cuando
menos se pondría en ridículo, no despliega
tan exquisita habilidad en favor de la coquetería
solamente, puesto que no muchas mujeres
son coquetas. Además, todas las que han recibido
cierta educación y tienen algún conocimiento
de la sociedad, son capaces de burlarse


33

de los hombres que más se precien de astutos
y perspicaces. De manera, pues, que esta perspicacidad,
ese tino inteligente es propio del bello
sexo en general, y no de una sola clase de
mujeres á quienes la educación ó el carácter
haya dado un natural fingido ó embaidor.

«¿En qué se funda este arte sino en las observaciones
finas y contínuas que le muestran
á cada instante lo que pasa en los corazones
de los hombres y que disponen á la mujer á
dar á cada impulso secreto que nota, la fuerza
necesaria para detenerlo ó acelerarlo? ¿Dónde
se aprende este arte? En parte alguna: nace
con las mujeres; todas lo tienen, y jamás
los hombres lo consiguen en igual grado. Tal
es uno de los caracteres distintivos del bello
sexo. La presencia de ánimo, la penetración,
la observación delicadas, son la ciencia de las
mujeres: la habilidad de saberla hacer valer
es su característico talento.

Dícese que las mujeres son falsas: no es
cierto. Se vuelven falsas, es verdad. El don
que les es peculiar es la astucia, no la falsedad:
en las verdaderas inclinaciones de su natural,
aun mintiendo, no son falsas. ¿Por qué
consultais sus labios cuando no es ella la que
debe hablar? Consultad sus ojos, su tez, su
respiración, su aire tímido, su flaca resistencia:
ese es el lenguaje que les dió natura para
responderos. Los labios dicen siempre no, y
deben decirlo; pero su acento no siempre es
igual, y este acento no sabe mentir. ¿Tiene la
mujer iguales necesidades que el hombre sin
tener el mismo derecho para manifestarlas?
Su suerte sería sobrado cruel, si aun en sus
legítimos deseos no tuviese un lenguaje equivalente
al que no se atreve á emplear. ¿Se
quiere que la timidez y el pudor la hagan desgraciada?
¿No necesita un arte de comunicar
sus inclinaciones sin manifestarlas? ¡Cuánta
astucia necesita para hacer que tomen lo que
arde en deseos de dar! ¡Cuánto no le importa
aprender á interesar y conmover el corazón
del hombre sin que parezca pensar en él!...
Cuanto más reservada sea una mujer, tanto
más arte debe atesorar, aún con su marido.
Sí, sostengo que manteniéndose la coquetería
en sus límites, se la hace modesta y verdadera,
y se la convierte en una ley de la honestidad.

Las mujeres tienen el juicio formado antes
que nosotros: estando á la defensiva casi desde
su infancia y encargadas de guardar el difícil
depósito de la honra, necesitan conocer mucho
antes el bien y el mal.

Son también los jueces naturales del mérito
de los hombres, así como éstos lo son del
de las mujeres: este es un derecho recíproco,
y ni los unos ni los otros lo ignoran. Ellas
deben usar de este derecho con la modestia
que debe siempre acompañarlas y conforme
conviene á su educación y prudencia.»

Largamente podríamos extendernos en observaciones
respecto á las cualidades distintivas
de la mujer; más como quiera que algunas
de ellas tendrían que ser la repetición de
las que tengamos que hacer en su lugar
correspondiente, resumiremos ahora nuestra
opinión afirmando que en la mujer se distingue
la delicadeza y la sagacidad; la delicadeza
física y espiritual que le da tantos atractivos,
y la sagacidad que le da esa rapidez de
concepción, ese tino especial que en ella admiramos,
dotes que equivalen muchas veces
á las cualidades propias del hombre, la fuerza
y el genio.


La marquesa de Pinoso
SOR TERESA DE LOS ÁNGELES

Nos encontramos en el paseo llamado Salón
del Prado, en Madrid.

Serían las cuatro de una apacibilísima tarde
del mes de Mayo de 1885.

Los transeuntes que en aquel momento se
hubiesen fijado en una pareja que muy lentamente
paseaba por una de las avenidas de
aquel sitio de esparcimiento, la cual se componía
de un noble anciano y de una agraciada
joven, se habrían admirado de la dulce á
la par que espléndida hermosura de ella, y de
la triste resignación pintada en el rostro de su
acompañante.

Seguíales por una avenida lateral el lujoso
coche que hasta allí les llevara.

El anciano se llamaba D. Antonio María de
Figueroa, y entre otros títulos nobiliarios tenía
el de conde. Frisaba en los setenta años;
pero su elevada estatura y su recia complexión
denotaban que aquel hombre había sido
una de aquellas naturalezas robustas y vigorosas
que se califican de privilegiadas, por
más que á la sazón se observase en su semblante,
en su actitud y en sus movimientos
que la fuerza de la vida hubiese huído para
siempre de aquel cuerpo.

Con efecto, el conde había sufrido unos
seis meses antes de la fecha en que le damos
á conocer, un ataque de apoplegía, que sin
duda le hubiera paralizado por completo, ó le
habría muerto de una manera fulminante, á
no tener que habérselas aquella terrible enfermedad
con una constitución tan fuerte y
una organización tan perfecta.

Sin embargo, el enfermo no había podido
librarse del fiero ataque sin sufrir funestas
consecuencias. A duras penas podía andar,
llevando un poco á rastras el pie derecho, y
aun así era menester que se apoyase en el brazo
de alguna persona ó se valiese de una
muleta.

Con ser un noble chapado á la antigua, recto
y pundonoroso hasta la exageración, don
Antonio había vivido siempre en armonía con
las buenas ideas de su tiempo, y por doquiera
había sido considerado como el tipo acabado
del aristocrático caballero.

Su delicadeza de sentimientos le habían inducido


35

á ser un modelo como jefe de familia,
un marido leal y amante, un padre cariñoso
ó un amigo afectuoso de su esposa y de sus
hijos.

La hermosa joven que á la sazón le acompañaba
en el Salón del Prado, era su hija,
tierna y cariñosa joven de veinte años, que
daba el brazo á su amado padre con una solicitud
y ternura difíciles de ponderar. Llamábase
Isabel.

Era una de esas figuras que un hombre no
puede menos de contemplar con admiración
y simpatía, sean cuales fueren su edad, condición
y estado.

No vamos á incurrir en la vulgaridad de
compararla con una Virgen de Murillo, con
una Venus de Fidias ó con otro cualquier tipo
de hermosura especial. Baste decir que era
hermosísima en toda la extensión de la palabra
y que se distinguía por el sello característico
de la belleza peculiar de ciertas damas
españolas, cuando contribuyen á hermosearlas
la naturaleza y una educación selecta.

Si bien su padre era muy rico, y ella podía
por lo tanto ser conceptuada como dueña de
una gran fortuna á la muerte del autor de
sus días, no tenía que esperar esa desgracia
para contarse entre las damas más ricas,
puesto que sus padrinos, los marqueses de Pinoso,
la nombraron heredera universal de sus
títulos y de sus inmensas riquezas.

Pocos hombres de elevada alcurnia ó aún
de baja esfera, se habrían avenido á representar
el papel humilde que la joven marquesa,
acompañando al anciano enfermo, representaba
con noble resignación; y no será, por
cierto, en razón al poco caso que la mujer
haga del «que dirán» pues si alguna diferencia
hay entre los dos sexos con respecto á temer
el ridículo, es evidente que no son las
mujeres las que menos abrigan ese temor, tan
natural é inherente en ellas como el pudor.

La abnegación es una virtud que en las almas
de sentimientos tiernos se sobrepone á
muchos otros sentimientos; y hasta al hombre
de más afectuosa sensibilidad sería difícil
arrostrar semejante temor.

Según hemos visto, Ernesto seguía mala
conducta por falso respeto al mundo, preocupación
que desgraciadamente domina á muchos
jóvenes, y su hermana despreciaba ese
mismo respeto para practicar una excelsa
virtud.

Pero acaso conoceremos mejor á los personajes
mencionados, si escuchamos el diálogo
que sostenían aquella tarde el padre y la
hija.

—Oye, Isabel, dijo de pronto el conde parándose
en su penoso paseo y mirando á los
ojos de su hija: ¿sabes lo que me decía ayer
tarde tu tío el marqués respecto de tu hermano
y de tí?

—No, papá, pero lo supongo.

—¿Y qué supones?

—Que te contaría alguna travesura de Ernesto...

—Algo de ello hay; mas no se trata ahora
de calaveradas de tu hermano, que tantos disgustos
nos da...

—Los jóvenes á su edad...

—Sí, á su edad, á los veintiséis años, deben
tener juicio.

—Dispénsale, papá querido.

—Bien, no se trata de él solamente; se trata
también de tí.

—¿De mí?, repuso la joven ruborizándose
levemente. Más no me has dicho todavía lo
que sabes de mi hermano...

—Me decía tu tío que Ernesto se hallaba
casi decidido á dejarnos...

—¡Cómo!

—Quiere marcharse á Inglaterra, y ha solicitado
un empleo en la embajada, que cree
le será concedido.

—¡Vaya enhorabuena! Así tal vez su conducta...

—Pero así nos abandona, repuso el anciano
con honda pena.

—Quizás cambiará, porque hoy le debe parecer
difícil variar de conducta á la vista de
sus compañeros...

—Bueno, no hablemos por ahora de él: hablemos
de tí, repuso el anciano reanudando
su dificultoso paseo.

—¡Ah! sí; ¿qué te decía, pues, mi tío?

—Decíame que el apuesto y noble conde de
Gomela iba á pedirme tu mano...

—¡Ah! exclamó la joven con cierta emoción.

—Ya ves que es un partido brillante.

—Sí, en efecto, es un cumplido caballero.

—Que irá muy adelante; pues su conducta


36

y posición le hacen acreedor á todas las distinciones...

—No lo dudo; pero es el caso que no pienso
por ahora en casarme.

—¿Qué lo impide?

—Nada; prefiero mi libertad, tartamudeó
Isabel no sin palidecer de una manera notable.

—¿No comprendes que con él fueras felíz?

—No lo dudo; pero...

De fijo que el anciano habría entonces adivinado
algún misterio del sentimiento en su
hija, si hubiese estado, como pocos meses antes,
en el pleno goce de sus facultades intelectuales.

Mas ya se vé, la terrible enfermedad que le
afligía, y que ataca sin cesar el sistema nervioso,
no podía menos de haber desorganizado
algo su cerebro, y gracias que únicamente
le había quitado aquella energía y sutileza
intelectual que en sus buenos años habían caracterizado
á don Antonio.

—El conde de Gomela es el único hombre
á quien he amado, pensaba entre tanto, Isabel;
es sin duda el único hombre que quisiera
para marido; pero mientras mi padre esté así,
es imposible. Me sacrificaré, ahogaré en mi
corazón, si es preciso, el amor que hace años
siento por él; mas no quiero abandonar á mi
pobre padre en manos de gente mercenaria.

El conde estuvo mirándola un buen rato,
como si aguardase una respuesta. Pero notando
el silencio de su hija, añadió:

—¿Qué me respondes, hija mía?

—Dispensa, querido papá; estaba distraída.
No dudo que el conde de Gomela haría la
felicidad de la mujer más exigente en punto
á cariño; mas ya tengo dicho que no pienso
en casarme por ahora.

—Paréceme que haces mal, hija. Aun cuando
supongo que te sacrificas por no abandonarme,
debes observar que los criados y la
gente que me rodean, han de cuidarme con
todo esmero y buena voluntad...

—No lo dudo...

—Por otra parte, Ernesto se quedará, renunciando
á su empleo de la embajada de
Londres, á poco que se lo ruegue.

—Creo, salvo mejor opinión, que no conviene
contrariar á Ernesto. Déjale salir de
España. Aquí no es fácil que varíe de conducta;
sus amigos, sus relaciones, el género
de vida que se ha formado, todo cuanto le
rodea, le impulsan á seguir como hasta ahora.

—Pues tiempo sería de que cambiase y nos
tuviese más cariño.

—En otro punto es probable; pero aquí no
lo es: infinitas veces me ha manifestado en
sus momentos de confianza y expansión, que
se avergüenza de su conducta y de sus desórdenes;
pero que no sabe cómo romper las cadenas
que le atan á la vida que lleva; que no
sabe hacerse superior al qué dirán...

—En fin, hágase lo que tú quieras; mas no
puedes imaginarte cuan triste sería para mí
adivinar ó sospechar que sacrificas tu porvenir,
tu juventud...

—Deja esas ideas, papá; ¡soy tan feliz á tu
lado!

—Es que si te casaras con el conde, podrías
también ser feliz viviendo á mi lado...

—No, no, papá, es inútil que te esfuerces;
replicó la joven, al tiempo que parecía enjugar
furtivamente una lágrima.

—Basta, pues.

Al breve rato volvieron á su casa nuestros
dos personajes, subiendo, al efecto, al coche
que les iba siguiendo en su paseo desde la
indicada avenida.

Pocos días después Ernesto partía á Londres,
en donde debía ocupar un puesto de agregado
á la embajada inglesa, sin preocuparse
gran cosa de la enfermedad de su padre ni
del sacrificio de su hermana, sacrificio que conocía
perfectamente, como quiera que Isabel
en varias ocasiones había confiado á su hermano
el secreto de su amor por el conde de
Gomela.

Y así pasaron cuatro largos años insistiendo
el joven y amante conde, y negándose la
hermosa Isabel á dar su mano al hombre que
adoraba con toda su alma; hasta que éste,
convencido de la inutilidad de sus instancias
ó aprovechando la coyuntura de un enlace
conveniente por muchos conceptos, trabó relaciones
amorosas con una rica y noble heredera
de un título de Castilla, con la cual casó
al poco tiempo.

Isabel, que parecía ir perdiendo las seductoras
tintas de la rosa que hermoseaban su



[Figure] ABNEGACIÓN DE LA MUJER


37

divino rostro, fué adquiriendo una palidez
cada día más notoria; y un velo de tristeza
pareció empañar el esplendor extraordinario
de su imponderable belleza.

Amaba, amaba con toda la fuerza del primer
amor, con toda la pasión del amor que
ha de ser único en la vida; porque es de notar
que la mayor parte de las almas delicadas
solamente pueden sentir un amor, único, exclusivo,
poderoso grande, capaz de todas las
suavidades y dulzuras del sentimiento.

Esas almas son refractarias en absoluto á
toda otra pasión aman una sola vez, y esta
ha de ser para toda la vida. Si este amor no
puede consagrarse al objeto amado, se encierra
en el fondo del corazón, y allí vive latente,
inextinguible

Diez días despues de casarse el gallardo
conde de Gomela espiraba en los brazos de
Isabel el anciano conde D. Antonio María
de Figueroa inocente obstáculo que se había
opuesto á la felicidad de la hermosa marquesa
de Pinoso

No entró en el alma de la huérfana la desesperación
que podía haber sufrido al ver
que hubiera podido ser felíz con su amado, si
poco antes la muerte hubiese arrebatado la
existencia de su padre. Ni siquiera se le ocurrió
esta idea. Lloró con profundo dolor aquella
pérdida, y acudió á la oración para resignarse.

¡Aun hay ángeles en la tierra!

Breves meses después cedía á su hermano
Ernesto toda la pingue parte de patrimonio
que por voluntad de sus padres le correspondía,
y donaba su herencia propia, la del marquesado
de Pinoso, á una fundación monacal
que acababa de instituirse en una importantísima
capital de provincia, fundación que con
la cuantiosa herencia de la marquesa de Pinoso
dió vasto ensanche al hermoso templo que
se estaba levantando y á la casa conventual
que hoy se ostenta al lado del templo.

Un año después de la muerte del anciano
apoplético, Isabel entraba á formar parte de
la comunidad religiosa á la que había condonado
todas sus riquezas; y la que habría brillado
en el mundo por sus virtudes de gran
dama y por la nobleza de sus tiernos sentimientos,
se oculta actualmente bajo los pliegues
de un pobre sayal, no víctima de los desengaños
del mundo, sino mártir de la
abnegación y del amor filial.

Tal es, trazada á grandes rasgos, la historia
de Sor Teresa de los Angeles, de la noble
y virtuosa dama que en el mundo fué doña
Isabel de Figueroa, marquesa de Pinoso.


Capítulo II
ESTRUCTURA.—ESTUDIOS ANATÓMICOS

I
Derecho y facultad.

EL hombre y la mujer constituyen
una misma especie en la creación.
Aunque los dos sean distintos
por sus aptitudes, por sus cualidades
morales y hasta quizás
por su manera de sentir, es indudable
que ambos son un mismo
tipo en la mente del Criador, ambos
están dotados de un alma y de idénticas
facultades espirituales. Si algunas diferencias
hay que constituyan una marcada distinción
moral entre los dos sexos, como vamos á
probar, no debe admitirse esa distinción para
fundar en ella la injusticia y la arbitrariedad.

Así, toda conciencia de buena fe confesará
que los derechos debieran ser idénticos para
los dos sexos, toda vez que son de idéntica
especie. Se dirá tal vez, que esto no lo hemos
demostrado suficientemente, y que por lo
mismo no podemos valernos de este principio
para hacer las deducciones que nos convengan.
Es verdad, no lo hemos demostrado,
pero luego procuraremos que tal principio sea
una evidencia para nuestras lectoras... Aquí
lo damos por sentado, apelando á las conciencias
de buena fe; puesto que sin necesidad de
demostración, un criterio recto é imparcial,
parece que debiera admitirlo sin vacilaciones.

Dejando á un lado la cuestión del derecho,
que nos permite por de pronto prescindir de
las pruebas que vengan en corroboración del
aserto que hemos manifestado, vengamos al
estudio de las funciones que la mujer puede
llenar en virtud de su naturaleza.

Señalemos ante todo la diferencia que va
del derecho á la función ó facultad, y luego
definiremos esta última.

El derecho es la condición indispensable
del desarrollo y de las manifestaciones del sér
humano: es absoluto, general para toda la especie,
porque los individuos que la compo-



40

III
Diferencias físicas.

No se vayan, pues, á buscar las diferencias
físicas para deducir diferencias morales. Entonces
siempre deberemos replicar que las generalidades
no pueden admitirse como reglas.

Las especies zoológicas tienen su mayor diferencia
radical en el sistema nervioso, y señaladamente
en la mayor ó menor masa y
complejidad del cerebro. Ahora bien, si tal
diferencia quiere fundarse en tal principio
irrefutable, se cae en un gravísimo error: la
anatomía fundándose en contínuos é innegables
experimentos, admite que relativamente
á la masa normal del cuerpo, el cerebro de la
mujer es igual al del hombre; que la composición
y contextura de los dos es igual; y según
los estudios frenológicos de los especialistas
más eminentes, los órganos encefálicos de
ambos sexos son los mismos absolutamente.

Al establecer en otro capítulo las diferencias
que existen entre el hombre y la mujer,
considerados anatómicamente, ya que al terreno
físico hemos de descender para refutar
consecuencias morales, probaremos que la
condición del organismo femenino es superior
en el orden gradual de las especies zoológicas,
según su mayor perfección, apoyándonos
especialmente en las funciones de la
respiración y de la nutrición y en los principios
establecidos por el más eminente de los
naturalistas modernos, el sabio autor C. Claus.
Más ahora no conceptuamos oportuno interrumpir
nuestro razonamiento con digresiones
que nos apartarían demasiado de nuestro
objeto.

Hay un principio de biología que demuestra
que los órganos se desarrollan y perfeccionan
con el ejercicio, en tanto que se limitan
y atrofian por la falta de él. También se
ha probado que si la constitución general del
individuo puede contribuir á las manifestaciones,
á las facultades del cerebro, nunca será
bastante esencial esta condición para establecer
una diferencia que pueda constituir
una clasificación especial. El hombre y la mujer
son iguales bajo este punto de vista: en
otros motivos y causas debemos buscar la
diferencia moral que sostendremos sin renunciar
á la igualdad justa y legítima del
derecho.

Los dos sexos por efecto de la costumbre,
de la ley, de la educación y de la enseñanza,
ejercen de diversa manera sus órganos encefálicos;
pues mientras que la instrucción más
sólida, las preocupaciones y las exigencias de
una sociedad que tales preocupaciones profesa,
tienden á desarrollar en lo posible el cerebro
masculino, parece que se tiene un prurito
especial, una necesidad fatal de atrofiar
la cabeza femenina. De ahí resulta que en
todo caso las diferencias físicas que empíricamente
se manifiestan, no son en modo alguno
el resultado de la naturaleza, sino el de las
causas accidentales que las producen. Y téngase
á más presente que las facultades adquiridas,
tanto como las naturales, se heredan,
de modo tal, que así como el hombre tiene
hijos que moralmente se le parecen, así también
las hijas se parecen á las madres. Luego
una madre cuya inteligencia y moralidad se
han desarrollado con el ejercicio, da la vida
á otros seres que desde el nacer están más
dispuestos á su progreso mental.

De donde se infiere que los dos sexos educados
bajo un mismo sistema, podrían desarrollarse
con igual eficacia, salvo las insignificantes
diferencias que el conjunto del organismo
exige. Y á los que objetasen que esas
diferencias bastan para señalar un límite determinado
y absoluto, les replicaremos que
están en un error, puesto que son secundarias,
y no pueden constituir una diversidad
decisiva, del mismo modo que el hombre y
la mujer no forman dos especies distintas sino
una sola. La historia nos enseña que cuanta
más igualdad ha reinado entre los dos sexos,
más ha progresado la especie humana, y que
cuanta mayor ha sido la diferencia entre ambos,
tanto mayores han sido la barbarie y miseria
del hombre y de la mujer.

IV
Las diferencias físicas abogan por la mujer.

Si quisiéramos argüir con sofismas, pero en
virtud de principios admitidos, aunque contradictorios
con los fenómenos naturales que
á cada paso se nos presentan, diríamos: La


41

mujer es el tipo modelo de la humana especie,
y el hombre es un organismo imperfecto.

Al electo alegaríamos que en principio los
dos sexos forman serie bajo el punto de vista
físico, intelectual y moral, lo que vale decir
que los dos son iguales en funciones y derechos.

Añadiríamos que deben subordinarse el uno
al otro en razón de su excelencia relativa, tomando
por piedra de toque de su valor respectivo
el destino de la especie y la constitución
adecuada á ese destino.

Porque si comparásemos los dos sexos entre
sí, veríamos, arguyendo como queda dicho,
que el hombre no es más que una mujer imperfecta
bajo todos conceptos, y reforzaríamos
el argumento con datos científicos que
nos demostrarían que el hombre es más animal
que la mujer, puesto que su sistema velloso
lo aproxima más á las especies inferiores,
y que respira de más abajo ó sea desde
más cerca del abdomen, circunstancia propia
de los brutos; en tanto que la mujer respira
desde más arriba, y puede por lo tanto suspender
más el aliento, como sucede, en la gradación
zoológica, á los seres más perfectos,
los cuales tienen la respiración suave y delicada.

Además repondríamos que la mujer es la
sóla que tiene y desarrolla el germen humano;
que es la creadora y conservadora de la
raza, no siendo el hombre más que un agente
menos indispensable para la perpetuación;
toda vez que su acción es momentánea y no
tan constante y eficaz como la del bello sexo.

La analogía fisiológica entonces nos aseguraría
que puede creerse que la mujer, única
depositaria del germen humano, lo es igualmente
de todos los gérmenes morales é intelectuales;
de donde procede que es la única
fuente inspiradora de toda ciencia, de todo
descubrimiento, de toda justicia, la madre de
todas las virtudes.

Esas inducciones analógicas, confirmadas
por los hechos mejor que los sofismas que
pretenden probar la superioridad masculina,
nos afirmarían que, pues la mujer tiene la inteligencia
más correcta y parece participar de
una intuición sobrenatural que le hace comprender
con suma rapidez y observar con entera
facilidad, mientras que el hombre á fuerza
solamente de raciocinar logra hacerse cargo
de las cosas, cuando esa misma fuerza, haciendo
hincapié en las paradojas, no lo precipita
en el abismo de la metafísica para proclamar
la verdad estando sólo en posesión del
error; nos afirmarían, decimos, que la mujer
en general es más apta para los estudios intelectuales,
salvo aquellos que necesitan la fuerza,
la energía del raciocinio.

De la comprobación de tales diferencias
resultaría que la superioridad espiritual corresponde
á la mujer, puesto que el hombre
es duro, fuerte, indelicado, poco sensible y
pudoroso, y sus relaciones habituales con el
otro sexo le modifican á duras penas y á medida
que sus pasiones se desarrollan, en tanto
que la mujer es apacible, amante, sensible,
equitativa y pudorosa en todas sus edades.
Así resultaría que deberíamos confesar que el
hombre debe á la mujer su justicia y demás
virtudes, cuando las tiene; de donde resulta
que la mujer habría contribuído principalmente
al progreso social.

A considerar cada uno de los sexos en su
relación con el destino humano, vendríamos
obligados de ese modo á confesar que si el
predominio del hombre tuvo su razón de ser
en la necesidad de bosquejar ese destino, la
preeminencia de la mujer es indispensable en
el reinado futuro del derecho y de la paz, de
la felicidad y del progreso.

Muchos combates han debido librarse para
instituir la justicia y someter la naturaleza á
la humanidad. Ahí debía figurar en primera
línea el hombre que representa la fuerza física
y el espíritu de lucha; pero como puede ya
preverse en próximo porvenir el advenimiento
del reinado de la paz, la sustitución del
trabajo pacífico y de las negociaciones á la
guerra, sería evidente que la mujer debería
tomar la dirección de los negocios humanos á
los cuales le llamarían sus facultades más adecuadas
al fin á que se dirigiría la humanidad.

La mujer, de tal modo, habríase desarrollado
en último lugar, manifestándose socialmente
la última y más perfecta especie, por la
misma razón que el linaje humano es la última
creación de nuestro planeta, y de que el
sér más perfecto aparece siempre después de
aquellos que han servido para prepararlo.

Como no necesita demostrarse que en la


42

escala de los organismos diversos, el órgano
que se añade á los demás para constituir un
cambio de especie, gobierna á los que son inferiors
suyos, resulta que la mujer, completamente
desarrollada en un cuerpo social organizado
para la paz y el trabajo pacífico, sería
el órgano nuevo que gobernaría el cuerpo
social.

V
Discusión formal.

Pero discutamos con otros argumentos, sino
más sólidos, cuando menos más racionales
y fundados en la verdadera necesidad de los
hechos. Creemos que entre los dos sexos no
ha de haber superioridad ni inferioridad porque
ni una ni otra se apoyan en la verdad, la
razón ni la justicia; y que debe sí imperar la
igualdad, para que los dos sexos contribuyan
en toda su pujanza al progreso del género humano.

En el terreno lógico toda clasificación de la
especie humana es pura invención subjetiva,
es decir, no tiene razón de ser más que en la
forma dada á la percepción por la inteligencia:
el concepto mismo de la humanidad con
la enumeración de caracteres que la distinguen
de otras especies, está lleno de subjetividad.

Lo cierto es que ningún ser humano se parece,
y que hay tantos hombres y mujeres diferentes
como hombres y mujeres componen
la especie.

De consiguiente las clasificaciones son en
todo caso errores necesarios de la mente, porque
en la precisión de agrupar los seres que
tienen idénticos rasgos característicos, se debe
prescindir de ciertas diferencias secundarias
que en cada individuo, en cada cosa natural
imprime la naturaleza: no hay dos gotas
de agua, dos hojas, dos plantas, dos granos de
arena que se parezcan hasta el extremo de
confundirlos el sentido ó la razón. En medio
de la uniformidad grandiosa de todo el universo,
quizás desde que existen los mundos, no
se han cumplido dos fenómenos enteramente
iguales, quizás los astros en sus revoluciones
no han seguido jamás una elíptica matemáticamente
igual, quizás la tierra no se ha
presentado dos veces en igual sentido á los rayos
que la iluminan.

Es necio pretender deducir consecuencias
capitales por diferencias que no pueden tenerse
en cuenta dentro de la unidad, como no
se ha tenido de la infinita diversidad de las
cosas del mundo para fundar grupos y series.

Sin embargo, á pesar de la evidencia de estas
verdades que podríamos apellidar axiomáticas;
á pesar de la convicción que todos
tenemos de las ilusiones de los sentidos y de
la debilidad de nuestra inteligencia, que no
puede conocer la menor cosa de la naturaleza
íntima de los seres, que no percibe más que
algunas líneas fugaces de sus caracteres individuales;
á pesar de todas estas verdades inconcusas
y de la ignorancia en que se encuentra
nuestro espíritu, nos atrevemos á
fundar series, atribuirles caracteres que á cada
paso los hechos contradicen, y violentar,
torturar los únicos seres que realmente existen,
los individuos, en nombre de estotra
cosa que no existe más que en nuestra corta
inteligencia, el género, la clase, la especie.

Parece que debiera habernos curado de la
manía de clasificar, la multitud de fenómenos
desgraciados que el mundo nos ha ofrecido
siempre. ¿No es por desdicha esa enfermedad
la que, impulsando á fanáticos legisladores á
dividir la humanidad en castas y clases, ha
causado la mayor parte de los males que han
afligido á nuestra especie? ¿No se debe á esas
execrables divisiones un pasado horrible cuyos
ecos no llevan á nuestros oídos amedrentados
sino sollozos, gritos de impotente coraje,
ayes de martirio, exclamaciones de venganza,
y siniestro estrépito de cadenas, de
espantoso fragor de guerras implacables, y
aterradores lamentos de moribundos sacrificados
á una preocupación, á un capricho ó á
una infamia?

¿Reconoce por ventura otra causa el que las
páginas de la historia estén manchadas de
sangre y lágrimas, y exhalen un olor de matanza,
y se lea únicamente en ellas: Tiranía,
ignorancia, embrutecimiento, corrupción é
injusticia?

¿Reconoce otra causa además el que el rey
y el súbdito, el amo y el siervo, el blanco y
el negro, el hombre y la mujer se desmoralicen
con la opresión, la injusticia y la crueldad
por una parte, y la astucia, la bajeza, la venganza
por otra?


43

¿Acaso no reinan por doquier el mal y la
desgracia, cuando la desigualdad, hija de insensatas
clasificaciones, reina también por
doquiera?

VI
Absurda clasificación de los dos sexos en el
orden moral.

Observemos detenidamente todas las injusticias
que conozcamos, y veremos que en el
fondo está ese prurito de establecer clases y
distinciones en el orden social. La igualdad
que predicó Jesucristo está en manifiesta contradicción
con los principios de diferencias
morales é intelectuales que han inventado los
hombres con el pretexto que emplean siempre
la fuerza y el poder para sujetar al débil. Si
gamos, pues, las doctrinas de Jesucristo, y
abominemos de todas las iniquidades que ha
sugerido la astucia ó la crueldad de los hombres.
¡No seamos insensatos!

Clasifiquemos enhorabuena los animales,
plantas y minerales, que distribuídos en grupos
nos faciliten su estudio; clasifiquemos
hasta lo abstracto, si á tanto llega nuestra
manía; que en tal caso nuestros errores teniendo
poca influencia sobre aquello, poco
trastorno podrán causarle; pero respetémosla
especie humana que no debe entrar en ninguna
clasificación; todos somos hermanos sin
distinción de sexos ni edades, todos debemos
procurarnos la mayor felicidad posible, y esto
no puede concebirse sin considerarnos á
todos iguales, como Dios nos manda, como la
conciencia nos dicta. Es curioso que en la mayor
parte, casi en todas las gradas del orden
natural zoológico, deje de establecerse la subdivisión
de una misma especie en dos grandes
grupos, y que en la humana se forme esa
subdivisión que en realidad no conduce á nada
más que á despertar esa idea de superioridad
ó de inferioridad.

Respetemos, pues, la especie humana; renunciemos
á toda clasificación, aun cuando
ese procedimiento fuese razonable, porque
siendo cada individuo humano, progresivo,
movible, pensante, capaz de diferenciarse de
todos sus demás semejantes, en lo espiritual
(muy al contrario de los demás seres animados
de la creación, que no pueden ser estudiados
más que relativamente á la materia v al
instinto), para cada hombre y para cada mujer
tendría que establecerse en buena lógica
una clase, puesto que cada uno es diferente
en su alma, aunque en su calidad de animal
discrepe tan poco como los demás irracionales
entre sí.

Dejemos que cada cual se forme su propia
ley de autonomía, se manifieste según su diferente
naturaleza, y clamemos porque, escudado
en este ó en otro principio falso, el fuerte
no oprima al débil, porque cada función
social se confíe al que pruebe ser más apto
para desempeñarla, porque cada cosa del
mundo moral corresponda á un principio determinado
y claro de la justicia eterna.

La armonía existe en la naturaleza, ya que
cada sér sigue en ella pacíficamente las leyes
que rigen en su individualidad; y desde el
momento en que se violenten estas leyes, se
violenta su modo de ser, se trastorna su condición,
se contraría su desarrollo y progreso.
Lo mismo sucedería en la humanidad: si la
razón colectiva comprendiese que el orden
humano está fundado á priori en el conjunto
de las facultades individuales dejadas en la libertad
de sus manifestaciones, reinaría la más
honrosa armonía entre todos los hombres y
mujeres. Se retarda el advenimiento del reinado
del orden y de la verdadera paz, así como
de la consecuente felicidad general, estableciendo
un orden facticio, puramente de capricho,
ó fiado á la casualidad, por efecto de
una aberración, es decir, se funda ó mantiene
un verdadero desorden.

No es justo establecer clasificaciones de facultades
por razón del sexo, á menos que
la razón y la experiencia demuestren irrebatiblemente
lo contrario. No porque se haya
dicho por espacio de muchos siglos: La mujer
es más ignorante que el hombre y por lo tanto
no puede ejercer ninguna función intelectual,
proclamemos este error como máxima
incuestionable: examinémosla con imparcialidad,
y según resulte de su estudio, obremos
en consecuencia. De otro modo, á más de
sostener la mentira, patrocinaríamos la crueldad,
la injusticia y todos los extravíos abominables.


44

VII
Cualidades físicas y morales de la mujer.

Entremos ahora en otro orden de consideraciones
después de la especie de principios
preliminares que hemos sostenido para venir
á parar al objeto de este capítulo, ó sea á la
definición de la mujer.

Vamos á tratar de las cualidades que distinguen
física y moralmente á la mujer, para
probar que estas diferencias no pueden apoyar
una razón para calificarla de inferior al
hombre.

Cierto es que los aparatos de un mismo organismo
se modifican mutuamente y por lo
mismo se modifican unas funciones á otras.

Un aparato del organismo diferencia al
hombre de la mujer, y cada uno de los sexos
debe diferenciarse del otro, no solamente por
el aparato que los distingue, sino también
por todas las modificaciones concernientes al
mismo. Esto es una verdad; pero moralmente
esa diferencia no incluye la superioridad ó
inferioridad, pues no es nada asombroso que
dos mecanismos, como dos organismos diferentes,
produzcan resultados iguales. Todas
las industrias nos prueban sin cesar esté axioma:
hay infinidad de máquinas, organizadas
y combinadas según diversos sistemas, que
producen los mismos géneros, que elaboran
cantidades iguales de materias idénticas. Luego,
no se sigue de ahí que una diferencia de
organismo implique una diferencia de la razón
ó del entendimiento del individuo, considerados
como el producto de la organización
humana.

Por otra parte, ¿quién asegura que un aparato
delicado y poco fuerte debe forzosamente
dar productos de menor valía que toda máquina
más vigorosa y resistente?

Las diferencias orgánicas que son inherentes
á la sexualidad, son puramente secundarias
y nunca esenciales, siendo en todo caso,
el origen de cualidades propias que pueden
contribuir lo mismo que sus antagonistas al
proceso moral humano.

Veamos ahora cuales sean estas diferencias
constitutivas según las observaciones de la
anatomía.

Respecto del sistema nervioso, notamos
que los nervios llamados del sentimiento, están
más desarrollados en la mujer que en el
hombre, y los del movimiento menos; el cerebelo
está más desarrollado en la cabeza del
hombre que en la de la mujer; en ésta el diámetro
antero-posterior del cerebro, aventaja
al bilateral, que es relativamente mayor en el
sexo masculino, notándose además, que los
órganos de la observación y circunspección,
de la astucia y de la filogenitura, son más voluminosos
en la mujer que en el hombre, en
quien predominan los órganos racionales, los
de combatividad y destructividad.

De esto resulta evidentísimamente que los
órganos que representan la fuerza de la razón
y el ánimo para la lucha, superan en el hombre
á los de la mujer, mientras que en ésta
predomina la inclinación al sentimiento, la
sutileza, la maternidad y la discreción, Esta
diferencia la veremos confirmada, además, por
las tendencias especiales del sexo bello á todo
lo delicado, en tanto que el hombre, más impulsado
por el instinto y la fuerza, tiene inclinaciones
menos espirituales.

En cuanto al sistema de locomoción notamos
que al hombre, por ser de mayor talla
que la mujer, le corresponde una osamenta
más compacta ó maciza, los músculos más firmes
y mejor nutridos, los tendones más fuertes;
su tórax tiene una dirección opuesta á la
de la mujer: en tanto que la cavidad del pecho
en la mujer tiene mayor anchura en la
parte superior ó entre los hombros, en el hombre
esa anchura está más abajo: el bacinete es
más ancho y más cóncavo en el sexo femenino
que en el otro.

De donde procede que no solo estas diferencias
contribuyen á la diversidad de funciones
físicas que atañen á cada uno de los dos
sexos, sino que también significan en el hombre
una fuerza y aguante muy superior de la
locomoción y del movimiento, amén de ciertas
diferencias morales que luego señalaremos.

Respecto del sistema epidérmico y celular
diremos que el hombre tiene la piel más vellosa
que la mujer; que la llamada grasa suele
abundar menos en el organismo masculino
que en el femenino; generalmente la epidermis
del hombre es más dura, y todas sus formas
menos contorneadas: la mujer suele tener


45

la cabellera más fina, sedosa y larga.
Y por último, tocante á los órganos esplánicos
cumple advertir que la masa cerebral es
relativamente la misma en ambos sexos, así
como los órganos del cerebro, salvo las diferencias
que hemos señalado: el sistema respiratorio
difiere algo; y la respiración del hombre
es más enérgica y activa.

VIII
Consecuencias lógicas.

Veamos ahora lo que se infiere de estas
diferencias, ya que de ellas, sin apoyarse más
que en vanas declamaciones y no en los principios
científicos ó filosóficos que correspondiera,
se ha querido deducir la inferioridad
del sexo débil y la preeminencia del sexo
fuerte.

Estando los nervios del sentimiento más
desarrollados en la mujer, queda probado
que es más impresionable, más rápida de imaginación
que el hombre. Y se corrobora nuestro
aserto con la experiencia diaria que nos
presenta á la mujer siempre pronta á encontrar
recursos intelectuales que la saquen de
la duda. En efecto la duda es más propia del
hombre que parece tener la imaginación más
obtusa, aunque más vigorosa ó potente y sujeta
á mayor trabajo.

De consiguiente la mujer, más débil y voluntariosa,
consigue con la astucia y la vivacidad
lo que por medio de la fuerza no podría
alcanzar: su volubilidad le da mayor suma de
impresiones y de recursos, por más que á veces
sean menos provechosos que los del hombre.
Su debilidad le inspira la timidez y circunspección,
ó la necesidad de sentirse protegida.

Como es natural, tales condiciones le hacen
sentir repugnancia á los trabajos que exigen
fuerza.

Su destino á la maternidad la hace enemiga
de la destrucción, de la guerra; y su organismo
delicado la aparta de todo cuanto trasciende
á lucha. Este mismo destino imprime
un sello particular á su inteligencia: ama lo
concreto, tiende siempre á aplicar las ideas á
la práctica, á encarnarlas, á darles una forma
determinada y clara: su raciocinio es la intuición
rápida de un objeto en general, de una
verdad que el hombre no dilucida más que á
fuerza de trabajo del raciocinio.

Esto prueba también que la mujer es más
observadora que el hombre y llega más adelante
en la inducción, siendo en consecuencia
más penetrante y mejor juez del valor
moral é intelectual de aquellos que la rodean.
Así se explica que la mayor parte de los genios
y talentos de primer orden hayan sido
adivinados y profetizados antes por las mujeres
que por los hombres. Por ello también
sucede que las grandes doctrinas nuevas han
encontrado en la mujer los primeros y más
ardientes partidarios.

Siente la mujer más lo bello y delicado:
comprende mejor la generosidad del corazón,
el amor á lo bueno, el respeto al pudor, la veneración
por todo lo superior.

Es más previsora que el hombre, siendo
por lo tanto más metódica ú ordenada y económica,
y vigila los pormenores administrativos
con una conciencia que á veces parece
rayar en puerilidad.

La mujer es diestra y aplicada; es excelente
para los trabajos de gusto, y posee más generalmente
que el hombre muchas tendencias
artísticas, por más que raramente albergue
el genio creador del grande artista. La
fuerza prepotente del genio no cabe en la pasividad
de la mujer.

Más dulce, tierna y paciente que el hombre,
ama ella todo lo que es débil, protege
todo lo que sufre; y todo dolor, toda miseria
arranca una lágrima de sus ojos, ó saca un
suspiro de su pecho.

IX
Consecuencias falsas.

Pero de esas cualidades inherentes á la condición
de su organismo, se ha querido deducir
una misión limitadísima que desdora al
bello sexo. De ahí se ha querido inferir que
la mujer sólo es buena para el amor, la maternidad,
el gobierno de la casa, las ocupaciones
sedentarias. No negaremos que es demasiado
débil para los trabajos que exigen la
fuerza creadora del genio ó el ánimo de la
lucha; no negaremos que es inútil para la


46

guerra, que por demasiado impresionable y
sensible, por demasiado buena y compasiva,
no sirve para legislador, para ser juez en las
causas que den por resultado un castigo. Pero
sí afirmamos que aun cuando tenga más
disposiciones para hacer la felicidad de la familia,
es buena y apta para otros cargos y empleos
que no pertenecen exclusivamente al
hogar doméstico; pero que contribuyen también
á la cultura y adelanto de los pueblos.

No podemos estar en absoluto con los que
digan: La afición de la mujer á los pormenores
de la casa, su gusto especial por ellos, la
vida retirada que procura tener y las funciones
de la maternidad, indican claramente su
ninguna aptitud para todas las tareas que incumben
á la vida social relativa; es demasiado
voluble para cultivar útilmente la ciencia;
ó demasiado débil y está muy ocupada en otras
cosas para consagrarse al estudio y á los experimentos
científicos.

Esas opiniones son muy discutibles y fáciles
de refutar por lo mismo que no se apoyan
lealmente en la realidad de los hechos.

Se arguye de ahí que la misión de la mujer
está reducida á la familia para mejorar al
hombre, sostenerlo en los trances de la vida,
cuidarlo, procurarle todos los goces de la paternidad
y llenar las funciones de una buena
ama de gobierno. No negaremos aquí tampoco
que tal misión es muy propia de la mujer,
pero ¿se quiere decir con ello, que no puede
el bello sexo emplear su actividad más que en
el estrecho círculo de la familia? ¿No es apta
para otra cosa? Sí, esto se quiere proclamar,
esto se ha proclamado por algunos que so
pretexto de ser los verdaderos defensores del
sexo bello, parece que han querido encerrarlo
y aherrojarlo con las cadenas de la nulidad
y de la ignorancia.

La sociedad tiene derecho á todos los elementos
de felicidad y progreso que en ella se
contienen; y si por lo tanto las mujeres á más
de ser los ángeles del hogar doméstico, pueden
llevar su civilizadora influencia en otros
círculos más vastos, deber es del observador
imparcial señalar esa misión más grande y
generosa de la mujer, sin detenerse en presencia
de las absurdas preocupaciones que á ello
se opongan. Otras han sucumbido á los fuertes
embates de la razón sólida y de la justicia.

X
Aptitudes del bello sexo.

¿Quién ha demostrado que la racionalidad
de la mujer es impropia para la elaboración
de las teorías; que tiene sobrada afición á lo
concreto y los pormenores para interesarse
formalmente en las ideas generales? ¿y quién
ha probado, apoyándose en esos fundamentos,
que la mujer es inútil para las elevadas
funciones del profesorado y de todas aquellas
que exigen serios estudios? ¿Porque la mujer
comprenda y conciba la verdad bajo punto
de vista diferentes de aquellos que el hombre
mira, puede deducirse que la mujer es incapaz
de conocer é investigar la verdad? ¿puede
decirse que es inepta para todas las ciencias?
Verdad es que aquellos estudios que exijan
gran fuerza de meditación y de razonamientos
son más propios del hombre; pero ¿son
iguales todas las ciencias? ¿No hay hombres
que sobresalen en unas más que en otras sin
hacer mayores esfuerzos? Pues también el sexo
bello puede tener sus especialidades en el
campo inmenso del saber humano, y máxime
aquellas que requieren sutileza, intuición, ú
otras facultades propias del sexo débil.

Digamos, pues, que si la mujer es más idónea
para el gobierno de la casa, no podrá probarse
que sea inútil para toda otra tarea concerniente
al desarrollo de las fuerzas sociales.

Consignemos aquí la capacidad de la mujer
según se deduce de sus condiciones anatómicamente
examinadas.

Dedicado el sexo bello á la filosofía y la
ciencia, introduciría en ellas su agudeza, su
espíritu de observación, su afición á lo concreto,
que es más práctico y por tanto provechoso,
corrigiendo así la tendencia exagerada
del hombre á la abstracción, y demostraría la
falsedad de ciertas teorías formuladas á priori
sin más apoyo que el de algunos fenómenos
aislados. Entonces desaparecería la generalizadora
antología, reconociéndose que una hipótesis
no deja de ser nunca una duda, que la
verdad es y debe ser siempre inteligible aun
para aquellos á quienes se apellida profanos;
no se generalizaría sino sobre fenómenos ó
hechos conocidos, se evitaría erigir en leyes


47

científicas lo que no son más que meras generalidades;
y así se tendría una filosofía verdadera
y no un laberinto del que es imposible
seguir los rodeos; así se tendrían ciencias más
verdaderas, porque á su investigación y esclarecimiento
se habrían consagrado las diversas
facultades de los dos sexos. Si la fuerza
creadora es una condición de la sabiduría
humana, también lo son la intuición y la sutil
agudeza, que perfeccionan los partos del
genio.

Siendo la mujer en general más aficionada
á las delicadezas del arte, y teniendo por lo
mismo más gusto artístico que el hombre, como
lo prueba el talento especial que despliega
en adornarse y adornar todo cuanto la rodea,
podría aplicar tales facultades á la industria,
introduciendo en ella cada vez más arte y
mayor perfección en los pormenores. Hoy esa
tendencia de aplicar el arte á la industria se
deja sentir como una necesidad indispensable
en aquellos pueblos más adelantados, donde
por consiguiente la mujer tiene más facilidad
para desplegar sus aptitudes, donde se le concede
más libertad é iniciativa. Así lo demuestran
las legiones de mujeres que en el extranjero
se dedican á la confección de objetos de
lujo y á las obras de arte industrial, sin excluir
la pintura y el dibujo. Las naciones atrasadas
en industria, también lo están en despreocupación
relativa á la personalidad más
independiente de la mujer. Cultivadas las aptitudes
de ésta y concediéndole la iniciativa
de que sea susceptible, encontraría ingeniosos
medios de aplicar los descubrimientos científicos
á la industria en beneficio de la economía
y del buen gusto. Reflexiónese lo que
está pasando en Alemania, Suiza, Bélgica,
Inglaterra, Holanda y Francia, y se comprenderán
los adelantos que en la industria van
introduciendo los trabajos y labores á que en
mayor número cada día, se dedica la mujer.

A pesar de cuantos han acusado de inmoral
á la mujer, precisamente cuando el pudor,
elemento principal de la moralidad, es más
propio de ella; á pesar de ellos decimos que
siendo la mujer más moral que el hombre,
más pura, paciente, dulce y buena, es igualmente
más idónea para la educación de la
primera infancia, y la moralizadora del hombre
ya formado. ¡Otra sería, no lo dudamos,
otra sería la condición de los hombres en general
si su corazón recibiese en la niñez las
impresiones suaves y tiernas que el cuidado,
la ternura, el lenguaje cariñoso é insinuante
de la mujer graban en todo aquello que está
bajo su influjo! La mayor parte de las carreras
profesionales ó educatrices debieran estar
abiertas á la mujer, porque es más idónea que
los hombres. Quédense éstos con aquéllas en
que se deben profundizar los arcanos de la
ciencia ó que por su especialidad les están
destinadas; pero cedan á las mujeres las que
también les corresponden especialmente.

¡La mujer no es buena más que para el interior
de la familia! dicen sus detractores, sus
enemigos, aun aquellos que aparentan mirar
por su respeto y consideración. Y sin embar
go, podría prestar inmensos servicios á la humanidad
en distintos ramos de las artes y de
la ciencia. Nos parece imposible que los mismos
que proclaman el respeto y el pudor de
la mujer, no hayan tenido el pensamiento de
proclamar su utilidad en medicina y en lo tocante
á los enfermos de su sexo. Con su viva
intuición, con su observación rápida, sutil y
perspicaz, solamente la mujer es capaz de descubrir
perfectamente la terapéutica de las enfermedades
nerviosas, y de ciertas operaciones
delicadas que no necesitan la sangre fría
quirúrgica; y sobre todo, el pudor reclama esta
necesidad moral á medida que la civilización
avanza.

Luego insistiremos acerca de ese particular;
y ahora sólo consignaremos que á la mujer
debiera incumbir el cuidado de las enfermedades
de las mujeres y de los niños, los cuales
por su debilidad participan más de la naturaleza
de ellas que de la de los hombres; que
tiene su lugar señalado en los hospitales, no
solamente para la cura de las afecciones de
las mujeres, sino también para la vigilancia y
cuidado de los detalles administrativos y la
solicitud maternal en pro de todos los enfermos,
aun de aquellos que siguiesen un tratamiento
dictado por un médico.

XI
Su influencia en la administración y leyes.

Nada queremos decir respecto del orden legislativo
y judicial, porque, cuando menos


48

del modo como está constituída la sociedad
actual, no hay espacio en él para la mujer, y
si bien tiene facultades que en general podrían
modificar grandemente las tendencias
de las leyes á fin de hacerlas más humanitarias
y justas, reconocemos en principio que
su carácter impresionable, su bondad y dulzura
podrían dañar á la verdadera justicia. No
obstante, más instruídas y mejor educadas,
influirían con sus luces al perfeccionamiento
de las leyes aconsejando á los hombres ó discutiendo
amigablemente con ellos en el seno
de la familia, y así los intérpretes de la ley
seguramente introducirían en la práctica legal
una parte del espíritu femenino, más benigno,
más indulgente, más compasivo y generoso.
En el mundo de contínua lucha, de frecuentes
guerras, la mujer no sirve para la
aplicación de las leyes, es verdad; pero serviría
muy bien para la legislación de una sociedad
pacífica, amiga verdadera del progreso
moral y deseosa de la felicidad de todos.

Y si la mujer no tiene energía y fuerza bastantes
para la aplicación de las leyes, entre
hombres que gran parte del tiempo meditan
la guerra, no se sigue que sea igualmente
inepta para los diversos ramos del orden administrativo;
que su espíritu de economía, su
natural tendencia á fijarse en los pormenores
que el hombre desdeña, sin disputa sus condiciones
ventajosísimas para el desempeño de
toda buena administración. Es de suponer
que no habría tanto despilfarro, tanta complicación,
tanto enredo en los ramos administrativos
dirigidos por mujeres... No se nos oculta
que más de cuatro míopes se reirán de
nosotros, porque no alcanzarán á ver nuestro
objetivo, y á falta de razones con que contestar
sabrán emplear el facilísimo medio de formular
algunas burlas de relumbrón... ¡qué
nos importa!... Sin incomodarnos les contestaremos
que en los Estados Unidos, y en menor
escala en otras naciones, se ha comprendido
la utilidad de emplear las facultades económicas
de la mujer en la administración
gubernamental, y miles y miles de empleos
que aquí se considera indispensable que los
desempeñe el hombre, allí los desempeñan
mujeres... ¡Y no podrá decirse que aquí estemos
mejor administrados que allí! ¡Valientes
administradores nos salen en nuestra patria
cada día! ¿Quién tendría el derecho de reírse?...
¿Administra la casa mejor el hombre
que la mujer? Pues si la mujer es más apta
para esa clase de funciones ¿á qué conduce
reirse en vez de reflexionar y aceptar lo racionalmente
más útil y ventajoso? ¿Por ventura
sabe el hombre dar más valor al dinero?
¿conoce mejor los medios de aprovechar las
cosas? ¿Se teme quizás que por ser más propensa
á mover la lengua dejaría de mover las
manos en el trabajo?

No se crea, pues, que la mujer sirve únicamente
para la educación, como se ha ido reconociendo
en todas las naciones civilizadas,
á pesar de las preocupaciones antiguas que le
negaban todas las aptitudes intelectual sino
que también, como en algunas de éstas se
comprende ya, se la utiliza en otras ramas de
la actividad espiritual.

Con efecto, conociéndose que mejor que el
hombre sabe consolar, alemar, moralizar suavemente;
que tiene el espíritu de caridad como
innato; que es penetrante y aguda, se discute
ya la conveniencia social de poner á su
vigilancia absoluta los hospitales, las cárceles
de mujeres, la administración de la beneficencia
pública, el cuidado de las casas de maternidad
ó expósitos, y otras instituciones para
las cuales no podrá demostrarse que sea de
absoluta necesidad la dirección y actividad
del hombre.

De consiguiente la mujer puede colocarse
en muchos casos al lado del hombre, en la seguridad
de que su influencia no puede dejar
de producir inmediatos beneficios á la sociedad
en general, y especialmente á ella. Contribuiríamos
sin duda grandemente á la felicidad
del bello sexo, y por lo tanto á la
nuestra mediata, si ocupásemos algo más la
ociosidad femenina, que es uno de los suplicios
que más le perjudican y más nos perjudican.

Las instituciones, las leyes, las ciencias, la
filosofía, las costumbres, las artes llevan impreso
el sello de la iniciativa masculina, no
siendo así humanas más que á medias: para
que lo fuesen del todo sería menester que la
mujer influyera en ellas ostensible y legalmente,
es decir, que recibiera igual cultura
que nosotros, ó cuando menos aquélla que
sus facultades admitieran, y fuese admitida á


49

dar cuando menos su opinión respecto de las
grandes cuestiones que afectan á la vida normal
de las sociedades modernas.

Podríase objetarnos, como se ha objetado
ya, que así se haría de las mujeres otros tantos
hombres, moralmente hablando; pero eso
no deja de ser una objeción puramente de palabras,
una objeción infundada. Si tanto arredra
la igualdad de los dos sexos, no hay que
alarmarse; no se harían iguales por más que
se les diese idéntica cultura. La educación no
cambia las facultades naturales, sino que las
desarrolla, las perfecciona: el clavel y la rosa
que crecen en una misma tierra, bajo un mismo
clima y cuidados por la mano de un mismo
jardinero, quedan clavel y rosa, sin que
ninguno de los dos tome cualidades esenciales
del otro fuera de las que tienen de común:
son tanto más hermosos cuanto mayor ha sido
el esmero con que se han cultivado, cuanto
más son los elementos que transforman y
se asimilan. De manera que si el hombre y la
mujer son diferentes, una educación más perfecta
que la actual no hará más que aumentar
tal diferencia en lo que se aumente por cada
lado la perfección de sus cualidades respectivas.

De consiguiente, la mujer puede servir para
algo más de lo que se ha hecho hasta aquí:
tiene condiciones y aptitudes mejores que el
hombre para desempeñar ciertos cargos que
parecen estar indicados para su naturaleza en
beneficio de la humanidad en general; y toda
vez que en la actualidad la mujer en general
es madre y ama de gobierno, sin perjuicio de
ocuparse en otras tareas fuera del dominio de
la familia y sin que ésta se haya resentido de
las reformas que en este sentido se van introduciendo
cada vez más en las costumbres,
justo es decir que no se desquiciarían los cimientos
de la sociedad porque fuesen algunos
más los cargos que desempeñase la mujer fuera
de la familia.

XII
Objeciones so pretexto de la maternidad.

Otra objeción podría ofrecerse so capa de
compasión al bello sexo, y es la de que sería
hacer más aflictiva su condición, si á más de
la penosa misión de la maternidad tuviera
que desempeñar la mujer otros cometidas.
Verdaderamente, este reparo parece inspirado
por un sentimiento generoso y filantrópico,
ó mejor dicho filogénico, perdónese el neologismo.
Pero se nos antoja á nosotros ver en
este sentimiento un oculto pretexto para tener
sojuzgada la mujer al dominio del hombre
en lo moral, ya que físicamente no puede
menos de ser así, como sucede con los ignorantes
que no pueden en general evadirse del
dominio moral del hombre más culto.

En primer lugar replicaremos que no todas
las mujeres, con la más amplia enseñanza y
la más perfecta educación, llegarían á desempeñar
estos cargos ó profesiones públicas, como
sucede entre los hombres; pues ni aun
todos aquellos que han estudiado varios años,
ni aun aquellos que han empezado una carrera,
la acaban, y ni aun todos los que la concluyen
perfectamente, la ejercen. ¿Qué tanto
por ciento de abogados, notarios, médicos, ingenieros,
etc., practica verdaderamente su
respectiva profesión? ¿Por qué sucedería de
distinto modo entre las mujeres? No hay que
temer una plaga de facultativos del género
femenino. Pero aun cuando así fuera, ¿sería
este un mal? ¿No sería preferible que los seres
delicados se ocupasen en tareas que no
exigen la fuerza corporal ni la actividad enérgica
del entendimiento? Véase como en los
Estados Unidos, este pueblo que marcha á la
vanguardia de la civilización, abrió la senda
para que la mujer entrase en distintas vías de
la ciencia, de la administración y de la facultad
profesional. La mujer hoy puede abrazar
en varías naciones la carrera de telefonista,
telegrafista, de médico y cuantas le convengan,
sin contar el mucho espacio que ocupa en
las artes, en la parte intelectual de la industria,
y en ciertos ramos de la administración
pública.

Pues bien, mientras no se pruebe que los
norteamericanos iban desacertados; mientras
no se pruebe que esta tendencia á utilizar en
lo posible las facultades espirituales de la mujer,
es un perjuicio para el desarrollo de su
progreso moral y material, será lícito afirmar
que es justo y conveniente mezclar más en la
vida social á la mujer. Y como se ha probado
lo contrario desde el punto en que los pueblos


50

más civilizados van imitando á la gran
nación americana, es ocioso insistir en refutar
tales argucias.

También se arguye con el mismo pretexto
de la maternidad que esta circunstancia prohibe
al sexo bello la profesión de ciertos cargos
de carácter público. Contestemos, primero:
no todas las madres, como decíamos, saldrían
de la familia por necesidad del ejercicio
de profesión alguna; en segundo lugar, las
madres que tuvieran necesidad de salir á desempeñar
su cometido, se encontrarían en
igual caso que el hombre que en el mismo
empleo, sufre una enfermedad de algunos
días; tercero, que esta contingencia, no duraría
más que hasta una edad relativamente
muy corta; pues desde los cuarenta años próximamente,
la mujer deja de hallarse en la
posibilidad de ser madre. Además, ¿por qué
razón antes de que la mujer pueda legítimamente
ser madre, ha de condenarse á no ejercer
profesión alguna lucrativa que asegure
mejor su indipendencia? ¿Pueden entonces desempeñar
un trabajo corporal ó mecánico y
no una carrera profesional? Y por último,
hagamos otro argumento en forma de pregunta:
¿se le ha ocurrido á nadie que las comadronas,
por ejemplo, deberían renunciar á su
profesión porque tienen que llenar los deberes
de la maternidad? ¿Hay algún médico que
esté más expuesto que ellas á dejar la casa á
cualquier hora del día ó de la noche para asistir
á veces por espacio de muchas horas á sus
parroquianas? ¿Qué hacen las comadronas
cuando no pueden asistir á una parturienta?
Lo que hacen los médicos en semejante caso,
lo que hacen los abogados con sus clientes:
se hacen sustituir por otra persona de la misma
profesión.

Decíamos, pues, que si bien no creemos en
la identidad de los sexos por la sencilla razón
de que, según explica la biología, una diferencia
orgánica esencial puede modificar y hasta
modifica el sér entero, y si bien la mujer es diferente
del hombre, mas no de diversa especie,
consideramos absurdo que en la clasificación
de los animales no se haya introducido más
diferencia esencial que la de los dos sexos,
sin que esta diferencia produjera dos grupos
distintos en una misma especie, y que precisamente,
al tratarse de la humana, se haya
hecho con el único fin de establecer una superioridad
mentirosa. ¡Es admirable, y sobre
todo admirablemente lógico!

XIII
Humanidad.

Proclamar la superioridad ó la inferioridad
de un sexo por la diferencia que entre los dos
pueda existir, es una teoría absurda desde el
momento que de una distinción física, se pretende
deducir una distinción moral é intelectual
no apoyada en ningún fundamento sólido.
Esta absurda teoría es hija del orgullo del
hombre, que se ha creído constituir por sí solo
la humanidad, sin contar á la mujer más que
como el animal más agradable y picaresco de
todos los demás de la escala zoológica.

La humanidad es hombre-mujer ó mujerhombre,
del mismo modo que la especie águila,
comprende la hembra y el macho. Se ignora
lo que sería un sexo si no estuviese incesantemente
modificado por sus relaciones
con el otro, y la verdad es que no podemos
conocerlos sino modificados de esa manera.
Lo que hay de cierto es que tan necesarios
son el uno como el otro para la conservación
de la especie, y que si ambos son de necesidad
tan absoluta, ambos constituyen igualmente
la humanidad. Renuncie, pues, el hombre
á la pretensión soberbia de ser él solo la
humanidad, porque es tan absurda como la
del famoso monarca francés que decía: «El
Estado soy yo.»

Hombre y mujer son iguales en la sociedad,
porque los dos son igualmente necesarios,
que es como decir, igualmente útiles al desenvolvimiento
común y respectivo.

Si es verdad que los individuos de la especie
humana difieren por su sexo de una manera
mucho más notable que en las demás especies,
no lo es menos que una clasificación
fundada en un carácter anatómico constante,
es legítima, y que el principio de clasificación
está en la naturaleza de las cosas. Pero
¿se sigue de ahí que semejantes diferencias
exijan derechos y privilegios desiguales?
¿Quién lo ha dispuesto así? El hombre abusando
de las fuerzas que Dios le diera y
contrariando los fines y preceptos que éste le


51

impuso. El Criador le dió una compañera, no
una individualidad inferior. Jesucristo proclamó
la igualdad del hombre y de la mujer: el
hombre ha creído encontrar motivos suficientes
para á su vez proclamar que la mujer es
su inferior y su esclava, quia nominor leo.

Y en efecto, ¿por qué ha de tener el hombre
como único derecho de su dominio el derecho
de la fuerza? ¿Es que el mundo está todavía
tan atrasado que no comprende, como
el salvaje, más ley que la fuerza física?

XIV
Excepciones de la clasificación.

A los que quieran fundarse en las diferencias
que realmente existen entre los dos sexos
para sustentar sus absurdas generalidades,
su ilógica clasificación, les recomendamos la
lectura de los siguientes párrafos en que una
escritora hace resaltar la contradicción que
resulta de generalizar dentro de la inmensa
diversidad de la unidad humana. Dice la señora
D'Héricourt:

«Hay cerebros de hombres en cabezas de
mujer y viceversa.

Hombres volubles é impresionables; mujeres
enérgicas é insensibles.

Mujeres altas, fuertes, musculosas que levantan
un hombre, como si fuese una pluma,
y hombres pequeños, endebles y de extrema
delicadeza de constitución.

Mujeres que tienen voz de Estentor, maneras
rudas, y hombres que tienen la voz dulce
y las maneras graciosas.

Mujeres que tienen el cabello corto, duro,
que son barbudas y tienen el cutis rústico, las
formas angulosas, y hombres de cabellera
larga, sedosa, que son imberbes, regordetes,
rechonchos.

Mujeres que tienen enérgica la circulación
de la sangre, y hombres que la tienen lenta
y débil.

Mujeres francas, atolondradas, atrevidas,
impávidas, y hombres astutos, solapados, timoratos.

Mujeres violentas, amigas de querellas, pendencias,
luchas, que sienten la necesidad de
alborotar con todo motivo, y hombres apacibles,
cachazudos, que se espantan del menor
asomo de lucha y que son en extremo cobardes.

Mujeres que son amantes de la abstracción,
que generalizan y sintetizan mucho, y que no
tienen la menor intuición; y hay hombres que
son intuitivos, sagaces observadores, buenos
analistas, incapaces de generalizar... Yo conozco
muchos.

Mujeres insensibles á las obras de arte, que
no sienten lo bello, y hombres muy entusiastas
por uno y otro.

Mujeres inmorales, impúdicas, sin respeto
por nada ni por nadie, y hombres morales,
castos, respetuosos.

Mujeres disipadoras, desordenadas, y hombres
económicos y parsimoniosos hasta la
avaricia.

Mujeres sumamente egoistas, rígidas, dispuestas
á explotar la debilidad, la bondad, la
torpeza ó la miseria de otros, y hombres llenos
de generosidad, mansedumbre y dispuestos
á sacrificarse.»(1)

Las generalidades que se establezcan para
fundar clasificaciones dentro de una especie
tan variable por efecto del desarrollo moral é
intelectual que adquiera, no pueden admitirse
como principios absolutos ni menos para
apoyar en ellos determinadas prerrogativas y
derechos. Los privilegios que se atribuyan á
los hombres desde el más superior al más ínfimo
corresponden de lleno á las mujeres,
porque sería absurdo clasificarlas á todas después
del ínfimo grado de la escala masculina.
Es absurdo sostener que el último de los
necios gañanes pertenece á una clase superior
á la que ocupa la dama inteligente é instruída.

Podría ser muy bien que los caracteres diversos
fuesen el resultado de la enseñanza y
educación, de la diferencia de preocupaciones,
de creencias, de trabajo, profesión, etcétera,
etc.

De todas las generalidades que puedan ser
el fruto de una diferencia de ejercicio, no se
puede legítimamente deducir que incumban á
las facultades de la mujer: pues sería ilógico
y ridículo pretender que un hombre debe ser
apto para el estudio de las matemáticas, por
la sola razón de que es hombre, aunque fuese


52

el sugeto más negado que Dios hubiese echado
á la tierra, y que una mujer no debe ni
puede estudiarlas, por lo mismo que es mujer,
ni que su capacidad fuese reconocida suficiente
para ocuparse de tal estudio provechosamente.

Por lo tanto las aptitudes deben señalar la
representación de los individuos de ambos sexos
en la sociedad y no una clasificación infundada.
Si la riqueza y pujanza de las naciones
depende del mayor número de elementos
que toman parte en su actividad y desenvolvimiento,
y del mayor desarrollo físico y moral
ó intelectual de tales elementos, de inferir
es que la humanidad conseguiría en proporción
iguales resultados, si renunciase á la clasificación
que le priva de utilizar todo el mayor
número posible de elementos eficaces.

Por inducción biológica puede permitirse
la afirmación de que existe una clasificación
fundada en la diferencia de sexualidad; pero
hoy por hoy no es posible determinarla, como
quiera que los dos sexos no se han desarrollado
bajo unas mismas condiciones de
educación, enseñanza y libertad. El verdadero
carácter femenino no podrá señalarse, ni
por tanto podrá conocerse hasta qué punto
pueden elevarse sus facultades, sino después
de varias generaciones en las cuales se vayan
desarrollando en toda su potencia las disposiciones
que en germen tiene la mujer. Entonces
podría resolverse clara y decididamente
la condición femenina.

XV
Enseñanzas históricas de las clasificaciones sociales.

La historia nos enseña que las clasificaciones
semejantes no se hicieron nunca más que
para oprimir, desprestigiar, calumniar y envilecer
á los que se encontraban en los rangos
inferiores. Sin remontarnos á los desgraciados
ilotas, á los esclavos y libertos de la
antigüedad greco-latina, que eran clasificados
entre los brutos ó poco menos, recordemos lo
que fué en tiempos más cercanos la plebe, la
canalla
, buena á lo más para servir automáticamente
al capricho de los señores y para dejarse
trasquilar hasta lo vivo; y consideremos
lo que es hoy en que ha desaparecido tal clasificación.
Sí, esa clase, despreciada, abatida,
mártir entonces, hoy inventa, gobierna, legisla,
y codeándose con sus antiguos tiranos,
transforma paulatinamente nuestro globo,
quizás devastado y corrompido por la especie
superior que se creía la única capaz y útil,
en una mansión cada día más risueña, cada
día más pacífica y más bella.

¿No estamos viendo que este bendito sistema
de clasificaciones prepara en la oscuridad
y el silencio una revolución espantosa que tarde
ó temprano, hágase lo que se quiera, ha
de producir cambios radicales en el orden social?
¿Por qué no se han de efectuar estos
cambios indispensables sin necesidad de los
horribles trastornos que amenazan y sólo apelando
á los medios que la justa ley de la humanidad
prescribe, sólo teniendo presente la
máxima que el mártir del Gólgota proclamaba
al decir amaos como hermanos? ¡Orgullo
del hombre, cuanta necedad encierras en medio
de tu ciega injusticia!

Este sistema social no es un principio insignificante,
pues representa la vida miserable
de millones y millones de existencias
cruelmente inutilizadas y millones y millones
de otras abortadas ó muertas en germen, como
quiera que el aumento de los pueblos solamente
se efectúa con el bienestar. ¿Quién
dijera que en España, donde, según testimonios
históricos, durante los tiempos de su primitiva
independencia, habían llegado á contarse
cuarentiocho millones de habitantes, pudiese
por el desastroso efecto de semejante
clasificación, quedar reducida á unos seis millones
ó siete de habitantes, y aun en más de
las dos terceras partes sumidos en la miseria,
la ignorancia y el dolor de todas las privaciones
y penalidades?

¿Cómo vivían los cuarenta y tantos millones
de habitantes en un país que después no
podía alimentar casi á una octava parte de
gente? Estudiadlo, grandes hombres, y aprenderéis
como una nación se hace tanto más
rica y pujante cuanto mayor es el número de
sus individuos, y por ende cuantas más son
las comodidades de la vida en general. Abatiendo,
estenuando al inferior, se empobrece,
se miserabiliza al potentado, á menos que para
éste no signifique nada la vida relativa ni
se alegre de la felicidad de sus semejantes.


53

No, no; tratándose de la especie humana,
cuyos individuos todos deben considerarse
como hermanos, y este será el apogeo de las
verdaderas civilizaciones; tratándose de la humanidad,
no establezcamos diferencias físicas
para deducir clasificaciones sociales, para distinguir
castas, clases, sexos en diversa condición
de ser y en distinta atribución de deberes
y derechos. Semejante método no puede
dejar de producir iniquidades.

Una de éstas es imputar como crimen al
individuo relegado á la serie inferior el no
parecerse al tipo convencional que de él se
ha formado, mientras que al titulado superior
se le permite no parecerse al suyo.

Otra iniquidad es servirse del tipo convencional
para envilecer al individuo clasificado
en la serie inferior, matar su energía, ahogar
sus aspiraciones, impedir su progreso. Entonces
para lograr el objeto se organiza la educación,
se regulariza el trato que debe darse,
se inventan preocupaciones y se hace en fin
todo lo posible para que el oprimido, que se
desconoce, se crea de naturaleza realmente
inferior, se resigne á su humillación y sufrimiento,
y hasta se indigne de la rebelión de
aquello de su serie que siendo sobrado energicos
y personales, se sublevan contra lo que
la injusticia social quería hacer de ellos.

También es inicuo prevalerse del estado de
abatimiento á que se ha reducido al oprimido,
para calumni rlo y negarle sus derechos.
Si en efecto se le conceptúa incapaz de regirse,
dadle la libertad que le corresponde, hacedlo
vuestro igual, y su nuevo estado lo
hará capaz y superior. Dadle la educación é
instrucción y la independencia que le corresponden,
y entonces tendreis el derecho de
proclamar su condición, pues sólo puede conocerse
la naturaleza de una criatura humana
cuando se desarrolla en toda libertad é
igualdad.

Procure pues la mujer, reclamar á todo
trance el lugar que conviene á su desenvolvimiento
moral é intelectual, y constantemente
recuerde que este lugar no está determinado
y fijo; que ella debe cuidar de
ascender siempre hasta el día en que su naturaleza
especial, realzándose con la igualdad
de educación é instrucción en la medida que
sus facultades alcancen, con la igualdad de
derechos y deberes, según pueda, conquistará
su puesto de legítima compañera del hombre,
será su igual, no su inferior, no su esclava.

Muchos de los que alegan compasión por
la naturaleza delicada y débil del bello sexo,
no pretenden volver por los fueros de la justicia
y de la razón, que hacen alardes de propagar;
sino que, hipócritas ó ignorantes, hablan
de conformarse con las propias exigencias
de la naturaleza cuando en realidad hablan
en virtud del deseo de dominar á la mujer:
no se refieren, pues, á la misma tal como su
naturaleza la ha hecho, sino tal como la hicieron
las preocupaciones, la esclavitud, el abuso
de la fuerza, la ignorancia.

El mayor auxilio en la elevación de la mujer,
es la instrucción, toda vez que nada hay
más propio para la esclavitud que la ignorancia.
Los que quieren la inteligencia femenina
oscura, embrutecida, hacen como ciertos fanáticos
que niegan á la humanidad en general
los derechos á la instrucción, porque el
sistema de tinieblas les permite sujetar á su
antojo á los desdichados sometidos á su dirección.

Así, por lo dicho se infiere que la mujer es
una de las dos partes constitutivas de la humanidad,
tan esencial, necesaria y provechosa
como la otra, y que únicamente un pasado
injusto con ella habría podido hacerla degenerar,
si se permite la frase. Podrá juzgarse de
sus facultades y aptitudes, cuando por una
reforma constante y sucesiva su naturaleza se
desarrolle en toda la plenitud de sus condiciones
morales, ya que lo mismo que el hombre
es un sér progresivo, inteligente y pensador.


Capítulo III
DIFERENCIAS ESPIRITUALES ENTRE LA MUJER Y EL HOMBRE

I
encias naturales y la antropología.

EN absoluto no puede definirse cual
sea la entidad física y moral de la
mujer por efecto del falso sistema
que contra ella han seguido
las edades pasadas; pero se puede
deducir por los datos evidentes
que podemos sacar de la ciencia
y de la historia, cual sea su naturaleza
en comparación con el hombre.

Por de momento admitamos que un hombre
degradado, ignorante y tosco no debiera
ser considerado, como lo quieren aun hoy
día muchas leyes, superior en facultades y
derechos á la mujer más ilustre, instruída y
de sentimientos delicados. Salta á la vista
que toda hipótesis contraria es tan ilógica
como injusta. Con todo, hay muchos que no
saben entender cosas tan obvias y patentes.

Siempre se han sustentado opiniones absurdas,
y discutido las verdades mejor demostradas,
más admitidas y racionales. Unos
han afirmado la inferioridad de la mujer, diciendo
que era un varón incompleto, sin
comprender que podía redargüirse, como lo
hemos hecho en el capítulo precedente, que
el hombre era una mujer imperfecta.

¿Acaso no hemos oído á un grave y sesudo
pensador, cuyas opiniones han tenido resonancia
por todo el orbe, proclamar en pleno
siglo XIX la inferioridad de la mujer fundándose
en que ésta es únicamente un sér pasivo?
«Su razón es bizca como los ojos de Venus;
y su conciencia débil, la hace inmoral,»
escribió Proudhon(1) No hubo sofista antiguo
ni moderno que más bizcamente desarrollase
una tesis semejante.

Pocos filósofos han exagerado tanto su
rencor al sexo débil, pues rencoroso nos parece


55

ese modo de raciocinar tan falso é hiperbólico;
pero muchos moralistas hubo que de
la debilidad de la constitución física de la
mujer, han querido deducir su inferioridad
espiritual, su posición humilde hasta en
el seno de la familia. Así pensaba el gran
Proudhon.

Además, hablad mal de la mujer, ó escarnecedla,
despreciadla, ridiculizadla, y tendréis
manadas de borregos que os aplaudirán,
ponderando vuestro talento, vuestra agudeza,
vuestros chistes y vuestras gracias. No teneis
entonces necesidad de argumentos sólidos ni
siquiera de raciocinio.

En su manía de hacerse valer más que la
mujer, algunos fisiologistas y antropófagos
han aseverado que el cerebro del hombre contenía
algunas onzas más de sustancia que el
de la mujer, y que sus lóbulos eran más determinados
y bien enlazados, deduciendo de
ahí una superioridad moral para aquél. No es
necesario contestar que si esto fuese exacto,
que no lo es, resultaría condenada la mujer á
perpetua inferioridad moral é intelectual. Pero,
aun á veces siendo menor la caja huesosa
del cráneo femenino, la ciencia ha evidenciado
que contiene igual cantidad de cerebro que
la cabeza del hombre, ó que la cantidad, tanto
en el hombre como en la mujer no denota calidad,
por regla general.

Profundicemos un poco esta cuestión, que
es hoy el formidable punto de apoyo en que
descasan los argumentos de muchos sabiondos
que sólo aciertan á juzgar por las apariencias
de las cosas. Antes sentemos los siguientes
datos que nos suministra la moderna
antropología, y luego discutiremos con orden.

El término medio de la cabida craniana del
hombre y de la mujer entre multitud de experimentos
resulta:

CAPACIDAD EN CENTÍMETROS CÚBICOS

Hombre. Mujer.
Esquimales 1646 1407
Galos antiguos 1606 1507
Bretones 1599 1426
Españoles 1574 1367
Parisienses 1551 1337
Corsos 1552 1367
Europeos en general 1540 1328
Chinos 1518 1383
Javaneses 1500 1283
Negros africanos 1477 1251
Neo-caledonios 1460 1330
Negros dahomeyanos 1452 1209
Tasmanios 1452 1201
Mongoles 1421 1200
Australianos 1347 1181
Indios mejicanos 1339 1178
» peruanos 1234 1082
» norteamericanos 1230 1085

Aunque la capacidad no indica en absoluto
el peso ni la calidad, es un dato ya bastante
para hacer comparaciones y deducciones científicas.
Sin embargo, digamos algo sobre el
peso de la masa encefálica, fundados en miles
experimentos practicados por los antropólogos
Broca, Topinard y otros.

Téngase ante todo presente que el peso del
cerebro del hombre varía según la edad, sexo,
raza, profesión, salud ó enfermedad, y
mayormente según el desarrollo que en general
alcanza la cavidad craniana del individuo
en virtud de sus Negocios ú ocupaciones. Por
otra parte, las proporciones anatómicas son
hereditarias en los hijos.

El cerebro del europeo al nacer pesa, en el
hombre, 334 gramos y en la mujer, 287. Antes
de finir el primer año llega al doble de peso,
y antes de terminar el séptimo, al triple. Entonces
va creciendo con lentitud, é insensiblemente
alcanza su máximun entre 30 y 35
años. De los 40 á los 45 empieza á menguar,
aunque de un modo poco notable, á los 60 se
marca más esa mengua, y á los 90 años el cerebro
ha perdido más de 120 gramos de peso
en el hombre, y 90 en la mujer.

En primer lugar hemos de notar que el
hombre tiene un cuerpo más desarrollado que
la mujer, y que el cerebro, lo mismo que los
nervios y los huesos, no se agranda ó achica
por la serosidad ó grasa que aumenta el volumen
de algunas formas exteriores ó de algunos
órganos internos. Luego, si las proporciones
del cuerpo del hombre son mayores y
por tanto la cavidad craniana es más espaciosa,
claro está que para llenarse debidamente
requiere mayor cantidad de masa encefálica,
y esta cantidad, sumando la diferente actividad
de la vida social, se calcula de 4 á 7 por


56

ciento, que es precisamente la proporción que
se nota entre ambos sexos y no por cierto en
perjuicio de la mujer, como puede deducirse
de los datos expuestos, puesto que la cantidad
que falta para nivelar, corresponde en realidad
al ejercicio mayor que del cerebro hace
el hombre en todas las sociedades.

En segundo lugar cumple advertir que las
cifras de capacidad y peso son tomadas en
promedio y respecto de cuerpos desarrollados
en su debida proporción; por lo cual no
debe ni puede suponerse que un cuerpo de
hombre pequeño ó de la talla normal de una
mujer, haya de tener un cráneo tamaño como
el de un hombre en toda la plenitud de
su desarrollo. Ahora bien, nadie ha dicho
que los hombres de baja estatura tengan menos
capacidad que los de atléticas dimensiones;
porque en el terreno científico está plenamente
demostrado que un cuerpo bien
proporcionado, alto ó pequeño, tiene todas
las aptitudes, y que éstas no dependen de
una cabeza más ó menos grande, la cual si
falta á la ley de proporción, puede ser una
desventaja mejor que una ventaja. La cabeza
muy grande en cuerpo relativamente pequeño
es signo de imbecilidad; muy pequeña en
cuerpo grande, signo de idiotismo ó de propensión
á la locura.

Por otra parte, la antropología, que no se
desdeña de sacar consecuencias morales de
principios ó datos físicos, arguye que la mujer
tiene más desarrolladas las partes frontales
del cerebro y del cráneo, que son las que
revelan la superioridad de la inteligencia, y
menos desarrolladas que el hombre las partes
parieto-occipitales, que son las que, según la
fisiología y la misma antropología, representan
los afectos ó aptitudes propios de la animalidad
y no del espíritu é inteligencia. Luego,
si discutimos con partido resuelto de antemano,
hemos de sustentar que por esta sola circunstancia
la mujer es superior al hombre, ya
que á pesar de tener menos cerebro, éste se
encuentra mejor dispuesto para las funciones
intelectuales.

Además, el cerebro se desarrolla enormemente
en los países altamente civilizados,
donde la fiebre de la actividad espiritual
devora constantemente á los hombres empeñados
en la lucha por la existencia, ó consagrados
á las batallas de las industrias, de las
ciencias, de la política y demás ocupaciones
que exigen un trabajo perenne de la
mente. En una serie de experimentos sobre
unos 600 europeos, de 25 á 55 años de edad,
pertenecientes á las clases menos ocupadas en
tareas intelectuales, las variaciones normales
iban de 1025 gramos á 1675 gramos, que es el
peso ordinario del cerebro del hombre bien
desarrollado que se ocupa en las especialidades
científicas.

Por último, el desarrollo del cerebro por sí
solo no implica la superioridad de las facultades
intelectuales, ya que de ser así, tendríamos
que los esquimales serían las capacidades
superiores del universo; y precisamente son
las criaturas que ocupan la última grada de
la humanidad en punto á inteligencia. Cuando
tratemos de estos habitantes de las regiones
heladas, veremos que, como los habitantes
de algunas islas de la Occeanía, quienes
también tienen cabeza regular, á lo menos,
son la gente más soez y desdichada, y la que
más brutalmente trata á la mujer.

De consiguiente el volumen y peso de la
masa encefálica en el hombre ó la mujer no
pueden significar superioridad ni inferioridad
moral é intelectual. Se debe atender ante todo
á la proporción anatómica y en segundo
lugar á la instrucción, que contribuye poderosamente
al desarrollo del cerebro lo mismo
que la vida activa de los negocios en la sociedad
moderna. También debe entrar por mucho
en la moralidad del individuo y en la inteligencia,
el sistema nervioso que vive casi
siempre en detrimento de la vida del cerebro;
y sabido es cuan desarrollado está en las mujeres
el sistema nervioso, tan activo como los
movimientos del corazón en lo relativo al
sentimiento.

II
Varios teólogos y sabios.

Hubo en un concilio cierto prelado que suscitó
la cuestión de si la mujer debía comprenderse
en la especie humana, es decir de si
tenía alma ó no, y grandes argumentos tuvieron
que sacarse á relucir para convencer
al celoso obispo que tal proposición intentó
apoyar.


57

Y varios Padres de la Iglesia han pretendido
fundar la inferioridad femenina en razones
sutiles de la teología, y no han tenido presentes
las palabras de San Pablo que debieran
haberles convencido de su error, puesto que
no pueden ser más claras y terminantes: «En
Jesucristo, no hay distinción entre el hombre
y la mujer,» que es como decir: Entre cristianos
el hombre y la mujer son iguales.

«Según Diderot, la mujer es una prostituta;
según Montesquieu, una criatura agradable;
según Rousseau, un objeto de placer
para el hombre; según Voltaire, nada.»

¿Cómo no ha de sentirse, de creerse inferior
la mujer, cuando oye que tan grandes
autoridades lo afirman con toda la formalidad
que debía darles su maravilloso ingenio? ¿No
parece desacato punible atreverse á rebatir la
autoridad de tales opiniones? ¿Ignorarían esos
grandes hombres la verdad de una manera
tan notoria para decir lo contrario de lo demostrado
por las ciencias y por el sentido común?
Si no temiéramos pecar de irreverentes
les aplicaríamos la anécdota de aquel litigante
cuyo abogado le decía con mucha frecuencia:
—No puede V. perder el pleito, —y que
después de haberlo perdido en última instancia,
le repetía:—El pleito no puede perderse;
lo que hay aquí es que el contrario ha hecho
triunfar sus derechos.

Si esas orgullosas opiniones se hubiesen
formulado con el fin de señalar diferencias
que exigiesen un papel diverso en la representación
social de los dos sexos, pudieran
dispensarse semejantes errores, pero como la
cuestión se suscitó siempre para discutir, decimos
mal, para disputar los derechos que la
mujer tiene á la igualdad, conforme lo reclaman
la razón despreocupada y la verdadera
sabiduría de todos los tiempos, resulta que es
injusto é ilógico el razonamiento empleado
para proclamar tales opiniones.

III
Definición del hombre.

Decíamos que en absoluta no podemos definir
á la mujer, puesto que no se ha podido
estudiar en su verdadera expansión espiritual.
Sería mal naturalista, por símil, el que se propusiera
estudiar á ciertas especies zoológicas
únicamente por los ejemplares que viese encerrados
en las jaulas de un museo, privados
de manifestarse en todas sus naturales inclinaciones
é instintos. La mujer, que es alma
y cuerpo, por más que algún prelado de la
Iglesia haya pretendido dudarlo, no puede
apreciarse en su justo mérito ó demérito, hasta
que se le hayan quitado las cadenas que
comprimen su inteligencia y su corazón, hasta
que, según sus aptitudes, contribuya por
igual con el hombre al desenvolvimiento moral
de las civilizaciones.

Sin embargo, no hemos de apurar la materia
hasta tal extremo: su comparación con el
hombre, á quien á lo menos podemos conocer
perfectamente y sabemos hasta donde puede
llegar, nos dará á comprender algo de lo
que es el bello sexo tan diversamente juzgado.

Ahora bien: ¿qué es el hombre? Desde su
origen hasta hoy la historia nos lo define con
carácter evidente; es la humanidad, es la civilización:
todos los anales del mundo nos hablan
de él, si bien nos dicen raras palabras
concernientes á la que debía ser su compañera.

«La primera mirada, dice Legouvé, revela
á la reflexión la semejanza de estos dos seres,
el hombre y la mujer: tienen una alma inmortal.
Ella posee como él los dones de la inteligencia,
del cuerpo y del corazón; á ella como
á él pertenecen el instinto de lo bueno, de lo
bello y el espíritu religioso. ¿Donde reside,
pues, la diferencia? ¿Se encuentran todas esas
facultades en la mujer, pero más débiles? ¿ó
será tal vez que están dotados de una manera
desigual, cediendo al hombre la superioridad
en algunos puntos y haciendo dominar á la
mujer en otros?

Todo el problema está ahí. La primera suposición,
en efecto, proclama sin apelación la
superioridad femenina; mas á encontrarse la
verdad en la segunda hipótesis, la causa de la
igualdad puede entrar en liza y tener sus probabilidades
de victoria. La dilatada esclavitud
de la mujer no patentiza en sí misma más que
una cosa, y es que el mundo hasta aquí ha
necesitado preferentemente las cualidades dominantes
del hombre y que no ha llegado todavía
la hora de ella. Pero porque no haya


58

llegado, no puede afirmarse que no debe
llegar.»

Efectivamente, la proclamación de la igualdad
de la mujer que, sin embargo, se hizo por
la boca de Dios mismo, no se ha cumplido en
la tierra, no ha conseguido realizarse. Pero
eso no quiere decir que sea incompatible con
la condición de la humanidad. ¡Cuantos principios
hay que se habían igualmente proclamado,
y que no habían tenido eficacia en el
modo de ser de las sociedades! los principios
de libertad, igualdad y fraternidad que representan
revoluciones tan trascendentales en la
historia humana, han visto transcurrir siglos
tras siglos, y hasta ahora no comienzan á formar
parte de los usos y costumbres, de los
sentimientos e ideas de la generalidad en algunos
pueblos. Nada tiene de extraño que no
habiéndose introducido siquiera en todas las
naciones civilizadas, dejen de corresponder á
la mujer en general, cuya identidad con el
hombre es todavía un problema por resolver.

IV
El cuerpo.

«Hagamos el paralelo entre los dos sexos,
y comencemos por el examen del cuerpo. Un
fenómeno importante llama ante todo nuestra
atención al considerar la existencia de los
animales: la superioridad de fuerza, hermosura
y salud se encuentra ya en el macho, ya
en la hembra. Si la leona tiene que envidiar
al león su formidable cola y su real melena;
si el caballo tiene más fuerza que la yegua; si
el toro ostenta en su poderosa testuz y en su
ancho cuello, los sigaos de su natural soberanía,
la familia casi entera de las aves de rapiña
nos muestra las hembras superiores á los
machos por la energía muscular y el tamaño.
La hembra del halcón, es más grande que el
macho, la hembra del águila es más fuerte
que su compañera. También entre los insectos,
las arañas y las hormigas mantienen esa
superioridad femenina.

En las especies en que el macho tiene el
privilegio de la fuerza, esta superioridad no
llega nunca al extremo de ser motivo ni derecho
de dominio: no hay, que sepamos, señor
y esclavo en las familias de los animales,
ó quizás existe en una sola clase, y en ésta la
hembra es el señor: las colmenas de abejas
nos ofrecen el curioso espectáculo de padres
dominados, mantenidos, arrojados y muertos
por las madres.

¿Cual de estos modelos diferentes escogió
Dios para conformar con él la raza humana?
Todos y ninguno. En ninguna otra especie el
predominio de la fuerza está más marcado;
pero en ninguna otra tampoco es más exclusivamente
del sexo débil la gracia y la hermosura,
la seducción y la simpatía.

El cuerpo es un instrumento, un adorno, un
intérprete.

Como instrumento, el organismo masculino
prevalece á no dudar sobre el de la mujer.
Las piernas del hombre más vigorosas, le
transportan más lejos y más pronto: sus brazos,
musculosos, levantan y sostienen mayores
pesos: su pecho da sonidos más poderosos, y
su estómago, consumidor más enérgico, renueva
mejor sus fuerzas.

Pero si consideramos el cuerpo como adorno
é intérprete, la comparación resulta ventajosa
en todos conceptos para las mujeres.
Un hermoso rostro de mujer parece la obra
más acabada de la creación: la cara de la mujer
es, si se permite hablar así, mil veces más
elocuente y está mejor dotada que la del
hombre. La fisonomía masculina, el ademán
masculino, tienen verdaderamente una energía
singular de expresión y de acento. Pero
todo el cuerpo de la mujer es un instrumento
de suavidad, de riqueza y variedad que se
presta á todos los matices, á todos los detalles
de la expresión. El hombre tiene diez miradas,
la mujer ciento; el hombre tiene una
sonrisa, la mujer mil. Especialmente la voz,
la voz sonora pero áspera en nosotros, abunda
en la mujer en semitonos, en cuartos de
tono que reproducen como otros tantos ecos
todas las vibraciones del corazón y del pensamiento.

V
¿Es igual en ambos sexos el alma?

Relativamente al cuerpo, los hombres superan
en todo cuanto el cuerpo tiene de potente
y fuerte; la mujer en lo suave y delicado.


59

Luego aquí debe reinar la igualdad en
medio de la diferencia.

Pasemos al examen del sér espiritual.

Un objeto primero se ofrece á nuestros
ojos, á nuestro análisis, la inteligencia, esto
es, la razón con sus severos atributos y la
imaginación con su risueño y variado cortejo.

Ante todo, hablaremos de esta razón práctica
y de uso cuotidiano que consiste en la
disposición bien entendida de la vida ordinaria,
y cuyo espíritu de orden, la previsión en
el gobierno doméstico, el arte de armonizar la
riqueza con los gastos, son otras tantas dependencias
necesarias. Definirla, es designarla
como el patrimonio natural de las mujeres.
Se puede además deducir de ahí que las mujeres
si estuviesen preparadas con educación
conveniente, llevarían á la administración de
los bienes y de los negocios privados, y quizás
de los públicos, una prudencia y una precaución
minuciosas, que suelen ser agenas al
espíritu masculino.

El hombre es más especulador que la mujer;
la mujer es mejor agente de negocios que
el hombre: el uno sabe mejor ganar, el otro
conservar la fortuna. Aquí, pues, hay también
igualdad en la diferencia y necesidad de
la asociación.»

No queremos negar que el hombre posea
en alto grado el don de saber especular y arbitrar
medios que puedan facilitarle ganancias.
Es natural que acostumbrado desde su
juventud á la idea de que sus trabajos han de
tener por fin un lucro con que subvenir á las
necesidades suyas y á las de su familia que
andando el tiempo deba formar, se deje llevar
de las idas que se han erigido como en la
costumbre de su pensamiento. Y luego, ese
es el fin para el cual se le educa desde sus primeros
años. Pero ¿cómo queremos que á la
mujer impulse el mismo espíritu, si á todas
edades le decimos que ella no tiene la obligación
ni la necesidad siquiera de ganarse la vida,
toda vez que el hombre la debe mantener?
¿Se cree que esta preocupación no contribuye
á matar el deseo, el espíritu que pudiera abrigar
en pro de la especulación que consideramos
más propia del hombre? No puede dudarse;
nuestras ideas y costumbres forman
una segunda naturaleza que seguramente nos
gobierna é impulsa más que la primera. Observemos
lo que sucede con las mujeres que
por desgracias de familia ó por cualquier azar
de la suerte, han tenido que procurarse el
sustento desde edad muy temprana, y acaso
veremos que esta facultad especulativa no es
exclusivamente propia del hombre, sino que
él y la mujer la poseen en igual grado, cuando
ambos la emplean en igualdad de circunstancias.
¡Cuántos comercios y negocios seguidos
por mujeres han aumentado en prosperidad
desde el día en que ellas los tomaron á su
cargo!

Lo cierto y deplorable aquí es que nosotros
nos reservamos esta facultad porque sabemos
cuanto influye en el dominio, cuando menos
de sí mismo y á veces de los demás. ¿Hay cosa
más triste que vivir á la merced del que
gana el dinero? ¿hay cosa que más humille y
rebaje? Esta condición de dependencia es motivo
de engreimiento en el dispensador, es la
cuestión de proclamarse el amo y de acatar
otros este título.

«La razón es también esa exactitud de la inteligencia
que en las circunstancias difíciles
nos hace tomar el partido más cuerdo. El
hombre y la mujer muestran ahí cualidades
y defectos enteramente opuestos: el hombre
se deja guiar más por el cálculo y el interés
personal; la mujer, por la pasión y el sentimiento:
el uno juzga por instinto, el otro por
reflexión; él comprende la verdad, ella la
siente y adivina. Pedid un consejo á la mujer;
su respuesta se caracterizará al instante por
un sí ó por un nó, brillando esa luz de su espíritu
como la chispa que brota del pedernal
al choque del acero; mas no la obliguéis á daros
el análisis de los motivos de su opinión,
porque quizás los ignora; tal vez no encontraría
sino pobres razones para convenceros,
y sin embargo estaría en lo cierto y prudente.

Poco acostumbrada al severo ejercicio de la
lógica, poco dispuesta por su naturaleza á la
deducción rigurosa de las ideas, quizás es juiciosa
por inspiración, como se es poeta. El
hombre, por el contrario, tiene por primer
fundamento de su buen juicio la reflexión:
consejero seguro, pero más lento, necesita
para alumbrar vuestra razón, alumbrar antes
la suya; necesita poner frente á frente el pro
y el contra de las cosas. Su razón nace á fuerza
de raciocinio.


60

¿Cuál de esos dos sentidos aventaja al otro?
Ninguno de ambos. Separados equivalen uno
á otro; unidos se decuplan.»

VI
Fuerza y rapidez de inteligencia.

No quiere esto decir que la mujer carezca
de facultades para raciocinar: lo que hay de
cierto es que siendo su comprensión rapidísima,
y no teniendo necesidad de encadenar el
pensamiento en una serie de eslabones ó ideas
para arrastrarlo, ni siquiera se le ocurre buscar
la razón de lo que ve claramente, así como
al matemático no se le ocurre pensar siquiera
en la demostración de los axiomas. En
cuanto á dar las razones necesarias cuando la
mujer lo considera conveniente, es indudable
que no le aventaja el hombre; pues cabalmente
una de las condiciones de la elocuencia femenina
es el don de la persuasión, y ésta no
se logra únicamente moviendo vivamente los
sentimientos del alma, sino también dando al
entendimiento las razones que le convengan.

Por lo tanto si la mujer forma los juicios
con rapidez admirable, una ventaja tiene más
sobre el hombre, que no suele formarlos tan
vivamente. Puede, sin embargo, decirse que
éste, más poderoso, más enérgico, más fuerte
en sus raciocinios puede profundizar mucho
más una cuestión y dar sobre ella razones
más sólidas é irrebatibles; es verdad y en ello
consiste la verdadera ventaja de su razón sobre
la mujer.

Atributo es del hombre la fuerza de la inteligencia,
no la rapidez de la inteligendia.

«De la razón depende también esta facultad
que nos sirve para conocer á los demás y
conocernos á nosotros mismos. El conocimiento
de los demás tiene dos objetos, los
hombres y el hombre, la especie y el individuo.
La penetración femenina no tiene igual
para conocer á los individuos: los menores
impulsos del corazón, los sentimientos más
ocultos, las penetraciones más secretas le son
visibles como si fuesen objetos exteriores.
Todo el sistema de defensa y dominio de las
mujeres se funda en este conocimiento, y es
tan profundo, que suele bastarle para contrarrestar
el imperio de las leyes y de las costumbres.
Armada de esta ciencia omnipotente
la esposa logra á veces emanciparse, la coqueta
gobernar; apoyada en esta áncora flotante,
y sin embargo inquebrantable, osa Celemina
decir á Alcestes el sublime: ¡No me agrada!
Pero ahí se limita la sagacidad femenina. La
mujer conoce admirablemente á los hombres
que conoce, mas no conoce al hombre; nada
le escapa del individuo; casi todo le es oscuro
en la especie.

De consiguiente, cuando se trata de elevar
á generalización las ideas de detalle, cuando
se necesita deducir de ellas ó bien las leyes
filosóficas del alma humana, ó la exposición
científica de nuestras facultades, ó bien la
ciencia de los grandes fenómenos de una masa,
de una nación, de un conjunto, la mujer
se eclipsa, y aparece el hombre. La mujer tiene
demasiado presentes los hechos para ocuparse
de las ideas. Nada lo prueba más claramente
que la manera de conocerse á sí misma.
Las mujeres tienen increible conocimiento
de sus sentimientos y hasta de sus fisonomías.
Merced á esta sensibilidad eléctrica que se
impresiona de lo imperceptible, encuentran
ocasión de sentir mil veces más que nosotros
y de conocer que sienten: todo el manejo de
la coquetería, la ciencia de las miradas, de las
inflexiones de la voz, de los ademanes y gestos,
nos muestran en la mujer un sér que conoce
su vida hasta en los menores detalles.
Diríase que un espejo invisible para todos la
refleja siempre á sus propios ojos, y no obstante
el «Conócete á tí mismos,» en su amplio
sentido filosófico, le es extraño. No se conoce
científicamente, no se puede definir.»

VII
Sentimientos y pasiones.

A nuestro modo de ver no se conoce la
mujer á sí misma en general, es decir, no conoce
á las mujeres ni por consiguiente puede
juzgarlas, no precisamente por la condición
especial de su razón, sino también á causa de
los sentimientos y pasiones que la inspiran,
cuando debe examinar las cualidades de los
individuos de su sexo, como también sin duda
á causa de la educación que recibe.

Respecto al conocimiento que la mujer tiene


61

del hombre, cumple manifestar que lo
juzga con más imparcialidad que á las mujeres,
y por lo tanto está en condiciones de
examinarlo y comprenderlo más perfectamente;
pero no es su opinión relativa á nosotros
tan propicia como probablemente se nos figura
á la mayoría del sexo fuerte. Ya veremos
más adelante esa cuestión: no nos alejemos
ahora demasiado de la materia que discutimos.

Continuemos este paralelo y entremos en
un punto que el expresado autor dilucida con
cierta ofuscación, si bien en casi todas las
cuestiones referentes á la mujer dé muestra
de una envidiable claridad de pensamiento.
A no dudar, eso dimana de conceder demasiado
al corazón femenino y negar en exceso
lo que á la razón de las mujeres corresponde.
Dice así:

«Comprendemos por lo tanto que los sistemas
metafísicos, las abstracciones, las ideas
generales y políticas de patria, de igualdad
deben ser indiferentes ó extrañas á la mujer:
sólo hay un medio de introducirlas en su inteligencia,
y es el de hacerlas pasar por su
corazón: pintad á la mujer todos los sufrimientos
que en los individuos se originan de
la desigualdad socially entonces, solamente
entonces, se apasionará por los derechos del
hombre:
lo que para nosotros es la justicia,
para ellas es la caridad. Así de la idea de Dios:
para los hombres Dios es algo: para las mujeres
es alguien: nosotros lo explicamos, lo comentamos,
nos lo creamos á veces; ellas lo
aman. La mujer puede, pues, en las ideas
completamente abstractas, elevarse por el estudio
hasta la razón que comprende, rara vez
hasta la razón que crea. Ningún descubrimiento
matemático, ninguna teoría metafísica
se deben á la mujer. En Grecia, donde las
discípulas se apiñaban con afán entorno de
las grandes escuelas de filosofía; donde Pitágoras
contaba una muchedumbre de mujeres
entre sus adeptos, ningún sistema filosófico
salió de la cabeza de una mujer Inteligentes
como intérpretes, apasionadas como sectarias,
su poder terminaba y ha terminado siempre
allí donde la creación comienza.»

VIII
Fuerza en el hombre, delicadeza en la mujer.

Hemos expresado en el capítulo precedente
en qué se fundaba este que parece fenómeno
extraordinario y que, sin embargo, no puede
ser más natural. Precisamente esta es una
de las circunstancias que demuestran la distinción
que debe hacerse entre el hombre y
la mujer dentro de la igualdad: ella no tiene
la fuerza física ni la corporal: la inteligencia
creadora, potente, enérgica, el genio, en fin,
es la prueba de la pujanza intelectual: ¿pero
son muchos los hombres que tienen esa gran
potestad divina? No por cierto: muy escasos
son los genios que crean, y fuera de esos gigantes
de espíritu, los demás suelen quedar á
la altura del espíritu general, á cuyo nivel alcanzan
lo mismo los hombres que las mujeres.
El hombre de genio hace abstracciones
que le elevan á la unidad y al origen de las
cosas, á la fuente de las ideas, y desde allí
pueden descubrir nuevos horizontes hasta entonces
ignorados. Así como ningún cuerpo
femenino ha logrado aventajar en fuerza física
al atleta Milon de Crotona y otros muchos
hombres de gran desarrollo muscular y de
enérgica contextura, porque su constitución
es más delicada, así tampoco ninguna inteligencia
de mujer podrá igualar siquiera á los
poderosos atletas del pensamiento que llamamos
genios.

No queremos decir que el cerebro, donde,
según la antropología, tiene asiento la inteligencia,
sea por ejemplo más duro y fuerte en el
sentido material de la palabra; pero sí observaremos
que su constitución, así como la adhesión
molecular, serán más resistentes y
enérgicas en tesis general, como quiera que
todos los sistemas constitutivos del organismo
del hombre reunen un principio de fuerza
y dureza que no tiene el de la mujer. Tampoco
se crea que sustentamos esta opinión apoyándonos
en ideas materialistas, porque si alguien
podría argüirnos que así se desprende
de hacer depender las facultades del espíritu y
de la inteligencia, de la disposición y esencia
material de los órganos, podríamos redargüirle
que Dios al crear al hombre y la mujer, les


62

hubiese formado el cuerpo á propósito para el
espíritu que les destinaba respectivamente.

Notemos, pues, que el espíritu del hombre
es más poderoso por naturaleza, y que por lo
tanto puede elevarse á un nivel que no puede
alcanzar excepcionalmente el espíritu femenino,
de condición más débil, ó de cerebro cuya
materia es quizás menos resistente que la
del cerebro masculino.

Esta es á nuestro modo de ver la razón de
esa marcada diferencia que se pretende hacer
valer para consignar una superioridad de la
cual podrían envanecerse únicamente muy
pocos hombres de cuantos han poblado la tierra,
acaso uno por muchos miles de millones.
¿Y qué significaría esta excepción en la gran
regla general?... Pero dejemos continuar al
docto académico:

«Nuestro siglo nos ofrece un ejemplo elocuentísimo
de la limitación del genio femenino:
una mujer á quien natura dotó de una
pluma y de un carácter varoniles, pues todas
las cualidades que al parecer constituyen al
filósofo, el amor á las ideas generales, el desprecio
á las preocupaciones, el sentimiento
de la dignidad humana, todas esas cualidades
ella las posee. Indignada contra las esclavitudes
de todo género, contra la del obrero y la
del pobre, lo mismo que contra la de la esposa,
su compasión simpática y reformadora se
conmueve por todos los problemas sociales y
humanos. ¿Ha producido ninguna doctrina?
No: aun en su carácter de novelista filosófico-social
ha quedado mujer, es decir, eco, espejo,
arpa eólica: ha reflejado sucesivamente
todas las teorías de todos los teóricos que la
casualidad ó sus impulsos le daban á conocer;
de suerte que detrás de cada uno de sus pensamientos
hay un pensador. Una sola cosa le
ha quedado personal en su sistema, y es su
alma que los siente y su estilo que los expresa.
Las mujeres son filósofas únicamente por
su corazón.

IX
En qué supera cada uno de los sexos.

Eso nos lleva naturalmente á decir algo de
otra facultad del alma que tiene por objeto el
estudio de las artes, la imaginación.

Las mujeres son artistas por temperamento.
Impresionables como el artista, verdaderos
instrumentos de precisión como el artista,
sienten y marcan, por decirlo así, las más imperceptibles
variaciones de atmósfera en el
dominio de los sentimientos. Como al artista,
todo lo que brilla las cautiva; como al artista,
el mundo real les pesa; y más que el
artista, tienen una cualidad eminente. El artista
en su entusiasmo, hasta en su amor, no
vé más que la gloria, es decir, no vé más que
á sí mismo. La mujer aun en la gloria, no vé
más que el amor, es decir á otro. Todo parece
de consiguiente llamarla á la primera línea
en las artes, puesto que siente mucho más.

¿De donde proviene, sin embargo, que desde
la antigüedad hasta nuestros días, no se
cita una sola obra magna que esté firmada
con el nombre de una mujer?

En la pintura y escultura no hay cuadro
alguno, ningún paisaje, ni una estatua immortal
cuyo autor sea una mujer.

No hay en música sinfonía, ni ópera, ni siquiera
una sonata, refiriéndonos á obras
maestras, que haya sido compuesta por una
mujer.

En el arte dramático no existe ninguna tragedia,
ninguna comedia verdaderamente célebre
que haya salido de la mano de una
mujer.

Igual fenómeno vemos en la epopeya, y á
su vez, tampoco cuenta la historia con un
Tácito ó un Tucídides femenino.

¿Cómo explicar ese fenómeno?

¿Por la insuficiencia de la educación femenina?

Sin duda es esta una de las causas que lo
han producido; pero no es la sola, ni aun quizás
la principal. Con efecto, el estudio de la
música, por ejemplo, tiene mucho más espacio
en la vida de las mujeres que en la nuestra;
la profesión teatral está abierta á las
actrices lo mismo que á los actores, y sin
embargo, ni el estudio asiduo de las grandes
obras armónicas, ni el contacto perpetuo con
el gusto del público que creó en parte á Molière,
Shakespeare y Lesage, no han dado á
las mujeres el genio dramático ó musical.

Es preciso pues ir á buscar la solución del
problema en otra parte, es decir, en la naturaleza
de los seres y de las cosas.


63

¿En qué se funda el genio dramático? Nótese
que decimos genio y no talento. En el
conocimiento no sólo de los hombres, sino en
el del hombre. Racine lo definió una razón
sublime, que era decir con la misma frase que
ni la agudeza, ni la perspicacidad, ni el conocimiento
de los individuos, ni la observación
sagaz de las ridiculeces de un día, bastan para
formarlo, y que necesita por base esta facultad
poderosa y generatríz que se cierne sobre
el conjunto de las criaturas humanas. El
genio representa en el dominio de la imaginación,
lo que figura en la filosofía la fuerza
sintética.

¿Qué es lo que constituye la superioridad
del historiador? La ciencia de las grandes
evoluciones políticas ó sociales, la comprensión
filosófica de las leyes generales del alma
humana, la apreciación cierta de las pasiones
é instintos de las masas, y en fin, el don de
elevarse sobre su época, sobre su país é ir á
encarnarse en otros siglos y en otros pueblos
sin dejar de juzgarlos: todas las facultades de
generalización y abstracción.

¿De donde mana la grandeza incomparable
de la epopeya? De que ella sola entre todas
las obras de arte resume en un solo hecho
una edad entera de la civilización, un pueblo,
una creencia. Es la más poderosa de las síntesis
poéticas.

X
Facultades femeninas.

Ahora bien, si nos referimos al análisis moral
que hemos intentado, encontraremos que
las facultades de que se compone el genio,
son cabalmente las que faltan á la naturaleza
femenina. Las mujeres en las formas más elevadas
del arte pueden mostrarse ingeniosas,
conmovedoras, elocuentes, pero rara vez superiores.
En revancha, ó mejor dicho, en consecuencia
de la misma ley, hay cuatro géneros
secundarios que les prometen brillantes
resultados: la poesía elegíaca, la novela, el
estilo epistolar y el familiar. En ellos se ponen
de relieve todas sus cualidades, y hasta
sus defectos de genio son pruebas de talento.

En la poesía elegíaca no es el poeta un creador
que domina, sino un esclavo inspirado que
obedece. El alma enternecida ó entusiasmada
de sí, se exalta ó se revela. Las mujeres han
encontrado en esta poesía del corazón acentos
incomparables. Safo era la voz más elocuente
y conmovedora de todo un coro hechicero
de poetas femeninos que eran el
orgullo de Grecia; y en nuestros días en que
la carrera de las letras se ha vuelto á abrir
para las mujeres, el amor y la maternidad han
encontrado intérpretes menos sabios quizás,
pero á no dudar más verdaderos y profundos
que los principales poetas.

La novela es á la epopeya y al drama lo
que el individuo es la muchedumbre. Todo
cuanto hay de extrictamente personal en cada
sér, todo lo que es verdad fuera y en comparación
con la verdad general, la variedad,
la generalidad, y hasta la excentricidad, componen
su más rico y natural patrimonio: lo
que busca en el corazón humano son los misterios.
Vive sobre todo en el análisis.

Son las mujeres nuestros maestros en el estilo
familiar y el epistolar, y deben serlo.
¿Qué nos representan, en efecto, las cartas y
las memorias? Una improvisación de sentimientos
lo mismo que de palabras. La sensación
hace brotar la palabra, la palabra á su
vez hace nacer la sensación: cuanto más tiene
de imprevisto para el que habla el pensamiento,
cuanto mayor es la segunda intención para
el que escucha, más vivo y elocuente parece
el lenguaje: todas esas ideas ligeras que
suscita, se elevan por el aire, semejantes á
otras tantas pompas de jabón, impalpables y
brillantes de colorido, que como ellas desaparecen
al quererlas tocar y que vuelven á renacer
tan pronto como se las vuelve á alentar,
Este es el genio propio y peculiar de las
mujeres.

En pos de los artistas creadores vienen los
artistas intérpretes. Cómicos ó cantantes necesitan
como cualidades primordiales el talento
de la observación y de los pormenores
de las cosas, una flexibilidad de órganos que
se preste á todos los impulsos del pensamiento,
y sobre todo, esa impresionabilidad voluble,
ardiente, variada, que multiplica en proporción
casi increible las sensaciones y los
signos destinados á representarlas.

De ahí que las mujeres nazcan más naturalmente
actrices que los hombres. Todas las


64

grandes cantantes, como lo demuestra la experiencia,
llegan al grado supremo de su talento
á los veinte años, es decir, después de
cuatro años de estudios; un gran cantor necesita
ocho. Todos hemos visto á una actriz consumada
que no tenía diez años; y reservado
estaba al sexo femenino producir la maravilla
de una jovencita que se elevó en pocos meses,
y por decirlo así, á la simple vista, á las
más encumbradas alturas del arte dramático,
en que Talma, Lekain, Barón, no llegaron sino
á fuerza de trabajos y en los últimos años
de su virilidad.»

Falta añadir á esa última facultad de la mujer,
otra condición que la hace sobresalir de
la manera notabilísima que de vez en cuando
nos sorprende. Sin contar con la educación
que puede realzar todas las dotes de la mujer,
mayormente aquellas que le son más peculiares,
la vanidad ó el amor propio, si se
quiere, que en ella suele estar más desarrollado
que en el hombre, hacen que ponga toda
su atención, su alma toda en sus ostentaciones
públicas, en las que debe desplegar sus
brillantes cualidades. La vanidad que teme
grandemente al ridículo, tanto como lo tema
el orgullo, si bien que este muchas veces
duerme en el hombre cuando la vanidad siempre
está alerta; la vanidad, decimos, hace poner
todo su empeño á la mujer sin distraerla
del menor detalle, del menor incidente, por
más que parece absorta en el desempeño de
su cometido. Esto, unido á la voluble sensibilidad
de su corazón y á la impresionabilidad
de su rica fantasía, contribuye á que las
mujeres puedan ser grandes actrices sin necesidad
de los esfuerzos que el hombre necesita.

«Debemos decir algo todavía de una facultad
importante de la inteligencia, el don de
gozar de las obras del entendimiento y de
apreciarlas. La ociosidad de las mujeres y su
propensión á entusiasmarse, les han asegurado
una gran parte de influencia en tales
juicios.

¿Pero es ventajosa, es útil esa influencia?

Sí y no.

Hay un gusto crítico, razonable, filosófico,
á veces elevado, que nace del cultivo de la
inteligencia, y crece con el ejercicio, de la
comparación que unas veces busca preferentemente
en una obra su relación con el principio
del arte, ó con tal regla de convención,
y que otras veces, si el juez es eminente, lo
transporta por decirlo así á la posteridad y le
constituye en tribunal aun fuera de su tiempo.
Rara vez tienen las mujeres esta especie
de gusto; pero hay otro instintivo, irreflexivo,
que no se preocupa del estilo ni de la habilidad
ni de la composición, ó que si los
siente no lo nota. La emoción es su guía, la
vida su primera necesidad. Para él no existe
el pasado ni se hace cargo del porvenir; el
presente sólo lo es todo, el presente, es decir
la conformidad del artista con su época. Tal
es el gusto del público, tal es el gusto de las
mujeres.

Heraldos precursores de todas las nombradías,
las mujeres adivinan á la primera palabra
al hombre que agradará á su siglo; conocen
y saludan desde los primeros fulgores del
crepúsculo el astro que aparece, y arrastrando
en pos de sí á ese otro pueblo voluble, entusiasta
y gracioso que se llama la juventud,
van á arrodillarse con ella á los pies del dios
naciente.

¿Cuál de esos dos gustos, de esos dos guías,
debe seguir el genio?

Ambos.

No hay obras grandes sino aquellas que
pertenecen á todos los siglos por la verdad
eterna, pero que se amoldan estrictamente á
su época por la verdad relativa: luego agradar
á las mujeres es ser de su tiempo. ¿Quién
ha obligado á los filósofos y poetas á descender
hasta el alcance del vulgo? Las mujeres.

Un profesor ilustre que contaba en su auditorio
algunas mujeres, cuenta que obligado
un día por el desarrollo de sus ideas á tratar
una cuestión muy delicada, dijo á las oyentes
que para la próxima lección contaba con su
ausencia. Al día señalado, llega, y ¿qué es lo
que vé? Cien mujeres en vez de veinte. ¿Qué
había de hacer? Hablar como en presencia de
un auditorio masculino, era correr el riesgo
de no ser comprendido ni aprobado. Cambia
de plan: aquella presencia importuna, pero
escitante, le sugiere felices novedades, hermosos
rodeos de espresión, y se hace á la vez
más ingenioso y claro: algunas mujeres de
más hacen una obra eminente de una fría
lección.


65

XI
Carácter

Resumamos. La inteligencia pertenece á los
hombres lo mismo que á las mujeres y más
bien con cualidades que en proporciones diferentes.
¿Esa diferencia es la igualdad? No
por cierto, pues las mujeres no superan sino
en las cualidades secundarias; los hombres
dominan en las superiores; pero advirtamos
que esas cualidades superiores son el patrimonio
de muy raros escogidos, no se aplican
más que á posiciones escepcionales, y no pueden
considerarse como una necesidad ni como
una regal. El genio no es necesario para
constituir una criatura inteligente. Además,
la inteligencia no compone al hombre todo.

En efecto ¿no está ante todo el carácter? La
palabra carácter limitándonos á sus dos acepciones
usuales, significa estado habitual del
alma y el vigor moral ó ánimo.

Respecto del carácter primero, que se refiere
al buen humor ó al mal humor, las mujeres
valen mucho más ó mucho menos que
nosotros. Hay entre ellas caracteres diabólicos,
pero también los hay angelicales. Cuando
las mujeres son de un humor constante,
esta igualdad que no parece sino la falta de
un defecto, se trueca en ellas en conjunto de
virtudes: la gracia, la benevolencia, la compasión
nacen espontáneamente en las tales.
¡Cuántas cualidades deliciosas encierra esta
expresión: un caracter placentero! ¡un caracter
dulce!

Confesemos que semejante expresión no
suele aplicarse más que á las mujeres. De cada
veinte hombres no hay uno que sepa que
la dulzura es una fuerza. Su vanidad encuentra
más del caso abandonarse á los arrebatos:
esta desigualdad de carácter les parece que
deja sentir al hombre fuerte, al amo: se considerarían
menos hombres si fuesen más
blandos, más amables.

El vigor moral, en cambio, ó lo que llamaremos
el poder ejecutivo, naturalmente más
debil en la mujer, se debilita más aún con la
educación. No sabe decidirse, no sabe imponer
su voluntad porque su carácter no se ha
eiercitado en la acción ni en la voluntad.»

Permítanos el galano escritor que aventuremos
alguna observación contraria á su modo
de sentir. No comprendemos del mismo
modo que él lo que se llama el carácter de la
mujer. Si el hombre se caracteriza por la
energía de la voluntad, la mujer se distingue
por la constancia en lo que desea: no podrá
imponerlo, si se quiere, porque no tiene la
fuerza para hacerse obedecer como el hombre,
porque no se arrebata como éste. Pero es
de todos sabido la verdad del adagio: Lo que
la mujer quiere, Dios lo quiere
, lo cual significa
que al fin y á la postre se cumple la
voluntad manifiesta de la mujer, toda vez que
allí donde su energía y tesón no alcanzan,
allí donde no llega el orgullo escitado, arriba
la firmeza, la insistencia de la mujer.

No, el carácter femenino no siempre es flaco,
pues harto lo prueba la firmeza que regularmente
tiene que emplear pata no sucumbir
á las exigencias apasionadas de los hombres,
á los impulsos de su propio corazón, y aun
á veces á sus más ardientes inclinaciones: el
pundonor, su dignidad inspiran en ella una
firmeza de carácter que bien puede suplir á la
energía de los hombres, Si quisiéramos apoyar
nuestro aserto en hechos históricos, citaríamos
á varios personajes del sexo débil que
han dado pruebas de un carácter firme y constante
para llevar á cabo grandes empresas,
sin apurarse por los obstáculos que á veces
han hecho desistir á los hombres que han
querido desafiarlos de frente, mientras ellas
los han traspuesto tomando con enérgica
constancia senderos más ó menos indirectos.
Recordemos únicamente los personajes Isabel
la Católica é Isabel de Inglaterra, prescindiendo
del infinito catálogo que aquí podríamos
continuar desde Débora á Judit, desde
Lucrecia á Valeria, remontándonos á diversos
tiempos y países.

«No neguemos sin embargo el valor á las
mujeres, prosigue el mismo autor; tienen el
suyo como nosotros el nuestro, y en verdad
no es de importancia menor y de aplicación
menos útil y general. Cuando se trata de
arrostrar un peligro, de verter su sangre, el
hombre se lanza y la mujer tiembla; es el valor
activo y exterior. En cambio el hombre
no sabe sufrir ni resignarse: las enfermedades
le abaten, las pérdidas de fortuna la anonadan;


66

y ahí precisamente triunfan las mujeres.
Apacibles aun en los reveses de fortuna, no
solamente soportan sus males, sino que soportan
los males de otros. La mitad de los
hombres se sostiene apoyándose en la mano
de la mujer: las mujeres reaniman al comerciante
abatido, al artista desalentado: con la
muerte en el corazón sonríen para hacerle
sonreír, y representan á la vez la resignación
y la esperanza.

XII
Amor, fraternidad, caridad.

Representan especialmente las mujeres esta
cualidad fundamental que llamamos el corazón.

No es necesario definir esta palabra; el que
la siente la comprende, y todo el mundo la
siente, puesto que abraza todos los afectos
que hacen del hombre un padre, un amante,
un hijo, un hermano, un marido, un hombre.

En cuanto al amor filial, solamente diremos
que la mujer aventaja al hombre: el tipo de
Antígona no tiene parecido entre los hijos.

Tocante al amor maternal, observemos que
todas las lenguas antiguas y modernas lo expresan
con distinta palabra del amor semejante
en el otro sexo: se expresan con una sóla
el amor del hermano y de la hermana, el de
esposo ó el de esposa, el de la hija ó el del hijo:
se dice amor fraternal, filial, conyugal;
pero la ternura de una madre para con sus
hijos está señalada con un carácter tan personal,
que todos los idiomas le han consagrado
un nombre particular: en el Sud corno en el
Norte, en todas partes se dice el amor maternal
y el amor paternal.

Menester es además que este sentimiento
tenga en las mujeres una energía muy nativa,
pues se le encuentra hasta en el corazón de la
niñez. Una niña de cinco años encargada de
velar por otras criaturas más tiernas todavía,
lloraba delante de la directora. Preguntósele
cual era la causa de sus lágrimas y respondió:
Mis hijas no son buenas. Si hubiese sido un
niño, nos decía la profesora que nos refirió
este caso, habría contestado: «Mis discípulos,»
y los habría regañado en vez de llorar por
causa de ellos.

La ternura conyugal tiene sus heroínas, no
se conocen sus héroes. ¿Qué modelos pueden
oponer los hombres á los de Alcesta, Eponina,
Pantea, ó la señora de Lavalette? Este
amor es tan natural en el corazón de las mujeres
que, aun cuando se hubiese extinguido
por otra pasión, suele reanimarse si el marido
corre peligro. Se ven mujeres infieles sentarse
á la cabecera del esposo enfermo y engañado,
consagrándole sus días, sus noches, y descuidar
al que aman y no sufre, por el que sufre
y no aman ya. Podrá un marido batirse por
su mujer aunque le sea indiferente, pero es su
orgullo el que la defiende, no su corazón.»

Exagerado, señor Legouvé, hiperbólicamente
exagerado: esto no es juzgar á la humanidad
en general, sino á una parte reducidísima
de ella. Puede el hombre amar á su
mujer con igual ternura que ésta, si bien es
cierto que este amor en algunas ocasiones ha
llegado y llegará á sublimidades tales del sentimiento,
que los hombres nunca podrán comprender.
Pero eso no quiere decir que el
hombre no pueda amar á su mujer con inmensa
ternura, pues generalmente los maridos
de sentimientos nobles y delicados adoran
en sus esposas. Los casos excepcionales
no pueden presentarse como reglas, así como
tampoco admitimos, por ejemplo, que los
hombres sean superiores á las mujeres, porque
algunos genios se remonten á las alturas
del entendimiento, que la flaqueza de la mujer
ni la muchedumbre de los hombres no
pueden alcanzar.

Un marido puede batirse por su mujer y no
siempre movido por el orgullo, sino también
por amor, por celos y por otra infinidad de
causas que encuentren suficiente motivo en
un corazón enamorado. No por defender la
verdad de que la esposa en general ama más
que el esposo hemos de adelantarnos á corroborar
este aserto con hipérboles que pueden
inducirnos á la inexactitud.

Suplicando á este autor que nos dispense,
continuaremos reproduciendo sus palabras en
algunos pocos párrafos más.

«La amistad fraternal desde que la igualdad
del reparto de las herencias ha destruído las
consecuentes rivalidades, ofrece igualmente
modelos interesantísimos en el hermano y la
hermana. Según sea la edad del uno ó del


67

otro toman el carácter de protector, siendo
diferente en ambos casos, pero sin perder
nunca la menor parte de su encanto y gracia.
El hermano protege á lo caballero, la hermana
como una madre: su amistad tiene un sexo
sin tener ninguno de los sentidos.

Respecto de la caridad nadie disputa la supremacía
á las mujeres; ellas tienen el genio
de esa virtud. Un hombre que da, sólo entrega
oro, la mujer añade el corazón á la dádiva.
Un doblón en manos de una mujer buena
consuela más pobres que cuatro doblones en
manos de un hombre: la caridad femenina repite
cada día el milagro de la multiplicación
de los panes.

Llegamos por fin á la pasión del amor. Una
palabra abre por de pronto un abismo entre
el modo de amar del hombre y el de la mujer.
Esta dice: «Soy tuya.» El otro dice: «Eres
mía.» Aquí hay la diferencia del que entrega
al que recibe.

Analicemos el amor masculino con severa
mirada y encontraremos en él muchos elementos
que le son extraños: la vanidad y la
concupiscencia no dejan á la pasión ni siquiera
la cuarta parte de nuestra alma, sin
contar que en ese resto queda siempre un
poco de espacio para nuestros ensueños de
gloria ó de ambición. El artista, el sabio, el
negociante, siguen siendo lo que eran al sentirse
amantes; al lado de la mujer amada van
á deplorar sus fracasos ó enorgullecerse de
sus triunfos, pero se enorgullecen ó lloran.
La mujer que ama no sabe más que amar.

Molière encontró dos combinaciones de
genio en Harpagón: lo pintó enamorado aunque
avaro; lo dejó avaro aunque enamorado.
Si hubiese escogido por tipo una mujer, habría
hecho necesariamente sucumbir la avaricia
en el amor. Porque, en efecto, el amor
se arraiga tan hondamente en el alma de las
mujeres, que la ocupa por entero y hasta la
regenera. Si una mujer coqueta ama, ya no
sigue siendo coqueta; si una mujer ligera
ama, deja de ser ligera. Se han visto mujeres
manchadas en mil desórdenes, recobrar
de repente, en medio de una pasión profunda,
hasta el pudor, hasta las delicadezas del
afecto.

Pero cuando un hombre corrompido se
enamora de una joven pura ¿qué hace? En
vez de purificarse como ella, la corrompe
como él lo está. Las mujeres á menudo encuentran
en su amor todas las virtudes; nosotros
introducimos con harta frecuencia nuestros
vicios en el nuestro. Si la casualidad, si
un capricho entrega á un hombre enamorado
de una mujer, otra á la cual no ama, pero
cuya hermosura ó condición social halaga su
vanidad, bendecirá su suerte y se aprovechará
de ella: una mujer que ame de veras rechazaría
con horror hasta el pensamiento de
compartir dos amores, aunque fuese con un
héroe ó un soberano. Mujeres hay que han
preferido la muerte á tal suplicio. La historia
cita á más de una también que se entregó al
objeto de su odio para salvar al objeto de su
amor, y la imparcial estadística atestigua que
de veinte jóvenes de dieciocho años, condenadas
por robo, diecinueve roban en provecho
del que aman.

Finalmente, otro testimonio viene á demostrarnos
el imperio especialísimo de la
pasión en las mujeres. El amor existe ¿se
creerá? en el corazón de las muchachas perdidas.
Su austero y sombrío historiador(1),
cita entre ellas ejemplos de pasiones que se
elevaron no solamente hasta el heroísmo,
pues esto se concibe, sino hasta la delicadeza.
Más aún; saben formarse una especie de fidelidad
para con el objeto amado. Sí, en el
abandono entero de su persona, en el comercio
venal de pruebas y demostraciones de
ternura, suelen guardar ciertas expresiones
para el que aman, y es, ¿quién lo diría? algún
casto y tierno calificativo, un apretón de
manos, una preferencia casi virginal, y una
vez determinada esta parte concedida al amor,
nada ni nadie podría lograr que la cediesen á
otro.

Este último rasgo nos revela un nuevo
misterio de la organización femenina, la necesidad
imperiosa del idealismo en el amor
y la subordinación casi constante de la pasión
física á la pasión moral. Para el hombre el
cuerpo es casi el todo en sus relaciones amorosas;
para las mujeres, es el alma la soberana.


68

XIII
Resumen: ¿Cuál de los dos sexos contribuye más á la
felicidad?

Así, pues, la ventaja es para el hombre,
tocante al dominio excepcional de la inteligencia,
tocante al genio; la ventaja está contrabalanceada
respecto del carácter, y en lo
concerniente al corazón, la supremacía pertenece
decididamente á las mujeres.

El corazón hace de esas criaturas tan delicadas,
enfermeras infatigables: una mujer en
tal caso prolonga sus vigilias durante varias
noches sucesivas, en tanto que el hombre
más robusto, abatido por algunas horas de
no dormir, se rinde al sueño cerca del que se
está muriendo. El corazón les inspira esas
delicadezas sublimes que nosotros jamás conoceremos.
La señora de Chantal en el momento
de ir á ser madre, ve á su marido, á
quien adoraba, mortalmente herido en una
cacería por la imprudencia de un pariente
joven que, desesperado, quería suicidarse.
Sabe todo eso la señora de Chantai, y al instante
le hace decir por el cura de la aldea,
que ella le ha elegido para tener en las fuentes
bautismales al hijo que pronto debe dar á
luz.

Una pobre obrera fué llevada á un hospital
á causa de una parálisis de la laringe, que
le quitó el uso de la palabra. Su dolor, que
traspasa toda medida, se deshace en sollozos
y torrentes de lágrimas. El médico principal
la somete á un tratamiento riguroso y largo
tiempo inútil. Por último, una noche que,
según costumbre, probaba á mover su rebelde
garganta, se le escapa una palabra, habla
ya, ¡está salvada! ¿Qué hará? Sin duda, llamar
á sus compañeras de infortunio y decirles
¡Hablo!, decírselo para oir ella misma el
sonido de su propia voz. Pero no, calla. Pasan
seis horas, siete; las hermanas le traen el
alimento; y sigue callando, y sólo de vez en
cuando, ocultando la cabeza bajo la manta,
se asegura de su curación articulando algunas
sílabas en vos baja. Por fin se abre la puerta,
el médico entra y se aproxima á su cama.
Entonces ella con una sonrisa empapada en
lágrimas de gratitud exclama:

–Señor, hablo; y he querido reservar mi
primera palabra para mi salvador.

Solamente una mujer podía decir tales frases,
puesto que el imperio del corazón les
pertenece.

Ahora bien: ¿qué pesa más en la balanza
humana? ¿qué vale más para el perfeccionamiento
del hombre y la felicidad en la tierra,
la inteligencia ó el corazón? Amar es pensar:
pensar no es otra cosa que amar. ¿Qué son
todos los sistemas de filosofía, todas las utopias
sociales, todas las utopias políticas, todas
las creaciones de la mente, obras á veces
efímeras que, sublimes hoy, serán tal vez
estériles ó ridículas mañana? ¿qué son en
comparación con esta adorable, con esta inmutable
virtud que no tiene edad ni fecha, y
que es la sola que realmente nos acerca á
Dios, la ternura?

Mañana que el genio desapareciera del
mundo, el mundo seguiría siendo digno de
las miradas de su Criador; pero si la ternura,
si la caridad estuviesen en la tierra abolidas,
la tierra sería el infierno. Santa Teresa lo
dijo en frase sublime: «¡Cuánto compadezco
á los demonios! ¡no aman!»

Si no nos engañamos, resulta esta verdad
evidente: «la mujer es igual al hombre».

XIV
El hombre y la mujer son iguales en justicia

En realidad estamos conformes con este
autor, y sólo sentimos que algunas veces su
amor á la justicia, ó por mejor decir, su indignación
contra ciertas preocupaciones é
injusticias sociales, le hayan arrastrado hasta
la exageración de las cualidades de los dos
sexos respectivamente, para probar en su
paralelo el contraste que se nota. No tenía
necesidad de exagerar el menor sentimiento,
la menor facultad del hombre ó de la mujer,
porque con las facultades naturales del uno
y de la otra basta y sobra para demostrar que
en justicia los dos sexos deben ser iguales,
ya que el uno excede al otro mutuamente en
varias circunstancias, y como quiera que de
aprovecharse bien las disposiciones naturales
de las dos mitades del género humano, éste
no sentiría el vacío que la falta de representación


69

femenina en el progreso de la humanidad
denota; representación que, á nuestro
modo de ver, contribuiría poderosa y eficazmente
al desenvolvimiento más grandioso de
la humana especie, y á una gran suma de
felicidades que hoy desconoce.

De lo dicho en este capítulo se desprende
que en la igualdad de los dos sexos no debe
excluirse la diferencia que entre ellos existe;
pero esa diferencia no es contraria á la igualdad,
como no lo es la circunstancia de que
dos cosas distintas puedan equipolarse. Esa
diferencia es la que vamos á estudiar en el
capítulo siguiente para seguir en otros demostrando
en qué es superior la mujer, y en
qué es inferior al hombre, sin que esto quiera
decir que deban ser desiguales; puesto que á
los defectos de un sexo pueden oponerse en
compensación las dotes que no tiene el otro.
En tal tarea procuraremos ser claro.


Capítulo IV
DIFERENCIA ENTRE AMBOS SEXOS

I
Diversidad de opiniones.—La causa.

SE ha querido probar que la mujer
era inferior al hombre, haciendo
hincapié en las manifestaciones
del genio masculino; pero queda
ya probado que aun cuando
la mujer no tuviera en cambio
de esa ventaja otras facultades
dignas de igual consideración por
los grandes hechos que han producido ó inspirado,
los grandes partos del entendimiento
humano son una rarísima excepción del genio
del hombre, lo cual en buena lógica no
puede constituir una regla, un principio.
Quede en buen hora sentada la superioridad
del genio del hombre; mas conste también
que el genio no es la sola necesidad que siente
el desarrollo de la vida humana en la tierra;
otras cualidades se necesitan, otras facultades
que quizás la mujer posee en grado
muy elevado.

Otros se han fundado en algunas de esas
facultades que acabamos de indicar y se han
alucinado hasta ver en la mujer un ángel,
una criatura sobrehumana y por tanto superior
al sexo fuerte, alegando que ella producía
la felicidad del mundo no solamente como
madre, sino también como hermana, como
hija, como amante.

Pero estos y otros juicios errados, que podríamos
esplanar y que omitimos por ser innecesario,
se han formado comunmente, según
indicamos en nuestro prólogo, á impulsos
de una pasión que quita el conocimiento. Por
lo tanto no rebatiremos aquí esas opiniones
que en pro ó en contra de la mujer se han
formulado, porque tendríamos que entrar en
un terreno en donde nunca podría dar su fallo
la justicia. Unos se fundan en la superioridad
de la mujer porque han conocido al
individuo mujer de forma que les ha parecido
el ángel del cielo; otros se fundan en la inferioridad,


71

porque suponen que todas las mujeres
han de ser abominables como aquella á
quien atribuyen su desgracia. Nosotros vamos
á demostrar que la mujer es diferente del
hombre: es un sér inteligente que comprende
de otra manera, es un pensador que piensa
en otra forma.

II
Una definición matemática, y otra moral.

La mujer pudiera decirse que es el complemento
del hombre en el sentido matemático;
pues sabemos que en la geometría racional
se prueba que el complemento es á la vez el
constitutivo de un todo, para formar el cual
las dos partes se completan una á otra. El
hombre completa á la mujer, la mujer completa
al hombre, y entre los dos constituyen
la entidad humanidad. De ahí que digan muy
bien en nuestro sentir los que afirman que la
unidad del género humano es el hombre- mujer
ó la mujer - hombre.

Estos dos elementos constitutivos de semejante
unidad son distintos, son diferentes;
porque no es necesario que las dos partes de
un todo sean iguales para formar una entidad
armónica. Pueden tener varios puntos de contacto,
pueden tener diversas analogías, dejanjando
de ser idénticos. El alma y el cuerpo
forman una armonía, y sin embargo no pueden
ser más distintos: el uno es materia, el
otro es espíritu.

Las mismas proporciones, la misma diversidad
que notamos en la organización física
de los hombres y de las mujeres, se observa
en la organización moral. Yes evidente, porque
en realidad vemos que en todo conjunto
armónico las partes constitutivas han de corresponder
al todo, así como los medios suelen
conducir al correspondiente fin. La hermosura
física de la mujer no deja de ser perfecta
aunque carezca de los caracteres enérgicos
que constituyen la hermosura física del
hombre. De consiguiente, la hermosura moral
del bello sexo, la hermosura espiritual
puede existir del mismo modo que en aquel,
aun cuando en distinta forma. Esto no quiere
decir que bajo el punto de vista estético, la
una ó la otra en momento dado, es decir, en
algún caso escepcional, no pueda llevar la
ventaja. Así se explica el genio del hombre;
así se explica el heroismo del sentimiento femenino.
Cada uno es tipo en su género, cada
uno tiene su ideal. Mas estos dos tipos son
relativos: ¿dónde encontrar el absoluto? Eso
puede contestarlo solamente la divinidad, ya
que á ella atribuye la razón del absolutismo.

Lo que nosotros podemos afirmar es que de
los dos ideales compuestos puede formarse el
ideal absoluto que á nuestra mente es dado
comprender y explicar. Pero obstinarse en
comparar á los dos por lo que entre sí tienen
de común, y querer deducir á quien de ambos
corresponde la primacía, son dos absurdos
que solo pueden conducir al error.

III
Armonia de la diversidad de ambos sexos

No solamente el hombre y la mujer, formando
cada uno de los dos distinta esencia,
dan una prueba de su diferencia más ó menos
notoria, según sean los puntos en que discrepan
en virtud de su constitución y organismo
diferentes, sino que también demuestra
lo mismo la circunstancia de que siendo sus
facultades, aunque de un mismo origen quizás,
esencialmente diversas por su desarrollo,
conforme hemos dicho anteriormente, han de
producir diferentes funciones, á lo cual además
contribuyen la educación y enseñanza,
las tendencias ó predisposiciones innatas, y la
esencia, en fin, de su distinta individualidad.

Los principios de energía, de razón, de
sensibilidad se traducen por formas tan desemejantes
ó por expresiones tan diversas, según
se refieren al corazón del hombre ó al
corazón de la mujer, que sería preciso un estudio
muy minucioso y especial para encontrar
la unidad primitiva, si es que pudiera
descubrirse. ¿Y cómo había de descubrirse
buscando como suele buscarse cada una de
esas facultades bajo formas que las preocupaciones
han señalado, y olvidando por consiguiente
el camino de la razón y de la verdad?

Comparar las manifestaciones de la individualidad
con la del tipo que se ha ideado,
adoptándolo á la perfección masculina y desechando
todas las que discrepan de él, aunque


72

sean producidas por una individualidad
muy diferente, es como comparar todas las
concepciones del genio artístico, por ejemplo,
á un modelo admitido de antemano, sin considerer
que puede haber otros modelos que
correspondan á los inmutables principios de
la verdad y de la belleza. Esto será siempre
señalar como inferior lo que en realidad puede
únicamente ser distinto. Proceder de un
modo parecido tomando por ideal el tipo femenino,
sería también absurdo, por más que
se encontrase una superioridad infundada.

No obstante, de esa diversidad de los dos
sexos, tan admirablemente armoniosa para
los fines de la humanidad, nace la perfecta
unión, porque entonces ambas individualidades
se compenetran, se perfeccionan, y llenan
el destino para que fueron criadas. No es possible
que Dios y la naturaleza desarrollen los
dos sexos con otro objeto que el de cumplir
una misión determinada, porque no hemos
de creer en una casualidad que la razón y la
lógica rechazan de consuno. Y así como los
dos han de contribuir á formar esa armonía,
tampoco es posible que los dos fuesen iguales:
así formarían un acuerdo, como de tonos musicales
enteramente idénticos, que es lo mismo
que decir que uno de los dos sería superfluo,
puesto que uno solo bastaría para llenar
el mismo fin.

A prescindir de esa diferencia, las dos individualidades
ó bien habrían de confundirse
en una sola, y esto acabamos de decir que
sería un absurdo, toda vez que una de las dos
sobraría, ó bien se rechazarían como dos superficies
que fuesen una lisa y otra basta. No
podrían formar la unidad en la variedad, porque
serían como dos cantidades heterogéneas,
las cuales nunca pueden unificarse. En cambio,
reconociendo la necesidad de la diferencia
dentro de la unidad, se puede encontrar
una suma homogénea, aunque los dos sumandos,
siendo de igual naturaleza, sean distintos.
Eso no quita que dicha suma sea una unidad
de un conjunto mayor, á la manera que el
hombre y la mujer son la unidad dentro de la
suma que forma la especie humana.

Hemos visto que en energía animosa, en
potente concepción intelectual, en osadía, en
fuerza y ardimiento el hombre suele ser superior
á la mujer. Pero ¿no son tanto ó más
necesarias para el desenvolvimiento y bienandanza
de la humanidad el valor blando y
constante de la mujer, su comprensión fácil
y rápida, la lógica de su buen sentido, la claridad
de sus aplicaciones? Podrá haber aquí
un contraste, pero este contraste sin duda
contribuye á dar mayor vivacidad al conjunto
en que se nota.

Las cualidades de la mujer tienen su propio
mérito, y precisamente lo tienen más señalado
por ser diferentes de las del hombre: á
reinar uniformidad completa en ambos sexos,
la monotonía produjera la confusión, la nada.
Creemos que Dios al arrancar del caos los
mundos, no hizo más que separar con su divina
y potente palabra, unas cosas de otras,
y del contraste nació la armonía universal
que producen el espíritu y la materia, la luz
y las tinieblas.

Pretender igualar dos cosas que siendo necesarias
la una á la otra tienen distinta naturaleza
y no han sido calcadas una en otra, es
querer á la fuerza hacer á la una superior ó
inferior, más grande ó más pequeña, más
buena ó más mala; es falsear el punto de vista
bajo el cual deban mirarse, y en vez de ir
en busca de la verdad, correr á celebrar pacto
con el error.

IV
¿Es la mujer imperfecta imitación del hombre?

Las distintas aptitudes que reconocemos
en la mujer y que se patentizan en todas y cada
una de sus manifestaciones, nos demuestran
que es diferente del hombre y no una
mala copia, no una imitación imperfecta...
Juzgando así, jamás llegaríamos á la investigación
de la verdad, siempre habríamos de
confesar que la mujer es un misterio, un enigma
indescifrable, porque lo examinaríamos
en comparación con el modelo que no le corresponde.
La mujer tiene su originalidad,
su misión, sus virtudes especiales, sus facultades
propias, que podrán parecerse á las del
hombre en mayor ó menor escala; pero que
no son las mismas, como tampoco lo son las
formas físicas de los dos sexos.

Si juzgásemos á la mujer inferior al hombre
porque sus aptitudes espirituales son distintas


73

y no suelen brillar como las de aquél en
todos los puntos en que domina la fuerza de
la razón, también habríamos de decir que es
inferior al hombre en hermosura física, porque
sus mórbidas y delicadas formas no se parecen
á las vigorosas y robustas que caracterizan
al sexo contrario. Y ciertamente, á nadie
se le ha ocurrido sostener la opinión sin que
fuese rebatido con sus propios argumentos,
de que la belleza plástica era atributo particular
del sexo fuerte, por mucho que en él nos
incluyan las individuales de Apolo, Narciso,
etcétera.

Estas consideraciones nos llevan como de
la mano á sugerir una opinión que tenemos
formada y para la cual no carecemos de fundamento:
es sin disputa una prueba palmaria
de la diferencia moral de los dos sexos, la diferencia
física que los caracteriza. La suavidad
y delicadeza de la mujer, su contextura débil
pero voluble, su irritabilidad ó impresionabilidad
nerviosa, todas sus cualidades orgánicas,
en fin (no queremos extendernos en comprobar
esas armonías que nuestros lectores
tendrán por evidentes), parece que corresponden
á sus facultades ó aptitudes espirituales.

V
Descuido ó indiferencia de los filósofos.

Achaque general suele ser de los filósofos
atacar ó defender las cuestiones especulativas,
sin curarse, en el caso de combatir cualquier
sistema ó cuestión, de meditar y proponer los
medios de mejora que debiera sugerirles la
cosa mala que combaten. Así también procede
el mal criticastro que á tontas y á locas
descarga furores contra una obra perteneciente
á las bellas artes, sin decir atinadamente en
donde podría encontrarse la perfección de la
obra combatida. Semejante sistema es demostrar
la insuficiencia del que ha tomado á su
cargo la tarea de corregir y mejorar. ¿Cómo
logrará esto, si lo más que consigue á veces
es desalentar al artista que creía haber tomado
un camino bueno y se lo cierran con
dureza sin abrirle las puertas de otro ninguno?

Eso también hemos visto en algunos filósofos
que han tratado ciertos asuntos, imaginándose
quizás que su misión era únicamente la
de arremeter contra lo que creían ser un mal
y no señalar poco ni mucho la manera de
concebir el bien. Concretándonos á nuestra
materia, respecto de la mujer, algunos han formulado
todo un sistema fundado en hechos
verdaderos, sin duda, ó así al menos queremos
creerlo, pero que no han procurado modificar.
Han dicho, por ejemplo, las mujeres
son esto ó lo de más allá, y en este principio
apoyados han empleado todos sus esfuerzos
para la defensa, para el ataque ó para la tiranía.
¿No había de ser más lógico, esto es, más
filosófico decir: Las mujeres son esto y debieran
ser aquello, haciéndose al efecto tal ó cual
cosa
?

No debe importarles, según parece, investigar
si la vanidad, la astucia, el apasionamiento
de la mujer podrían modificarse. No interrogan
á esa alma cuya existencia no se les ha
revelado más que por la flaqueza de sus concepciones,
la incoherencia de sus ideas, ó por
sus preocupaciones, á fin de descubrir en ella
algún germen de facultades buenas, de raciocinio,
de energía que sienten agitarse en ellos.
No estudian el origen de esa volubilidad femenina
para saber si sería ó no susceptible de mejora;
no se preguntan si el lugar que ocupa la
mujer es el mismo que le señalaron Dios y la
naturaleza, ó si debiera elevarse á otro más
adecuado y útil; tampoco se preguntan si esa
misión responde á las necesidades morales del
hombre, ni si aprovecha todas las facultades
de que está dotada, ni si hay armonía entre el
espíritu de la eterna justicia y el orden de cosas
existente, si hay para los seres regidos
por ese orden, no la felicidad ideal que la tierra
no permite, sino la serenidad deliciosa
que produce la obediencia á las leyes justas
que el Criador nos impuso. No intentan examinar
si el hombre aislado en su superioridad
pierde gran parte de su valor moral y algo
de su felicidad, si es menos perfecto, si ha
mejorado ó echado á perder la obra de Dios
dividiendo lo que él había estrechamente unido.
No, ninguno de esos problemas parecen
interesarles, como si sus soluciones no afectasen
al modo de ser de toda la especie humana.
¿Será verdad que el hombre no se preocupa
más que del cuerpo de la mujer y prescinde
de todas sus aptitudes morales é intelectuales


74

que podrían aumentar la dicha y gloria en
este mundo?

VI
Cuando es indefinible la mujer.

Así se explica que la mujer sea incomprensible,
que no pueda definirse; carece de individualidad,
porque no se ha procurado que se
manifestase en completa independencia, único
medio de comprender hasta donde le es posible
llegar. Ahora sucede que unas veces la
conceptuamos muy superior porque nos sorprende
con rasgos intelectuales que traspasan
los límites del tipo que nos hemos forjado, y
otras la consideramos poco menos que estúpida,
porque su falta de educación y enseñanza
puede darnos resultados muy inferiores á los
que nos creíamos en el derecho de esperar,
dado el elemento social en medio del cual se
desarrolla.

Mientras la mujer carezca de esa individualidad
no es posible definirla: no tiene ocasión
de manifestar todo el poder ó toda la nulidad,
si se quiere, de su espíritu. Por ello recorreríamos
todo el globo y no encontraríamos dos
quizás que tuviesen las mismas ideas sobre
un punto determinado. ¿Donde se les enseña
á cultivar la razón? ¿Cómo no, si en la India,
por ejemplo, es una máquina únicamente animada
para los placeres del hombre; en Turquía
es una alhaja bonita, fácil de perder y
que por lo mismo se tiene siempre encerrada
y custodiada, á menos que se trafique con
ella, que entonces es un objeto de comercio,
una mera mercancía; en el África, una esclava
para arrastrarse á los pies de su amo, y en
cada país ocupa posición distinta y es reputada
de aptitudes diferentes?

Parece que este fenómeno extraño debiera
haber llamado la atención de los filósofos
para decirles que no era posible lógicamente
esa infinita diversidad, á menos de abandonar
la mujer á los impulsos é instintos de su propia
naturaleza, en cuyo caso nada tiene de
extraordinario que ofrezca la infinita variedad
que observamos en la creación física. Pero en
cuanto al alma que se perfecciona y engrandece
con el cultivo sometido á reglas y principios
adoptados como buenos por la gran
mayoría de los hombres, y según los principios
divinos que fueron esculpidos en el fondo
de la conciencia; en cuanto al alma, decimos,
no habría de reinar esta diversidad
inabarcable, esto es, indefinible, salvo en el
caso de efectuarse ese abandono de que acabamos
de hacer mérito.

Todo eso no puede probar superioridad ni
inferioridad, como no puede probar nada
más que descuido ó indiferencia. El estudio
racional y detenido habría demostrado hasta
la evidencia esa distinción que entre los dos
sexos venimos proclamando desde el principio;
distinción que exige alguna diversidad
en los medios de cultivar las facultades de
uno y otro sexo, por más que en el fondo
debieran ser idénticas las materias destinadas
al estudio.

VII
Opinión de Jorge Sand

Esa negligencia podemos acusarla de injusta
y egoista, puesto que al abandonar el alma
de la mujer, parece que sólo nos hemos preocupado
de la nuestra; y esa injusticia ha
hecho clamar á varias mujeres dotadas de
inteligencia nada común y de energía superior,
con gritos de indignación que hubieran
debido sonrojarnos. Y es que no han podido
conformarse con el principio sentado por los
hombres de que la mujer era inferior; porque
esto suponía que el hombre más ínfimo de la
escala social era superior á la mujer de más
talento y claro ingenio. Partiendo del absurdo
no puede irse más que al absurdo. Véase
lo que dice una escritora, tal vez la más elocuente
y reflexiva de cuantas han brillado en
este último tercio de siglo, y á la cual se conoce
en el mundo literario con el seudónimo
de Jorge Sand:

«Meditando á Montaigne en el jardín de
Ormesson, habíame sentido muchas veces
humillada de ser mujer, y confieso que en
toda lectura de enseñanza filosófica, hasta en
los libros sagrados, esa inferioridad moral
atribuída á la mujer, sublevaba mi orgullo
juvenil. Pero eso es falso—exclamaba yo;—
esa inepcia y esa frivolidad que nos echáis en
cara, son el resultado de la mala educación á


75

que nos habéis condenado, y aun agraváis el
mal haciéndolo constar. Ponednos á nosotras
en mejores condiciones, colocad también en
ellas á los hombres; haced que sean puros,
serios y de firme voluntad, y veréis que
nuestras almas salieron semejantes de las manos
del Criador.

Luego interrogándome á mí propia y dándome
cuenta de las alternativas de languidez
y energía, es decir, de la irregularidad de mi
organización esencialmente femenina, yo veía
que una educación recibida un poco diferente
de la de otras mujeres, á causa de fortuitas
circunstancias, había modificado mi sér; veía
que mis pequeños huesos se habían endurecido
con la fatiga, ó bien que mi voluntad,
desarrollada con las teorías estoicas de Descartes
por un lado, y las mortificaciones
cristianas por otro, se había acostumbrado á
dominar con frecuencia los desmayos de mi
naturaleza. Conocía también que la estúpida
vanidad del ornato, así como el impuro deseo
de agradar á todos los hombres, no hacía
mella en mi ánimo, educado en el desprecio
de esas futilidades por los ejemplos y lecciones
de mi abuela.

De consiguiente, yo no era del todo una
mujer como las que los naturalistas censuran
y ridiculizan; sentía en mi alma entusiasmo
por lo bello, sed de verdad, y sin embargo,
yo era una mujer como todas las demás: débil,
nerviosa, dominada por la imaginación,
puerilmente accesible á todas las ternuras é
inquietudes de la maternidad. ¿Debía esto
relegarme á un lugar secundario en la creación
y en la familia? Siendo esta la regla de
la sociedad, yo tenía aún la fuerza de someterme
á ella resignada ó alegremente. ¿Qué
hombre me habría dado el ejemplo de este
secreto heroismo que sólo tenía á Dios por
confidente, de las protestas de la dignidad
desconocida?»

En otro lugar añade:

«No dudo que la mujer sea diferente del
hombre, que el corazón y el alma tengan un
sexo. Lo contrario será siempre una excepción,
aun suponiendo que nuestra educación
hiciere los progresos necesarios (no la quisiera
yo semejante á la de los hombres); la
mujer será siempre más artista y más poeta
en su vida, el hombre lo será siempre en su
obra. Pero esta diferencia, esencial para la
armonía de las cosas y para los encantos más
elevados del amor, ¿debe constituir una inferioridad
moral?

Sí, sea cual fuere el progreso de la soberbia
razón, siempre será el corazón de las
mujeres el santuario del amor, de la mansedumbre,
de la abnegación, de la paciencia,
de la misericordia, y en una palabra, de los
reflejos más dulces de la divinidad y de las
inspiraciones indestructibles del Evangelio.
Ellos son los que á través de los siglos nos
conservaron las tradiciones de la sublime
filosofía cristiana. Ellos son también los que
hoy en medio de los desbordes de nuestras
pasiones groseras, salvan de enmedio del
naufragio los restos del espiritualismo y del
fervor de la caridad.

Así, pues, lejos de mí el pensamiento de
que la mujer sea inferior al hombre. Es su
igual ante Dios, y nada en los designios providenciales
la destina á la esclavitud.

Sé que ciertas preocupaciones niegan á las
mujeres el don de una voluntad susceptible
de educación y el ejercicio de una constancia
razonada. Muchos hombres hacen hoy gala
de afirmar, filosófica y fisiológicamente, que
la criatura varonil es de esencia superior á la
de la criatura femenina. Esta preocupación
me parece bastante triste, y si yo fuera mujer,
difícilmente me resignaría á ser la compañera
ó tan sólo la amiga de un hombre
que se titulase mi dios; porque por encima
de la naturaleza humana no conozco más
que la naturaleza divina.

¡Pues qué! ¿tendría la mujer las mismas
pasiones, las mismas necesidades que el hombre,
estaría ella sometida á las mismas leyes
físicas, y no tendría la inteligencia suficiente
para reprimir y dirigir sus instintos? ¿Se le
señalarían deberes tan difíciles como al hombre,
se la sometería á leyes morales y sociales
tan severas, y no tendría un libre albedrío
tan entero, una razón tan lucida como él
para educarse? Tendríamos entonces que acusar
á Dios y los hombres: habrían cometido
un crimen por haber puesto y tolerado en la
tierra una raza cuya existencia real y completa
sería imposible.


76

Si la mujer es inferior al hombre, córtense
todos los lazos que con él la unen; no se le
imponga ya el amor fiel ni la maternidad legítima;
destrúyanse, tocante á ella, las leyes
relativas á la seguridad de la vida y de la
propiedad, hágasele la guerra sin otra forma
de proceso. Leyes cuyo objeto y fin no tuviera
ella facultad de apreciar tan bien como
los que las dictaron, serían leyes absurdas, y
no habría razón ninguna para dejar de someter
los animales domésticos á la legislación
humana.»

VIII
La pretendida inferioridad femenina causa de males

Efectivamente, á eso debería llegar la aberración
de los hombres para ser lógicos en el
error, y por más que pueda asombrarnos, á
tanto ha llegado. Si no temiéramos distraer
demasiado la atención de nuestros lectores,
les citaríamos infinidad de procesos que en
la Edad Media, en la antigua, y aun á principios
de la moderna, se incoaron y terminaron
con todas las formalidades y trámites de la
justicia contra animales á quienes se consideraba
criminales y merecedores de ejemplar
castigo, que escarmentara á sus semejantes en
cabeza agena. Pero nos limitaremos á decir
que los que prefieran enterarse de tales desvaríos
de la razón humana pueden consultar
el precioso compendio de Arturo Mangín,
titulado Las Bestias criminales, y allí verán
una infinidad de causas y sentencias á pena
capital, contra varios irracionales. Es cosa
divertida, y acaso la circunstancia más jocosa
será la gravedad con que los intérpretes de la
ley han procedido en el curso de tales causas.

Es muy cierto que no considerando á la
mujer igual al hombre, aunque diferente, se
incurre en estravíos de la razón. Desde el momento
en que ella es inferior, no debe clasificársela
en la especie humana, so pena de
admitir como admitieron algunos pueblos obcecados
en las tinieblas de otros tiempos, que
los seres inferiores á la especie humana pueden
someterse á las mismas responsabilidades,
como indica la expresada escritora.

IX
Opinión de otra escritora

Oigamos otros absurdos que menciona otra
autora menos conocida, para que se vea que
fuera de la diferencia en la igualdad de los dos
sexos, se cae de abismo en abismo. Dice así
Flora Tristán:

«Hasta ahora la mujer propiamente hablando,
no ha formado parte de la sociedad humana.
¿Qué ha resultado de ahí? Que el sacerdote,
el legislador, el filósofo, la han
tratado como verdadero paria. La mujer, es
decir, la mitad de la humanidad, ha sido
puesta fuera de la Iglesia, fuera de la ley, fuera
de la sociedad. Para ella no hay cargo en
la Iglesia, representación en la ley, cargos en
el Estado.

El sacerdote le ha dicho: «Mujer, tú eres
la tentación, eres el pecado, el mal, representas
la carne, esto es, la corrupción, la podredumbre.
Llora por tu condición, echa ceniza
en tu frente, enciérrate en un claustro, y allí
macera tu corazón que fué formado para el
amor, y tus entrañas de mujer que fueron
hechas para la maternidad; y cuando así hayas
mutilado tu corazón y tu cuerpo, ofrécelos
aun sangrientos y secos á tu Dios para
que te otorgue la remisión del pecado original
que cometió tu madre Eva.»

Luego el legislador le dijo: «Mujer, por tí
misma no eres nada como miembro activo
del cuerpo humanitario; tú no tienes puesto
en el banquete social. Si quieres vivir, es menester
que sirvas de anexa á tu señor y dueño,
el hombre. Así pues, cuando niña obedecerás
á tu padre; cuando casada, obedecerás
á tu marido; cuando seas viuda y vieja, nadie
hará el menor caso de tí.»

En seguida el sabio filósofo exclamó: «Mujer,
está probado por la ciencia que por tu organización
eres inferior al hombre. Por lo
tanto, no tienes inteligencia, no tienes comprensión
para las cuestiones elevadas, no hay
ilación en tus ideas, no tienes la menor capacidad
para las ciencias llamadas exactas,
ninguna aptitud para los trabajos serios. Por
último, eres un ser débil de cuerpo y alma,
pusilámine, supersticioso; en una palabra,


77

solo eres un niño caprichoso, voluble, frívolo:
durante diez ó quince años de tu vida eres
una linda y seductora muñeca, llena de defectos
y vicios. Por esto pues, mujer, es indispensable
que el hombre sea tu dueño y
tenga toda autoridad sobre tí.»

Hé aquí la manera como han juzgado los
sabios de los sabios desde seis mil años que
el munda existe, á la raza mujer.»

X
Absurdos de la inferioridad femenina

Ese prurito de buscar la inferioridad allí
donde no se hubiese encontrado más que la
diferencia, ha conducido á los excesos que la
historia consigna y que son una mengua para
el hombre. Esa inferioridad hacía que en la
mayor parte de los pueblos del Asia y del
Africa civilizados, los hombres se creyesen
manchados con el comercio de una mujer,
aunque fuese legítimo, y se abstenían hasta
de verla la víspera de los sacrificios; los rabinos
en su mayor parte negaban que la mujer
hubiese sido formada á imagen y semejanza
de Dios; en las Indias se la quemaba como
una propiedad de su marido, en Roma estaba
siempre bajo la tutela absoluta del padre ó
del esposo.

Con todo, á pesar de las grandes dificultades
que se han opuesto á la emancipación
verdadera del sexo débil, á pesar de la esclavitud
y de la ignorancia en que se ha visto
en casi todos los pueblos y tiempos, la mujer
ha llegado en cierto modo á la igualdad con
el hombre en las naciones civilizadas. Dos
cuestiones suscita ese fenómeno que vamos á
plantear en cortos términos. Mucho ha de ser
el influjo femenino, cuando ha conseguido
vencer tamaños obstáculos siendo tan débil;
mucha ha de ser su fuerza moral para elevarse
desde la mayor humillación á toda la altura
de los hombres. Esto solo bastaría para inducirnos
á comprender que es digna del lugar
que ocupa en los pueblos civilizados, y que
más bien merece aumentarse la consideración
que goza.

Luego tendríamos que reconocer que su
influencia ha sido poderosísima en lo concerniente
al progreso de la humanidad, teda vez
que á medida que este se ha realizado, ella
iba igualmente progresando y consiguiendo
un puesto más noble en la sociedad. De modo
que así parece que la elevación de la mujer
es inherente al adelanto de la civilización,
como si ambas cosas fuesen una misma. Dignas
de meditarse son esas consideraciones que
tal vez nos conducirían á confirmar esa diferencia
moral é intelectual de la mujer, que
los hombres han considerado inferioridad
porque no la comprendían, porque así quedaba
más satisfecho su orgullo, y porque de
estudiarla habría venido la acusación más
grave contra ellos, ya que no había sabido
cultivar las aptitudes especiales de la mujer.

XI
¿El mono es padre de la mujer y abuelo del hombre?

Confesemos que á veces da lástima ser sabio,
ya que la necesidad de probar lo improbable
ó defender lo indefendible en pro de un
sistema filosófico, conduce á las aberraciones
más estrafalarias. Los partidarios de la
evolución de las especies, no quieren ser
iguales á la mujer y se proclaman hijos del
mono, disputando acérrimamente sobre si su
padre se llama don Chimpancé ó don Orangután.

Esos grandes sabios han averiguado, no sabemos
cómo ni por donde, como quiera que
el jefe de su escuela, el gran Darwin, tiene
la desgracia de que todos los textos y autoridades
que en hechos muy dudosos podrían
darle la razón, se han perdido, según dice,
en los abismos del pasado, cuando en desquite
se han conservado todos los que le combaten
y refutan; esos grandes sabios, repetimos,
han averiguado que el hombre, al subir la
grada zoológica que le separa del mono, presenta
todos los caracteres de la mujer, es decir,
llamemos á las cosas por su verdadero
nombre, el hombre atraviesa entonces un periodo
embrionario en el que tiene todos los
caracteres del individuo hembra.

¿Qué quieren decir con eso los zoólogos
evolucionistas? ¿qué don Chimpancé, ó don
Orangután, cansado de ser siempre mono, se
convirtió en mujer para llegar á ser hombre,
el grado más perfecto en el orden de la creación?


78

Pues si esto quiso el padre de las mujeres
y abuelo de los hombres ¿cómo no prefirió
asemejarse al niño en cuanto á las facultades
morales é intelectuales, si le era imposible
llegar de golpe y porrazo á las del hombre?
Porque es de suponer que sus imperfecciones
no pueden referirse á lo físico y sí á lo moral.

Mas ¿no han averiguado estos sabios que el
mono para pasar á ser mujer, tenía que hacer
un gran salto, puesto que la hermosura, dote
casi exclusivo de la mujer, era un obstáculo
tremendo para la deseada ascendencia y semejanza?
No, no; tales sabios se equivocaron:
el mono se hizo hombre, pasando primero
por el periodo de hombre muy feo, pero muy
fuerte, en cuanto á lo físico, y de niño muy
bruto y muy torpe en cuanto á inteligencia.
¿Pero ha de ser tan implacable el orgullo en
el hombre que ni aun éste quiera que la mujer
sea igual al niño ó se avergüence de que
el mono se hiciera niño antes que hombre,
prefiriendo demostrar que primeramente aquel
bruto se hizo mujer, para que se vea siempre
que esta es lo inferior de la humanidad? ¿Y
no comprenden que de ser esto así, la mujer
tendria la prioridad en el orden zoológico,
toda vez que por obra del tiempo se hubiera
perfeccionado antes que el hombre?

Discutan allá á sus anchas esos filósofos
naturalistas, atropellando la lógica, la antropología,
la fisiología y demás ciencias físicas
y abstractas; discutan muy enhorabuena cuanto
quieran sobre el origen de las especies hasta
probar claramente que somos unos monos,
aun cuando las ciencias que invocan les contradigan,
y aun cuando la naturaleza no quiera
hacer el milagro de que una especie que se
cruce con otra produzca un tipo que se perpetue
y perfeccione; pero dejen en paz á la mujer
y no pretendan injuriarla hasta el punto
de suponerla demasiado poca cosa para igualarse
con el niño. Al fin y al cabo somos hijos
de mujer, y nada ganamos los hombres
con zaherirla ó rebajarla, aunque para ello
invoquemos á tuertas ó á derechas el apoyo
de las ciencias.

El sentido común, que no admite ó no comprende
esas evoluciones, admite y comprende
la igualdad del bello sexo con el hombre,
á pesar de las diferencias físicas y morales
que á cada instante se comprueban. Pero á
tales sabios tal vez no les convenga ese sentido
común y prefieran su sentido científico.
De no ser así, poco entenderíamos en achaques
de raciocinio.

Aun rechazando la absurda teoría que produjo
tanta sensación en la república de las letras
y ciencias, acerca de la evolución de las
especies, comprendemos para el bello sexo
la precisión indispensable de una inferioridad
relativa en el pasado, sin deducir que deba
continuar en el presente y en lo futuro.
Con efecto, en el origen de los pueblos, cuando
todas las luchas ya del hombre con la naturaleza,
ya con sus semejantes, eran casi exclusivamente
físicas, la fuerza viril tenía una
prioridad legítima y natural. A la sazón sólo
podía predominar la fuerza bruta por doquiera,
á mayor abundamiento cuando la fuerza
intelectual y moral no hubiera podido desarrollar
casi la menor parte de su actividad.

XII
Influencia del bello sexo aun siendo dominado

Hoy por hoy, todavía, en todos los pueblos
y tribus que no han salido del estado
primitivo, no impera ni domina más influjo
que el de la fuerza material, y por lo tanto la
condición de la mujer es muy inferior á la del
hombre. Mas esto, repetimos, no significa
que igual estado de cosas deba á proporción
seguirse en la vida civilizada; que en esta han
de imperar la razón, la verdad y la justicia,
y estas no son patrimonio exclusivo del hombre
ni del fuerte.

En prueba de que la inferioridad de la
mujer era una opinión errónea y de que las
costumbres en este caso se han apartado mucho
de las doctrinas y principios admitidos
en las naciones relativamente adelantadas,
que hasta en aquellos períodos históricos en
que la mujer, en vez de ser igual al hombre,
ha ocupado la segunda categoría, su predominio
moral se ha dejado sentir en todos los
órdenes y clases de la sociedad. Y efectivamente,
en los tronos, en las ciencias, en el
arte, en la guerra, en la paz, en el gobierno
y hasta en la Iglesia, examinadlo todo bien,
y veréis la influencia más ó menos oculta de
a mujer. Aunque esta influencia tenga por


79

auxiliar la seducción, no importa: de todos
modos es una influencia.

Pues ¿cómo nos atreveríamos á seguir diciendo
que la mujer es inferior, cuando de
tal modo contradice nuestras preocupaciones
y se burla de nosotros, como quiera que pensando
dominarla, ella es la que nos gobierna
y empuja, alienta ó desanima, engrandece ó
ridiculiza? No, confesemos, á despecho nuestro,
que la mujer no es inferior, temiendo
que alguien nos diese razones que probasen
su superioridad; confesemos que es igual ó
que es diferente dentro de una igualdad armónica.
Si admitimos tal diferencia habremos
de reconocer que cada uno de los dos,
en su clasificación moral, puede representar
un ideal sublime de diversa índole y tan útil
á la humanidad como el otro.

XIII
Grandes cualidades de ciertas mujeres

Creemos conveniente terminar este capítulo
con un corto escrito debido á una gran
dama, que si no es uno de los ingenios femeninos
más célebres en nuestra época, cuando
menos tiene motivo de conocer, dada su
posición social, la condición de la mujer en
su manifestación más distinguida.

«Algunas personas, dice la señora de Bawr,
aunque pocas en verdad, sostienen que en
las artes como en las letras la superioridad
de los hombres respecto de las mujeres nace
únicamente de la diferencia de educación, y
no quieren contar para nada con la diferencia
creada por la naturaleza.

Aunque se educase á las mujeres en los
colegios de varones y leyesen en griego á
Eurípides y Sofocles, ninguna de ellas escribiría
una trajedia que pudiese colocarse al
lado de Polieticto ó de Atalia. La prueba está
en que varias mujeres que estudian la pintura
en algún taller, donde las dirigen los maestros
más inteligentes, no han hecho ni harán
una obra comparable con cualquiera de los
grandes pintores.

¿Se debe inferir de ahí que las mujeres no
deben pintar ni escribir? No en verdad: han
existido, y existen todavía, mujeres cuya inteligencia
es muy superior á la de la mayoría
de los hombres, sin exceptuar á gran número
de literatos; pero del mismo modo que se
abstienen de llevar fardos demasiado pesados
para sus débiles fuerzas, también deben abstenerse
de luchar con el otro sexo en todo
género de obras que exijan la fuerza de voluntad,
y la aptitud intelectual, y la constancia
en el trabajo, de que no les hace susceptible
su voluble naturaleza.

Vastísimo campo tienen abierto si por efecto
de una inclinación irresistible, ó lo que es
más común en nuestros tiempos, por efecto
de un revés de la fortuna, hacen al público
juez de su talento. Más de una mujer ha dejado
un nombre célebre, y por no hablar primero
sino de aquellas que se han distinguido
en la pintura, los retratos de la Sra. Lebrun,
las copias en porcelana de la Sra. Jacotot,
las miniatura de la señora de Mirbel, después
de ser admiradas en vida suva por los principales
inteligentes, lo son todavía después de
su muerte en los museos. Puede citarse también
á Rosalba, cuyos cuadros al pastel se
venden hoy todavía muy caros, sin mentar
á muchas otras mujeres que siguen en la
actualidad sus huellas; pero lejos de refutar
esos ejemplos lo que acabamos de leer más
arriba, observad que entre esas artistas distinguidas
ninguna ha intentado pintar una
batalla.

El número de mujeres que se ha formado
un nombre en la literatura es mucho más
considerable en atención á que el empleo de
la inteligencia no exige ningún estudio manual
y constante, y que basta tener talento,
el gusto por la lectura y la costumbre de
observar á los individuos, para servirse de
una pluma con más ó menos buen éxito. Una
infinidad de mujeres escribe cada día cartas
que son verdaderos modelos del estilo epistolar.
Desgraciadamente, esas correspondencias
no están destinadas á la publicidad; y no
debemos más que á la casualidad el placer de
leer á la señora de Sevigné, que no pensaba
escribir más que para su hija, y sin embargo
se reimprimen sus cartas ciento cincuenta
años después de su muerte.

Todo cuanto atañe á la delicadeza del pensamiento,
á la verdad del sentimiento y á la
sutileza de la observación, es propio y peculiar
de las mujeres. Por ello las vemos distinguirse


80

notoriamente como autoras de novelas
y de obras de educación.

En cuanto á estas últimas, el hábito de
hablar á los niños y el tacto especial de que
están dotadas les indica el rasgo, la palabra
propios para despertar la atención de aquellas
tiernas cabezas, en donde todo se imprime tan
pronto y para tanto tiempo; saben ser claras,
sencillas, sin caer en la necedad; los cuentos
que las Sras. Edgeworth y Guizot han escrito
para la juventud, son muy superiores á los
del Sr. Bouilly y de otros hombres respecto
al interés que inspiran, á más de que la fibula
es más ingeniosa y la ejecución ó el desarrollo
más fácil.

En cuanto á la novela, demasiadas mujeres
se han hecho célebres en este género de
literatura para que se les pueda negar el derecho
de cultivarlo. Nada tiene de asombroso
este buen éxito: en un género cuya primordial
base es el conocimiento del corazón
humano, las mujeres estaban naturalmente
llamadas á distinguirse; pues difícil es que
tengan talento y dejen de observar mucho v
ver exactamente. De ahí dimana en sus novellas
la verdad de carácter y la naturalidad
del diálogo.

Cuando se trata, pues, de sutil ó fina observación,
las mujeres se encuentran en su
verdadero terreno. Pero, ¿si puede su inteligencia
brillar en todo cuanto reclama imaginación,
discernimiento, delicadeza y buen
gusto, quiere decirse que esa inteligencia
pueda ejercerse en lo que exige fuerza del
entendimiento? ¿No es, al contrario, probable
que el señor de la Place se habría encogido
de hombros sonriendo, si le hubiese ocurrido
la tentación de leer las memorias ó apuntes
sobre matemáticas escritas por la marquesa
de Chatelet, esas memorias que tanta admiración
causaban á Voltaire? En cuanto á éste,
es muy sencilla la cosa: estaba enamorado de
la autora, y, además, á despecho de sus pretensions
de sabio, no entendía una palabra
de matemáticas... y ninguna mujer puede
lisonjearse de que todos sus lectores llenen
esas dos condiciones.

Verdaderamente es mucho más cuerdo no
intentar jamás transponer los lindes que parecen
estar señalados por la naturaleza, puesto
que de toda la multitud de autoras más ó menos
conocidas no se pueden nombrar más que
tres cuyo talento excepcional tenga algo varonil:
las señoras Dacier, Stael y Sand.

Debemos á la señora Dacier una traducción
de Homero que los helenistas estiman
como la mejor(1) que existe aun hoy.

La señora de Stael sin alcanzar en su estilo
la perfección del estilo de la señora Sand, se
distingue por cualidades que rara vez son
patrimonio de la mujer: la profundidad del
examen y el vigor del pensamiento. Para escribir
La Influencia de las pasiones en los individuos
y las naciones, La Alemania, La Literatura
en sus relaciones con las instituciones
sociales
, etc., etc., era preciso tener el gusto
de los estudios serios y constantes, junto con
la costumbre de entregar su mente á las ideas
graves; y aquella de quien se ha dicho que
siempre había sido joven y nunca niña, podía
solamente emprender trabajos tan profundos
y de tan larga duración.

Con efecto, el carácter de la señora de Stael
y su inteligencia tenían algo varonil: era animosa,
decidida, constante. Puede además
decirse que una grande elevación de alma la
sostenía por encima de todas las pequeñeces,
varias de las cuales son comunes á los dos
sexos: noble y desinteresada, ni conocía el
egoismo, ni abrigaba la envidia; juzgaba á
sus amigos y enemigos con entera imparcialidad.

Harto á menudo tuvo ocasión de probar lo
que afirmó. Puede imaginarse que un talento
tan superior como el de la señora de Stael no
podía manifestarse sin despertar la envidia en
gran número de autores. Una mujer entre
otras, la señora de Genlís, su contemporánea,
perseguía con todo el rencor de que era capaz
á la autora de Corina, cuyas obras atacaba
con una mogigateria digna de un Tartufo, y
con una constancia digna de mejor causa, bajo
el pretexto de que eran inmorales.

No se limitó á los discursos contra su noble
rival; hizo imprimir una novela titulada La
Mujer filósofa
, en la cual se representa á la


81

heroína como una criatura infame que usa
siempre un lenguaje en que se intercalan frases
de la señora de Stael, truncadas de la manera
más pérfida. Esta novela fastidiosa por
demás, no tuvo éxito alguno, ni produjo otro
efecto que el de indignar á todas las personas
sensatas contra la que la había escrito.

Ignoro si la señora de Stael se dignó leer
La Mujer filósofa, pero sé muy bien que ella
no era nunca la primera en hablar de la señora
de Genlís, y que cierto día, habiendo el
señor de Sabrán dicho delante de ella algunas
palabras de Adela y Teodoro, una de las obras
que la señora de Genlís dio primeramente á
la estampa, repuso aquélla con el tono más
sencillo y natural: «La señora de Genlís escribe
con mucha pureza.»

Inútil es citar aquí las obras de la señora
Sand que todo el mundo ha leído: sabemos
hasta qué punto la autora de Valentina, está
dotada del poder de manejar la lengua francesa,
y con qué prosa tan elegante expresa
los pensamientos más enérgicos, las pasiones
más violentas ó los sentimientos más dulces
y sencillos. Muchas páginas de Lelia pueden
compararse tocante al estilo, con las que han
escrito Buffon, Montesquieu; y cuando se lee
El Lago del diablo, se creería leer á Bernardino
de Saint-Pierre. Esa variedad en el lenguaje
más puro, ese juego y giro de la frase
tan fáciles, ese nervio que no excluye jamás
la elegancia, hacen comparar á la señora de
Sand con los escritores del gran siglo de la
literatura, y la harán tal vez, el primer hablista
del nuestro...»

Verdaderamente se demuestra del examen
de las facultades peculiares de cada sexo, la
distinción que entre los dos existe. Desde el
momento en que hay diferencia, ésta debe
consistir ó en cualidades distintas ó en la mayor
ó menor perfección de las que ambos sexos
poseen: mas esto último no puede admitirse
lógicamente, porque entrañaría tan sólo
la superioridad é inferioridad que en absoluto
negamos, si bien relativamente comprendemos
la superioridad por lo que toca al desenvolvimiento
de ciertas aptitudes espirituales,
y la inferioridad por lo que respecto de
otras secundarias atañe.

En los dos capítulos siguientes, para que se
conozca más á fondo la diferencia que pretendemos
demostrar, veremos en qué consiste la
verdadera superioridad del sexo bello tocante
al bien que produce en la especie humana, y
en qué estriba su inferioridad en la propia relación
con el resto de la humanidad. Procuraremos
hablar con toda la claridad posible en
tan intrincado asunto.


Capítulo V
INFERIORIDAD MORAL DEL HOMBRE

I
Delicadeza de sentimientos.

SABIDO es de todos que con la educación
adquiere la mujer mucho
más rápidamente las condiciones
sociales necesarias para no
representar un desairado papel,
mientras que hay hombres rebeldes
á toda cultura, á pesar
de su elevado talento y sus prolongados
estudios. Parece imposible que el
poeta, alma que vuela con el pensamiento
por espacios más nobles y brillantes, pueda
ser víctima de las pasiones más groseras, de
los instintos más egoistas; y sin embargo, algunos
podríamos citar que alternativamente
concebían esas páginas elocuentes, llenas de
sentimiento ó grandes ideas, y se abandonaban
á los desvaríos más prosaicos de la pasión.
Esto no sucede comunmente con las mujeres,
pues hasta aquellas incapaces de formar
en su mente una idea elevada ó sublime, tienen
por una especie de don natural un gusto
poético que se manifiesta en todos los actos
de la vida.

La delicadeza de sentimientos que parece
innata en las mujeres, es precisamente lo que
más embellece la existencia humana: por doquiera
en que reine una felicidad poética, entre
hermanos, padres é hijos, entre amantes
ó entre esposos, no puede dudarse, aquella
felicidad se debe al poético influjo, al sentimiento
angelical, fino, bello, delicioso de una
mujer; que al sexo bello le basta fijarse en
uno de los infinitos detalles que constituyen
la vida, cuando el hombre no percibe más
que en conjunto, para que apoderándose de
él lo emplee en el sentido y con el objeto que
su gusto exquisito comprende.

Pocas veces se verá que un hombre al cambiar
repentinamente de posición, sepa amoldarse
á las exigencias de un trato más distinguido;
y en cambio, escoged la joven de más


83

humilde esfera, instruidla y educadla convenientemente,
y en pocos meses se trueca
completamente la joven modesta é ignorante
en dama principal y distinguida, aunque no
haya tenido tiempo más que para tomar un
barníz muy superficial de educación. El hombre,
á menos de adquirir en la infancia esa
educación especial, no alcanza el tono distinguido
por muchos esfuerzos que haga. Por
entre el oropel del medrado, descubriréis
siempre la hilaza del hombre humilde y poco
educado. La mujer tiene el talento suficiente
para ponerse al nivel de su nuevo género de
vida; podrá costarle más ó menos tiempo, pero
consigue hacerse cargo de su posición y
ocupar en ella el puesto que le corresponde.

Esto significa sin duda que en el sexo bello
hay facultades superiores á las del hombre.
Serán secundarias, no lo negamos; pero téngase
entendido que son tanto ó más necesarias
á la vida que otras facultades superiores
que son patrimonio exclusivo de muy pocos,
y que por lo tanto, si influyen y significan en
la marcha del progreso, muy poco representan
en la vida social ó en la privada.

La mujer se hace superior por sus dotes
naturales y porque temiendo el ridículo mucho
más que nosotros, se esfuerza en aguzar
su ingenio, en poner en juego todos los recursos
de su talento; y así consigue asimilarse
todos los elementos que entorno suyo advierte
y que le parecen oportunos para dejarla
airosa. El hombre no tiene semejante tacto,
como no lo haya adquirido desde su infancia,
es decir, como no se haya encarnado en él en
fuerza de la costumbre.

Pues si esto es verdad palmaria é indudable;
si la mujer tiene el talento de identificarse
pronto, muy pronto, con la clase hasta la
cual asciende, siempre y cuando con buen
propósito y voluntad se eduque y se instruya,
¿no tenemos una prueba de otra disposición
maravillosa que representa una gran influencia
en la sociedad? ¿no tenemos ahí la prueba
de que la mujer en este punto es superior al
hombre, y de que esa superioridad tiene efectos
directos é inmediatos, es decir, que esa
superioridad es práctica y eficaz?

Añadid á esto un don que en realidad es el
más alto de todos los que contribuyen á la
felicidad humana, un buen corazón, un corazón
lleno de piedad y consuelo para los que
sufren y para los que lloran, un corazón que
adivina hasta la pena que ha de sobrevenir, y
la corta ó la mitiga antes que pueda producir
la desesperación del alma. Sí, ya lo hemos
dicho, todas las virtudes del corazón, ese infinito
tesoro que Dios quiso encerrar en la
mujer para dar á este mundo un poco de la
felicidad inefable de otro mundo perfecto,
es el don que por sí sólo proclamaría la superioridad
moral de las mujeres, si no hubiese
además otras dotes que lo enaltecen y
aquilatan.

Precisamente los dones naturales que hacen
superior á la mujer, no suelen juntarse,
como le sucede al hombre, con defectos que
al cabo neutralicen los efectos de ellos. A la
mujer bien educada, compasiva y buena, á la
dama noble y genorosa que se hace respetar
como una reina, y amar como un ángel, la
veréis siempre humilde y modesta. No se distinguen
por el orgullo de la posición, no por
la altivez de raza: estas tales tienen el corazón
de piedra: estas ni son felices ni endulzan
la existencia de las personas que las rodean:
estas se parecen á los hombres encumbrados,
que en general creen distinguirse del común
de los mortales, mostrándole depresivo desdén
é indiferencia implacable.

En verdad el sentimiento y el corazón hacen
de la mujer una individualidad superior,
como quiera que hasta las ciencias y las artes
consiguen su más noble timbre de gloria
cuanto más hacen sentir, cuanto más hacen
gozar al alma. Pues bien, notad las diferencias
que el saber humano produce en los dos
sexos, y veréis que mientras la ciencia parece
que preocupa únicamente al hombre para
encadenarlo á la tierra, á la mujer le da alas
para remontarse á las alturas del cielo. El
hombre con la ciencia podra hacerse más humanitario;
pero la mujer se hace más divina
á la par que más bondadosa.

II
Como comprende cada uno de los sexos.

Explicad á un hombre y una mujer, capaces
de comprender toda la trascendencia de
vuestra explicación, las maravillas de la mecánica


84

celeste; explicadles las revoluciones
de esos mundos que vuelan por los espacios
infinitos, las armonías que producen en sus
vertiginosas, velocísimas carreras al través
de los inmensos mares del éter; enumeradles,
si os es posible, los millones de millones de
estrellas que pueblan el espacio inconmensurable;
y veréis al hombre absorto en su meditación
admirando las fuerzas inmensas del
mecanismo celeste y haciendo cálculos sobre
el número incalculable de los astros que giran
en sus órbitas; nada más. En cambio
veréis á la mujer levantando la frente en alto,
chispeante la mirada aun á pesar de las lágrimas
de la emoción que embarga su alma, y
volar con el pensamiento de mundo en mundo
hasta llegar al trono de luz donde se sienta
el Autor de lo creado. Entonces á más de
comprender, ella siente, ella goza sobrenaturales
delicias, escucha los acentos de esas armonías
infinitas; se espiritualiza, en fin, y
parece elevarse desde la tierra para remontarse
hasta la divinidad y tributarle actos de
adoración y agradecimiento.

Por ello quizás la mujer es más religiosa,
mayormente cuando la religión suele hermanarse
con el sentimiento.

Explicad á la mujer los grandes acontecimientos
de la historia; demostradle las relaciones
que existen entre el hecho individual
y las opiniones, las creencias, las preocupaciones,
usos y costumbres de la época; decidle
que los hechos todos se encadenan pareciendo
que obedecen á principios positivos y
matemáticos, que es generalmente el resultado
que parece busca el sabio; y veréis que en
vez de generalizar estos mismos hechos, de
agruparlos y encladenarlos, admira en grandioso
conjunto las generaciones pasadas, sufriendo
con sus miserias, gozando con sus
grandezas, sintiendo en todo caso compasión
ó alegría; es decir, la historia no le habla á
la mente, no cultiva su espíritu ante todo;
sino que la hace más buena, porque le habla
al corazón y la conmueve. En una palabra,
las verdades históricas no la persuaden ni
convencen, la conmueven y espiritualizan.

Estudiad en presencia del hombre y de la
mujer la zoología y al considerar por ejemplo
la bravura del león, el hombre se maravillará
de la fuerza y poderío del rey de las selvas;
pero la mujer verá en su imaginación los vastos
senos del desierto y compadecerá en ellos
á los infelices animales que son víctimas de
la saña fatal del león. Enseñadle la botánica
y cuando le expliquéis una planta del jardín,
ella soñará con las selvas vírgenes en toda su
silvestre majestad, en todos sus intrincados
laberintos; explicadle también la mineralogía,
y verá cordilleras de granito en lugar de piedras,
antros insondables en vez de minas, y
se extremecerá al contemplar las inmensas
riquezas que se encierran en los mares y en
las entrañas de la tierra.

Llevad á la mujer á los museos de pintura
y escultura, y en aquellos cuadros, en aquellas
estatuas no verá la obra más ó menos
acabada del arte; sino que comprenderá á la
humanidad en cada uno de los aspectos bajo
los cuales contempla á la sazón el arte, y por
ello se afectará, se conmoverá allí donde el
hombre solamente admiraría.

III
Superioridad moral.

Así, en todo la mujer se muestra superior
por el sentimiento y la facultad del espíritu
que le hace abarcar todos los pormenores en
un solo conjunto; en todo siente y admira
más que nosotros, aun cuando no tenga la
fuerza espiritual para crear. ¿No habéis visto
á ninguna mujer llorar de ternura ante un
cuadro de pintura, ante una simple estatua,
digna de mover su sentimiento? Observadla
bien, y sorprenderéis no pocas veces una lágrima
de placer ó de emoción saltando por
los párpados de una mujer ante una obra artística.
¿Qué demuestra eso? que en aquel instante
vé algo más que el cuadro, algo más
que la estatua. Quizá al admirar las hermosas
líneas de un busto artístico se forja en la imaginación
mil rasgos de la felicidad que produjo
aquel hombre que la figura representa, á
su madre, á su esposa, á sus hijos y á sus conciudadanos.
El hombre no piensa más que el
busto y examina si en él se han cumplido todas
las necesarias reglas del arte, todos los
principios de estética.

«La mujer, dice Michelet, es pequeña y es
alta. Tiene octavas de más en el tono alto y


85

en el bajo. Es una lira de major extensión
que la nuestra, aunque menos completa, puesto
que no es muy fuerte en las cuerdas de enmedio.

Ella alcanza los detalles de las cosas que á
nosotros nos pasan desapercibidos. Además,
en ciertos momentos vé por encima de nosotros,
penetra en el porvenir, lo invisible, y
trasluce á través de los cuerpos el mundo de
los espíritus.

Pero la facultad práctica que tiene sobre
nosotros para las cosas pequeñas y la facultad
sibilítica que suele elevarla hasta las grandes,
rara vez tienen un término medio fuerte,
tranquilo, armónico, en que puedan reconocerse
y renovarse. La mayor parte alternan
sin transición: de la poesía caen en la prosa,
de la prosa se remontan á la poesía, á veces
por bruscas sacudidas, por tempestades.

Un ilustre pensador se ríe de esas facultades
sibilíticas, niega esa facultad tan incontestable.
Para despreciarla parece confundir la
inspiración espontánea de la mujer con el
sonambulismo, estado peligroso, enfermizo,
de esclavizamiento nervioso, que la mayor
parte de las veces le impone el ascendiente
del hombre. Y pregunta qué caso se puede
hacer de una facultad tan incierta «y por otra
parte física y fatal.»

IV
La inspiración.

Sé que la inspiración, por espontánea que
sea, no está enteramente libre, sino que siempre
es mixta, y está señalada con un poco de
fatalidad. Si por ella se degrada á la mujer,
será menester decir que los artistas eminentes
no son hombres; al parecer tendremos que
clasificar entre las mujeres á Rembrandt, Mozart,
Correggio, Beethoven, Dante, Shakespeare
y á todos los primeros genios. ¿Es bastante
cierto que hasta aquellos que creen
exclusivamente apoyarse en la lógica no dan
nada á esa potencia femenina de la inspiración?
Yo encuentro vestigios de ella hasta en
los pueblos más reputados de pensadores. Por
poco que sean artistas, caen sin saberlo bajo
el influjo de la varita mágica de dicha hada.

No, no puede decirse como Proudhon que
la mujer sólo es receptica, puesto que también
es productiva por su influencia en el hombre,
no sólo en la esfera de las ideas, sino también
en la esfera de la realidad. Verdad es que su
idea no llega mucho á la verdad de lo real,
pero esto mismo explica el por qué produce
poco.»

Es verdad, ya lo hemos dicho varias veces,
la mujer no crea, no tiene la energía del genio;
pero en cambio tiene la inspiración, y no
la inspiración referente á sí propia, sino además
la inspiración que inspira al genio creador.
Por la mujer el artista siente avivarse la
llama de su alma y concibe en tal exaltación
obras sublimes; el sabio, inspirado por el ángel
de la tierra arranca las verdades á la naturaleza
y enriquece las ciencias. En una palabra:
la mujer no crea las grandes obras pero
crea al creador, no tiene los grandes partos
del entendimiento, pero inspira y reanima á
los sabios.

V
Criterio práctico.

Una de las circunstancias que hacen más
deliciosa la comunión de ideas del hombre
con la mujer, por mucho que algunos, preocupados
con rancias opiniones, sostengan que
eso á nada bueno conduce, es la de comprender
ella las cosas de distinta manera que el
hombre. «Lo que en el hombre es luz, dice el
autor últimamente citado, en la mujer es en
especial llama ó fuego. La idea se hace en ella
sentimiento, y el sentimiento, viva, vibrante
emoción nerviosa. Tal pensamiento, tal invento,
tal novedad útil, te afectaba gratamente
en el cerebro, te hacía sonreir como una agradable
sorpresa. Pero ella ha sentido enseguida
el bien que de esa novedad resultaría: un
nuevo beneficio para la humanidad.»

Y esa es la verdad; las mujeres son más
prácticas, ven más presto los resultados que
puede producir un trabajo, una innovación
cualquiera; y puesto que ven de pronto ese
lado positivo de las cosas, sería muy cuerdo
que el artista, el hombre de genio, el sabio
las consultaran. Así darían á sus obras el sello
de la utilidad, que es como decir el sello
de la perfección, puesto que los trabajos emprendidos


86

tendrían un objeto determinado y
no irían á parar á veces en el vacío.

Si examinamos atentamente los actos de la
vida, hasta en aquellos más íntimos veremos
cierta elevación de la mujer que en vano buscaríamos
en el hombre. La naturaleza y las
exigencias de la sociedad dan al bello sexo
una constante costumbre de sufrir. «En una
época, dice la señora de Stael, en que el mal
universal es el egoismo, los hombres por lo
mismo que todos los intereses les incumben,
deben tener menos generosidad, menos sensibilidad
que las mujeres: ellas están ligadas
á la vida por los lazos del corazón, y hasta
cuando se extravían, se sienten arrastradas
por el sentimiento: su personalidad es siempre
de dos, mientras que la del hombre no
tiene otro objeto que á sí propio. Se les presta
homenaje por los afectos que inspiran, pero
el que ellas prestan casi siempre representa
un sacrificio. La virtud más hermosa, la
abnegación, es su poder y su destino: para
ellas no puede existir más felicidad que la
producida por los reflejos de la gloria y prosperidades
de otro. Por último, da á su alma
un sentimiento habitual de elevación el vivir
siempre fuera de sí misma ya sea por las
ideas, ya por los sentimientos ó en especial
por las virtudes.»

VI
Cambio de virtudes, según Emilia de Girardin.

¡Lástima que los hombres no sepan aprovecharse
de las cualidades propias de la mujer!
Así mientras ellos van á ciegas en muchos
puntos donde podría brillar la luz de la inspiración
femenina, las mujeres á veces secreen
con fuerza bastante para acometer las empresas
que parecen propias del otro sexo. Así
sucede que, como dice otra escritora, Emilia
de Girardin, «No hay mujeres en los pueblos
civilizados.»

En efecto ¿qué es una mujer verdadera?
Un sér débil, ignorante, tímido, perezoso que
no podría vivir por sí mismo, que palidece
por una palabra, que se sonroja por una mirada,
que tiene miedo de todo, que no conoce
nada, pero al cual ilumina un instinto sublime;
sér que obra por inspiración, lo cual, sea
dicho de paso, vale más que obrar por experiencia;
un sér misterioso que se engalana
con los contrastes más hechiceros; que tiene
pasiones violentas con pequeñas ideas; que
tiene vanidades insaciables y generosidades
inextinguibles, porque la mujer verdadera es
buena como una santa y mala como una diosa;
que es todo capricho é inconsecuencia;
que llora de alegría y ríe de coraje; que miente
mal y engaña bien; que se vuelve sensata
en la escuela del dolor y de la desgracia; que
se exalta hasta el delirio con las contrariedades;
que con su candidez oculta su perfidia,
y que siente una timidez igual á su osadía; es
un sr inexplicable, en fin, que tiene grandes
cualidades por casualidad y en los grandes
acontecimientos, esto es, cuando se necesitan;
pero que sabe mostrar cada día sus gratos defectos,
su tesoro de temores y esperanzas,
que seducen, cautivan, inquietan, y á los cuales
no se puede resistir.

¿Dónde encontrar mujeres que se parezcan
á ese retrato?

¡Ay! no les está permitido á las pobres mujeres
tener todos esos graciosos defectos; han
tenido que renunciar á ellos bien á pesar suyo
desde el día en que los hombres se los tomaron.

Cándida ignorancia, grata imprevisión, adorable
pereza, infantil coquetería, antes érais
las gracias de las mujeres; hoy sois la fuerza
de los hombres.

Valor, razón, paciencia, inteligente actividad,
antes ér is las virtudes de los hombres;
hoy sois los defectos de los hombres.

Los jóvenes del día no saben soportar nada,
ni trabajar, ni sufrir el dolor de la pobreza, ni
las molestias, ni las humillaciones honrosas,
ni el calor ni el frío, ni el cansancio ni las
privaciones: excepto algunas injurias no saben
resistir á nada.

Hé ahí por que las mujeres han tenido necesidad
de transformarse: ellas han adquirido
virtudes sobrenaturales que verdaderamente
no les sientan bien. Se han vuelto animosas
á pesar de que sus pueriles temores tenían
tanta gracia; se han vuelto pensadoras reflexivas,
por más que su ligereza tuviese tantos
atractivos; han renunciado á la belleza por
economía, á la vanidad por abnegación; han
comprendido con aquel puro instinto que es


87

su fuerza, que en la familia es menester que
uno de los esposos trabaje para que el niño
pueda alimentarse. El hombre se ha cruzado
de brazos, y la mujer ha debido ponerse á
trabajar. Hé ahí por que la mujer no existe
ya(1)

VII
Censurables contrastes.

Estudiad las costumbres del pueblo: ved á
la mujer de aquel obrero; la pobre trabaja,
cría á sus hijos, se ocupa de su tienda y de su
familia y no tiene en todo el día un solo momento
de reposo.

¿Pues qué hace su marido? ¿dónde está?
En la taberna.

Mirad á aquella joven; es costurera de blanco.
Su tez se ha vuelto pálida, sus ojos se han
enrojecido: tiene dieciocho años y ya no es
bella. No puede salir nunca, ha de trabajar
día y noche.

¿Y su padre? Está en el café vecino leyendo
los periódicos.

Seguid á aquella mujer joven; vedla como
anda rápidamente. Consulta su reloj con inquietud;
teme llegar tarde: ha dado ya aquella
mañana cuatro lecciones de canto y tiene que
dar todavía tres. Es una profesión muy pesada
la suya.

¿Qué hace su marido?

Ella acaba de encontrarlo paseándose con
una actriz de un pobre teatro.

Mirad también á esa otra pobre mujer: ¡cuán
aburrida parece estar! Es una víctima literaria
que procura hacerse una posición escribiendo.
Sus mediocres obras que se venden
bastante bien, la ayudan á vestir con decencia
á su hija.

¿Y dónde está su marido?

Está allí abajo jugando al billar y ensartando
pullas y chanzas contra las mujeres que
escriben.

Mirad en casa de todos los ministros correr,
agitarse, hablar á aquella pobre mujer: es rica,
no necesita trabajar, pero su marido es un
hombre enteramente nulo, que no alcanzaría
nada, á no ser por ella. Acaba de hacerle
nombrar para tal empleo, es decir que ella
va á solicitar mientras él juega al whist en
un círculo.

¿Y creéis que las mujeres se han vuelto
por su gusto activas y animosas? ¿Creéis que
no prefirieran una y mil veces volver á ser
perezosas y descuidadas en los asuntos exteriores,
y que no les pareciera infinitamente
más dulce pasar el día tendidas en sedosos divanes
en actitudes de sultana, rodeadas de
flores, engalanadas con las más preciosas telas
y no teniendo que hacer otra cosa que
agradar y ponerse lindas?

Mudando de naturaleza hacen un gran sacrificio,
sacrificio que les cuesta muy caro,
creedlo... Lejos de censurarlas, sería mejor
admirarlas en su abnegación. ¡Una mujer joven
tener que pensar y reflexionar! ¡una hermosa
joven tener que ser económica! ¡una
mujer privarse de un objeto que puede embellecerla!
¡Esos son prodigios de virtud! ¡son
modelos de heroísmo!

VIII
Las privaciones en la mujer.

¡Ah! ¡no sabéis el valor que una mujer necesita
para conformarse á vestirse siempre
humildemente! ¡no sabéis á cuan innumerables
é irresistibles tentaciones tiene que oponerse
á cada momento! En cuanto al embellecimiento,
la mujer que es prudente, es
sublime. Pasar por delante de una tienda llamativa
y ver colgada detrás de los cristales
una deliciosa cinta azul ó de color de lila, una
cinta provocadora que os excita á admirarla;
devorar con los ojos aquella prenda encantadora;
hacer toda clase de castillos en el aire
acerca de ella; adornarse en idea con todos
sus lazos hechiceros y decirse: «Me pondría
dos rosas en los cabellos, la cinta sería para
el cinturón, la más pequeña serviría para las
mangas y para el pecho...» Y luego de repente
huir violentamente de aquellos culpables
ensueños, echárselos en cara como un crimen
y apartarse animosa y desolada de la cinta


88

tentadora sin ni siquiera intenter regatearla.
Esto sólo reclama más valor del alma que los
más terribles combates. La frase llena de estóica
resignación y de noble humildad que
hemos oído el otro día nos ha conmovido el
corazón más que todas las hermosas frases de
las heroínas de Esparta y de Roma. Una mujer
tenía que ir á un sarao, á una fiesta magnifica:
estaba ocupada en escoger flores. Después
de admirar estas coronas de moda que
son tan lindas y cuya forma es tan graciosa,
preguntó qué precio tenían. Las hermosas
flores, las flores finas son muy caras este año,
y el precio la aterró. Entonces dejando la diadema
de rosas en el mostrador, dijo exhalando
un suspiro: «¡Es demasiado cara; me pondré
la vieja guirnalda!»

¡La vieja guirnalda! ¿Comprendéis la dolorosa
resignación que encierran esas palabras,
la vieja guirnalda? Esto hace agolpar las lágrimas
á los ojos.

Sí, las mujeres han perdido en atractivos
todo lo que han ganado en cualidades. Cosa
extraña ¡valen más y pueden menos! y es porque
su poder no está en la actividad que despliegan,
sino en la influencia que ejercen...»

IX
Otras virtudes propias del bello sexo.

Precisamente las palabras de esa escritora
nos revelan otras virtudes propias de la mujer,
que demuestran su superioridad moral.
En vano pretende la señora de Girardin deducir
de esas bellas virtudes de la abnegación
y del sacrificio, argumentos y consecuencias
favorables á su opinion favorable en cierto
modo á la inferioridad femenina... Ese esfuerzo
prueba una vez más lo que hemos dicho
repetidamente, esto es, que la mujer no se
conoce á sí misma, ó mejor dicho, no conoce
á las mujeres. Mas no es esa la ocasión de
tratar ese punto, que en otro lugar dilucidaremos.

Las virtudes de la mujer son muy superiores
á las virtudes del sexo fuerte. Así nos lo
enseña la experiencia, á pesar de las opiniones
de algunos graves filósofos y moralistas
que han querido poner la moral (es decir, la
práctica de las virtudes) de los hombres muy
por encima de la moral de las mujeres. Si
ellos han creído que debían calificarlas de
impuras é inmorales, nosotros sostenemos que
es el hombre el más inmoral, puesto que es
más egoista y más concupiscente: la voz de
su alma parece que no le habla más que del
cuerpo, en tanto que en la mujer, aun con los
pensamientos de la materia mezcla siempre
alguna idea sentimental, tierna y delicada.

Por otra parte, la influencia moral de la
mujer en el hombre es tan manifiesta, que sin
vacilar podría enmendarse el conocido proverbio
en este sentido: «Dime á quien amas
y te diré quien eres.» Las mujeres suelen corregir
á los hombres, como se vé cada día con
lo que sucede en el matrimonio. Antes de celebrarlo
el joven parecia informal, casquivano,
injusto; y después de casado se hace no
sólo de conducta más morigerada, sino que
además va siendo más grave, más sesudo,
más generoso y justo. Muchos vicios morales
hemos visto extirparse en la comunión legítima
del hombre con la mujer, sobre todo cuando
esa comunión es de amor verdadero.

Recordemos someramente lo que ha pasado
en los tipos caballerescos donde la dureza del
hombre, es decir, del guerrero, era entonces
general entre todo el sexo fuerte; y no obstante,
la dulzura de la mujer, sus virtudes, su
moralidad, en fin, suavizaron aquellos corazones
de hierro que parecían respirar únicamente
odio y venganza, rencores y sed de exterminio.
¿Hay algún filósofo sensato, hay un
solo moralista que haya pensado en atribuir
semejante mejora, tan extraña moralización,
á los hombres y no al influjo moral de las
mujeres?

X
Donde está la inmoralidad femenina.

¿Pues á qué esforzarnos ya en demostrar
por más tiempo la superioridad moral de la
mujer, la influencia de su espíritu sentimental,
de su pensamiento sintético, que abraza
el conjunto más ó menos perfectamente para
no ver más que el bien de la humanidad?

¿Qué importa que haya monstruos depravados
del sexo bello que nos parezcan más
abominables que los precitos del otro? ¿No


89

los hay por ventura mayores y más horribles
entre los hombres? ¿Demuestra alguna vez la
estadística que el número de hombres castigados
por la ley sea mucho menor que el de
las mujeres? Todo lo contrario; y aun debe
agregarse que las leyes, como hechas por los
hombres, son más severas con el bello sexo.

La verdad aquí es que la idea de la superioridad
ó perfección moral está tan imbuída
en la mente de la generalidad; nos formamos
todos una idea tan excelsa de la mujer, que
la que no corresponde á nuestro bello ideal,
nos horroriza y repugna sin que hagamos
tanto caso de la inmoralidad de los hombres,
en quienes no nos parece cosa tan extraña.

Oímos quizás con indiferencia las blasfemias
y las inmoralidades en boca de un hombre,
pero nos subleva, nos horripila la menor
palabra indecente proferida por la mujer. ¿De
dónde procede tal diferencia? ¿Será este el
motivo de que consideremos á la mujer más
inmoral que al hombre? ¿Hay lógica en tan
extraño raciocinio? ¿Se deshonra un hombre
que frecuente las tabernas, mientras cumpla
sus obligaciones? ¿Qué diríamos de una mujer
que siguiese la misma costumbre?

Pues bien, la educación puede sacar grandes
resultados de la disposición moral y moralizadora
que todos reconocemos en la mujer,
advirtiendo que de descuidarla, como
hasta aquí se ha hecho en algunos países,
proviene en gran parte la corrupción de las
que se han apartado de los senderos del deber
y de la virtud.

Si los hombres pudiesen por un momento
apartar de sí toda parcialidad, comprenderían
que la preocupación ó la ligereza en admitir
los juicios sin meditarlos, son las causas de
que se estime menos á las mujeres y de que
se las considere menos morales y puras de lo
que son... Si hay mujeres prostitutas, escarnio
y afrenta de su sexo, también hay hombres
más corrompidos y perversos que esas
miserables criaturas. ¿Pero las habría si el
hombre, como afirman grandes sabios, fuese
más moral y puro que la mujer? Lo que importa
de consiguiente, es procurar por todos
los esfuerzos legítimos aprovechar la superioridad
moral de la mujer, para mejorar á las
de su sexo y á todos los hombres al propio
tiempo, en atención á la influencia que en
ellos ejercen más en bien que en mal.

No demos razón á las palabras de la señora
Roland cuando dice: «La generalidad de los
hombres no piensa, cree á ciegas y obra por
instinto.» Y pruébese que el instinto está en
perfecta armonía con la moralidad.


Capítulo VI
SUPERIORIDAD DEL HOMBRE

I
La imaginación puede dañar al bello sexo.

CUMPLE tener presentes los males
que suele reportar á la moral
la influencia de ciertos géneros
de literatura que si fueron creados
para moralizar, mucho se
han separado de su objeto. Las
obras de imaginación se infiltran
en el alma de la juventud,
en muchos casos pervierten el corazón y conturban
la mente, siendo así que debieran
procurar todo lo contrario.

Inútil es advertir que no abominamos de
los libros que hablan á la imaginación, ni
aun de aquellos que nos retratan las pasiones,
si es con el fin de moderarlas y guiarlas: nos
quejamos únicamente de aquellos que exaltan
la imaginación del lector con vanas ilusiones
que por ser un vivo contraste con lo que en
la vida real sucede, parece que tienen por objeto
producir el desborde y extravío de las
malas pasiones y el torrente que ahoga los
buenos y generosos sentimientos. La imaginación
de la mujer es vivísima; es una de las
cualidades que podrían hacerla superior al
hombre, y no obstante, suele ser una de las
causas principales de su inferioridad.

Necesita el corazón humano ser movido
por las pasiones, so pena de secarse y quedar
sin aquellos resortes que impulsan la vida;
necesita encontrar su alimento en los afectos
humanos; pero la pasión ha de entrar en el
orden legítimo, orden que presenta espacio
bastante vasto para dar espansión á los corazones
mejor dotados. Mejor en el bien que en
el mal puede darse libre curso á todas las
fuentes delicadas del delicioso encanto de la
vida. No, no goza más el corazón malo que el
bueno. No cabe dudar que sucede todo lo
contrario. De otro modo tendríamos que renegar
de la bondad divina y podríamos decir
que se nos concedió el libre albedrío por escarnio,


91

para hacernos juguete y víctima de la
fatalidad.

Aceptando la imaginación como puerta que
dé entrada á los sentimientos levantados, á la
esperanza deliciosa, á la pasión pura, no somos
amigos de la imaginación que flota en el
vacío, que reserva todos sus brillantes colores
é imágenes para engalanar lo ilícito ó lo imposible,
que aparta el alma de aquellas ocupaciones
dignas y de las imprescindibles
obligaciones, que extravía el corazón y la
mente, embota la voluntad, ofusca la razón
y pervierte los sentidos. Entonces se convierte
en facultad perniciosa, y tanto más cruel
cuanto que sus heridas son más dulces. Y lo
peor es aún que la imaginación más férvida,
aquella que más vida y espansión natural tie
ne, es la que más fácilmente puede encontrar
lo malo allí donde buscaba lo bueno ó agradable.

De otro modo debe concebirse el don de la
imaginación. Cuando es la facultad que se limita
á embellecer la vida real, dentro de
aquello que la razón y la buena cultura nos
dicen que es legítimo ó glorioso, nos da fuerzas
para soportar los males de la realidad,
nos da fuerzas para amar la vida; porque entonces
da risueños atractivos á las cosas más
vulgares de la vida; inspira constante deseo
de mejorar siempre, y por el camino de lo
ideal nos conduce al amor de lo infinito, de lo
sublime, de lo grandioso, al amor de Dios y
de sus admirables obras.

La imaginación puede ser una escuela del
deber, si en vez de abandonarla á los impul
sos de malas inspiraciones, si en vez de dejarla
á su antojo, que es cuando puede empequeñecernos
y hasta ridiculizarnos, le damos
la dirección conveniente y le señalamos los
límites que no puede honrosamente trasponer.
No nos dejemos, pues, alucinar por las
brillantes imágenes que se nos sugieren, si
éstas tienen por objeto separarnos de la práctica
de las virtudes, que es como decir la
práctica de todos nuestros deberes. Es una
mentira dejar creer que la vida legítima es
necesariamente penosa y seca, árida y estéril,
y que solamente es encantadora la vida de
las veleidosas pasiones. Aunque sea una obra
de arte maravillosa la que á la imaginación
nos presenta tales doctrinas, abominemos de
ese arte engañoso cuyo fin es el mal y la
desgracia: es obra inspirada por el espíritu
maligno que pretende deslumbrar las grandiosas
concepciones que nos reveló la divinidad.

¡Ah! desdichada la mujer, más viva, más
variable en la imaginación que el hombre, y
acaso por ello inferior á éste; desdichada, decimos,
si de esa cualidad que naturalmente la
alucina cuando la razón no es asaz fuerte para
hacerle discernir la verdad del engaño, en
vez de beber en manantial de dulzuras para
la vida se abandona á los extravíos á que la
conducen la brillantez de los colores, la viveza
de las imágenes, la luz esplendente de las
pasiones que le ocultan el aspecto lúgubre,
deforme, tenebroso. En tal caso, no cabe duda,
esa cualidad será siempre una condición
de una inferioridad moral é intelectual.

La que se sienta seducida por los tormentos
y hasta por las agitaciones é inquietudes de
la vida apasionada, sepa que el deber tiene
también sus nobles aventuras, sus pruebas
tiernas ó terribles y mil felices dificultades
para ocupar los corazones escrupulosos. ¿Podría
espantar la aridez de las obligaciones formales
de la vida? Nada iguala á la aridez de
la pasión, cuando separada del objeto por lo
imposible, se alimenta de sí misma en tenebroso
hastío, ó cuando en posesión de lo que
deseaba, pasa en un instante del entusiasmo
á la saciedad.

La sana filosofía, la prudencia condescendiente
y compasiva, pero agena á toda ilusión,
apartarían las quimeras que acaloran la imaginación
y la falsean; y pondrían todas las
cosas en su verdadera situación, sin extinguir
ese calor del alma que puede unirse con la razón
más recta, y que hasta puede adornarla
como la hermosura ó la belleza. Si así se procediese,
no veríamos esas enfermedades del
alma que hacen tantas víctimas en el bello
sexo, más propenso á exaltarse con las ilusiones
forjadas por la imaginación, y que son
tanto más temibles cuanto más desarraigadas
están en el entendimiento las doctrinas de la
verdad, de la justicia y del deber.


92

II
La razón en la mujer y en el hombre.

Varios escépticos dirán que la filosofía no
puede corregir á nadie, que aquel á quien su
propia razón no le ha trazado un camino, no
puede enmendarse por los esfuerzos agenos.
Esto es un absurdo que ya en principio niega
el progreso, la perfectibilidad de los individuos.
La cultura de las facultades del espíritu
es tan necesaria á la moral como puede serlo
la instrucción para avanzar por el camino de
la ciencia. Confesemos que siempre habrá un
abismo entre los preceptos y la acción, y que
este abismo no puede salvarse sino por la voluntad
de cada cual. Mas esta dificultad no es
una razón para dejar de aconsejar la verdad
que se considere útil ó provechosa.

No hay que dudarlo, la sensibilidad de la
mujer proviene en parte de la impresionabilidad
de su imaginación, y puesto que de esa
impresionabilidad procede el sentimiento que
es en la mujer una de las cualidades que la
hacen superior ¿quién nos dice que de esa
imaginación bien dirigida no podría hacerse
otra condición ventajosa, por mucho que hasta
ahora, á falta de educación, haya sido una
de las causas de la inferioridad femenina?
Nada parece más lógico que armonizar dos
facultades que reconocen un mismo origen.

No pudiendo negar que la energía de la razón
reside generalmente en el hombre, no sin
que alcance casi al mismo grado algunas veces
la razón de la mujer, estamos inclinados
á suponer que hay dos clases de razón, fundándonos
en la diferencia del organismo de
las dos mitades del humano linaje. Pero sea
como fuere, esta división á nada práctico nos
conduciría, resultando siempre que la razón
varonil suele ser más firme, más inquebrantable,
más extensa y por lo tanto más justa é
imparcial.

Con efecto, la razón de la mujer no tiene
extensión ni profundidad; la suya es útil, viva
y delicada; la del hombre es la razón que
concibe los grandes planes y vé el objeto
principal; la de ella se apodera de los detalles
y de los medios; la de él va directamente al
fin, la de ella se entretiene en examinar las
circunstancias y condiciones, las utilidades
legítimas, y en fin la razón varonil encuentra
lo que se ha de hacer, y la femenina descubre
el cómo y cuando conviene hacerlo. De suerte
que la del hombre es la razón que crea, y
la de ella la razón que aplica; luego esta última
es inferior.

III
La dependencia femenina.

«La mujer, dice la condesa de Rémusat, es
en la tierra la compañera del hombre, pero
no obstante, existe por su propia cuenta: es
inferior, pero no debe ser subordinada. El sopló
divino que la anima y que por su inmortalidad,
la llama al progreso; el conocimiento
del mal, la conciencia del deber, la necesidad
de un porvenir, todos esos dones otorgados á
las mujeres lo mismo que á los hombres, les
permiten reclamar una especie de igualdad, y
pueden explicar en parte esa especie de superioridad
relativa tan ponderada por algunos
declamadores.

Mas para todas las cosas de esta vida el hombre
ha sido dotado de una porción de fuerza y
de una especie de actividad negadas á su compañera.
Todo indica que en nuestras relaciones
en este mundo nuestro destino nos coloca
sin remisión en el segundo lugar. Una construcción
física más delicada y frágil, una necesidad
contínua de socorro material y de lazo
moral, nuestras buenas cualidades así como
nuestros defectos, nuestra debilidad y nuestra
fuerza, todo indica que la soledad, que no es
buena para el hombre, sería mortal para la
mujer. Esa dependencia es un signo cierto de
inferioridad.»

No queremos negar ninguno de los asertos
que hace aquí tan profunda escritora; pero
¿hemos de afirmar como pretenden varios filósofos,
que esa inferioridad, á causa de la
fuerza física y de la mental del hombre, es
motivo suficiente para tener á la mujer en
constante servidumbre, y que de ahí se sigue
que ella no puede dirigirse y gobernarse sin
la iniciativa del hombre? No, por cierto: más
bien representa en la familia una de las dos
individualidades principales que aportan á ella
una suma de elementos tan necesarios al desenvolvimiento


93

y felicidad de la misma, como
los que lleva el hombre. Así debiera enseñarse,
así debiera imbuirse entre las ideas
morales que se inculcan á la juventud.

Con todo, sentimos discrepar algo de la
opinión de tan ilustre escritora, en cuyas ideas
abundamos en otros puntos vertidos en esta
obra. Ella sostiene que la inferioridad femenina
exige una dependencia que se aviene muy
mal con la igualdad que en justicia creemos
sostener. En apoyo de sus asertos cita estas
palabras de Fenelón, las cuales interpreta de
muy distinta manera que nosotros:

«Las mujeres, dice el prelado, tienen generalmente
la inteligencia más flaca que los
hombres. Por eso importa no inclinarlas á
estudios en que pudiesen atascarse. Ellas no
han de gobernar el Estado ni hacer la guerra...»(1) Es verdad: nosotros opinamos también
que los trabajos grandes del entendimiento,
esos trabajos que exigen gran energía
espiritual sean exclusivamente para los hombres;
pero ¿son muchos los que se consagran
á estos elevados grados del saber humano?
¿No son muchos los estudios que hasta aquí
parecen exclusivos del sexo fuerte, y en los
cuales el otro podría encontrar útil ocupación
y provechosos conocimientos?

«En lo concerniente á los intereses esenciales
de la sociedad, —añade la misma escritora,
—cuando nosotras pretendemos dar el impulso
todo degenera. Nos faltan la constancia
y la profundidad cuando queremos ocuparnos
de cuestiones generales. Dotadas de viva inteligencia,
entendemos al momento, adivinamos
mejor, y vemos á veces tan bien como
los hombres. Pero harto á menudo, conmovidas
para permanecer imparciales, demasiado
volubles para fijarnos, preferimos observar á
examinar. La atención prolongada nos cansa;
y somos en fin menos pacientes que dulces:
la privación nos es más soportable que la expectativa
de una esperanza demorada.

Los hombres nos acusan de ignorar en todo
lo que es método, y tienen razón...»

Bien está que tengamos razón los hombres...
si la tenemos; pero aquí no la tenemos por
más que lo afirme una palabra tan respetable
como la de esta señora. Y no lo rebatimos
precisamente porque niegue la paciencia y el
espíritu de orden ó el método en todo lo que
á la actividad de la mujer concierne; pues no
se necesita hacer grande esfuerzo para demostrar
lo que todo el mundo comprueba cada
día viendo el espíritu de orden, de economía
y de método que la mujer sabe poner en el
régimen interior de la familia. La rebatimos
también porque la señora de Rémusat deduce
de esa imaginación falta de método, lo contrario
de lo que nosotros hemos sostenido, es
á saber: las cualidades ventajosas que podría
emplear la mujer en ciertas ramas de la administración,
siempre y cuando no se opusieran
otras razones de dignidad y decoro.

Bueno está que se reconozca la inferioridad
de la mujer en energía intelectual, en el poder
de la creación, del análisis, de la meditación
y de cuantas facultades exijan la fuerza
que es atributo general del hombre; pero no
se deduzcan consecuencias violentas que debieran
reconocer premisas muy diferentes.
Porque, como ahora, nos encontraríamos con
que la filosofía estaría en abierta contradicción
con la realidad de las cosas, siendo así
que su misión consiste en dar la razón de ellas,
en explicarlas y agruparlas en principios comunes.

«Cuanto más se nos observe más se comprenderá
que hemos nacido para la dependencia,
—prosigue la condesa de Rémusat;—la
mayor parte de nuestras virtudes no se ejercen
sin exaltación, la cual es necesaria para
encadenarse constantemente á la voluntad de
otro, porque á menudo la recompensa de la
abnegación se reduce á la emoción que el alma
recibe de su sacrificio. Así se explica que
poseamos el secreto de forjarnos ilusiones necesarias
que nos alienten ó consuelen, que
reemplazan á las ventajas de la reflexión, penosa
para nosotras á causa de nuestra volubilidad.
La constancia de un solo pensamiento
no es en efecto tan necesaria á la que no tiene
el derecho casi de ningu a decisión. Más
necesitamos el valor que soporta que el valor
que vence; nuestra misión consiste en evitar
el peligro: arrostrarlo es propio del que tiene
más fuerza que nosotras.

Finalmente, todos los recursos que ayudan
á la debilidad debían sernos necesarios; era
preciso que nuestra inteligencia se hallase más


94

dispuesta á adivinar que fértil en calcular, y
que fácilmente supiese aprovecharse de las
probabilidades que se nos ofrecen para sacar
partido de ellas, fijarlas y embellecerlas...»

IV
Creación, análisis, meditación.

Prescındiendo de las objeciones que podríamos
hacer á lo que acabamos de vertir y especialmente
á la necesidad de la dependencia
femenina, porque ya hemos rebatido esta falsa
necesidad, continuaremos con mucho más
gusto algunas observaciones que en forma de
recapitulación hace la misma escritora.

«Dice Rousseau que las mujeres son naturalmente
coquetas y astutas; porque es de primera
importancia para ellas agradar y de
absoluta necesidad conseguir el fin que se
proponen. ¿Pero no sería preferible inclinar
al bien esas necesidades de su debilidad? ¿La
sociedad, dejando de considerarlas seriamente,
explotando sus defectos en beneficio de su
recreo, no puede acusarse de haberlas con
sobrada frecuencia extraviado? ¿No es la sociedad
la que ha desarrollado en ellas la afición
á brillar, el deseo de dominio? ¿No es
ella la que por exceso de elogios y á veces
con la frivolidad de su desdén ha exaltado sus
pretensiones ó fomentado su inconsecuencia?
Si una vez los elementos sociales se pusieran
de acuerdo para impedirle que formase ambiciosas
esperanzas sin condenarla á la futilidad;
si dejasen de tratarla ó como ídolo ó como
juguete, se la vería volver á su puesto y no
buscar la evidencia más que en las ocasiones
en que el deber se impone como ley imprescindible.
Tener á las mujeres en el lugar que
les corresponde está verdaderamente en el
interés de los hombres: realzar y contener su
naturaleza en virtud de los preceptos morales,
debe ser el objeto de la educación femenina.»

Conformes de todo punto siempre y cuando
ese lugar sea igual para la mujer y para el
hombre, siempre y cuando no se tenga el falso
concepto de que solamente los hombres
son capaces de concebir los preceptos morales,
pues para nosotros tenemos que por ningún
concepto aventaja teórica ni prácticamente
en moralidad el hombre á la mujer. En
ésta la moralidad es innata, es natural, míentras
que en el hombre ha de ser más señaladamente
efecto de estudios y meditaciones.

«Recordando esa inferioridad, nuestra condición
sobre la tierra, debemos dar gracias á
Dios por los dones espirituales que concede á
sus criaturas. Porque á menos de negar á las
mujeres todo sentimiento moral, á menos de
pretender que carecen de corazón, de voluntad
y libertad; en fin, á menos de negarles la
naturaleza humana, no veo motivo de tratarlas
menos seriamente que á los hombres, ni
de desnaturalizarles la verdad bajo la forma
de una preocupación, ó el deber bajo la apariencia
de supersticiones, para que acepten la
verdad y el deber. Tienen derecho á conocer
el deber, tienen derecho á conocer la verdad,
puesto que son capaces de uno y otra. Nadie
tiene motivo para quitarles el privilegio de
obedecer á la ley divina revelada por la razón.
Despojar á las mujeres de esa facultad es violar
la voluntad de Dios y degradar su obra.

No temo añadir que los tiempos que mejor
habrán servido á las mujeres para el cumplimiento
de su doble misión, habrán sido á la
vez los mejores para la sociedad entera. Pero
¿qué tiempos son estos? ¿Se ha de afirmar que
han pasado ya, ó creer que pertenecen á un
porvenir del cual disponemos al antojo de
nuestra imaginación? ¿Se ha de conceder á
ciertos filósofos morosos que en efecto durante
el estado natural representado por la vida
salvaje, es cuando se nos ha otorgado lo que
nos era debido y se ha determinado nuestra
verdadera representación en la tierra? ¿Tomaremos,
al contrario, por campo de observación
esas épocas de una civilización refinada
en que las costumbres han de emancipar al
débil por la abdicación del fuerte?

Pero no; entre los salvajes, que no representan
más que la vida física, la mayor parte
de los méritos femeniles languidecen ociosos;
entre los hombres afeminados, la usurpación
del débil tolerada, desnaturaliza todo su sér
moral. No hay duda, para las criaturas humanas
la mejor situación social es aquella que
les permite desplegar todo lo que valen y pueden
valer. Sin embargo, no hay propiamente
hablando época ni estado en que no puedan
conservarse las inclinaciones naturales y practicar
los deberes; y la sociedad es tanto más


95

perfecta cuanto que por su organización fomente
y emplee más las buenas disposiciones
de las almas, y aunque esa organización parezca
hecha exclusivamente para los hombres,
no aprovecha menos á las mujeres. El más
débil participa de la mejora del más fuerte.
De ahí pues, que el destino, la virtud de las
mujeres no sea independiente del estado político
de su país. Las costumbres se resienten
de las leyes, las costumbres privadas, de las
costumbres públicas, y hasta la forma de gobierno
no carece de influencia en el interior
del hogar doméstico.

Si en una poderosa nación el tiempo se abre
á provechosas innovaciones, si vemos que un
pueblo generoso, hastiado de los falsos movimientos
hacia adelante y de un letargo forzoso,
reclama por último el fruto de su experiencia,
y si parece dispuesto á imponerse una
constitución grave y moral; entonces los pensadores
atentos aprovechando la disposición
propia para establecer por doquiera la sencillez,
rasgando todos los velos y dispersando
todas las nubes, verán la naturaleza humana
tal como es, y del conocimiento de sus verdaderos
caracteres deducirán el derecho y la
esperanza de regularizar su acción y decidir
su futura suerte.»(1)

V
Inferioridad intelectual.

Una de las razones que parecen autorizar
los argumentos de los que ponderan la inferioridad
intelectual de la mujer, es la de que
siente pero no raciocina. Esta acusación podrá
tener un fondo de verdad, mas no absoluto,
porque todas las facultades que se encuentran
en un sexo están igualmente en el otro. Así
no podemos decir por más que afirmemos que
el sentimiento es un atributo especial de la
mujer, que el hombre es insensible, como
tampoco podemos decir que las mujeres carezcan
de razón, porque sea cualidad más desarrollada
en el sexo fuerte.

No negaremos, pues, que la razón haga de
las mujeres las criaturas secudarias en inteligencia
y juicio; pero afirmamos que poseyendo
tal facultad debiera cultivarse debidamente,
empleando quizás otros medios que los
usados para cultivar la razón del hombre.
Además, ¿quiere esto decir que todos los individuos
del sexo masculino sean cada uno
en particular de razón superior á la de todo el
sexo femenino? ¿No hay mujeres que podrían
en este punto presentarse como muy superiores
á la generalidad de los hombres? Sí por
cierto, y de esta afirmativa se desprende que
la educación podría perfeccionar sumamente
la inteligencia, la razón femenil.

¿Todo en el hombre es razón? ¿No hace nada
con la irreflexión de que acusamos á la
mujer? ¿Medita todo lo que hace y todo lo
que piensa? ¿No se siente jamás seducida su
imaginación ni arrastrada su voluntad? Pues
bien, no queramos echar como un sambenito
sobre la mujer su inferioridad intelectual, porque
esa inferioridad con la debida instrucción
puede elevarse cuando menos á la energía
inteligente de la generalidad de los hombres.

«¿Quién no ha leído con frecuencia,—dice
la misma escritora(1), —quién no ha oído decir
á menudo que las mujeres tienen un impulso
innato que las guía tan bien como la
calma de la reflexión? Es una debilidad ó un
don atribuído á su sexo el sentir y seguir instintos
iguales y á veces superiores á los cálculos
de la razón. Los hombres repiten con
satisfacción que ellas no tienen mejor atractivo
que este natural vivo, irreflexivo, que da
á todos sus movimientos algo involuntario y
sencillo que embellece en ellas el desprendimiento
más penoso, y añade imponderable
gracia á su virtud.

¿Qué necesidad tienen, pues, de las máximas
frías y estériles que tal vez aplicarían al
mal, que tal vez no sabrían concebir ni armonizar?
Necesitan ilusiones para creer, emociones
para desplegar la poca ó mucha actividad
que abrigan, y pretendéis imponer la severa
verdad á su espíritu, la sangre fría á su conducta.
¿No teméis intimidar, anonadar su naturaleza
confundiendo su inteligencia? ¿no os
arriesgáis á extinguir la llama interior que
las anima? El entusiasmo sólo les descubre el
secreto de su debilidad; para que sean activas,


96

dejadles, pues, el entusiasmo, aunque algunas
veces las extravíe un poco. ¿No está
ahí el hombre para guiarlas y su brazo para
defenderlas?

El corazón de la mujer se eleva hasta el nivel
de la fuerza de su compañero.»

VI
Beneficio de la inspiración.

De consiguiente en el corazón hay que buscar
la compensación de esa debilidad; porque
el corazón femenil tiene una inteligencia que
nosotros desconocemos: impulsado por el
sentimiento hace la mayor parte de las veces
lo que al hombre ni siquiera se le ocurriría
con todas las meditaciones de su robusta razón.
Y si no, observemos quién es el que más
pronto se apura en las graves situaciones de
la vida, quién es el que más pronto desmaya.
El hombre pensará mil medios, ninguno de
los cuales servirá para el caso, si es que sabe
conservar la calma necesaria: á la mujer la
inspiración le sugerirá uno solo, pero este será
el único razonable, el único provechoso.

«Es un atributo de la naturaleza humana
mostrarse á la vez susceptible del primer
arranque y del impulso deliberado, ofrecerse
á la par ligera y reflexiva. En esa doble disposición
se reconoce la previsión que nos
formó. La vida en efecto exige y solicita alternativamente
una de las dos facultades y
alternativamente necesitamos acciones rápidas
y acciones meditadas. Si el hombre no
pudiese decidirse hasta después de pesar y de
calcular todas las cosas, si el examen debiese
preceder á todos sus pasos, no habría podido
conservarse ni guiarse en medio de las
peripecias ó contingencias repentinas y apremiantes
de que está sembrada la existencia.
Cogido sin cesar de improviso, habría quizá
de antemano ordenado toda su conducta, pero
es dudoso que hubiese podido vivir. Sin respuesta
en los preguntas repentinas, sin recurso
para las dificultades inopinadas, habría dejado
escapar todas las ocasiones, agravarse
todos los peligros, consumarse todas las faltas.
Jamás hubiera sabido desviar el dardo
que le asestaban, salvar al niño que se ahogaba,
detener el brazo que iba á descargar
contra el inocente...

Si en cambio hubiese recibido de la naturaleza
esa presencia de ánimo, esa prontitud
de acción que necesita ser provocada por una
causa perentoria y poderosa, se habría encontrado
sin recursos para salvar las dificultades
contínuas y duraderas de su destino, esos
obstáculos complicados pero insensibles que
se parecen á lentas enfermedades y contra los
cuales el régimen de la prudencia es un remedio
mejor que todos los tanteos de la inspiración.

No puede ponerse en duda que las mujeres
se sienten impelidas por estos arranques que
no se quieren atribuir á la razón en el sentido
de que tienen la razón más débil que los hombres.
Son menos fuertes y por lo tanto más
volubles é impacientes. Su vivacidad suele
dispensarlas del examen á que su cabeza no
es muy adecuada, puesto que insiste poco y
no penetra muy á fondo en él. A consecuencia
de esta inferioridad y como para suplir á
ella parece que los objetos que las alcanzan
las tocan más vivamente. El espectáculo que
deja al hombre en su sangre fría, ó que no
le inspira más que un mediano interés, las
hace llorar, temblar las manos, palpitar el corazón.
Sienten la necesidad de simpatizar
con la alegría, con el sufrimiento, con la indignación;
de tomar un papel en la escena
que pasa á su vista, y puede tenerse casi la
seguridad de que en el primer momento de
recibir una impresión viva, les es imposible
permanecer inactivas.

De ahí los caracteres de sus sentimientos
y también de sus virtudes que á veces se
confunden con sus sentimientos. Siempre extremados
ó exclusivos, cuando estos están en
juego, no dejan mucha libertad á la razón.
Es raro que la mujer pueda juzgar y analizar
sus afectos.»

VII
Paciencia, abnegación y constancia.

Suele acusarse á la mujer de la falta de imparcialidad
en sus juicios. Es verdad, cuesta
mucho desarraigar de su corazón ese defecto,
por más que tenga la facultad de conocer á
los individuos más fácilmente que el hombre.
Pero este conocimiento que es hijo de la insdiración


97

y del espíritu sintético que hemos
consignado, no le basta para juzgar con entera
libertad. Sería imposible buscar en ella
juicios lo mismo referentes á individuos de
su sexo que del nuestro, á los que no acompañase
un apasionamiento bueno ó malo.

Su valor y energía no pueden sostenerse
sin el coraje ó la ternura, porque en este
caso las impulsa el entusiasmo, la abnegación,
y entonces, si no tienen el valor del
primer arranque, tienen acaso otro más heroico
que es el valor de sacrificarse.

Igualmente vemos en su instinto caritativo
una gran parte de su exaltación, de su entusiasmo:
es probable que por deber no alentaría
el vivo fervor de la caridad que tantas
veces admiramos.

Su paciencia y constancia, esas pruebas de
abnegación que parecen propias de la mujer
cuando se trata de aliviar las desgracias del
prójimo, no son las mismas que la razón inspira
al filósofo, al sabio, al artista, al hombre
enérgico, en fin, para llevar á cabo una gran
obra. La paciencia y constancia de la mujer
nacen también del corazón, del sentimiento,
de la virtud que la impulsa á sacrificarse á
trueque de aliviar ó de evitar un mal.

De esas y otras cualidades que algunos filósofos
han aducido para probar la inferioridad
de las mujeres resulta verdaderamente
una superioridad, puesto que si en vez de la
razón, orgullo del hombre, abriga la mujer el
sentimiento, este inspira todas las ideas buenas,
en tanto que la otra puede llegar á servir
de instrumento para sacrificar á nuestros semejantes.
El sentimiento hace que el sexo débil
se incline á las obras de generosidad y
simpatía y que se lleve una conducta casi
siempre más ordenada y regular.

Veamos lo que dice una mujer exaltada,
si se quiere en sus juicios, exagerada en sus
recriminaciones á los defectos de los hombres,
pero que no deja de tratar con mucho
acierto ciertas cuestiones de su polémica.
Dice así:

«He observado que la mujer está verdaderamente
mejor dotada que el hombre, puesto
que los defectos de ella proceden de su estado
de dependencia, mientras que los de él dimanan
de su propia naturaleza. El hastío de la
mujer cuya vida es austera, nace de la fiebre
que enciende la privación, de todos los placeres,
en tanto que el hastío del hombre
procede de la aridez de su alma, de la ignorancia
de su corazón, del egoismo y falta de
caridad.

La mujer sobrelleva el placer, el dolor, el
sufrimiento, la desgracia, la esclavitud, la
barbárie, la injusticia, la privación, la miseria
con más valor que el hombre, por la razón
de que es más amante, y de que solamente
los sentimientos inspiran la verdadera fuerza,
la de consagrarse y sacrificarse con amor.

La fuerza de las mujeres consiste en la
ternura, la de los hombres en no sentir esta.
La flaqueza de las mujeres nace del temor
de afligir á los que aman; la fuerza de los hombres
se manifiesta resistiendo á las lágrimas
que causan. ¿Este es el progreso que han de
de alcanzar los hombres? Insistiré en este
punto en su nueva educación, observando
bien si, como dicen ciertos sabios, las mujeres
son incapaces de adquirir los conocimientos
de los hombres.

VIII
Capacidad natural independiente de la educación.

Hanse dado pruebas de los prodigios de inteligencia
de que han dado muestras las mujeres
hasta hoy, cuando alcanzan una superioridad
cualquiera. Puesto que su instrucción
difiere enteramente de la de los hombres, es
preciso que ellas estén más ricamente dotadas
para ser tales como se manifiestan en medio
de las futilidades de que se las rodea.

Mientras que los jóvenes están en los bancos
de los colegios para instruirse, las niñas
quedan en las familias vistiendo muñecas,
haciendo comiditas, cuidando á los enfermos,
oyendo quejas, aplacando corajes, recogiendo
blasfemias, instruyéndose en ideas falsas
y engalanándose de debilidades. Pues bien, á
pesar de la quisquillosidad de los caracteres,
á pesar de la ocupación de los padres, de las
madres, de los hermanos y á veces de un enjambre
de niños á quienes han de servir de
madres sin poder casi llevarlos, ellas lo saben
todo, ellas lo comprenden todo, y hasta adivinan
lo que se les quiere ocultar. Contempladlas
en la actividad de la vida y ved si la


98

mujer á quien arruina su marido, no trabaja
sola para criar á sus hijos. ¿Cómo lo hace?
Sábelo Dios, pero lo cierto es que ella alcanza
para todo.

IX
Virtud y resignación en el hogar doméstico.

Raro es que un viudo no vuelva á casarse
para no tener que cuidar de sus hijos. Y
cuando en la morada conyugal hay mohina
por falta de harina
, ó por el temor de las enfermedades,
ó por los chillidos de los niños,
¿qué hace la mujer? Se queda en casa, sufre,
teme, reza, cuida, calma, consuela. ¿Qué
hace el hombre? ¡Se escabulle... se vá! Para
distraerse del dolor, si es joven, se divierte,
vá al casino, al café, monta á caballo. Si se
conceptúa dotado de ingenio, hace el ingenioso
y se aturde chispeante en la orgía. Si es
necio, se burla de las penas, las ahoga... y
fuma con sus iguales. Por último, si es grosero
y rudo, se vá á la taberna y se encharca
de vino.

Nunca busca la mujer el consuelo en el
embrutecimiento de su persona. Ella tiene el
valor de hacer frente á la desgracia y al dolor
y sobrellevarlos. Su mayor debilidad consiste
si acaso en correr a la casa del Señor á implorar
fuerza y valor para sufrir y luchar
más. El hombre se desentiende de todo lo que
le molesta. La mujer soporta los males que
le sobrevienen de los demás y de ella misma.

Examinémoslos en el placer.

La mujer de comercio trabaja como su marido
en los negocios; por la noche trabaja
también, porque es á la vez ama de gobierno,
dependiente de comercio y madre. Luego,
pues, tiene ella además los gritos del niño y
la vigilancia de los criados. Su marido se
toma entreactos para descansar, y es raro
que no reserve las veladas para el casino, el
café, el círculo ú otra cosa peor. El hombre
acomodado se distrae seis horas consecutivas
jugando al dómino, lo cual demuestra que la
superioridad del hombre en el juego del dómino
es incontestable.

En los instantes en que el hombre laborioso
se distrae, la mujer arrastra todavía la cadena
de la fatiga. Hasta el empleado cuya suerte
se compadece, tiene más descanso en su
oficina que la mujer en su casa, cuando se
ingenia en ser la costurera, la lavandera, y
á veces, aunque no se atreva á confesarlo, la
zurcidora.

Añadid á todo eso los caprichos y tiranías
de los pequeñuelos enfermos, languidecientes,
y mayormente sanos, y confesareis que es
pesado el fardo de los trabajos que los llamados
jefes de casa hacen llevar á su primer
subordinado.

Queda que hablar de las mujeres que no
hacen nada: no queremos hablar de las mujeres
de los ministros, banqueros ó senadores;
éstas reciben á los solicitantes ó pretendientes,
y ya es bastante pesada su tarea. Hablamos
de las mujeres de los notarios, de abogados,
médicos, enfermos ricos, y especialmente de
las mujeres virtuosas que no tienen hijos y
que de buena gana cambiarían por un crimen
ó un peligro el hastío que las devora.

¿Sabéis de una mujer que no hace nada
cual es el trabajo más pesado y enojoso, el
más frecuente y callado, el más penoso y difícil,
el más arriesgado y molesto? Indudablemente
el de soportar un mal carácter de
hermano, de padre, de hijo, de amante ó de
marido.(1)

X
La mujer para progresar no ha de hacerse hombre.

La inferioridad de las mujeres, en cuanto
á las altísimas dotes del génio, no debe ser
en justicia motivo de mengua para ellas;
pues dada su debilidad y el medio en que
hasta ahora han vivido, consideremos que
ellas tienen en la vida una tarea más pesada
que nosotros, Y si exceptuamos á la opulenta
dama que yace en una ociosidad mortal y
fastidiosa más pesada que todos los trabajos,
como quiera que la volubilidad de la mujer
exige el movimiento y la variedad de los
quehaceres ó de otra ocupación distraída;
exceptuando, decimos, á esas mujeres opulentas,
las demás desde la señora de la clase


99

media hasta la más infeliz obrera, todas tienen
que trabajar sin descanso desde que se
levantan hasta que rendidas por el sueño y
la fatiga van á acostarse, sin tener muchos
ratos de recreativos ocios.

Seamos justos y no menospreciemos á la
mujer porque juzgándola inferior á nosotros
la destinamos exclusivamente á tareas que
nosotros no tendríamos el valor ni la paciencia
de hacer, á pesar de que ponderamos
nuestras cualidades de constancia y energía.
No perturbemos su razón ni llenemos su alma
de amargura diciéndole que lo que ella hace,
que las tareas para que ella sirve, no valen
nada, no significan más que una inferioridad
injuriosa.

No debemos perturbar su razón haciéndole
creer que sus cualidades son en tanto más
inferiores á las nuestras en cuanto más se
diferencian, porque si queréis que se envalentonen,
que se apropien algunas de las
cualidades que nos son propias, sería como
declarar que el tipo ideal del sexo femenino
es cualquiera de esos fenómenos, graciosos
cuanto se quiera, en figura de mujer y con
hábitos de hombre.

La mujer tal cual es debe ser y será siempre:
la edución que la cultive podrá hacerla
más perfecta, es decir, cada vez más mujer,
cada vez menos hombre.

¿Se ha creído que da pruebas de ser una
hembra comme il faut aquella que se esfuerza
en vencer su timidez natural, y vestida, por
ejemplo, de amazona, monta á caballo y se
divierte trotando así por las calles y paseos?
¡Qué simpleza! ¿Se dirá que llama así la
atención de los hombres, que despierta la
envidia de las mujeres? Puede que sí; pero á
nosotros desde niño toda tendencia de la mujer
á parecer hombre nos ha parecido tan
ridícula como todo hombre disfrazado de
mujer. Es de suponer que muchos piensan lo
mismo. Y luego: ¿conviene á una mujer un
ejercicio tan violento como el de montar á
caballo y galopar en la posición forzada que
se suele? Preguntadlo á un facultativo experimentado,
y os contestará claramente. Y si
no queréis preguntarlo á nadie: observad qué
clase de enfermedades suelen padecer esta
clase de amazonas. Tal anomalía es fatal;
porque las fuertes sacudidas, los ejercicios
violentos, son funestos para todos los aparatos
viscerales de la mujer.

XI
Contrastes ridículos.

Si ésta hubiera de elevarse de la inferioridad
en que los hombres han querido colocarla,
sin pensar que en la misma se hallan
todos, salvo rarísimos ingenios; si hubiera de
elevarse, repetimos, de tal inferioridad la mujer
procurando parecerse á los hombres, sería
admirable la galería de mónstruos ridículos
que nos presenta en breves palabras una escritora
ya citada, Emilia de Girardin, como
lo serían todos los marimachos de voz hombruna,
musculatura vigorosa y bigotazos de
media vara.

Dice así la mencionada autora:

«No solamente nos designa un rango la
naturaleza, sino que este rango es una vocación.
Hay damas de elevada alcurnia, por
ejemplo, que han nacido actrices y que, sin
embargo, no han hecho nunca comedias ni
siquiera por mero pasatiempo.

Hay otras damas de elevado rango que han
nacido porteras y que no saben ser más que
porteras en todos los actos de su vida. A ellas
va cada cual á contar un chisme ó á depositar
una falsa noticia. Conocen á todo el barrio,
es decir, á todo el mundo. Saben sin equivocarse
cual es la fortuna de cada cual.

Otras damas de esa elevada categoría han
nacido... ¿diremos la palabra?... han nacido
livianas. En vano les ha preservado de todo
mal gusto una educación excelente; á pesar
de sí mismas y por natural inclin ción, se
sienten arrastradas al triste rango á que la
naturaleza las había destinado...

Hay otras mujeres ricas, inmensamente ricas,
muy bien colocadas en la sociedad, muy
independientes por su posición, que sin embargo
han nacido camaristas, que encuentran
siempre medio de ir en pos de otra dama, á
veces colocada en más humilde posición. Tales
mujeres tienen instintos de esclava y cualidades
de confidenta; y sobresalen en el arte
de fomentar todas las intrigas y malas pasiones.

También hay mujeres que se les antoja ser


100

curanderas, y que sin título ni diploma ejercen
la profesión de medicina á través de la
existencia más elegante. Tienen recetas infalibles
para todos los males, y se las sorprende
á todas horas preparando tisanas.

Igualmente vemos mujeres que han nacido
(perdónese la expresión), que han nacido... no
nos atrevemos... ¡Ea, valor!... que han nacido...
¡sargentos!... ¡municipales! Estas mujeres
valerosas hacen de polizonte en las tertulias...
van y vienen de la sala de baile al
comedor con un celo y actividad infatigable;
pasan por entre la muchedumbre que se alínea
á su solo aspecto, y son las que hacen callar
con un fruncimiento de cejas y mirada fosca
á todos los charlatanes cuando se va á cantar...

Tales mujeres tienen algunos puntos de
contacto con otras mujeres inglesas, francesas,
que han nacido... ¡comandantes! Pero
esto va á sorprenderos más: esas damas tienen
la tez muy animada, hierguen la cabeza y llevan
los codos atrás: siempre parece que caminan
al paso militar.

Afortunadamente, en cambio, hay otras
mujeres que han nacido pastoras, y que siguen
siendo pastoras hasta los noventa años.
Son aficionadas á los sombreritos coquetuelos
(permítase el adjetivo), caprichosamente inclinado
á la oreja. Siempre están, ya desde la
aurora, empavesadas con cintas ligeras, y se
coronan de flores, y se llenan de flecos y toda
clase de perendengues.

No hablaremos de las marquesas que han
nacido para criadas, tan chistosas y amables
por su mezcla de gracejo y dignidad; tampoco
hablaremos de las camareras que han nacido
princesas, que persisten en ocupar su
puesto á pesar de todo el mundo, y que no se
negarán á ayudaros á vestir con tal que las
tratéis como reinas; menos aun hablaremos
de esas pobres hijas del pueblo que sacrifican
su honestidad á su instinto de elegancia...»

Importa, pues, en la educación de la mujer
no señalar falsos derroteros, que ella no ha
de ser hombre para ser perfecta. Al contrario
cuanto más se asemeje á éste, tanto más imperfecta
deberá considerársela. Recuérdese
que es más espiritual que nosotros y que de
consiguiente cuanto más se la depure con sanas
doctrinas tanto más se la idealizará; y tengamos
en cuanta que á pesar de la inferioridad
intelectual que se le quiera atribuir, su influencia
sirve de contrapeso á tal defecto, y
eso es tan cierto que bien podemos afirmar
que esa influencia constituye una gran superioridad
del sexo femenino. Si queremos abarcar
la importancia y grandeza de los pueblos,
estudiemos la consideración que en ellos han
tenido las mujeres, y veremos que cuanta
mayor la libertad de expansión que se han
dado á sus facultades morales, tanto más grande
ha sido la civilización, la felicidad y pujanza.

XII
¿Cómo deben cultivarse las facultades femeninas, para
ejercer influencia?

Las facultades de la mujer han de cultivarse
bajo distinto sistema que el seguido para
nosotros. Y en apoyo de nuestro aserto copiaremos
aquí algunos párratos interesantísimos
de Aimé Martín, en los cuales se demuestra
que la verdadera misión de la mujer
no consiste en educarla á lo hombre, sino en
la instrucción y desarrollo de las facultades
que á ella le son propias y que le dan esa
influencia en el progreso general de la humanidad.

«Desde las dulzuras del amor conyugal al
embrutecimiento del serrallo hay la misma
distancia que de la civilización á la barbarie.
En Esparta las mujeres formaban héroes porque
eran consideradas ciudadanas...

La influencia de las mujeres abraza la vida
entera. Una novia, una esposa, una madre,
son tres palabras mágicas que envuelven todas
las felicidades humanas. Es el reinado de
la belleza, del amor, de la coquetería y de la
razón; pero no deja de ser un reinado. El hombre
consulta á su mujer, obedece á su madre,
la obedece aun mucho tiempo después de
muerta, y los pensamientos que le provienen
de ella, llegan alguna vez á convertirse en
principios mucho más fuertes que sus propias
pasiones.

No hace muchos días visitando un cementerio,
leí este epitafio que me conmovió:
«¡Duerme en paz, madre mía; tu hijo te obedecerá
siempre!» ¡Cuánta emoción, cuánto
amor en una sola línea! ¡Qué honrosa memoria
de la mujer superior que supo inspirarla!


101

En el seno materno reposa el espíritu de los
pueblos, sus costumbres, sus preocupaciones,
sus virtudes, mejor aún, la civilización del linaje
humano.

Todos convienen en la realidad del poder,
pero algunos nos dicen que no lo ejerce sino
en la familia, ¡como si el total de la familia
no constituyese la nación! ¿Y no veis que el
hombre lleva á la plaza pública las ideas que
ha oído á las mujeres en el rincón del hogar?
En él á más realiza el hombre lo que le ha
inspirado la mujer en medio de las caricias,
ó insinuándole en medio de su dulce sumisión.
Queréis reducir las mujeres al gobierno material
de la casa, limitando su instrucción á
este objeto, olvidando que los errores y preocupaciones
que dominan el mundo, salen de
la casa de cada ciudadano...

Otra influencia hay menos duradera, pero
más violenta, de la cual nadie puede librarse.
En la edad de la adolescencia, cuando la vida
se nos presenta como una serie de fiestas cuya
perspectiva se prolonga hasta el cielo, sufre
el hombre una revolución que cambia su destino.
Una imagen celestial se refunde en todos
sus pensamientos, inquietándolo y atormentándolo
al mismo tiempo. No bastándole
ya ni el primer amigo, ni la ternura de su
madre quiere un afecto más íntimo y exclusivo,
la mitad de sí mismo; la compañera que
Dios crió para él, el ángel al cual debe única
y eternamente amar. Llega en fin á descubrir
la deseada mitad, y en el instante mismo todos
sus deseos se concentran en este solo objeto.
Ayer su voluntad era todavía de hierro;
hoy no tiene caprichos ni voluntad, dispertándose
en su corazón al lado del amor cierto
heroismo, y no aprecia la vida sino porque
puede sacrificarla.

¿Queréis ver la maga que ha ocasionado
toda esa mudanza? Volved los ojos: ¡es aquella
joven cuyas miradas revelan tanta inocencia!
Sorprendida del sentimiento que inspira,
confusa y pensativa, baja la frente y se sonroja,
pero no por ello deja de fijar la atención
en su conquista y de encadenarla. ¿Y quién le
ha revelado un secreto que su amante quisiera
tener oculto al mundo entero? ¿Quién? ¡él
mismo! Su silencio, su respeto, su sumisión,
la adoración tímida que le tiene inmóvil y
trémulo en presencia de ella, todo ello es un
lenguaje universal que la inocencia entiende
lo mismo bajo los rayos abrasadores del trópico,
que en los hielos del polo, y lo entiende
sin haberlo aprendido: porque es una ley general
de la naturaleza que en el momento en
que la hermosura ha llegado á su punto, ha
de ser dueña de una voluntad que no está
en ella.

De manera que esa joven que aun no se
conoce á sí misma, que hasta la hora presente
sólo había sabido obedecer sin reflexionar
y á la cual nada se le ha enseñado de cuanto
se hace en el mundo; esa joven sin saber ni
experiencia adquiere en un momento un poder
y una soberanía. Dispone de la vida y del
honor de un hombre al cual la pasión encadena:
desea y vé colmados sus deseos; quiere
y es al instante obedecida. Su voluntad de niña
da un héroe á la patria ó un asesino á la
familia, según la elevación de su alma ó la
bajeza de su pasión... ¡Oh mujeres, vosotras
reináis, y el hombre es vuestro imperio! ¡Reináis
sobre vuestros hijos, sobre vuestros
amantes, sobre vuestros esposos! En vano se
titulan vuestros amos: si son hombres lo deben
á que vosotras habéis completado su existencia;
en vano se alaban de su superioridad,
pues su gloria ó su mengua provienen de vosotras,
como se vé en todas partes, lo mismo
en la fábula que en la historia; en el palacio
de Circe, en el cual los guerreros se transforman
en lechoncillos, lo mismo que en el palacio
de Médicis donde los hombres se convierten
en bestias feroces.

Hablando de una acción generosa dice un
hombre generoso, Byron, que no acierta á
emprenderla, por más que los amigos le instan
con eficacia: todo es inútil. Luego le ocurre
una reflexión, se detiene y exclama: «¡Ah!
si N... hubiese estado aquí, me la hubiera hecho
emprender; porque es una mujer que en
medio de todas sus seducciones y encantos
me ha impulsado siempre hacia la gloria y la
virtud, y hubiera sido mi genio tutelar.»(1)

Si fenómeno incontestable hay, ese es la
influencia de las mujeres, influencia de la vida
entera que ejercen por medio del amor


102

filial, del placer, y del amor propiamente dicho.
Siendo así, preguntemos: ¿Por qué inconcebible
olvido ha podido despreciarse un
motor tan universal? ¿cómo se explica que
los moralistas, en vez de reclamar en su auxilio
el más suave y enérgico de los poderes,
han trabajado únicamente en su destrucción?
¿cómo se explica que los legisladores de todas
las épocas se han coaligado para hacérnoslo
funesto? Porque cumple notar que todo el
mal que las mujeres nos han hecho procede
de nosotros, y el bien que nos hacen proviene
de ellas.

XIII
Resumen histórico filosófico.

A pesar de nuestros estúpidos sistemas de
educación, las mujeres tienen ideas, inteligencia
y alma; á pesar de nuestras bárbaras preocupaciones
son hoy la gloria de las naciones
civilizadas y las compañeras de nuestra vida.
En tiempos no muy remotos, doctores graves
les negaban un alma; pero como si la Providencia
hubiese tomado á su cargo la venganza
de tamaño ultraje, vivía entonces en el
Louvre una Isabel que entregó la Francia á
un rey de Inglaterra, y en una humilde cabaña,
en los confines de Lorena vivía una Juana
de Arco, que batiendo á los ingleses, salvó
su patria, y después de vivir la vida de los
héroes, murió la muerte de los mártires.

Lo que nosotros hemos hecho para deprimir
á las mujeres y lo que ellas han hecho
para civilizarnos, presenta el espectáculo tal
vez más moral y dramático de la historia.
Hubo un tiempo en que la belleza luchaba
sóla con la barbarie. Encerradas cual prisioneras
en castillos y torreones, civilizaban á
los guerreros que despreciaban su debilidad,
pero que adoraban sus encantos. Acusadas de
ignorancia y privadas de instrucción, envilecidas
por las preocupaciones y divinizadas
por el amor, débiles, tímidas, sin ver á su alrededor
más que hierro y soldados, adoptaron
las pasiones de sus amos, pero al adoptarlas,
las suavizaron. Vedlas dirigiendo á los combatientes
en defensa de los débiles. La caballería
se convierte en una institución protectora,
preparando de ese modo el reinado de la ley.

Por último después de combatir para conquistar
reinos, la caballería se humaniza hasta
batirse por la belleza de las damas, empezando
así la civilización por medio de la
galantería. Verificábase una gran revolución:
el noble caballero retiraba sus tropas al saber
que en el castillo cuyo sitio iba á emprender,
vivía refugiada la mujer de su enemigo en
vísperas de ser madre.

Algo más adelante se abrieron al través de
las tinieblas de secta ó escuela que cubrían el
mundo, estrecho paso algunos elementos de
las ciencias, y los hombres quedaron deslumbrados
haciendo el destino de las mujeres
digno de compasión. Mientras los hombres
no se consideraron superiores sino por la fuerza
corporal y por la energía de su valor, habían
cedido al ascendiente de la debilidad y
hermosura femeniles; pero apenas hubieron
embadurnado su cerebro con un poco de vana
ciencia, se apoderó de ellos el orgullo, y
las mujeres corrieron grave riesgo de perder
su imperio.

No cabe duda, el siglo peor para la mujer
fué el siglo de los doctores. Entonces se suscitaron
impertinentes cuestiones sobre la superioridad
de los hombres, y sobre la inferioridad
de las mujeres. Describióse el catálogo
de sus malicias y la historia de sus imperfecciones,
llegándose á poner en duda hasta la
existencia de su alma; y hasta los teólogos en
medio de la turbación que les agitaba, parecieron
olvidar por un momento que Jesucristo
participaba de la humanidad por medio de
una mujer.

Esas discusiones tuvieron el triste rssultado
de que la ignorancia y envilecimiento de las
mujeres se convirtiese en un sistema de moral,
así como el embrutecimiento de los pueblos
en un sistema de política. Nuestros padres
confundieron por mucho tiempo la ignorancia
con la inocencia, originándose de esa
confusión toda clase de males: se quería que
las mujeres no tomasen la menor parte en el
cuidado de los intereses de los maridos, ni
que los pueblos entendiesen el interés del
poder.

A las mujeres, asimiladas con el pueblo, se
las privó como á éste de toda especie de instrucción;
y todo se declaró contra ellas: la
ciencia, la legislación y la teología, la teología


103

que se tomaba entonces por la religión, y
que no les enseñaba la virtud sino bajo los
azotes de la disciplina y á fuerza de las austeridades
de la penitencia. De esa manera entendían
nuestros padres la sabiduría de sus
mujeres. Creían conservarlas puras y sin manchas
privándolas de su alma y entregándolas
á alguna que otra de aquellas prácticas si moral,
que sólo sirven para entontecer el entendimiento.
En los cuentos de Luis XI de Francia,
de Bocaccio, de la reina de Navarra y
de Buenaventura Desperries, puede verse si
las mujeres conservaron suficiente inteligencia
para corresponder á las previsiones de sus
mandos. Allí se ven todos los beneficios de
la ignorancia, completando el gótico cuadro
unos libros jocosos de que ahora solamente
se habla al oído, pero que entonces estaban
en gran predicamento, citándose en los castillos
y palacios por las damas y en los sermones
por los curas, que, sin embargo, quemaban
á Esteban Dolet por haber traducido las
obras de Platón, y quitaban la vida á Ramus,
acusado y convicto de no haber pensado como
Aristóteles.

Escrito está en letras de sangre en cada una
de las páginas de la historia que el pueblo ha
hecho caer siempre sobre los tiranos, el peso
de sus preocupaciones y de su ignorancia,
conforme lo prueban la matanza de los albiguenses,
la de los Armagnacs, las vísperas
sicilianas, obra impuesta al fanatismo y á la
superstición. La ignorancia lo cree todo, la
superstición no raciocina y el fanatismo se
postra y luego se levanta diciendo: ¿A quién
he de matar?

¡Ay de los reyes que fundan su poder en
el embrutecimiento de sus súbditos! Estos
reyes pueden pedir crímenes, pueden pedir
sangre; pero entiendan que no podrán detenerse
en la sangre ni en el crimen: las tempestades
han de seguir su curso. En tal caso
cuanto más ignorante es el pueblo, más se
complace en su ferocidad: ninguna razón,
ningún respeto le detiene, ninguna inteligencia
le ilustra, siendo un instrumento que
mata y que de cadáver en cadáver llega hasta
la mano que lo dirije. De este modo la ignorancia
que constituye la fuerza de los déspotas,
los derriba después de haberlos servido.
Les sucede lo que al tirano que mantenía sus
caballos con carne humana y fué devorado
por ellos.»

Árida ha sido la discusión que hemos dilucidado
hasta aquí y sin embargo, era fuerza
seguir el sendero que acabamos de recorrer,
toda vez que de la superioridad ó inferioridad
de la mujer ha procedido siempre el sistema
que se ha querido señalar para la cultura
del bello sexo. Creemos haber demostrado,
que no es superior ni inferior. El hombre y
la mujer son diferentes por sus aptitudes morales
é intelectuales: en algunas de esas aptitudes
podrán coincidir alguna vez, pero la
mayoría de las veces el uno sobresale en unas
y el otro en otras, resultando del conjunto
de las de ambos sexos una armonía que debe
cultivarse y nunca interrumpirse. Aunque
son diferentes y es dudoso afirmar y probar
quien de los dos al fin y al cabo es superior,
es decir, más útil, entrambos contribuyen al
desarrollo de la humanidad: los dos son
igualmente necesarios; el género humano es
el hombre y la mujer.

Pues bien, no busquemos en la diferencia
motivos ni medios de separar moralmente á
los dos sexos por injusticias fundadas en absurdos
derechos: ambos son hijos de la naturaleza
y ambos han de contribuir, repetimos,
á la formación de un conjunto armónico, de
la humanidad. Luego en medio de su diferencia
ambos son iguales, ambos tienen los mismos
deberes. Seamos justos concediéndoles
iguales derechos en todo y por todo lo posible.


Capítulo VII
GRANDEZAS DEL AMOR MATERNAL

I
Como nace el amor de madre

ANTES de entrar en la historia propiamente
dicha del bello sexo,
conviene dar á conocer las excelencias
de esta pasión ó sentimiento
nobilísimo que hace de
la mujer el ser superior de la
humanidad, el amor maternal.
Es imposible conocer perfectamente
á la mujer, si antes no averiguamos
bien lo que es la madre.

Es el amor de madre el sentimiento más
poético de la mujer, el más puro, generoso y
desinteresado, el cual nace desde el momento
en que empieza á deslindarse su carácter especial,
y llega á su apogeo cuando acaricia
placentera al hijo de sus entrañas. Observemos,
sino, la irresistible afición de la niña á
jugar á las muñecas y la naturalidad y gracia
con que remeda todas las funciones maternales.
Desde entonces, repetimos, empieza á
desarrollarse tan tierno sentimiento.

Suele decirse que esa inclinación instintiva,
propia de la niña, procede del espíritu de
imitación que notamos en la especie humana,
señaladamente en el período de la infancia.
Más ¿cómo no existe tan espontánea y natural
esa misma propensión en el niño, siendo
así que en los primeros tiempos de la vida el
niño y la niña tienen comúnmente muchos
puntos de semejanza moral?

No, no es un mero impulso del espíritu de
imitación el que mueve á la inocente criatura
que pretende hacer los oficios de madre; es
algo más superior; su propia naturaleza y su
alma toda inspiran el delicado sentimiento
que al nacer es indeciso y vago, aunque
siempre dulce, y que al desarrollarse en toda
su plenitud habrá de ser el verdadero amor
de madre.

El alma de la infancia comienza á diferenciarse
en los dos sexos por la mayor docilidad
y ternura en la niña (que es como decir
por la paciencia y el amor purísimo que ha


105

menester á su tiempo la maternidad), sin perjuicio
de la semejanza moral que hemos indicado
y que subsiste en todas las manifestaciones
de la vida espiritual de la niña y del
niño.

Pero no insistamos sobre ese punto, que
trataremos en otra ocasión, ya que ahora no
tenemos necesidad de probar lo que es obvio
y patente. Todos estamos convencidos de la
índole apacıble y afectuosa que caracteriza al
ser que Dios y la naturaleza destinan al augusto
sacerdocio de la maternidad; todos
contemplamos á cada paso la tierna inclinación
de la niña á ensayar las funciones de
madre, y su cuidado, su previsión, desvelo
y paciencia por el inanimado objeto que toma
por hijo suyo. Nunca veremos el mismo fenómeno
en el niño.

II
Cuando adquiere su desarrollo el amor maternal

Y cuando llega ese sentimiento, rudimentario
en la infancia, al período álgido de su
fervor; cuando se trueca en afan vehemente
y determinado, en deleite suavísimo que
arroba al alma produciendo como éxtasis y
deliquios de ternura, es al sentir la mujer, al
creer siquiera la mujer que siente formarse
en su seno el delicado ser que le deberá la
vida..... ¡Oh! ¡quién entonces tuviera la férvida
imaginación del poeta para representar
las bellas imágenes, los hermosos pensamientos
y dulces ideas que brotan allá en el fondo
de su alma! ¡quién pudiera dar tan solamente
un pobre trasunto de los nobles y generosos
afectos que bullen en su corazón.....! ¡Pobreza
del lenguaje de los hombres.....!

Vedle, contemplad á ese angel de hermosura
en cuyos ojos brilla esplendorosa la luz
de un nuevo sentimiento, más grande que
todos los que se agitan en el alma humana;
observad en todo su rostro los destellos bellísimos
que lo animan y le dan aquel divino
semblante. A ser posible, el mónstruo espantoso
que concibiera el sentimiento de la
maternidad, dejaría de ser feo, ¡estaría hermoso.....!
Repitámoslo: ¡quién pudiera comprender
y expresar toda la delicadeza de
pensamientos del amor maternal, toda la
ternura de sus afectos!

Entonces la que va á ser madre ama mucho
más; siente nuevos arranques de cariño;
parece que su mente no concibe sino afectos
en vez de ideas; su imaginación solo describe
delicias y bellezas; su pecho se levanta respirando
fuertemente á impulsos de nuevas
expansiones, como si los latidos de su corazón
exigiesen mayores alientos para nutrir la
fuerza del amor inefable que en ella se desarrolla
y aglomera.

Busca la futura madre el aislamiento, como
si en él únicamente pudiesa saborear la voluptuosidad
de su nuevo amor; y aun en compañía
de personas queridas se entrega á la
soledad de su pensamiento, se concentra y
abisma en el fondo de las dulces ideas que á
la sazón imperan en su espíritu; y es que en
medio de aquella soledad vive en un mundo
de ternura y deleites que hasta entonces no
había disfrutado.

Ved á la opulenta dama rodeada de cuantas
comodidades pueda inventar la riqueza ó el
lujo. Su enamorado marido acaba de dejarla
haciéndole protestas del más ferviente cariño.
Con dar un paso y entrar en el contiguo salón,
encontraría varias personas que se esmerarían
en halagarla y servirla; pero prefiere
aquella soledad para gozarse en los afectos
que la conmueven y deleitan. Piensa de vez
en cuando en su amado, es verdad; lo ama
con pasión, pero los tesoros de su nuevo sentimiento
son todos para el delicado ser que
lleva en su seno. ¡Cuánto lo ama!

III
Nuevos sentimientos é ideas.

Procuremos descifrar algunas de sus ideas
y comprenderemos una parte, siquier mínima,
de su amor.

«¿Será un niño?—piensa.....—¡Oh! si es un
niño, se parecerá á su padre..... ¡hijo mío....!
le querré mucho, muchísimo..... me lo comeré
á besos..... respiraré todo su embalsamado
aliento..... ángel mío..... yo lo criaré.....»

Porque el primer deseo de la madre, el deseo
natural, digámoslo así, de la mujer próxima
á dar vida al nuevo sér, es el de nutrirlo
con su propia sangre. Toda idea posterior
distinta de ese arranque primero, es antinatural,


106

es injusta, es impropia de la verdadera
maternidad. Esta se aflige cuando la naturaleza
ó cualquier accidente la privan de ejercer
tan generoso y santo ministerio.

Y girando su pensamiento entorno de aquel
hijo, tan amado ya aun antes de entrar en la
vida propia, se ocupa la dama en inventar
perfecciones para la provisión del ajuar que
ha dado en llamarse la canastilla. ¡Si pudiéramos
adivinar los desvelos y cuidados que
han producido las labradas vestimentas que
el amor maternal nos previene antes de que
vengamos al mundo! Nunca parece completo,
nunca es asaz bonito, siempre carece de algo
por más que haya sobra de cada clase de
prendas.

Atareada así en preparar hasta lo supérfluo,
hasta lo innecesario para el que ha de
nacer, la futura madre sólo varía de pensamiento
para preocuparse de proyectos futuros
sobre su hijo.

«¡Cuán mona le estará esta gorrita!—exclama,
—¡cuán bien le sentará esa capa! ¡cuán
hermoso lo veré con estos vestidos....!» y añade:
«Si es un niño, yo lo educaré, yo lo criaré
procurando que nada le falte..... y si alguien
le hace llorar..... si alguien le hace
daño..... ¡ay del osado....!»

Y al pensar esto se crispan sus delicados
músculos, como si en efecto tratara de defender
al que no existe todavía, contra el agresor
imaginario.

«Si fuere una niña..... ¡Oh! ¡qué delicia!
jamás se apartará de mi lado, yo le enseñaré
á querer á su padre, que es tan bondadoso;
yo le enseñaré á rezar..... y nunca, jamás
se apartará de mí..... ¡Cuánto deseo ya
estrecharla contra mi corazón! ¡cuánto la
quiero....!»

Contemplad á la honrada joven del pueblo
que no puede fácilmente entregarse á la deliciosa
soledad de su pensamiento, porque á la
fuerza ha de distraerse en penosas tareas; tiene
que ayudar á su pobre esposo en el duro trabajo,
ó ha de ganar un mísero salario para
aumentar los ahorros que permitan comprar
los vestiditos y pañales del hijo que se espera.....
Aun á trueque de sufrir la privación de
cosas necesarias é indispensables, hace sacrificios
para que á su hijo no le falte nada..... y
si sucede lo contrario, si algo le falta..... ¡cuántas
veces una lágrima de dolor ha ido á rodar
sobre una prenda que la rica dama ha podido
cuajar de adornos, mas no de lágrimas semejantes!
lágrimas más hermosas que el diamante;
¡son perlas del sentimiento! La pobre mujer
quisiera ser rica para su hijo.....

IV
Caridad por la madre pobre.

¡Y la infeliz que ni siquiera tiene los medios
de preparar un solo pañal para el fruto
de sus entrañas....! ¡Oh! no queramos profundizar
tanta amargura....! nuestro corazón se
extremece al concebir la idea de tamaño dolor.....
¡ha de ser una de las torturas más atroces
que afligir puedan á los más desdichados
miembros de la humanidad!

Mas ¿por qué se aflige tanto aquella mujer?
¿No la quiere su marido? ¿no es amada de todos
cuantos la rodean? ¡Ay! aun cuando su
esposo la ame, aun cuando su apacible y dulce
carácter le capte las simpatías de cuantas
personas la tratan, siente en los momentos en
que piensa en la pobreza de su hijo, amarguras
indescriptibles....! ¡tortura que no podría
soportar la que desde sus primeros días no
hubiese tenido el horrible patrimonio de la
miseria y sus consecuentes padecimientos!

¡Los dichosos de la tierra debieran acordarse
más á menudo de la madre pobre! ¡Desgraciada!
su miseria y su dolor afectan sin duda
alguna al que ha de nacer; y ¡quizás al mundo
viene endeble, enfermizo y pobre de espíritu
el que hubiera podido vivir robusto,
sano y enérgico, con sólo haber su madre
recibido unos cuantos harapos echados en olvidado
rincón de la opulenta morada! ¡Cuánta
degeneración moral y física de la humanidad
se evitaría, si lo supérfluo del potentado
fundase con algunas migajas la riqueza del
menesteroso!

Pero no comencemos nuestro trabajo con
tristes consideraciones; que harto á menudo
tendremos que lamentarnos con acerbas quejas
ante la contemplación de males y amarguras
que constituyen el lado sombrío y lúgubre
de la maternidad, de ese sacerdocio que podría
contribuir más poderosamente á la felicidad
de los mortales que todas las instituciones


107

y sagrados ministerios existentes en la tierra,
y que sin embargo no produce todo el bien
que nosotros comprendemos é intentamos señalar
en esta obra.

V
La maternidad en su dolor.

Llega el momento crítico de la maternidad,
el instante del martirio supremo, del dolor
tremendo é imponderable en que la mujer va
á dar la vida al deseado sér. En duro lecho
tanto la rica como la pobre, porque todo y
para todas ha de ser en lo moral y en lo físico
angustias y sufrimientos en ese acto penoso
de la naturaleza, la atribulada mujer padece,
gime, llora. A veces pretende gritar, y la
voz espira en sus labios..... ó anuda la palabra
en la garganta un alarido desgarrador:
levanta los ojos al cielo como implorando
misericordia, y atada cual nuevo Prometeo á
la roca de espantoso suplicio, siente que rasga
sus entrañas, no el ave del castigo divino,
sino precisamente aquel hijo por quien tanto
se ha desvelado, aquel hijo á quien tanto
adora.....

Inunda el sudor su frente; la angustia y la
congoja invaden toda su alma; las fibras de
su cuerpo se extremecen luchando con el implacable
y fiero dolor. En esta lucha que á
veces parece superior á sus fuerzas, las lágrimas
van á mezclarse con el sudor que brota
de su afligido rostro. A menudo se diría que
la desesperación se apodera de su alma; vuelve
los ojos á Dios; alza las manos que se agitan
en el vacío; quiere levantarse..... y cae
anonadada..... ¡Cuánto deberíamos amar á
nuestra madre en consideración al inmenso
dolor que le cuesta darnos la vida, si no debiese
ser aún mayor nuestro cariño en premio
del inefable amor que nos profesa siempre!

Por último; la mártir da un grito supremo,
capaz de conmover el corazón más empedernido,
grito de agudo dolor arrancado por el
definitivo triunfo de la naturaleza; y ese grito
va acompañado de un gemido que el Nuevo
sér lanza al venir al mundo..... aquel primer
vagido anuncia la presencia del hombre en la
tierra, y llena de felicidad á la pobre mártir,
á la madre. Al oirlo parece que recibe la primera
recompensa de tanto sufrimiento; pues
aquel semblante, poco ha tan afligido y trastornado,
resplandece con el brillo de una suavidad
celestial..... ¡Santa ley de las compensaciones!
¡solamente la madre, tras tanto
sufrir, puede gozar tan plácida beatitud!

«Un beso, un beso á mi hijo» balbucea con
lágrimas de placer que ahuyentan las del
dolor.

VI
Su recompensa.

Y aquel beso es el sello de la alianza pactada
entre el hijo y la madre, la cual nunca
dejará de amarle, nunca dejará de velar por
él; y será su amparo y su providencia, su
guía y consejera; la que padezca con los males
y enfermedades que su débil naturaleza
sufra, la que ría con las alegrías de él, la que
llore con sus penas, la que le enseñe á querer
y amar (que es la más noble enseñanza), la
que aparte de él todos los sinsabores de la
vida.

«A partir de ese minuto de angustia,—como
dice Pelletan,—la madre ha celebrado un
pacto patético con su hijo; en lo sucesivo tiene
doble motivo para amarle; le ama no solamente
con el amor que imaginara, sino también
con el amor del sufrimiento.

Sí, con el amor que imaginara; pues apenas
notó el primer extremecimiento de aquella
nueva alma comprendida y adorada en un éxtasis
amoroso, cuando su fisonomía antes resplandeciente
con la expansión de la juventud,
tomó un tinte grave y reflexivo, y su vaga
mirada interrogó al infinito. Sabía muy bien
que dentro de su sér se formaba otra existencia.

Y esa existencia es la criatura acostada
ahora en aquella cuna: un hombre en germen,
y quizás hombre excepcional si la suerte
favorece su causa. Ese nuevo lazo entre el
hombre y la mujer únelos todavía más, trayéndoles
otro amor, aun pasada la edad de
las ilusiones.....»(1)


108

VII
Abnegación del amor maternal.

¡Oh! no cabe dudarlo: el amor maternal es
el poema santo de los amores, es el iris de
bonanza en las tempestades de la vida, el afecto
más puro y sublime, el más generoso y desinteresado.
Los otros sentimientos del corazón,
aun los más nobles y delicados, tienen
algo impuro é inmoral; son amores de la tierra,
egoistas; exigen una recompensa; quieren
que la persona amada ame, y sino, la olvidan
ó desprecian. Pero el amor maternal es como
el fuego sagrado de antiguas religiones, que
nunca se extingue; se inspira en sentimientos
emanados de un mundo mejor.

La madre ama por amar; todo aquí es abnegación
y desprendimiento: no es esto decir
que no quiera ser amada. ¿Quién lo pondría
en duda? ¿quién puede dejar de creer que el
amor del hijo es su mayor complacencia? Mas
la verdad es que también ama cuando no puede
ser correspondida; también ama cuando la
más negra ingratitud paga sus desvelos y su
inagotable ternura..... La mujer como madre
sólo puede compararse á seres sobrehumanos.
En su amor mismo encuentra la recompensa
de su abnegación y de sus sacrificios. Esto
parece superior á la material.....

¿Cómo explicar, de lo contrario, el solícito
afán de la madre por la tierna criatura que no
ha concebido todavía el menor afecto, ó del
recién nacido, que no logra expresar la menor
idea? Ved, sin embargo, á la mujer discreta,
grave y reflexiva que tiene momentos
de verdadera locura de amor, y besa con delirio
al inocente niño, hablándole con angelical
dulzura, dirigiéndole ternezas y frases de
amor inefable..... de un amor insensato, si no
fuera divino.

¡Ah! el amor de madre, aun para el pensador
más excéptico, ha de inspirar el pensamiento
de una divinidad bondadosa y amante; porque
aquel amor es el más santo desprendimiento,
el más sincero y generoso desinterés; mientras
que entre los mortales suele verse el amor
propio ó el egoismo mezclado con todos los
afectos del corazón, con todas las generosidades
del alma, á excepción única y exclusiva
del amor maternal.

Sí, en las demás clases del amor vemos el
egoismo inherente á la condición general de
la humana naturaleza; y la carencia de egoismo
en el amor de madre no puede por lo tanto
dejar de sugerirnos la idea de una entidad
sobrenatural que nos eleva hasta Dios é inspira
en el fondo de la conciencia, siquier del
más despreocupado, actos de gracias, de veneración
y respeto, cuando no de gratitud, por
haber concedido á la humanidad el sublime
amor de las madres.

¿Quién no recuerda la ventura de los primeros
años de su infancia, en los que una madre
cariñosa velaba por nosotros con la mayor
constancia y solicitud, recelando siempre
por los peligros que pudieran sobrevenirnos
y dominando todos sus recelos con una fuerza
de voluntad extraordinaria, á fin de evitarnos
toda tristeza é infundirnos ánimo ó alegría?

Junto á la cuna del mado hijo se dulcifica
aun más la argentina voz de la madre, toman
nuevas formas sus caricias, adquieren celestial
intensidad sus miradas. Mientras con el
pie mece al hijo en la cuna, sus manos labran
los adornos con que se propone engalanarlo;
todo su semblante se anima como bañado por
fulgores divinos; sus labios sonríen y sus ojos
atisban la ocasión de estampar uno y cien besos
en las frescas y rosadas mejillas de su criatura.....
¡Quién puede dejar de amar si recuerda
á su madre! ¡si tiene presente la
expresión de aquellas bellas facciones que le
inclinaron al amor de sus semejantes....! ¡Oh!
¡la madre nos infunde amor al prójimo y
amor á la divinidad!

Compadeced al que no haya conocido á su
madre. Forzosamente ha de sufrir en todos
los días de su vida por la falta de aquel inexplicable
amor que había de enseñarle á querer.
Nunca el hombre que no ha conocido á
su madre podrá ser dichoso como aquel que
ha gozado sus halagos y caricias. Cuando
veais un carácter adusto, frío, reservado,
cruel, compadecedle: no ha tenido una madre
que infundiera la ternura de los afectos en su
corazón; no ha saboreado aquellos purísimos
y deliciosos besos de un ángel; no ha sentido
iluminada su alma por los destellos que irradia
la mirada maternal; no ha oído aquellas
frases apasionadas, locas..... mejor dicho, sublimes
que ablandan el ánimo tierno de la infancia


109

y lo modifican como se modifica la
blanda cera en manos del artífice inteligente.

VIII
Cuanta felicidad nos proporciona

¿Recordáis aquellas horas de bienandanza
y delicia en que deseosos de ampararos en
el amor que habéis comprendido en vuestra
madre, no habéis podido contener los impulsos
de echaros en sus brazos y estampar en
su frente ósculos de espontáneo cariño? Habíais
logrado la gloria de sentir parte del amor
que por vosotros sintió vuestra madre. ¿Recordáis
aquellos momentos de tranquila felicidad
en que habéis ido á reclinaros en el
regazo de aquel ángel amoroso (pues como
ángel ó diosa contemplábais á vuestra madre),
y os habéis dormido sobre aquellas armadas
rodillas soñando en delicias celestiales? Era
que el pensamiento de vuestra madre se cernía
sobre vuestras almas mientras velaba
vuestro sueño.

¿Y cómo no tener presente todavía el tierno
afan con que aquella mujer os estrechaba
contra su corazón y con estremecimientos
dulcísimos apretaba vuestras manos infantiles,
atraía vuestra cabeza á sus labios é imprimía
en vuestros ojos, en vuestra frente, en vuestras
mejillas besos apasionados, cuyo sonoro
eco resuena aún en vuestra alma como una
armonía desprendida de los cielos?

Pero sobretodo recordaréis el desvelo con
que os cuidaba en las enfermedades propias
de la niñez, la disimulada inquietud con que
os examinaba sentada á la cabecera de vuestra
camita, la ansiedad revelada en su semblante
cada vez que descubría en vosotros
nuevo síntoma del un mal..... ¡Ah! cuántas
veces habréis sorprendido en sus párpados
una lágrima furtiva que arrancaron los temores
de vuestra falta de salud! ¡cuántas, corriendo
peligro vuestra delicada naturaleza,
ha ido á sonreiros y animaros sofocando en
su interior los quejidos de acerba pena y teniendo
todavía enrojecidos los ojos del llanto
que por vosotros acababa de verter á solas, y
que ha secado presurosamente para correr á
vuestro lado y aliviar vuestros dolores! ¡y
cuántas habéis dormido bajo la mirada límpida,
tierna, cuidadosa de aquel ángel sagrado!

Recordad también cuando enjugaba vuestro
llanto y cariñosamente os adormercía entonando
una balada, un canto melodioso que
correspondiese al sentimiento apacible que
entonces dominaba en su corazón..... Y si
pudiérais recordar la alegría que le ha causado
cada uno de vuestros dientecitos al salir,
la dulzura que habéis derramado en su alma
á la primera palabra que habéis balbuceado ó
la primera vez que habéis proferido mamá ó
papá
..... ¡entonces tal vez comprenderíais lo
que es el amor de madre!

¿Cómo expresar este amor que, conforme
dice un galano escritor, Llanos y Alcaraz,
tiene la propiedad de relegar á un extremo
del corazón todas las sensaciones, intereses y
cariños, para abrirse plaza y llenarlo todo y
dominarlo todo levantándose majestuoso y
radiante como la aureola de la inmortalidad?

«El cariño de la madre nunca disminuye.

Está en razón directa con las amarguras
que le ocasiona.

Bueno ó malo, rico ó pobre, feliz ó desdichado,
su hijo es siempre hijo, carne de su
carne, sangre de su sangre, vida de su vida,
alma de su alma.

No hay faltas cometidas por él que carezcan
de disculpa á sus ojos.

Los ojos con que una madre mira á su hijo,
solo ven las virtudes para engrandecerlas.

Antes se condenaría ella misma que condenarle.

Antes se dejaría matar que permitir en su
presencia el daño de su hijo.

¿Habéis oído ponderar el furor de la leona
á quien arrebatan sus cachorros?

Una madre no tiene la fuerza ni el valor
salvaje del león; pero arrebatadle su hijo y
veréis la leona.

Aunque su hijo sea el más despreciable de
los hombres, ella lo ha dado á luz, lo ha criado,
y debe defenderlo á pesar de sus infamias.

Cuando un hombre es rechazado de todo el
mundo, aun tiene abiertos ios brazos de su
madre»(1)


110

IX
Bendito sea el nombre de madre

Pues si todo eso es verdad, si todo eso
constituye una regla tan general que casi no
tiene excepciones ¿por qué no se procura estudiar
ese grandioso y divino afecto con el
fin de mejorar las relaciones de la familia, de
aumentar las armonías dentro del hogar doméstico?

Quisiéramos que el hombre lo comprendiese
en toda la latitud que lo comprende la mujer,
que lo comprende la madre. Así no podemos
dudar que la reconciliación que el solo
nombre de madre produce entre los dos sexos,
reinaría constantemente; y sería tanto
más dulce esa reconciliación, cuanto más nobles
sentimientos nos inspirase la mujer, más
comprendida y estimada. Y no obstante, todas
las exageraciones, todas las hipérboles no
bastarán jamás para aquel que no sienta lo
suficiente, por más que sea gran pensador.
¿Cómo comprenderá de otro modo que hasta
la corona del martirio pueda ser la corona de
la bienaventuranza para una madre? ¿cómo
comprenderá que el castigo de la horrible ingratitud
corresponda á su inmenso amor sin
que este se extinga ni debilite?

¡Oh! el amor de madre, á pesar de cuanto
digéramos, no puede comprenderlo la mente;
lo ha de estudiar el corazón; se ha de sentir;
la ternura de los afectos puede expresarlo con
el mudo lenguaje de los sentimientos..... ¡tan
sublime es!

Poema santo de los amores, palabra mágica
que conmueve á todos los hombres, MADRE,
nombre dulcísimo que pronunciamos en
los momentos de bonanza y en las horas de
adversidad, en el placer y en el dolor, como
si quisiéramos que la autora de nuestros días
participase de las satisfacciones que alcanzamos,
de igual modo que ha sido siempre
nuestro consuelo en los instantes de aflicción
ó nuestra égida en los combates de nuestra
flaqueza y sufrimiento; nombre del ángel más
puro de la tierra, yo te bendigo y te amo.....
¡yo quisiera comprenderte!

Infeliz del que pronunciara rara vez esta
palabra santa, y aun así no le representa más
que una idea abstracta indecisa; pero dichoso
el que sabe las dulzuras que ese nombre esparce
en todo su sér y recuerda los tiempos
venturosos en que el ángel del hogar, la más
bella imagen de la ternura y amor, velaba
por su delicada existencia.

En cuanto á vosotros, los que todavía en la
edad de hombres, tenéis madre, sois mil veces
dichosos: contempláis en la tierra al sér
que os ama como una divinidad.

Sí, los que todavía admiramos el desprendimiento
generoso y el amor constante de la
mujer que nos dió una y cien veces la vida,
gozamos en cierto modo la dicha de un cielo
en que todo nos sonríe; los que podemos contemplar
aún la mirada solícita y serena de
nuestra madre, mirada que penetra hasta el
fondo de nuestra mente y alienta nuestro ánimo,
somos dignos de envidia. Amemos siempre
á nuestra madre, y este amor será la más
grata recompensa del amor maternal.


Capítulo VIII
NUESTRO ANGEL TUTELAR

I
La emancipación de la madre

NO se concibe que algunos amantes
exagerados de la personalidad
humana se dejen llevar
hasta el extremo de querer
cortar los lazos que unen la
madre á la familia, por cuanto
en vez de enaltecer á una parte
muy interesante de la humanidad, cual es
la madre, la rebajan á un extremo deplorable
y la desvirtuan en su condición más poética
y esencial. Sí, los que pregonan la emancipación
de la mujer, entendiendo por tal emancipación
el rompimiento del santo nudo de
la familia, desconocen lo que significa la maternidad
en su más sublime sacerdocio.

¿Puede concebir el pensador, por despreocupado
y descreído que se le suponga, que la
mujer haya de vivir fuera de la sublimidad
del amor más puro, de ese amor que le infunde
sentimientos capaces de elevar su condición
á las regiones de un mundo mejor?

Por otra parte ¿quién cuidaría de nuestros
primeros pasos en el mundo con aquel cariño
que nos hace concebir todos los sentimientos
generosos, grandes y humanitarios á fuerza
de amarnos é imbuirnos la idea del verdadero
amor á nuestros semejantes? ¿quién, sino la
madre, sería nuestro ángel tutelar en las flaquezas
y debilidades de la edad en que nada
valemos, en que á todos mortificamos y de
nada bueno servimos, hablando en sentido
del egoismo?

Aun aquél que ha tenido la desgracia de
haber perdido á su madre sin conocerla, comprende
por la generalidad de los sentimientos
que en otros admira, el amor que por él sintió
aquella que lo llevó en sus entrañas, y
este amor concebido por su reflexión, le mueve
á tiernos afectos que de otro modo no
comprendiera y que contribuyen á la obra
del bien que se produce en la humanidad,
contrabalanceando la obra del mal, hija de
las pasiones bastardas y de los egoismos innobles


112

que se agitan en el alma perversa ó
corrompida.

II
Quien nos hace buenos.

No cabe dudarlo, la madre nos hace ser
buenos, nos hace ser justos primeramente con
la mujer, tan despreciada y deprimida hasta
hoy, y luego con todo el género humano,
porque las impresiones de ternura y cariño
que nos infunde desde que nos mece en
su regazo alimentándonos con su sangre, y
amándonos con locura, resisten en todos los
embates de la vida á los elementos del mal
que parecen una parte constitutiva del espíritu
que agita á la humanidad.

Observemos que el hombre cuanto más
bondadoso se presenta, tanto más parece que
tiene empeño en probar que ha tenido una
madre modelo, un ángel dotado de las virtudes
más excelsas, de los amores más delicados
y puros, de todos los sacrificios y abnegaciones.
Y en efecto, la historia del mundo
nos evidenciaría la regla general de que han
sido mejores aquellos hombres que han tenido
más perfecta y cariñosa madre.

Seamos por consiguiente justos, si hemos
de ser lógicos y reflexivos: si la perfección de
la madre contribuye á la perfección del hijo;
si somos buenos en virtud de la bondad que
nos inspira la que con su sangre nos nutrió;
procuremos que la madre ocupe en la sociedad
y en la familia el lugar que le corresponde
y merece, para que esa creencia de que
ella es nuestro ángel tutelar se convierta en
un axioma indubitable y cierto como un principio
matemático.

Es fuerza reconocer que todos tenemos la
obligación de respetar el título sagrado que
los corazones respectivamente aman y respetan,
por más que la exageración de ciertos
detractores ilógicos arrastre hasta el punto de
proclamar el absurdo de que la mujer en general
es mala; de lo cual se seguiría que también
lo es la madre, cuando se sostiene lo
contrario. No se comprende que puedan ser
malos en junto los individuos de un grupo
que considerados aisladamente son tenidos
todos y cada uno por buenos y respetables.

Como decíamos en otra parte con iguales
ó distintos términos, podríamos concebir esa
manera de raciocinar absurda, si considerásemos
á una serie de individuos que particularmente
son la expresión de la bondad y
dulzura, pero que estando unidos en agrupación
para un fin social, político ó religioso,
constituyeran una institución absorbente,
perniciosa, contraria al desarrollo libre de la
sociedad, merced á los fines que esa institución
procurase alcanzar por medios egoístas,
exclusivos. Pero las madres no forman asociación
semejante, y por lo mismo en el seno
de sus respectivas familias no producen ni
pueden producir más que el bien á la vez que
ahuyentan el mal. Y esto, y no otra cosa puede
ser, cuando todos los hombres acordes en
elogiar las virtudes de nuestra madre respectiva,
aun tratándose de aquellos que en su
falta de lógica denigrar pretenden la que les
dió la vida.

III
Respeto que siempre ha merecido la madre.

Grande ha sido siempre el respeto que para
él hijo ha merecido el nombre de la madre.
En todas las épocas de la historia el corazón
ha mostrado gratitud y cariño á la autora de
nuestros días, por mucho que las instituciones
y leyes injustas hayan logrado pervertir
el sentimiento generoso de la dignidad humana.
Ved el fenómeno constante de todos
los siglos: hasta aquellos hombres de inteligencia
superior que han tenido la misión de
ilustrar al mundo con sus producciones, han
ofrecido á veces al escarnio del mundo todos
los sentimientos y afectos, todas las pasiones
y virtudes, presentándolas bajo aspecto ridículo
y feo; y no obstante, debemos exceptuar
de esa desgracia el amor del ángel del hogar,
el amor de la madre. Este no lo ha ridiculizado
nadie; no se ha dado que ningún escritor
antiguo ó moderno fuese tan perverso que por
el solo placer de ridiculizar y hacer gala de
ingenio, zahiriese el amor maternal.

Rarísima excepción podríamos encontrar
en esa regla universal; pues como dice Legouvé,
ni aun «la ficción teatral ha osado jamás
atacar al personaje de la madre. El teatro


113

ha representado esposas adúlteras, hermanos
enemigos, hijos matando á sus madres; pero
una madre que mata á sus hijos no existe más
que en dos puntos, uno de la mitología histórica
y otro de la historia legendaria, en Medea
y en Cleopatra. En nuestros días en que
todo se ha ensayado, en nuestros días en que
la pintura de las excepciones se ha rebuscado
á menudo como medio de novedad excitante,
ninguna pluma ha intentado zaherir ese tipo
santo, y el ilustre poeta de las Orientales, al
reunir en un solo personaje teatral el incesto,
la rapiña, el asesinato, la licencia, ha creído
que para elevarlo á la condición de criatura
humana bastaba poner en su corazón el amor
maternal, y que el nombre de madre era capaz
por sí solo de lavar el de Lucrecia Borgia. La
madre es aquí en la tierra el único Dios que
no tiene ateos.»

Esta es la verdad, todos, aun aquellos que
no quieren conceder al bello sexo una personalidad
igual á la de nuestro sexo, doblan la
cerviz y humillan su orgullo ante la figura
interesante y poética, por lo sublime y afectuosa,
de la madre. Y más aun puede decirse:
es tal la fuerza de inspiración que da el
sentimiento del amor de madre, que acaso á
él se deben los arranques más sublimes, los
partos más admirables del ingenio humano.
¿Como no arriesgarse á sentar este aserto
como un axioma, si vemos que todos los poetas
y artistas, al inspirarse en tan santo afecto,
han producido los rasgos más grandiosos
de sus mejores concepciones? Ninguno habría
alcanzado tamaño resultado, ninguno habría
inmortalizado su capacidad é ingenio haciendo
burla de la más sencilla de las ternezas
maternales. Ni siquiera la sátira, ni aun el
espíritu sagaz de la crítica, han creído poder
tocar irreverentes la excelsitud de tan veneranda
figura: es como el arca santa de la antigua
alianza, que nadie osaría profanar por
temor de la venganza, del desprecio y del
sarcasmo.

Cuando se pronuncia el nombre de madre,
todos los recuerdos dulces de la abnegación y
sacrificio se unen á él como si fuesen su indispensable
y necesario cortejo.

¿Y qué hombre por rudo que se le suponga,
dejará de ser atento y cortés con la mujer
que ve próxima á ser madre, ó que la contempla
alimentando á su pecho al delicado
sér que ha dado vida? Todos sentimos natural
veneración por la que en sus entrañas
lleva un nuevo sér que tal vez le arrebatará
la vida en el momento de dársela en medio de
torturas inexplicables; todos nos sentimos
propensos á compadecer á la mujer en tal estado,
y aunque las leyes no se hayan dejado
influir por ese sentimiento general, no se
muestran con todo su ordinario rigor en presencia
de una madre ó de una mujer próxima
á serlo. Varios pueblos perdonan á la infeliz
que roba para alimentar el fruto de sus
entrañas, á pesar de que todas las legislaciones
son inexorables con el robo. Pero es la
verdad que en el fondo de ese delito se admira
una gran virtud, un profundo amor,
una abnegación invencible.

IV
El decoro.

Notemos de paso una particularidad muy
digna de llamar la atención, y es que mientras
tenemos valor para decir que la mujer es
un ser impuro é inmoral, quizá porque lo dijeron
antiguas leyes y religiones y por no
tomarnos la molestia de examinar si tales calificativos
son injustos, á la madre solemos
disculparle ciertas inmoralidades que afectan
á su recato. Y llamamos con más razón inmoral,
por ejemplo, á la dama que, sea con
el fin que quiera, ensancha con exceso el escote
de su vestido, y no reprobamos á una
madre que descubra su pecho para dar el alimento
de su sangre á la tierna criatura. ¿De
dónde procede ese contraste? Por reminicencia
religiosa conceptuamos á la mujer como
estímulo del pecado, como uno de los tres
enemigos del alma, y preceptuamos que se
abstenga de cuanto pueda hacernos pecar
siquier de pensamiento; y á la madre la imaginamos
tan santa y pura, que hasta en aquellos,
casos que podríamos acusarla de deshonesta,
la dispensamos, suponiendo que su
personalidad no despierta entonces los deseos
de la concupicencia.

¿Qué diríamos de la mujer que sin ser madre
osara descubrirse delante de todos como
la que alimenta al débil niño? No puede dudarse;


114

se la castigaría por desacato á la moral
pública.

Con todo, importa notar que aun cuando
el mundo no considere pecaminosa semejante
desnudez en la madre, es justo que una mujer
de cultivados sentimientos se guarde de ofrecerse
de tal modo á la vista de las personas
extrañas y hasta de sus propias hijas ó hijos;
no porque temamos, como algún Padre de la
Iglesia que la madre sea fomento de pecado
hasta para el hijo, lo cual en nuestro humilde
sentir es una blasfemia contra la obra de
Dios; sino porque, aun en presencia del esposo,
creemos que importa á la mujer dar
pruebas del pudor que debe presidir en todos
los actos de su vida. ¡Es tan hermoso el pudor
en el bello sexo! ¡es tan seductor y simpático!

No, no habrá marido que se enfade de que
su esposa dé el pecho á su hijo delante de él
sin descubrirse; no lo atribuirá á mojigatería
ni gazmoñada, sino á la virtud graciosa é indispensable
del decoro femenino. Si tanto
desea ver á su hijo amado en el acto de nutrirse
de la madre, mayor será su encanto y
alegría descubriendo por su propia mano el
pecho de su querida esposa. No se ruborizará
esta entonces, porque no podrá acusarse de
falta de recato. La mirada que entre los dos
se cruce será una mirada purísima y amorosa;
que hasta al libertino le agradaría el exceso
de la virtud en la mujer que lleva su
nombre.

Muchas veces hemos mirado con desprecio
á la mujer que so pretexto de amamantar á su
hijo ha querido hacer alarde de la blancura
de su cutis ó de lo que ella ha creído hermosa
modelación de su garganta. Si hemos adivinado
ese pensamiento en su acción, hemos
tenido que apartar la vista con asco, porque
nos ha parecido lo mismo que la alabanza
exagerada que hace uno de sí propio; ya no
hemos contemplado la santa figura de la madre;
hemos visto á la pecadora. Si en todo
ello no hemos notado más que un abandono
ó negligencia naturales, en vez de concebir
un pensamiento de inmoralidad, hemos lamentado
que el pudor no haya sido más delicado
y culto en aquella mujer.

V
La maternidad perfecciona á la mujer.

La mujer sin ser madre vive enfermiza y
parece un sér incompleto. Efectivamente todos
hemos podido observar que las mujeres
al llegar á cierta edad sin haber tenido hijos,
se sienten involuntariamente víctimas de una
acritud de carácter que les quita gran parte
de la amabilidad y gracia que les es peculiar.
Hasta aquellas que han perdido en los primeros
años de su matrimonio á los hijos que
Dios les concediera, pierden el buen humor,
la alegría natural, pareciendo que se vuelven
hurañas, descontentadizas, displicentes: todo
les molesta, todo les disgusta y cansa, y aun
diríamos que adquieren cierto impulso de
crueldad que les hace intolerantes con niños
de las otras mujeres. Y eso demuestra que no
basta que la mujer sea tierna amante y enamorada
esposa, sino que necesita la ternura
y virtud de la maternidad, para ser dentro
del hogar doméstico la figura espiritual y
graciosa que todo lo embalsama con el perfume
de su dulzura y alegría.

Para ser el ángel de la familia, la mujer ha
de ser madre: entre la niña inocente y la madre
no es dudosa la designación; podrá ser un
ángel bello y puro la niña, pero no cautiva
el espíritu como una madre, no infunde los
nobles sentimientos ni el respeto y la veneración
que debemos á la que ha dado la vida
á nuevos seres. Eso en cuanto á los extraños;
que en cuanto á los hijos, no hay imagen más
adorada y querida que la madre.

Insistamos: la mujer sólo se completa moralmente,
y se eleva á su más alta categoría
con la maternidad. Y sólo se conserva en tal
superioridad aquella que tiene la suerte de
que sus hijos le vivan. Observadlo bien; nunca
envejecen las mujeres que en el matrimonio
tienen hijos; su alma y su corazón siempre
son jóvenes y tiernos, y es porque la
afición extraordinaria y constante que tienen
á los débiles séres que han dado á luz, conserva
más notable cada día su ternura; y esa disposición
trasciende forzosamente á todos sus
actos; pues será siempre natural que se dé al


115

carácter los rasgos propios de los sentimientos
adquiridos ó naturales que se abrigan.

Contemplad á la esposa que haya tenido
la desgracia de ser estéril ó de perder á sus
hijos: no veréis en sus ojos brillar aquella
alegría y dulce contento de una íntima satisfacción.
Y no solamente parece que las gracias
y encantos van abandonándola día tras
día, es decir, no sólo va dejando de ser amable
y cariñosa con todo el mundo, sino que
su rostro, en el que no irradía la luz de un
sentimiento delicado á la vez que vehemente
y poderoso, aun sin perder la frescura y suaves
tintas de la juventud femenina, adquiere
cierta severidad y rigidez impropias de la belleza.
Y lo cierto es que, por regla general,
en tal caso se pierde á la par del aspecto dulce
que da la maternidad, el colorido lozano
y suave de la mujer en la plenitud de su hermosura.

A la vez que el alma, llega el cuerpo de la
madre á la perfección de su belleza cuando
se ha regenerado en los dolores de la maternidad.
Si su inteligencia se afirma y hace reflexiva,
su cuerpo se desarrolla adquiriendo
el colmo de su perfecta hermosura: su pecho
se dilata y redondea; su garganta se suaviza
y modela; su cabeza se levanta con más gracia
y valentía; sus ojos adquieren una luz
más atractiva é intensa; su voz toma un acento
más lleno y sonoro, más melodioso y susceptible
de modulaciones; y todas sus formas,
en fin, todas sus facultades se ostentan
en toda su majestuosa gracia y donaire. La
niña tierna y candorosa podrá parecer más
juguetona, más festiva y bulliciosa; podrá la
virgen enamorada ostentarse pudorosa y
bella, alegre y sonriente como una esbelta
flor que se cimbrea en el verjel florido; pero
en comparación con la hermosa joven madre
que se rejuvenece con las caricias y frases
de ternura que prodiga al delicado fruto de
sus entrañas, no tienen la niña y la doncella
ni con mucho tantos atractivos, tanto belleza:
no son tan poéticas y seductoras.

VI
Injusticia de la sociedad —La fuerza bruta

Pero si tanta influencia tiene en sus hijos
la madre; si tanta influencia tienen en su madre
los hijos; si tanto significa en el seno de
la familia y en la sociedad, ¿qué ha hecho
ésta para con la madre? ¿qué consideraciones
ha tenido para con ella el mundo? Nos avergüenza
decirlo; el ángel tutelar de nuestra
infancia, el guía y consejero más leal de toda
nuestra vida, en vez de ser considerado como
se merece, lo hemos querido considerar, violentando
el sentido de la historia, como el
ángel caído, como el fomes del mal, como el
enemigo encarnizado del género humano.
¡Pobres madres! en pago de vuestra virtud y
sacrificio, de vuestra abnegación, generosidad
y desprendimiento; en pago de vuestro
inextinguible amor el mundo os ha condenado...
porque sois débiles. ¡Cuán cierto es que
el triunfo de la humanidad se ha querido otorgar
primero y principalmente á la fuerza
bruta! Mas para ser lógicos, antes que el hombre,
en la consideración social, debiera ponerse
la fiera esforzada, el león.

No cabe duda, el sentimiento de todos los
pueblos ante el espectáculo de la maternidad
se ha sentido sofocado por preocupaciones
formadas á consecuencia de sofismas rebuscados
por la ley ó por las falsas religiones,
que parece que de común acuerdo se han avenido
en este punto para trastornar todo el
orden lógico y natural, todo el orden divino
y humano: ¡tan poderosa es la preocupación!

Los hombres, los legisladores, los sacerdotes
de las falsas creencias quisieron comprender
que el respeto, la veneración y la multitud
de inefables afectos que la madre inspiraba,
podrían trastornar todo el sistema de las
antiguas constituciones sociales que tenían
por objeto la dominación de los débiles por
los fuertes, y se pretendió afirmar que la
madre no era nada ante Dios ni ante los hombres,
ni intervenía casi para nada en la generación,
dándosele á lo sumo el poder pasivo
que tiene la tierra al recibir las semillas que
han de germinar y producir nuevas plantas.
¡Qué sarcasmo! ¡á cuántas aberraciones han


116

conducido la humanidad esa veneración, ese
culto á la fuerza moral, de la fuerza del espíritu!
Sí, los emblemas que ostentan algunos
escudos, emblemas que representan la
fiereza de los más poderosos brutos, han sido
lógicamente aplicados según el espíritu de
las pasadas épocas. El águila y el león merecen
el culto principal de las sociedades que
no conocen mayor poder que el de la fuerza
ciega, de las sociedades que condenan al bueno,
al mejor, porque es débil.

VII
Lógica y razón.

Pero digamos nosotros la verdad: las leyes,
y las ciencias, y las religiones mintieron,
acaso por haber dado sobrado crédito al fanático
egoismo de los hombres, que produjo
la obcecación referente á las cosas más claras.
Negaron á la madre su eficaz cooperación en
la obra de la progenitura para negarle así
todos los derechos que fundándose en tal motivo
reclamara. Dijeron: probemos, aunque
sea con sofismas, que la madre no es madre,
y en la sociedad y en la familia todo lo será
el hombre, que es el fuerte; probemos que no
es madre, y así le arrebataremos hasta el papel
de ángel del hogar para no dejarle más
que el de humilde esclava que, por débil, le
pertenece, y poder afirmar que es el mayor
enemigo del humano linaje.

Y aunque así fuera, ¿habría razón suficiente
para disputar á la madre su primitivo y
más sagrado derecho? ¿No significa nada la
circunstancia de conservar por tanto tiempo
la criatura y contribuir á su desenvolvimiento
á costa de penalidades contínuas que solamente
la paciencia y resignación de la madre
podrían soportar? ¿No valdrían nada en nuestro
concepto los inefables dolores físicos y
las angustias morales que le causa el nacimiento
del hijo? ¿Qué ha hecho más el padre,
que en definitiva no ha encontrado en la generación
el más leve dolor y sí el más vivo
placer?

Exclamemos con Severo Catalina:

«Pueblos que rebajasteis la dignidad de la
mujer, que la considerasteis como un sér casi
despreciable, ¡venid! La razón os llama á
juicio.

El sér que vilipendiais ha dado vida á
vuestros héroes y á vuestros sabios.

Cuando vuestros héroes y vuestros sabios,
cuando los Alejandros y los Horneros, los
Césares y los Virgilios cruzaban los azarosos
días de la infancia, una mujer los alimentaba
con el jugo de su pecho, una mujer los
adormecía con el arrullo de su amor.

Cuando sus labios empezaron á articular
sonidos, una mujer les enseñó á pronunciar
los nombres para vosotros venerandos; y les
imbuyó vuestras creencias; y les dijo que
había una patria que debían adorar; una patria
que ellos ilustraron con el brillo de sus
conquistas ó con el mágico resplandor de su
talento.»

De los hombres depende elevar la dignidad
de la madre, no solamente concediéndole los
derechos que le corresponden en justicia, sino
también instruyendo y educando á la joven
para el fin á que está destinada en la familia
y en la sociedad.

De la educación y enseñanza de las madres,
lo diremos una y mil veces, depende la
instrucción y cultura de los hijos; y como la
infancia de hoy es el porvenir de las sociedades,
significar queremos que la ilustración
moral é intelectual de las madres inicia la
civilización y los adelantos de las generaciones
futuras.

Hagamos todo lo posible para elevar la
condición de la mujer, á lo menos en su cualidad
de madre, y trabajaremos de una manera
eficaz para el progreso y felicidad del
mundo.


LIBRO SEGUNDO
LOS TIEMPOS ANTIGUOS

Capítulo primero
LA MUJER PRIMITIVA

I
La mujer prehistórica

BREVES palabras hemos de consagrar
á la mujer de los tiempos
anteriores á la historia; primero
porque son escasos los datos que
tenemos de aquella edad, y luego
porque aun cuando los tuviéramos
en abundancia, á nada
nos conducirían en nuestro trabajo,
como quiera que en todo caso solamente
habríamos de considerar á la mujer en el
estado más bajo de la civilización y en el más
alto de la barbarie, y siempre tendríamos por
analogía y por inducción que antes de las
sociedades cultas ó civilizadas vivió sumida
en el más degradante estado de esclavitud,
y que en vez de ser la compañera del hombre
no fué otra cosa que la hembra agobiada
bajo el peso de todas las injurias y ultrajes,
de todas las brutalidades y atropellos.

Está demostrado que el sér racional se distingue
de los brutos en que éstos respetan y
auxilian en todas las situaciones á sus hembras,
acaso porque ellas están dotadas en
buena proporción de fuerzas físicas y armas
naturales á veces tan temibles como la de los
machos, y el hombre maltrata y subyuga á


118

la mujer tanto más cuanto mayor es su estado
de barbarie y salvajismo, sin duda porque
la mujer es más débil que el varón, lo mismo
en el estado salvaje que en el estado más
culto.

Así, pues, ¿qué sacaríamos de saber que en
los tiempos prehistóricos, la mujer vivía en
medio de las tribus palustres obligada á construir
en su mayor parte las moradas sobre el
agua á corta distancia de las riberas de los
ríos ó de las costas y playas del mar tranquilas,
hundiendo fuertes pilotes en la tierra
bajo las aguas y clavando encima de ellos las
tablas que habían de servir como base de las
toscas moradas, mientras los hombres se dedicaban
á la caza en las selvas vecinas, la
cual se unía á la pesca que las mujeres alcanzaban
á la par que estaban dedicadas á
dichas construcciones y á los quehaceres domésticos?

¿Nos enseñaría alguna verdad provechosa
el conocimiento del maltrato que entonces
recibían de sus maridos las infelices madres
que debían cuidar de sus hijos, amén de sus
múltiples ocupaciones y de los cuales aquellos
les pedían estrecha cuenta averiguando
si habían procurado que los niños se metiesen
con frecuencia en el agua por las escotillas
practicadas en el pavimento clavado sobre
los pilotes, y castigándolas tanto si habían
cumplido como no su voluntad, tanto si encontraban
la comida bien aderezada, y bien
dispuesta ó no la vivienda, á menos que la
caza hubiese sido abundante, en cuyo caso la
feroz alegría brutal se olvidaba de descargar
su mal humor en la desdichada que había de
servir en su compañía?

¿Qué nos daría saber si entre las hordas de
las selvas ó entre las familias de las tribus
palustres reinaba la poligamia ó la monogamia,
si el casamiento se efectuaba á consecuencia
del rapto ó de la compra de una ó
más mujeres? Todo cuanto averiguásemos en
este sentido podría á lo más patentizarnos lo
que ya conocemos de los pueblos encenagados
en la ignorancia y barbarie, de los pueblos
que viven lejos de la civilización y cultura.

Por lo tanto, prescindiendo aquí de las disquisiciones
y seguridades históricas que pudiéramos
conseguir, y que nos parecerían
más propias de una antropología ó de la historia
natural del hombre, pasaremos á exponer
la historia del bello sexo desde los tiempos
conocidos, insiguiendo un orden de
antigüedad más ó menos aproximado, ya que
no es posible seguir un orden cronológico
riguroso, toda vez que vamos á contemplar
estados y situaciones análogas de la mujer en
distintos países y tiempos muy distantes, sin
que ni unos ni otros hayan guardado relación
exacta con las épocas de la historia en
su marcha por las sendas del progreso.

Quizás deberíamos empezar por el estudio
de la mujer entre los israelitas, por cuanto
este es el pueblo del cual tenemos datos
más positivos en la remota antigüedad. Sin
embargo, las naciones primitivas del Asia
parecen querer disputar la primacía en antigüedad
de origen, y nada se pierde con otorgarles
esta primacía que por cierto nada les
favorece. Hablemos, pues de los chinos ante
todo, de ese pueblo que desdeña con orgulloso
desprecio todas las civilizaciones fuera de la
suya y se cree poseedor único de la verdad
en cultura, religión, política y progreso.

II
La China y varias de sus tribus bárbaras.

Siempre los chinos han tributado un culto
extraordinario, intransigente, al pasado, á la
santa antigüedad que por sí sola limita todos
los deseos del habitante del celeste imperio.
No debe sorprendernos, pues, que á pesar de
todas las revoluciones morales y sociales que
el mundo hace con el transcurso de los siglos,
permanezca China en el estado de siempre:
lo mismo es hoy que era cuatro mil años
atrás: sus costumbres son las mismas; sus
usos, trajes, ceremonias, no han cambiado.
Lo que digamos de la condición de las mujeres
en este vasto país compuesto de más de
400 millones de habitantes puede aplicarse á
todas las épocas de su historia.

Los chinos del Turkestan observan una
cuaresma muy rigurosa; después de levantarse
el sol, ningún hombre ni mujer que pase
de 10 años de edad puede comer ni beber; algunos,
y estos pasan por los más religiosos,


119

ni siquiera se tragan la saliva; pero no cumplen
el precepto relativo al vino y á los licores
espirituosos y fermentados; sólo durante
la cuaresma se puede estar seguro de no
hallar por la noche hombres y mujeres ébrios.
Para satisfacer su intemperancia tienen además
del vino común, generalmente bastante
bueno, otras bebidas que extraen de los melocotones
y las moras, una especie de cerveza
que llaman baksum producida por el mijo
molido, y un aguardiente, también de mijo.
Sin embargo, el uso del té es general; le toman
á diferentes horas del día, casi siempre
con leche, manteca y sal.

Salvo la unión entre padres é hijos, el matrimonio
se permite en los demás grados de
parentesco. El divorcio está en vigor; pero si
es la mujer la que deja al marido, nada puede
llevarse de la casa; si por el contrario, quien
pide la separación es el marido, entonces tiene
la mujer el derecho de tomar lo que le
plazca. Los muertos son enterrados fuera de
las poblaciones, sin mas cubierta que un sudario;
los parientes del difunto se ponen en señal
de luto, un gorro de tela blanca.

Los hombres llevan la cabeza afeitada y
las barbas largas; sus túnicas tienen un cuello
y mangas estrechas, y no bajan de la pantorrilla,
atadas al talle por un cinturón. Las
mujeres se adornan con grandes aretes ó pendientes,
llevan largas trenzas tendidas á la espalda
que las ricas entretejen con perlas ó
piedras preciosas. Lo mismo que los hombres,
usan anchos pantalones sobre los cuales baja
una camisa hasta las rodillas; y sobre la camisa
se colocan un traje abierto. En invierno
y en verano usan también sombreros forrados
de pieles y guarnecidos por delante con
plumas. Los hombres en invierno llevan
sombreros de cuero, y en verano de raso carmesí,
guarnecido de terciopelo y de 15 á 20
centímetros de alto, con un reborde puntiagudo
por delante y otro por detrás, ancho de
15 á 20 centímetros también. Las alas de los
sombreros de los hombres son rectas, las de
las mujeres un poco recogidas, y los de éstas
y aquellos están adornados por una borla de
oro. Los hombres llevan botas de cuero encarnado
con tacones de madera, las mujeres
usan una especie de zapatillas que dejan á
descubierto todo el talón y la parte de detrás
del pie; durante el verano acostumbran á ir
descalzas casi siempre.

Los eleutes son aficionados á la sociedad
y á los festines; no les gusta comer solos, y su
mayor placer consiste en compartir entre sus
amigos las provisiones que llevan. Su carácter
es alegre y franco; pero son perezosos,
astutos y sucios. El traje de los hombres es
semejante al de los polacos, excepto en las
mangas, que son muy estrechas y cerradas
en el puño. El pueblo se viste con pieles de
carnero y de fieltro. En verano las muchachas
llevan descubierta la garganta y parte
del pecho. Los hombres se afeitan la cabeza,
menos un pequeño mechón de cabellos; las
mujeres, por el contrario tienen en mucho
aprecio este adorno; llevan el pelo suelto
hasta los doce años, época en que son núbiles;
entonces forman dos trenzas que atan
al rededor de la cabeza, y las casadas las dejan
caer sobre las espaldas.

Entre los eleutes mogoles, los cuerpos de
los príncipes y de los principales sacerdotes
son quemados con gran solemnidad, y sus
tumbas rodeadas de paredes y adornadas con
altas perchas, en las cuales ondean banderas
extravagantes. Pero en general entierran á
los muertos. Créese que los mogoles han conservado
un uso supersticioso, pero conmovedor,
descrito por Marco Polo. Cuando dos
familias han perdido á un mismo tiempo dos
hijos queridos de distintos sexos, hacen entre
sus manes, lo que se llama el casamiento
de los muertos; la boda se celebra junto á
la tumba de los hijos con gran solemnidad, y
desde entonces los parientes se tratan entre sí
como si estuviesen unidos por el lazo de la
sangre.

Los mogoles se casan jóvenes; pueden tener
varias mujeres, pero siempre hay una
que dirige la casa y que es más respetada que
las otras. El divorcio es muy frecuente. Cuando
ha concluído el noviaje, el joven envía á
los padres de la novia algunos carneros muertos,
leche fermentada, y otros presentes. Si
los padres aceptan, el matrimnnio queda realizado;
el hombre recibe de sus padres yurta
separada y ganados, y la novia tiene por
dote vestidos, utensilios caseros y cierta cantidad
de ovejas y de caballos. Consultan á
un astrólogo sobre el día más favorable para


120

la celebración de la boda, y fijado el día, un
djellung ó sacerdote da la bendición nupcial.
Esta ceremonia consiste en colocar á los esposos
arrodillados sobre un fieltro, vueltos
hacia oriente, delante de la puerta de la yurta
del marido. El sacerdote hace llevar un jarro
lleno de caldo y una pierna de carnero, que
los novios sujetan con la mano derecha por
los extremos, de modo que la parte gruesa la
tenga la novia y la del hueso el novio. Dos
muchachos tienen á cargo el hacer inclinar
dos veces á los esposos, diciéndoles, en alta
voz: «¡Honrad la pierna de Chaggai! ¡Honrad
la manteca!» Los amigos de los recién casados
se apoderan enseguida de los gorros de estos
y los tiran al djellung que está en la yurta.
Es señal de ventura ó de buen agüero para
aquel cuya gorra llega primero al fondo de la
choza. Después de un combate á puñetazos
entre las mujeres que quieren apoderarse de
la novia, el resto de la ceremonia se pasa en
comer, beber, reir y cantar.

Los habitantes de la Corea se parecen á los
chinos: son robustos, de estatura mediana,
pero airosa; su tez es amarillenta, y tienen el
pelo negro; sus costumbres son apacibles y
morigeradas; acostumbran á ser respetuosos
con sus padres y superiores; son sobrios, pero
en cambio llevan la curiosidad hasta el extremo.
Obligados á obedecer, desde hace
tiempo, al yugo extranjero, tienen los vicios
de la servidumbre; son muy dados á los placeres;
mentirosos, cobardes, y están tan acostumbrados
á engañar y á robar, que hasta
los chinos son víctimas de sus mistificaciones.
Los desgraciados navegantes á quienes
una tempestad echa sobre las costas de Corea,
son esclavizados.

Las mujeres de buena familia no se ven
como en China condenadas á vivir encerradas
en sus habitaciones sin ver á nadie; allí
por el contrario, reciben indistintamente á
hombres y mujeres.

El traje de los habitantes de Corea se parece
al de los chinos: compónese de una larga
túnica, abierta, con grandes mangas, de
un gorro en forma cuadrada, generalmente
forrado de pieles, y botinas de cuero, de
algodón ó de seda. Los ricos llevan un sombrero
cuyas alas de un metro de ancho, terminan
en una punta de veinticinco centímetros
de altara. Bajo la túnica llevan una
especie de justillo que les baja hasta las rodillas
permitiendo ver unos anchos pantalones.
Los hombres se afeitan la cabeza y se dejan
crecer la barba; las mujeres se atan las trenzas
al rededor de la cabeza; llevan una túnica
como los hombres, abierta también, debajo
de la cual usan otra más corta.

La población salvaje que ocupa la parte
oriental y montañosa de la isla de Formosa
no reconoce ningún gobierno regular. Semejantes
por la tez y la fisonomía á los malayos
y á los insulares del grande Océano, los habitantes
hablan una lengua diferente de todas
las que conocemos. Las cabañas de los
indígenas son de bambú; tienen algunos muebles
y utensilios de cuero de ciervo. Según
otros viajeros, no tienen en sus chozas ni sillas,
ni bancos, ni cama, ni mueble alguno;
en el centro una especie de fogón á dos pies
del suelo sirve de cocina; se alimentan con
granos y aves que cuecen en un momento,
pues tienen una agilidad sorprendente. Para
lecho se contentan con hojas frescas de un
árbol muy común en la isla. Por todo traje
usan una tela con la cual se tapan desde la
cintura hasta las rodillas. Su piel está llena
de manchitas de color picadas con una aguja,
las que representan figuras grotescas de árboles,
animales y flores; y sufren los más
fuertes dolores para poder enseñar esas marcas
de una verdadera magnificencia; este privilegio
se otorga á los que, á juicio de los notables
del pueblo, han vencido á los demás
en la carrera ó en la caza. Sin embargo, todos
están autorizados para ennegrecerse los dientes
y para usar brazaletes, collares y pendientes.
En la parte del Norte, como el clima es
un poco más fresco, se visten con pieles de
ciervo y se cubren la cabeza con un gorro de
forma cilíndrica hecho con hojas de plátano.
Adoran, pero sin grandes ceremonias, á varias
divinidades, cuya sacerdotisa, según parece,
prohibe á las mujeres que tengan hijos
antes de llegar á la edad de 36 años, y sostiene
esta bárbara ley por medios abominables.
Aunque se conozcan poco sus supersticiones,
el puente de las almas y el abismo
inmundo en que deben caer las almas de los
impíos, indican lazos de unión con el Asia
central. Algunos indígenas conservaban hace


121

un siglo rastros de la religión cristiana y de la
lengua holandesa. Enterraban á los muertos
como los insulares de la Oceania; los cadáveres
eran secados y se quedaban durante bastante
tiempo debajo de ciertos cobertizos.

Por lo visto, se comprende que los chinos
tienen desde tiempo inmemorial sometida la
mujer al regimen de los pueblos semibárbaros.
Allí no se la considera como digna de
menor iniciativa en los asuntos sociales, y
aún dentro de la familia es una esclava, ó
cuando más un objeto de lujo. No es de extrañar,
por lo tanto, que allí la civilización
no avance, por más que la vida material haya
realizado algunos progresos desde los tiempos
antiguos. Es una sociedad muerta, toda
vez que le falta la vida de uno de los dos
elementos principales que constituyen la verdadera
humanidad.

Una china no es hermosa sino cuando tiene
los ojos lánguidos, los labios algo hinchados,
el cabello largo, negro como el ébano, y los
pies de una pequeñez excesiva: esto último
constituye y determina la idea de la belleza
para aquellas gentes. Entre los hombres, la
gordura, prueba de una vida ociosa, es un título
de consideración; los hombres pasan por
no tener talento, como quiera que su principal
afan consiste en darse buena vida y tomar
todas las cosas con calma. Las personas
distinguidas se dejan crecer desmesuradamente
las uñas, y se tiñen de negro el pelo y
la barba.

Lo que distingue á las chinas, no tan sólo
de las tártaras, sino también de todas las mujeres
de la creación, son sus pies pequeños,
sobre los cuales no andan, sino que se balancean,
costumbre cuyo origen se pierde en la
noche de los tiempos, y sobre la cual existen
distintas opiniones, según veremos á continuación.

«Existe una costumbre, dice el doctor Morache,
que ha excitado siempre la curiosidad
en los países de Occidente, sin que jamás se
haya explicado de un modo satisfactorio: me
refiero á la deformación de los pies. En las
descripciones de China se ha escrito á menudo
sobre este asunto; y si yo hablo también
de él cuando tantos lo han hecho ya, consiste
en que, colocado en mi calidad de médico
en condiciones muy favorables, he podido
trabar relaciones en Pekín con doncellas y
casadas, y vencer la repugnancia que tienen
á enseñar los pies. Con efecto, nadie, ni siquiera
el marido, tiene derecho de ver el pie
de una mujer descalzo. Sin embargo, gracias
á mi doble calidad de médico y extranjero,
es decir, de hombre sin importancia, he podido
ver el pie de la niña antes de la deformación,
durante el período de las operaciones,
y en la edad adulta.

Constituyendo la deformación del pie lo
que los chinos llaman lirios dorados, adorno
interior
, etc., no se ha extendido por igual á
todo el imperio; en las provincias meridionales
es casi exclusivamente peculiar de las
clases acomodadas; en el Norte, y sobre todo
en Pekín, el roce con las tártaras, á las que
está prohibida dicha costumbre, así como la
mayor miseria, la hacen mucho más rara.
Aparte de esto, hay un modo de deformación
propio de cada provincia. En el Kiang-sí y
en el Kuang-tung es donde se ven las más
hermosas muestras. Pero en todas partes se
permiten este lujo las familias esencialmente
ricas, lujo que proporciona á sus hijas muy
buenos partidos.

Hay dos grandes divisiones en la índole de
la deformación.

En la una los dedos se doblan hacia abajo,
quedando el gordo libre, la cara plantar forma
una gran concavidad inferior, más ó menos
llena de tejido celular; además, el talón
cambia de dirección, y de horizontal se convierte
en vertical. De aquí resultan todos los
desórdenes producidos en la articulación del
tarso.

Pero este es el máximum de la deformación,
lo que más se acerca al ideal. En el
Norte es más rara. Allí no se observa por lo
común más que un primer grado de deformación,
es decir, la flexion de los cuatro últimos
dedos debajo de la planta, sin cambiar la
dirección del talón. Por medio de un vendaje
muy apretado se consigue el encogimiento
de todo el pie, una especie de presión anteroposterior
de los huesos del tarso, una exageración
de la bóveda, pero el talón queda intacto.
Si añadimos que las chinas tienen las
extremidades elegantes y bien hechas, se
comprenderá que puedan conseguirse pies
muy pequeños sin necesidad de tocar el talón.


122

Esta semideformación es una especie de
término medio que permite á la mujer conciliar
con las exigencias de la coquetería las
del trabajo y de una locomoción forzada.

Tales son las lesiones huesosas. Las partes
blandas se han atrofiado en el antepié, y por
el contrario, hau llenado en parte por debajo
de la bóveda exagerada la cara plantar. La
piel que las cubre es á menudo encarnada,
más ó menos eritematosa, y á veces ulcerada;
pero yo nunca he observado esas alteraciones
profundas, esa supuración fétida que
muchos aseguran haber visto.

La progresión se modifica esencialmente,
y como quiera que los movimientos de la articulación
tibio-tarsiana son casi nulos, los
músculos flectores y extensores del pie acaban
por atrofiarse, y la pierna adquiere la
forma de un cono truncado. Por otra parte,
como los movimientos de la articulación de
la rodilla se enlazan íntimamente durante la
marcha con los del pie, si estos no se verifican,
ciertos músculos del muslo deben disminuir
proporcionalmente.

El movimiento de progresión se efectúa
por medio de la articulación coxo-femural, no
pudiéndose comparar mejor este fenómeno
que con lo que se observa en un amputado de
ambas piernas; en este, lo mismo que en la
mujer china, la mitad del miembro inferior se
transforma en una masa rígida; de la pierna
postiza del amputado á la pierna china no va
más diferencia que una articulación, de menos
en el primero y casi inútil en la segunda,
á lo menos para andar.

Es indudable que no pueden introducirse
semejantes modificaciones en los órganos de
la locomoción sin dar lugar á accidentes,
graves á veces, en el pie mismo, ni sin que
se resienta de ellas el organismo entero. La
instabilidad forzada que ocasiona en la mujer
esta deformación la predispone á toda clase
de caídas, y á las dislocaciones y á las fracturas
de las piernas; y como también es positivo
que los huesos han participado de la
atrofia general del miembro, esta disposición,
demostrada por algunas piezas anatómicas,
comunica cierta propensión á las lesiones
traumáticas.

Aunque las mujeres chinas de las clases
acomodadas viven en condiciones higiénicas
generalmente buenas, son anémicas: es muy
probable que si esto no consiste directamente
en la deformación del pie, á lo menos la falta
de ejercicio que de ella resulta, las predispone
en gran manera á ese achaque, sirviendo
de auxiliar á las demás causas debilitantes.

Más adelante veremos que para conservar
el pie siempre pequeño, es menester que continúe
la compresión, aunque la mujer sea
adulta. Sería curioso seguir la marcha inversa;
aflojar poco á poco el vendaje, suprimirlo
enteramente y procurar que el pie vuelva á
su estado normal. Hanse hecho pruebas de
esta índole á mi presencia, en el establecimiento
de las Hermanas de la caridad de Pekín,
en ciertas niñas cuya compresión había
empezado ya, y ha bastado quitar los vendajes
para que á las pocas semanas adquiriera
el pie su forma primitiva. Las hermanas deben
ser muy circunspectas por lo que se refiere
á este asunto, pues de obrar así, se condena
á las niñas á un celibato perpetuo.

Las hermanas emplean para la asistencia
de las niñas cierto número de mujeres cristianas
que se consagran al servicio de los pobres,
á la educación de las jóvenes y á la necesidad
de la comunidad; unas son tártaras,
otras chinas: se ha intentado abolir en estas
últimas el pie pequeño; pero hasta ahora, ya
sea por un apego institivo á la antigua costumbre,
ó por temor á la molestia que al principio
podrían experimentar, lo cierto es que
no han querido renunciar á ella, siendo, por
lo demás, de creer que si se consigue abolir
el uso de la deformación, será inútil intentar
un tratamiento para las adultas, y habrá que
limitarse á hacer suprimirla compresión para
la generación futura.

Entre las familias ricas, entre las que desean
que sus hijas alcancen el renombre de
hermosas, no se empiezan las operaciones
hasta que estas cumplen cuatro años de edad:
no faltando algunas cuyas hijas conservan
los pies libres hasta los seis ó siete años. Durante
los primeros años, tanto las niñas como
los niños van calzados con anchas zapatillas
cuya punta, casi rectangular, es mucho más
ancha que el talón. Cuando llega la época
crítica, unas veces se encarga la madre misma
de hacer la operación, y otras se confía á


123

mujeres especiales, que desempeñan el cargo
de médicos íntimos, comadronas, etc. Casi
todas las familias acaudaladas tienen una ó
muchas de estas mujeres en su servidumdre.

Empiézase por comprimir el pie y por doblar
más ó menos los últimos dedos y mantenerlos
en esta posición por medio de un vendaje,
colocado en forma de 8. Este vendaje,
que he visto poner muchas veces, se hace
con una venda de algodón ó de seda de cinco
á seis centímetros de ancho y tal vez más,
por un metro á uno y cincuenta centímetros
de largo: se aplica una punta de la venda al
borde interno del pie al nivel de la articulación
tarsiana del primer metatarso; enseguida
se dirige la venda hacia los cuatros últimos
dedos dejando el gordo libre, y luego á la
planta del pie; después se pasa por encima
del empeine para formar una asa detrás del
talón, cuidando de aplicarla al mismo principio
del hueso, no más arriba; y desde allí, se
vuelve la venda al punto de partida para continuar
del mismo modo; en un palabra, se
traza un 8 cuyo punto de intersección está
en el borde interno del pie. Sobre esta venda
se coloca otra con el objeto de sujetar la primera,
y en vez de atarla se cose.

El sistema de vendaje no varía durante
todo el período de las operaciones.

Al principio no se aprieta mucho la venda
pero poco á poco se aumenta la presión. Cada
vez que se renueva el vendaje, maniobra casi
diaria, se deja el pie desnudo, y se lava ó
fricciona con alcohol de sorgo; descuidando
esta precaución es como resultan las úlceras
de que hemos hablado más arriba.

En esta época el calzado de la niña consiste
en una botina cuya punta se va estrechando
poco á poco hasta que es enteramente aguda;
y cuya suela es lisa como la de una
zapatilla.

Con estos solos medios se llega á formar el
pie vulgar, del que hemos dicho que es el
más común en el Norte, y el único que se
permiten las clases pobres. Pero es preciso
continuar el uso so pena de esterilizar los
primeros esfuerzos, y tanto la doncella como
la mujer se aplican sus vendajes con regularidad;
en esto, como en otras muchas cosas,
si no se adquiere se pierde.

El calzado es siempre el mismo en cuanto
á su forma; únicamente varía de dimensión
con el crecimiento del pie, porque no hay paralización
completa en el desarrollo de este
miembro sino tan solo perversión.

Si una madre quiere dotar á su hija de un
pie mucho más elegante, puede recurrir á
otros medios. Cuando está bien establecido el
primer grado, es decir, cuando la flexión de
los dedos es permanente, empiécese á ejercer
una compresión enérgica, y luego se coloca
bajo la cara plantar un pedazo de metal de
forma semicilíndrica y de volumen proporcionado
al del pie; sobre todo ello se aplica el
vendaje descrito, sujetándole fuertemente y
cruzando las vueltas de la venda, no ya en el
borde interno del pie sino en la cara plantar.

Un medio muy eficaz para alcanzar el resultado
apetecido es la compresión: para lo
cual la madre, apoyando en su rodilla la cara
inferior del semicilindro de metal, coge con
una mano el talón y con la otra la punta del
pie de la niña procurando doblarlo.

Dícese que con estos esfuerzos ocasiona á
veces una fractura (¿será una luxación?) de
los huesos del tarso, y añaden que si no lo
consigue, golpea con una piedra la cara dorsal
hasta producir la lesión.

Por último, en ciertas provincias se acostumbra
á sacar un hueso, probablemente el
escafoides, cuando este presentándose saliente
después de haberse hecho numerosas manipulaciones
y fracturado ya sin duda, permite
una operación que de otra suerte no practicarían
los chinos.

Desde el principio de este segundo período
se reemplaza el calzado de suela lisa con una
botina que la tiene sumamente convexa: esta
botina ayuda á formar la concavidad de la
cara plantar y después á conservarla.

A continuación de estos informes, que á
nuestras lectoras les parezcan quizás demasiado
técnicos y minuciosos, deberíamos poder
revelarles el misterio de una costumbre
tan extraña y tan bárbara.

Cuéntase que cierta emperatriz, ilustre por
sus vicios, coja de nacimiento y que vivía
hacia el año 1100 antes de Jesucristo, quiso
que todas las mujeres chinas participasen de
la deformidad de su pie; pero esto no pasa de
ser una tradición, puesto que se remonta á
una época anterior á la destrucción de los libros


124

chinos, en tiempo de la dinastía de los
Tsin, 300 años antes de Jesucristo.

Dícese también que los chinos deforman el
pie de sus mujeres para tenerlas sujetas en
casa, para hacerlas más reposadas: esta es la
opinión generalmente admitida en Europa.

Sin embargo, hay que advertir que al contrario
de lo que sucede en los países musulmanes,
las mujeres chinas no están obligadas
á vivir encerradas en su casa ni á llevar el
rostro tapado con un velo. Las damas del harem
pasean diariamente en coche. Sila causa
de la deformación fuese el propósito de tener
á sus mujeres en una perpetua esclavitud,
encontraríamos mencionada esta idea en las
obras literarias; pero no es así; por todo lo
cual hay que apelar á la hipótesis. Al parecer,
lo más sencillo sería interrogar acerca de
este asunto á algún chino instruido, idea que
naturalmente se ha ocurrido á muchos viajeros,
y con efecto han preguntado, pero no
han sacado nada en limpio.

Lo único verdadero es que la pequeñez del
pie es el criterio, no diremos de la belleza,
pero sí del valor comercial de una mujer. El
zapato de una joven, exhibido ante los padres
del futuro esposo, es uno de los argumentos
decisivos cuando se discute la suma que estos
deben abonar. Mirar el pie de una joven
que pasa por la calle, es una inconveniencia
punible; hablar de él es cosa que no se hace
entre personas de buena crianza. En las pinturas
chinas, el pie de una mujer está tapado
por una falda. Cuando se confiesa un cristiano,
el misionero no se olvida de preguntarle
si ha mirado el pie de las mujeres.

¿Es verdad, como á veces se ha dicho, que
los chinos están dispuestos á renunciar á esta
costumbre? Por mi parte, lo pongo en duda.
Muchos emperadores de la dinastía tártara
han promulgado decretos prohibiendo á los
chinos que mutilen á sus mujeres; pero los
decretos han sido letra muerta. Los obispos,
que tienen más fuerza moral sobre los cristianos
que el emperador, han censurado y
proscrito este uso en muchas de sus disposiciones;
pero no han obtenido resultados sino
respecto de algunos chinos establecidos en
Mogolia.

A pesar de todos estos esfuerzos se sigue
torturando los pies, y así se persistirá hasta
el día en que los chinos, respetando algo más
á la mujer, á su compañera, á su igual, le
devuelvan el lugar que le pertenece en la
sociedad.»

Ocupándonos ahora de los trajes y prendidos
de las mujeres, diremos que en el Celeste
Imperio no existe para la mujer ese período
durante el cual las europeas no tienen más
edad de la que representan; sino que de jóvenes
y frescas pasan sin transición á ajarse y
adquirir esa palidez enfermiza propia de la
raza amarilla. A pesar de esto, como son
bastante coquetas y presumidas, no se desaniman
ni siquiera al llegar á la decrepitud, y
ya sea princesa ó mendiga, la china vieja se
pondrá todos los días, mientras sus temblorosas
manos se lo permitan, alguna qe otra flor
en su cabeza vacilante y pelada. Allí no existe
el arte del cabello postizo y ni siquiera queda
el consuelo de taparse la calva con el sombrero
ó la papalina, pues todas las chinas
sean de la condición que quieran, van siempre
con la cabeza desnuda por exigirlo así los
ritos y la moda.

La mujer tártara de Pekín usa un pantalón
idéntico al de los hombres, atándoselo
también al calcetín blanco, azul ó mahón,
con una cinta de color vivo. Su camisa de
algodón ó de seda es una blusa tan corta como
la de los hombres, que se sujeta al lado y no
pasa de las caderas más que dos ó tres pulgadas.
Tampoco llevan las mujeres más ropa
blanca interior que el camisolín sujeto al
cuello con una cadenita de metal, y atado á
la cintura, diferenciándose del de lo hombres
en estar bordado más ó menos ricamente. A
la cintura se sujetan un delantal plegado, que
rodeando el cuerpo, forma una especie de
saya, y sobre esta prenda se echan una larga
falda sin cintura, que cubre el pie y no deja
ver sino la alta suela blanca del calzado. Esta
suela de más de tres pulgadas de altura, está
separada en dos pedazos, de modo que sólo
existe bajo el talón y bajo la punta del pie.

La larga falda está abierta entre los cuatro
lados dejando ver, al andar, la saya plegada;
sobre dicha falda va una segunda túnica más
corta y de color diferente del de la falda y el
delantal.

Todas estas prendas del traje de las damas
tártaras suelen ser de un color liso, pero frangeadas


125

con un ancho galón más ó menos
lleno de bordados.

III
Tocado de las chinas y tártaras

Estas damas, lo mismo que las chinas, se
pintan el rostro; una mujer que se estime en
algo no puede salir de Pekín sin pintarse, y
hasta es de buen tono recargar algo el color
blanco ó encarnado de la cara y sobre todo
duplicar el grueso del labio inferior. La mujer
sin pudor es la única que no se desfigura
con el blanco, el carmín y la tinta china.

Las señoras, al dedicarse por la mañana á
su tocado, se sientan ante un espejo en forma
de pupitre que hay en la tapa del neceser
donde están encerrados los secretos de su belleza.
Toman un poco de miel; la extienden
en las palmas de las manos frotándolas una
con otra, y enseguida se aplican la miel al
rostro y á una parte del cuello. Luego le llega
la vez al blanquete; como lo usan en polvo,
se adhiere perfectamente á la piel, no faltando
ya sino aplicar el encarnado. Para este se
sirve la dama de un trapito empapado en
carmín; le humedece un poco y se lo pasa
por los labios; se da también otro poco en las
palmas de las manos, restregándoselas para
igualar bien el color, y llevándoselas enseguida
á las mejillas y á las sienes, termina
la grave operación que requiere el uso.

Este embadurnamiento puede conservarse
dos ó tres días, y cuando empieza á caerse, se
añade otra capa. El non plus ultra de las mujeres
á la moda consiste en pintarse una raita
de carmín vertical entre los dos ojos, y ponerse
parches en las sienes. Estos parches,
verdes, negros ó azules, son de seda adornados
algunas veces con una alhaja ó un par de
pequeñas antenas, terminadas con perlas finas
que tiemblan al andar.

En cuanto al adorno de la cabeza, las doncellas
tártaras, lo mismo que las chinas, usan
anchas trenzas; pero las tártaras casadas tienen
una moda peculiar. Divídense la cabellera
en dos partes iguales, anudándose cada
una de ellas en la parte superior de la cabeza;
en el punto de la unión se colocan horizontalmente
una placa de metal, de veinticinco
centímetros de largo, sobre la cual se
levantan á derecha é izquierda los cabellos
sujetándolos á ella con cordoncillos encarnados
y completando el peinado con flores verdaderas
ó artificiales, largas agujas y mariposas
naturales ó fantásticas. Estos peinados se
simplifican con la edad y la caída del cabello.

El uso de los dediles de oro y plata es común
en las tártaras y chinas; es del mejor
tono llevar las uñas largas; algunas llegan á
tener tres centímetros, por lo cual se comprenderá
fácilmente que es menester resguardarlas
llevando una funda en cada dedo;
aunque las uñas tengan el largo ordinario,
no por eso dejan de usarse los dediles de oro
como adorno.

También se usan brazaletes, sortijas, pendientes
y saquitos de plata afiligranada, adornados
con plumas de martín-pescador, conteniendo
flores naturales. El jazmín, el olea
fragans
y la tuberosa son los perfumes más
de moda, juntamente con el almizcle que en
China se encuentra en todas partes, hasta en
la tinta.

Las tártaras tienen más viveza que las chinas;
cuando jóvenes llevan un traje que se
asemeja al de los hombres, usando un airoso
sombrerillo de fieltro: su falda es más corta,
y sus cabellos, reunidos en una sola trenza,
caen sobre una blusa ó chaleco festoneado de
arabescos.

Las chinas que parecen más reservadas en
sus modales, usan trajes parecidos á los de
sus hermanas las tártaras; en lo único que se
diferencian es en la falda exterior que, siendo
menos larga, cae hasta un poco más abajo de
la rodilla; dejando ver el pantalon que no
cubre ninguna saya.

Su tocado, llamado el fénix, se compone
de dos grandes bandas formando cocas, al
paso que el resto del cabello forma un moño
levantado verticalmente sobre un añadido ó
relleno de crin, atravesado horizontalmente
por dos largas agujas guarnecidas de flores ó
de una gruesa moña de terciopelo encarnado
con un cascabel.

Las chinas se ensanchan las sienes, afeitándose
en esta parte el cabello; también se
afeitan la frente lo preciso para que los cabellos


126

formen una línea bien recta y dos ángulos
que se rectifican con tinta.

Después de hablar de los trajes, réstanos
tratar del ornato y del tocador, si bien seremos
breves.

IV
El quitasol y el abanico

Con seguridad puede decirse que no son
los menos elegantes los anteojos que con sus
grandes cristales blancos ó ahumados dan un
aspecto tan cómico hasta á los viejos.

Pero los objetos más curiosos tal vez y que
no se usan en ningún otro país sino en China
son las fundas que se ponen en las orejas
cuando hace mucho frío, y que tienen primorosos
bordados exteriormente y un blando
forro interior.

En cuanto al quitasol podría decirse que es
el compañero inseparable del chino; pero no
vaya á creerse que se usen comúnmente lindas
ó curiosas sombrillas de variados colores,
agradables á la vista y que animan con sus
diferentes tonos las calles y paseos; no: hasta
los más elegantes suelen llevar un feo quitasol
parecido á los nuestros. Vense, sin embargo,
algunos de seda escarlata con caracteres
chinos bordados en oro, los cuales son
regalos hechos á los altos funcionarios cuando
espira el tiempo de su empleo por administrados
agradecidos. Estos funcionarios tienen
á gala poner de manifiesto en su casa tan
raros testimonios de aprecio merecido por su
justicia é imparcialidad.

El abanico, que es también un accesorio
imprescindible en los chinos, tiene formas y
adornos mucho más variados. Lo llevan colgado
de la cintura en una funda bordada;
cuando van á caballo se lo meten en la parte
posterior del cuello, no dejando salir más que
la punta hasta cerca de la oreja derecha.

Pero sería un error creer que lo usan para
quitarse el calor; pues sirve para usos muy
distintos y de tal índole, que un viajero no ha
vacilado en asegurar que toda la historia de
las costumbres de la China figura en sus abanicos;
en ellos se escriben trozos de poesía,
pensamientos filosóficos, lecciones, notas y
apuntes, declaraciones de amor, protestas de
amistad, alabanzas á alguna persona notable
á quien se destina el abanico, testimonio de
gratitud á alguna persona distinguida que ha
regalado alguna de dichas prendas á un inferior,
etc. Y como prueba de aprecio y estimación
los chinos suelen trocar sus abanicos;
y no tan sólo pueden estudiarse en estos objetos
las costumbres del pais, sino también el
arte en sus progresos ó decadencias. El arte
chino, así como la caligrafía, despliega todos
sus recursos en este leve objeto que está en
manos de hombres y mujeres, mientras que
en Europa dejamos su uso exclusivo para el
sexo bello. Mírese de cerca el abanico de la
persona que se tenga al lado y se advertirá
en él una escena de la comedia más en boga,
un plano de Pekin, una alegoría, un paisaje
correspondiente á los versos escritos en el
abanico, flores que representan la flora de
una provincia, imágenes santas con evocaciones,
una compsosición que recuerda un suceso
notable, como por ejemplo la matanza
de Tien-Tsin, etc.

Después del abanico de tela ó papel hay
que hacer mención de los de plumas; los que
se hacen con las de gavilán son los más apreciados,
sobre todo cuando están construídos
con las grandes penas de esta ave y cuando
sus manchas blancas reunidas forman un dibujo
ó una letra. Como es más ancho y ligero
que todos los demás, este abanico ayuda á
soportar los 42 centígrados de calor que hace
en Pekín en lo más fuerte de un verano seco
y polvoriento.

El emperador regala estos abanicos á sus
favoritos, y aun cuando no lleven inscripciones
autógrafas del soberano, no por eso
dejan de ser sumamente estimados, porque
siempre tienen trabajos del pintor acuarelista
de S. M. y no es fácil hacerse con otro semejante
sino en palacio.

V
Estado social en China.—El matrimonio

En cuanto al estado social nada nos parece
más oportuno ante todo que concretar los
preceptos de Confucio tocante al particular.


127

«El verdadero estado del hombre es el matrimonio,
puesto que en su virtud cumple su
destino en la tierra. Nada por consiguiente
más respetable, nada más digno de ocupar
formalmente su atención para que pueda llenar
satisfactoriamente sus deberes.

De esos deberes hay algunos que deben
considerarse comunes de ambos sexos, y otros
que son propios de cada uno en particular.
El hombre es el jefe; debe mandar: la mujer
le está sometida; debe obedecer
. Las funciones
del uno y de la otra deben imitar las operaciones
del cielo y de la tierra, que concurren
por igual á la producción, sostenimiento y
conservación de todas las cosas. La ternura
recíproca, la confianza mutua, la honestidad,
las atenciones, deben ser la base de su conducta,
estando la instrucción y el mando de
parte del marido y la docilidad
y complacencia
de parte de la mujer
, en todo lo que no
salga de las reglas de la justicia, honor y
dignidad.

La mujer debe á su marido todo lo que es
en la sociedad, y por lo mismo ni aún en el
caso de morir él, queda la viuda dueña de sí
misma. Cuando hija, ha debido estar bajo la
autoridad de sus padres, ó á falta de ellos,
bajo la autoridad de sus hermanos mayores;
cuando mujer, está gobernada por su esposo
mientras viva; y cuando viuda, tiene que
hallarse bajo la inspección y vigilancia de su
hijo, si no tiene más que uno; ó del mayor, si
tiene varios
; y este hijo la servirá con todo
el cariño y respeto posibles, apartando de ella
todos los peligros á que podría exponerla la
flaqueza de su sexo.

No permite la costumbre que contraiga la
mujer segundas nupcias, antes bien le ordena
que se encierre en el recinto de su casa
para no salir más en toda su vida. La gestión
de toda clase de negocios, sean cuales fueren,
le está prohibida, y por consiguiente no puede
emprender ningún negocio, y ni aún se
meterá en los asuntos domésticos, salvo en
aquellos casos de absoluta necesidad, es decir,
tan sólo en el caso de que sus hijos fuesen
aún niños. De día debe procurar que
nadie la vea yendo sin necesidad de un aposento
á otro, y de noche debe estar alumbrade
siempre
el cuarto en que ella duerme y descansa.
Quizás solamente llevando una vida
así retirada podrá gozar entre sus descendientes
la gloria de haber cumplido todos sus deberes
de mujer virtuosa.

La edad de quince á veinte años es aquella
en que una joven debe mudar de estado;
y como de ese cambio depende la felicidad ó
desdicha en que ha de pasar el resto de sus
días, importa no descuidar nada para procurarle
un enlace tan ventajoso y digno como
sea posible. Debe sobre todo evitarse que
entre en una familia cuyos negocios sigan
mal camino ó que esté agitada por discordias
intestinas. No se le ha de dar por marido á
un hombre infamado por alguna sentencia
deshonrosa, ó que padezca alguna enfermedad
crónica ó habitual, ó que tenga algún extravío
mental ó alguna deformidad demasiado
ostensible, repugnante ó desagradable,
como tampoco el hombre que siendo el mayor
de una familia no tenga padre ni madre.

A excepción de estas cinco clases de hombres,
en todas las clases de la sociedad se le
puede escoger marido, con el cual no dependerá
sino de ella pasar venturosos días: no
tiene más que cumplir exactamente los deberes
de su nuevo estado para gozar la parte
de felicidad que le está destinada.

VI
Derechos injustos del marido

Todo marido tiene el derecho de repudiar
á su mujer; pero no puede usar de ese derecho
arbitrariamente: es preciso que haya alguna
causa legítima. Las causas del repudio
son siete. Primera: Cuando una mujer no
puede vivir en paz con sus suegros. Segunda:
Si está fuera de estado de perpetuar la especie
por efecto de notoria esterilidad. Tercera:
Si hay fundadas sospechas de que ha violado
la fe conyugal ó ha dado alguna prueba de
impudicia. Cuarta: Si con calumnias turba
la paz de la familia. Quinta: Si tiene alguna
de las enfermedades por las cuales todo hombre
siente natural repugnancia, Sexta: Si
está sujeta á intemperancias de lengua siendo
difícil corregirla. Séptima y última: Si ignorándolo
su marido hurta ó roba secretamente
en la casa, sea cual fuere el motivo.


128

Por más que una sola de esas razones sea
suficiente para autorizar al marido á que repudie
á su mujer, hay tres circunstancias en
las cuales no le está permitido usar de su derecho.
Primera: Cuando esta mujer no teniendo
padre ni madre pudiere carecer de
domicilio. Segunda: Cuando lleva luto de su
suegro ó de su suegra por espacio de tres
años. Y tercera: Cuando el marido se ha hecho
rico durante el matrimonio con ella. No
diré más sobre ese artículo importante de la
doctrina de nuestros antepasados.»

No necesita en verdad muy detenido examen
la doctrina de Confucio para que comprendamos
que toda elia se funda en la injusticia
que el predominio de la fuerza ha
inspirado á los hombres siempre y cuando la
razón no ha sido el agente primero y superior
de las instituciones sociales. Por muy inspirado
que se suponga al gran legislador de los
chinos, y por mucho que en otras circunstancias
dé pruebas de un genio de primer orden
y se atenga ante todo y sobre todo á la
verdad y justicia, en los preceptos concernientes
á la vida matrimonial se equivocó á
la manera que otros muchos legisladores que
tomaron como verdad absoluta, como principio
de eterna equidad, lo que no era más que
la práctica de su tiempo y país.

VII
Código matrimonial

Seis siglos después, ó sea en el año 89 de
nuestra era, bajo el reinado del emperador
Híao-ho-ti, décimo octavo de la dinastía de
los Han, una mujer célebre Pan-hoei-pan, á
quien su elevada ciencia valió el renombre
de Etchao (esplendor del sol), creyó que de
ninguna manera podía haceise perdonar la
falta
de estar dotada de un gran genio sino
redactando un libro famoso, para uso de las
casadas, compuesto de siete artículos, el cual
ha llegado á ser con el tiempo el verdadero
código del matrimonio en la China. Llamamos
al propio tiempo la atención de nuestras
lectoras sóbrelas máximas de esta ilustre
mujer.

Importa ver hasta qué punto puede la costumbre
persuadir. El juicio de una mujer de
talento acerca de las personas de su sexo merece
un lugar en este libro, en tanto más en
cuanto ese juicio se funda en la práctica y en
la creencia general. Véanse pues en extracto
los puntos principales de estos siete artículos:

ARTÍCULO PRIMERO
El estado de una persona del sexo débil es un
estado de abyección y sufrimiento.

Ocupamos el último escalón en la especie
humana: los trabajos menos nobles deben ser
y son en efecto nuestro patrimonio. Somos la
parte débil del género humano. Es una verdad
de que nos importa estar penetradas, porque
ha de influir en nuestra conducta y ser
la fuente de nuestra felicidad, si obramos en
consecuencia.

Antiguamente cuando una niña entraba en
el mundo se pasaban tres días sin que nadie
se dignara pensar en ella; acostábanla en tierra
sobre viejos harapos, junto á la cama de
su madre, sin ocupar la atención de nadie; y
al tercero día se visitaba á la madre, comenzando
á cuidarse un poco de la tierna hija.
En la sala de los mayores el padre tenía su
hija en los brazos mientras los demás miembros
de la familia sosteniendo en las manos
algunos ladrillos y tejas permanecían en pie
delante de la presentación de los antepasados,
á los cuales ofrecían en silencio, aquél su
hija y éstos las tejas y ladrillos de que estaban
cargados.

Puesta luego la hija en tierra sobre harapos,
se significaba que el lugar más bajo era
el que debía ocupar en la casa paterna. Las
tejas y ladrillos son la imagen de la abyección
y del sufrimiento. Los ladrillos se hacen
para encerrar un espacio y ser pisados, y las
tejas no se emplean más que para estar expuestas
á todas las inclemencias del aire.

Si las jóvenes llegan á formarse idea exacta
de lo que en realidad son, no se desvanecerán
de orgullo, sino que desempeñarán humildemente
el cargo que la naturaleza les ha
dado, y sabrán que siendo su estado actual el
de la debilidad, no pueden hacer nada sin el
auxilio de otro.


129

ARTÍCULO II
Deberes generales de las personas del sexo débil
cuando están bajo la potestad del marido.

La mujer nace para otro; nunca es dueña
de sí misma. Al llegar á la edad núbil, se la
entrega á una familia extraña para propagar
la raza de aquel á quien la dan. En ese nuevo
estado sus deberes se resumen en una sumisión
absoluta á la voluntad de su marido
y de los padres de éste; y más debe cuidarse
de prever todo lo que puedan exigir de ella
que de hacer lo que se le exige.

ARTÍCULO III
Del respeto sin límites que la mujer debe á su marido
y de la atención continua que debe poner en sí
misma.

Si os nace un chico,—dice el proverbio,
—creéis ver en él un lobo al que nada espanta,
y no será quizás sino un vil insecto que se
dejará aplastar por el primero que le encuentre.
Si os nace una hija, no veis en ella más
que un tímido ratón, y tal vez será una
tigra horrible que infunda el terror por doquiera.

¿Tú que eres mirada como un ratón, quieres
dejar de ser una tigra? Conserva constantemente
la timidez que te es natural. Si de la
casa paternal has pasado á la del esposo, sea
cual fuere la suerte que puedas tener, sea
cual fuere la situación en que te encuentres,
no descuides jamás la práctica de dos virtudes
que juzgo el fundamento de todas las demás
y que deben ser tu más hermoso ornato.
Estas dos virtudes principales son: «un respeto
sin límites al hombre cuyo nombre llevas
y una atención perenne sobre tí misma.»

Una mujer que no haga caso de esas dos
virtudes ó que no forma de ellas la base en
que haya de descansar la tranquilidad de sus
días, caerá pronto en los vicios opuestos y
será la mujer más desdichada.

ARTÍCULO IV
De las cualidades que hacen amable á una mujer.

Esas cualidades se reducen á cuatro, y son:
la virtud, la palabra, el aspecto y las acciones.

La virtud de una mujer debe ser firme, entera,
constante, exenta de toda sospecha, No
debe tener nada de exageradamente severo,
nada rudo ni antipático, nada pueril ni sobrado
minucioso. Sus palabras deben ser
siempre honestas, apacibles, mesuradas. No
debe estar nunca taciturna, pero tampoco
debe ser parlanchina: no debe decir nada trivial,
pero tampoco debe rebuscar las expresiones
ni aparentar genio ó talento. En general
no gusta una mujer que cita á cada
instante la historia, los sagrados libros, los
poetas; pero merecerá grande estimación si
sabiéndose que es sabia, no se le oyen decir
más que cosas ordinarias.

A los encantos de la palabra debe agregar
los del aspecto. La regularidad de las facciones,
la finura de la tez, la belleza del talle,
las proporciones de los miembros, 'etc., constituyen
á no dudar una mujer amable; pero
no entiendo con eso los atractivos del aspecto
de que debe sacar partido para hacerse amar.
No depende de nosotras el ser hermosas, y yo
reclamo de la mujer una cualidad, la de que
pueda adquirir atractivos amables sin que
los tenga. Una mujer es bastante linda á los
ojos de su marido cuando tiene constantemente
dulzura en la mirada y en el sonido de la
voz, aseo en su persona y vestido, gusto y
buen tipo en sus adornos, modestia en su
discurso y en todo su semblante.

Tocante á las acciones, entienda que jamás
debe hacer ninguna que no esté en el orden
del decoro ó decencia para honesta satisfacción
de un marido cuerdo y para el buen
ejemplo de los hijos y criados; no debe hacer
ninguna que no tenga por objeto el cuidado
de su casa; debe hacerlas todas á su lugar y
tiempo; de forma, empero, que no sea esclava
del momento preciso, exacto; debe hacerlas
sin prisa ni lentitud; con aplicación, más
sin inquietud ó afán; con gracia, pero sin
afectación.

ARTÍCULO V
De la adhesión inviolable que la mujer debe tener
á su marido.

Cuando una joven pasa de la casa paterna
á la de su marido, lo pierde todo, hasta el
nombre: «ya ngada tiene que pueda decir suyo;


130

lo que aporta, lo que es, su persona, todo
pertenece al que le dan por marido.» De allí
en adelante debe poner todas sus miras en su
esposo; únicamente á su esposo debe procurar
agradar; vivo ó muerto á su esposo debe para
siempre su corazón.

Conforme con los estatutos del libro de los
Ritos, un hombre al morírsele la esposa puede
volver á casarse; y aún en vida de su mujer
tiene idéntica facultad por razones que se detallan
extensamente en otro lugar, pero una
mujer por ningún estilo ní razón ni en vida
ni en muerte de su esposo puede contraer segundas
nupcias sin infringir las reglas del ceremonial
y sin deshonrarse. «El esposo es el
cielo de la esposa» dice una sentencia contra
la cual no se ha reclamado jamás. ¿Hay paraje
alguno de la tierra en que pueda estarse
bajo el cielo? Durante todo el tiempo qus esté
en la tierra, es decir, toda su vida, está la mujer
bajo el cielo de su marido. Por esa razón
el libro de las leyes relativas al bello sexo, el
Niu-hien-chu, se expresa en los siguientes
términos: «Si una mujer tiene un marido conforme
con su corazón, es para toda la vida; si
tiene un marido contra su corazón, es para
toda la vida.» En el primer caso la mujer es
feliz y lo es siempre; en el segundo caso es
desgraciada y su desgracia no acabará hasta
que deje de vivir.

Mientras que con el repudio por la forma,
un marido no eche de su lado una mujer llena
de defectos que él no pueda corregir, conserva
todos los derechos sobre ella; puede y
debe exigirle la adhesión más inviolable.
Mientras que una mujer esté bajo la autoridad
del marido, no puede disponer de su corazón,
puesto que pertenece íntegramente al
hombre cuyo nombre lleva.

ARTÍCULO VI
De la obediencia que una mujer debe á su marido, y
al padre y la madre de su marido.

Una obediencia que sin excepción de tiempo
ni circunstancias, sin atención a las dificultades
y aversiones que podrían haber, se
extiende á todo y se ejerce en todo dentro de
la familia yen lo tocante á los asuntos puramente
domésticos, es la obediencia de que
ahora quiero hablar.

Una mujer que no tuviere esa virtud en su
totalidad sería indigna del hermoso nombre
de esposa; la mujer que no la tuviere más que
en parte no podría quejarse de que se la tratase
con todo el rigor de la ley. No hay cosa
que no pueda unirse con otra, y no las hay
tan fuertemente unidas que no puedan separarse.

La mujer que ama á su marido y es amada,
le obedece sin dificultad, porque está segura
que en definitiva no hará él más que lo que
quiera, y que ella siempre sabrá, haga lo que
hiciere, obtener la aprobación de aquel á quien
agrada.

Una mujer así obediente no ha cumplido
más que la mitad de su tarea. Una obediencia
absoluta, lo mismo á su marido que á su suegro
y á su suegra, es la única que puede poner
á cubierto de todo reproche á la mujer
que á la par cumpliese todas sus obligaciones.
Una mujer—dice el Niu-hien-chu—
debe ser en la casa como una mera sombra y
un simple eco.
La sombra no tiene mas forma
aparente que la que le da el cuerpo; y el eco
no dice más que lo que se quiere que diga.

ARTÍCULO VII
De la buena inteligencia que una mujer debe
procurar entre ella y sus cuñados y cuñadas.

Una mujer de recto juicio que quiera vivir
tranquila ha de comenzar por hacerse superior
á todas las molestias y mortificaciones
inseparables de su condición: ha de convencerse
que por más que haga, siempre tendrá
que sufrir algo de aquellos con quienes ha de
vivir; ha de convencerse que su tranquilidad
dentro de la familia y su buen nombre fuera
de ella, dependen únicamente de la estimación
que habrá sabido concillarse de parte
de sus suegros y de sus cuñados.

Ahora bien, el medio de concillarse esta
estimación es muy sencillo: no contrariar jamás
á los otros, sufrir en calma que los otros
la contraríen; no responder jamás á las palabras
duras ó picantes que se le dirijan; no
quejarse nunca de ellas á su marido; no desaprobar


131

jamás lo que ve ni lo que oye á menos
que sean cosas evidentemente malas; ser
deferente á la voluntad ajena en todo lo que
no sea contrario á la honestidad ó al deber.

Tal es el caso que se hace aquí de la mujer,
y tal el que la mujer, persuadida por la
práctica, la cosa que en el mundo persuade
mejor, no teme hacerse de sí misma.

VIII
Leyes sobre el matrimonio

Digamos algo ahora de la ley que rige en
el matrimonio.

No puede tener el chino más que una mujer
legítima, y aún es preciso que ella sea
del mismo rango y condición, asi como de la
misma edad. Le está, empero, permitido tener
concubinas, las cuales compra á sus padres
comprometiéndose por escrito á tratarlas
bien. El precio de esa mercancía depende
únicamente de la estima que merece: es uno
de los pocos artículos de comercio permitidos
en China que no están tarifados. Esas mujeres
están ó deben estar á las órdenes de la
esposa, y sus hijos son considerados como de
ella, pues le dan el nombre de madre y no
pueden darlo á otra. A su muerte llevan luto.
De ahí resulta claramente en nuestro sentir
que la ley no admite la poligamia en el nombre
pero sí en la práctica. Otro abuso y tiranía
de la preponderancia tomada por los
hombres.

La viuda puede contraer segundas nupcias
si bien que solamente cuando tiene hijos varones.
Si no tiene hijos, ó bien si únicamente
tiene hijas, los parientes del difunto marido
pueden volverla á casar con ó sin voluntad
de ella, sin ni siquiera prevenirla. La ley les
autoriza á esto para indemnizarles de los gastos
que haya podido causar la viuda á su difunto
señor durante el matrimonio. Sin embargo,
estando en cinta á la muerte de su
esposo se ha de aguardar para venderla, así
que haya alumbrado, y si diese á luz un varón,
recobra todos sus derechos naturales y
no puede ser comprada por nadie.

El divorcio es legal en la China como también
lo es en toda el Asia; pero sólo en favor
del marido, como quiera que la mujer nunca
puede reclamarlo. En cambio el marido puede
con el más leve pretexto echar á la calle á su
esposa. Si es indiscreta, charlatana ó tiene
alguna de esas enfermedades crónicas que
tan frecuentemente contraen las mujeres en
casa, al punto acude á la ley, la cual invocada
en la debida forma (pues todo se hace con
regularidad en aquel país) ratifica el divorcio
y la infeliz mujer se ve echada del recinto
conyugal.

Más no se limita ahí la miserable cobardía
de los hombres; cuando la esposa, víctima
de las brutalidades que está cansada de sufrir
por mucho tiempo y que ya no puede tolerar
más, huye del marido para sustraerse á tanta
penalidad, pierde todos sus derechos de esposa
(¿cuáles, si no tiene ninguno?), queda
condenada á ser la esclava de su marido que
puede venderla ó hacer de ella lo que más le
plazca.

No obstante, apresurémonos á decir que las
mujeres allí, como en todas partes, saben evitar
con su dulzura y prudencia los escándalos
de su desdichada suerte.

Tan parcial, tan injusta como acabamos de
indicar, la ley va, con todo, en favor de la
mujer abandonada. Si el marido permanece
ausente tres años, sin conocimiento ó sin consentimiento
de ella, puede la esposa exponer
su situación y queja á los mandarines, los
cuales la autorizan á que se case otra vez.

IX
Casos en que está prohibido el matrimonio

Existen en China como en todos los países
del mundo en que hay leyes orgánicas y positivas,
algunos casos especificados en que
está prohibido contraer matrimonio, y son:

1.° Si una joven ha estado comprometida
con un galán y se han enviado y aceptado los
regalos hechos por los padres de ambos futuros,
no puede tener otro marido. ¿Pero podría
el novio tomar otra mujer rompiendo el
contrato empeñado con la primera? La ley
no lo prohibe, puesto que nada dice sobre el
particular. Es verdaderamente extraño que
siempre hayan pesado sobre el más débil las
desventajas. Un pueblo como el de China,
que según todos los testimonios y datos tiene


132

los orígenes de su civilización y organismo
sociales tan distintos de los de Europa,
parece singular que haya incurrido en idénticos
errores. Eso prueba que la cultura moral
en todos los principios de las naciones ha
estado muy ahogada por la brutalidad y materialismo
de la fuerza, y que sólo á fuerza de
instrucción y progreso se da al espíritu lo que
le corresponde en justicia.

2.° Si ha habido sustitución de persona,
el matrimonio es también nulo, y todos los
que han tomado parte en el fraude, reciben el
condigno castigo.

3.° Dos hermanos no pueden casarse con
dos hermanas, ni un viudo tiene la facultad
de casar su hijo con la hija de la viuda con
quien se casa, como ni tampoco un pariente
tiene el derecho de casarse con una pariente
suya por distante que sea el grado de consanguinidad.

Por último, diremos que en la China. lo
propio que en Inglaterra, la mujer no tiene
facultad de testar. Comprendemos esta incapacidad
en la China, como quiera que la mujer
no posea nada ni puede poseer nada que
le pertenezca; pero en la Gran Bretaña, donde
la legislación le reconoce bienes propios,
¿qué significa tal prohibición? Significa acaso
que el pueblo inglés es el más orgulloso de
la tierra, y que en él los treinta mil propietarios,
y no más, mantienen las leyes que halagan
el orgullo y descuidan todo cuanto á
los demás mortales se refiere. Los ingleses si
quieren ser lógicos y amantes de las leyes,
como proclaman, es preciso que declaren á la
mujer una mercancía ó que le otorguen su
derecho á la igualdad en el matrimonio. Fuera
de eso no hay más que contradicción y
abuso. No se puede ser injusto sin hacer al
mismo tiempo violencia á la razón.

X
Varios pueblos del imperio chino

Las leyes chinas que acabamos de indicar
no rigen en todo el imperio como pudiera
creerse. Existen diseminados por allá y acullá
en aquella vasta extensión de territorio,
numerosos pueblos medio sometidos que han
conservado sus costumbres y usos particulares.
Así, por ejemplo, en Formosa no se compra
y vende la mujer, no siendo nunca el interés
el ostensible móvil del matrimonio.
Apenas se consulta á los padres, lo cual no
podemos aprobar en principio. Cuando un
joven se enamora, nada dice á su familia
mientras hace la corte á la que ama y procura
captarse sus afectuosas simpatías. Por la
noche va á entonar alguna canción al pie de
las ventanas de su amada, y si esta se siente
atraída por la pasión, sale, habla con él y
ambos estipulan allí mismo las condiciones
del casamiento. Al día siguiente mandan avisar
á sus padres, los cuales preparan la fiesta
de bodas.

Dirán algunos que este matrimonio es la
exageración de la voluntad libérrima de ambos
contrayentes; dirán otros que este enlace
no dista mucho de las leyes de la simple naturaleza.
Convenimos con ambas opiniones;
pero precisamente creemos que el matrimonio
debiera ser contraído con toda la voluntad
de los cónyuges para que disminuyese el
número de infelices casados á la fuerza ó por
conveniencia, así como también juzgamos extraño
que la cosa más simple y natural que
existe, no sea por doquier lo que la simple
naturaleza
quiere.

En la isla Formosa el esposo deja la casa de
sus padres para ir á vivir en la de su suegro,
cuyo apoyo y sostén ha de ser en adelante.
Esto significa que se considera á la mujer
más bien que en otros países en que se hacen
alardes de suprema civilización y cultura.
Aquellos insulares no sienten el vivísimo deseo
de tener hijos varones, deseo que ha sido
la causa principal de las desdichas de la mujer
en este mundo, porque sus hijas les proporcionan
yernos que son el apoyo de su
vejez.

En Corea donde la civilización ha penetrado
y es la gente tan culta como en la China,
según manifiestan los misioneros, las partes
contrayentes son también las que se eligen,
las que estipulan las condiciones del casamiento,
sin dejarse llevar de las disposiciones
ó voluntad discrecional de los padres y
sin que estos puedan poner obstáculos á tal
enlace. Iguales costumbres imperan en otros
puntos del Asia en la región perteneciente á
la China, y en especial en la vasta isla de
Lieu Kieu.


EJEMPLOS SACADOS DE LA LITERATURA CHINA
Historia de Chonang-seu

En los últimos tiempos de la dinastía de
los Cheu apareció en la China un filósofo célebre
llamado Chonang-seu, natural de Meng,
ciudad del reino de Song. Este filósofo gobernaba
una pequeña provincia, y era discípulo
de un sabio bastante célebre en aquella
época y fundador de la secta del Tao. Cada
vez que Chonang-seu se dormía, soñaba que
se convertía en una gran mariposa que volaba
acá y allá, ora en un jardín, ora en un
prado. Tanta impresión le causaba este sueño,
que despierto le parecía tener las alas
pegadas á la espalda, y desplegarlas para volar;
y no sabía qué pensar de una cosa tantas
veces repetida y tan extraordinaria. Un
día en un momento de ocio, después de un
discurso de su maestro Lao-seu acerca de
Y-king, le refirió su sueño y le preguntó su
explicación. Aquel hombre admirable que conocía
todas las maravillas de la naturaleza,
le dijo:

—En los tiempos que han precedido á tu
vida debes buscar la causa de ese sueño tan
repetido. Cuando el caos se desenvolvió, y se
formó este universo, eras una linda mariposa
blanca. La primera producción del cielo
fueron las aguas, la segunda los árboles y las
plantas que adornaron la tierra, porque todos
florecieron al momento. Aquella blanca y
bella mariposa que volaba á su capricho vagando
y aspirando el perfume de las más exquisitas
flores, supo obtener goces infinitos
del sol mismo y de la luna, y adquirió finalmente
una fuerza que la hizo inmortal. Tenía
dos alas grandes y redondas, y volaba con
gran rapidez. Estando un día recreándose
como de ordinario, se colocó sobre las flores
del jardín de placer de la gran reina, en el
cual encontró el secreto de penetrar, y estropeó
algunos botones apenas abiertos. El pájaro
misterioso puesto de guardia en el jardín,
dió un picotazo á la mariposa que le produjo
la muerte, dejando por tanto sin vida á su
cuerpo, pero su alma que era inmortal, no se
perdió, sino que pasó sucesivamente de uno
á otro cuerpo, y últimamente al de Chonang-seu:
de eso provienen en tí tan felices disposiciones
para llegar á ser un gran filósofo:
capaz de aprender el arte que enseño, de desprenderte
enteramente del mundo, de elevarte


134

sobre tí mismo, y dar á tu corazón y á tu
inteligencia toda a perfección posible.

Desde entonces descubrió Lao-seu á su
discípulo los más profundos misterios de su
doctrina, y Chonang-seu se sintió en un instante
convertido en otro hombre. Siguiendo
los instintos de su primer estado, tuvo inclinaciones
de verdadera mariposa, volando acá
y allá continuamente sin fijarse nunca sobre
objeto alguno por bello que le pareciese; y
ni aun la fortuna pudo seducirlo con sus favores.
Cuando vió Lao-seu que su discípulo
despreciaba los placeres del siglo y amaba la
verdad, lo inició en los misterios del Tao-te-King,
porque las cinco mil palabras que componen
aquel libro son todas misteriosas; nada,
en efecto, debía tener oculto para tal discípulo.

Por su parte Chonang-seu se dedicó enteramente
al estudio, y no sólo no se cansaba
nunca de leer y meditar las doctrinas de su
maestro, sino que las ponía en práctica. Con
sus investigaciones continuas, con purificar
su ánimo, llegó á comprender perfectamente
cuanto difería la parte que era en él visible
de la invisible, el cuerpo que se corrompe,
del espíritu que dejando esta morada entra
en una nueva vida de maravillosa transformación.

Iluminada por esta luz su mente, renunció
Chonang-seu el cargo que desempeñaba, se
despidió de Lao-seu y se puso á viajar esperando
adquirir grandes conocimientos y hacer
descubrimientos nuevos. Aunque era muy
amante de la libertad y de la tranquilidad
del ánimo, no renunció á los placeres de la
unión conyugal y tomó hasta tres mujeres,
una después de otra. La primera se la arrebató
en breve una enfermedad; repudió á la
segunda por haberle sido infiel, y la tercera
formará el asunto de esta historia.

Llamábase esta Tian, y descendía de los
reyes de Tsí. Gran reputación se había granjeado
Chonang-seu en aquel reino, y Tian,
jefe de una rama de la real familia, prendado
de su mérito, le dió su hija por mujer. La
nueva esposa excedía con mucho en hermosura
á las dos que antes había tenido: era
blanca como la nieve, de talle esbelto y agraciada
como una diosa, tanto que el filósofo á
pesar de no ser naturalmente inclinado al
amor, la amó con la mayor ternura.

El rey de Tson, informado de la elevada
reputación de Chonang-seu, con el designio
de atraerlo á sus Estados, le envió algunos
oficiales de su corte con ricos presentes de
oro y sedería para invitarlo á entrar en su
consejo como primer ministro. Sin dejarse
vencer Chonang-seu por tan ricas ofertas,
respondió con este apólogo:

—Una ternera destinada al sacrificio y alimentada
durante mucho tiempo con toda delicadeza,
caminaba con gran pompa y con
todos los adornos de que se reviste á las víctimas.
En medio de esta especie de triunfo
encontró en su camino dos bueyes uncidos al
yugo que iban tirando del arado, y á semejante
vista creció su altanería. Pero cuando
al llegar al templo vió alzado el cuchillo encima
de sí, y próxima ya la muerte, hubiera
deseado cambiar su estado por el de aquellos
bueyes que tanto había despreciado antes:
vanos fueron sus votos y fué inmolada.

De tan buena manera rehusó Chonang-seu
los presentes y las ofertas del rey.

Poco después, habiéndose retirado con su
mujer al reino de Song, su tierra natal, estableció
su morada en la montaña de Nan-hoa,
en el distrito de Tsau-cheon, para vivir como
filósofo, y lejos del tumulto gozar allí los
inocentes placeres del campo. Paseando un
día por la falda de la montaña, sumergido en
sus meditaciones, se halló sin advertirlo junto
á los sepulcros de la aldea inmediata. Conmovido
á la vista de tantas tumbas exclamó
suspirando:

—¡Ay! ¡aquí todos son iguales!; aquí no
hay grados ni distinciones; el más ignorante
y el más estúpido se encuentran confundidos
con el más sabio: una tumba es el fin y la
eterna residencia de todos los hombres.

Fijándose algún tiempo en tan melancólicas
reflexiones se adelantó entre aquellos sepulcros,
y llegó á uno recientemente erigido.
No estaba aun seca del todo la tierra de que
se había formado el pequeño túmulo; una joven
vestida de luto estaba sentada al lado, y
encima de la tumba agitaba sin cesar un abanico
blanco que tenía en la mano.

Maravillado de verla Chonang-seu, le
dijo:

—¿Me será lícito preguntaros, señora, de
quien es esta tumba, y por qué os fatigáis


135

tanto en abanicarla? ¡Sir duda oculta algún
misterio que ignoro!

La mujer sin levantarse y continuando en
su afán de agitar el abanico, murmuró algunas
palabras y derramó algunas lágrimas, con
lo cual daba á entender que la vergüenza,
más bien que la timidez natural, le impedía
hablar. Finalmente le contestó:

—Yo soy viuda del que yace en esta tumba;
la muerte me lo quitó desgraciadamente:
mientras vivió fué muy querido de mi corazón;
él me correspondía con tiernísimo amor,
de modo que le era bastante cruel abandonarme.
Estas fueron sus últimas palabras:—Amada
esposa, me dijo, si quisieres pensar en otro
marido después de mi muerte, te conjuro que
aguardes hasta que esté del todo seca la cima
de mi tumba; cuando lo esté, te permito volver
á casarte.—Reflexioné, pues, que la superficie
de esta tierra recientemente amontonada
no se secaría tan pronto, y por eso estoy
aquí haciéndole aire á fin de disipar la humedad.

Al oir una confesión tan sincera, con dificultad
pudo contener la risa el filósofo y dijo
entre sí: ¿Cómo se atreve á jactarse esta mujer
de haber amado al marido, y de haber sido
correspondida por él, si tanta prisa tiene por
encontrar otro? ¿Qué habría hecho si se hubieran
odiado? Enseguida, dirigiéndole la palabra,
dijo:

—¿Deseáis, pues, que la superficie de esta
tumba esté pronto seca? Pero delicada como
sois, muy pronto os sentiréis cansada, y os
faltarán las fuerzas; permitid que os ayude.

La mujer se levantó al momento, y haciéndole
una profunda inclinación aceptó la oferta
y le presentó un abanico igual al suyo.

Chonang-seu, que poseía el arte de evocar
los espíritus, los llamó entonces en su auxilio
y con pocas veces que agitó el abanico sobre
la tumba, hizo que desapareciera pronto
toda humedad. La mujer, con ademán alegre
y risueño, dió las gracias á su bienhechor, se
quitó de la cabeza un alfiler, y se lo presentó
junto con el abanico de que ella se había servido,
rogándole que aceptase aquella pequeña
muestra de su reconocimiento. Chonang-seu
rehusó el alfiler y aceptó el abanico: la mujer
se marchó después bastante satisfecha, pintándose
la alegría en sus ademanes y semblante.

Permaneció Chonang-seu atónito é inmóvil:
enseguida, entregado á las reflexiones
que espontáneamente le sugería tal aventure,
se volvió á su casa, y sentándose contempló
por algún tiempo el abanico, y exhalando
después un profundo suspiro profirió estos
versos:

No parece sino que dos personas se unen tan sólo
Por efecto de un resto de odio que se han conservado
desde su vida anterior
Y que se casan únicamente para maltratarse todo
el tiempo posible.

Sin ser notada por el marido, estaba detrás
de él Tian, la cual oyendo sus palabras, se
adelantó pocos pasos hasta dejarse ver, y le
dijo:

—¿Podré saber qué es lo que te hace suspirar
y de donde procede el abanico que tienes
en la mano?

Chonang-seu le refirió el encuentro de la
viuda, y cuando hubo terminado, movida
Tian de desprecio y de cólera, prorrumpió en
maldiciones contra la viuda, llamándola el
oprobio del género humano y la vergüenza
de su sexo. Volviéndose después á Chonangseu,
le dijo:

—Semejante mujer es verdaderamente un
mónstruo inexcusable, pero en ninguna parte
podría encontrarse un corazón tan malvado.

Chonang-seu profirió estos otros versos:

Mientras vive el marido, ¿qué mujer no lo acaricia
y alaba?
Apenas muerto, se apresura á tomar el abanico
para secar pronto su tumba.
La pintura puede reproducir el exterior de un
animal, pero no mostrar lo que hay adentro.

Estas palabras irritaron mucho á Tian y
exclamó:

—Los hombres son todos iguales; sólo el
vicio ó la virtud establecen diferencia entre
ellos. ¿Cómo tienes atrevimiento de hablar
delante de mí de esa manera de las mujeres
y condenarlas á todas, y poner injustamente
á las virtuosas al nivel de esas miserables que
son indignas de vivir? ¿No te avergüenzas
de formar tan injustos juicios, ni temes ser
castigado?

Y dijo el filósofo:

—¿A qué te acaloras, querida mía? vamos,


136

confiésalo paladinamente; si yo muriese ahora,
cuando tú estas en la flor de la edad y
en toda tu belleza y gracia, ¿pensarías dejar
que pasasen tres ó cinco años sin volverte á
casar?

Y replicó la mujer:

—¿No se ha dicho que un ministro fiel no
sirve á un segundo príncipe? Así una viuda
virtuosa no piensa en segundo marido. ¿Cuándo
se han visto mujeres de mi clase, después
de casadas, pasar de una á otra familia, y
abandonar el lecho de sus nupcias después
de muerto el esposo? Si por mi desventura
hubiese de quedar viuda, sabe que sería incapaz
de tal acción que causaría vergüenza á
nuestro sexo; ni en toda mi vida me ocurriría
la tentación de nuevas nupcias, no ya en
tres ó cinco años. Sí; tal pensamiento no me
pasaría por la cabeza ni aun durmiendo: tal
es mi firme resolución, de la cual nada podrá
hacerme variar.

Y repuso Chonang-seu:

—Semejante promesa es fácil de hacer, difícil
de mantener.

Estas palabras irritaron aun más á la esposa,
que prorrumpió en dichos poco respetuosos,
y dijo:

—Una mujer tiene frecuentemente el alma
más noble y más constante en su afecto conyugal,
que un hombre de tu carácter. Sí.
¿Quién no diría que tú eres un perfecto modelo
de fidelidad? Y no obstante, muere tu
primera mujer, y en breve tomas la segunda;
repudias á esta, y yo soy la tercera. Por tí
mismo juzgas de los demás, y por eso juzgas
mal. Nosotras, mujeres de filósofos, que como
ellos hacemos profesión de una virtud austera,
menos que las demás podemos contraer
nuevas nupcias; nos expondríamos á la mofa
de todos si lo hiciésemos. Pero tú tienes perfecta
salud, ¿por qué, pues, hablas así, y qué
placer hallas en afligirme?

Después de esto se arrojó sobre el abanico
que tenía en la mano su marido, se lo arrancó
y lo hizo pedazos con despecho.

Y dijo Chonang-seu:

—Cálmate; tu viveza me complace bastante,
y estoy muy contento de verte tomar el
asunto con tanto calor.

Calmóse la mujer, y hablaron de otras
cosas.

Algunos días después, Chonang-seu enfermó
gravemente, y se vió reducido en breve
al extremo. La señora Tian, gimiendo y llorando,
estuvo siempre al lado de su cama y
dijo Chonang-seu:

—Por lo que parece no escaparé de esta enfermedad:
esta noche ó mañana deberemos
darnos un eterno adiós. ¡Lástima que hayas
hecho pedazos el abanico que había traído!
Te habría servido para abanicar y secar la
tierra de mi tumba.

—¡Oh! en el estado en que te hallas, no
admitas, señor mío, en tu imaginación sospechas
que te afligen y me injurian. He estudiado
bien nuestros libros, y conozco nuestros
ritos: mi corazón, que una vez te di, jamás
será de otro alguno, te lo juro: si dudas de
mi sinceridad, consiento y solicito morir antes
que tú, á fin de que te persuadas de mi
afecto y fidelidad.

Y replicó Chonang-seu:

—Eso me basta, estoy seguro en adelante
de la constancia de tus sentimientos hacia mí.
¡Ay! siento que me muero, mis ojos no te
verán más.

Después de estas palabras le faltó el aliento,
y ya no dió señales de vida.

Abandonándose entonces su esposa al llanto
y á los gritos, abrazó el cadáver del
marido, y lo tuvo largo tiempo oprimido contra
su pecho; cubrióse enseguida de luto; noche
y día resonaban con sus gemidos y sus
quejas las habitaciones, y el dolor llegó en
ella á tal exceso, que se la hubiera creído
loca, pues que ni dormía ni comía.

Los habitantes de las montañas inmediatas
acudieron á prestar los honores fúnebres al
difunto porque sabían que había sido un gran
sabio. Cuando ya se retiraba la multitud,
llegó un joven bachiller, de aspecto y formas
graciosas, en elegante traje, vestido de seda
de color de violeta, con birrete negro, cinturón
recamado y zapatos encarnados, seguido
de un anciano siervo. Este señor se anunció
como descendiente de los reyes de Tson,
y dijo:

—Ya hace algunos años que declaré al filósofo
Chonang-seu mi intención de ser discípulo
suyo; á este fin he venido, y siento ahora
que haya muerto, porque para mí este es
un daño y una pérdida grandísima.


137

Cambió en el acto su espléndido traje por
uno de luto, y aproximándose al féretro golpeó
cuatro veces la tierra con la cabeza, y
exclamó con voz interrumpida por los sollozos:

—Sabio y docto Chonang-seu ¡cuán infortunado
es tu discípulo por no haberte podido
encontrar en vida y aprovechar tus lecciones!
Pero á lo menos quiero mostrarte cuanto te
amaba y apreciaba, permaneciendo aquí de
luto durante cuarenta días.

Dicho esto se postró en tierra cuatro veces
todavía, bañándola con sus lágrimas.

Solicitó enseguida ver á la viuda para darle
el pésame, y ella se excusó por dos ó tres
veces; pero Huang-sun (que significa sobrino
del rey) le hizo observar que conforme á los
antiguos ritos, podían las mujeres dejarse ver,
cuando iban á visitarlas los amigos del marido;
y añadió:

—Y tanto mayor derecho tengo á este privilegio,
cuanto que debo alojarme como discípulo
en casa del sabio Chonang-seu.

Rindióse á tales instancias la señora; salió
del interior de la casa, adelantándose con
lento paso por la sala para recibir sus protestas
de sentimiento, que fueron breves y en
términos generales.

La señora al notar las bellas maneras, la
gentileza y el talento del joven, permaneció
junto á él y experimentó en el fondo del corazón
los movimientos de una pasión naciente
que ella misma no sabía distinguir, pero
que la hizo desear que no se alejase tan pronto.
Previno su deseo Huang-sun diciendo:

—Pues que he tenido la desventura de perder
á mi maestro, cuya memoria siempre me
será grata, quiero establecerme aquí en una
habitación, donde permaneceré cien días de
luto, asistiré después á sus funerales, y podré
tener así la satisfacción de leer durante este
tiempo las obras de tan ilustre filósofo: esta
lectura suplirá las lecciones de que he sido
privado.

Y respondió la señora:

—Será un honor para nuestra casa: no veo
en ello ningún obstáculo ni inconveniente.

Hizo que le dispusieran y sirviesen una
pequeña colación, durante la cual reunió sobre
un elegante pupitre todas las obras de
Chonang-seu, agregando á ellas el Tao teking
que le había dado Lao-seu, y le ofreció
á Huang-sun, que lo admitió con aquel gracioso
donaire que le era natural.

El joven se alojó en dos cámaras al lado de
la sala en que estaba el féretro, y que se comunicaban
con ella, porque estaba contínuamente
abierta. Frecuentemente se trasladaba
allí la viuda á llorar sobre el féretro del marido,
y al retirarse dirigía siempre alguna
palabra cortés á Huang-sun, que se hacía
presente para saludarla. En estos frecuentes
encuentros cambiaban sus mutuas miradas,
que descubrían el estado de ambos corazones.
Huang-sun estaba ya enamorado á medias
de la viuda, y la viuda lo estaba enteramente
de él y se alegraba de hallarse en el campo
y en una casa poco frecuentada, donde no
podía ser muy notado el olvido de los ritos
del luto. Pero como para una mujer es siempre
difícil el dar los primeros pasos, apeló al
recurso de llamar á su presencia al anciano
siervo y dándole de beber muchas copas de
vino, lo excitó, lo acarició, y poco á poco
llegó hasta preguntarle si su amo estaba casado,
y le contestó aquel:

—Aun no.

—¿Qué prendas querría él en una mujer
para hacerla su esposa?

El siervo á quien el vino había desatado
la lengua, replicó:

—Le he oído decir que se creería felicísimo
si encontrase una mujer igual á vos.

—¿Hablas de veras? ¿ha dicho eso?

—Un anciano como yo no miente, ¿podría
yo engañar á una señora de vuestro mérito?

—Pues bien, tú eres el hombre á propósito
para tratar mi matrimonio con tu amo; tus
gestiones no quedarán sin premio; háblale de
mí, y si te parece que yo le agrado, asegúrale
que me reputaré afortunada en ser suya.

—No es menester que acerca de eso lo tantee,
pues que me ha manifestado él mismo
francamente que tal matrimonio sería el complemento
de sus deseos. Pero añadió, es cosa
imposible, porque yo era discípulo del difunto,
y la gente haría respecto de esto grandes
comentarios.

Y replicó la viuda:

—Esas son tonterías, tu señor no fué nunca
verdadero discípulo de Chonang-seu; haber


138

prometido serlo es muy distinto de haberlo
sido. Por lo demás, viviendo en el campo
y lejos del mundo, ninguno pensaría en nuestro
matrimonio. Sobre el particular, si otro
obstáculo se ofreciese, tú sabrás vencerlo, y
yo recompensaré ampliamente tus servicios.

Para darle ánimo y ponerlo de su parte, le
dió de beber otra vez abundantemente. El
anciano prometió pues obedecer sus instrucciones,
y cuando ya se iba, lo volvió á llamar
la señora y le dijo:

—Atiéndeme; si tu amo acepta mi oferta
ven á traerme la grata nueva á cualquiera
hora del día ó de la noche; te espero con impaciencia.

Luego que se hubo marchado fué extremada
su inquietud; bajo varios pretextos entró
muchas veces por la sala, pero en realidad
por aproximarse á la cámara del joven, y favorecida
por la noche se ponía á la ventana
para escuchar si hablaban de lo que tanto le
interesaba. Pero al pasar cerca del féretro oyó
rumor y la sobrecogió el miedo; y dijo espantada:

—¿Y que, daría aun señales de vida el
muerto?

Va á su cámara, toma una luz, vuelve á
ver de donde había venido el ruido, y encuentra
el viejo siervo tendido en la mesa
que se había puesto delante del féretro para
quemar los perfumes y colocar las ofrendas á
ciertas horas. El anciano estaba allí durmiendo
el vino que la señora le había hecho beber.
Otra mujer se habría puesto furiosa al
notar tanta irreverencia para con el muerto:
ella no se atrevió á quejarse ni despertar al
borracho, sino que se fué á acostar, aun cuando
no pudo conciliar el sueño.

Al día siguiente encontró al siervo que se
estaba paseando tranquilamente, sin pensar
en darle ninguna respuesta: aquella frialdad
y aquel silencio la entristecieron grandemente;
llamóle y le hizo entrar en su cámara, y
le dijo:

—¿Es así como desempeñas el negocio de
que te había encargado?

Y respondió el anciano con sequedad:

—No se puede hacer nada.

—¿Y por qué? ¿has olvidado lo que te rogué
que le dijeras á tu amo en mi nombre,
ó no has sabido hacerlo valer?

—No he olvidado nada, y mi amo cuando
se lo dije me pareció conmovido; encontraba
ventajosa la oferta, y buena la razón con que
habéis disipado su escrúpulo respecto de su
cualidad de discípulo de Chonang-seu. Ni
esta reflexión lo detiene ya; pero tengo otros
tres obstáculos insuperables, me dijo, y no
me atrevería á manifestarlos á esa joven
viuda.

—Veamos cuales son esos obstáculos.

—Oidlos, tales como mi señor me los dijo.

Primero: ¿Cómo se podrán celebrar fiestas y
bodas teniendo delante la lúgubre escena del
féretro aun expuesto en la sala? Segundo: Si
el ilustre Chonang-seu amó tanto á su mujer,
y ella experimentó hacia él un tierno afecto
fundado en su virtud y sabiduría, tengo demasiado
motivo para temer que su corazón
continúe siempre apasionado á su primer marido,
tanto más cuanto que en mí hallará tan
poco mérito. Finalmente, no he traído ni
equipaje ni dinero con que hacer los regalos
nupciales ni el banquete; ni en este caso
podré tampoco pedirlo prestado á nadie.—
Estas son las dificultades que lo detienen.

Y repuso la señora:

—Obstáculos prontamente superados y para
vencerlos no se necesita reflexionar un solo
instante. Respecto del primer punto ¿que es
lo que contiene ese catafalco? Un cuerpo inanimado,
del que no se puede tener miedo:
no obstante lo haré trasladar á un rincón de
una antigua casa arruinada. Con esto cesa el
primer obstáculo. Por lo que hace al segundo,
¿creeis que mi marido era verdaderamente
cual aparecía, hombre de rara virtud y de
gran doctrina? Ya antes de contraer matrimonio
conmigo había repudiado á la segunda
mujer: ¡buena muestra de conducta doméstica!
Por una mal fundada fama de su doctrina,
el último rey de Tson le envió ricos presentes
y le ofreció hacerlo primer ministro;
pero conociendo su incapacidad, y viendo que
esta se pondría de manifiesto en tal empleo,
se fugó y vino á ocultarse en este lugar solitario.
No hace un mes que paseando un día
por las faldas del monte se encontró una joven
viuda ocupada en secar la superficie de
la tumba de su marido, ventilándola con el
abanico, porque no podía volver á casarse
mientras aquella no se hubiese secado. Chonang


139

se le acercó para charlar y hacer el galante,
le quitó de la mano el abanico, y por
complacerla se puso á agitarlo él mismo, para
que más pronto se secase la tumba. Quiso
conservar enseguida el abanico como prenda
de amistad, y lo trajo á casa; pero yo se lo
arrebaté de la mano y le hice pedazos. Próximo
después á morir, sacó á cuento nuevamente
esta historia, y tuvimos por ello algún
altercado. ¿Qué beneficios he recibido yo de
él, y qué pruebas me ha dado de amor? Tu
amo es joven, ama el estudio, y obtendrá sin
duda honor de las letras; es ya ilustre por su
nacimiento, es como yo de sangre real; hemos
nacido el uno para el otro, y el cielo lo
ha conducido aquí para unirnos. También
proveeré al tercer obstáculo. ¿Crees que haya
sido tan tonta que no pusiera aparte algún
ahorro? Aquí tienes veinte taels (onzas de
oro); llévalos á tu señor, para que se haga
algún traje nuevo; vé pronto, é infórmale de
todo: si consiente, yo prepararé lo preciso
para celebrar esta misma noche nuestro matrimonio.

El siervo tomó el dinero, y marchó á referir
todo el coloquio á Huang–sun, que dió al
fin el deseado asentimiento. En cuanto oyó
esto la señora dió á conocer de mil modos su
regocijo. Abandonó instantáneamente el vestido
de luto, se arregló, se adornó y acicaló,
y entre tanto fué trasladado por su orden el
féretro á las antiguas ruinas. La sala quedó
pronto desembarazada y adornada para la ceremonia
de la entrevista y de las nupcias, y
se preparó un banquete, á fin de que fuese
completa la alegría.

Hacia la noche hizo adornar la señora la
estancia nupcial, se iluminó la sala con gran
número de antorchas; sobre la mesa del centro
estaba el gran cirio nupcial; y cuando todo
estuvo pronto se presentó Huang-sun con un
traje y un birrete, que hacían resaltar mucho
la belleza de su rostro y de su persona.

Con un largo vestido de seda adornado de
bordados finísimos fué á reunirse la señora:
colocado uno junto á otro delante del cirio
nupcial, formaban una bellístma pareja; el
uno realzaba la hermosura del otro, así como
las piedras y la perlas aumentan la belleza
de un paño de oro, y aparecen en él más bellas
todavía.

Después de las reverencias prescritas en tal
ceremonia, y de hechos los augurios de toda
felicidad en su matrimonio, se asieron de
la mano y pasaron á la habitación interior:
allí cumplieron el solemne rito de beber entrambos
uno después de otro en la copa de
la alianza, y enseguida se sentaron á la mesa.
Concluido el banquete y ya próximos á acostarse
fué acometido de repente el esposo de
fuertísimas convulsiones; se le desfiguró el
rostro, los ojos se le desencajaron, hacía con
la boca contorsiones horribles; y al tratar de
subir á la cama, cayó al suelo. Tendido cuan
largo era, con las manos se frotaba el pecho,
gritando con toda su fuerza que se moría de
dolores. Perdidamente enamorada la señora
del nuevo esposo, olvida toda consideración,
pide socorro, y se arroja toda angustiada sobre
Huang-sun, lo estrecha entre sus brazos,
le da fricciones en el pecho donde era mayor
la violencia del dolor, y le pregunta de qué
naturaleza es su mal; pero Huang-sun no
puede responderle, y parece próximo á espirar.
Llega en tanto el anciano siervo, que lo
toma en brazos y lo sacude: le preguntó la
señora:

—¿Ha experimentado otras veces semejantes
insultos?

Y contestó el siervo:

—Ya varias veces ha sido atacado de iguales
dolores, y está sujeto á ellos hace algunos
años: un solo remedio hay que lo pueda
curar.

—¿Y cuál?

—El médico de la familia real encontró un
secreto infalible; es menester tomar los sesos
de un hombre acabado de matar, y hacerlos
beber en vino caliente, con lo cual le cesan
las convulsiones y queda sano. La primera
vez que le acometió el acceso, el rey su pariente,
mandó ejecutar á un reo de muerte, y
apenas bebió sus sesos se restableció. ¡Pero
ay de mí! ¿dónde encontraré ahora este remedio?

—¿No serían igualmente provechosos los
sesos de un hombre muerto de muerte natural?

Y repuso el siervo:

—El médico en efecto, nos advirtió que
nos sirviéramos en caso de necesidad hasta
de los sesos de un muerto cualquiera, con


140

tal que no hubiesen transcurrido cuarentinueve
días desde su muerte, pues no estando
secos aun los sesos, conservan su eficacia.

—Apenas hace veinte días que ha muerto
mi marido, y pronto se abre la caja y se extrae
el remedio.

Y dijo el siervo:

—También había yo pensado en él; pero
no me atreví á proponerlo, temiendo que sólo
el pensamiento os hiciera horrorizar.

—¿Y porqué? ¿No es ahora Huang-sun mi
marido? Si fuese necesaria mi sangre para
curarlo, la daría toda voluntariamente, ¿y
tendría consideraciones con un cadáver que
pronto será polvo?

Deja en el acto á Huang-sun entre los brazos
del anciano doméstico; coge con una mano
el hacha de cortar leña, con la otra una
linterna; corre precipitada hacia el caserón
en donde estaba el féretro, se levanta las largas
mangas, toma el hacha á dos manos, la
alza, y con toda su fuerza descarga un gran
golpe sobre la tapa de la caja, y la divide en
dos pedazos. La fuerza de una mujer no habría
bastado á despedazar las tablas; pero
Chonang-seu por exceso de precaución y de
amor á la vida había ordenado que las planchas
de su caja fuesen muy sutiles. Por eso
al primer golpe rompió las tablas, y otros
pocos bastaron para levantar la tapa. Mientras
fatigada la señora con el extraordinario
ejercicio recobraba aliento, oyó un profundo
suspiro, y mirando hacia el féretro vió moverse
á su primer marido, levantarse y sentarse.
La admiración y el súbito espanto de
que fué sobrecogida, le hicieron lanzar un
gran grito; temblábanle las rodillas y en
aquella turbación se le cayó de la mano el
hacha sin que lo notara. Le dijo Chonangseu:

—Esposa amada, ayúdame á levantar.

Luego que salió del féretro, tomó la linterna
y se fué hacia la habitación. La señora lo
seguía, pero con paso incierto, y sudando á
gruesas gotas, porque pensaba que se había
dejado allí al joven Huang-sun y al siervo,
y que estos serían los primeros objetos que
se ofrecerían á la vista del marido. Al entrar
en la cámara la vió preparada para una fiesta,
pero ya no estaba en ella Huang-sun y el siervo.
Recobró entonces ella valor y pensó como
salir de tan fea intriga; y dirigiendo una tierna
mirada á Chonang-seu, le dijo:

—Tu esclava, después de tu muerte pensaba
en tí noche y día, cuando habiendo oído
un rumor confuso que procedía del féretro, y
recordando la historia de ciertos muertos resucitados,
concibió la esperanza de que tú
también hubieses vuelto á la vida, y corrió
presurosa á abrirte. Mis esperanzas no fueron
burladas; gracias doy al cielo por ello; he recobrado
un marido queridísimo, cuya amarga
pérdida lloraba.

Y dijo Chonang-seu:

—Te agradezco tanto amor; debo no obstante
preguntarte una cosa: ¿porqué estás en
traje elegante de brocado y no vestida de
luto?

Pronta fué la respuesta:

—Como iba á abrir el féretro con un secreto
presentimiento de mi felicidad, no debía
ir á recibir tanta alegría con vestido lúgubre,
ni acoger cubierta de luto tu vuelta á la vida.

Y dijo Chonang-seu:

—Está bien. ¿Y porqué mi féretro no estaba
en la sala, como debía, sino en aquellas
viejas ruínas?

A esta pregunta quedó la mujer confusa, y
no supo que responder. Dirigiendo la vista
enseguida Chonang-seu á la mesa, y viendo
todos los demás signos de alegría, los contempló
con atención, y sentándose después á
beber del vino caliente, bebió muchas copas
sin decir palabra, en tanto que la señora mostraba
la mayor confusión, después tomó papel
y pluma y escribió estos versos:

Tu conducta, oh infiel esposa, fué de implacable
[enemigo;
Me hablas ahora de tu ternura, pero no me conmueves:
Si me conformase á vivir contigo como debe hacer
un buen marido con su mujer,
¿No debería temer que vinieses á abrirme la cabeza
de un hachazo?

Luego dijo Chonang á su mujer:

—Mira aquellos dos hombres que están
detrás de tí.

Y se los señalaba. Volvióse ella, y vió á
Huang-sun y el anciano siervo que estaban
para entrar en la casa, por lo que de nuevo


141

se espantó; pero habiendo mirado otra vez
detrás de sí, notó que habían desaparecido,(1)

La desventurada, reducida al fin á la desesperación
por ver descubiertas sus intrigas,
y no pudiendo sufrir tanta vergüenza, se retiró
á un lugar apartado, y con su propio cinturón
se colgó de un madero. Este es el fin
deplorable que tiene generalmente todo el
que se abandona á una pasión vergonzosa.
Aquella mujer quedó bien muerta, sin esperanza
de que volviese á la vida.

Habiéndola encontrado en tal estado Chonang,
la descolgó, y sin tantas ceremonias la
acomodó lo mejor que pudo en el féretro,
cerrándolo después. Apoyado luego en un
lado de aquel, entonó una canción, y armó
un ridiculo concierto haciendo el son sobre
los jarros, los platos y la demás vajilla, hízola
pedazos. No contento con esto, puso fuego
á la casa, que estaba cubierta solo de paja, y
que sirvió de pira á la desventurada Tian,
de la que no quedó ni reliquia: solo se salvó
el Tao-te-king que los vecinos recogieron y
conservaron.

Chonang se dedico de nuevo á viajar, resuelto
á no casarse otra vez; y en sus viajes
encontró á su maestro Lao-seu, al cual acompañó
por todo el resto de su vida, llegando á
ser un gran famoso filósofo.

CONSEJOS DE UNA MADRE Á SU HIJO

Cuando Mong-ko llegó á la edad de estudiar,
su madre le envió á la escuela. Al volver
un día á casa, mientras aquella devanaba
el hilo le preguntó en qué punto se hallaba
de sus estudios, y qué había aprendido. Al
oír que con toda ingenuidad le respondía su
hijo que aun no había aprendido nada, cogió
al instante un cuchillo, como incomodada, y
cortó un pedazo de la tela que había tejido en
su telar. Asustado el niño le preguntó lo que
esto quería significar, y le contestó:

—Hijo, si nada aprendes, haces lo que
acabo yo de hacer, y peor aun. El que quiere
llegar á ser sabio y famoso, debe aplicarse
de buena voluntad, á fin de aprovechar lo
que le enseñan, por cuyo único medio puede
uno vivir tranquilamente en su casa, y entrar
en los empleos sin riesgo. Si de ese modo
desprecias el estudio, serás siempre un miserable,
y te verás expuesto á todas las desgracias
de las condiciones más viles; si haces tan
poco caso del saber, que así pierdes el tiempo
destinado á su adquisición, tanto vale que
desde luego te dediques á mozo de cordel ó
algún otro oficio semejante, que á lo menos
te asegure el pan. Se dice comunmente que
la mujer que no sabe hacer nada, y el hombre
que nada aprende en la juventud, tienen
que dedicarse á ladrones ó venderse por esclavos,
y tal dicho es demasiado verdadero.

Gran sensación produjeron en Mong-ko el
acto y las palabras de la madre, por lo cual,
tomando por maestro á Tse-se, se aprovechó
tanto de sus instrucciones, que se hizo un
gran filósofo, y el hombre más célebre de su
tiempo. Cuando llegó á la edad conveniente,
le dió su madre esposa, y un día que al entrar
en la cámara en que esta estaba, la encontró
vestida de un modo poco modesto, lo
llevó tan á mal, que se salió al instante incomodado,


142

permaneciendo mucho tiempo sin
verla. La esposa fué á buscar á la suegra, y
con estas palabras se despidió de ella:

—Comúnmente se dice que cuando una
mujer está retirada en su cámara, ni aun el
marido entra de día, ó entra muy raras veces.
Uno de los días pasados me hallaba en mi
cuarto, vestida negligentemente, cuando entrando
mi marido se mostró muy irritado de
haberme sorprendido en tal estado. Veo que
él me trata como á una extraña; á una mujer
no conviene permanecer largo tiempo de esa
suerte en una casa agena, y por eso he venido
á despedirme de vos para volverme con
mi madre.

La madre llamó á Mong-ko, y le dijo:

—Hijo, cuando alguno entra en una casa,
debe preguntar primero si puede hacerlo,
hacerse anunciar por el criado, ó á lo menos
levantar la voz para ser oído antes de pasar.
Tú sabes muy bien que tal es precisamente
el uso, y que de este modo al entrar se encuentra
siempre arreglada la sala. Además,
el que va á las otras cámaras, apenas abre la
puerta debe bajar los ojos. Has faltado á estas
reglas, hijo mío, y has mostrado que ignoras
los buenos usos; y después de esto, ¿te corresponde
á tí ser severo con los demás?
Mong-ko escuchó la reprensión con humildad
y dió por ella las gracias, reconciliándose en
su consecuencia con su mujer.

Mucho tiempo después, hallándose Mongse
(1) en la corte de Tsi, pareció un poco
melancólico, y habiéndole preguntado su
madre la causa, le dió una contestación vaga.
Otro día que la misma le vió muy pensativo
y agitar el bastón suspirando, le dijo:

—Hijo mío, hace pocos días me pareciste
melancólico y me disimulaste la razón; hoy
suspiras agitando el bastón, díme pues, ¿qué
tienes?

Contestó Mong-se:

—Madre, me han enseñado que el hombre
sabio no debe aspirar á los empleos y recompensas
sino por medios justos; que cuando
los príncipes no quieran darlas de este modo,
no debe prodigarles sus consejos, y que cuando
lo escuchen sin aprovecharse de ellos, no
debe permanecer más en la corte. Veo que
aquí es despreciada la verdadera doctrina;
quisiera por esto retirarme, pero vuestra avanzada
edad me impide hacerlo, y por eso me
véis triste y pensativo.

Y añadió la madre:

—El deber de la mujer, es hacer la cocina,
coser y arreglar bien el interior de la casa;
lo que se refiere al exterior de ella no le corresponde.
Mientras somos doncellas estamos
sometidas al padre y á la madre; una vez casadas
dependemos enteramente de nuestros
maridos, y debemos seguirlos á donde quiera:
finalmente, cuando quedamos viudas, si tenemos
hijos de edad avanzada, debemos también
seguirlos, como hacíamos con nuestros
maridos. Tales son las costumbres respecto
de nuestro sexo. Soy vieja, es verdad, pero
no importa: tú, hijo mío, haz tu deber, que
no quiero servirte de obstáculos: yo sabré
también hacer el mío.


143

RECTO CRITERIO DE UNA MADRE

King-kiang, doncella de elevada condición
se casó con Mu-pe, que ocupaba el grado de
Ta-pu en la corte de Lu; tuvo de él un hijo
llamado Neu-pe, y habiéndose quedado viuda,
le tocó cuidar de su educación. Lo hizo
instruir bien, y cuando volvió á su casa después
de terminar los estudios, se ocupó en
vigilar su conducta. Más de una vez tuvo
ocasion de ver que todos los que venían á
visitar á Neu-pe lo trataban con mucha consideración,
de donde infirió que su hijo debía
de tener relaciones solamente con personas
inferiores á él, tanto por la edad como por
lo demás, y que por eso creía no tener ya
necesidad de instrucción.

Un día apenas se marcharon sus amigos,
lo llamó para amonestarlo, y le dijo:

— Una vez al salir Vu-huang de la sala de
audiencia, se le desprendió la liga de una
media y ésta se le caía; mirando á su alrededor,
y no viendo á ninguno á quien juzgase
que podía ordenar atarle la media, se bajó
prontamente y lo hizo él mismo. Hoen-kang
llevaba siempre á su lado tres buenos amigos;
tenía cinco oficiales para que observasen sus
defectos y le amonestasen, y no pasaba día
en que no escuchase á más de treinta personas
sobre sus faltas. Cheu-kong en los banquetes
ofrecía tres veces las mejores viandas
á los ancianos, les arreglaba el cabello, y
cuando al tomar las riendas del gobierno fué
á hacer las visitas, se contaron entre los visitados
más de sesenta ancianos pobres que
habitaban en las calles más angostas. Estos
tres grandes hombres eran soberanos, y no
obstante mira como se humillaban, siempre,
sin embargo, con personas más avanzadas de
edad que ellos, pues que de ordinario no admitian
otras. De este modo lograban más fácilmente
olvidar, digámoslo así, su grado y
dignidad, y por eso hacían cada día nuevos
progresos en la senda de la virtud. Tú al contrario,
hijo mío, sigues un rumbo enteramente
opuesto, por más que eres joven y no tienes
empleo. Veo que aquellos con quienes tienes
relaciones te creen en todo, y te consideran
como su superior; son, pues, personas más
jóvenes que tú, y como tú poco instruídas.
¿Qué ventajas puedes obtener de semejantes
relaciones?

Neu-pe escuchó la admonición y dió las
gracias á su madre; conoció que había hecho
mal y cambió de conducta. Entonces se unió
á personas más graves, á quienes consideraba
como maestros, y siempre se le veía ir con
ancianos venerables, á los cuales servía de
guía y apoyo cuando caminaban, y los servía
también en la mesa. King-kiang experimentaba
una verdadera alegría, y decía:

—¡Ahora si que mi hijo se va instruyendo
y haciendo hombre!

Cuando Neu-pe entró en los templos, Kingkiang
le dirigió un discurso, en el cual, por
medio de comparaciones deducidas del arte
de hacer telas, que ella ejercía, le expuso las
dotes que deben tener los que ocupan los
cargos del reino. De allí á poco tiempo, volviendo
Neu-pe del palacio para ir á saludar
á su madre, la encontró devanando hilo, y le
hizo entender su temor de que tales ocupaciones
atrajesen el deshonor sobre la familia,
y aun que pudiesen dar origen á la sospecha


144

de que él no la tratase bien. Exhalando
King-kiang un profundo suspiro, exclamó:

—Esas son las ideas que han arruinado á
este reino, en otro tiempo tan floreciente. Y
tú, hijo mío, que tanto has estudiado y ocupas
ahora cargos, ¿lo ignoras por ventura?
Muchas cosas tengo que decirte acerca de
esto, escúchame con atención. Los sabios
reyes de los tiempos antiguos buscaban á
propósito las tierras menos fértiles para colocar
en ellas á sus súbditos, y era entonces
uno de los primeros secretos del arte de reinar
tener ocupados á los pueblos en la agricultura
y el trabajo. En efecto, el trabajo y
la fatiga hacen al hombre atento y virtuoso,
mientras que el ocio y los placeres fomentan
los vicios. Los pueblos que habitan países
pingües y fértiles, son de ordinario poco industriosos
y voluptuosos; por el contrario,
son activos y honrados los que habitan un
país estéril. No se ha de creer, sin embargo,
que en la sabia antigüedad la ocupación y el
trabajo se limitaban al pueblo: ¡cuánta no
trabajaban también los mismos emperadores!
Debían arreglar las rentas, examinar los magistrados,
ver los informes que estos le presentaban,
proveer á las necesidades de los
pueblos, suministrarles buenos maestros y
pastores, decidir en apelación las causas criminales
y aplicar las penas, celebrar en los
tiempos prefijados las ceremonias públicas y
prepararse á ellas muchos días antes. Un emperador
no podía tener reposo ni entregarse
á las diveisiones, sino cuando todo estaba
bien en orden. Otro tanto hacían proporcionalmente
los príncipes tributarios; por la
mañama atendían al servicio del emperador,
según las órdenes que de él tenían; al
mediodía se ocupaba cada uno en el despacho
de los negocios de su estado; por la tarde
empleaban algún tiempo en el examen de
las causas criminales, y por la noche arreglaban
lo que concernía á los operarios y jornaleros.
Los grandes del imperio principiaban
desde la madrugada á desempeñar los cargos
que á cada cual le competían; después se reunían
para deliberar juntos acerca del gobierno
del Estado; por la noche tomaban nota de
las cosas que se debían despachar al día siguiente,
y se veían precisados á tomar de la
noche el tiempo que habían menester para
acudir á los negocios domésticos. Lo propio
sucedía proporcionalmente respecto de los
individuos de todas las condiciones superiores
al estado llano. En cuanto á las mujeres
¿ignoras que las reinas trabajaban con sus
propias manos aquellos ornamentos de color
violado que se suspendían en torno del birrete
del emperador? ¿Ignoras que aquella orla
roja, distintivo de los príncipes y de los duques,
era obra de sus mujeres? ¿No sabes que
aquellas hermosas y anchas cintas que usaban
los grandes y sus trajes de ceremonia
eran trabajados por las mujeres de aquellos
mismos que los llevaban? Con mayor razón
las mujeres de inferior condición hacían con
sus propias manos los vestidos de sus maridos.
Y no concluía aquí su trabajo: acostumbraban
á ofrecer semejantes objetos á los
príncipes, ó como tributo ó como donativo,
según que estaban ó no bajo su dominio. En
una palabra, así para los hombres como para
las mujeres era delito llevar una vida ociosa.
Estos eran los usos de nuestros antepasados,
y entonces se observaba escrupulosamente
aquella máxima de nuestros antiguos reyes
que ha llegado hasta nosotros, á saber: que
los grandes deben trabajar con la imaginación
y con el cuerpo. Máximas tan sabias y
costumbres tan laudables no se deben olvidar.
Piensa ahora, hijo mío, que soy viuda,
y que hace poco tiempo que has entrado en
carrera. ¿Nos convendrá, pues, la pereza y el
ocio? Mientras que yo me cuido de no tener
nada que reprenderme por este lado, parece
que tú desapruebas mi conducta. ¿Qué bien
puede esperar el monarca de un hombre de
semejantes ideas? Temo que mi marido me
haya dejado en tí un hijo poco digno de tal
padre, y que en tí deba concluir su descendencia.

En efecto, de allí á poco tiempo murió
Neu-pe sin sucesión y King-kiang enlutada
lloraba por la mañana al marido y por la noche
al hijo.

Ki kang, hermano de Mu-pe y tío de Neupe
quedó de jefe de la familia, y conforme á
los costumbres King-kiang debía ir á residir
con él. Se presentó, pues, por ella, y la invitó
á seguirlo hablándole con mucho respeto;
siguiólo King-kiang sin responder, y cuando
llegó á su casa entró en la habitación que se


145

la había destinado, siempre sin decir una palabra.
Después, aun cuando Ki-kang la trataba
bien y como á su madre, ella le dirigía
muy rara vez la palabra y siempre desde su
cámara. Confucio, á quien se refirió la conducta
de esta mujer, elogió muchísimo que
observase con tanta exactitud y rigurosamente
los usos.

SENTIMIENTOS HUMANITARIOS

Haciéndose la guerra entre sí los Estados
de Tsu y de Tsin, el rey de Tsu puso en
campaña un ejército á las órdenes de Se-fa.
Encontrándose este general falto de víveres,
expidió al rey un correo para darle aviso, y
al mismo tiempo envió á saludar á su madre.
Cuando entró el correo en la casa, le preguntó
aquella cómo se hallaba el ejército.

—¿Están bien los pobres soldados?, dijo.

Y le respondió el correo:

—Señora, padecen gran escasez de víveres;
hasta ahora cada soldado ha tenido su ración
de guisantes, pero bastante pequeña, porque
se les contaban.

Tornó á preguntar la madre:

—¿Y cómo está el general?

Y dijo el correo:

—También el general está escaso de alimento
y ni de día ni de noche tiene que comer
otra cosa más que yerbas, un poco de
carne mala y arroz bastante negro por cierto.

Aquí concluyó el discurso; pero al volver
victorioso Se-fa tuvo en su casa tan mala acogida,
que rogó á algunos conocidos que preguntasen
el motivo á su madre; y dijo ella
entonces:

—¿No sabe mi hijo lo que en otro tiempo
hizo el rey Ine en la guerra contra Hu? ¿Ignora
que habiéndose regalado á aquel rey
cierta cantidad de vino, lo dió á los soldados
para que lo bebiesen y que en otra ocasión
hizo lo mismo con el saco de arroz seco y
tostado que le dieron, sin reservarse nada
para sí? Se-fa, aunque vencedor, es á mis
ojos un miserable general, y no reconozco en
él á mi hijo.

Cuando refirieron esto á Se-fa, conoció que
había faltado, pidió perdón á su madre, le dió
gracias por la buena lección que le había dado,
y entonces pudo entrar en su casa.


146

MODELO DE SUEGRAS

Una viuda del reino de Lu, después de haber
dispuesto todo lo necesario para la fiesta
del fin del año, llamó á los nueve hijos casados
que tenía, y les dijo:

—Hijos míos, no ignoro que una viuda
debe estar en la casa de su difunto marido,
porque así lo prescriben las costumbres. Pero
pienso que en la familia de mi padre no hay
ninguno que no sea de edad provecta, y en
esta edad solemne se descuidan las tareas ó se
cumplen mal. Si no os desagrada, quisiera
dar por allá una vuelta.

Y dijeron los hijos de rodillas:
—Como gustéis, madre.

Y continuó ella:

—Debéis saber que las mujeres no somos
dueñas de nosotras mismas. En la juventud
estamos sujetas al padre y á la madre; en
edad más avanzada dependemos del marido;
en la vejez y en la viudez debemos seguir á
nuestros hijos y depender de ellos en muchas
cosas. Vosotros, hijos míos, me dejáis ir hoy
á casa de mi padre y en verdad me tomo una
libertad que rigurosamente no es conforme á
las costumbres; pero lo hago por ir á poner
un poco de orden donde acaso no hay ninguno.
Durante mi ausencia redoblad la vigilancia;
tened la puerta bien cerrada, que yo volveré
al entrar la noche.

Un momento después, salió acompañada
de un viejo servidor que había sido enviado
á invitarla; al llegar allá, se apresuró á arreglar
todas las cosas; y por estar el cielo cubierto
y parecerle que se había ya hecho tarde,
se puso en camino para volver á su casa;
pero habiéndose aclarado el horizonte, antes
de que llegase, advirtió que se había engañado.
Por tanto resolvió aguardar en cualquier
rincón apartado, fuera de la población: y
cuando llegó la noche entró en su casa. Habíala
visto desde lo alto de su terrado un señor,
á quien pareció la cosa bastante extraña,
y tuvo la curiosidad de hacerla seguir é indagar
bajo cualquier pretexto qué casa era
aquella. Sus encargados le refirieron que era
una casa honrada, y que todo estaba en ella
en buen orden y según la exacta observancia
de las costumbres. Entonces el señor envió
á llamar á la viuda, y le dijo:

—Tal día, viniendo de la parte del Norte
os detuvistéis en tal sitio fuera de las puertas,
y no entrasteis hasta que llegó la noche.
Eso me ha parecido bastante extraño, y deseo
saber qué motivo os ha inducido á hacerlo.

Y respondió la viuda:

—Señor, hace mucho tiempo que perdí á
mi marido, y vivo con nueve hijos que me
dejó. El último día del año, después de haberlo
dispuesto todo para el primero del siguiente,
con el consentimiento de mis hijos,
quise hacer una visita á mi casa paterna, y
al marchar dije á mis nueras que no volvería
hasta entrada la noche. Sea por error ó por
miedo de encontrar algún borracho, que no
faltan en estos tiempos, como sabe bien vuestra
señoría, salí de casa demasiado pronto
para volver, y habiéndolo advertido en el camino,
no queriendo llegar antes del tiempo
indicado para la vuelta, me retiré á aquel
apartado sitio á esperar la hora en la cual había
prometido regresar.

Las nueras hubieran podido sospechar que


147

quería sorprenderlas, y en su consecuencia
se habría disminuído en ellas la confianza y
el afecto.

El señor elogió muchísimo á aquella mujer,
y le dió el título honorífico de Mu, ó sea
madre y señora.

OBLIGACIONES DE UNA MADRASTRA

Mang-lu, natural del reino de Hoei, se casó
en segundas nupcias con la hija de Mongyang,
su compatriota. Cinco hijos había tenido
de la primera mujer, y tres tuvo de esta,
y aun cuando la madastra trataba bien á los
del primer matrimonio, y se mostraba amorosa
con ellos, no podía hacer que la mirasen
con buenos ojos y mucho menos que la amasen;
por lo cual temiendo que fuesen la causa
de esto los suyos propios, separó á los unos
enteramente de los otros, á fin de que no hubiera
cuestiones entre ellos por la habitación,
la ropa ó la comida; pero todo fué inútil,
porque aquellos continuaron mostrándole
aversión. Ocurrió á la sazón que el tercero
de los cinco hermanos, por no haber ejecutado
una orden del príncipe, fué puesto en prisión.
y corría peligro de perder la vida. La
madastra pareció muy afligida, y no sólo hizo
todo cuanto pudo para aliviarle el peso de la
prisión, sino que corrió, suplicó, y puso en
juego cuantos medios estuvieron á su alcance
para que no fuese condenado. Muchos
que la veían afanarse tanto por uno que siempre
la había aborrecido, se mostraban admirados
de esta conducta, pero ella respondía:

—¿Qué importa? yo lo considero siempre
como á hijo propio y haré por él todo cuanto
pueda en lo sucesivo, ¿Qué virtud ó que mérito
hay en amar á sus hijos? ¿Hay madre
que no los ame? Yo no tengo un gran mérito
en ello. El padre de estos jóvenes, viéndolos
privados de madre, me eligió á fin de que hiciese
con ellos las veces de tal, y por lo tanto
debo figurarme que soy su propia madre. ¿Y
se puede ser madre sin amar? Si el amor que
profeso á mis propios hijos me hiciese poco
cuidadosa de estos, faltaría á la justicia. ¿Qué
es una madre sin amor ni justicia? Sea cualquiera
la aversión que manifiesten ellos hacia
mí, ni su odio, ni sus malas maneras me
dispensan de hacer mi deber.

Las contestaciones de esta mujer fueron
conocidas de todos y habiéndolas sabido el
rey, por consideración á tal madre, perdonó
al hijo. Desde entonces en adelante, no sólo
éste que se había manifestado tan poco sumiso,
sino también sus otros cuatro hermanos,
se mostraron respetuosos y amables con la
madrastra no menos que sus mismos hijos;
y ella hizo instruir á los ocho tan bien, que
todos ocuparon los primeros cargos del reino.


148

AVISOS DE UNA MADRE Á SU HIJO SOBRE LAS CONCUSIONES

Tien-si-se, ministro del reino de Tsi, exigió
de sus subalternos una suma bastante
módica, y la llevó á su madre, y le dijo esta:

—Hijo, sólo hace tres años que te hallas
empleado; sé cual es tu sueldo y que has tenido
muchos gastos. ¿Dónde has podido adquirir
ese dinero que me traes?

Y respondió Tien-si-se:

—Os confieso, madre, que lo he recibido
de mis dependientes.

Y repuso inmediatamente la madre:

—Hijo, un buen ministro debe servir al
príncipe con afecto y desinterés; conservar
puras las manos; no valerse de malos medios
para hacerse rico; y si algún mal pensamiento
le pasa por la imaginación deséchelo pronto.
Debe finalmente desterrar hasta la sospecha
de prestarse fácilmente á recibir dinero
por medios injustos y ser realmente tan desinteresado
como desea parecerlo á los demás,
para que con su conducta pueda dar autoridad
á sus palabras. El príncipe te ha hecho el
honor de darte un cargo con un gran sueldo
y debes corresponder á sus beneficios con una
conducta irreprensible. Ten presente, hijo
mío, que los deberes de un súbdito, y mucho
más los de un ministro del monarca, no son
menos sagrados que los de un hijo respecto
de su padre. El ministro debe al príncipe á
quien sirve un afecto sincero, un celo ardiente,
una idealidad invariable, y dar de todas
estas virtudes pruebas no dudosas, exponiendo
hasta la vida si fuese menester. Pero ya
que tales extremos son bastante raros, por lo
menos debe conservarse constantemente fiel
á la justicia y desinteresado. Entre muchas
ventajas esta conducta tiene también la de
evitar que uno se encuentre mezclado en feos
negocios. Obrando de otra manera, serás mal
ministro: ¿y cómo serías buen hijo? Vete de
aquí, quítate de mi presencia, que no te reconozco
ya por hijo mío. Haz de ese dinero
lo que quieras, que nada mal adquirido entrará
en mi casa.

Tien-si-se salió enteramente confundido y
arrepentido; restituyó el dinero á los que se
lo habían dado, y fué el mismo á acusarse
ante el príncipe, pidiendo que le impusiera
el castigo que merecía. Sue-vang, que reinaba
entonces en el estado de Tsi, admirado de
la virtud de aquella mujer, le hizo dar una
gran suma de dinero de su propio tesoro.
Perdonó á Tien-si-se, y lo conservó en el
empleo.


149

LA MUJER VIRTUOSA HACE VIRTUOSO Á SU MARIDO

Kiang, hija del rey de Tsi, fué dada en matrimonio
á Sueu-vang, uno de los emperadores
de la dinastía Chu. Era viva de ingenio
no menos que virtuosa, y nunca pudo
ser censurada ninguna de sus acciones ni palabras.
Lamentábase de encontrar en el príncipe
su esposo una indolencia y una pereza
poco dignas de él; pues se acostaba muy temprano,
y se levantaba muy tarde, y para corregirlo
recurrió á este medio: Un día se quitó
los pendientes, los alfileres y los demás adornos
de la cabeza, se puso en la antecámara
del lecho en actitud de culpable, y por boca
de una camarera así habló á su esposo:

—Príncipe, yo tengo el honor de ser vuestra
sierva, y conozco que hace mucho tiempo
no lo merezco por ningún concepto; hasta
ahora no había pensado nunca en ello, pero
al presente me confieso que soy una voluptuosa
y sin duda por mi causa, contra las
costumbres, os presentáis todos los días á
hora tan avanzada, de modo que os tienen
por un príncipe que prefiere el propio placer
á todo lo demás, opinión que os granjea tanta
mayor vergüenza, cuanto que la voluptuosidad
ha sido siempre reputada como origen
de infinitos desórdenes. De tal mal, sea el que
quiera, yo sola soy la causa; ponedle, os lo
ruego, pronto remedio, y reparad vuestra
reputación castigando á la culpable.

Vuelto en sí entonces Sueu-vang, dijo á la
esposa:

—Alzate, recobra tus adornos y tu puesto.
Si no hay en mí la virtud que conviene á mi
dignidad, toda la culpa es mía, y tú no tienes
ninguna.

Desde entonces Sueu-vang atendió con
oportunidad á los negocios del reino, daba audiencia
desde por la mañana hasta la noche,
y alcanzó la reputación de un buen príncipe.


150

LA AMBICIÓN DE LA ESPOSA HACE AMBICIOSO AL MARIDO

Kin-seug, primogénito de Hieu-kong, rey
de Tsin, fué calumniado ante su padre por
la concubina Li-ki, y no pudiendo demostrar
con pruebas la falsedad de la acusación, se
dió la muerte. Su hermano Chong-eul, hijo
como él de la reina, temiendo que se le dirigiese
igual tiro, salió del reino con gente escogida,
á cuyo frente íba Kien-fan, y se retiró
al Estado de Tsi. Allí fué acogido cortesmente
por el rey Hohen-kong, el cual le dió
un equipaje de veinte carros, lo trató honoríficamente,
y le concedió por esposa á Sikiang,
doncella de sangre real. Contento con
su suerte Chong-eul pensaba pasar en Tsi el
resto de su vida, renunciando de buen grado
á sus derechos al reino de Tsin. Pero esta
indiferencia suya agradaba tanto menos á
Kien-fan, cuanto que habiendo muerto Hienkong
poco después de la marcha de Chongeul,
el reino de Tsin había cambiado ya muchas
veces de señor, y estaba todavía agitado
por turbulencias. Mientras un día Kien-fan
y sus compañeros deliberaban en un lugar
apartado, y convenían en que de todas maneras
debía el príncipe salir de su retiro é ir
á tomar posesión del reino de su padre, una
esclava les oyó y fué á referirlo todo á Sikiang.
Esta mandó matar inmediatamente á la
esclava, y presentándose á su marido le dijo:

—Príncipe, todos cuantos os aprecian, reprueban
en gran manera que os contentéis
con vivir aquí, y piensan que debéis abandonar
á Tsi para ir á reinar en Tsin que es
vuestro. Consultaban ayer acerca de los medios
de poderos inducir á tal resolución; una
esclava que lo oyó vino á referírmelo y temiendo
yo que lo contase á otros y pudiese
en su consecuencia surgir algún obstáculo á
este proyecto, hice de modo que ya no pueda
hablar. Estad pues seguro del secreto; podéis
partir sin ser notado, como os aconsejan vuestros
fieles siervos. Id con ellos, volved á
Tsin, que después de vuestra marcha no ha
gozado un momento de reposo. Vuestro es
aquel reino, considerad como un deber recobrarlo,
y ciertamente no os faltará el auxilio
de Shang-ti (emperador supremo).

Y respondió el príncipe:

—No, nunca saldré de aquí, aquí quiero
vivir y morir.

La princesa renovó las instancias, y con
varios ejemplos intentó despertar en el alma
de su marido el deseo del reino y la esperanza
de recobrarlo; pero viendo que eran inútiles
sus palabras, pensó tratar del asunto con
Kien-fan. Convinieron ambos en embriagar
al príncipe para hacerlo transportar, sin que
lo notase, en dirección á Tsin; y así lo hicieron.
Vuelto en sí Chong-eul, en el primer
movimiento de cólera tomó una lanza para
atravesar con ella á Kien-fan; pero este paró
el golpe; enseguida el príncipe viéndose ya
comprometido, y por otra parte queriendo
muchísimo á Kien-fan, le dijo:

—Si la empresa tiene buen resultado te
perdono, pero si fracasa, tendré valor para
comerme tu carne.

Continuaron el camino, llegaron á Tsin
con tropas que le suministró Mu-kong, y
apenas hubo penetrado Chong-eul en el territorio
de dicho país, Hoai-kong que se había
hecho rey, fué depuesto, y cedió la corona
á Chong-eul, que tomó el nombre de Huenkong;
siendo también declarada reina Sikiang,
y recibida en los Estados de Tsin con
todos los honores debidos á su dignidad.


151

PREVISIÓN DE LA ESPOSA HONRADA Y BUENA MADRE

Ta-se, ministro del reino de Yao, pensaba
más en acumular riquezas que en administrar
los negocios del Estado y adquirirse buen
nombre, riéndose de todas las observaciones
que respecto de esto le hacía su mujer. Cinco
años continuó de este modo, al cabo de cuyo
tiempo enriquecido con la sangre del pueblo
renunció á su empleo, pensando gozar en paz
los tesoros amontonados, los cuales eran tan
considerables, que al retirarse cargó con ellos
cien carros. Mientras todavía desempeñaba
su cargo, todos los de su familia á porfía inmolaron
bueyes para felicitarlo; pero la mujer
en medio del común regocijo sollozaba,
estrechando cariñosamente contra su seno á
su hijo. La madre de Ta-se, irritada de la
conducta de la nuera, decía:

—¡Qué ave de mal agüero! ¿Porqué turbas
con tus lágrimas el júbilo de todos?

Contestó la nuera:

—Tengo gran razón para llorar: tan enormes
riquezas sin mérito ni virtud amenazan
á este niño con las mayores desgracias. Tsuneu,
en otro tiempo ministro en el reino de
Tsu, enriqueció el Estado sin curarse de adquirir
riquezas para sí, pero mientras vivió
fué honrado por el monarca y adorado por
el pueblo, su descendencia colmada de honores
y de riquezas, y su nombre siempre estimado
de todos igualmente. ¡Ay! ¡cuán poco
se le asemeja mi marido! Enteramente ocupado
en aumentar el esplendor de la grandeza
presente, y en satisfacer la pasión de
amontonar tesoros, no piensa en el porvenir.
Dicen que en los campos del Mediodía hay
una especie de leopardo, que no obstante su
voracidad, está hasta siete días sin comer más
bien que salir en tiempo de lluvia, para que
su pelo no se moje: cuanto más gordos están
los perros y los puercos más próxima está su
muerte. Las miserias del Estado son bastante
mayores que las riquezas de mi marido, y ni
con todas ellas podría procurarse el amor del
pueblo. Yo preveo grandes desgracias, y
quisiera podérselas evitar á este querido
niño.

Tales palabras irritaron mucho más á la
madre de Ta-se, que montando en cólera
arrojó de la casa á su nuera. Esta se retiró
con su hijo al lado de su madre; y en el mismo
año Ta-se, depuesto de su cargo, murió
desgraciadamente con los suyos á manos de
una partida de malhechores, que se llevaron
todos los tesoros y solamente á la madre perdonaron
la vida. La nuera volvió al instante
á su lado, para asistirla en la vejez: todos
alababan la previsión y la sabiduría que había
mostrado en preferir la virtud á las riquezas
y admiraban su conducta, pues del
mismo modo que con la resolución de retirarse
y con la previsión había salvado su
vida y la de su hijo, así después con una
asistencia asidua y cuidadosa en favor de su
suegra se dispuso á reparar cualquier falta
que pudiese haber cometido dejando la casa
del marido.


152

¿DEBEN ATENDERSE LOS CONSEJOS DE LA ESPOSA?

Yen-se, primer ministro de Tsi, era de pequeña
estatura, y entre sus siervos tenía un
gigante de ocho pies de alto. La mujer de
este, que también servía en casa de aquel, un
día que el ministro salía con gran pompa,
tuvo curiosidad de ver aquel espectáculo.
Vió á su marido hacer caracolear á su caballo,
levantarse sobre los estribos, y darse aire
de importancia, envanecido de su estatura.
Cuando volvió la comitiva á casa, llamando
aparte al gigante su mujer, le dirigió estas
palabras:

—Se vé propiamente que eres un pobre
hombre digno de permanecer siempre en la
bajeza de tu estado.

Admirado el marido de semejante cumplimiento,
muy distinto de lo que esperaba, le
preguntó lo que quería decir, y continuó la
mujer:

—Mira, mira á tu amo; apenas de tres pies
de altura, ha sabido subir al primer empleo
del imperio, y lo desempeña tan bien, que
granjea mucha gloria á su monarca, sin hacer
alarde alguno. Le ví esta mañana salir
con todo aquel séquito, y admiré su aire modesto,
humilde, pensativo y casi tímido. Por
el contrario, fijé la atención en tí, que con
toda tu estatura de ocho pies no eres más que
un esclavo, y ví que te dabas gran importancia
y parecías satisfecho de tí mismo. Me
avergonzé por tí, y me retiré en el acto.

El hombre tomó la reconvención de buena
manera, y diciendo á su mujer que deseaba
enmendarse, le preguntó qué creía que debía
hacer, y le contestó:

—Mira á tu amo Yen-se: ¡feliz tú si en
tu cuerpo de ocho pies pudieras contener
tanta sabiduría como él en el suyo tan pequeño!
Sírvelo como él sirve al monarca, si
deseas distinguirte. Es muy verdadero lo que
se dice, que la virtud puede colmar de gloria
á un hombre, aun en la más baja condición, y
esta gloria vale bastante más que la altanería
y el orgullo que inspira á algunos su figura.

Aprovechando esta lección el marido cambió
enteramente; de manera que ninguno se
mostraba más humilde que él; más modesto,
más asiduo en el servicio, más celoso de los
intereses de su amo, ni más exacto en el
cumplimiento de sus deberes. Tal cambio
hizo impresión en Yen-se, el cual le preguntó
quien lo había transformado así, y respondió
el siervo:

—Mi mujer.

Y le contó todo lo ocurrido. Yen-se alabó
la prudencia de la mujer, y la docilidad del
marido, y haciendo aprecio de un hombre
capaz de tomar con tanta prontitud una resolución
firme y constante, le dió un empleo,
y viendo que desempeñaba bien sus funciones,
lo ascendió, y finalmente lo hizo uno de
los primeros oficiales.


153

VANIDAD DE LAS OSTENTACIONES Y DE LA GRANDEZA

Sie-yu, habitante del reino de Tsu, vivía
del trabajo de sus manos; pero bajo un exterior
sencillo y pobre ocultaba gran sabiduría.
El rey, que apreciaba la virtud y conocía
la de su súbdito, quiso darle un empleo; le
envió en su consecuencia un mensaje, con
dos carros cargados de regalos y con orden
de decirle que el rey le rogaba aceptase,
junto con aquellos presentes, el gobierno y
la superintendencia general de aquella parte
de sus Estados, que estaba al Mediodía del
río Hoai. Sie-yu se sonrió al oir tal cumplimiento
y no respondió palabra, por lo cual
el enviado se tuvo que volver sin contestación
alguna. La mujer de Sie-yu, que estaba
entonces fuera de casa, al volver á ella advirtió
rodadas de carros y notó que se habían
parado á su puerta, y dijo:

—¡Qué, marido mío! ¿has olvidado aquella
virtud y aquel desinterés que hasta ahora
formaron tu delicia? Han venido á nuestra
puerta carros que no han pasado más allá, y
debían de estar muy cargados, porque han
dejado roderas profundas. Dime por favor,
¿qué quiere decir esto?

Y dijo Sie-yu:

—Es cosa del rey, que me conoce mal; ha
creído que valgo alguna cosa, y queriendo
confiarme el gobierno de una parte de sus Estados,
envió un mensajero expresamente con
dos carros de regalos, para invitarme á aceptar
ese empleo.

Y repuso la mujer:

—Debistes rehusarlo todo, presentes y
empleo.

Para conocer Sie-yu si las palabras de su
mujer eran sinceras, respondió:

—Todos tenemos una inclinación natural á
los honores y á las riquezas; ¿por qué, pues,
no aceptarlos cuando la ocasión se nos ofrece?
¿Qué encuentras censurable en que sea
agradecido á los beneficios del rey?

Y añadió la mujer muy afligida:

—¡Ah! la justicia, la rectitud, la inocencia,
la virtud, en suma, está bastante más
segura en una vida retirada, y en una honrosa
pobreza, que no entre las dificultades de
los negocios y de la opulencia. ¿Sería prudente
hacer un cambio tan peligroso? Nosotros
vivimos juntos hace mucho tiempo, y hasta
ahora tu trabajo nos ha proporcionado lo necesario
para vivir, y el mío para vestirnos, y
no hemos padecido hambre ni frío. ¿Hay cosa
mejor que tal vida inocente á la vez que
tranquila? No debiste aceptar, y quizá no
has meditado en la dependencia y la servidumbre
que traen consigo esos dones y empleos;
por respeto á la virtud, quitan al hombre
parte de su libertad, y lo obligan á guardar
consideraciones que frecuentemente se
avienen mal con una perfecta justicia.

Satisfecho Sie-yu de su mujer, dijo:

—Consuélate, no he aceptado dones ni
empleos.

Y repuso aquella:

—Me congratulo contigo, pero te queda
que hacer otra cosa, por que no conviene que
un miembro de un Estado se niegue á servir
á un príncipe, si este lo desea. Marchemos de
aquí, y vamos á vivir á otra parte.


154

Hecho por tanto el equipaje, y habiendo
cambiado de nombre para no ser conocidos en
el camino, se trasladaron á otro país. Cuantos
supieron la resolución tomada por Sie-yu
elogiaron muchísimo su desinterés; pero hicieron
sobre todo grandes encomios de la
mujer, que al paso que no cedía en todo lo
demás á su marido, había mostrado aún mayor
previsión y grandeza de alma, en sus resoluciones.

LA MUJER DE LAI-SE SE OPONE Á QUE
SU MARIDO SEA CONSEJERO DE SU REY

Habiéndose retirado Lai-se temporalmente
de los negocios, hacía con su mujer una vida
pacífica apartado de la vista de todos. Tenían
una casa con paredes de cañas y techo de
paja; todos sus muebles consistían en una
cama de tablas y una estera de junco; vestían
ambos tela tosca, y su ordinario alimento
consistía en legumbres que sembraban y recogían
con sus propias manos. Sucedió que,
hablándose en la corte de Tsu acerca de los
antiguos sabios, nombró uno á Lai se, diciendo
que los igualaba en virtud. Quiso el rey
llamarlo á su corte y enviarle para ello un
mensajero con regalos; pero habiéndole hecho
entender alguno que Lai-se no accedería á
la invitación, resolvió ir él mismo á buscarlo.
Cuando llegó á su cabaña lo encontró
ocupado en hacer cestos para transportar
tierra. Le dijo humildemente el rey:

—Yo me hallo privado de luces y de saber,
y no obstante estoy encargado de gobernar
un Estado que mis mayores me legaron;
por lo cual vengo á rogarte que me ayudes
á ello.

Y respondió Lai-se:

—Príncipe; yo soy un aldeano y un montañés
completamente indigno del honor que
recibo y aun más inepto todavía para el empleo
que V. M. se digna ofrecerme.

Renovando el rey las instancias, repuso:

—Yo soy joven y sin guía alguno; vos me
amaestraréis en la virtud; quiero aprovechar
vuestras luces y ejemplos.

Pareciendo que Lai-se cedía, el rey se despidió.
La mujer de Lai-se, que volvía de traer
leña, dijo:

—¿Qué significa esto? veo huellas de carros
junto á la puerta; ¿qué han venido á
hacer aquí?

Y respondió Lai-se:

—El rey en persona, ha venido á instarme
á que acepte el gobierno de su Estado.

Y preguntó la mujer:

—¿Has consentido en ello?

Y repuso Lai-se:

—¿Cómo negarme?

Y continuó la mujer:

—En cuanto á mí, sé el proverbio que dice:
quien come el pan de otro se somete á recibir
sus golpes. Lo que puede aplicarse muy
bien á los que sirven á los príncipes, hoy
estimados y en la opulencia, mañana envilecidos
y entre suplicios, al capricho de aquellos
á quienes sirven. Te has entregado al
dominio de otro; quisiera que no tuvieses que
arrepentirte de ello, pero lo dudo mucho; por
lo que á mí toca, te declaro que no quiero
exponerme al peligro; me es demasiada cara
la libertad para venderla de tal modo; permíteme
que te deje.


155

En el mismo instante salió de casa para
marcharse, no dignándose volver la cabeza;
y aun cuando el marido le gritaba que volviera
atrás, diciendo que deseaba pensar en
ello, caminó sin detenerse, hasta que llegó
al mediodía del río Kiang. Allí sintio nacer
en su alma alguna inquietud respecto de la
manera de sustentarse; pero se dió esta contestación:
Los pájaros y los demás animales
dejan caer cada año muchas más plumas y
pelo de lo que he de menester para vestirme;
en los campos hay derramado bastante más
grano y frutas que cuanto necesito para mí
sustento. Impulsado Lai-se por las palabras
y el ejemplo de su mujer, fué en su seguimiento
no obstante el empeño contraído,
y los dos se establecieron al mediodía del
Kiang. Muchos los siguieron, trasladando allí
á sus familias, de manera que en menos de
un año se fundó una nueva aldea que en el
curso de tres años se convirtió en una gran
población.

OTRO MARIDO QUE POR CONSEJO
DE SU MUJER SE EXPATRIA ANTES QUE SER MINISTRO

Habiendo oído el rey de Tsu elogiar muchísimo
el saber y la virtud de Yu-ung-sechong,
quiso tenerlo de ministro, y le envió
uno de su corte con presentes para hacerle
la propuesta. Cuando lo hubo oído Yu-ungse,
rogó al mensajero que esperase un poco
y llevaría la contestación. Fué á las habitaciones
interiores de la casa, y dirigiéndose á
su mujer, dijo:

—El rey me quiere para ministro, ¿qué te
parece? Si acepto, mañana tendremos súbitamente
un pomposo tren, y tras de nosotros
una comitiva numerosa; nuestra mesa será
ricamente provista, y todo lo demás á proporción.
Dime, pues, lo que tú piensas.

Y respondió su mujer:

—Hace ya muchos años, que nuestro pequeño
tráfico nos proporciona con qué vivir,
sin que nunca nos haya faltado nada; además
siempre te ha sobrado tiempo para leer y distraerte
de cuando en cuando, tocando cualquiera
pieza de música. Aun cuando trabajas,
tienes siempre á un lado tus libros, al otro
tu Kin, y gozas de contínuo una alegría pura
y viva. Esa comitiva que dices no es más que
una vana pompa; la mesa estará bien provista
de viandas exquisitas que ahora no tienes;
¿pero vale esto la pena de tomar sobre sí tantos
cuidados? Si aceptas la oferta que te acaban
de hacer deberás renunciar también á la
pura alegría que ahora gozas; porque ¿cómo
conservarla en medio de tantas contrariedades
é inquietudes? Feliz tú si estando como
están las cosas, pudieses evitar una muerte
funesta.

Se-chong salió, y contestó al mensajero
que no podía aceptar la oferta que se le hacía,
y que rogaba al rey que confiriese á otro
aquel honor. Enseguida, sin perder tiempo,
hizo el equipaje, se marchó con su mujer, y
para no ser conocido, cambió su oficio antiguo
por el de jardinero.


156

PREVISION DE LA MUJER

Chong-eul, hijo segundo de Hien-kong,
rey de Tsin, salió del reino para librarse de
los artificios de la concubina Li-ki, cuyas calumnias
habían sido ya causa de la muerte
de su hermano mayor; y al dirigirse á Tsi
pasó por los Estados de Tsao. El príncipe de
este país, lejos de honrarlo, se ocultó detrás
de una tienda donde podía muy bien verlo
pasar con su séquito; y no fué él sólo quien
tuvo esta curiosidad, sino también las primeras
señoras de la población. Una de estas,
que era mujer de Hi-fu-ki, grande del reino,
en cuanto vió pasar á Chong-eul, y contempló
las personas de su séquito, corrió presurosa
á su marido, y le dijo:

—El príncipe es tan joven, que ninguno
al verlo puede decir lo que será de él un día;
pero va acompañado de personas elegidas,
entre las cuales tres especialmente me parecen
de gran valía, y de seguro serán grandes
del reino. Ó yo me engaño en gran manera,
ó estas encontrarán modo de restablecer al
príncipe en sus Estados, y si sube al trono,
se acordará ciertamente de los tratamientos
buenos ó malos recibidos cuando se retiraba.
Nuestro príncipe que lo trata con tan poca
cortesía, experimentará el primero su sentimiento
y tú participarás de su desgracia. Un
proverbio, dice: «si quieres saber lo que será
el hijo un día, considera lo que es el padre ó
quien hace sus veces»: otro dice también que
«puede conocerse á un grande sin verlo, si se
mira á las personas de su séquito». A juzgar
por tal regla, este príncipe ahora fugitivo llegará
á ser un día un rey poderoso que podrá
tomar venganza de las afrentas que recibió.
Créeme, marido mío, trátalo con las mayores
consideraciones posibles.

Fu-ki prestó oídos á su mujer, y faltándole
el tiempo para hacer preparativos, le envió
un regalo de exquisito vino, y para aumentar
el don le puso en el vaso un diamante.
Chong-eul aceptó el vino é hizo restituir el
diamante. Cuando después fué restablecido
en el trono de su padre, pensó ante todo en
devastar el reino de Tsao para vengarse de
aquel príncipe que lo había tratado con tanta
descortesía; pero su primer cuidado fué dar
un salvo conducto á Fu-ki, prohibiendo por
tanto á los soldados, no sólo entrar en su casa
á dirigirle ningún insulto, sino también pasar
los límites del recinto. En su consecuencia
todos á porfía condujeron á ella quien á
su padre, quien á su madre, y cuantos allí se
refugiaron estuvieron seguros. Las órdenes
del rey fueron ejecutadas tan exactamente,
que á la puerta de la casa de Fu-ki había un
mercado público, donde se compraba y se
vendía con tanta tranquilidad como en tiempo
de paz. Fu-ki manifestó que correspondía
á su mujer el honor del buen consejo que se
le había dado, la cual recibió por ello grandes
elogios y no pocos plácemes de sus
amigos.


157

PREDICCIONES REALIZADAS DE UNA MADRE

Shun-gao, siendo todavía niño, se encontró
un día en el camino una serpiente de dos
cabezas, á la que mató y sepultó. De vuelta
á su casa, se presentó á su madre llorando, y
esta le preguntó por qué lloraba, y contestó
el niño:

—Porque he oído decir que quien encuentra
una serpiente de dos cabezas, está destinado
á morir, y hoy paseando tropecé precisamente
con una.

Y preguntó la madre:

—¿Qué fué de ella?

Y contestó el hijo:

—La he matado, y para impedir que á
otros corriese la misma desgracia, la he enterrado.

Y dijo entonces su madre:

—No llores, hijo mío; el haberla visto no
te hará morir, porque el motivo por el cual
la has enterrado vencerá á cualquier maligno
influjo de semejante visita. La caridad sirve
para salvar á uno de cualquiera desgracia.
Tien, aunque está tan elevado sobre nosotros,
vé y sabe todo cuanto se hace aquí abajo...
¿No dice el Chu-king que Hang-tien
protege la virtud donde quiera que se halle,
sin excepción de personas? No llores, pues,
y está contento; tú vivirás y serás grande en
el Estado.

En efecto, Shun-gao llegó á ser á poco
tiempo uno de los primeros magistrados de
Tsi, su patria. Esta predicción confirmada
por los sucesos granjeó mucha fama á la madre
la cual fué considerada por sus contemporáneos
como persona muy avanzada en las
sendas de Tien.

EL MEJOR CONSEJERO DEL MARIDO ES SU MUJER

Pet-song siendo todavía muy joven había
subido por su ingenio á los primeros cargos
de la corte de China; pero tenía un defecto,
peligroso en todas partes, y más que en otra
alguna en la corte. En extremo amante de la
sinceridad, rechazaba todo lo que tuviese la
menor apariencia de mentira y esto con tan
malos modos, que con frecuencia hacía ruborizar


158

á quien le dirigía la proposición. Conociendo
tal defecto su mujer, á cada momento
lo exhortaba á corregirse, y le decía:

—Marido mío, dicen que los pueblos están
naturalmente bien dispuestos hacia sus príncipes,
aun antes de haber recibido ningún
beneficio, y dicen también que un ladrón
siente natural aversión hacia aquel á quien ha
robado, aun cuando éste no le haya hecho mal
alguno; la razón es que los pueblos esperan
siempre algún beneficio del príncipe, y el
ladrón teme siempre á quien ha despojado.
Te ruego que te apliques á tí esta reflexión,
persuadiéndote de que si hay quien ame la
franqueza donde quiera que se halle, hay
otros que la odian porque la temen. La tuya
es temida, por lo menos, de todos aquellos
que no la tienen, que como sabes, son muchísimos;
estos son otros tantos enemigos
tuyos, que tarde ó temprano te harán experimentar
los efectos de su odio; trata con más
consideración á los demás.

No obstante los prudentes consejos de su
mujer Pet-song continuaba sus acostumbradas
maneras. Un día que volvía del palacio
se presentó más alegre que de costumbre, y
le dijo su mujer:

—Me parece descubrir en tu rostro una alegría
que no te he visto jamás. ¿Puedo saber
por qué?

Y dijo Pet-song con alegría:

—Hoy me he encontrado en el palacio con
otros magistrados iguales á mí: fué larga la
conferencia, y tuve en ella la mayor parte; y
todos me han hecho luego el honor de compararme
á Yang-se (filósofo).

Y dijo su mujer:

—Yo he oído alguna vez comparar á los
que hablan poco y bien con aquellos árboles
que no son de bella apariencia pero que dan
exceletes frutos, y quisiera que también contigo
se hubiera usado tal comparación mejor
que esa que al parecer tanto te complace.
Porque del mismo modo que te han comparado
á Yang-se, pueden comparar á éste á un
árbol sin frutos. Dicen que Yang-se hablaba
mucho, pero sin cuidarse en gran manera
de lo que decía, por lo que tuvo desagradables
querellas. En este punto es justa la comparación
entre aquel y tú, pero no veo en
ello razón para que estés satisfecho.

—Esa es la acostumbrada canción que
siempre me repites,—dijo el marido,—siempre
vas á concluir ahí. Pero quiero convencerte
de lo contrario una vez para siempre, y
ha de ser de este modo. Daré aquí en casa
una comida á mis colegas, y antes de sentarnos
á la mesa tendremos juntos una conferencia.
Desde tu habitación podrás oir nuestros
discursos y finalmente te desengañarás
por tí misma.

—Consiento en ello de buena gana,—dijo
su mujer.

El dia fijado concurrieron los colegas, y
después de una larga discusión hubo una comida
aun más larga. Ufano Pet-song de haber
obtenido el acostumbrado éxito, apenas
hubo despedido á la ilustre compañía, fué á
buscar á su mujer para preguntarle qué pensaba
de lo ocurrido. Habiendo conocido esta
la ilusión de su marido, y persuadida de que
sería trabajo perdido querer demostrarle que
estaba engañado, tomó el partido de disimular
por entonces, y fingiendo rendirse, contestó:

—Veo ahora que tus colegas te estiman
realmente, y de buen grado te reconocen por
superior.

Más como ella, no obstante, estaba demasiado
persuadida de que su marido tenía mucho
que temer de los enemigos que se había
creado, tomó otro camino para inducirlo, sin
que lo advirtiese, á eludir la venganza; y
para sus fines tuvo por conveniente hacerle
creer que había mudado de opinión respecto
de él.

—Los elogios, sin embargo, que esos hacen
de tí,—le dijo,—no deben impedir que
veas el presente estado del reino; grandes
turbulencias lo amenazan, y debes vivir alerta
para no ser víctima de ellas. No ignoras,
ciertamente, las disensiones que hay en la
familia real, y que van creciendo cada día.
En este trance, el partido más seguro sería
irse á otra parte sin hacerse notar; pero eso
no es posible por éstar tu empleado: por tanto,
conviene esperar á pie firme la borrasca
por peligrosa que deba ser; pero no por esto
debemos cerrar los ojos. En la discordia tan
grave y abierta de nuestros príncipes lo peor
que puede hacerse es no adoptar uno ni otro
partido. Yo creo que el príncipe Chu-li, que


159

vale tanto, vencerá, ó á lo menos encontrará
medios de librarse, y por eso mi débil parecer
sería que te ligases con los jefes de su
partido, mostrándote favorable á él.

Después de haber meditado un poco, Petsong
dijo:

—Tienes razón, esposa mía.

No tardó en unirse á Pi-yang, jefe del partido
de Chu-li. En tanto que los enemigos
de Pet-song maquinaban contra él una calumnia
que le hubiera costado la vida, estalló
la discordia entre la familia real. Pi-yang
puso en salvo fuera del reino á Chu-li, y
habiéndole seguido Pet-song, se libró del
golpe que estaba á punto de caer sobre él sin
que lo supiese. Los que conocieron este hecho
elogiaron muchísimo la prudencia y previsión
de la mujer de Pet-song.

AGUDEZA Y LOGICA DE RACIOCINIO

Habiéndose entretenido Ling-kong, rey de
Uei, una noche en conversar con la reina
hasta hora muy avanzada, oyeron que se acercaba
por la parte de Oriente gran ruído de
caballos y carros, y cuando estuvieron estos
próximos al palacio, cesó el rumor de repente,
y poco después principió de nuevo por la
parte occidental.

—¿Quién puede haber pasado por aquí?—
dijo el rey como continuando la conversación.

—Será sin duda alguna Ti-pe-yu,—respondió
la reina.

—¿Cómo lo sabes,—preguntó el rey,—para
decirlo con esa seguridad?

—Sé,—repuso la reina,—que es costumbre
echar pie á tierra delante de la puerta del
palacio, y que aquellos que guardan todo el
respeto posible, procuran que su comitiva no
haga ningún ruído ó haga muy poco al pasar;
sé además que un buen súbdito cumple
su deber hacia el príncipe, como un buen
hijo hacia sus progenitores, no sólo de día,
porque todos lo ven, sino también de noche
cuando no es visto por nadie; y no conozco
otro alguno en tus Estados que sea tan exacto
como Ti-pe-yu, en el cumplimiento de su
deber.

Tuvo deseo el rey de saber la verdad de lo
ocurrido, y habiendo dejado un momento á
la reina, é ido á informarse, supo en efecto,
que era Ti-pe-yu; no obstante, al entrar en
la habitación donde estaba aquella, dijo sonriéndose:

—Siento decírtelo, pero te has equivocado.

La reina entonces tomó una copa y llenándola,
la presentó al rey, diciendo:

—Pues que no he adivinado, debo felicitarte
y lo hago de buena gana.

—¿Por qué esas felicitaciones?—preguntó
Ling-kong.

—Por que hasta ahora,—replicó la reina,—
me había parecido que sólo había un Ti-peyu
en tu reino; ahora que has descubierto
que hay otro tan buen súbdito como él, me
congratulo de ello, y con mucha razón, porque
de la virtud de tus magistrados depende
la felicidad del Estado.

Tal respuesta de la reina causó no menos
admiración que placer al rey, quien demostrándoselo
así, le dijo:

—Ciertamente no hay más que un Ti-pe-yu,
y habías adivinado que él era quien pasaba.

Divulgado el caso, se admiró el talento de
la reina.


160

MODESTIA Y PREVISIÓN DE UNA MADRE

Ling-kong, rey de Tsi, había contraído
primeras nupcias con King-ki del reino de
Lu, de la cual había tenido un hijo llamado
Kuang, destinado por él á sucederle. Muerta
King-ki, Ling-kong tomó á las dos hijas del
príncipe de Song, á la mayor, Chong-se, por
mujer, y á la menor Yong-se, por concubina.
De Chong-se tuvo un hijo, á quien puso
por nombre Yu, y habiéndose propuesto la
concubina hacerlo declarar sucesor en perjuicio
de Kuang, lo consiguió. La reina Chongse
intentó disuadir de ello al rey, haciéndole
observar que era contrario al uso, y que tales
tentativas traían funestas consecuencias.

—Kuang es el primogénito,—decía,—y ya
ha sido declarado sucesor; ¿porqué quitarle
ahora un derecho adquirido? Eso es querer
atraerse desgracias.

—Si tengo que arrepentirme, peor para mí
—dijo Ling-kong; y fueron inútiles las observaciones
de su mujer. No pocos se burlaron
de que se opusiera esta á la elevación de
su hijo, y estimulado el rey por la intrigante
Yong-se, declaró á Kuang destituído de su
jerarquía, y nombrando á Yu para sucederle,
lo confió á Kao-lien para que lo educase. Poco
tiempo después habiendo caído enfermo
Ling-kong y estando en peligro de muerte,
Kao-lien dió algunos pasos para preparar
los ánimos á la elevación de Yu; pero el éxito
no correspondió á sus esperanzas, porque
apenas hubo cerrado los ojos el rey, Tsui
mató á Kao-lien y colocó en el trono á Kuang.
Entonces se conoció cuanta razón había tenido
Chong-se y todos alabaron su equidad
y sabiduría.

QUIEN NO ENTIENDA LOS PEQUEÑOS
NEGOCIOS QUE NO SE META EN OTROS MÁS IMPORTANTES

Apenas Kong-chin-se-pi, del reino de Lu,
había dado sepultura á su hermano mayor,
cuando conmovido y cansado de los lamentos
de su cuñada, se presentó á la puerta de
la cámara donde se hallaba esta, y para consolarla
le dijo en tono cortés, que moderase
su dolor, que él pensaría en volverla á casar
bien. Dejó no obstante pasar muchos años


161

sin que esto le pasara por la imaginación y
ocurrió que habiéndole ofrecido el rey el cargo
de ministro, preguntó á su cuñada si debería
aceptar.

—No aceptes,—respondió aquella.

—¿Y por qué?—preguntó Kong-chin-se-pi.

—Yo te diré: apenas había muerto mi marido,
para consolarme viniste á decirme que
me volverías á casar: esta fué una proposición
no menos ridícula que contraria á las
costumbres. Ahora ya hace muchos años que
concluyó mi luto, y todavía no me has dicho
una palabra para conocer mis sentimientos
actuales. Ciertamente no obrastes como hombre
sabio, y quien comete tan graves faltas,
¿podrá sostener con honor el cargo de ministro?
Por mi parte no lo creo.

—Si tenías voluntad de volver á casarte,
—replicó Kong-chin-se-pi,—¿por qué no decírmelo?

—Una mujer,—repuso la viuda—no debe
nunca hablar de tales cosas la primera; á las
personas de quienes depende, corresponde
pensar en eso por ella. Por lo demás, no lo
digo porque haya tenido nunca el pensamiento
de pasar á segundas nupcias, pues antes
por el contrario estoy de él muy distante,
sino para hacerte conocer cuan poco apto
eres para el empleo que te se ha ofrecido.
¿No es verdad que se engañaría quien quisiera
juzgar de los colores con los ojos cerrados?
Pues del mismo modo pienso que un
hombre como tú, que no entiende los asuntos
más comunes del mundo, si llega á ser
ministro de Estado, deberá atraerse las maldiciones
de los hombres y los castigos de
Tien. Guárdate bien de ello, haz como yo, y
no aceptes.

Kong-chin-se-pi no quiso dar oídos á su
cuñada, á quien había pedido consejo solamente
por decir algo, y habiendo aceptado
el puesto de ministro, en menos de un año
murió en el suplicio. No obstante, al morir,
hizo justicia al celo y á la sabiduría de la cuñada
cuyo consejo había juzgado efecto de
una venganza femenil.

¿CONVIENE DECIR LA VERDAD Á LOS SOBERANOS?

Viendo Ngai-vang, rey de Uei, á su hijo
ya en edad de tener prole, hizo buscar por el
reino doncellas dignas de ser elevadas al grado
de ser esposas suyas. Entre las que le fueron
presentadas, una llamó la atención de
Ngai-vang, que envió las otras al palacio del
príncipe heredero, é hizo entrar á esta en el
suyo propio. Yn-eul, uno de los principales
señores de la corte, refirió el hecho á su madre
que al oirlo, exclamó:

—¡Es posible un desorden tan grave! Tú
debiste oponerte con todo tu poder. ¡Ah! El
reino cuenta muchos enemigos poderosos, y
no teniendo fuerzas iguales que oponerles,
deberíamos suplir las que nos faltan con grandes
virtudes, como se ha hecho muchas veces.
Pero si el rey no tiene fuerzas ni virtudes,
¿qué será del Estado? Si el pobre monarca
es tan escaso de talento que no vé el
gran daño que se hace, á tí y á tus colegas
corresponde hacérselo entender; y pues que
el interés de vuestras familias va unido al
bien común del Estado, tenéis una doble
obligación de advertirlo, para impedir, en
cuanto esté de vuestra parte, las consecuencias
de tal escándalo. Si los otros son tan cobardes


162

que no se atreven á hablar, no faltes
tú, hijo mío, á tu deber; habla, pues; lo debes
al príncipe á quien sirves, y al Estado de que
eres miembro.

Animado Yn-eul por las palabras de su
madre, buscaba una ocasión favorable de hablar;
pero antes de que se le presentase fué
enviado á la corte de Tsi para tratar un negocio
de suma importancia. Viendo su madre
que había marchado sin haber hablado al rey
se hizo conducir á la puerta del palacio, donde
fijó según la costumbre una súplica de este
tenor:

—La anciana viuda de Kio-hio tiene en su
corazón una cosa que la inquieta y desea manifestar
á su majestad.

Hiciéronla entrar y cuando estuvo delante
del rey le dirigió estas palabras:

—Príncipe, vuestra sierva ha oído contar
siempre entre las cosas que más importan al
bien del Estado la exacta observancia de las
costumbres, y de aquellas especialmente que
se refieren á hombres y mujeres. Nuestro
sexo es naturalmente más inclinado al amor
que á la firmeza, y este sin duda es el motivo
porque las costumbres mandan casar pronto
á las doncellas. Están fijados los quince años
para los esponsales, y los veinte para las bodas.
Pero según las costumbres mismas, aceptados
los dones, la doncella se considera de
aquel que se los ha hecho. Otro tanto, en
proporción, sucede respecto de las concubinas,
que son de quien las ha tomado, y hay
para todo esto ceremonias particulares que
deben observarse. Nuestros príncipes más
sabios en todo tiempo han considerado como
uno de sus principales deberes dar ellos mismos
el ejemplo en estas cosas, y la experiencia
ha demostrado muchas veces que de esto
depende la felicidad ó infelicidad de los Estados.
Tanto como Tu-chan contribuyó á la
gloria de la dinastía Hai, otro tanto Mo-hi
aceleró su ruína, y lo mismo puede decirse
de Siu y de Tan-ki respecto de la dinastía
Chang, de Tai-se y de Pao-se, relativamente
á la dinastía Chu. Vos, no obstante, tenéis
en vuestro poder contra las costumbres una
mujer destinada para vuestro heredero, y sin
considerar que el reino está circundado de
poderosos vecinos, y que no podría conservarse
si naciesen turbulencias dentro de él,
vos mismo producís el desorden. Vuestro Estado
sin duda está en grave peligro.

Habiendo escuchado atentamente el rey
tales reconvenciones:

—He faltado,—dijo;—y en el mismo instante
ordenó que pasara á la habitación del
príncipe heredero la mujer que había mandado
retener en las suyas. No contento con
esto, hizo un gran regalo á la anciana que
había sido la única que se había atrevido á
reprenderlo, y cuando Yn-eul regresó de su
misión, por respeto á la madre lo ascendió
en su destino. Ngai-vang fué siempre después
bastante más cuidadoso y exacto en sus
deberes, de manera que habiendo ordenado
mejor las cosas de su familia y del reino, sus
vecinos, aun cuando poderosos, no se atrevieron
á atacarlo. Esta acción dió grande fama
á la virtuosa madre de Yn-eul.


163

EL MATRIMONIO DEBE EXIGIR FORMALIDAD

Una doncella de Chin había sido prometida
en matrimonio á un joven de Fong, y
cuando ambos estuvieron en edad de celebrarlo,
se presentó el joven con su padre á
reclamar la novia, pero sin haber hecho de
antemano los regalos de costumbre, ni observado
las ceremonias prescritas. La prometida
por esto respondió resueltamente que no
saldría de la familia paterna, y exhortada á
no hacer caso de puras formalidades añadió:

—Oigo decir generalmente que en todo
importa principiar bien, y que una falta, que
al principio puede parecer ligera, tiene con
frecuencia funestos resultados. Y esto que es
verdad para todos los demás, ¿no lo sería en
punto al matrimonio? ¿No son los deberes
de esposo y esposa los primeros entre los de
los hombres? ¿No son ellos el principio de
todos los demás deberes de la vida civil? El
fin del matrimonio es conservar la familia, y
perpetuar en cuanto sea posible los honores
prescritos por las costumbres hacia los antepasados,
dándoles una posteridad. Ahora
bien, se dice, con gran razón, que el agua que
sale de una fuente fangosa no puede formar
un límpido arroyo, y por tanto yo no me casaré
nunca faltando á los usos prescritos.

Citada ante el tribunal para obligarla á
cumplir su promesa, á pesar de las amenazas
que se le hicieron, persistió en decir que
le quitarían la vida antes que obtener su consentimiento.
No habiendo querido, pues, desistir
nunca de su resolución, vivió en el
celibato.

RESPETO Á LAS COSTUMBRES

Pey, hija de Suen-kong, rey de Lu, había
sido prometida en matrimonio á Kong-koang,
príncipe de Song. Al llegar la época de la
boda, Kong-koang en vez de ir en persona á
recibirla, envió á un grande de su Estado;
por lo cual Pey no quería marchar y solamente
se sometió por obediencia á sus padres.
A los tres meses, luego que el príncipe de


164

Song cumplió la ceremonia de ver á la esposa
en la sala de los antepasados, quiso consumar
el matrimonio; pero Pey no lo consintió,
porque no había observado el uso de ir
á recibirla en persona; y para que cediese fué
necesario nada menos que una orden terminante
del rey su padre y de su madre la reina.
Después cuando quedó viuda, se mostró
como antes rigurosamente apegada á las prescripciones
de las costumbres. Habiéndose incendiado
una noche su palacio:

–Salid, señora,—le gritaban,—huid antes
que avance el fuego.

—Las costumbres requieren,—respondió,
—que una mujer de mi condición no se deje
ver siquiera en una sala, sin ir acompañada
de sus damas de honor; cuando hayan venido
saldré.

Vino una, pero la otra no se presentaba, y
á pesar de cuantas instancias se hicieron á la
princesa para que huyese, no cedió sino cuando
el peligro estuvo muy próximo. Todos
los príncipes de su tiempo elogiaron y admiraron
su constancia.

Una doncella de Song se casó con un joven
de Tsai. Acometió al marido una enfermedad
peligrosa y queriendo la madre de la
mujer que ésta regresara á su casa, contestó
la hija:

—Considero el accidente acaecido á mi marido
como si á mí misma me hubiera ocurrido;
las costumbres además exigen que una
mujer viva y muera en la casa donde una
vez estuvo establecida. Yo no me alejaré de
aquí porque mi marido haya sido atacado
desgraciadamente de un mal funesto. Si nuestros
padres enferman, y los médicos les prescriben
la yerba Feu ó la yerba Y, nosotras
por repugnante que sea su olor, vamos á cogerlas
en abundancia, nos llenamos de ellas
el pecho y les extraemos el jugo. ¿Deberé
hacer menos por mi marido?

Todos elogiaron á la mujer, y su madre se
valió de lo que había dicho de las yerbas Y
y Feu para hacer sobre este asunto una oda
en su alabanza.

Mong-y, hija de Hoa, estaba prometida
por esposa á Hiao-kong, rey de Tsi, el cual
trató muchas veces de llevarse consigo á la
desposada sin ceremonias, pero la joven jamás
quiso consentirlo. Cuando Hiao-kong
supo que por su demora en hacer los presentes
de boda y cumplir las ceremonias prescritas
se le llamaba el casto, se apresuró finalmente
á hacer los gastos nupciales. Enseguida,
según las costumbres, fué en persona
á buscar á la novia á la casa paterna; pero
Mong-y no se dejó conducir sino después
que se le aseguró tres veces que Hiao-kong
había ido en persona por ella. Cuando llegó
á la casa del esposo, lo encontró todo arreglado
según los usos, de manera que su apego
á las ceremonias quedó satisfecho. Algunos
años después, debiendo hacer Hiao-kong
un viaje á Lean-sie, quiso que su mujer lo
acompañara, y en el camino se volcó y quedó
roto el carro que conducía á la reina, si
bien ésta ningún daño se hizo. Hiao-kong
envió inmediatamente un carro de su séquito
para que regresara á la ciudad, temiendo que
en el viaje le pudiera ocurrir otra desgracia,
pero Mong-y se negó á entrar en él porque
no era carro de mujer, y hablando detrás de
una cortina que había hecho correr, dijo al
oficial que había ido de parte del rey:

—Una mujer de mi condición no se presenta
ni aun en una sala sin ir acompañada
de sus damas de honor; y si pasa de una á
otra cámara hace oir el ruído de sus vestidos
para que los demás lo sepan. Aun cuando
salga raras veces, las costumbres han prescrito
cual debe ser su traje y su aparato, y
todo esto ha sido ordenado sabiamente, ya
para el decoro exterior, ya para conservar la
rectitud del ánimo y del corazón. Ahora bien,
el carro que se me ha traído no es conforme
á las prescripciones, y no puedo servirme de
él. Quedarme aquí mucho tiempo sería aun
peor; lo más fácil es morir, y estoy á ello
dispuesta antes que hacer cosa alguna contra
las costumbres.

El oficial corrió con toda prisa á referir
este discurso al rey, el cual hizo prontamente
preparar otro carro como se requería, y en
él regresó Mong-y á Tsi.


165

Habiendo emprendido un viaje de placer
Chao-vang, rey de Tsu, llevó consigo una
de sus mujeres, hija del rey de Tsi. Habíala
dejado un día en una amena isleta, junto á la
orilla del río Kiang, cuando sabiendo que de
improviso habían crecido extraordinariamente
las aguas envió en el acto algunos respetables
personajes de su séquito para tomar á
la princesa y conducirla donde él se hallaba.
Corrieron estos con toda prisa hacia la princesa,
y según las órdenes recibidas, la invitaron
á salir inmediatamente de la isla é ir
con ellos á donde estaba el rey.

—Cuando el príncipe nos llama á su lado,
contestó ella,—da su anillo á sus mensajeros;
¿lo tenéis?

—El temor,—replicaron aquellos,—de que
alzándose las aguas de improviso pudieran
amenazar los días de vuestra majestad, nos
ha hecho venir con tal presteza, que hemos
olvidado esta formalidad.

—Podéis, pues, volveros por él,—replicó
aquella; sin eso jamás me iré con vosotros.

Se le hizo presente que la crecida era tan
rápida, y parecía que iba á ser tan grande,
que si volvían por el anillo, acaso no llegarían
ya á tiempo.

—Conozco muy bien,—repuso la reina,—
que marchando con vosotros salvo la vida;
y que permaneciendo me expongo á morir;
pero si por librar la vida, infringiese una
condición de tanta importancia, faltaría á un
mismo tiempo á la fidelidad y al valor, y por
eso prefiero la muerte.

Corrieron los enviados con gran premura
á recibir el anillo, pero á pesar de cuanta solicitud
mostraron cuando regresaron ya la
isla había sido anegada, y con ello quedó sumergida
la princesa y todo su séquito. El
rey la lloró mucho, pero todavía alabó más
su valor y fidelidad.

HONOR Á LA CASTIDAD

Muerto Pe-kong, rey de Tsu, el rey de
Hu, á quien era notoria la prudencia, la virtud
y la hermosura de su viuda, le dirigió un
elevado personaje con gran suma de dinero,
dos diamantes de gran precio, y treinta carros
bien equipados para pedirla en matrimonio.

—Cuando vivía mi marido,—contestó la
viuda,—mientras él se ocupaba en los negocios
exteriores, yo arreglaba lo mejor que
podía las cosas interiores de la casa, y pasaba
el resto de mi tiempo con sus demás mujeres
en las labores propias de nuestro sexo: ahora
que ha muerto quiero pasar junto á su tumba
los días que plazca á Tien concederme todavía.
Sé cuan precioso es el honor que el rey
de Hu me ofrece, y aprecio en lo que valen
los ricos presentes con que me invita, pero yo
no puedo aceptar tal honor sin hacerme indigna
de él: olvidaría á mi buen marido, y
quiero honrarlo en la muerte, como lo hice
mientras estuvo vivo. El dolor de su pérdida
ya habría debido quitarme la vida, y el sobrevivirle
me acusa de poco amor hacia él,
por lo que estoy sin remordimiento. Pero no
seré yo nunca quien lo olvide hasta el punto
de pasar á otras nupcias. Devolved á vuestro
rey sus dones, y dejadme en paz.

También el rey de Hu alabó la resolución
de aquella princesa, y le dió el honorífico
título de Chu-ki.(1)


166

LA HUMILDAD ENGRANDECE Á LA MUJER

Habiendo muerto Ling-vang sin dejar hijos
de su legítima esposa, fué declarado rey
el único que había tenido de una concubina.
Ningún cambio produjo en el ánimo de su
madre esta elevación, y supo conservarse en
su propia categoría; honraba y servía á la
reina viuda, con las mismas consideraciones,
y otro tanto hacía el joven rey, siguiendo el
ejemplo de su madre. Así transcurrieron
ocho años, hasta que un día llamando aparte
la reina viuda á la madre del rey:

—Yo estoy verdaderamente satisfecha,—
le dijo,—de las consideraciones que tenéis
conmigo, y del cuidado que habéis tenido de
inspirar al rey vuestro hijo iguales sentimientos
de respeto hacia mí; conozco también
que he hecho mal en permitirlo hasta el presente;
y quiero ahora á lo menos rendiros
las debidas gracias. Vuestro hijo es rey, y no
está bien que su madre sirva como una mujer
de grado inferior. Yo soy viuda sin hijos,
y es todavía demasiado permitirme pasar
aquí tranquilamente el resto de mis días.
Quiero abandonar esta habitación de honor
para cedérosla, y no entrar jamás en ella sino
para tener la honra de venir á reverenciaros.

—¿Qué me decís, señora?—replicó la madre
del rey.—Permitidme que os haga presente
que no habéis considerado bien este
asunto. El rey vuestro esposo y mi señor
tuvo la desgracia de morir joven, que para
un príncipe es un verdadero infortunio; no
tuvo la fortuna de procrear hijos de su esposa
y solamente los hubo de mí que era su sierva:
otro motivo de aflicción por su muerte. ¿Y
querriais aumentar ahora á estos dos motivos
un tercero, rebajando á la esposa para
elevar á la sierva? Se dice, y es verdad, que
el celo de un súbdito fiel y la piedad de un
buen hijo no deben disminuir jamás por el
transcurso de los años; por tanto yo tampoco
debo cansarme de ser como soy respecto á
vuestra majestad; mi deber es honrarla y servirla.
Si tengo el honor de haber dado un
sucesor de vuestro esposo, esto no me dispensa
de los respetos que debo á su esposa.

—No se hable más,—dijo la reina,—de lo
que vos y yo eramos en tiempo de mi difunto
marido. El que ahora reina es hijo vuestro
y suyo, y por eso, aun cuando sean espontáneos
el honor y los servicios que me prestáis,
yo no puedo aceptarlos sin injuriar en
cierto modo al príncipe en la persona de su
madre.

La concubina sin replicar palabra fué al
instante á buscar al rey su hijo, y le dijo:

—Príncipe, he oído siempre que el sabio
no debe permitir ni hacer nada que sea contrario
al orden. Ahora, pues, el buen orden,
en mi juicio, consiste en gran parte en mantener
los antiguos usos, de manera que cada
cual permanezca en el puesto que estos le
aseguran. La reina esposa de vuestro padre
quería ahora abandonar sus habitaciones, y
me hace instancias á fin de que yo ocupe el
lugar que ella tiene en la corte. Ella, pues,
quiere que yo falte al buen orden, pero moriré
antes que hacerlo, y pues que la reina
me parece inflexible, yo le haré ceder con mi
muerte.

Diciendo esto hizo ademán de matarse;
pero la contuvieron y prorrumpiendo el hijo


167

en amargo llanto, trató de aquietarla; más
ella no consintió en vivir sino cuando la reina,
sabedora de su resolución, le prometió,
aunque de mala gana, conservar su puesto,
como antes y dejarse honrar y servir por ella.
Todos quedaron admirados y gozosos de la
porfía de estas dos mujeres en mostrar tanta
deferencia la una por la otra. Esta es verdaderamente
sabiduría y virtud, digna de la
admiración de todos.

LA ESPOSA FIEL HASTA EL MAYOR SACRIFICIO

Una joven de rara belleza y de esclarecida
virtud, había perdido en edad aun bastante
temprana al marido. Los más ricos del reino
á porfía la solicitaron por esposa, pero inútilmente;
por fin, el rey, instruído de su belleza
y virtud, envió á solicitarla á uno de
los primeros magistrados con los acostumbrados
dones, al cual respondió aquella:

—Mi marido me ha dejado viuda demasiado
pronto; pero yo no tendré jamás otro. Hubiera
querido seguirlo, pero me ha dejado un
hijo que es mi deber educar. Muchos me han
solicitado, y todos inútilmente; y cuando me
creía libre de estas importunas demandas, el
mismo rey viene á repetírmelas. Extraño que
todavía haya quien crea que yo he de olvidar
nunca á mi difunto marido para entregarme
á otro y sacrificar mi deber á una espléndida
fortuna. Quiero mostrar una vez para siempre
que no soy capaz de tal vileza, y desengañar
sobre este punto á todos los que no
me hayan conocido. Dicho esto, coge con una
mano el espejo, con la otra una navaja, y se
corta las narices.—Héme castigada,—dijo,—
de haber permitido que tantos dudasen de mi
constancia: id á llevar mi contestación al rey
y decidle, que si no me quito la vida, es porque
no tengo ánimo para abandonar á mi hijo
en tan tierna edad. Lo que acabo de hacer
bastará; el rey ciertamente me solicitaba por
mi belleza; referidle ahora que este rostro no
es más que un resto desfigurado y monstruoso
de lo que antes era: ahora no le costará
trabajo desistir de su demanda.

El mensajero refirió al rey lo que había
oído y visto, y el rey alabó la constancia de
la joven, le dió el título de Kao-king, y le
confirió grandes honores.


168

CUMPLIMIENTO DE LA PALABRA EMPEÑADA

Apenas se había desposado un joven oficial
de Chu con una doncella de dieciséis años,
cuando estallando de improviso la guerra,
se vió también obligado á partir para el ejército.
Antes, sin embargo, de dejar á su esposa
le dijo:

—No puede saberse quien morirá en la
guerra, ni quien sobrevivirá, ni es posible
decir si me libraré de los peligros de esta. Te
dejo á mi buena madre que no tiene otros
hijos más que yo; si muero, ¿qué será de ella?
¿Me prometes cuidarla siempre?

—Sí,—contestó la esposa,—te lo prometo.

Y habiendo muerto el oficial en la guerra,
la joven viuda se impuso tal cuidado respecto
de su suegra, que noche y día trabajaba
con sus propias manos á fin de que nada le
faltase. Pasados los tres años de luto, y siendo
aun joven y no teniendo hijos, quisieron
sin sus padres volvérsela á su casa para casarla
en segundas nupcias; pero la viuda rechazó
resueltamente la proposición.

—La fidelidad y la justicia,—les dijo,—
son nuestros principales deberes, y vosotros
mismos, cuando contraje matrimonio, no otra
cosa me recomendasteis que el afecto y la
obediencia á mi marido. Ahora bien, debéis
saber que mi queridísimo marido, á punto
de partir para la guerra en que perdió la vida,
me manifestó la inquietud que el amor
filial le inspiraba por la suerte de su madre,
si él llegase á faltar, y me preguntó si quería
prometerle cuidar de ella; yo se lo prometí:
por otra parte, el deber de la nuera es servir
á la suegra, y la muerte de mi marido, lejos
de dispensarme de este deber, me lo ha impuesto
como una obligatión. Si no lo cumpliese,
me haría reo de infidelidad é injusticia;
mi marido sería reputado como un mal
hijo que no había sabido proveer al sustento
de su madre, y que demasiado fácilmente se
había fiado en la palabra de una esposa poco
fiel. Quiero morir primero que exponer á mi
marido y á mí misma á tales reconvenciones.

Conocida por sus padres su firme resolución,
no le hablaron más de otro marido, y
la suegra vivió aun veintiocho años con la
nuera que, diligente, proveyó siempre á todas
sus necesidades, y la sirvió con asiduidad
hasta su muerte, rindiéndole después tam bién
los últimos deberes, sin omitir ninguna de
las ceremonias prescritas. La constancia, la
fidelidad y la solicitud de esta viuda en servir
á su suegra, le granjearon la estimación
de todos, tanto que el magistrado de Hoaiyang
lo puso en noticia del monarca reinante
entonces, y este envió á la nuera en donativo
cuarenta libras de oro, le dió el título
de Kiao-fu (mujer piadosa) y le concedió
otros honores.


169

VIRTUD (CRIMEN?) DE UNA MADRE EN CHINA

Vu-kong, rey de Lu, se presentó á ofrecer
sus respetos al emperador Suen-vang, acompañado
de su primogénito llamado Ko y de
su hijo segundo Hi. No simpatizó Suen-vang
con el mayor de los dos hermanos, y por el
contrario le agradó tanto el menor, que declaró
que éste sucedería en el reino á su padre.
En efecto, muerto Vu-kong, Hi subió al
trono, y reinó con el nombre de Hi-kong, y
tuvo un hijo que reinó posteriormente con el
nombre de Hia-kong, pero que en la infancia
era llamado Chu. Mientras este estaba
aun en mantillas, Pe-yu, hijo de Ko, que se
formó un partido en el reino, mató á su tío
Hi-kong, que aun reinaba, y habiéndose hecho
proclamar rey, invadió el palacio para
quitar también la vida al pequeño Chu. Pero
al primer ruído lo despojó su aya de sus vestidos,
y vistiendo con ellos á su propio hijo,
colocó á este en la cuna real en lugar del
príncipe. Los enviados de Pe-yu mataron al
niño que encontraron en la cuna y creyendo
que fuese Chu, no se cuidaron de otra cosa,
de modo que el aya pudo huir con el verdadero
príncipe en los brazos. Apenas hubo salido
del palacio, encontró á un grande del
reino, tío materno del príncipe, quien le preguntó
en voz baja si su sobrino Chu había
muerto.

—No, señor mío, —le contestó,—es este
que véis; en su lugar he puesto en la cuna
á mi propio hijo, y lo han muerto en vez de
éste.

El señor procuró á la mujer el medio de
huir á sitio seguro con el verdadero príncipe
que vivió oculto quince años, y después de
este tiempo todos los grandes de Lu se dirigieron
de acuerdo al emperador pidiendo la
muerte de Pe-yu y la elevación del joven
príncipe al trono del padre. Habiendo accedido
á ello el emperador, Chu fué reconocido
rey, pero al subir al trono no olvidó al aya
que al precio de su propia sangre le había
salvado la vida.


170

PREMIO Á LA MODESTIA

Cuando subió al trono Ching-vang, rey de
Tsu, se situó en una altura para ver desde
ella pasar á todas las mujeres que debían habitar
en su palacio. Todas al pasar delante de
él, cual con más, cual con menos audacia,
alzaban los ojos para verlo; Se-vu fué la única
que siempre tuvo la vista baja, y pasó muy
modesta, sin dar señal de cuidarse ni pensar
en él. Sorprendido Ching-vang de tanta modestia,
y queriendo divertirse.

—Bella joven que pasáis,—dijo,— una miradita
os suplico.

Se-vu; sin dar muestra de haber oído, continuó
su camino siempre con los ojos bajos.
Ching-vang no se dió por satisfecho, y añadió:

—Una mirada, y os haré mi esposa.

Ni por esto levantó Se-vu la vista, por lo
que el rey añadió la promesa de una suma de
dinero y el deseo de engrandecer á su familia.
Viendo que aun esto era inútil, descendió
el rey de la altura para aproximarse á ella
y hablarle más de cerca, según era su deseo.

—¡Y qué!—le dijo,—os ofrezco el grado de
reina, os añado también otras promesas para
induciros á dirigirme una sola mirada, ¿y no
me prestáis atención? ¿Son tan preciosas
vuestras miradas?

—Gran príncipe,—contestó con gravedad
Se-vu:—el pudor y la modestia son el principal
adorno de nuestro sexo. Me parecía
contra el decoro y contra mi deber alzar los
ojos á aquella altura, donde se hallaba vuestra
majestad; ved ahí porque tuve los ojos
bajos. Si los hubiera alzado después de las
magníficas promesas que os dignasteis hacerme,
hubierais creido que lo hacía por ambición
y por interés, y que á estas pasiones
posponía el deber, por lo cual me habría hecho
indigna de serviros. Dignaos tener por
buenas estas excusas y razones de mi conducta.

Ching-vang, admirando tal respuesta tomó
por esposa á Se-vu.


171

ABNEGACION DE UNA ALDEANA

Los de Tsi habían declarado la guerra á
los de Lu; y estando su ejército acampado
junto á las fronteras, los centinelas vieron
una mujer, que con un niño en brazos y otro
de la mano, huía hacia las montañas. Los
soldados corrieron al instante tras ella, de
modo que viéndose perseguida, dejó al niño
que llevaba de la mano y con el otro apresuró
el paso. El niño abandonado la seguía
de lejos, llorando tan lastimeramente, que
conmovió el corazón de los soldados; pero la
mujer continuaba huyendo sin volver siquiera
atrás la vista. El general de las tropas de
Tsi que se hallaba presente cuando el niño
fué cogido, le preguntó si la mujer que huía
era su madre, y él respondió que sí. Le preguntó
de nuevo si el niño que su madre llevaba
consigo era su hermano, y al oir que
no, se aumentó su curiosidad de saber quien
era, ordenando por tanto á dos soldados á
caballo que persiguiesen á toda carrera á la
mujer hasta alcanzarla. Cuando la condujeron
á su presencia, el general le preguntó:

—¿Quién es el niño que llevas en brazos,
y quién el qué huyendo has abandonado?

—El niño que tengo en brazos,—respondió
aquella,—es hijo de mi hermano mayor; el
otro mío.

—¿Cómo?—replicó el general,—¿qué cosa
hay más cara á una madre qué su propio
hijo? ¿Y pudiste abandonar el tuyo por salvar
el de tu hermano?

—Señor,—repuso la mujer,—he creído deber
mío sacrificar mi afecto y mis intereses
al bien común de mi familia. Si decidiéndome
por el otro partido hubiese tenido la fortuna
de escapar de las manos de vuestros
soldados y de salvar á mi hijo abandonando
el de mi hermano, habría sido tenida por una
mujer interesada, y habría perdido por tanto
la estimación de los demás. Nuestro monarca
y todos sus súbditos odian á quien sólo mira
por su interés.

Al oir esta contestación, hizo suspender el
general la marcha del ejército, envió á la
madre á su casa con el hijo y el sobrino, y
dirigió en el mismo instante un oficial á la
corte de Tsi con una carta al rey.

«Vuestra majestad,—decía,—me ha encargado
de la conquista de Lu; antes de pasar
adelante, séame lícito hacerle presente que
no conviene emprender tal conquista. Cuando
todos los habitantes, y hasta las aldeanas
de aquel reino conocen y observan la máxima
de sacrificar al bien común todo interés
privado, ¿qué harán los grandes del reino y
los oficiales del ejército? El oficial portador
de esta contará á yuestra majestad un caso
que comprueba lo que tengo el honor de escribirle.»

En atención á esta carta y á la narración
del oficial, el rey de Tsi ordenó á sus tropas
retirarse. Sabiendo entonces el rey de Lu lo
que había ocurrido, hizo á aquella mujer ricos
presentes, y le dió el sobrenombre de Y-nei
(hermana desinteresada). Tal es la fuerza de
un verdadero desinterés, que salvó á un reino
entero por medio de una aldeana.


172

SACRIFICIO DEL AMOR MATERNAL EN ARAS DEL DEBER

En tiempo de Suen-vang, recorriendo el
campo unos agentes de la justicia, hallaron
un hombre recien muerto, y pocos pasos
más lejos dos hermanos, que fueron presos
como reos del homicidio. Habiéndose
descubierto al instruir el proceso que el muerto
tenía una sola herida, se dedujo de aquí
que uno de los dos hermanos no debía de haber
herido: tratábase por tanto de saber quien
de los dos había sido el matador. Pero la
cuestión no era fácil de resolver, porque el
mayor decía haber sido él, y el menor por
el contrario afirmaba que el mayor era inocente,
y que solo él era reo. Los tribunales
inferiores hicieron la relación de esto al ministro,
quien llevó el asunto ante el emperador.

—Dejar en libertad á ambos,—dijo el príncipe,
—sería perdonar al homicida, y autorizar
el delito: condenar á los dos á muerte,
es contrario á las leyes, porque es cierto que
uno solo es el reo. Se me ocurre un pensamiento:
su madre debe conocerlos mejor que
nadie. Pues que uno de los dos debe morir,
sepamos cuál, ateniéndonos á la elección de
la madre.

Habiéndola hecho venir el ministro, le
dijo:

—Uno de vuestros hijos ha muerto á un
hombre y debe morir en expiación del delito.
Cada uno de ellos disculpa á su hermano
y se acusa á sí propio: el rey á cuyo conocimiento
se ha llevado la causa, ha dictado
sentencia de muerte contra uno de los dos;
pero os deja elegir el que queráis que se salve.

La infeliz madre deshaciéndose en lágrimas,
dijo:

—Si uno de ellos debe absolutamente morir,
sea más bien el menor que el otro.

Al hacer el ministro escribir su contestación,
le mostró su maravilla de que hubiese
dado la preferencia al mayor contra la costumbre
de las madres que siempre experimentan
mayor ternura hacia sus últimos hijos,
y le preguntó por qué motivo había
obrado de distinta manera que las otras.

—Señor,—contestó,—de los dos hermanos,
sólo el menor es hijo mío; el otro es de la
primera mujer de mi marido. Cuando murió
éste, le prometí tratarlo como el mío propio:
hubiera faltado á la promesa que hasta ahora
he observado, si hubiese querido salvar el
menor en perjuicio del otro, y escuchar los
impulsos de una ternura interesada. Pero por
cara que me cueste la elección hecha, creo
deber mantenerme firme en ella.

Estas últimas palabras fueron interrumpidas
por su llanto y sollozos, y conteniendo
también el ministro las lágrimas con trabajo,
marchó á referir al rey lo ocurrido. El rey
en cuanto se enteró, otorgó gracia á los dos
hermanos en consideración á la madre, cuya
virtud y generoso desinterés elogió en gran
manera.


173

UNA ESCLAVA QUE SE SACRIFICA POR EL HONOR DE SU AMA

Habiendo un letrado de provincia obtenido
un empleo en la corte, dejó en su casa á
su esposa. Un vecino se aprovechó de su ausencia
para entablar con la mujer relaciones
deshonestas; pero habiendo sabido que el
marido debía regresar en breve, mostró temer
que á su vuelta descubriese la intriga y
desahogase su cólera con algún acto violento.

—Yo lo evitaré,—dijo la mujer,—le prepararé
vino envenenado y se lo daré para
que lo beba.

De allí á pocos días, llegó el marido, y la
perversa mujer le dijo en el acto:

—Debes estar cansado del camino, y tener
necesidad de tomar algo: tengo aquí guardado
vino, aunque poco, muy exquisito. Tráeme
aquel frasco,—dijo á la sierva,—para que
mi marido beba un trago de aquel vino.

La sierva que sabía lo del veneno, se turbó,
no teniendo valor para envenenar á su
amo, ni queriendo hacerse cómplice del delito
de su ama. Se decidió por tanto por el
expediente de dejar caer el frasco, de modo
que el vino se derramó todo por el suelo. El
amo, naturalmente furioso, no sabiendo el
servicio que le había prestado, la trató muy
ásperamente; y desde aquel día, temiendo la
señora que hablase, le pegaba siempre bajo
diversos pretextos, con la intención de hacerla
morir á golpes. A esta sazón fué informado
el marido por un hermano suyo de la
conducta de su mujer y del veneno que se
decía le había preparado; y como este aviso
se lo confirmaba evidentemente cuanto había
acaecido en su casa desde su regreso, mató
á la mujer con la misma vara con que ella
maltrataba á la sirviente, preguntando enseguida
á ésta porque no le había descubierto
el caso en vez de dejarse maltratar con tanta
crueldad.

—Por mi parte,—repuso la esclava,—jamás
me habría aventurado á poner en peligro
la vida y la reputación de mi señora;
primero hubiera preferido morir.

El amo, ya por estimación, ya por gratitud
de que le hubiese salvado la vida, quiso casarse
con ella; pero no accedió, diciendo:

—Mi ama ha muerto de un modo deshonroso,
y yo hubiera debido no sobrevivirle.
¿Cómo había de ocupar su puesto? Antes que
hacerlo, moriré.

Su amo, por tanto, se contentó con ofrecerle
ricos dones, y pensó en casarla bien,
presentándose á porfía pretendientes en cuanto
se supo en la aldea lo ocurrido.


174

ABNEGACIÓN POR CARIÑO FILIAL

Un hombre rico, llamado Chu-yai, había
perdido á su mujer, quedándole sólo una
hija aun niña. Se volvió á casar, y regaló á
la nueva esposa bellísimas perlas, de las cuales
ella se hizo dos brazaletes. Seis años después
murió Chu-yai fuera del país, y al oir
la esposa su pérdida, en la angustia del dolor
arrojó hasta sus brazaletes y adornos. Una
hija de cerca de nueve años que había tenido
de su primer marido los recogió sin decir
nada á nadie, y los encerró en la cajita donde
su madre tenía el espejo y otras varias alhajas
de que no se servía durante el luto. Cuando
los hermanos y sus demás parientes supieron
la muerte del marido, se dirigieron á
casa de la viuda á tomar el cuerpo del difunto
y trasladarlo á la tumba de sus abuelos.
En el camino había una aduana donde se castigaba
con pena de la vida á quien pasase con
perlas; y examinando el aduanero la cajita
encontró en ella las que había puesto la niña.
Patente era el delito; se trataba sólo de descubrir
al culpable. Temiendo Su (así se llamaba
la hija de primeras nupcias del marido,
la cual contaba entonces trece años) por la
madrastra, á quien pertenecía la caja, volviéndose
al aduanero, le dijo:

—Yo soy la culpable, no busquéis otra.

—¿De qué modo?—repuso el aduanero,—
porque debe redactarse el acta.

—Cuando murió mi padre,—dijo Su,—mi
madrastra arrojó los brazaletes, y pareciéndome
mal hecho tirarlos, los recogí y volví á
colocar en esta cajita, sin que aquella lo supiese.

Fueron al instante á referir á la madrastra
la declaración de Su, y ella corrió en busca
de su hijastra para preguntarle cómo había
sucedido el hecho.

—Sí, madre mía,—continuó Su,—yo recogí
los brazaletes que arrojasteis, y sin que lo
supieseis los guardé en aquella cajita. Pues
que han sido sorprendidos en la aduana, y se
me dice que la ley condena á muerte al culpable,
á mí me toca sufrir la pena.

Su hablaba con tal seguridad, que casi
creía la madrastra que decía la verdad. No
obstante, tanto por amor como por compasión,
dirigiéndose al aduanero, que había recibido
la declaración de Su,

—Señor,—dijo,—suspended por favor la
ejecución; mi hija no es culpable, no lo creáis;
los brazaletes son míos, no suyos; yo los
guardé en la cajita cuando murió mi marido;
el dolor y los cuidados me hicieron olvidar
que estuviesen dentro; la culpa por tanto es
mía y á mí se me debe imponer la pena.

—No,—replicaba con insistencia la hija,—
yo volví los brazaletes á su sitio.

—Fuí yo,—decía la madre;—mi hija sólo
habla así por el cariño que me tiene y por
librarme de la muerte á costa de su vida; no
lo creáis, ni la condenéis, porque es inocente.

—Señor,—añadía la hija,—mi madre, por
compasión hacia mí, se hace reo de una culpa
que no ha cometido, por eso expone la vida
para salvar la mía.

No queriendo la una ser vencida por la
otra en tan generosa porfía, abrazándose entre
lágrimas y sollozos, se exhortaban recíprocamente
á ceder, de manera que ante


175

aquel espectáculo, no sólo los parientes, sino
todos los presentes enternecidos y conmovidos
no podían contener las lágrimas; hasta
que apiadado el aduanero dejó caer de sus
manos el sumario, y vertiendo lágrimas también,
exclamó:

—¿Quién ha visto nunca tan noble contienda?
La madre y la hija disputan entre sí
por cual de ellas debe morir; pero aun cuando
yo mismo debiera perecer, no seré quien
condene á una ni á otra;—y arrojando las
perlas y poniendo á todos en libertad, apuntó
la culpa en el catálogo de aquellas en que
el autor no había podido descubrirse.

El convoy continuó su camino, y poco
después se llegó á descubrir que los brazaletes
habían sido puestos precisamente en la caja
por la niña de nueve años: entonces se elogió
mucho más la generosidad de Su y de su madrastra.


Capítulo II
EL ASIA ANTIGUA Y EL JAPÓN

I
Horrible degradación de la mujer.

LA suerte de las mujeres en el
Asia antigua fué aproximadamente
la misma que entre los
pueblos que no tuvieron la
suerte de conocer las leyes del
progreso humano. Lo mismo
que bajo las leyes de Moisés
eran casi toda la vida esclavas,
primero en la casa de su padre quien podía
disponer de ellas á su antojo sin que nadie
pudiera contrarestar su potestad, y lo mismo
tenía derecho á venderlas ó matarlas que sumirlas
en la mayor vileza: luego estaban bajo
el poder del marido, á quien las las leyes y
las costumbres daban todo poder contra ellas
y contra su hacienda.

Es imposible dar una historia detallada de
aquellos tiempos á causa de los lunares que
la tradición ha dejado en ciertos pormenores
de la vida privada, cuando ni siquiera presenta
la serie ordenada y clara de los acontecimientos
públicos que debieran formar la
historia en general. Por lo tanto, á fin de hacernos
cargo de la suerte de la mujer asiática
en la remota antigüedad hemos de apelar
á detalles que, si no llenan completamente
nuestro objeto, cuando menos nos darán una
idea clara de lo que intentamos averiguar.

Un dato desgarrador se nos ofrece ante
todo: las mujeres en Oriente han sido núbiles
á los ocho ó nueve años, exceptuando tan
sólo á la mujer china que no ha solido casarse
en tiempo alguno antes de los catorce. De
ahí que las mujeres orientales á veinte años
fuesen consideradas como viejas, y que se las
despreciase cuando la razón debía comenzar
á iluminar su entendimiento. Así, cuando la
belleza reclamaba su imperio, la razón se lo
negaba y cuando la razón podía conseguirlo,
la belleza ya no existía para ayudarla. Nada
tiene de extraño que la mujer más por efecto
aun de las costumbres que de las leyes, permaneciese
allí siempre en la dependencia del


177

otro sexo, á mayor abundamiento cuando la
esclavitud de las mujeres estaba muy conforme
con el espíritu del gobierno despótico
que tiende á abusar de todo. Por ello nos explicamos
perfectamente que en todas épocas
la esclavitud doméstica haya marchado al
igual del gobierno despótico.

Pero ¿á qué viene asombrarnos de tal desdicha
si en realidad es un fenómeno lógico,
natural, inevitable? No nos admiremos de la
esclavitud que parece perpetuarse en aquellas
hermosas regiones, las más ricas de la tierra
y en las cuales la armonía de la naturaleza
debiera influir tan poderosamente en el hombre.
Este es el que labra su propia dicha ó
desdicha; y no todo debemos atribuirlo á la
riqueza de la tierra. Por desgracia, más de
una vez contempla el historiador la miseria
de pueblos que podrían vivir en medio de la
mayor felicidad y bienandanza gracias á la
fertilidad de la naturaleza, y sin embargo sufren
la más horrible escasez, el más grave
malestar por efecto de sus costumbres, usos,
leyes, preocupaciones, religión, etc. Porque
semejante fenómeno, el más triste de la historia,
no tiene su causa en la organización
defectuosa del Estado, sino en la mala organización
de la familia. En esta circunstancia
debieran fijarse mucho los filósofos, y advertirían
que no siempre depende la pujanza
ó la dependencia de los pueblos de su organismo
político, sino muchas veces de las bases
en que descansa la felicidad del hogar doméstico.

II
Efectos de la poligamia.

Efectivamente, la familia está constituída
en Asia de muy distinta manera que en nuestra
civilizada Europa: la poligamia, es decir,
el principal agente desorganizador de la verdadera
familia, ha imperado siempre en aquellas
vastas regiones, por creer el hombre que
un vicio ó una pasión era preferible á la
venturosa dicha de un amor solo en todas
las edades de la vida, sin considerar que la
voluptuosidad mata el espíritu, embota el
sentimiento y destruye el más noble y delicioso
placer. Además, y no es menester esforzarnos
mucho en probarlo, la poligamia
conduce al despotismo absoluto; la historia lo
demuestra con hechos irrebatibles. Cítese un
pueblo en que haya existido la poligamia sin
el absolutismo político, y nos creeremos obligados
á buscar argumentos para probar nuestro
aserto.

Allí donde la mujer es esclava, allí donde
no ejerce influjo moral sobre el marido, no
existe la familia: hay á lo sumo un señor
que domina á sus mujeres y á sus hijos como
si fuesen un rebaño; donde la mujer es esclava,
no hay marido en la verdadera acepción
de la palabra, no puede haber hijos igualmente
queridos, no hay más que el déspota y sus
vasallos ligados por la dura ley de la necesidad.
Las virtudes domésticas que se contraen
únicamente en el seno de la familia, que realzan
al individuo en su propia estimación y
garantizan la independencia individual; asegurando
á la vez la libertad de las naciones,
no se encuentran en ningún organismo fuera
de la familia, y cuando la sociedad ha perdido
esa fuerza que resulta de la unión y buena
armonía de sus miembros, la nación propiamente
tal no tarda á desaparecer ni los
pueblos á sufrir el yugo de la servidumbre.
¿Cómo enseñar á ser independiente y libre al
hombre que desde su infancia ha permanecido
en la esclavitud? ¿Cómo dar á entender la
ley del amor fraternal al que no ha visto jamás
la menor sombra de amor de ningún género?
¿Se cree posible que exista el amor
donde la poligamia lo destruye en su más ardiente
y pura manifestación?

III
La compra de esposa y la compra de marido.

Antiguamente en todos los pueblos orientales
el hombre compraba á la mujer ó á las
mujeres que quería por esposas. Igual costumbre
siguieron la mayor parte de los pueblos
conocidos cuyas tradiciones ó datos históricos
han llegado hasta nosotros. Pero
algunos acompañaban ese hecho de tales circunstancias,
que nos creemos en el deber de
exponer las que conozcamos. Entre los asirios
cada año se reunían en la plaza pública
todas las doncellas núbiles y se las vendía en


178

almoneda. Un pregonero anunciaba la puja,
y se entregaba la infeliz al mayor postor. La
competencia entre los hombres opulentos elevaba
el precio de venta á sumas considerables,
las cuales depositadas en una caja pública
servían para casar á las jóvenes menos
favorecidas por la naturaleza. Cuanto más
fea era la joven más elevado era el dote, á fin
de que los hombres interesados se decidiesen
á tomarla por esposa. Poco debemos decir
después de las consideraciones que respecto
de esa infamia hemos hecho en la introducción
ó prólogo de esta obra. Baste añadir que
entonces el hombre se vendía, no para ser el
señor despótico de su esposa, sino su verdugo.
¿Qué amor podía reinar en semejantes enlaces?
¿Qué cariño podían conocer y de demostrar
los hijos de esas nefandas uniones?

IV
Abominables vicios erigidos en virtudes.

Otra costumbre tenía ese pueblo en virtud
de la cual todas las mujeres estaban obligadas
á prostituirse una vez en la vida á lo menos,
en el templo de la diosa Milita, y abandonarse
al primero que las solicitase. Era esa
inmoral costumbre un precepto religioso de
que no podía eximirse ninguna mujer; y no
costará mucho creer que algunas desgraciadas
acaso tomarían por fervor religioso lo que
en suma era un extravío de la sensualidad y
se decidirían á practicar repetidas veces una
abominación semejante. Agrupadas en dos
líneas bajo las galerías del edificio y coronadas
con guirnaldas de flores, esperaban á su
paso á los hombres, dispuestas á abandonarse
á la primera señal que se les dirigiese. Ni
aun las hijas de los magnates ni las princesas
se veían exentas de ese infame tributo: se hacían
llevar al templo en ricas literas y al llegar
al santuario, despedían á sus criados para
tomar, el brazo del hombre que se les presentaba.
¡Qué mujeres y qué hombres!...

Sin duda hace alusión á esa costumbre
babilónica el profeta Baruch cuando dice:

«Y las mujeres ceñidas de cordones se sientan
en los caminos quemando huesos de aceitunas.

Y cuando alguna de ellas atraída por algún
pasajero durmiere con él, zahiere á su compañera
de que no fué tenida por digna, como
ella, ni se rompió su cordón.»(1)

Esos cordones eran unos cíngulos ó fajas
con que rodeaban sus cuerpos las doncellas
pue pretendían casarse, y que tal vez sin
esperar á ser vendidas á pública subasta,
procuraban empezar un feliz matrimonio enamorando
al que las solicitaba, y aparentando
cumplir un precepto que imponía el culto de
la Venus asiria que hemos denominado Milita.

Otros pormenores se encuentran en el libro
del profeta Baruch, los cuales dan luz sobre
la consideración que el bello sexo merecía
entre los asirios, seguramente por influjo de
una religión fomentada por sus corrompidos
y miserables sacerdotes. En los versículos 9
y 10 del mismo capítulo VI, dice.

«Los dioses de ellos tienen ciertamente
coronas de oro sobre sus cabezas: de donde
los sacerdotes les quitan oro y plata, y lo
gastan en sí mismos.

Y aun dan de él á las abarraganadas(2), y
engalanan á las rameras(3): y de nuevo,
después de recobrarlo de las rameras, engalanan
á sus dioses.»

Más adelante y hablando de los abusos que
los sacerdotes hacían de las ofrendas hechas
á los dioses, añade en los versículos 27 y 32.

«Sus sacerdotes venden las ofrendas de
ellos(4), y hacen mal uso; y así mismo las
mujeres de ellos cercenando, no dan de ello
cosa alguna, ni al enfermo, ni al mendigo.

Los sacerdotes quitan los vestidos de ellos
(5), y visten á sus mujeres y á sus hijos.»

Otros datos históricos podríamos aducir
para demostrar el estado de corrupción é infelicidad
en que se hallaba la mujer entre los
asirios, advirtiendo aquí de paso que confundimos
exprofeso los asirios con los babilonios,
porque tenían las mismas costumbres, así
como también las tenían los caldeos y otros
pueblos limítrofes.


179

V
Celebración del matrimonio.

En todos ellos no se celebraban para consagración
del matrimonio más ceremonias
que una cena en que el marido reunía á sus
amigos y les tomaba como á testigos de que
había llenado todas las condiciones del trato
ó compra que había hecho. Los sacerdotes
no se ocupaban de dar solemnidad á un acto
que acaso conceptuaban meramente animal,
si bien por cuestión política tenían un tribunal
destinado al registro de los matrimonios
legales y á la observancia de las condiciones
estipuladas para contraerlos. Era el registro
religioso en que se hacían constar las mujeres
que cada hombre poseía y el precio que le habían
costado, así como los hijos que con
ellas tenía.

Se comprende que el festín fuese la única
ceremonia matrimonial en varios pueblos de
la remota antigüedad, considerando que entre
los polígamos era el matrimonio un acto
privado en el que la religión y el Estado no
intervenían. como no fuese para la inflicción
de castigos casi siempre dirigidos á la mujer.
Porque debe tenerse entendido que la mujer
casada era una propiedad del marido, como
quiera que la compraba, y en este caso él no
podía faltar, mientras que ella, una cosa comprada,
podía incurrir sobradas veces en el
enojo de su dueño. Y la ley amparaba al
ofendido sin tener en consideración la injusta
situación de la cosa comprada. Debe advertirse
que la ley en este punto era mucho más
severa que las costumbres, no sin que de vez
en cuando éstas y aquélla dejasen de estar
acordes en descargar todo el furor inhumano
sobre la infeliz que faltaba.

Con todo, entre los deberes que Zoroastro
recomienda á los sacerdotes se encuentra el
de cuidar de la consagración de los matrimonios,
lo cual da lugar á suponer que entre
los medas y los persas la unión del hombre
y la mujer, sin conceptuarse como sacramento,
era sancionada por la religión. Casi una
prueba de ello tenemos en los güebros ó parsos
que han continuado hasta nosotros, y siguen
su tradición, los usos y costumbres de
aquella época y de aquellos dos grandes pueblos,
y no dejan nunca de hacer bendecir sus
matrimonios por los ministros de su culto.
A las doce de la noche son introducidos en
la cámara nupcial dos sacerdotes que consagran
con oraciones la unión que va á consumarse,
y á las cuales los novios responden
con recogimiento. Probable es que los güebros
no hagan en esto más que conformarse
con una tradición antigua más ó menos adulterada.

VI
Derechos maritales.

En el capítulo primero del libro de Estér
se lee una circunstancia que hace suponer
que de los medas y persas tomaron los asirios
la repudiación. Celebrábase una fiesta en la
corte de Susa, cuando el rey Asuero en un
momento de expansiva alegría manda á siete
eunucos de su serrallo que le traigan á su
presencia la reina Vasti revestida con sus
más ricas galas y coronada la frente con hermosa
diadema: quería manifestar á su pueblo
la esplendente hermosura de aquella mujer.
Pero Vasti se niega á satisfacer aquel deseo
del rey, y Asuero enojado de semejante resistencia,
llama á sus consejeros y les consulta
que debe hacer ante aquel acto de desobediencia.
Uno de ellos, después de insistir
en la necesidad de castigar firmemente el
mal ejemplo dado por Vasti, ejemplo que la
influencia de una soberana podía hacer pernicioso
para los maridos, aconsejó á Asuero
que promulgase una ley análoga á la de los
persas y medas
, como dice la Biblia, y dar
en consecuencia á otra mujer más digna la
categoría que gozaba la altanera esposa del
rey. Adoptó Asuero el consejo y expidiéronse
á todas las provincias cartas en que el rey
declaraba que todos los hombres eran soberanos
y dueños en sus casas, y que por lo
tanto podían repudiar á las mujeres que por
su conducta é inobediencia diesen motivo.
Váyase notando de que manera los hombres
dueños de la fuerza material han ido elaborando
las leyes en favor suyo y en detrimento
de la dignidad de la mujer. Esta cuando
ha conseguido algo ha sido por condescendencia


180

ó por apasionamiento del sexo fuerte,
acaso nunca por inspiración de Justicia.

Se desprende igualmente de este mismo
capítulo primero del libro de Estér que entre
los asirios la supremacía de los maridos no
era un dogma tan firmemente instituído en
las ideas y costumbres como lo fuera en Persia,
en la Media y entre los hebreos. El edicto
de Asuero que decretaba que el hombre
era el amo en su familia parece al menos indicar
que hasta entonces era dudosa la cuestión,
ó que la práctica no había correspondido
perfectamente á la ley instituída. La resistencia
de Vasti no se explica de otro modo que
por la independencia que allí gozaban las mujeres.
Sabemos que Estér, que no era asiría,
demostró más complacencia, aunque esotra
esposa de Asuero sin duda condescendió á
los caprichos de su regio esposo para tenerle
más propicio y evitar así el exterminio de sus
compatriotas los judíos.

VII
Esclavitud de la mujer asiática.

Lástima que la tradición ó la historia no
hayan podido darnos ninguna seguridad absoluta
de la existencia de Semíramis como
reina de Asiria, porque entonces á más de
tener un gran argumento histórico indudable,
no podríamos casi poner en duda la proposición
que acabamos de presentar. De todos
modos resulta evidente que desde Asuero la
esclavitud ó dependencia de la mujer fué un
hecho cuya tradición se ha conservado en
los descendientes de aquel numeroso pueblo.
No quiere decir que allí, en los reinos de
Nínive y Babilonia, antes de Asuero las mujeres
no estuviesen sometidas á la voluntad
del hombre; pero su sumisión no tenía
el carácter de servilismo y abyección que
más adelante se hizo general entre aquella
gente.

A más de las pruebas que hemos presentado
y que nos parecen dignas de alguna
consideración, el capítulo X del libro de
Tobías nos ofrece una confirmación decisiva.

Bajo el reinado de Senaquerib, hijo de Salmanazar,
las diez tribus de Israel se hallaban
cautivas y dispersas por todo el imperio asirio.
El mancebo Tobías se había casado con
Sara, hija de Raquel, que vivía en una ciudad
llamada Ragés, de la tierra de los medas,
que entonces se hallaba sometida al yugo
del poderoso rey de Asiria; y se disponía él
á marchar con su mujer para ir á reunirse
con su padre en Nínive. Después de abrazar
tiernamente á su hija, Raquel le recomienda
que ame á sus suegros y á su marido, rija la
familia y gobierne la casa
con prudencia.
Ahora bien, entre los hebreos la mujer no
era la que regía la familia ni gobernaba la
casa, pues en realidad no era otra cosa que
la sierva del amo, ancilla domini. Luego las
recomendaciones de Raquel parecen hacer
alusión á lo que se practicaba en Asiria. Sabemos
además que los israelitas adoptaron
rápidamente las costumbres y usos de los
pueblos en medio de los cuales vivieron cautivos.

En cuanto á los judíos propiamente tales,
resistieron más á los extranjeros y lograron
reconstituirse más adelante gobernándose por
sus propias leyes. Pero importa no confundirlos
con el pueblo de las diez tribus, puesto
que después de Jeroboan formaron dos pueblos
distintos, Israel y Judá. El primero fué
destruído por Salmanazar que dispersó sus
tribus y estableció en su lugar á los samaritanos,
mientras que los judíos, derrotados por
Nabucodonosor, consiguieron formar otra
vez un cuerpo de nación merced al poderío y
voluntad de Ciro.

Vemos, pues, en aquellos antiguos pueblos
la esclavitud de la mujer establecida como
una necesidad social, cuando en realidad no
era más que un abuso de la fuerza. Hemos
refutado en nuestra introducción el argumento
que se nos podría aducir en contra de
nuestros asertos, citando á la reina Semíramis,
por lo cual no insistiremos aquí en redargüir
la significación de ese ejemplo, en
todo caso excepcional, y que aun siendo verdad,
podría estar motivado por circunstancias
extraordinarias que no nos es dado conocer y
que de ningún modo podrían demostrar la
superioridad ni aun la igualdad de dominio
concerniente á la mujer.


181

VIII
Grandeza de las mujeres fenicias y otras.

Sin embargo, cumple notar que algunas
excepciones honrosas nos ofrecen otros pueblos
del Asia antigua, las cuales consignamos
con gusto, tanto mayor cuanto que prueban
una vez más lo que tantas veces hemos aseverado,
á saber: que los pueblos de todas las
edades se han ostentado tanto más ilustres,
cultos y civilizados, ricos y humanitarios,
cuanta mayor ha sido la estima y consideración
en que han tenido á la hermosa mitad
del género humano. Sí, es una viva satisfacción
para nosotros poder decir: aquellos
pueblos de la antigüedad que no conceptuaron
ni tuvieron como esclava á la mujer,
fueron los que enarbolaron la enseña de la
civilización y del progreso. Los fenicios,
aquellos á quienes la humanidad debe acaso
los más útiles inventos del saber humano,
puesto que fueron los más esenciales y la
clave para continuar otros y otros muy importantes;
los fenicios, aquel pueblo navegante
que inventó las letras y los números,
que aplicó la astronomía á la navegación, que
estableció el comercio y que llevó á cabo tan
grandes proezas y conquistas valiéndose más
que de las armas, de la civilización, consideraba
la mujer igual al hombre ó poco menos.
Las fenicias llevaban la parte más delicada
del comercio, puesto que á su cargo estaban
las cuentas, la correspondencia, las transacciones
distintas que el comercio exige, en
tanto que sus maridos recorrían el mundo en
busca de las riquezas.

Admiremos á ese reducido pueblo que tan
gran nombre ha dejado en la historia por sus
empresas, por las fundaciones de brillantes
ciudades y colonias. El secreto de su gloria
consistió únicamente en la libertad y consideración
que otorgaron á la mujer, la cual
en cambio les recompensó con su consejo, con
su perspicacia, con su intuición, con su inteligencia
y con su trabajo asíduo y diligente.
La armonía de los dos sexos es la principal
condición de la perfectibilidad humana: fuera
de esa armonía, aun los imperios más poderosos
empiezan por debilitarse hasta caer y
desmoronarse por completo sin dejar más que
malogradas ruínas.

Entre los habitantes de Licia y Janto (es
decir, los de las orillas del Escamandro) el
niño recibía el nombre materno, con lo cual
se demuestra que la madre únicamente y no
el padre transmitía ásuhijo el derecho de ciudadano
libre, siendo esto cabalmente lo contrario
de lo que sucedía en el resto del Asia,
en donde el hijo no seguía la condición de
la madre sino cuando era esclava. Los pobladores
de las orillas del Janto fijaban el origen
de esa costumbre en una época en que las
oraciones de las mujeres habían librado á sus
antepasados de una plaga enviada por la venganza
divina, aunque no falta quien suponga
que tal vez se adoptó esa costumbre en
tiempo en que no existían los matrimonios
regulares, y los hijos no podían conocer más
que á sus madres.

IX
El Japón antiguo.

Si quisiéramos hablar ahora de las mujeres
japonesas en los tiempos de su antigua historia,
poco tendríamos que añadir á lo dicho
relativamente á la mujer china; pues las costumbres,
usos y leyes eran entonces análogos
hasta el punto de poderlos tomar como iguales
en ambos países.

Unicamente se distinguieron siempre los
japoneses de sus antiguos dominadores, los
chinos, por sus hábitos de independencia, por
su carácter enérgico en vez de la apatía china,
por sus ideas respecto de la hermosura femenina,
y por cierta libertad que concedían
á la mujer. Pero en el fondo, salvo las pequeñas
diferencias que acabamos de indicar y
que interesaban á la vida de familia en cierta
proporción, la mujer japonesa de la antigüedad
ocupaba el mismo orden social que la
mujer china, por más que actualmente se diferencie
mucho su situación en el hogar doméstico
y en la sociedad á consecuencia de la
diversidad de tendencias en los dos pueblos.

Así, pues, mientras el grande imperio de
la China ha permanecido en la infancia con
respecto á la organización de la familia y al
estado social político (no obstante su civilización


182

especial y distinta de la nuestra), el Japón
ha progresado de una manera notabilísima,
llegando hoy hasta el punto de poder
ser comparado con algunas de las naciones
cultas; y precisamente este pueblo ha progresado
tanto, por el respeto y consideración
que tributara al bello sexo, á medida que aumentaba
su civilización y cultura.

X
La mujer japonesa en la actualidad.

Podríamos reservar un sitio para historiar
la condición actual de las mujeres japonesas
en los capítulos que de esta obra destinamos
á la época moderna; mas como quiera que
nada trascendental nos ofrece este pueblo,
que pueda servirnos de notorio argumento
para nuestro objeto, y como por otra parte
no puede decirse que los japoneses hayan llegado
á la madurez de los pueblos adelantados
en la senda del progreso, diremos aquí
lo poco que á tal país incumbe, considerándolo
casi como al pueblo chino, si bien con
las marcadas diferencias que consignamos.

En el Japón es hoy la mujer quizás más libre
que en ninguna parte del Asia; más como,
si bien se le concede cierta libertad, no se le
tributa una gran consideración y se le achaca
á vicio de la organización natural la debilidad
propia del sexo, no se estima ella en todo
lo que vale, no guarda en el uso de la libertad
concedida toda la reserva que tendría, á
no abrigar el convencimiento de la inferioridad
moral que los hombres con sus leyes y
usos le han ido inculcando desde los tiempos
más remotos.

No es raro encontrar en su camino jóvenes,
en general muy hermosas, que se acercan
á los viajeros con maneras y gestos que
carecen de modestia, si bien que no se las
puede acusar de rudas ó toscas. El capitán
Muller, en el relato de la expedición del comodoro
norte-americano Perry, dice haber visto
á varias mujeres que se bañaban delante de
todo el mundo sin cuidarse de que las viesen
hombres ó no, y que frecuentan los sitios públicos
conservando, empero, en medio de los
hombres la apariencia de reserva y decoro.

Cumple, no obstante, decir que una vez
casadas son generalmente castas, sino por inclinación
propia, por fuerza, toda vez que la
menor infidelidad podría costarles la vida.
Allí el marido tiene, como en otras muchas
partes, derecho de vida y muerte sobre su
esposa. Pero como por reminiscencia tradicional,
conservan siempre cierta libertad exterior
que los maridos no contrarían.

Pueden los japoneses tener tantas mujeres
como les acomode; pero una sola es la legítima,
cuyos hijos heredan de su padre con exclusión
de los nacidos de otras mujeres, lo
cual quiere decir que estas son consideradas
como concubinas.

Comúnmente la novia no aporta dote alguno
en matrimonio; y los regalos que se le
han hecho, las arras, el don de la mañana y
todo cuanto le ha dado el futuro marido, lo
cede á sus padres como para indemnizarles de
los gastos de su crianza. De donde proviene
que muchas familias se enriquecen al casar á
sus hijas.

De consiguiente, la mujer no tiene nada
que le pertenezca en la casa de su esposo, y
esta circunstancia, aunque mitigada por la
facultad de separarse que tiene en igual grado
que su marido y por idénticos motivos, es
la que más contribuye á tenerla sujeta á cierta
dependencia.

El interior de las casas japonesas se ve
adornado con pinturas y papeles dorados ó
pintados; allí brillan los muebles con un barniz
reluciente inalterable. Los trajes anchos
pero recogidos que lleva aquella gente, son
bastante elegantes y hermosos, hechos de algodón
ó seda, fabricados en su mayor parte
en el mismo país. También hace las joyas,
broches, hebillas, pendientes y otros adornos
que forman parte del vestido de la mujer, los
zapatos de paja que dejan á la puerta de las
casas, los sombreros de yerbas que usan cuando
viajan, y en una palabra, casi todo lo que
sirve para su lujo y comodidad. Los coches
de las mujeres parecen elegantes y cómodos.

Conforme decíamos, si la religión no permite
á los japoneses tener más que una esposa,
en cambio pueden tener varias concubinas
en su propia casa, al lado de su mujer legítima.
La mujer está allí absolutamente bajo la
disposición y voluntad del marido, y nada
tiene que pretender de él cuando ha desmerecido


183

en su aprecio. Así se comprende que
sean pocos los casos de infidelidad, aunque
las mujeres no vivan encerradas. Cuando
ocurre un repudio, la mujer es sentenciada á
llevar el pelo afeitado por todo el resto de
su vida.

La ceremonia del casamiento reviste las
formas de la más agradable sencillez. La novia,
de pie, junto al altar, enciende una antorcha,
en la cual el novio enciende otra. Es
costumbre también que la futura eche al fuego
los juguetes de su niñez.

Numerosas bailarinas, y sobre todo mayor
número de bailarines más que afeminados,
denuncian la relajación de la moral pública,
comprobada también por gran número de
casas de prostitución, más escandalosamente
protegidas que en ningún otro pueblo.

Es difícil que un extranjero pueda formarse
idea exacta de la cantidad y variedad de
tiendas de las ciudades del Japón, así como
de la elegancia y riqueza de los almacenes de
comercio que por todas partes se abren á la
muchedumbre de compradores. Los artesanos
cuyos talleres dan á la calle, los abren al
amanecer; se ocupan con asiduidad en su
trabajo, mientras que las mujeres cuidan del
hogar y procuran hacerse una renta con su
propio trabajo, siendo este peculio lo único
que pueden considerar como propiedad suya
en casa de su marido.

Ninguna ciudad, ningún pueblo del Japón,
por pequeño que sea, se halla desprovisto de
esos grandes y hermosos edificios conocidos
con el nombre de tesiaya ó casa de té. Son
lugares de recreo, de disipación y de vicios,
cuyo interior está provisto de todas las comodidades,
y en donde cada cual puede divertirse
según le permita su bolsillo. La mayor
diversión de los japoneses consiste en pasar
allí las noches en compañía de las jóvenes
llamadas teecakie. Estas son generalmente
hijas de padres pobres que las alquilan desde
la más tierna edad á los dueños privilegiados
de las tesiayas. Cuando llegan á la edad de catorce
á quince años, tienen que someterse al
gusto ó elección de aquellos que frecuentan
la casa; pero así que entran en los veinticinco,
son dueñas de volver á la casa paterna. No es
extraño que hallen á veces quien las compre
antes de esa época y las elija para concubinas;
pero comúnmente esas pobres criaturas
se pierden para la sociedad.

Las guecco son otra clase de mujeres que
se pueden llamar públicas: guecco ó ghecco
quiere decir tocadoras de samsia, que es una
guitarra de tres cuerdas. Son jóvenes hermosísimas
y bien educadas que atraen hombres
á las casas de té para divertir á la concurrencia
con la música y el baile. No se niegan á
beber el saki ó el antiguo vino japonés, ni á
tomar las otras golosinas que se les presentan.

Abundan tanto esas casas de té, que en las
grandes ciudades forman calles enteras, y la
costumbre de ir á ellas es tan general, que
entre hombres no se disimula jamás, pues
hasta los hay que llevan allí á sus mujeres
para que participen de la diversión.

No debe extrañarnos ya la inmoralidad que
reina en dichos países cuando vemos el desprecio
que comúnmente se hace de la mujer,
la poligamia, ó mejor dicho la prostitución
que las leyes y costumbres admiten con las
tesiayas. Aquella raza degenerada se consume
estéril é impotente, como los musulmanes,
á causa de vicios y defectos que en
el fondo son idénticos en ambos pueblos.

Con todo es de esperar que á medida que
la civilización avance en el Japón, donde ha
penetrado el afán de imitar la mayor parte
de las grandes instituciones de la Europa actual,
mejore á la vez la condición de la vida
pública y privada, á pesar de que la religión
y la rutina se oponen allí á muchos de los
cambios que debieran operarse para la felicidad
en el seno de la familia y en la sociedad.


Capítulo III
LA INDIA, EL TIBET Y EL BUTAN

I
El budhismo.

EL sistema religioso de Budda, que
es una forma del bramanismo,
tiene por base la pureza del alma,
una moralidad austera é íntegra
y la salvación del Estado y de
todos los hombres. No se concluye
una sola oración, ya sea
en los templos, ya en el seno de
la familia, sin recitar las letanías más tiernas
para todas las condiciones y para todas las
clases de individuos... Por religión entienden
los indios una ley moral, única, independiente
y santa, que no tiene más que un origen y
un objeto. Creen que todos los animales, todos
los séres vivientes están sometidos á una
religión y obran con un mismo fin. En cuanto
á la diferencia de cultos, la atribuyen á la
diferencia de los hombres, de los pueblos y
de los legisladores. Jamás ridiculizan una
creencia extranjera ni aun tratándose de las
necias supersticiones del camanismo; nunca
persiguen á nadie por semejante causa. Por
respeto á las religiones extranjeras veneran
las imágenes de los santos de la Iglesia griega,
encienden cirios delante de ellas, y á veces
no se desdeñan de dirigirles oraciones, mayormente
cuando viajan con rusos. Creen en
los milagros de tales santos y dicen que son
obras de Dios, procedentes del mismo origen
que su propia religión. Aman á todos los
hombres y hacen el bien cuantas veces pueden
alentándose los unos á los otros. Cuando
presencian ú oyen hablar de desgracias acaecidas
á sus correligionarios ó á extraños, demuestran
compasión, y sacerdotes y seglares,
viejos y jóvenes, chicos y grandes, todos
abrazan con preferencia el partido del oprimido,
sobre todo de las mujeres y niños. Nunca
están más contentos que cuando pueden
dar pruebas de su benevolencia.

En el Tíbet y la Mongolia propiamente dicha,
la profesión de fe búdhica reconoce un
solo Dios en tres personas distintas. La primera


185

persona de esa trinidad es Burkan, el
Omnipotente; la segunda Hom, la sabiduría
divina, y la tercera es Pursag Konbrakgoot,
el dispensador y repartidor de la sabiduría.
Para obrar en la humanidad esa trinidad emplea
el ministerio de Darra Ekke, que bajo la
forma de mujer figura la maternidad divina,
adorada como libertadora de todos los males
y como el canal por donde se dispensan todas
las gracias.

II
Efectos del budhismo.

Esa religión, que tiene algunos puntos de
contacto con el indiferentismo, da á entender
por sí sola el frío respeto que los pueblos indios
tributaron á la mujer en otros tiempos;
y aun hoy la respetan más que otros en que
la civilización aparece superior, si bien es
verdad que la desprecian, mirándola como
una cosa impura. Pero estos pueblos, por razones
que aquí fuera prolijo enumerar, no
han seguido las leyes del progreso y se han
extraviado en las sendas de la ignorancia.

Además, nunca han dado los sectarios del
budhismo la importancia debida á las mujeres,
pues sólo á causa de esa especie de apatía
é indolencia que es en ellos peculiar, las
han considerado con indiferencia, sin esclavizarlas
quizás, pero teniéndolas como séres
inferiores al sexo fuerte, incapaces por lo tanto
de influir en los destinos de la humanidad.
El sexo bello en las vastas regiones del
Asia donde impera dicha religión, no ha sufrido
los martirios que en otras naciones sumidas
en la barbarie, pero ha sido víctima
de un desprecio profundo y denigrante.

De ahí proviene, pues, que la mujer haya
seguido la suerte desdichada de esas razas
envilecidas, degradadas, inertes para todo
adelanto moral ó material. Esas razas indias
se pierden y se han perdido por su falta de
entusiasmo, por su indiferencia en los destinos
del género humano.

Así vemos que en los países de la India, en
donde la naturaleza es tan hermosa y espléndida,
en donde la suavidad del clima debiera
invitar á los hombres á mayor moderación y
calma que en otras partes, la mujer es hoy
por hoy un sér enteramente degradado, envilecido,
inferior hasta á la esclava, que al
menos no tiene que deplorar más que la pérdida
de su libertad. Destinada únicamente á
las necesidades físicas del hombre, se la considera
por lo general como incapaz de adquirir
alguna de las cualidades morales que pudieran
realzarla á sus propios ojos y darle
una idea más noble de su verdadero destino.
¿Cómo no, si desde el nacer se le inculca
prácticamente la idea de su inferioridad, si
oye proclamar siempre el principio de su nulidad,
y de su impureza?

El mal concepto que se forma de la inteligencia
femenil es, conforme decíamos en
nuestro prólogo, tan exagerado allí, que
no existe frase tan depresiva en la lengua
para designar el grado de necedad de alguno
como estas: ¡Tiene tanto talento como una
mujer! ó ¡Es una cabeza de mujer! Y aquellas
pobres víctimas de la fuerza brutal creen en
su propia nulidad á fuerza de haberles inculcado
los hombres la idea de que nada sabían,
de que nada eran: se las ha persuadido de su
indignidad con tal frecuencia y de tantas
maneras, que, ni por un momento, se les
ocurre la idea de dudar que los hombres son
de naturaleza superior á la suya. Si alguna
vez hacen algo malo, juzgan que su mejor
justificación es decir: «¿Qué queréis? al fin y
al cabo soy mujer.»

Es una máxima enseñada en los libros indios
y generalmente observada, que la mujer
no ha nacido sino para estar en contínua dependencia
y sumisión, y que en ninguna circunstancia
de la vida puede ser dueña de su
propia persona, porque no sabría como gobernarse
entregada á su libre albedrío.

A consecuencia de esas desdichadas preocupaciones,
no solamente se descuida toda la
educación de la mujer, sino que además se
la abandona totalmente á los cuidados de la
naturaleza. Hilar y cocer el arroz, á la vez
que ocuparse en los quehaceres domésticos,
que en verdad no son numerosos ni complicados,
es todo lo que. ya desde los tiempos
más remotos, pueden hacer las mujeres de
aquellas naciones indias.

Las mujeres públicas, cuya profesión se distingue
por bailar en las fiestas públicas, razón
por la cual se las llama también bayaderas, y


186

las meretrices, que trafican con sus gracias,
son las únicas que allí se permiten aprender
á leer, escribir y cantar. Sería indecoroso, sería
indecente que una mujer honrada tuviese
un libro en sus manos, y aunque no conociera
más que las letras del alfabeto, se avergonzaría
de confesarlo ante cualquier persona...
Es una mengua para la mujer el menor
conocimiento que posea. Tales son las ideas
que allí todo el mundo profesa.

III
Horrible situación de la mujer casada.

En la casa del marido, la mujer se ve tratada
con una crueldad implacable, cuando
por la más leve falta, por el descuido más insignificante,
no se ve apaleada de modo que
todo su cuerpo quede cruzado de heridas ó
cardenales, puede darse por muy dichosa; y
está tan acostumbrada á las maneras duras y
brutales de su esposo, que á ejemplo de la
mujer del boyero ruso, se quedaría afligida si
le viera tomar con ella el tono de la familiaridad.
Su marido no la llama jamás sino con
los nombres de criada, esclava ó perdida; y
ella no dirige nunca la palabra á su marido
sin darle los títulos de señor, dueño, bondadoso
dios.
El respeto le prohibe pronunciar
el nombre propio de su esposo, y si con la
cólera dejase escapar ese nombre temible, se
expondria á una corrección manual de que
guardaría el recuerdo por mucho tiempo.
Igual reserva debe imponerse para todo cuanto
se refiera á su marido; de suerte que ni
puede hablar de él ni puede nombrarle; sus
labios le mancharían.

Pero lo dicho es cosa de poca monta en
comparación de otros tratamientos: he aquí
un rasgo que caracteriza mejor que cuanto
llevamos dicho la posición de la esposa en
los pueblos de la India. En el Meisur tiene
la obligación de acompañar á su marido, á
sus padres y á todos los varones de la casa
cuando ellos salen por alguna necesidad de
la naturaleza. Al instante de estar satisfecha
tal necesidad, la mujer se acerca con una vasija
llena de agua y lava... Se sabe que los
indios después de cada operación física, acostumbran
purificarse de la mancha que suponen
tener.

La mayor parte de lo dicho se refiere á la
vida interior de la familia, vida que es un infierno
horrible para la esposa. Pero, en cambio,
públicamente la infeliz merece mejor
tratamiento: no se las tiene, verdad, es, en
gran consideración; pero se guardan á su sexo
ciertas atenciones que debieran asombrar al
que juzga por la sola apariencia de las cosas.
Nosotros vemos en ese miramiento una prueba
mas del egoismo brutal del hombre, una
prueba más de la pasión grosera de los celos.
El osado que aun con el dedo únicamente, se
atreviese á tocar una mujer en público, cometería
una indecencia que la opinión pública
se encargaría de censurar y castigar. Hay que
tener en cuenta que allí las mujeres no van
tapadas como en Persia y Turquía, ni tampoco
son guardadas por eunucos; de manera
que las ideas del decoro favorables á ese decoro,
muchas veces inventado por la pasión
de los celos, se han de propagar más eficazmente;
y esa tarea no la descuidan los hombres.

IV
El matrimonio y la poligamia.

Es el matrimonio en la India la cosa más
esencial de la vida, á la que todos están obligados;
es la deuda sagrada, la deuda de los
antepasados;
el hijo se debe á la familia cuyo
nombre lleva. Si bien es verdad que algunos
individuos se abstienen de esa obligación,
téngase presente que es para cumplir otro
deber más sagrado y abrazar la vida contemplativa.
Pero en ningún caso las mujeres
pueden hacer voto ni profesión de virginidad.
Sujetas en todas partes á esa sumisión y servidumbre
brutales, no pueden las infelices
concebir siquiera el pensamiento de tomar un
estado que las permitiera vivir independientes
del despótico poder de los hombres. Es
para ellas, en virtud de las ideas propaladas
y admitidas, tan horrible vergüenza el conservar
la virginidad habiendo entrado en edad
núbil, que las pobres que no encuentran marido,
se entregan como concubinas al primero
que como á tales quiera recibirlas.


187

Sin embargo, la poligamia en su más recto
sentido, es allí una excepción que los magnates
han introducido en su exclusivo favor;
de suerte que no está tolerada más que á los
rajáes, soberanos, príncipes, ministros y otros
grandes próceres. La pluralidad de esposas se
considera en otros casos como una infracción
de la ley, es un abuso. Los principales dioses
de la India no tuvieron más que una esposa
cada uno. Verdad es que bajo diferentes formas
esas personas divinas faltaron más de
una vez á la fe conyugal; pero esto mismo
prueba que desde la remota antigüedad los
indios consideraron el matrimonio como la
unión legal de dos personas de distinto sexo.

V
Leyes contra las mujeres indias.

Sucede que entre los indios de una clase
inferior hay á veces quien tiene dos ó más
mujeres, pero una sola de ellas lleva el título
y derechos de esposa; las otras no son más que
concubinas. En varias castas los hijos que
nacen de estas últimas son bastardos; y si el
padre muere sin haber dispuesto de una parte
de su hacienda en favor de ellos, quedan
excluídos del patrimonio común. Sin embargo,
en la mayor parte de las tribus la voluntad
del padre legitima los hijos.

Una sola circunstancia admite la ley de
aquellos pueblos para que un hombre casado
pueda contraer segundas nupcias en vida de
la primera esposa, y es cuando esta después
de una prolongada cohabitación es declarada
estéril, ó no tiene sino hijas, puesto que la
deuda de los antepasados exige el nacimiento
de un hijo. En este caso es preciso que la
primera mujer dé el consentimiento á su
marido para que se case con otra, siendo
siempre considerada como la esposa principal
en el nombre, ya que en realidad puede el
marido negarle todo el afecto, todo el amor,
sin poder ella quejarse.

Indisoluble es el matrimonio, y solamente
puede reclamarse el repudio en caso del adulterio
de la mujer, puesto que el del hombre
no se castiga, por evidente, por escandaloso
que sea, Allí la ley, como en casi todos los
pueblos, no se ha hecho mas que para los
hombres en contra de las mujeres.

Para las mujeres ha de ser perpétua la viudez.
La que se vuelve á casar, se deshonra
como si cometiese un crimen; tiene que espatriarse
ó desterrarse de la sociedad, como el
paria. Sí, únicamente entre los parias se permiten
las segundas nupcias de la mujer. Algunas
tribus de sudras ó mercaderes se permiten
también este segundo casamiento, pero
jamás de una manera pública. Sabemos que
las mujeres de los bramines no sobrevivían
antiguamente á sus esposos, pues eran quemadas
vivas en la misma hoguera que devoraba
el cadáver del esposo, horrible costumbre
que aun se practica en algunos pueblos
del Asia, á pesar de los esfuerzos que los ingleses
han hecho para extirpar tamaña abominación.
Más adelante hablaremos de la sutea
ó sea la viuda que debía sacrificarse en la
pira destinada al difunto esposo entre los
magnates y otras clases de la sociedad.

En la tribu de los galovaros ó pastores la
costumbre condenaba igualmente á una viudez
perpétua á las jóvenes simplemente prometidas,
aun cuando el futuro muriese antes
de la celebración del matrimonio, según veremos
en otros puntos.

Comúnmente casan los indios á la mujer
cuando tiene cinco, seis ó siete años... ¡qué
horror! y á los hombres á los dieciocho. Natural
es que no se las consulte ni se pida su
voluntad... ¿Qué sabe una niña á cinco ó
siete años, mayormente cuando se tiene á
gloria dejarla en la más completa ignorancia,
cuando es una mengua para ella saber leer?
Decíamos que no se consulta su inclinación
ni se pide su consentimiento que para nada
hace falta. La elección incumbe exclusivamente
á los padres, y cuando por ambas partes
contrayentes se ha venido á un acuerdo,
se hace y celebra el matrimonio sin que los
casados hayan tomado otra parte en él que la
de su presencia. De ahí proviene sin duda la
falta de unión y armonía que se observa en
los matrimonios indios y entre los individuos
de una misna familia.


188

VI
Tomar ó comprar mujer.

Casi hasta nuestros días se ha perpetuado
la compra de la novia, pues aun hoy casarse
ó comprar mujer son dos expresiones de sentido
idéntico, y la mayor parte de los padres
hacen de sus hijas un verdadero negocio, un
verdadero tráfico. El marido no consigue que
se le haga entrega de su esposa hasta que ha
pagado íntegramente la suma de dinero estipulada.
El incumplimiento de esa condición
da lugar á una acción judicial, reclamando
daños y perjuicios ante los arbitros de la tribu...
y al que no paga lo escarmientan...
como ha faltado á un hombre, se le castiga;
si hubiese faltado tan sólo á una mujer, nadie
se ocuparía del caso como no fuese para celebrar
la burla.

No siempre se paga en dinero el valor de
la compra. Cuando un hombre es pobre ó no
es bastante rico para casarse, pues el matrimonio
es muy dispendioso, se compromete á
servir á un rico particular, como en otro tiempo
hiciera Jacob poniéndose al servicio de su
tío Laban para conseguir á Raquel, y ambos
convienen en que al cabo de cierto tiempo la
hija del amo pasará á ser la propiedad del
que se ha vendido ó alquilado. El padre debe
cumplir con puntualidad esa condición, pues
la ley no le concede derecbo alguno de excusarse.
Cumple notar que el espacio de tiempo
exigido para pago íntegro de la novia, es
precisamente el mismo que impuso Laban, á
saber, el de siete años.

Siendo ricas las dos familias se reparten
los gastos que ocasiona el matrimonio, y el
padre de la novia rara vez exije que se le
pague lo que estaría en derecho de reclamar
á los padres del novio para la venta de su
hija. Los magnates ó sea aquellos cuya posición
es á todas luces superior, van más allá
todavía, dan á sus hijas joyas, brazaletes y
otros regalos, que también el padre del joven
está obligado á hacer en tal circunstancia,
y toman á su cuenta todos los gastos de la
boda.

Tocante á las personas que no tienen absolutamente
nada, entregan sus hijas á discreción;
las toma quien quiere: así se casan
los parias. ¿Con qué pagaría sus mujeres?

VII
Grados de parentesco en el matrimonio de los indios.

El matrimonio está prohibido entre hermanos
y hermanas, único caso de impedimento.
No sólo puede el hombre casarse con
su prima hermana y con su sobrina, sino que
es obligatorio, por más que no siempre se
practique. Se conviene tanto más fácilmente
en un matrimonio cuanto más cercano es el
parentesco de los novios. Tanto como les es
posible evitan los indios el contraer enlaces
con extraños, y procuran siempre casar á sus
hijos en las familias con que están enlazados
por los vínculos de la consanguinidad ó afinidad.
Ese es otro de los rasgos de semejanza
con lo que practicaban los patriarcas hebreos:
sabemos que Abraham se casó con Sara, su
hermana por línea paterna, y que en su propia
familia escogió una esposa á su hijo Isaac.
También sabemos que este recomendó á Jacob
que tomara mujer entre las hijas de su
tío Laban.

Puede el indio que ha enviudado desposar
á la hermana de su difunta mujer; un tío á
su sobrina, y un primo á su prima carnal.

«Los individuos que se hallan en esos diferentes
grados de parentesco,—dice el padre
Dubois,—tienen el derecho exclusivo de casarse
con los parientes que acabamos de designar;
cuando quieren se les puede impedir
que tomen marido en otro grado más distante,
y les obligan de grado ó por fuerza, á enlazarse
con ellos, sea cual fuere su edad, sus
defectos, sus enfermedades y hasta su pobreza.»

Otra extravagancia que importa notar, existe
en la India. Un tío se casará con la hija de
su hermana, pero nunca con la hija de su
hermano: los hijos del hermano desposarán
las hijas de la hermana, pero ni los hijos de
hermanos ni los de hermanas podrán contraer
enlace entre sí. Entre los descendientes
de un mismo tronco la línea masculina tendrá
el derecho de enlazarse con la línea femenina;
pero nunca los miembros de una ó


189

de otra estarán autorizados á escoger sus
cónyuges en su propia línea.

«Como razón de esas diferencias,—añade
el autor que acabamos de citar,—alegan que
los hijos de la línea masculina, así como los
de la femenina, continúan de generación en
generación, llamándose hermano y hermana,
tento tiempo como se conoce en el público
que derivan de un mismo tronco, aunque pertenezcan
á la décima generación, por ejemplo.
Un hombre desposaría á su hermana,—
dicen,—si los hijos se casaran entre sí en una
y otra de ambas líneas; mientras que entre
hijos de la línea masculina que no dan el
nombre de hermano y hermana á los de la
línea femenina y viceversa, se puede, y aun
más, se debe desposar la hija de su hermana,
pero nunca la de su hermano.» Esa regla se
observa generalmente en todas las castas
desde el bramín hasta el paria. La línea masculina
debe cruzarse siempre con la línea femenina.

Los individuos que no encuentran en su
familia la manera de contraer un matrimonio
que convenga á su posición están obligados á
tomar mujer en su casta y en la subdivisión
ó rama de la casta á que pertenecen, lo más
cercana posible de su familia.

Hemos dicho que las alianzas con extraños
están prohibidas: las tribus de un mismo país
no pueden aliarse con las tribus de otra tierra,
aunque sean las mismas bajo nombres diferentes.

VIII
Ceremonias y fiestas para la boda.

No entraremos en los detalles de las ceremonias
sin cuento que se efectúan en la celebración
del matrimonio. Ocho días duran
tales ceremonias, y los gastos que ocasionan
son considerables; familias hay que se arruinan
completamente y contraen enormes deudas
después de haberlo vendido todo para
sufragar tales gastos. Esto se explica por la
riqueza inmensa que antes tenía la India y
que ha pasado después á poder de los ingleses,
merced al cuidado que han puesto en
arruinar su industria y engañarles diciéndoles
que su verdadera y pingüe riqueza estribaba
en el cultivo de la agricultura en un
país tan feraz y abundante. Desde que creyeron
á los ingleses, los indios se han vuelto
pobres, miserables, y aun cuando cada año
mueren á millones de hambre, en sus ceremonias
no han olvidado su antiguo esplendor...
y acaban de arruinarse. ¡Pobre gente!
tarde escapará del yugo brutal del egoismo
inglés. Sin embargo, los indios acabarán con
el tiempo por sublevarse contra los mercaderes
del mundo y los arrojarán para siempre
de aquel fecundo suelo. Si esto no sucediese,
podría decirse que es inútil el estudio de la
historia. El crimen siempre es crimen por
mucho que, según dice Schiller, la vergüenza
del crimen se borre á proporción de la
grandeza del crimen. El que roba un puñado
de dinero va á presidio; el que roba toda
la riqueza de un pueblo, es héroe y conquistador
y alcanza la gloria, es verdad; más también
alcanza el castigo tarde ó temprano.

Los regocijos que siguen á la celebración
de la boda duran comúnmente todo un mes.
Bajo el pandel, especie de pabellón de verdura
alzado en el patio ó á la puerta de la
casa, es donde se efectúa la ceremonia presidida
generalmente por el puhorita, que es
siempre un sacerdote bramín ó de otra clase,
según la casta de los novios; y esta presencia
es lo que hace del matrimonio en las Indias
un acto esencialmente religioso.

No sale la novia de la casa de sus padres
hasta que ha llegado á la pubertad, siempre
antes de los ocho años. Entonces el marido
va á tomarla y con tal motivo se efectúan
otras pompas y ceremonias. Durante algunos
años, y muchas veces hasta que tiene un hijo,
la casada habita alternativamente la casa de
sus padres y la de su esposo.

IX
Resultados morales del matrimonio indio,
y costumbres de algunas castas.

La paz y la verdadera armonía, ó una
amistad sincera y recíproca, son cosas harto
raras en los matrimonios indios: la mujer no
es allí la compañera del hombre. ¿Y cómo
puede serlo si se casa siendo una niña ignorante
que desconoce hasta elempleo de sus


190

gracias y atractivos, amén de que casi nunca
la voluntad preside á la elección del novio?
Expuesta á todas las brutalidades de un marido
que no vé en ella mas que un medio de
satisfacciones animales, de un marido que
tiene formado el concepto de una infame inferioridad
femenina; expuesta á los recelos de
una suegra que teme siempre que la recién
casada alcance demasiada influencia sobre su
hijo, vive la infeliz en perpetua zozobra y
más desgraciada que el miserable paria ó el
esclavo, ya que estos cuando menos tienen
algún momento de libertad y bonanza.

Al casarse una niña todos los objetos que
recibe del futuro suegro, alhajas, joyas, vestidos,
etc., y los que aporta de la casa paterna,
se inventarían detalladamente por puntos
y por artículos, quedando de su propiedad
personal, y eso es todo lo que puede reclamar
cuando quede viuda.

A la par de esa legislación general existen
costumbres y usos peculiares de cada
casta, entre los cuales aquí mencionaremos
los que más se apartan de las prácticas admitidas
en otras partes.

En la casta de los nairas del Travancar,
en la costa de Malabar, las mujeres pueden
tener varios maridos, en tanto que los hombres
no están autorizados para tener más que
una mujer. Montesquieu cree haber descubierto
el origen de esa costumbre y expresa
su opinión en estos términos: «Los nairas son
la casta de los nobles que constituyen la
fuerza armada de todas esas tribus: son la
casta guerrera. En Europa no se permite á
los soldados casarse. En el Malabar, donde el
clima es más exigente, se limitan las leyes á
hacerles el matrimonio lo menos embarazoso
posible: conceden una mujer á varios hombres
á la vez, lo que disminuye otro tanto los
vínculos de la familia y los cuidados de la
casa, dejando á esa gente todo el espíritu militar.»(1) El padre Dubois está de acuerdo
con Montesquieu en este punto, y Perard en
sus Viajes hace notar que la poliandria se
considera allí como un abuso de la carrera
militar. Una mujer de la casta de los bramines,
dice, no se casaría con varios hombres
por todo lo del mundo.

Otra casta existe en el mismo Travancar,
conocida con el nombre de namburis, que observa
religiosamente y hasta con escrúpulo
la costumbre más abominable de la tierra.
Las niñas se casan allí como en toda la India
por regla general, antes de la pubertad; más
cuando una de ellas después de esa edad
muere virgen, las preocupaciones exigen que
el inanimado cadáver de la infeliz se someta
á un acto monstruoso que no nos atrevemos
á mencionar. Los padres compran á precio
de oro á un miserable que no tenga horror á
tan espantosa consumación. Creeríase deshonrada
la familia si este acto no se efectuase.
¡Cuántas infamias hace cometer la razón
turbada por ciego fanatismo!

Hay en el Marava otra casta, la de los totieros,
en la que los hermanos, los tíos, los
sobrinos y otros próximos parientes viven en
comunidad de mujeres y se las pasan recíprocamente
de uno á otro. Cumple añadir que
esta casta y la anterior son gente degradada
y miserable, en la que cada día parecen apagarse
más y más los fulgores de la civilización
que la iluminaba.

En el antiguo reino de Calicut y en el Malabar,
del cual es hoy la capital la ciudad de
aquel nombre, no era el hijo del rey quien le
heredaba, sino el hijo de su hermana, como
si la mujer, y en efecto, así se considera allí,
transmitiese mejor que el hombre los derechos
y el origen de la familia. Cumple observar,
empero, que esa costumbre es peculiar de
la sola familia reinante y que las demás no
siguen ese modelo en la cuestión de las herencias;
las clases todas de la sociedad hacen
de la mujer el poco caso que los indios en
general.

Hagamos no obstante una honrosa excepción
de todo lo que hemos dicho respecto de
la condición de la mujer en la India para un
pueblo á quien vamos á consagrar algunas
palabras. Al Norte de esa península, en los
montes del Nopal entre los gorkas, gozan las
mujeres de una libertad y de una consideración
tales, que en realidad pueden llamarse
iguales á los hombres. Trabajan casi tanto
como éstos y venden, compran, se dedican al
comercio y obran en fin con entera independencia
sin que necesiten autorización especial
de su marido.


191

Un inglés que visitó esta región años atrás
hizo de esas mujeres los mayores elogios. «Su
talla—dice James Baillie Fraser—es más proporcionada
y esbelta que en todas partes.
Están dotadas de la dulzura que se observa
en todas las mujeres indianas... No se conoce
en aquella tierra la mala costumbre de tener
encerradas las mujeres; y se presentan en
público tan libremente como los hombres y
sin más reserva ni temor: lejos de apartarse,
de huir de los extranjeros por instigación
de los maridos, se paran cuando se les dirige
la palabra, sostienen la conversación, sin
mostrar otro sentimiento ó afecto que la reserva
natural á toda persona en presencia de
otras á las cuales se vé por vez primera.»

X
La sutea.

Antes de terminar todas las indicaciones
referentes á la mujer india, y á pesar de que
algo hemos dicho ya respecto de lo que intentamos
añadir, creemos necesario decir
algo relativo á la sutea ó sutia, de que tantas
veces se ha hablado en Europa. Hemos
expuesto el sacrificio de la viuda indiana en
algunas regiones asiáticas; aquí debemos estudiar
esa cuestión bajo el punto de vista general
en que nos hemos colocado al examinar
el estado de la mujer en la India.

«La costumbre que manda á las viudas quemarse
en la misma hoguera en que arden los
restos del difunto esposo, adquirió en Occidente
una celebridad exagerada(1) Algunos
episodios accidentales han pasado de tal suerte
por una regla general, que algunos se
imaginan que el Indostán. está cubierto de
ardientes piras. Tranquilicémonos: en la hora
presente el sacrificio de las suteas no se tolera
en la India.» Perdónenos el autor citado:
podrán estar prohibidos estos sacrificios allí
donde imperan los europeos, pero fuera de
allí y aun en sitios dominados por los ingleses
existe esa bárbara costumbre. Confesamos,
no obstante, que cada día tiende á desaparecer,
más lo cierto es que aun mueren
quemadas algunas viudas, y que en tiempos
anteriores tan bárbaros sacrificios eran más
frecuentes de lo que se trasluce de las palabras
de Dumont d' Urville.

El gobernador general de las posesiones anglo
indianas, lord Bentinck, declaró en 1829,
con un manifiesto célebre de que se escandalizaron
mucho los naturales, que el gobierno
británico estaba firmemente resuelto á no tolerar
más semejantes atrocidades. Ya antes
de esa época una prudente restricción impuesta
por la autoridad inglesa, había disminuido
considerablemente el número de tales
sacrificios. Una viuda no podía acompañar á
su marido á la hoguera sin haber hecho de
antemano una declaración de su libérrima
voluntad ante el magistrado, quien debía cuidar
que esa declaración fuese realmente espontánea.
Después de vivas instancias para
disuadirla de su proyecto, se comisionaba á
un delegado europeo para que vigilase el sacrificio
con objeto de que si la presencia de
las llamas y el temor de la agonía arrancaran
á la víctima una retractación, no pudiesen los
bramines sacrificarla por fuerza.

Verdad es que esas retractaciones enfrente
de la muerte misma eran muy contadas porque
los sacerdotes habían preparado muy bien
á la sutea. Unas veces la embriagaban con
opio ú otra cosa; otras veces exaltaban su
débil imaginación detallándole las recompensas
innumerables que los dioses concedían
por ese holocausto. Y además no ignoraba la
pobre mujer que si por desgracia le faltaba el
ánimo, quedaba condenada para siempre á
una vida de oprobio y miseria. Desechada de
su casta, arrojada de su tribu, no solamente
se la consideraba infame, sino que atraía sobre
su pueblo el hambre, la guerra y todos
los males posibles é imaginables.

Por lo dicho se concibe, si á la par añadimos
un verdadero sentimiento de haber perdido
al esposo, que más de una sutea, como
se ha visto por ejemplos, haya podido ir á la
hoguera con ojos tranquilos, frente serena,
aspecto radiente. Pero esas mujeres se ha de
observar que eran raras excepciones. De cada
veinte desgraciadas que así se inmolaban, las
diecinueve á lo menos, por no decir todas,
cedían únicamente á las importunidades de
los bramines y luchaban hasta el postrer


192

momento contra la influencia de esos miserables
sacerdotes.

Dos relatos, entresacados de la obra interesante
de Dumont d' Urville, nos darán la
medida del papel que desempeñaban en esa
clase de escenas los sacerdotes y parientes,
únicos á quienes aprovechaban los despojos
y bienes de la viuda.

En 1822 cerca de Bombay fué llevada la
viuda de un bramín con gran pompa y al son
de numerosos instrumentos que apagasen toda
voz, á la hoguera en que se hallaba ya el
cadáver de su marido. Con paso firme y seguro
y continente sereno y altivo, avanzaba
sin que nada descubriese en ella la menor
irresolución. Cuando los empleados ingleses
encargados de vigilar el sacrificio le preguntaron
si iba á morir voluntariamente contestó
con energía: «Sí, porque quiero.» Se hubiera
dicho que estaba en cierto modo orgullosa de
confundir así á cristianos que parecían dudar
del valor y firmeza de una mujer. En el momento
en que el canto de los bramines exaltaba
su heroismo, y á una señal dada, la sutea
se aproximó al fuego que empezaba á chispear.
A brazó á sus parientes, se despidió de
la concurrencia, distribuyó á los amigos sus
joyas y adornos, y luego animada y casi impelida
por los bramines se precipitó casi desnuda
en medio de las llamas.

Vivo fué el dolor, pues al instante la viuda
hizo ademán de retroceder, y en vano la
echaron en la pila de la hoguera, pues ella
se desenredó, saltó fuera de las llamas y
crispada por el sufrimiento echó á correr hacia
el río. Siguiéronla corriendo los bramines,
y á pesar de la resistencia de los ingleses, la
volvieron á la hoguera que entonces levantaba
vivísimas llamas. Allí se empeñó una
especie de lucha desesperada entre la víctima
y aquellos verdugos. La muchedumbre vociferaba;
los europeos pedían que se diese tregua
al sacrificio hasta que el magistrado hubiese
decidido. En lo más recio de aquellos
gritos y tumulto, tres sacerdotes vigorosos se
apoderan de la viuda, la levantan en brazos
y la lanzan á la hoguera. Retorcióse ella otra
vez, prorrumpió en alaridos y se levantó para
huir, pero á medida que se esforzaba en querer
salir de aquel círculo de fuego los bramines
la rechazaban arrojándole con furor tizones
encendidos á la cabeza y mejor á la cara.

Aquellos verdugos se cansan, el sudor corre
copioso por su frente, se enjugan el sudor.
La víctima aprovecha este instante de descanso
para escapar otra vez y corre también
hacia el río. Llega á su colmo la rabia de los
sacerdotes: cuatro se precipitan en pos de
ella y le sumergen violentamente la cabeza
en el agua á fin de ahogarla; pero en aquel
momento llega un piquete de soldados ingleses
y pone fin á tales horrores. Prenden á los
culpables y los presentan al magistrado quien
los manda meter en la cárcel. Mas la desgraciada
mujer no sobrevivió mucho tiempo á
su sacrificio: al día siguiente murió abandonada
de su familia, despreciada de sus amigos
y maldita de toda la gente de su pueblo.

Otra sutea, niña de catorce años de edad,
acabó de una manera más trágica aun. También
ella había huído de la hoguera impulsada
por el dolor y había corrido á refugiarse
en un arroyo cercano. Allí fué á sermonearla
un tío suyo, el cual enseñándole un lienzo,
le dijo procurando suavizar sus palabras y
acento:

—Te envolveré con este paño y te llevaré
á tu casa.

—No, no, — gritaba la infeliz, — queréis
echarme al fuego. Tío, en nombre del cielo,
tened compasión de mí; saldré de la familia,
viviré como una maldita, mendigaré, haré
lo que quieran de mí. Pero perdonadme...
¡Perdón!

Procuró tranquilizarla el tío, jurándole por
las sagradas aguas del Ganges que la traería
á casa. Así engañada, consintió en tenderse
en el lienzo para que la envolviera. Mas apenas
cedió la desdichada, cuando el miserable
ató el lienzo en forma de saco y trajo su sobrina
á las llamas. Gritaba ella, forcejeaba,
quería huir... todo en vano: un mahometano
se indignó, y puso término con un sablazo á
tan espantosa escena. Mas justo hubiera sido
dando muerte al infame tío.

Hemos dicho ya que estas prescripciones
no dimanan del código religioso de Manú,
sino que son preceptos instituídos por el sacerdocio
indio que pretende dominar, sojuzgar
las conciencias por medio del terror. Por
lo tanto no insistiremos aquí en fulminar la
indignación contra esas infames instituciones


193

que tienen por objeto las desdichas de la humanidad,
con tal que de ellas pueda nacer un
poco más de autoridad, un poco más de prestigio...

XI
La poliandria.

También hemos visto que entre los masagetas
eran comunes á todos los hermanos las
mujeres. Esa costumbre se ha perpetuado
hasta hoy en el Tibet, en donde todos los
hermanos tienen igualmente una sola mujer
elegida por el mayor de la familia. «Por extraordinario
que parezca,—dice Turner,—he
oído afirmar que una tibetana casada con varios
maridos era tan celosa de sus derechos
de esposa como un déspota indio pudiera
serlo de las beldades que pueblan su gineceo.»

Los tibetanos, según el mismo autor, tienen
poquísima afición al matrimonio, considerándolo
como una cadena, y todos los miembros
de una misma familia procuran aligerarlo
compartiéndose la carga entre sí.

Generalmente es ilimitado el número de
esposos; pero en las familias en que no hay
más que un varón, no puede tampoco haber
más que un marido.

«En lo que he podido apreciar por mí propio,
—añade Turner,—la influencia de esa
costumbre no ha perjudicado á la moral del
pueblo. Los tibetanos son de una afabilidad,
dulzura y benevolencia que ningún otro
pueblo posee en tan alto grado. Siempre se
muestran obsequiosos y su atención no tiene
nada de servil. Todos, grandes y pequeños,
tienen los más delicados miramientos á las
mujeres.»

Gozan de gran consideración las tibetanas;
pues no sólo se les permite vivir enteramente
libres, sino que además son las dueñas de
sus casas y tienen vara alta en todos los asuntos
íntimos del hogar doméstico. Y lo que
además prueba que esta consideración es real
y positiva, es que el divorcio no puede efectuarse
sin acuerdo y voluntad de los dos cónyuges.

No son los padres los que disponen Los matrimonios:
el hermano mayor elige su esposa
y la presenta á toda la familia de la cual entra
á formar parte, siendo como hemos dicho
de todos los hermanos. No se celebra contrato
ni ceremonia alguna religiosa, aun cuando
ese pueblo que profesa el culto búddico, sea
tal vez el más sinceramente devoto y religioso
del Asia. El mutuo consentimiento es el
solo vínculo de los esposos, y los convidados
son los únicos testigos de este enlace que casi
nunca se rompe.

Daremos algunas noticias más sobre las tibetanas,
como quiera que estas mujeres ofrecen
un extraño contraste con casi todas las
del globo y que de algunos años á esta parte
se han hecho estudios sobre los usos y costumbres
de aquel país, los cuales nos permiten
ampliar las noticias que teníamos.

El traje de los tibetanos se diferencia del de
los chinos: los principales dignatarios llevan
en invierno un gorro de lana ancho de
abajo y terminado en punta: suele ser de color
amarillo. A más de este adorno hay el
sombrero de piel adornado de oro y parecido
á un quitasol chino. Una capa de color rojo
deslumbrante, botas de seda ó de cuero, pantalón
y chaqueta con anchas mangas completan
el traje. El de los lamas en general se
diferencia poco, si bien en vez de un pantalón
llevan un delantal de estambre plegado.
Se dejan el pelo, que cae por los hombros;
pero en los días de grandes ceremonias lo recogen
y atan en la coronilla. Llevan pendientes,
uno de los cuales, el de la izquierda,
es de turquesas y el de la derecha de coral.
En el cinturón, de raso encarnado, llevan un
cuchillo. Los sacerdotes lo mismo que los seglares
llevan un rosario. Una túnica de ancho
cuello distingue los hombres del pueblo
de las demás clases de habitantes.

Diferénciase el traje de las mujeres en algunas
de sus prendas, según sean solteras,
casadas ó viudas. Su cabello se divide en dos
partes en lo alto de la cabeza, trenzándolas
como en cordelillos, reuniéndolas por detrás
en dos colas cuando son casadas, y en tres
cuando no lo están. Los días de la boda la novia,
si es soltera, lleva en la cabeza un joya
de turquesas. Tiene un bonete ó gorro de
terciopelo encarnado y verde; apuntado por
lo alto un pequeño delantal de seda guarnecido
con una orla de flores bordadas: una camisola


194

de mangas cortas hecha también de
seda, una falda de estambre negro ó encarnado,
botinas de seda y un pequeño chal ó pañuelo
sobre las espaldas, completan su vestido.
Llevan sortijas en los dedos y brazaletes
en las muñecas, y finalmente usan pendientes
de turquesas montadas en oro ó en plata.

Las mujeres casadas entrelazan sus trenzas
con hilos de perlas y granos de coral. Cualquiera
que sea la clase á que pertenezcan, llevan
uno ó dos rosarios de lapizlázuli, de ambar
amarillo, de coral ó de cuentas de madera,
según su fortuna. Usan pendiente del cuello
una cajita de plata que contiene su dios tutelar,
y en el pecho un anillo de plata adornado
de piedras preciosas, del cual penden dos
cadenitas de plata con las que sujetan sus chales
ó pañuelos. Las mujeres ricas tiene grandes
sombreros, que cuestan muy caros, porque
están adornados con perlas finas y una
grande turquesa montada en oro. Las mujeres
de edad llevan en la frente una chapa de
oro lisa, guarnecida de turquesas. En cuanto
llegan á la edad de ponerse este adorno, reciben
las felicitaciones y enhorabuenas de sus
parientes y conocidos. Toda mujer que se
presenta ante un lama, tiene que pintarrajearse
la cara con azúcar terciado ó con las
hojas que han servido para el té, bajo pena
de pasar entre la gente por haber querido seducir
al sacerdote con los encantos de su hermosura.

Los hombres son vigorosos; su fisonomía
se parece algo á la de los mogoles. La tez de
las mujeres es morena, pero realzada por un
color sonrosado vivo, como ciertas frutas bien
sazonadas que reciben fuerte impresión del
sol. El aire fresco de aquel país montañoso
conserva su vigorosa salud. Estas son las afirmaciones
que hacen los autores europeos que
han visitado aquella tierra.

En cambio los chinos dicen que los tibetanos
son de constitución delicada, y las mujeres
robustas hasta el punto de tener que encargarse
de los trabajos agrícolas y muchos
otros que son peculiares de la fuerza de los
hombres. Ellas son las que venden, compran
y comercian, en fin, siendo objeto de burla
para toda la gente aquella mujer que no sabe
labrar la tierra, sembrar, hilar y tejer.

Respecto de la poliandria añadiremos que
la mujer que logra agradar igualmente á sus
tres ó cuatro maridos, y que tiene paz en su
hogar, recibe con razón el epíteto de mujer
cumplida
. No debe extrañarnos que el adulterio
deje de considerarse en el Tibet como
acción criminal, pues no tiene necesidad la
esposa de ocultar un querido más ó menos á
su esposo, ya que este se inquieta poco de
compartir con otros el tálamo nupcial.

XII
Influjo de la mujer en el Tibet.—Extrañas costumbres

El papel importante que ejerce la mujer
entre los tibetanos explica por qué el nacimiento
de una niña se conceptúa una felicidad
en la familia. También son las mujeres
las que se ocupan en arreglar las uniones
conyugales. El matrimonio se realiza sin la
intervención de ningún sacerdote y sin ceremonia
religiosa, conforme decíamos; pero sí
con numerosos regalos recíprocos de pañuelos
y vestidos de seda. Cuando un joven pide
la mano de una muchacha, su familia hace
un regalo de algunos pañuelos á las que han
intervenido en los tratos. Si por la mediación
de éstas, las dos familias otorgan su consentimiento,
se señala ó determina el día del
compromiso; las casamenteras llevan vino y
pañuelos de parte del pretendido declarando
su edad, y atan sobre la cabeza de la futura
el adorno de turquesas reservado á las novias.
El dote de éstas consiste en té, vestidos y ganados,
según el rango y fortuna de las familias.
El día del matrimonio los convidados
aumentan el dote con sus regalos. La comida
tiene efecto en una tienda de campaña erigida
en frente de la casa de los padres de la
desposada, después de esparcir por el suelo
granos de trigo. Terminada la comida acompañan
á la novia hasta la casa del marido:
allí echan sobre la futura trigo y cebada, y su
familia distribuye pañuelos á todos los parientes
del marido; luego ofrecen á los dos
novios vino y té y los parientes del uno y
del otro les regalan pañuelos. Al levantarse
de comer los parientes más cercanos toman
carne y frutas y se las llevan; y al día siguiente
los individuos de ambas familias con sus
mejores vestidos, llevando al cuello los pañuelos


195

regalados el día anterior, van á visitar
á los parientes y amigos, que los aguardan
á la puerta de sus casas para ofrecerles vino
y té. Tres días se pasan haciendo esas visitas
y el casamiento queda consumado.

Un autor inglés dice que los tibetanos tenían
antiguamente la detestable costumbre
de comerse los cadáveres de sus parientes
muertos de vejez; pero renunciando á este
uso, no dan señales de ser más respetuosos
con los difuntos.

El luto consiste para los tibetanos en la
supresión de algunos adornos y en ir afectadamente
sucios por espacio de cien días, durante
los cuales ni los hombres ni las mujeres
se lavan ni se peinan, y unos y otros
emplean sus vestidos más pobres y sencillos.

Los mutuos regalos de pañuelos que hemos
mencionado, se fundan en la costumbre de
considerar acto de fina urbanidad cambiar de
pañuelos entre personas amigas y de igual
condición.

XIII
El Bután.

Los habitantes del Bután difieren notablemente
de sus vecinos los pobladores de Bengala
y de los del Tíbet. Son pequeños y rechonchos,
de cara ancha y barba puntiaguda
pero casi sin pelo: son sus pómulos muy salientes,
su cabello negro. En una palabra,
se parecen físicamente á los mogoles y calmucos.

No conocen la distinción de clases instituída
desde tantos siglos há en la India ó el Indostán.
La población se divide en cuatro
clases principales: labradores, sacerdotes ó
gelongs, empleados inferiores y los jefes de
distrito ó provincia. Los labradores de ambos
sexos viven embrutecidos en medio de la miseria
más atroz; los sacerdotes forman la clase
más numerosa; los empleados inferiores abundan
también mucho y se entregan á la holgazanería
y oprimen á sus subordinados, y
los jefes de distrito ó de provincia no comprenden
ni miran más que su interés particular.
Allí todo el mundo quiere vivir á costa
del agricultor, más como este no trabaja lo
que podría, resulta que todo anda perdido y
desbarajustado.

En el Bután nadie piensa más que en comer
y vestirse, y lo poco que de supérfluo da
el país, se emplea en la ostentación. No existe
ningún pueblo en la tierra en donde se
trate peor á las mujeres, pareciendo que se
las tolera con el solo fin de la propagación de
la especie y para ejecutar los trabajos más
penosos que puedan soportar. En todas las
clases, desde la infancia hasta la vejez, están
cargadas de penosas obligaciones, de las que
no se les permite evadirse por ningún pretexto.
De manera que sin vacilar puede decirse
que en el Bután no se nota diferencia
alguna de clases entre las mujeres: todas son
sucias y están obligadas á trabajar como acémilas
y todas están embrutecidas por la esclavitud
más abyecta. Davis no observó ninguna
diferencia entre la hermana del radjá de
Tasisudon y la mujer del labrador más miserable.
Resulta de este estado de esclavitud
que las mujeres de ese pueblo están completamente
degradadas moral y físicamente, y
que mientras llaman la atención por su fealdad,
los hombres por el contrario son bastante
gallardos.

En el Bután sólo se vé una imagen imperfecta
de la familia en la clase del pueblo; las
superiores están obligadas por los deberes
más sagrados de la religión á no tener comercio
alguno con las mujeres y hasta huir de
ellas como de un objeto horrible. A lo menos,
esa es la conducta aparente que guardan ante
el público.

XIV
Degradación de los pueblos indios.

Todos los historiadores están contestes en
afirmar que el pueblo indio estuvo antiguamente
más civilizado que en la actualidad, á
pesar de la dominación que allí ejercen los
ingleses y que parece debiera tener por objeto
principal la cultura y el progreso. Pero
debe entenderse que la Gran Bretaña es muy
egoista y que en primer lugar procura por
sus ganancias mercantiles, consagrándose
luego á la tarea civilizadora, si le queda espacio
y humor. Así lo ha hecho también con
respecto á la esclavitud; que si ha propagado
su abolición y ha hecho cruda guerra á los


196

negreros, ha sido con el principalísimo objeto
de perjudicar á otros países, especialmente el
de los Estados Unidos de América.

Sea como fuere, la vasta región de la India
estuvo más civilizada que hoy, como lo atestiguan
sus libros y monumentos. Se encuentran
en el Indostán y en el Dekan templos,
palacios, pagodas y pirámides que son otras
tantas obras maestras, sino de gusto, al menos
de trabajo y magnificencia. La literatura es
rica en hermosas producciones de moral y de
poesía. El interesante drama de Sacontala ha
producido en Europa notable impresión. Las
fábulas de Pilpay ó Bidpay parecen el original
de las de Lokman y Esopo: este género
de poesía se adapta perfectamente á un país
donde se considera que las almas humanas
son susceptibles de pasar al cuerpo de los
brutos.

Como reminiscencia de otros tiempos de
esplendor, las mujeres ricas viven sumidas
en una ociosidad enervante: sus habitaciones
respiran voluptuosidad: el agua fresca murmura
en cascadas y se derrama en pilas de
mármol: las alfombras más ricas cubren el
pavimento; los más ricos tapices cubren las
paredes y disimulan las puertas. La profusión
de perlas, diamantes, zafiros y rubíes agradaba
ya á las bellas en la época de Alejandro
Magno; adornaban su nariz, sus orejas y sus
pies con preciosos anillos movibles y resonantes:
reunían á la riqueza el halagüeño encanto
del perfume de mil flores naturales y
plantas aromáticas. Las variadas composiciones
de cosméticos y afeites han sido puestas
en uso desde los tiempos más remotos por la
coquetería de las indias.

Las bayaderas ó mujeres públicas destinadas
al servicio de los templos, existían ya en
tiempo de Alejandro según testimonio de los
más autorizados historiadores de la antigüedad
y entre ellos Diodoro, Arriano y Estrabón.
Los inspectores de los templos las reunían
al estridente sonido de un instrumento
de bronce, y la costumbre que entregaba á
la lubricidad pública estas víctimas de la superstición,
está vagamente consignada por los
compañeros de aquel famoso capitán.

El uso de condenar las viudas á inmolarse
sobre el sepulcro de sus maridos, lo mismo
que el gastar anillos de marfil, quitasoles y
babuchas de cuero, distinguía á los indios
antes del principio de la era vulgar. De modo
que este pueblo cuenta una civilización de
miles de años, y sin embargo hoy vive embrutecido,
ignorante, supersticioso y miserable.

XV
Los vedas y ceilaneses.

Terminaremos este capítulo con algunas
observaciones y noticias referentes á los habitantes
de la isla de Ceilán, las cuales pueden
apropiarse á los moradores de las islas
contiguas pobladas por gente de semejante
raza.

Divídense en dos ramas los insulares de
Cerlán: en vedas y ceilaneses propiamente
dichos.

Los vedas son pequeños y negros: sólo
usan para cubrirse un delantal de piel poco
ancho, que desciende hasta el muslo: el de las
mujeres es algo más ancho. A veces van completamente
desnudos. Aunque raquíticos no
se vé entre ellos ninguno que sea deforme,
porque acostumbran ahogar á los niños que
nacen con algún defecto.

Las mujeres siguen á sus maridos á la caza
y les acompañan en sus excursiones, que duran
algunas veces muchas semanas, y pasan
todos la noche subidos en los árboles.

Grave y serio ó bien á veces taciturno y
sombrío es el veda, como se nota hasta en
sus cantos y danzas. Pero generoso y hospitalario
recibe con cordialidad al extraño que
se presenta sin armas. Si el marido está ausente,
la mujer alberga al viajero á cierta distancia
de la morada hasta la llegada de su esposo,
porque el veda es celoso y vengativo,
y ¡desgraciado del imprudente que ofreciera
betel á su mujer! En el remado de los últimos
reyes de Kandi se ha visto más de una
vez á esta bárbara raza vender sus hijos por
ochenta ó cien pesetas.

Absoluta es la autoridad del marido sobre
la mujer y los hijos. Cuando el veda quiere
casarse se presenta al padre de la pretendida
y formula su demanda. Este casi nunca la
desatiende, y desde el momento se considera
celebrado el matrimonio; pues sin más ceremonia



[Figure] LA BAYADERA


197

la mujer pasa á vivir en la choza del
marido, le acompaña en la caza, le prepara la
comida, le ayuda en todo cuanto puede. Está
entre ellos permitida la poligamia y lo mismo
puede casarse con su hermana que con su
madre, si bien que jamás con su hija.

Los ceilaneses, que habitan el sud de la
isla, tienen costumbres, religión y lenguaje
iguales á los de los indios. Su traje ordinario
consiste en una tela que les cubre los ríñones
y caderas y en una camisola ó blusa de mangas
plegadas. Pónense en la cabeza una especie
de montera de dos puntas: llevan un
sable pendiente del costado izquierdo y un
puñal en el cinto. Se adornan los dedos con
anillos de plata y de metal dorado ó cobre
amarillo. Los ricos se visten dos camisolas de
algodón, una blanca y otra azul, y llevan un
machete con puño dorado. Las mujeres visten
una camisola encarnada y azul, cuyo
largo depende de la clase que ocupan en la
sociedad. Llevan cargados de adornos la cabeza,
el cuello y los brazos. Tienen los modales
de los europeos y gozan de una libertad
desconocida de los demás orientales. Hombres
y mujeres van descalzos. En la mesa la
mujer sirve al marido, y después de comer
este solo, se sienta ella con sus hijos, y á su
vez comen. Los matrimonios están terminantemente
prohibidos entre individuos de las
distintas castas en que se dividen los ceilaneses,
y ni aun le es dado á una persona alternar
con otra de rango superior ó inferior
en los banquetes ú otros actos de notoria familiaridad.

A pesar de sus relaciones con los pueblos
europeos y norteamericanos, la mayor parte
de las tribus y naciones del Asia, que desde
muy antiguo parecen haber estado constituídas
en forma civilizada para ir progresando,
han seguido en su estado de degradación social,
y hasta podría decirse que han ido con
el tiempo bajando por un período constante
de decadencia moral é intelectual. Véase de
ahí cuanto pueden las instituciones y cuanto
significa el papel que la mujer representa en
la familia y la sociedad.


Capítulo IV
EL PUEBLO DE ISRAEL

I
Ancilla Domini.

NOTORIA injusticia se observa en
el pueblo judío, cuando impone
á la mujer, tentada por un
sér superior en astucia y talento,
un castigo terrible por
el pecado que ha cometido, y
absuelve al hombre, toda vez
que sólo le inflige un castigo moral: el de
ganar el pan con el sudor de su rostro. A la
mujer la maldice condenándola á parir con
dolor, y á ser para siempre en la tierra una
esclava. De suerte que él, dotado según todas
las opiniones y creencias, de la fuerza intelectual,
de la energía de ánimo, cometió el pecado
por inducción de la mujer, y el sér débil,
inepto, incapaz de discernir si el acto que iba
á cometer era un pecado ó un hecho inocente
pecó probablemente por ignorancia ó por
engaño; y sin embargo á él no se le impone
verdadero castigo y á ella se la condena terriblemente
desde el origen del mundo hasta la
consumación de los siglos.

De ahí procede el criterio que domina desde
aquellos remotos tiempos respecto al estado
moral de la mujer, en el seno de la familia
y en el orden social de los israelitas.

Eva había probado la fruta prohibida, y á
pesar de que el hombre no necesitó la influencia
tan poderosa de un espíritu sobrehumano
para incurrir en igual pecado, sino simplemente
la insinuación de una mujer, ésta fué
condenada por Dios á estar sometida á su esposo:
«Estarás bajo la potestad del varón y te
dominará.» Esta sentencia mucho más terrible
que las demás impuestas á nuestros primeros
padres en castigo de su infracción, no
podía producir en el pueblo hebreo más que
desastrosas consecuencias, porque sancionaba
la más inicua desigualdad entre los dos sexos.

Aquel pueblo que esclavizó al bello sexo y
contó tantos siglos de existencia, no pudo jamás
llegar á constituir una nación poderosa
que tuviera á raya y menos sobrepujase á los
pueblos que le rodearon. Antes al contrario,
su vida fué siempre turbulenta y agitada, como


199

si el destino lo hubiese consagrado á los embates
de la desgracia y como si debiese ser
el ludibrio de las naciones poderosas de la
antigüedad entre las cuales se desarrolló.

El texto hebreo que maldice á la mujer,
dice sin paliativos lo que quiere decir, esto
es, que la mujer es un sér caído, que por su
pecado se ha hecho inferior á su cómplice,
sin embargo, más culpable que ella, y que la
maldición que sobre ella pesa ha de transmitirse
á todas las mujeres y á todas las generaciones.
Esto nos hace creer que ó bien los
textos de la palabra divina se adulteraron ó
bien fueron mal interpretados, porque no
juzgamos propio de la eterna justicia establecer
una distinción de castigo que en rigor no
se funda en la mayor criminalidad. De lo contrario,
hemos de suponer que ya desde entonces
el hombre abusó de la fuerza en sus relaciones
con la que debió ser siempre su amiga
y compañera. Pero veamos como fueron interpretadas
en la práctica las doctrinas hebreas
que hasta nosotros han llegado.

Desde los tiempos más remotos contemplamos
á la mujer hebrea como esclava del hombre,
pues las palabras ancilla Domini no se
refieren únicamente á Dios, como se ha dicho
muchas veces, sino también al esposo, al varón.
La mujer, de todos modos, en la sociedad
y en la familia era la sierva; y la religión
de los israelitas consagraba semejante servidumbre,
como si ya entonces hubiera debido
probarse que el culto representa los dogmas
que tienden á conservar las ideas admitidas
aunque se opongan á un progreso indubitable.

Y en todas las épocas de la historia de aquel
pueblo reinó el mismo despotismo. Ilimitadas
eran antes de Moisés la potestad del marido
y la del esposo. El hombre era á la vez
protector y magistrado en la familia; sus mandatos
y resoluciones no tenían más regla que
su voluntad, y su voluntad era irrevocable.
Abraham toma por concubina á la joven Agar
ofrecida por su propia esposa, y luego á instancias
de esa la repudia después de haber
dado á Sara toda libertad sobre ella. «En tu
poder está tu sierva—le dice—haz de ella lo
que quieras.» Sara quiere que Agar sea arrojada
de su casa y Abraham la arroja. Mas
aun; arroja también de su familia á Ismael, el
hijo de Agar. Actos son estos que demuestran
una potestad absoluta.

Mas adelante ese mismo patriarca hace levantar
á su hijo Isaac durante la noche, le
hace montar en un asno, y así lo lleva á la
cima de un monte donde levanta una pira en
forma de ara; allí tiende á su hijo y alzaba ya
la cuchilla para sacrificarlo, cuando un ángel,
dice la Biblia, detuvo su brazo. Una vez más
queda demostrado el dominio absoluto del
patriarca en la familia, sin que haya voluntad
alguna que pueda contrarrestarle; ni siquiera
la madre del desgraciado á quien se pretende
inmolar. Si este sacrificio lo tomáramos como
una figura hiperbólica de la obediencia que
la religión aconsejaba para con la divinidad,
nos saldrían al paso muchas dudas que no
fuera de este caso manifestar.

II
Potestad del patriarca.

Tuvo Isaac dos hijos llamados Esaú y Jacob.
Esaú era el mayor y, según la ley divina,
debía heredar el poder y las riquezas del patriarca.
Isaac, sin embargo, declara que Jacob
será el mayor y le instituye único heredero
de su omnímoda potestad y de sus riquezas.
Nos parece muy inocente la justificación que
se pretende dar á esta arbitrariedad suponiendo
que Jacob se presentó á su padre revistiendo
pieles de cabrito para que el ciego patriarca
se engañase y lo tomase por Esaú. Por
otra parte se reconoce en los mismos textos
la escasa fuerza de esa superchería, cuando se
quiere justificar el quebrantamiento de la costumbre
y de la ley de primogenitura, alegando
que el hijo desheredado había vendido sus
derechos por un plato de lentejas. Si esta venta
era justa, ¿á qué venía el disfraz de Jacob
para engañar al padre? Y sobre todo ¿cómo
predijo Isaac que su hijo menor sería el heredero?

Para formarse una idea de la autocracia de
los patriarcas importa conocer el texto de las
bendiciones de Isaac á Jacob y de las palabras
que el mismo anciano dirigió á Esaú.

«Dios te dé el rocío del cielo,—dice Isaac á
Jacob,—y de la grosura de la tierra abundancia
de trigo y de vino.


200

Y sírvante los pueblos, y adórente las tribus:
sé señor de tus hermanos, é inclínense
delante de tí los hijos de tu madre. El que te
maldijere, maldito sea él: y el que te bendijere,
sea colmado de bendiciones.»

En cuanto á Esaú que indignado contra
Jacob suplicaba también una bendición, no
pudo recabar de su padre más que estas palabras
por todo consuelo:

«En la grosura de la tierra, y en el rocío
del cielo de arriba,

Será tu bendición. Vivirás por la espada y
á tu hermano servirás: y llegará tiempo en
que sacudas, y quites su yugo de tu serviz.»

¿Quién sabe si tras las cándidas figuras con
que se nos presenta el hecho se oculta una
usurpación más violenta que fué corno la
fuente y origen de la enemistad constante entre
los dos hermanos y sus descendientes? No
nos importa aclarar ese misterio: pues sólo
nos interesa ahora deducir de todo esto la
ninguna influencia de la esposa en el marido
y la potestad absoluta del patriarca en la primitiva
familia hebrea. Pero una prueba más
elocuente de esa misma potestad que venía á
representar la de los jefes de familia, tenemos
en el capítulo XXXVIII del Génesis.

III
La viuda Tamar.

Judá había casado su primogénito Her con
Tamar. Her murió en castigo del Señor á
causa de su perversidad. Judá manda á Onan,
su segundo hijo, que se case con la viuda de
su hermano. Onan obedeció, más como no
quería tener hijo ninguno que no llevase su
nombre, se negó á consumar su matrimonio
et semen fundebat in terram, por lo cual Dios
le castigó también con la muerte. Tamar quedó
viuda otra vez y fué á vivir en casa de su
padre, porque Judá se negó á darle por esposo
su tercer hijo Sela, so pretexto de que era
todavía demasiado joven.

Sabiendo el horror que causaba á las hijas
de Israel la esterilidad, considerada entonces
como una deshonra, nada de extraño tiene
que Tamar, sufriendo con pena una situación
que podía hacer suponer que era una mujer
estéril, se quita sus vestidos de viuda, se pone
un velo que la tapaba, y sabiendo que su suegro
Judá tenía que ir á Tanmas por el esquileo
de las ovejas, le toma la delantera y se
detiene en una encrucijada del camino. Apenas
distingue á su suegro se cubre bien con
el velo. Acércase Judá á ella y tomándola por
una ramera le hace proposiciones prometiéndole
un cabrito por premio de sus favores.
Tamar exige una prenda y Judá le entrega
un anillo, un brazalete y un báculo de viaje.
De regreso á su casa envía un pastor al sitio
en que había encontrado á Tamar con orden
de traerle el anillo, el brazalete y el báculo
en cambio del cabrito prometido. El pastor
volvió á su amo sin haber visto á Tamar, por
supuesto.

Poco tiempo después sabe Judá que su
nuera está en cinta; la manda comparecer á
su presencia, y una vez convicta y confesa es
condenada á ser quemada viva. Al encaminarse
al suplicio Tamar manda á su suegro la
prenda que él le había entregado, y hasta entonces,
según la Biblia, no conoció Judá que
había cometido un incesto; pero perdonó á la
mujer que á su debido tiempo dió á luz dos
mellizos.

Varias enseñanzas resultan de este solo suceso.
En primer lugar vemos al patriarca ser
el jefe supremo de la familia, y cuyas resoluciones
son irrevocables así como su voluntad
era la única ley que conociese. En segundo
lugar vemos que el padre disponía á su antojo
de sus hijos y los casaba con la esposa que él
les escogía. Y por último, ese mismo capítulo
del Génesis nos da el ejemplo más antiguo de
levirato ó sea la obligación de casarse un
hombre con la viuda del hermano. Mas en
otro lugar hablaremos de esa cuestión.

Muerto su segundo esposo, Tamar fué enviada
por Judá á la casa de su padre. ¿No
permite suponer esta circunstancia que la mujer
era toda su vida pupila; que no tenía derecho
alguno sobre la herencia de su marido;
que se la reputaba incapaz de administrar; y
por último que en vida del patriarca, él solo
era el amo en la familia aun incluso los descendientes
de sus hijos? ¿No se ha de suponer
también que el matrimonio no emancipaba
á los esposos de la autoridad paterna?
Además, es de creer que lo practicado por los


201

hijos de Jacob practicábase igualmente en toda
la tierra de Canaán que habitaban.

IV
Nula potestad de la madre hebrea.

Comparandola potestad del padre con la
de la madre, nos sorprenderemos de ver tan
limitada la última. La madre parece que no
tenía la menor autoridad en la familia: sus hijos
sólo pertenecían á su marido, y especialmente
el primogénito, el que debía ser el heredero
universal, escapaba enteramente á su
poder. El padre era quien le daba nombre, el
padre quien lo consagraba desde su cuna. En
cuanto á los hijos que venían en pos del primero,
eran menos independientes de la madre,
como lo prueba el ejemplo de Jacob. La
madre era la que les daba el nombre y los
cuidaba. Así al hablar del primer hijo de
Judá,(1) la palabra IQ-RA, llamó, es del género
masculino, lo que significa que es el padre
quien llamó; mientras que para los otros,
la palabra TE-GRA, llamó, es femenina, lo cual
indica que el nombre fué dado por la madre.

Hasta Jacob no tuvo el patriarca más que
un heredero, el cual era su hijo por excelencia:
los demás eran tenidos meramente por
hijos de la mujer ó de las mujeres que aquel
tenía. Estos debían someterse al presunto heredero
como siervos, é inclinarse en su presencia:
Los hijos de tu madre serán esclavos
tuyos
, dice Isaac á Jacob. Ismael era considerado
como el hijo de Abraham mientras Sara
fué estéril; pero desde el momento en que nació
Isaac, Ismael no fué más que el hijo de
una sierva, y aquel hijo destinado primeramente
á gozar de tanto poder y riqueza, no
se llevó de la casa de su padre más que un
pedazo de pan y una calabaza de agua, lo dado
á su madre Agar.

En realidad sólo el heredero era el hijo de
familia, y los demás pertenecían á la madre;
ella y no el padre les daba entonces el nombre,
así como á la vez seguían la condición de
la madre, conforme se ha visto con Ismael.
Cuando más adelante el padre dió nombre á
todos sus hijos desapareció esa anomalía, pero
se conservó un recuerdo de ella, toda vez que
los hijos de una esclava y de un hombre libre
fueron esclavos como su madre, y el
hombre libre no tuvo por hijos sino á los habidos
con su mujer libre.

V
La poligamía entre los judíos.

Si examinamos bien á fondo tales instituciones,
notaremos que entre los hebreos la
mujer había de merecer muy poca consideración,
como quiera que en primer lugar sus
derechos eran nulos en la casa de su marido,
tan nulos como lo fueran en la casa de su
padre, y que todos los privilegios que alcanzó
no fueron debidos sino al antojo ó al favor
del hombre. ¿Podía suceder otra cosa? No en
verdad. En todos los países donde impera la
poligamia no hay más personalidad que la
del marido como señor absoluto, aun cuando
este á su vez por efecto mismo de la agregación
de familias representadas por el hombre,
se vea sometido al poder absoluto del gobierno.
Ahora bien, no ignoramos que la poligamia
en Israel, lo mismo que en todo el Oriente,
estaba autorizada por la costumbre y por
la ley. Luego la mujer allí era esclava en rigor,
aun cuando fuese hija de padres libres.

El Talmud pretendió limitar el número de
mujeres que podía tener un israelita sin cometer
pecado; mas si desde la publicación de
ese libro la pluralidad de mujeres estuvo restringida,
no es menos cierto que anteriormente
al Talmud dicho número no tuvo otra
medida casi que la fortuna de los individuos.
Tenía el hebreo tantas mujeres como podía
mantener, y no tenía más que una, si la hacienda
suya le impedía mantener dos: esta parece
haber sido la regla.

El primer ejemplo de poligamia que nos recuerdan
los libros hebreos es el de Lamech
que tuvo dos mujeres: Ada, madre de Jabel
(que fué apellidado padre de los pastores) y
de Jubal inventor de algunos instrumentos
musicales, y Sela, madre de Tubalcain, que
según el Génesis inventó el arte de forjar el
hierro y trabajar el cobre. Abraham, padre
de los hebreos tuvo tres mujeres, á saber:


202

Sara, Agar y Cetura. Jacob tuvo también
tres, Lia, Raquel y Bala. Esaú tuvo igualmente
tres mujeres, Judit, Basemat y Machelet.
Samuel, el santo varón, tuvo dos. David
ocho, ó sean: Micol, Aquinoan, Abigail, Maaca,
Agit, Abital, Egla y Betsabé. Salomón,
hijo de David, tuvo mil mujeres, entre las
cuales se contaban trescientas concubinas.
Pero verdaderamente no había motivo para
hacer tal distinción de mujeres legítimas y
concubinas, porque el concubinato puede decirse
que no existía en Israel y que eran legítimas
todas las mujeres.

La esposa y la concubina eran según la
ley una misma cosa, y puede evidenciarse en
el capítulo XIX del Libro de los Jueces. Un
levita de la tribu de Efrain se casó, ó tomó
por mujer á una de Belén, que le dejó y se
fué á casa de su padre. Siguióle su marido. El
yerno permaneció algunos días en la casa de
su suegro, y luego marchó llevándose á su
mujer. Llegaron ambos á Gabaa de la tribu
de Benjamín, en donde les dió hospitalidad
un anciano. Durante la noche los malos sujetos
del lugar (que eran muy numerosos)
cercaron la casa del anciano y pidieron con
gritos y amenazas que les fuese entregado el
levita. Negóse el huésped, pero las amenazas
de aquella muchedumbre no cejaban. Para
deshacerse de ellos el levita les abandonó su
esposa ó concubina (según el sagrado texto),
y al día siguiente la encontró tendida y muerta
junto al umbral de la casa. Colocóla en un
asno y siguió su camino. Al llegar á su morada
la dividió en doce pedazos y envió uno
á cada tribu. Reunidas las tribus indignadas
en Masfa, interrogaron al levita, marido de la
mujer asesinada, y él respondió: Hallábame
yo de paso con mi esposa en Gabaa de Benjamín,
cuando varios hombres del pueblo
cercaron la casa en que se me había dado
hospitalidad, se apoderaron de mi mujer y
abusaron de ella con tanto furor, que la mataron.

En toda esa historia se aplica indistintamente
el nombre de esposa y de concubina
refiriéndose á la pobre víctima de los benjaminitas.
No necesitamos más pruebas para
convencernos de que entre los dos títulos no
había diferencia; y cuando la Biblia nos habla
de las mil mujeres de Salomón, dice que en
este número iban incluídas trescientas concubinas,
y no aplica esa denominación más que
á las esposas que á causa de su origen esclavo
ó por otro motivo cualquiera no tuvieron
el título